El racismo sistémico y la lucha para combatirlo

Por Bethany Lum

With all the movements against American obesity and a push toward healthy living, it may seem like the nation is on the right track in terms of good food practices. However, these movements completely ignore the fact that about 15.6 million households are food insecure, meaning that they have limited access to adequate amounts of food to survive (Odoms-Young & Bruce). What’s more, these movements also neglect to mention that food insecurity affects certain racial groups disproportionately. As seen in the graph below, black and latino families have consistently higher rates of food insecurity than white and non-hispanic households (Holt-Giménez and Harper). An article by Eric Holt-Giménez and Breeze Harper calls out this “good food” movement, stating that even “with its plethora of projects for organic agriculture, permaculture, healthy food, community supported agriculture, farmers markets and corner store conversions— [it] tends to address the issue of racism unevenly” (Holt-Giménez and Harper). Many times, access to these “good food” changes are only available to those privileged enough to afford it which unfortunately excludes many non-white minority groups. The food system is inherently capitalist and serves those who have the means to pay. This leads to structural racism that discriminates against people with fewer resources, typically racial minorities. 

Source: Calculated by USDA, Economic Research Service, using Current Population Survey Food Security Supplement data. https://www.ers.usda.gov/topics/food-nutrition-assistance/food-security-in-the-us/ (Holt-Giménez and Harper)


Structural racism, whether intentional or not, exists in all parts of our world, from the education system to the economy and beyond. At the university level, race affects the way that students are perceived in classrooms and the academic space. In the workforce, studies show that if two identical candidates are presented to employers, the candidate with a more distinctively black name is about 10% less likely to get a call back (Brancaccio et al). As a pre-health student, the stark gaps in care and good health outcomes between racial groups is very concerning. Studies show that «minority persons are less likely than white persons to be given appropriate cardiac care, to receive kidney dialysis or transplants, and to receive the best treatments for stroke, cancer, or AIDS» (Bridges). While it is one thing to have decreased economic opportunities or social mobility because of your race, having your lifespan affected solely due to race is out of the question for me.

It is easy to think that these things are only happening in other parts of the country, but structural racism clearly exists in the south central area purely based on the lack of access to healthy food. If I were a South L.A. resident, it would be very difficult to access fresh produce and healthy food options. Depending on whether or not I have a car, my transportation options would be severely limited. I would maybe have access to some fruits and vegetables through the Trader Joe’s, Target, Ralph’s, or Smart & Final stores near USC. However, produce tends to go bad quickly, requiring frequent trips to the store to keep them in stock at home. If I am not able to travel to these grocery stores frequently, it may be difficult to consistently have fresh produce as part of my diet. The only other option to shop at corner stores, where produce is in short supply if it is stocked at all. In addition, my ability to purchase fruits and vegetables would be limited by my salary. Unhealthy alternatives like chips and other processed foods are much cheaper and when it comes to getting the necessary calories to survive, you have to take what you can get. Growing food in my own garden may be the best solution, but without external support, it can take a lot of startup capital that I may not be able to afford. In addition, gardens require a lot of time and effort. If I am working long hours to support myself, I may not be able to produce a successful harvest if I am unable to give my garden the attention it needs. Even if all of these conditions are met, having the space to start a garden in an urban requirement requires a lot of space that may not be available to me if I live in a small apartment. 

It’s hard to pinpoint any one particular solution when it comes to such system-wide problems like structural racism. It is wholly engrained throughout the fabric of our society. However, an op-ed in Civil Eats offers some advice. Author Karen Washington states, “The dynamics have to change so that people of color have wealth and power… In order for that to change, we have to change the way we look at ourselves and change the language of being called poor” (Washington). Some steps in this direction have included the promotion of minority leaders in politics and governmental positions. Having a voice in the room where policies are made is essential to creating spaces for minority businesses and allowing minorities to take ownership in the economy. The efforts of 24th St Elementary School contribute greatly to educating the newer generations about food insecurity and the importance of community gardens in providing people in food deserts with access to fresh produce. It was very eye-opening to see how much of a difference the garden makes in the lives of the students and how enthusiastic they are to learn more about these issues. Even working for half an hour in the garden, I was able to see how gratifying and unifying gardening can be, increasing the sense of camaraderie and pride in  one’s community. It gives me great hope for the future, knowing that students are being made aware of these issues at such an early age so that they have the rest of their lives to start thinking of solutions. The further analysis of these issues continues with classes like SPAN-385, teaching undergraduate students to be cognizant of these issues and equipping them with the education they need to be able to make lasting change in the future.

Our class this semester was my favorite Spanish class by far. As a self-proclaimed foodie, it was awesome to be able to try all these different foods and learn more about the foodscape of Hispanic Los Angeles. My favorite food experience in particular was the trip to Milpa Grille. For me, it really drove home the connection between some of my favorite topics in class and the commercial food world. The way that Cafe Cafe and Macheen came together to support one another during the pandemic was reminiscent of the paisano network described in the Rosales reading on fruteros. The topics of authenticity and food injustice were brought up at Milpa Grille when we discussed their use of a traditional Mesopotamian milpa and their community fridge project. On top of that, coffee and tacos are literally two of my favorite things in this world, so getting to have high-quality versions of both was a glorious start to the trip. I also really enjoyed getting to make tortillas with Merced and her granddaughter. That was really such a once-in-a-lifetime experience, and even though my tortillas came out a little funky, I know that they were made with love. Our visit to Tirsa’s taught me about the beauty of making food for others, which I felt when cooking food for my group’s cultural food presentations. I will always have fond memories of the fun videos of my classmates visiting restaurants and making food together. I learned a lot about country-specific cuisine and will be definitely trying those recipes out on my own sometime in the future! 

WORKS CITED

Brancaccio, David, et al. “New Research Shows Racial Discrimination in Hiring Is Still Happening at the Earliest Stages.” Marketplace, 3 Aug. 2021, https://www.marketplace.org/2021/08/03/new-research-shows-racial-discrimination-in-hiring-is-still-happening-at-the-earliest-stages/. 

Bridges, Khiara M. “Implicit Bias and Racial Disparities in Health Care.” American Bar Association, https://www.americanbar.org/groups/crsj/publications/human_rights_magazine_home/the-state-of-healthcare-in-the-united-states/racial-disparities-in-health-care/. 

Holt-Giménez, Eric, and Breeze Harper. “Dismantling Racism in the Food System.” Institute for Food & Development Policy, 2016, https://foodfirst.org/wp-content/uploads/2016/11/DR6_final-3.pdf. 

Odoms-Young, Angela, and Marino A Bruce. “Examining the Impact of Structural Racism on Food Insecurity: Implications for Addressing Racial/Ethnic Disparities.” Family & Community Health, U.S. National Library of Medicine, 2018, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5823283/. 

Washington, Karen. “Op-Ed: How Urban Agriculture Can Fight Racism in the Food System.” Civil Eats, 16 July 2020, https://civileats.com/2020/07/10/op-ed-how-urban-agriculture-can-fight-racism-in-the-food-system/. 

Un vistazo en las vidas de los vendedores ambulantes

Por Bethany Lum

Si visitas el Parque Expo, tienes una alta probabilidad de encontrarte con Marco, un vendedor ambulante de helado, refrescos y duros. Él vive con su familia unas cuadras de USC y vende sus meriendas para los visitantes a los museos y el jardín de rosas en el parque. Ha sido vendedor ambulante por 14 años y normalmente queda en el área cerca de USC especialmente durante el semestre del otoño porque los partidos de fútbol americano atraen muchos clientes. 

Cuando conocí a Marco, llevaba jeans y una camisa de cuello azul claro. Aunque ha trabajado por 8 horas, me saludó con una sonrisa y se sorprendió gratamente cuando le pregunté si podía entrevistarlo. Contestó mis preguntas de una manera muy agradable y acogedora. No quería tomar mucho de su tiempo así que cuando terminé mis preguntas, compré un helado a cambio de un dólar y cincuenta centavos y le agradecí por su tiempo. 

Por esta experiencia, vi como los vendedores ambulantes son una parte esencial de Los Ángeles. Son parte de la experiencia de caminar hacia el Coliseo y oler las cebollas en la parrilla de un vendedor de perritos calientes. Están allí cuando alguien tiene antojos de tacos a las 2 de la madrugada. Sus historias y personalidades los hacen personajes importantes en el rico cuento que conforma la historia de la ciudad. Los primeros vendedores ambulantes eran los tamaleros que vendían sus tamales en el centro de la ciudad (Portnoy). De hecho, los vendedores de tamales eran la fuerza dominante en la hora de almuerzo en la década de 1890. Su popularidad amenazó a los colonos anglosajones que comenzaron a pintar a los vendedores ambulantes como peligrosos. Dijeron que los “chili queens” y otros vendedores de tamales amenazaron a los negocios locales. La comida de los vendedores fue etiquetada como sucia y asociada con el crimen sin otra razón que no fuera que eran diferentes y por lo tanto, no aceptados en la sociedad estadounidense (Portnoy). Por la discriminación que los vendedores ambulantes han sufrido, se han convertido en una gran parte de la economía informal. La economía informal es la parte de la economía que no está regulada o protegida por el gobierno. Los vendedores ambulantes no pagan impuestos y no tienen el soporte que el gobierno ofrece a otros negocios. 

Por ser parte de la economía informal, la situación de los fruteros en Los Ángeles es muy peligrosa. Es bueno para los inmigrantes ilegales o otras personas que normalmente no encuentran empleo en la economía formal pero es precaria porque muchas veces los vendedores llegan a los Estados Unidos por maneras ilegales y necesitan el puesto de ser frutero u otro vendedor ambulante para ganar dinero y sobrevivir (Rosales).  Gracias a una ley que se aprobó en 2018, vender por las calles es legal pero muchas veces los vendedores no tienen las permitas necesarias para vender sus productos (The Times Editorial Board). Las campañas de la ciudad para garantizar que todos los vendedores ambulantes tengan permisos es muy duro para los vendedores porque los funcionarios de la ciudad pueden quitar los carritos de los vendedores si no siguen las pautas de la ciudad. Si no tienen sus carritos, pierden su trabajo y su sustento. 

Los vendedores ambulantes son populares en todos áreas de Los Ángeles pero todavía están en peligro (Foto por Los Angeles Times)

La autora Rocío Rosales describe las limitaciones del inmigrante como un “ethnic cage” que lo atrapa. Los vendedores ambulantes no tienen los mismos derechos que los negocios formales y por eso, dependen del soporte de los paisanos (Rosales). Los paisanos son inmigrantes del mismo barrio que ayudan al otro en los Estados Unidos. Pueden ayudar con el empleo y el capital social que es imprescindible para el éxito de los recién llegados. Ahora, estas comunidades de los vendedores ambulantes pelean para otro cambio en las leyes para aflojar algunos de los requisitos necesarios para recibir un permiso y facilitar que los vendedores ambulantes se conviertan en parte de la economía formal (Rosales).

Aprendimos sobre este movimiento para los cambios de las leyes por Merced Sanchez. Ella es una vendedora de tacos muy prominente en la lucha para la legalización de los vendedores ambulantes. Vino con su nieta para hablar con nuestra clase y su historia era muy rica. Habló sobre las luchas que enfrentaron muchos vendedores, sus amigos a los que las autoridades les quitaron los carros mientras sus manos preparaban tortillas como si lo hubiera hecho un millón de veces. Me sorprendió su arte y la forma en que pudo contar su historia al mismo tiempo. Ella nos contó sobre su familia y el amor que ella tiene para ellos. Aunque fue difícil, siguió trabajando y luchando por la legalización de la venta ambulante porque sabía que era la forma de apoyar a sus seres queridos. Es importante que pagamos atención y ayudemos con el impulso de estas regulaciones actualizadas — para las familias como la de Merced, para la de Marco y para las familias de los vendedores ambulantes por toda la ciudad.

Merced, su nieta y miembros de nuestra clase

WORKS CITED

Portnoy, Sarah. Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, Rowman & Littlefield Publishers, 2016. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/socal/detail.action?docID=4756736.

Portnoy, Sarah. “She Used to Dodge Police. Now She Can Make Puebla-Style Food and Run a Business While Speaking Up for Other Vendors.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 15 June 2018, https://www.latimes.com/food/dailydish/la-fo-re-merced-sanchez-20180615-story.html. 

Rosales, Rocío. “Introduction.” Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Communities in Los Angeles, 1st ed., University of California Press, 2020, pp. 1–19. 

The Times Editorial Board. “Editorial: Legalize Street Food. L.A.’s Iconic Sidewalk Vendors Are Still Being Penalized.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 13 Dec. 2021, https://www.latimes.com/opinion/story/2021-12-13/editorial-legalize-street-food.

El pueblo de USC: algo bueno o controversial?

Una discusión sobre la gentrificación y la apropiación cultural en Los Ángeles

Por Bethany Lum

Para un ejemplo de la gentrificación en mi vida, solo tengo que mirar menos de una milla hacia el pueblo de USC. Muchos de los negocios locales que solían estar en el pueblo tuvieron que cerrar y fueron reemplazados por más de 10 restaurantes, 2 supermercados y otras necesidades de la comunidad (Will). El pueblo ha elevado el ambiente del área cerca de USC pero a un costo para la población local. Después de la construcción del pueblo de USC, los precios para las viviendas aumentaron dramáticamente. La administración de USC prometió donar 20 millones de dólares al Fondo Fiduciario de Vivienda Asequible de Los Ángeles para compensar el aumento de los costos de la vivienda (Herstik). La universidad también prometió que el 30 por ciento de los trabajadores para la construcción serían del área local (Herstik). Pero según un artículo en L.A. Taco, la renta para los apartamentos de uno cuarto en el área ya ha aumentado de 1200 cada mes en 2015 hacia 1600 en 2017 (Will). Esta fenomena de la gentrificación ocurre en muchos barrios de Los Ángeles pero no es el único problema del movimiento de personas más ricas a un área.

Foto del pueblo de USC (L.A. Times)

Otro problema que ocurre con la llegada de las personas ricas en Los Ángeles es la apropiación cultural. El supermercado Trader Joe’s es uno de los destinos más populares del pueblo de USC y tiene su propia controversia con la apropiación cultural. Unos productos del Trader Joe’s tienen etiquetas que dicen “Trader Ming’s” para la comida china y “Trader José’s” para la comida mexicana.Aunque es muy común ver comidas globales en la sección de comida congelada, algunas personas sintieron que estas etiquetas en particular hicieron de estas comidas un ejemplo de apropiación cultural. Dijeron que las fuentes y los colores de las etiquetas perpetúan los estereotipos sobre las diferentes etnias de las que provienen los alimentos. También, criticaron la comercialización de alimentos étnicos por parte de una corporación estadounidense. 

Definimos la apropiación cultural como el uso inapropiado de unos elementos de una cultura por otra cultura. En algunos casos, la apropiación cultural se puede llamar “columbusing” cuando una persona anglosajona comete un acto de “‘…reckless and thoughtless appropriation (typically by rich white people) of a thing that has been around for years or decades”’ (Portnoy).  En este caso, la autora describe a un escritor que entrevistó a un vendedor de elote, una comida de la calle muy popular en México. Pero el escritor trató al vendedor y a la comida con una actitud de desdén. Describió la comida con frases como algo “on which to put mountains of unhealthy toppings” (Portnoy). Los estereotipos sobre la comida callejera y la raza prevalecían en este tiempo y él los perpetuó al desconocer la historia del elote por su artículo en un acto de “columbusing.”

Una foto de un elote (del artículo «Meet the Man Who’s Peddled LA’s Best Street Corn for 27 Years» en EaterLA)

Otro ejemplo de la apropiación cultural es Border Grill, un restaurante mexicana de dos mujeres no mexicanas: Susan Feniger y Mary Sue Milliken. Pero este tipo de apropiación es un poco diferente. Las mujeres abrieron su restaurante después de un viaje a México. El menú consiste en comidas muy regionales y tradicionales de la cocina yucateca y oaxaqueña. Aunque no son mexicanas, estas mujeres trajeron la cocina mexicana regional a una audiencia estadounidense. Es similar a lo que hizo el chef Rick Bayless con la cocina mexicana. Hay mucha controversia sobre lo que se llama “la traducción” de la comida mexicana al paladar americano. Muchas personas argumentan que la comida mexicana no debería tener que ser adaptada o traducida para hacerla más apetecible para las personas que no son mexicanas. Por otro lado, el trabajo de Bayless, Feniger y Milliken ha cambiado la base de la comida mexicana en la cocina americana y trajo las comidas más tradicionales al ojo del público. 

El interior de Border Grill en Santa Monica (Foto de EaterLA)

Para mí, el derecho de representar la comida de una cultura o país no es para solo una persona o un grupo. La cocina es global. Los cocineros en las escuelas de culinaria aprenden a cocinar todas las comidas regionales del mundo, no solo las técnicas de un país. Los Estados Unidos es un país de inmigrantes y la cocina refleja esta mezcla de culturas. Por esta razón, no necesariamente estoy de acuerdo con los críticos de Trader Joe’s. Creo la compañía cuando dice que los nombres son un giro alegre en los alimentos tradicionales. En mi opinión, las etiquetas y las comidas congeladas de Trader Joe’s no son un ejemplo de apropiación pero uno de la traducción de la comida étnica. Es una manera de apreciar la comida de otros países e introducir ese tipo de alimento a personas que no lo han experimentado antes. También, es muy importante reconocer que los alimentos congelados no se consideran auténtica cocina, pero tal vez probar tamales de Trader José alentará a los compradores a buscar tamales frescos de un restaurante local en el futuro. Con la adición de gente acomodada en áreas locales, es importante tomar en cuenta como acciones como la gentrificación y la apropiación cultural afectan a los locales. De la construcción del pueblo de USC a los cambios de la cocina mexicana por las personas no mexicanas, es imperativo que reconocemos la historia de un barrio o de un grupo étnico para preservar los raíces culturales.

WORKS CITED

Herstik, Lauren. “U.S.C. Expands in a ‘Neglected’ Neighborhood, Promising Jobs and More.” The New York Times, The New York Times, 15 Aug. 2017, https://www.nytimes.com/2017/08/15/realestate/commercial/usc-village-los-angeles-campus.html. 

Portnoy, Sarah. Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, Rowman & Littlefield Publishers, 2016. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/socal/detail.action?docID=4756736.

Will, Rachel. “Opinion: Revisiting USC’s Old ‘University Village’ as Gentrification Spreads around Campus.” L.A. TACO, 10 May 2018, https://www.lataco.com/opinion-revisiting-uscs-old-university-village-as-gentrification-spreads-around-campus/. 

Gish Bac: lo más cerca de la comida oaxaqueña auténtica que puedes experimentar en Los Ángeles

Por Bethany Lum

Del mezcal a los chapulines, he aprendido mucho de Oaxaca en la clase de la Profesora Portnoy hace dos años. Además de la historia y los destinos turísticos de Oaxaca, aprendí mucho sobre la gastronomía única que existe por la diversidad del estado.

Oaxaca está en la costa del sur de México y tiene ocho regiones las cuales contribuyen a la variedad de la comida oaxaqueña. Los ingredientes comunes incluyen el maíz, los chiles, los frijoles, el queso y las hierbas silvestres pero la geografía del estado afecta mucho las diferencias entre la cocina regional (Lopez & Cabral). Por ejemplo, las regiones cerca del océano utilizan los mariscos más que las regiones sin acceso al mar. De modo parecido, los españoles nunca se establecieron en la región Sierra Norte y por eso la comida de la Sierra Norte tiene mucha influencia de la cultura indígena (Lopez & Cabral). El clima y los países que limitan con la región afectan la comida también. Unos platos oaxaqueños muy populares son el mole, las tlayudas, las memelas y la barbacoa (Lopez & Cabral). 

Esta semana, mi amiga y yo fuimos al restaurante Gish Bac para tratar unos de estas comidas oaxaqueñas. Gish Bac está en Mid-City en un área donde no hay nada muy elegante o moderno.  El restaurante es muy simple y tradicional. Hay mesas y sillas de madera con unos reservados. Papeles picados con el nombre del restaurante cuelgan del techo. Las paredes tienen un diseño texturizado que me recordó a las telas oaxaqueñas. Afuera del restaurante, un mural representa a una mujer oaxaqueña que mira al cielo con un rosario en sus manos. 

Mi amiga y yo comimos el mole negro y la barbacoa roja. El mole sabe como chocolate, chiles y muchas especias inidentificables. Huele muy aromático y el chocolate deja un regusto dulce en la boca que normalmente no esperarías de un plato de pollo. La sal en el arroz complementa muy bien la dulzura del mole. La salsa es suave sin grumos y el pollo es muy tierno. La barbacoa canta con sabor después de hervir a fuego lento por muchas horas en una mezcla de chiles, hierbas y especias. 

La comida de Gish Bac me parecía muy auténtica pero aprendí en las lecturas de esta semana que el concepto de la autenticidad es muy complicado. La autora Lisa Heldke describe la autenticidad como algo que necesitamos para aprender de nuestras experiencias con «el Otro» (Heldke). La frase «el Otro» se refiere a la cultura de un país completamente nuevo que no encontramos en nuestra vida cotidiana. En su lectura sobre la autenticidad, ella dice «for maximum personal effect, we desire encounters with truly authentic Others» (Heldke). 

La lectura de la Profesora Portnoy ofrece comprensión de lo que significa ser auténtico también. Ella dice «For Bayless, a dish is prepared authentically when it captures the spirit of the original without following it with exactitude. In this way, a cuisine can be authentic without being traditional» (Portnoy). Para muchos restaurantes mexicoamericanos, la adaptación de las recetas tradicionales lleva a este tipo de autenticidad diferente que describe Portnoy. Pero en el caso de Gish Bac, la comida es auténtica y tradicional a la vez.

Creo que la comida de Gish Bac representa el estado de Oaxaca muy bien. El menú tiene todos los platos más populares de Oaxaca y algunos que nunca he encontrado como costilla de puerco (costillas de cerdo fritas con salsa picante) y platos con quesillo (queso hilado oaxaqueño). Los clientes representan Gish Bac como un restaurante muy auténtico en Yelp. Según unos entrevistados, “Gish Bac is the most respected Oaxacan restaurant in Los Angeles among Oaxacans” (Esparza). No pude hablar con un empleado sobre el restaurante, pero un artículo de Bill Esparza en EaterLA detalla el trabajo necesario para cocinar la barbacoa. La cocinera Maria Ramos es una maestra de barbacoa de tercera generación y hasta la fecha utiliza las técnicas prehispánicas que aprendió (Esparza). 

Como dice la Profesora Portnoy en la lectura, algunos restaurantes mexicanos «cater to local Mexicans and Mexican Americans, while others cater to non-Mexicans regarded as tourist diners who lack the knowledge to demand “authentic” cuisine» (Portnoy). Para mi, la autenticidad de los alimentos es relativa a cada persona y la cantidad de conocimiento que tiene sobre la cocina de la región. Alguien de la cultura oaxaqueña tendrá una experiencia diferente con la comida de Gish Bac de alguien que no es oaxaqueño. No soy oaxaqueña pero tengo el deseo de probar la comida más auténtica que pueda encontrar. Este deseo de experimentar realmente «el Otro» es la manera en que los consumidores mantienen los negocios de los cocineros tradicionales y reviven las técnicas y prácticas de cocina de autenticidad. Me encantaría probar otros platos del menú en Gish Bac y experimentar todos los sabores oaxaqueños auténticos. 

WORKS CITED

Esparza, Bill. “Master in the Kitchen: Maria Ramos of Gish Bac.” Eater LA, Eater LA, 15 Feb. 2018, https://la.eater.com/2018/2/15/16997642/maria-ramos-chef-gish-bac-oaxacan-cuisine-los-angeles. 

Heldke, Lisa. The Taste Culture Reader: Experiencing Food and Drink. Edited by Carolyn Korsmeyer, English ed. ed., Berg, 2005. 

Lopez, Bricia, and Javier Cabral. “What Makes Oaxacan Food Oaxacan?” Eater, Eater, 15 Feb. 2022, https://www.eater.com/22929351/what-is-oaxacan-food-cuisine-mexican. 

Portnoy, Sarah. “Authenticity of Cuisines.” The SAGE Encyclopedia of Food Issues, edited by Ken Albala, SAGE Publications, Inc., Thousand Oaks, CA, 2015, pp. 84–87. 

Un viaje revelador a Guisados

Por Bethany Lum

Aunque mi familia es solo de China, soy un producto de muchas culturas. Crecí con tradiciones chinas y al mismo tiempo, asistí a una iglesia japonesa-cristiana en Fresno, California. Fresno tiene una población latina muy grande y por eso, me interesé por el español y la cultura hispánica. Cuando me mudé a Hawai, pasé más tiempo con mis abuelos y ellos me enseñaron mucho sobre la comida china y cómo preparar algunos platos tradicionales. 

Un plato que aprendí a cocinar se llama “joong” (粽子) en el cantonés o “zongzhi” en el mandarín. Me sorprendió saber que muchos artículos por Internet describen al joong como un tamal chino. Cuando lo pensé, me di cuenta de que el joong es muy similar a un tamal. Las hojas de bambú reemplazan la envoltura de cáscara de maíz de un tamal. La capa de arroz pegajoso es equivalente a la masa de un tamal y ambos están llenos de carne. Para hacer el joong, algunos trozos de carne y una yema de huevo salada se rodean con arroz pegajoso y frijoles rojos. Se envuelven todo en hojas de bambú, se atan una cuerda de algodón alrededor de las hojas y se cuece al vapor por más de tres horas. Cuando se desenvuelven las hojas, el arroz, la carne y la yema se empaquetan en una forma ordenada. 

Por lo general, se come el joong para el festival del barco del dragón. Este festival ocurre en el quinto día del quinto mes del año. Según la leyenda, un famoso poeta se suicidó ahogándose en un río (Fan). Para honrar al poeta amado, los aldeanos arrojaron al río el joong para que nada comiera su cuerpo. Por eso, muchas familias chinas se reúnen cada año para preparar el joong y comerlo juntos (Fan). Es muy similar en las culturas latinas. Por ejemplo, Gómez-Bravo dijo, “La importancia del mole es tal que se dice que su origen es divino” (Gómez-Bravo). De la misma manera, el joong es importante por la leyenda del poeta. También, ella describe las multitudes de celebraciones que se asocian con diferentes alimentos en los países hispanos. La historia que rodea los platos tradicionales de un país es tan importante como los ingredientes. Hace un papel en el sabor y con lo que asociamos la comida. 

Por la historia y cultura que influye en la comida, mi identidad como china-estadounidense está inherentemente ligada a los platos chinos y sus sabores. Mientras que crecí comiendo comidas tradicionales chinas y platos más influenciados por Asia, también estaba muy familiarizada con la cocina mexicana cuando viví en Fresno. This is the way that global and local cuisine impact me. Both my life experiences and cultural identity shape the way that I cook and eat in my personal cuisine. Soy muy liberal con mi uso de sabores centrados en Asia como el jengibre, la cebolla verde, la soja y el ajo en mi cocina. Hay un énfasis en sabores más sabrosos que dulces y esto se refleja en mi cocina. Sin embargo, también cocino platos de otros países como México, Japón y Corea, lo que he tenido cuando como estudiante de USC y una proveedora de las diferentes cocinas que el crisol de culturas de los Estados Unidos tiene que ofrecer. El sabor es muy importante en la cocina de cada persona y las influencias de mi origen cultural y donde crecí. 

Photo of Guisados DTLA - Los Angeles, CA, United States. Front sign
Foto de Yelp

No he podido explorar tanto la escena gastronómica de Los Ángeles como me hubiera gustado, así que estaba muy ansiosa por probar Guisados. Fui con mi amiga que solía trabajar en Guisados en Pasadena y estaba feliz por mostrarme lo que el restaurante tenía para ofrecer. Mirábamos el menú y vi que el restaurante presentaba estilos de cocina de todo México, no sólo de un área específica. Sin embargo, Yelp me dijo que uno de los tacos más populares es el taco con mole poblano, que se origina en Puebla, un estado en la región sur de México. 

Map of Puebla
Foto de http://www.map-of-mexico.co.uk/map-of-puebla.htm

En su forma más básica, la gastronomía de Puebla utiliza muchos de los mismos ingredientes que otros estados de México como aguacates, frijoles, maíz y tomates. Sin embargo, lo que hace que la cocina de Puebla sea especial es que utiliza una gran cantidad de ingredientes de países de todo el mundo. Debido a que Puebla era una parada popular entre la Ciudad de México y la ciudad portuaria de Veracruz, las influencias extranjeras son los principales contribuyentes al perfil de sabor de los platos de Puebla (Crowley). Por ejemplo, el mole poblano no sería lo mismo sin ingredientes como almendras, plátanos y canela, que provienen de Europa, África y Asia respectivamente. Otros platos populares que se originaron en Puebla incluyen el pollo tinga y el chiltamale (Crowley). Chiles en nogada, otro plato de especialidad de Puebla, ejemplifica los lazos con la cultura nacional que puede tener la comida, como lo describe Gómez-Bravo. Ella dijo: «el plato […] expresa la mexicanidad por llevar los colores de la bandera mexicana: blanco, verde y rojo» (Gómez-Bravo). Aunque Puebla es solo una de las muchas cocinas de los estados de México presentadas en Guisados, fue interesante aprender sobre cómo la geografía de la región afectó la forma en que se introdujeron otros ingredientes en su cocina.

Al llegar al restaurante, me sorprendió la decoración interior del restaurante. Para que coincida con la sensación del centro de Los Ángeles, Guisados se veía un poco más exclusivo que su taquería estándar. Sin embargo, el menú escrito a mano fue estilizado con un estilo callejero que le dio más de una sensación de taquería. Además de las mesas y sillas simples, las paredes estaban decoradas con dibujos y fotografías de un artista latino destacado, lo que se sumó a la experiencia. 

Manami me dijo que tenía que probar al menos un taco de mariscos, ya sea un taco de bistec, el mole, la chuleta y la quesadilla. Afortunadamente, la placa de muestreo me facilitó probar todo. Las tortillas eran suaves y complementaban perfectamente las carnes estofadas. La cucharada de salsa verde en la parte superior del taco agregó un poco más de sabor, pero hizo una gran diferencia. Incluso la quesadilla era diferente a todo lo que había tenido antes. El queso todavía estaba intacto, no completamente derretido, y la crema de chipotle en la parte superior era deliciosa. ¡Estaba muy contenta con la comida y definitivamente volveré! Incluso en el sur de California, siento que pude tener una experiencia de taco mexicano muy auténtica, y espero muchos, muchos más tacos.

WORKS CITED

Crowley, Chris E. “Regional Mexican Cuisine: All about Puebla and Central Mexico.” Serious Eats, Serious Eats, 4 Mar. 2019, https://www.seriouseats.com/regional-mexican-cuisine-what-is-pueblan-food. 

Fan, Xiao. “The Legend behind Zongzi.” The Legend Behind Zongzi, Artifacts Journal, Apr. 2014, https://artifactsjournal.missouri.edu/2014/03/the-legend-behind-zongzi/. 

Gómez-Bravo, Ana M. Comida y Cultura En El Mundo Hispánico, Equinox, 2017.

Una autobiografía corta

Hola! Me llamo Bethany Lum. Soy de Honolulu, Hawai y tengo 21 años. Este semestre es mi último semestre como estudiante de la Universidad del California del Sur. Estudio la biología de los humanos con una especialización (minor) en el español. Quiero ser doctora en el futuro y un conocimiento del español es muy útil para comunicar con los pacientes hispanohablantes. En mi tiempo libre, me gusta ver películas, pasar tiempo con mi familia y dibujar. Estoy muy emocionada para aprender sobre la comida, la cultura y la justicia alimentaria en la comunidad latina de Los Ángeles.