Chichen Itzá: Descubriendo La Comida Yucatán

Por Anouska Choraria

Chichen Itzá es un restaurante yucateco situado muy cerca de USC, en el Mercado de la Paloma en el sur de Los Ángeles. El restaurante es de propiedad familiar y ha estado en el negocio durante 18 años.

Chichen Itzá, restaurante yucateco situado en el Mercado de La Paloma.

La comida yucateca se origina de Yucatán, el sudeste de México. Yucatán es el hogar de los mayas, una de las culturas indígenas más avanzadas de las antiguas Américas. Los mayas construyeron muchas ciudades, y uno de lo más increíbles es Chichen Itzá. Recientemente, Chichen Itzá fue nombrada una de las Siete Maravillas del mundo. Entonces, el restaurante da homenaje a esta ciudad y su cultura antigua y rica a través de su cocina.

La comida yucateca es muy diferente a la comida mexicana. Ya que Yucatán está situado en la península, muchos europeos trajeron productos comerciales así que la comida ha tenido una influencia global. También, muchos libaneses migraron a Yucatán, por eso la fusión entre la comida árabe y mexicana ha influido mucho en la cocina yucateca. Unos de los ingredientes más tradicionales de la comida yucateca son la naranja agria, el annatto y el habanero. Estos ingredientes yucatecos desempeñan un papel especial. La naranja agria añade un sabor amargo; el annatto tiene un calor de rojo intenso y ha referido al azafrán de Yucatán, y el habanero es esencial para traer el calor. 

Fui a Chichen Itzá por la noche, así que el ambiente fue muy tranquilo. En el exterior del Mercado de la Paloma, no hubo nadie en la calle, y la calle también fue abandonada.  Cuando entré, Chichen Itzá fue lo único restaurante y negocio ya abierto en el mercado. El Mercado de la Paloma es un lugar para la comunidad local donde se puede ir de compras o ir a comer, entonces el restaurante atrae la comunidad local. Chichen Itzá es un restaurante donde se pide a la caja registradora y después se siente en las mesas coloridas. No hubo mucha gente a dentro del mercado, pero hubo una familia latina, algunos policías locales y dos estudiantes comiendo en Chichen Itzá. Así que el restaurante más probable sirve los que viven cerca y saben sobre el restaurante. ¿Sin embargo, el menú fue en inglés y Chichen Itzá tuve una tienda de regalos así que este me hizo pensar si es un restaurante turístico? Si fuera a comer durante el día pienso que descubriría quienes son que vienen a comer aquí y el ambiente a dentro probable sería más vibrante y lleno.

He visitado la península Yucatán el ano pasado cuando fui a Tulum, sin embargo, los platos en el menú me parecieron completamente nuevos. Hablé con la mesera y me ayudó a pedir. El menú consistió en muchos platos típicos de Yucatán como el plato nacional Cochinita Pibil, que es el cerdo marinado en naranja agria y annatto; Kibi que es un plato inspirado a libanés, y Sopa de Lima que es una sopa de pavo con una variedad de cítrico yucateco. Sin embargo, ya que soy vegetariana tomé otras opciones tradicionales sin carne y pescado. 

Ensalada de Jícama y Naranja.

Primero,comí Ensalada de Jícama y Naranja.Esta ensalada consistió en naranja, mandarina y jícama cortado en dados, mezclado con cilantro, zumo de lima, y pimienta de cayena triturado sobre ensalada mixta. La ensalada fue muy refrescante y tuvo una variedad de texturas. El sabor agrio de las naranjas preparó el paladar para los platos siguientes, y la combinación de la jícama añadió un crujido a la textura jugosa. También, el aderezo cítrico y picante sacó todos los aromas de las frutas y unió a todos los ingredientes. Normalmente, hace la ensalada con naranja agria, sin embargo, este tipo de naranja es difícil a encontrar en los Estados Unidos, entonces el zumo de lima substituye el sabor ácido. Pues, algunos pueden decir que esta ensalada no es ‘auténtica’ ya que no usa la naranja agria, sin embargo, en mi opinión ya es auténtico, pero tiene una adaptación. Ya que un restaurante hace adaptaciones no significa que ‘no es auténtico’ y pienso que es un punto muy importante a subrayar.

Panuchos.

Después de comer la ensalada refrescante, mi paladar fue preparado para un mundo de sabores para venir. Empecé con Panuchos.Panuchos son los antojitos más populares de Yucatán que consisten en tortillas de maíz frito llenado con frijoles, cubierto con lechuga, cebolleta en vinagre, tomate y aguacate. Los panuchos llegaron directamente de la cocina y el primer olorcillo me hizo la boca agua. Me encanta comida picante, por eso inundé mis panuchos con el habanero famoso de Chichen Itzá que vende en su tienda de regalos. El primero bocado fue muy, muy rico. Los frijoles incrustados en la tortilla frita fueron muy intensos y pesados, y el habanero les hizo aún más intenso. Mi boca estaba en llamas y cada bocado próximo se volvió más fuerte. Las verduras ayudaron a neutralizar los sabores vivos. El crujido de la lechuga triturada añadió una textura más ligera y ayudó a reducir los sabores dominantes de los frijoles negros, el habanero y la tortilla frita. 

Salbutes.

Siguiente, tuvimos Salbutes.Salbutes son un plato muy similar a Panuchos. Sin embargo, no hay frijoles y la tortilla de maíz frito es más esponjosa porque se infla un poco al freírse. Las coberturas también son lechuga, cebolleta en vinagre, tomate y aguacate. Este antojito yucateco también está reconocido como tipo de comida rápida y sirve perfectamente para una botana rica y sustanciosa. Los salbutes tuvieron muchos sabores, pero no fueron sofocantes. Me gustó la textura gomosa de la tortilla y con la combinación de las verduras frescas y el habanero ofrecieron una botana deliciosa. De hecho, encontré la base, la tortilla frita, muy similar a un plato indio que se llama ‘poori’, que es pan frito.

Plátano con crema – deliciosa!

Para de postre, me di un banquete de Plátano con crema. Plátano con crema es una dulce delicia yucateca. Los plátanos fritos fueron calientes y suaves y cuando se sumerge en crema, se vuelven un postre delicado. Tuvieron la combinación perfecta de una profunda caramelización y un interior de natillas. 

Las bebidas en el menú también fueron muy únicas para mi. Probé Jamaica que es una bebida hecho de la flor hibisco. Jamaica aparece roja en color y tuve un sabor muy, muy refrescante con una combinación de dulce y agrio. También probé Guanábana que es una fruta tropical y dulce con pulpa blanca. La bebida Guanábana aparece lechosa pero la textura fue más intensa y viscosa. La mesera me dijo a mezclar las dos bebidas y el resulto fue una bebida rosa que fue abundante y refrescante con sabores dulces y toques de agrio. Las bebidas ayudaron a sacar todos los sabores ricos de los panuchos y los salbutes y me ayudaron a aliviar el caliente del habanero.  

Fue genial a probar estos platos yucatecos en un lugar escondido. Todo que comí fue rica y lleno de sabor. Las bebidas también fueron únicas y me encantó a descubrir sobre las tradiciones de la cocina yucateca y su historia. Yo definitivamente regresaré a comer en Chichen Itzá, y le recomiendo a alguien aventurero buscando para sabores, colores y olores nuevos. Si eres bastante atrevido, se asegura que toma el habanero famoso de Chichen Itzá. 

Chichén Itzá y los Sabores de la Península de Yucatán (Por Alexandra Demetriou)

Cuando era una niña creciendo en Los Ángeles, solía poner pondría mi cara en la ventana del asiento trasero del automóvil de mi madre y mirar el mundo por el que conducíamos, admirando las vistas y los puntos de referencia que he llegado a conocer tan bien durante más de dos décadas. Así es como aprendí el paisaje de Los Ángeles, construyendo mapas de autopistas y calles concurridas, no por nombre, sino por cualquier punto de referencia junto a la carretera que fue más memorable. Sabía cuando pasaba USC, el alma mater de mi madre, porque esa parte de la autopista era “la parte cerca del bonito mural azul” del Mercado la Paloma. Cada vez que bajábamos por la 110 y nos acercábamos al tramo cerca de la USC, miraba con entusiasmo la ventana y esperar para echar un vistazo al mural, tratando de ver una nueva característica de él cada vez. De las familias mexicanas en el primer plano de la pintura, a los pilares de piedra que se alzaban hacia un cielo tan azul que rivalizaba con la atmósfera real del centro de Los Ángeles, era un parche de color vibrante en un mar de gris que trajo vida a su vecindario circundante. Estaba encantado con la escena que se muestra en el mural y quería saber más sobre la cultura a la que pertenecía. Poco sabía que muchos años más tarde sería un estudiante en USC, estudiando español y finalmente echando un vistazo para ver qué se ocultaba detrás de ese gran mural azul.

El Mercado la Paloma es un patio de comidas sin pretensiones, ubicado entre edificios industriales en Grand Avenue. Desde el exterior, es un edificio simple, de amarillo y rojo, en el que los restaurantes hispanos y la artesanía oaxaqueña comparten espacio con una compañía de seguros, una tienda de suministros informáticos y una costurera. Al entrar, el mercado me parece humilde, con un ambiente cómodo y relajado: las familias se reúnen en este patio de comidas, comiendo diferentes tipos de cocina según el restaurante que elijan visitar. Además de sus restaurantes, el mercado alberga una pequeña tienda adorable llena de artículos tradicionales mexicanos.

Al mirar alrededor del patio de comidas, veo a Chichén Itzá directamente frente a la entrada del mercado. Cuando me acerco al mostrador y al menú, me emociono con la expectativa de los alimentos apetitosos que podía probar. Observo el menú, lleno de platos de la región de Yucatán, primero escaneando aquellos con nombres familiares como los tacos y los tamales, y luego leyendo a través de listas de platos más exóticos con nombres como Poc Chuc y Tikin Xic. Muchos artículos en el menú contienen ingredientes como pollo, cerdo, frijoles y tortillas de maíz, como se encuentran en una variedad de comidas mexicanas, pero los platos también presentan toques únicos, como la incorporación de plátanos. Después de mucha contemplación, selecciono el Tamal Horneado y mi amigo selecciona el Pollo Asado. Tomamos nuestro número, elegimos una mesa, y esperamos expectantemente nuestras comidas. Mientras estamos sentados, noto que el mercado, aunque predominantemente es un mercado hispano, atrae a personas de todos los orígenes étnicos. Muchas familias y grupos de amigos se sientan alrededor de nosotros, y se sientan cómodamente como si estuvieran en casa, que me da la sensación de que algunos de ellos son asiduos.

Nuestra comida finalmente llega, y no puedo esperar para tomar un bocado de mi crujiente tamal. Ha sido frito hasta que es un color marrón dorado cálido, y se coloca encima de una hoja doblada. El plato es simple, con solo una taza de salsa roja para acompañar el tamal. El plato de mi amigo es más diverso, con una mezcla de pollo y cebollas rojas a un lado del plato, una bola de arroz blanco en el centro y un mar de frijoles negros extendiéndose desde el otro lado del plato.

Presiono mi tamal con mi cuchillo y escucho un “crujido” cuando rompo su capa exterior gruesa. Un aroma cálido y abundante flota a mi nariz cuando el contenido del tamal se encuentra con la atmósfera. El interior contiene pollo rallado en una salsa marrón que sale del tamal de inmediato. Tomo un bocado del tamal caliente, notando el contraste entre el exterior crujiente y su interior suave que ha sido marinado por el zumo del pollo. El tamal tiene un interesante componente ahumado a su sabor, que complementa el sabroso pollo en el interior. Experimento con la salsa, sumergiendo un pequeño trozo de mi tamal en el charco de rojo en la parte superior de mi plato, y encuentro que la salsa agrega una patada agradable al tamal templado.

El pollo asado de mi amigo es crujiente pero jugoso, y fue cocinado con cebollas, que lo da un sabor fuerte. Cuando miro los frijoles negros y el arroz blanco junto al pollo, recuerdo la discusión de Ken Albala sobre la autenticidad y la portabilidad al llevar un tipo de alimento de su país de origen a otro. Aunque los componentes del plato, como el arroz y los frijoles, parecen lo que uno podría llamar “americanizados,” no obstante, la comida en general constituye una buena comida en línea con sus orígenes mexicanos.

Chichén Itzá sirve la cantidad perfecta de comida, dejándonos llenos y muy satisfechos con nuestras comidas. Al salir del Mercado la Paloma, ¡ambos acordamos que tendremos que volver pronto!

Cocina tradicional Yucateca en el Chichén Itzá de Los Ángeles (Por Dani Endlich)

Solo minutos desde USC, hay un mercadito llena de colores, vendedores graciosos, y comidas increíbles que se llama Mercado La Paloma. Mis amigas y yo decidimos ir allí porque nada de nosotras habían probado la comida desde el restaurante Chichén Itzá, que ofrece comida tradicional desde Yucatán, una región de México en la península. El nombre del restaurante proviene del famoso templo Maya en Yucatán. La comida de Yucatán es distinto de la comida del resto de México porque tiene influencias de las tradiciones mayas, así como del Caribe, España, el norte de África, el Medio Oriente y otras partes de México. Estábamos emocionados de probar esta comida nueva, y nos pusimos de humor para nuestra aventura de comida hispana con nuestra música favorita en español del momento, como las canciones de Natalia Lafourcade y Ana Tijoux.

Mis amigas, Erin, Courtney y Katie entran el Mercado La Paloma.

 

Al llegar fuera del mercado, me alegré de ver que pudimos estacionar nuestro coche fácilmente. Estacionar un automóvil en Los Ángeles es un problema que me estresa constantemente, así que me alegré de que nuestro viaje al mercado no se había visto afectado por eso. Cuando entramos al mercado, fuimos recibidos por los colores brillantes de las tiendas, las decoraciones de papel picado y los manteles de Chichén Itzá. Un hombre amistoso sentado en una mesa cerca de la entrada sonrió y nos ofreció muestras de pastel de queso mascarpone. Dimos un paseo por el mercado antes de entrar en la fila en el restaurante, y nos encantó por los hermosos artículos para la venta y la variedad de la cocina.

Los colores brillantes del mercado.

Aunque mis amigos y yo visitamos el mercado a una hora inusual para comer, ya había muchos clientes comiendo en las mesas y esperando en la fila – esto me aseguró que la comida era deliciosa. Todos los clientes eran diferentes tipos de personas de diferentes grupos demográficos, y noté esta diversidad, que el propietario, Gilberto Cetina, dijo que proviene de la combinación de yucatecos, mexicanos y anglos, principalmente de USC.

La fila en Chichén Itzá.

Nos unimos rápidamente a la fila y comenzamos a leer el largo menú. Pedí primero, y escogí el “Poc Chuc” de la parte “Platos Fuertes” del menú, donde la comida se describe así: “Rebanadas finas de hombro de cerdo, cocidas sobre carbón de mezquite, marinado con jugo de naranja agria servido con cebolla roja asada, salsa de tomate asado, aguacate, puré de frijoles negros, tortillas de maíz y chorizo de longaniza hecho en casa.” Leí sobre este plato en la Red, y aprendí que el nombre del plato está compuesto por dos palabras mayas: “poc” significa tostar y “chuc” significa carbón. Debido a esto, esperaba que la carne tuviera un sabor ahumado. También pedí una bebida que se llama Jamaica, que es un tipo de té hecho con la flor hibisco, y es muy popular en México. El cajero fue muy amable y me felicitó por la correcta pronunciación de mi pedido.

El menú de Chichén Itzá.

Mis amigas pidieron después, y todas escogieron algo diferente para que pudiéramos probar muchos platos diferentes a la vez. Katie pidió la “Cochinita Pibil”, que es cerdo marinado al horno sazonado con achiote, jugo de naranja amarga y otras especias, tradicionalmente horneado en un hoyo, en hojas de plátano. Según el chef Gilberto Cetina, él imita el proceso de cocinar la carne en un hoyo en esta manera: él marina el cerdo por 24 a 36 horas, y luego pone la carne en un horno frío durante 10 horas con una bandeja de cenizas calientes debajo. Creo que es muy interesante y impresionante cuando los chefs pueden recrear platos tradicionales usando diferentes procesos de cocción.

Luego buscamos una mesa, y finalmente escogimos una mesa larga que compartimos con múltiples grupos de personas. Me encantó la idea de compartir una mesa con otros porque parece que todos compartimos una experiencia, aunque somos extraños. Entonces, un mesero me trajo mi bebida y comida muy rápido, y yo quedé impresionado de inmediato por la presentación, los olores y la frescura de los ingredientes en el plato.

Pedí el “Poc Chuc”.

Incapaz de esperar a que mis amigos reciben su comida, probé mi primer bocado, que yo compuse cuidadosamente para incluir la cantidad máxima de sabores. Una explosión de sabor ocurrió en mi boca: el cerdo estaba perfectamente sazonado, salado con un acabado ácido, equilibrado por el puré de frijoles negros y la salsa de tomate. En mi próximo bocado, incluí todos los ingredientes en una tortilla recién hecha y muy caliente, y la calidez de la carne y la tortilla, así como la picante del chorizo fueron poderosas, pero también se desvanecieron con la frescura del aguacate y las cebollas. El equilibrio en sabores, temperaturas y texturas fue perfecto.

Por supuesto, también probé la famosa salsa habanero, que salió de la botella muy lentamente – cuando me di cuenta de esto, supe que el calor de esta salsa era serio. La salsa era muy picante, y bebí mi jamaica más rápido de lo que esperaba, así que tuve que tomar una taza extra de agua para terminar mi comida. Aun así, la salsa era deliciosa y complementó muy bien la carne.

Erin y yo con mi comida y la famosa salsa habanero.

Después de mi visita a Chichén Itzá, yo estaba muy satisfecho y lleno, y no me sentía cansado o débil en absoluto. En general, ¡la comida fue increíble y ya no puedo esperar para llevar a mis amigos de vuelta para comer más deliciosa comida yucateca!

Toda de nuestra comida, incluyendo la Cochinita Pibil y el Tikin-Xic.

 

Un almuerzo yucateco de Chichen Itzá

Fue un día de mucha lluvia en Los Ángeles, una rareza por causo de la sequía. Otra rareza de este día fue la oportunidad de probar la comida yucateca. Viajé al restaurante Chichen Itzá ubicado en el Mercado Paloma en la calle Gran Sur para una experiencia única con algunos amigos que quisieron ayudarme con mi tarea.

la-restaurante

Imagen 1.  Chichen Itzá en el Mercado Paloma, un domingo ajetreado

El Mercado Paloma es un mercado de restaurantes y tiendas diversos poseídos por emprendedores locales del sur de Los Ángeles. Además del restaurante Chichen Itzá hay Azla, un restaurante etíope vegano, Thai Corner, un restaurante tailandés, una tienda de artesanías oaxacenas, y la Sastrería de Sra. Gloria. El diseño del menú y las paredes de Chichen Itzá fue vibrante y se invita a tomar una experiencia auténtica y humilde pero memorable. A diferencia de los restaurantes mexicanos de los principios del siglo XX, Chichen Itzá sirve con orgullo la comida yucateca. Según al libro de Sarah J. Portnoy se llama Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, el estatus élite de las cocinas europea, particularmente francés, resultado en muy pocos auténticos restaurantes mexicanos en Los Ángeles.

La cola para ordenar comida en Chichen Itzá fue muy larga a pesar del aguacero. Había aproximadamente doce personas en frente de mí y esperé quince minutos para mi plata, pero después del primer bocado, yo sabía que valía la pena. Tenía ganas de ordenar los panuchos, las tortillas rellenas de frijoles, pavo, y verduras, después de leer un blog de Bill Esparza, pero me salté el desayuno y la imagen del bistec a la yucateca me llamó atención.

El bistec a la yucateca es un filete de bistec de seis onzas, cebollas caramelizadas, arroz, puré de frijoles negros, plátanos fritos, una salsa de tomate y chiles, y tortillas de maíz. El bistec apetecible fue conocido perfectamente. El puré negro y las cebollas blandas y los plátanos fritos crujientes se compensan mutuamente. La salsa de tomate y chiles ligera complementó el bistec suculento. El plátano es un ingrediente típico de México y los sabores yucatecos fueron inspirados por las culturas maya, española, y libanés.

Imágenes 2-4.  La Grace feliz con su plato de bistec al yucateco compuesto de un filete de bistec de seis onzas, cebollas caramelizadas, arroz, puré de frijoles negros, plátanos fritos, una salsa de tomate y chiles, y tortillas de maíz.

No pude comer toda mi comida, aunque los ojos quedaron con hambre. Pedí un cartón de Fabiola, nuestra mesera amorosa, y me empaqué el resto para una cena más tarde. Salí Chichen Itzá muy satisfecha, contenta, y con un deseo para regresar muy, muy pronto.

Chichén Itzá: La comida yucateca (por Natalie Sampson)

img_6455
Chichén Itzá

 

La semana pasada estaba leyendo el “tacopedia” por Bill Esparza y hice una lista de restaurantes que probar este semestre. Quería probar casi todos y hice una lista larga, pero cuando vi la foto de panuchos de Chichén Itzá no añadí nada más en la lista. La tortilla de panuchos es única porque es frita y llena de frijoles. Me abrió el apetito y decidí inmediatamente que necesitaba ir a Chichen Itzá para probar estos panuchos. A causa de esto empecé mi investigación de comida yucateca.

yucatan_in_mexico_location_map_scheme-svgYucatán está en el sureste de México en la península yucateca. La comida de Yucatán es diferente de otra comida de México porque está un poco aislado del resto de México. La comida yucateca es única porque utiliza ingredientes mayas, europeos, españoles, holandeses, mexicanos, caribeños y de medio oriente. Al otro lado, comida yucateca incorpora muchos ingredientes principales compartidos con otras cocinas latinoamericanas. Por ejemplo, según Jeffrey Pilcher, los “tres hermanas” de comida de indios nativos son maíz, frijoles y calabaza. Comida yucateca incorpora el maíz y los frijoles en muchos platos tradicionales. Y la cocina de otras regiones y países utilizan estos mismos ingredientes pero en maneras diferentes.

En “Food, Health, and Culture in Latino Los Ángeles.” Sarah Portnoy menciona panuchos y pescado tikin-xic que son comidas mayas de Yucatán. La comida yucateca es una mezcla de recetas mayas, españolas y libaneses. Portnoy también habla sobre la cochinita pibil, un plato yucateco de Border Grill. La cochinita pibil incluye jugo cítrico, semillas de achiote que añade el color rojo anaranjado. El achiote es un ingrediente central de la comida maya. La cochinita y el adobo de pibil son asados en la hoja de plátano. “Pibil” significa enterado o asado subterráneo. Esto es porque tradicionalmente el pollo o la cochinita pibil es asada en un horno que es como un agujero en la tierra. Los Maya de la península yucateca usaba este método porque el pibil ayuda a preservar la carne.

Tikin xic es un plato de mero adobado con semillas de achiote y el jugo de naranja agria, como en la cochinita pibil. Es de Isla Mujeres. El nombre “tikin xic” es de la lengua de los maya. Significa “pescado seco” en español. Es típico de la comida de esta región porque utiliza el achiote y la naranja agria. Cuando investigue mas la comida yucateca, me hacía más y más emocionada para comer todos estos platos en Chichén Itzá.

Estaba lloviendo muy fuerte cuando fuimos a Chichén Itzá. Estábamos fríos y mojados cuando entramos al Mercado de La Paloma. Pero cuando finalmente probé la sopa de lima, mi cuerpo se calentó. Fui con Maddy y Erik y por eso pudimos probar mas platos del menú porque compartimos todo. Pedimos sopa de lima, panuchos, tikin xic, pollo pibil y mi favorito, tacos de cochinita pibil. Posiblemente pedimos demasiada comida pero no lamento nada.

img_6456
Sopa de Lima

Primero probamos la sopa de lima, con caldo de pavo, lima, pavo y tiras de tortilla. Era aromático y tan caliente que sentí como la sopa calentaba todo mi cuerpo. Estaba sorprendida que la sopa no tiene el sabor de una lima normal. Pero me di cuenta de que esto es porque sopa de lima incluye una lima especifica de la región de Yucatán. Esto es único de Yucatán y por eso es otra diferencia entre la comida del resto de México.

img_6464
Tacos de Cochinita Pibil

Estaba lo mas emocionada por los tacos de cochinita pibil y no fui decepcionada. La tortilla de maíz era suave pero tan fuerte para contener todo el taco. Estaba sorprendida porque el pibil no tenía el sabor tan opulento y picado como yo esperaba. Pero la cochinita todavía era divina. Era muy tierna y tan jugosa que al morderla la salsa de pibil goteó por mi mentón. Las cebollas rojas en vinagre añadieron una textura crujiente que contraste la tortilla y cochinita suaves y un sabor agridulce que complementó al pibil. Aunque toda la comida era increíble, este plato fue mi favorito porque nunca he comido cochinita tan jugosa y tierna.

img_6466
Panuchos

Los panuchos consisten de una tortilla frita y llena de frijoles con aguacate, cebollas rojas en vinagre, pavo y lechuga. La tortilla era muy deliciosa pero el pavo me pareció un poquito seco después de la cochinita tan jugosa. Pero me gustó este plato porque tuve una combinación interesante de la tortilla crujiente caliente con aguacate blando y fresco. El restaurante tenía un video que demuestra la preparación de los panuchos. Este elemento visual contribuyó al sabor porque me mostró que este plato es muy fresco y hecho a mano.

img_6463
Tikin Xic

El tikin xic tuvo una textura y un sabor suave. Incluye pescado condimentado con jugo de lima y achiote sobre arroz. Este plato tuvo muchísima salsa y era comestible. El pescado no tuvo un sabor fuerte y por eso la mayoría del sabor de este plato es de la salsa. No me gustaba el pescado mucho pero me encantaba la salsa tanto que al final del platillo, moje una tortilla en la salsa.

img_6465
Pollo Pibil

Finalmente, probé el pollo pibil que tenía la misma salsa que la cochinita pibil. Por eso me gustó el pollo pibil casi tanto que me encantó la cochinita. Pero este plato incluyó frijoles negros, arroz, tortillas calientes y plátanos fritos. El sabor dulce de los plátanos era muy exuberante porque ningún otro plato incorpora un ingrediente dulce como este.

No puedo creer que nunca he probado Chichén Itzá y está tan cerca de USC. Voy a recomendar este restaurante a todos mis amigos. Soy de Texas y estos tacos son mucho mejor que los tacos de “tex-mex” que son muy “whitewashed.”

1 “Chichén Eatzá”: Comida Yucateca Auténtica en Los Ángeles

El restaurante Chichén Itzá está situado en el sur de Los Ángeles en un pequeño y confiado patio de comidas se llama Mercado la Paloma. El mercado está llenado con tiendas pequeñas sirviendo todos los tipos de comida de la etíope al tailandés a la Oaxaca. Cada muro y superficie está pintado un color brillante y diferente. Aún las mesas están cubiertos con mosaicos intrincados y bonitos. Otras tiendas venden chucherías de México y otras artículos caseros.

download_20170123_094055

^Una mesa con un mosaico al Mercado la Paloma.

El jefe de cocinero y el dueño de Chichén Itzá, Gilberto Cetina, es de una pequeña provincia se llama Tizimín en el estado de Yucatán en México. Cetina aprendió cocinar de su mama y la comida en su restaurante se refleja la comida de su hogar. Cetina y su familia inmigraron a Los Estados Unidos en 1986 y abrió Chichén Itzá en 2002.

^Una mapa de la provincia Tizimín, Yucatán, México.

El menu a Chichén Itzá incluye comida auténtica de Yucatán. No encontrará “chips y salsa,” “fajitas,” o “combo plates.” En vez de estas comidas americanizadas, encontrará solamente comida autentica como tamales, tortas, y flan.

download_20170123_094113.jpg

^El menu a Chichén Itzá.

Algunas de las comidas especiales a Chichén Itzá son el Kibi y la Cochinita Pibil. El Kibi un plato de Yucatán que está influido por la gente libanés que inmigraron a Yucatán en los finales de 1800. El Kibi es una bola pequeña de trigo rellena de carne molida y cuando los libanés inmigraron a Yucatán, usaron esto plato como una ofrenda de amistad a la gente de Yucatán. Es como el artículo que leemos por Jeffrey Pilcher dice. Los más auténticos alimentos latinos son que el producto histórico de encuentros entre personas de diferentes tierras no sólo América Latina.

^Yo con todo mi comida (izquierdo) y la Cochinita Pibil sirvió con arroz y frijoles negros (derecho).

Otro plato que es muy especial es la Cochinita Pibil. Cochinita Pibil es carne de cerdo que es cocinado muy lentamente en hojas de plátano y es muy rico.La Cochinita Pibil fue la más tierna carne de cerdo que he tenido. ¡Casi se cae del tenedor! Es sirvió con los jugos tan el carne de cerdo literalmente está empapado con sabor. El carne de cerdo no es muy picante, pero le gustaría comida picante, Chichén Itzá tiene su propio salsa picante de habanero. (¡AVISO: El pequeño pimiento no es un poquito “bell pepper,” es un HABANERO! Aprendí esto la manera dura…) Similar al aspecto del Mercado la Paloma, la comida fue muy brillante. El contrasto entre el carne de cerdo y el pepito y cebollas en vinagre hace la comida mira muy atractiva. Los frijoles negros fueron un poco dulces, cuál pensé fue interesante. También, comí los Tacos de Pollo Asado. Estos tacos no fueron los mejores tacos. Pensé que los tacos carecían de sabor comparado con  la Cochinita Pibil, pero me gusto mi comida muy picante y sabroso.

Un cosa que me fijé sobre la comida a Chichén Itzá fue los tamaños de porción son pequeña. Esto es en contrasto con los restaurantes mexicanos que no están auténticos (como Chipotlé, Taco Bell, o Chano’s) y es bien comparado con rápida comida en Los Ángeles. Mientras la comida a Chichén Itzá no es necesariamente saludable, por lo menos las porciones son pequeñas y los ingredientes son en su mayoría vegetales. También, los tipos diferentes de personas que fueron comiendo a Chichén Itzá fue interesante. Había estudiantes de USC comiendo con sus padres, agentes de la policía local, jóvenes en citas, y personas locales. La comunidad es un parte importante de comida y cultura en Los Ángeles. La misión del Mercado la Paloma es llevar la gente de Los Ángeles juntos y parece que están haciendo justamente eso.

Tacos en La Flor de Yucatan (y Un Diálogo Sobre La Identidad Cultural)

En la mayor parte, mi familia y yo siempre nos hemos identificado como croatas e irlandeses. He visto elementos de las culturas croatas y irlandesas en eventos cada año desde era niño – nuestra celebración familiar del Día de San Patricio, el picnic croata anual en Los Ángeles, y (lamentablemente) misa en la iglesia católica irlandesa en mi barrio casi todos los domingos. Mientras algunos de estos eventos han sido aburridos y tedioso, usualmente se han servido la comida, que es la gracia salvadora.

Como el tamal en la cultura mexicana, hay unos platos en las culturas croatas y irlandesas que han resistido años de influencia y cambio, convirtiéndose en alimentos básicos de la cocina de cada cultura. En la cultura croata, este plato se llama “janje na ražnju” – cordero asado. Cuando visité a mi familia en Dubrovnik el año pasado, se preparaban este plato en celebración de la llegada de sus primos americanos. Emparejado con patatas, algún tipo de ensalada, y Ožujsko, la cerveza croata más popular, es una de las comidas más deliciosas que se puede comer.

El cordero en el asador antes de la preparación
El cordero en el asador antes de la preparación

La comida completa (incluso Ožujsko)
La comida completa (incluso Ožujsko)

En la cultura irlandesa, el plato es “estofado irlandés,” una mezcla espesa de carne, patatas, sal, pimienta, y la cerveza Guinness. Como este plato cada Día de San Patricio con toda mi familia extendida, usualmente con dos o tres pintas de Guinness para acompañarlo. Mientras en mi familia solo comemos este plato para ocasiones especiales, es uno de los platos más común en la cocina irlandesa, y se comen todos los días. Ya que es tan llenador, no necesita más de una porción de estar completo.

Un estofado irlandés con Guinness y pan de soda
Un estofado irlandés con Guinness

Sin duda, mi familia y yo identificamos con nuestro país o nuestras culturas, pero también identificamos con el estado donde vivimos. Y como hay comida diferente en cada estado en los Estados Unidos, hay comida diferente en cada estado del país de México. Esta semana, probé la comida yucateca en el restaurante La Flor de Yucatan, ubicado una milla al norte de USC. Aclamado como uno de los mejores restaurantes yucatecos del area, tenía que probar la opciónes más populares en el menu: los tacos cochinita pibil y los tacos de pollo ennegrecida.

El exterior modesto de La Flor de Yucatan
El exterior modesto de La Flor de Yucatan

Los tacos de cochinita pibil eran deliciosos. El cerdo era marinado en jugo de cítricos y semillas de achiote, y cocido en hojas de plátano, por lo que era extra tierno y jugoso. Las cebollas en vinagre en la tapa hecha una combinación de sabores interesante y agradable.

Los tacos de cochinita pibil y de pollo ennegrecido
Los tacos de cochinita pibil y de pollo ennegrecido

IMG_0071

El taco de pollo ennegrecido era delicioso también, especialmente con la salsa de habanero que el cocinero me recomendó. A pesar de que nadie en mi grupo podría terminar la comida sin llorar (debido a la especia,) era una elección excelente. Pedí una horchata fría para combatir el calor, concluyendo una comida yucateca muy buena.

Las opciones en frente de la cubierta
Las opciones en frente de la cubierta

De acuerdo con los normas presentados por E.N. Anderson, La Flor de Yucatan definitivamente es un restaurante auténtico. Los dueños son de Yucatán, y toda la comida es de recetas viejas que han tenido desde su llegada en los Estados Unidos. Mientras en este caso, el país de México es el “core” y la ubicación original de este comida, están preparando comida genuino en el “periphery” que es los Estados Unidos (Los Ángeles, específicamente.) Y aunque Pilcher dice que autenticidad es esencialmente en deuda a la región, creo que se puede decir que La Flor de Yucatan es tan auténtico restaurante yucateco que se puede visitar fuera de Yucatan.