Tread Softly, for You Tread on My Culture: Navigating the Food Scene of Los Angeles with Cultural Competence (By Alexandra Demetriou)

Diversity is unequivocally a cornerstone of the culture of Los Angeles, and one of the easiest ways to experience the dynamic ethnic interplay that makes this city unique is by exploring with one’s taste buds. It is a great privilege that we as Angelenos have countless opportunities to venture out and try foods from around the globe all while staying in our own backyard, but with that privilege comes the responsibility to tread lightly when crossing cultural boundaries.

There is a fine line between admiring another’s culture and appropriating it, and perhaps no one in the world of Hispanic food exemplifies toeing—or arguably crossing—this line as well as Rick Bayless. An Oklahoma native, Bayless ventured south to Mexico for six years to study and master the art of preparing Mexican cuisine, and has since gone on to open multiple restaurants and receive numerous awards for his cooking. However, he has faced opposition, particularly from members of the Hispanic community, for what some consider an attitude toward Mexican cuisine that borders on appropriation. Bayless himself has remarked that this criticism is a form of reverse racism against him as a white male, while writer Gustavo Arellano argues that it is not Bayless’s ethnicity but rather his privileged attitude that has fueled the controversy. In a case like this, with opinions polarized and strong, it is necessary to ask ourselves what constitutes appropriation, and how we may explore diverse cuisines in a respectful manner.

rick bayless fish
Chef Rick Bayless http://www.AdamAlexanderPhoto.com ©Adam Alexander Photography 2016

In my opinion, the defining difference between embracing and appropriating another culture is whether or not one approaches the culture with respect. There is nothing wrong with Rick Bayless studying and falling in love with Mexican cooking, and he seems to at least have attempted to come from the right place in doing so; he can be quoted as saying that his passion for Mexican cooking “doesn’t come from a shallow understanding; it comes from a deep understanding. I’ve done everything I can to make it my own.” Appropriation often comes from a lack of respect, which clearly is not the case for Bayless. However, Bayless may have inadvertently committed an act of “columbusing” when he rashly made the statement that he was exited for the opening of the restaurant Red O to see “how the true flavors of Mexico, from central and southern Mexico, would play in Southern California.” Columbusing, according to food blogger Lucas Peterson, refers to “the act of reckless and thoughtless appropriation (typically by rich white people) of a thing that has been around for years or decades (a thing that usually belongs to non-white people).” While it seems evident that Bayless did not intend to make a disrespectful comment, his statement nonetheless implies that he, as an Anglo chef who adopted Mexican culture, will be able to introduce some form of “true flavor” that the millions of Mexicans living and cooking in Los Angeles have somehow overlooked.

Peterson himself was accused of columbusing in 2015 in a controversy dubbed “Elotegate,” in which he was criticized for a blog he wrote about a street corn vendor, though food writers like Arellano and Bill Esparza quickly came to his defense. Cases like that of Bayless or Peterson raise the question of the role that race plays when experiencing and discussing food, and force us to question the way cuisine often gets swept up into cultural controversy.

Personally, I believe that while it is absolutely acceptable to discover, cook, and write about food from another culture, it is important to do so in a way that respects the autonomy and integrity of the culture in question. One can get excited over the discovery of a cultural food that is new to oneself while still respecting the centuries of history and the people who continue to live out and uphold the traditions of said “novel” culture. I agree with Arellano and Francis Lam in the assertion that the phenomenon of Anglos experiencing and embracing ethnically different foods plays a key role in ensuring a lasting spot for those ethnic foods in American culture, rather than relegating them to esoteric traditions upheld only within immigrant communities. Ultimately, taste buds do not recognize ethnic divides, so I believe that all people should feel comfortable experiencing foods from diverse cultural origins and embracing the fact that our ethnically rich community enables delicious recipes to spread and adapt with our ever-globalizing society.

In my opinion, the case of the Oberlin College “food fight” represents a more severe form of cultural appropriation through food, because such appropriation went beyond poorly chosen words and instead took on a physical manifestation through the production and marketing of food that was inauthentic to its cultural heritage. This story is one of countless examples of ethnicities being turned into brand names and the word “authentic” losing its meaning as an adjective in favor of its use as a marketing line. If one is to knowingly produce food that does not hold true to the cultural traditions of a given ethnic community, then one must market it as such. For example, calling a food “fusion” or “inspired” by a certain culture is not misleading, but attempting to sell fraudulent food as “authentic” is essentially an affront against the culinary history of the given culture.

To draw upon my own experience with eating Greek food in Los Angeles, I can say that some of the best Greek food I have purchased has been prepared by Hispanic cooks using traditional Greek recipes. Does that make it any less Greek to me? Absolutely not. Personally, I love introducing my non-Greek friends to Greek foods and I appreciate the fact that even though the recipes are ancient history to me, they can take on a new light and be experienced differently by a stranger to the culture who appreciates even the flavors I might take for granted. Just one thing: don’t try to sell me food that is vaguely Mediterranean-inspired but marketed as Greek—then, we might have a problem.

Apreciando la comida fusión de Los Ángeles (por Alexandra Demetriou)

Una de mis cosas favoritas sobre la ciudad de Los Ángeles es la escena gastronómica que constantemente está evolucionando.  Los Ángeles atrae a inmigrantes de todo el mundo, y cuando se mudan aquí traen culturas culinarias únicas e interesantes. Como Bill Esparza explica en una entrevista con KCET, “Immigration has shaped our cuisine. Los Angeles does have its own cuisine that really is defined by all the people who have come here.”

El término “fusión” se usa para referirse a la comida que integran elementos de diferentes culturas para crear un tipo de comida nuevo e interesante que difiere de las cocinas que la influenciaron. Un pionero famoso de la comida fusión es Roy Choi, el creador de Kogi BBQ, quien según el sitio web de Kogi “dio a luz al movimiento taco mexicano-coreano.”  Los tacos de Kogi combinan sabores e ingredientes de inspiración coreana con el taco mexicano tradicional, creando una nueva experiencia culinaria que los Angelinos han llegado a amar y anhelar. Este alimento no es coreano ni mexicano, sino que se lo puede considerar comida única a Los Angeles, porque refleja la globalización y la mezcla de las culturas que comprometen la cultura de Los Ángeles. Kogi es uno de los mejores ejemplos de fusión cultural que crea comida deliciosa y novedosa que enriquece el paisaje culinario de Los Ángeles, y es un testimonio de la forma en que los inmigrantes pueden dejar su huella en Estados Unidos a través de nuestros estómagos.

Además de la brillantez de determinar la mejor manera de combinar ingredientes y sabores coreanos y mexicanos, Roy Choi y otros cocineros de fusión exitosos hacen otra cosa bien: crean un modelo de negocios que atrae a la población diversa y globalizada de Los Ángeles.  Como escribe Sarah Portnoy, “Roy Choi’s Kogi taco trucks illustrate both the cross-cultural influence of Latin American cuisine and the importance of culinary infrastructure in achieving success even for street food.” Además de crear un producto delicioso, cocina de fusión exitosa debe ser comercializado de una manera que atrae a clientes de diversos orígenes para probar la nueva cocina de fusión.  Por ejemplo, considere Guerrilla Tacos de Wes Avila, otro ejemplo de cocina de fusión de Los Ángeles muy exitoso: Avila usa técnicas aprendidas de escuelas culinarias de California y Francia, las integra con la cocina mexicana de su herencia, y crea tacos que combinan alta cocina y comida de la calle, que todas las personas pueden disfrutar.  Los establecimientos como Kogi y Guerrilla Tacos han elevado la comida de la calle a ser algo de moda, y han utilizado influencias de otras culturas para atraer clientes que normalmente no visitan las loncheras de tacos tradicionales.  De esta manera, la comida de fusión es una herramienta que crea convergencia cultural y une a personas de diferentes orígenes y de diferentes esferas de Los Angeles, basado en una apreciación universal para la comida sabrosa.  Sarah Portnoy explica que “culinary encounters have historically helped to forge relationships that crossed lines of race, class, ethnicity and nationality through the sharing of ingredients, techniques, and dishes,” algo que ha sido cierto a través de la historia y se puede ver en Los Ángeles hoy.

Después de probar Guerrilla Tacos, mi amiga Rachel y yo estábamos emocionadas de explorar más la escena de fusión de comida de Los Ángeles. Visitamos Revolucionario North African Tacos en Jefferson Boulevard, que según su sitio web es “el primer y único restaurante de tacos del norte de África en el mundo.” Mi taco favorito fue el merguez taco: merguez es una salchicha de cordero y ternera del norte de África, que es un poco picante, y se sirvió con papas dentro de una tortilla para crear un taco muy delicioso.  Era diferente de cualquier cosa que haya probado en mi vida, y fue un ejemplo excelente de la manera en que la comida de fusión puede crear alimentos nuevos y maravillosos que son únicos a la comunidad diversa de Los Ángeles.  Cuando yo, una griega-americana, me senté y comí un taco norteafricano y leí en las paredes del restaurante las inscripciones de los clientes multiétnicos que habían visitado antes, me sentí muy agradecida de vivir en una ciudad que sabe cómo aprovecharse de nuestra diversidad para crear una cultura rica que no se puede encontrar en ningún otro lugar del mundo.

La comida fusión y Los Ángeles (por Rachel Rowzee)

La comida fusión es el intercambio cultural de comida, no solo el uso de ingredientes de una tradición de comida. La globalización de Los Angeles crea una oportunidad donde comida sirve como, “a powerful metaphor for identity, particularly in moments of cultural encounter” (Portnoy, Pilcher). Este intercambio de cultura, información y tradición es inevitable y esencial para la comida fusión. La crisis financiera de 2008 y la popularidad de social media como twitter dio la oportunidad para un nuevo tipo de comida exótico. El luxe-lonchera y comida de fusión crecieron en Los Ángeles como un fenómeno cultural y cambió comida en los Estados Unidos.

Guerrillas Tacos y Kogi son parte de una generación de loncheras que usan influencia de sus herencias culturales e inmigración para crear una comida específica de sus experiencias. El rol de inmigración es central para Guerrilla Tacos y Kogi, porque la mezcla de razas y comidas influyeron a Wes Ávila y Roy Choi. Estas experiencias creyeron comida de fusión, que usan influencia de su barrio, cultura de origen, experiencia de inmigración y comidas nativas de Los Ángeles. Wes Ávila y Roy Choi son hijos de inmigrantes, uno de padres mexicanos y otro de padres coreanos. Sus experiencias creciendo en Los Ángeles influyeron sus identidades como un mexicano-americano y un coreano-americano. Para Kogi el concepto de tacos con influencia asiática representa la mezcla de cultura y identidad. Para Guerrillas, el estilo de tacos con ingredientes no tradicionales, como foie gras, corn nuts, y pollo al curry representa la mezcla de culturas y inspiraciones. Pero Wes Ávila y Roy Choi tienen diferencias en relación a Los Ángeles. La cmida de Kogi es posible porque

“Choi’s taste buds were informed by these years of walking the streets of Los Angeles, where Mexican food blends seamlessly with American fare through cross-cultural marketing and intermarriage… [Choi] could have easily understood Mexican food as part of the mosaic that makes up American food.” (Portnoy, Pilcher).

La comida de fusión es algo que define a Los Ángeles. Los Ángeles es una ciudad donde muchos diferentes grupos étnicos (e usualmente inmigrantes) viven en la misma área creando un intercambio de cultura – principalmente el lenguaje, la música y la comida. Los hijos que crecen en este ambiente tienen esta mezcla como su experiencia cultural. De esta manera no es una locura que un taco puedo tener barbacoa coreana. En mi experiencia la comida de fusión es algo muy nuevo en el Bay Area. Por ejemplo, recientemente un restaurante, Curry Up Now, una mezcla de comida hindú y mexicana abrió en Palo Alto y San Francisco. Curry Up Now usa comida de india tradicional como tikka masala en un estilo de “burrito” o “bowl” con una tortilla o con arroz cúrcuma. No pienso que Curry Up Now es un restaurante de comida fusión verdadero porque la mezcla de las culturas de comida parece como un intento de ser “trendy”.

Cené en Tacos Revolucionario, un restaurante de fusión norteafricano y mexicano. El dueño y cocino, Señor Zadi, crea comida sin fronteras para revolucionar cómo pensar en comida. Antes de visitar Tacos Revolucionario nunca había probado comida norteafricana antes, pero las carnes guisadas y salchicha con papas fritas se complementaron con las tortillas de maíz azul. Probé dos tipos de tacos: “cordero ahumado” y “merguez y papas fritos”. El taco de cordero fue tierno y jugoso. Fue similar a un taco con carne guisado. La calidad de la carne fue increíble y fácil para comparar a un taco de carnitas. De esta manera el éxito del taco viene de los ingredientes, sabores y métodos de cocinar y no el origen de la comida. El taco de “merguez y papas fritos” parecía un poco extraño, pero sabía deliciosa y como un taco de desayuno. La salchicha hecha en caso tuvo un sabor a tierra, especias y picante, al mismo tiempo los papas fritos y la tortilla de maíz cortan el calor. Tacos Revolucionarios es buen ejemplo de fusión porque combina dos culturas de comida en armonía, con respeto para los sabores y tradición de dos culturas. Tacos Revolucionarios es únic porque, “[it’s] not just a mixture of cultures; it also reflected the cross-class encounters of Los Angeles streets” (Portnoy, Pilcher). El restaurante cerca de USC, pero en un barrio tradicionalmente pobre, tiene mucho éxito con estudiantes y inmigrantes.

Blog #5: ¿Apreciación o apropiación?

La apropiación cultural es un problema que tiene relevancia en cada parte de la cultura popular. Por ejemplo, cada año al festival de música de Coachella, algunos asistentes se visten ropa ofensiva como un tocado de los nativos americanos o un dashiki (ejemplos). Estos asistentes apropian estas culturas porque les faltan el respeto y el entendimiento de la significancia de los artículos de ropa que se visten para la moda. El problema asociada con la comida étnica es que dónde está la línea entre apropiación y apreciación. Este es un sujeto con mucha discusión, como el podcast Sporkful y sus series de episodios se llaman “Other People’s Food”.

FullSizeRender (15)
Comida “mexicana”… en Copenhague, Dinamarca.

El chef Rick Bayless es muy controversial por su tratamiento y su actitud sobre la comida mexicana en los E.E. U.U. Bayless es de Oklahoma, pero es más o menos el chef más famoso en los E.E. U.U. por la comida mexicana con sus restaurante Frontera Grill. No tengo ninguna duda que Bayless tiene el respeto para la cocina, pero pienso que su actitud es el problema. Para Gustavo Arellano, “It’s not that he’s a foreigner cooking the cuisine of another culture—such a thought is an insult to all the mexicanos who make amazing pho, spectacular Neapolitan pizzas, intricate béarnaise sauces and more in Orange County and beyond.” El problema, en las palabras de Arellano es que Bayless es un “thin-skinned diva” quien piensa que él es un demigod. En mi opinión, cuando Bayless echó la culpa a sus críticos de racismo reverso, Bayless cruzó la línea de la apropiación cultural y mostró su privilegio blanco. Pienso que Bayless tiene el derecho a cocinar la comida mexicana pero él no tiene el derecho a decir que su comida es auténtica.

En el podcast de Sporkful, dice que cada traduccion es una perdida con la comida y estoy de acuerda. Por ejemplo, cuando he leído un texto traducido, yo sé que el sentido en inglés es un poco diferente que el original. Es el mismo con la comida. Bayless traduce las descripciones de las ingredientes y los platos para atraer a una audiencia blanca en el medio oeste, pero con sus traducciones y las modificaciones, él apropia la cocina mexicana. Para mí, la cosa más absurda sobre Bayless fue cuando él dijo que él trae los sabores de méxico y Frontera Grill al sur de California, pero California es un estado rico con la cultura latina. En el artículo “A Food Fight at Oberlin”, en el Atlantic, un estudiante explica que, “…iif people not from that heritage take food, modify it and serve it as ‘authentic,’ it is appropriative”. Bayless puede cocinar la comida mexicana, puede hablar español, y puede estudiar la cocina en México, pero él no puede ser mexicano. Por eso, su versión de la comida mexicana siempre va a ser una traducción.

IMG_3327
Comida india en Madrid, España. 

 

Creo que los EE UU es un país donde celebramos la idea de, “Mixing and matching and intermingling and borrowing and stealing and creating new traditions out of whole cloth”. A causa de la globalización del mundo, tenemos acceso a la comida coreana, mexicana, etc más hoy que en el pasado. La innovación de la comida es muy importante, algunos platos como los tacos de Kogi BBQ no pueden ser posibles sin la globalización y la capacidad de tomar prestado las cocinas o las recetas de culturales diferentes. Para evitar apropiación, pienso que es importante a entender de donde son un ingrediente o un estilo de cocina y tener respeto que su traducción de un plato original no puede ser tan delicioso como el original.
He probado muchos platos apetecibles y deliciosos que son de la comida fusión. Pienso que la comida fusión es una cosa maravillosa y uno de mis partes favoritos de vivir en Los Ángeles, donde tengo acceso a culturales varios. Para mi, no tengo una identidad cultural fuerte y por eso, no tengo una conexión a una cocina en particular. La comida fusión me permite experimentar con sabores distintos en platos frescos y nuevos. Si estoy comiendo un burrito de tikka masala de 23rd Street Café o un taco de carne asada de Kogi BBQ, puedo disfrutar una experiencia culinaria nueva y emocionante.

FullSizeRender (14)
Un “baco” del restaurante Baco Mercat en Los Ángeles.

Blog #3: La comida de fusión

Esta semana, fui a la Kogi Taquería para disfrutar los tacos de Roy Choi de Kogi BBQ. Había querido a visitar Kogi después de leer la lectura de Jonathan Gold de Smithsonian.com, donde él describe la comida de Kogi como, “…edible symbols of L.A.’s famous cross-cultural inclusiveness, dripping plates of food drawn straight from the city’s recombinant DNA.” Me gusta Los Ángeles porque hay muchas culturas diferentes aquí y la comida en esta ciudad es un producto de innovación. En Minnesota, donde yo soy, hay diversidad entre la gente y las culturas, pero, en mi opinión, Los Ángeles es una ciudad única.

FullSizeRender (10)
El mostrador a Kogi Taqueria en Palms.

Roy Choi es de Seoul, Corea y llegó en Los Ángeles en los años 1970s cuando era niño. Roy Choi combina su herencia de la cocina coreana con su años de, “…walking the streets of Los Angeles,” (Portnoy and Pilcher). Choi ha describido su comido como, “This is what Los Angeles tastes like.” Su marca es sus tacos de pequeña costilla, en el estilo de barbacoa coreana con un condimento de cilantro-cebolla-limón y una vinagreta de chile-soja. Con su taco, Choi ha combinado los sabores de la barbacoa coreana con el taco de la cocina mexicana y los vende en una versión gentrificada de la lonchera. Hoy, Roy Choi tiene cuatro camiones de Kogi, en adición a sus restaurantes Alibi Room, A-Frame, Pot, y un restaurante de la comida de las camiones de Kogi.

 

Processed with VSCO with hb2 preset
La entrada de Kogi y mi amiga se llama Emma.

En su artículo sobre Kogi de Jonathon Gold, y en la lectura de Portnoy y Pilcher, ellos hablan sobre la existencia de la separación de los raíces con la camión de Kogi. Oliver Wang, un profesor de CSU Long Beach, estudió las rutas de las camiones de Kogi y descubrió que estas camiones de fusión entre Corea y México evitaron barrios típicamente mexicanos como Boyle Heights en East L.A o el sur de Los Ángeles. Su revelación: los clientes generales de Kogi son Anglos y asiáticos. Las divisiones sociales todavía existen en Los Ángeles. Pienso que Roy Choi ha transformado la cultura de la “comida de la calle” en Los Ángeles con su camiones o luxe-loncheras después de la recesión financiera en los E.E. U.U. Sus contribuciones son monumentales, pero también muestran las divisiones que aún existen y el progreso que se va a realizar.  

 

En el restaurante Kogi Taquería, se ofrece los platos originales de Kogi, pero también más opciones. Todos los tacos y burritos pueden ser pedido en el estilo original de Kogi, con el condimento de cilantro, cebolla, y limón, o en la estila taquería. Pedí el combo número dos (tres tacos y una bebida) y yo pedí todos mis tacos en el estilo original de Kogi. Ser honesta, esta decisión fue un error porque no leí el menú antes de pedir. Pero, estaba alegre porque quise probar el taco original que causó a Choi la gloria.

FullSizeRender (12)
¡Qué rico!

Pedí dos tacos de la pequeña costilla y uno de cerdo picante. La comida fue lista rápidamente pero solo recibí tres tacos de la pequeña costilla y nunca de cerdo picante. Fue un error, pero tenía mucho hambre y estaba contenta a comer tres tacos de la pequeña costilla. Fui con tres de mis amigas, y todos probamos platos diferentes. Mi amiga pide tres tacos también, pero en el estilo de taqueria. Para pedir los tacos en este estilo, el nombres son en español. Por ejemplo, carne asada para el “short rib”, aunque el tipo de la carne es el mismo y la marinada es distinta. La guarnición es diferente para estos tacos, con salsa verde, los rábanos, y una salsa de cilantro y cebollas.

 

Me encantó mi comida – la carne era tierna y húmeda. La comida fue lista rápidamente pero en mi opinión, sentí fresca. Las dos tortillas de maíz eran crujientes pero duros al mismo tiempo y eran tibias como si acabaron de partir de la parrilla. Había mucha lechuga encima de los tacos pero yo comí cada último bocado. ¡Qué rica! Después de probar Kogi, entendí la fama y el éxito de Roy Choi.

Entrada #4: La Comida Fusión

Visité The Bun Shop en Koreatown. Es un restaurante que comenzó como un food truck llamada The Bun Truck. En mi opinión, este restaurante representa comida fusión. En el articulo de Portnoy y Pilcher, la cocina es descrito como una metáfora poderosa que puede representa momentos de “cultural encounter.” Portnoy y Pilcher describe el movimiento de fusión Pacifico como derivando de “the intersection of consumer desire for a particular form of exoticism.” Roy Choi y Ricardo Zarate son ejemplos de cocineros que cocinan comida fusión y esta comida es una representación de su pasado, su crianza y su herencia. Al mismo tiempo pienso que su comida refleja su espíritu empresarial entregando comida que será popular y considerado deseable en Los Angeles.

The Bun Shop es un restaurante de fusión Coreano y sirve una variedad de bao buns que son servidos con diferentes carnes y salsas. Por ejemplo probé:

Spicy Pig que es un bao bun con cerdo, vegetales, cebolletas, pepinos, y las salsas de siracha y tzatiki

Temp Veg que es un bao bun con un aguacate de tempura, tomate, cebollas, pepinos, vegetales, cilantro y ajolio de jalapeño

Katsu que es un bao bun con pollo empanado, vegetales, ensalada de repollo y salsa barbacoa asiática

IMG_0203

De la Izquierda a la derecha: Spicy Pig, Katsu, Temp Veg

The Bun Shop representa una mezcla de Korean BBQ y comida Mediterráneo. Los bao buns están llenos de carne marinado en el estilo Coreano para la cual el chef de cocina es conocido. Él fue al escuela culinaria en Nueva York y trabajó en un restaurante conocido allí un rato. The Bun Shop tiene una atmósfera casual. Los dos hombres que crearon The Bun Truck y The Bun Shop crecieron como americanos coreanos trabajando en Detroit. Veo el restaurante como principalmente Coreano con un poco de la fusión de Mediterráneo que vemos con el uso de la salsa tzatziki. También lo creo es un restaurante de fusión en el sentido que usa muchas técnicas y sabores diferentes. Por ejemplo pienso que bao buns al vapor son natales de China, también usan tempura, salsa diferentes, verduras encurtidas y ensalada de col.

Este restaurante es muy popular. Es pequeño y tiene la sensación de un bar pequeño. The Bun Shop es definitivamente popular entre una muchedumbre mas joven que les gustan buscar restaurantes de moda. También están abiertos tardío que atrae a la gente mas joven que busca comida tarde por la noche. Los fundadores del restaurante describen su comida y estilo como una representación de, “where we come from and where we are today.” En este sentido representa las influencias diferentes que ellos han experimentado. Uno puede argumentar que sus bao buns representan un “melting pot” de culturas diferentes.

Es diferente de Mariscos Jaliscos porque sus antecedentes son diferentes, la manera en que los dos promocionan sus negocios es diferente, y la comida que ellos venden es diferente. Mariscos Jaliscos es arraigado en tradición y autenticidad mientras el objetivo de The Bun Shop es ser innovador y combinar sabores diferentes y atrae una muchedumbre mas joven mientras metiéndose al corriente de nuevas tendencias. Ninguno es mejor que otro en mi opinión, solo son diferentes.

Las loncheras enfrentan muchas dificultades en Los Angeles. El municipio de Los Angeles ha estado tratando de restringir loncheras. Hay vistas que loncheras se amontan las calles y aceras. La gente también argumenta que ellos son antihigiénicos y compiten injustamente con restaurante y por lo tanto tiene una ventaja injusta. Pero en realidad son opciones baratas para consumidores. También cumplen con las regulaciones de licencias comerciales y las loncheras son empotrados en la cultura de Los Angeles. Quizás el deseo de regular loncheras viene de sentimientos contra de inmigrantes y de latinos. También parece reflejar un prejuicio contra aquellos de un estado socio económico inferior.

Mientras loncheras están siendo denunciados y regulados, los food trucks de comida fusión y los twitter trucks como The Bun Truck y The Bun Shop no reciben crítica.  Este demuestra a mi como la cultura es entrelazada con la comida y el estatus en nuestra sociedad.

Entrada #8: Una reflexión de este semestre

Este clase es una de las clases mas interesantes que yo he tomado durante mis cuatro años en la universidad. Los Angeles es una ciudad con una historia tan rica y interesante. Los Angeles esta llena de representaciones y ejemplos de las intersecciones de muchas diferentes culturas. Estas representaciones son principalmente aparentes en muchas de las restaurantes, mercados, food trucks etc. Esta clase permitió que nosotros como estudiantes entendiéramos realmente las culturas de las personas que tienen una influencia enorme en Los Angeles por oyendo sus historias personales y aprendiendo sobre su historia y la importancia de su cultura y herencia.

Aprecié tener la oportunidad de escuchar a Caridad y aprender sobre la lucha que los vendedores ambulantes enfrenten. Me siento apartado de su lucha. El hecho que Caridad hablarnos francamente sobre su historia y la venta ambulante es su sustento y la habilidad principal que la enseñaron hacer realmente abierto mis ojos. Al mismo tiempo pensé que estaba triste que ella siguió repitiendo que la venta ambulante es su única habilidad y ella no tiene muchas habilidades. Pienso que tal vez este comentario refleja la dificultad de movilidad en los Estados Unidos para minorías que han emigrado. Es desafortunado ella parece confinada a este habilidad. Quizás hay un sentido de orgullos también en la comida que ella viendo porque son una receta de la familia y comida natal de su origen en México.

Me encante este clase porque casi cada semana nosotros encontráramos restaurantes de estilos diferentes y de culturas diferentes y se esperó que nosotros aprendiéramos sobre ellos y pensáramos en ellos por un lense critico. Era capaz de ir a restaurantes de fusión de coreano y Mexicana, restaurantes oaxaqueños tradicionales y restaurantes mexicanos con una influencia moderna y americana. Comiendo a estos restaurantes realmente me hizo pensar en el significado de autenticidad y tradición. Aprendí que la autenticidad y la tradición significan cosas diferentes y el concepto de autenticidad varía según su cultura y historia. Creo que la autenticidad evoluciona. No podemos restringir la influencia de culturas diferentes el uno en el otro y debido a estos cambios de autenticidad con el tiempo. B.S. Taquería era una experiencia interesante porque reconocen que es un restaurante con comida “inauthentically authentic.” Tienen recetas que son inspirados por una herencia mexicana pero son influidos por una crianza Americana en Los Angeles. The Bun Shop es un restaurante que es también un ejemplo de una mixtura de culturas. Es un restaurante de fusión entre comida Mexicana y Coreana. Ambos restaurantes representan la evolución de autenticidad y tradición de la gente diferente y las culturas mas prominentes en su vida. Esta influencia cultural era un tema de nuestra clase y me gusté aprender sobre ello y las raíces de culturas especificas si esto iba a LACMA, andando alrededor de la calle Olvera y aprendiendo sobre la historia o aprendiendo sobre la mural de Judith Barca en USC.

Por ultimo muchas gracias profesora Portnoy por todas las experiencias valiosas!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.