Culinary Appropriation: Rick Bayless vs. Kogi Food Trucks

By Natalie Redington (featured image is Yellowtail Aguachile from Rick Bayless’ Restaurant, Topolobampo)

On my way to a quiet study space to write this blog, I was speaking casually to my best friend about the idea of culinary appropriation, which can often be a touchy subject. My friend (who preferred to remain anonymous for this blog) is from Hong Kong, and I was curious to hear her thoughts. She stated,

“It really frustrates me when the reason [Asian food] is brought to light or made cool is from someone who doesn’t know my culture and is using it to gain popularity. Dumplings aren’t cool because white people discovered it. It’s been there for centuries. If I brought it to school [for lunch], people would’ve laughed. It’s like that for so many people where they get made fun of [for the food they eat], but some celebrity chef makes it popular and then people around me are talking like they know what [Asian food] is because they’ve had it once. It’s fucked up that people not of my culture pick and choose the parts of it they want to appreciate, and they appreciate it until they don’t. My culture is not a fad.”

As someone also of Asian heritage, I can relate to these sentiments, and I’ll touch upon them more in depth towards the end of my blog. However, Asian food culture is not the only food group that is being appropriated or popularized by the white majority. As evidenced both by popular controversies and the readings of this week, white chefs – particularly Rick Bayless – cooking food from Latino cultures have received a lot of backlash. This idea of “culinary appropriation” comes with its pros and cons – think Bayless’ elevation of Mexican food beyond burritos and combo plates vs. his monetary gain off tradition/ideas from another culture. In the end the cons outweigh the pros, as what’s most problematic is the unwarranted borrowing, or moreover, stealing, of culture through culinary practice.

Yes, America is a melting pot, and the idea that there is a “mixing” of cultures that occurs is undeniable. But the line often gets blurred. Bayless speaks about how mole is a combination of ingredients from all over the world – with different “elements from Southeast Asia, Europe blended together seamlessly with ingredients from the new world” (Sporkful). The people of Mexico took that and created a signature dish that is unique and specific to their culture. In turn, Rick Bayless takes that specific set of food and recreates/copies it and profits from that. For example, on his dinner menu at his restaurant Topolobampo (a favorite of Obama’s), you can find dishes that are very specific to Mexican culture, such as carne asada, aguachile, tacos, and elote. While he may put his own spin on it by adding Yellowtail or “foie gras crema,” he takes a cuisine away from its roots because he implements higher-priced items such as those just listed. Then the food becomes tailored to a different audience – one that is often white, and of a higher socioeconomic background, and that is how the food becomes more popular. The street vendors down in the Piñata district or out in Boyle Heights might not be able to afford such ingredients, and the food they make is just as tasty; however, they’re discriminated against, and their food still continues to be considered low-class because they don’t tailor to a certain group of high-paying or influential customers. Professor Portnoy, in her book, Food, Health and Culture in Latino Los Angeles, expands on the racial discrimination against street vendors, quoting first from Lorena Muñoz: “‘the space in which these immigrant vendors practice their trade is ‘racialized,’ meaning ethnic or racial identities are ascribed to a minority group by the dominant one’…[For example,] in Los Angeles, Latino street vendors are typically regarded as undocumented regardless of their actual citizenship status…these stereotypical representations place vendors into a larger discourse of national and state immigration policies and attitudes that are informed by race. As the early history shows, vendors have been racialized since they first sold tamales on the streets of downtown Los Angeles over a century ago” (105). This is in great contrast to Rick Bayless, who does not have to worry about many of these issues.

Rick Bayless, owner of Topolobampo & other high-end Mexican restaurants — The Daily Beast

Bayless states, “I know that there have been a number of people out there that criticized me only – only – because of my race. Because I’m white, I can’t do anything with Mexican food. But we have to stop and say, ‘Oh wait, is that plain racism then?’” (Sporkful 22:55). No, it’s not racism. While it’s admirable that Bayless has spent a long time living in Mexico, conducting research and getting to know the background information of traditional Mexican food, the problem lies in the fact that he’s not of Latino/Mexican descent. Because of this, he actually DOESN’T experience racism like most Mexicans/Mexican-Americans/Latinos do, even as often as on a daily basis from the general public, especially towards their food which has, for a long while, been considered to be low-class. As my friend stated in regards to her Asian culture, Bayless simply gets to choose what he deems to be the best part of Mexican culture – the food – and experience and recreate that, while becoming famous and wealthy off the traditions, recipes and preparation techniques that he stole from another culture. He also does this, most importantly, without also experiencing the other facets (meaning, the bad parts like racism and discrimination as well) of what it’s like to be a minority. The fact that he states, “I just don’t even understand where they’re coming from” in regards to his Mexican naysayers, exemplifies exactly this concept – he is so far removed from what it’s like to be a minority that he can’t even fathom the idea of why he could even potentially be in the wrong (23:55 Sporkful). I was pretty taken aback by the insensitivity of this comment. Rick Bayless knows Mexican cuisine very well, and instead of being an ambassador for the culture and teaching others about the history of Mexican food, continues to cater to only a certain group of people.

On the other hand, writing about a certain food culture is NOT appropriation. Both Peterson and Professor Portnoy do not steal from Latino culture but instead aid it immensely by popularizing it, without going so far as to steal from the culture (meaning, trying to recreate it/put their own spin on it and then profit from it). Their popularization through writing in turn helps support businesses and makes a larger population aware of the different types of food available; they expose the general public to a delicious type of food that may have been unknown before in a helpful way. In the case of food writing, it is not so much appropriation as it is a sharing or overlapping of cultures. Some critics may argue that Peterson, a food writer “columbused,” when he wrote about Timoteo, a street vendor selling corn. Peterson defines this term as “the act of reckless and thoughtless appropriation (typically by rich white people) of a thing that has been around for years or decades (a thing that usually belongs to non-white people)…[it] conjures up centuries of white upper-class appropriation of Latino culture” (106). While he received some backlash on exposing Timoteo for reasons related to potential “police harassment and fines,” gentrification and other issues (which means this type of publicity is not meant for every single street vendor out there, and permission must be granted), I agreed with his defense where he stated that the vendor “gave permission to Peterson to write the story… [and responded, saying] ‘Yeah, great. I get to go home earlier. We sold out.’ Clearly, the vendor benefited from his outing with the media” (107, 106). While some may view this as gentrification of a type of food that existed for a long time before white people discovered it, this, in my opinion, is different than appropriating food culture. Peterson, through publishing this article, supported Timoteo’s business, and encouraged others to try foods that may be out of their comfort zone or far from what they would normally eat. This opposes Rick Bayless’ method, where he profits immensely from taking a food, recreating it and “adapting it” or tailoring it to white standards and then making it popular.

This semester as part of the SPAN 385 class, I experienced “fusion” food a few times – whether that was at Guerrilla Tacos or X’tiosu Kitchen, and I’ve eaten at Kogi food truck before. Professor Portnoy’s article in conjunction with Pilcher, titled, Roy Choi, Ricardo Zárate, and Pacific Fusion Cuisine in Los Angeles, gave a brief history of the origins of the Kogi food truck and its owner, Roy Choi; this story is what fascinated me most from the reading. Portnoy and Pilcher describe how, “Kogi fusion grew from Choi’s childhood in the culinary and social borderlands of Los Angeles…particularly Boyle Heights was a gathering place for diverse migrants, including Mexicans, Italians and Jews, as well as Koreans, Japanese, Chinese and Filipinos” (10). He grew up experiencing the collective group identity of all these cultures coming together, in unity against those who discriminated against the Boyle Heights community. In my opinion, the creation of the Kogi food truck was an authentic and warranted borrowing of cultures, because “Choi’s taste buds were informed by these years of walking the streets of Los Angeles, where Mexican food blends seamlessly with American fare through cross-cultural marketing and intermarriage…Kogi’s fusion cuisine was not just a mixture of cultures, it also reflected the cross-class encounters of the Los Angeles streets, as Choi combined a tattooed, hip hop street cred with the professionalism of a CIA training” (10, 12). Choi implemented into his food truck all of what he knew from his childhood, and because he grew up as a part of this marginalized community, he isn’t picking and choosing only the parts of a culture he wants to profit from – as a minority and having grown up in this community in Boyle Heights, he’s already experienced it all. Most importantly, Choi’s food “brought people from different walks of life together” (12). Kogi’s food trucks not only mix cultures through its creations like “short rib tacos, kimchi quesadillas, and Kogi sliders,” but it also creates a positive environment for bonding over food.

Roy Choi, owner of the popular Los Angeles-based Kogi food trucks — The Daily Beast

In relation to my own Asian heritage, I’ve spoken a lot about my noodle parties – and I apologize for the repetition, this is just the only real comparison I can make. With Thai food generally comes a certain amount of culinary appropriation as well, but I’d like to focus specifically on the noodle soup my mom makes (a family recipe). For the longest time, I didn’t know the English name of the dish, until my mom sent me a post by Chrissy Teigen (who is half-Thai) on Instagram of her daughter eating what she called “Thai boat noodles.” I had never realized there was an English name for it, because my mom referred to it as “kuay tiew,” (pronounced quih-TYOW, ก๋วยเตี๋ยวเรือ). I then googled it awhile back and found a white woman recreating this dish (I searched again on YouTube and couldn’t find it…). I didn’t find myself as angry as my best friend from Hong Kong is/was, but it was more of a question of “How would you even know?” How would you know how to make this? How would you know the history behind these noodles? How would you know what little things to add to the soup (like a dash of fish sauce and vinegar, a sprinkle of brown sugar and a spoonful Sambal Oelek) that make all the difference? I’m not so much angry that this person is “appropriating” my food culture as I am worried that they’re advertising it in a way that doesn’t showcase its full potential! Let me make it for you instead and it will taste much better!!

If you want a little background/context about these noodles I keep going on about, here’s Chrissy Teigen customizing a bowl in Bangkok (I’m aware that, yes, this could be an example of a famous person making this type of food “cool,” but in my opinion, she is showcasing her heritage).

In conclusion, culinary (and furthermore, cultural) appropriation is a subject that doesn’t have a simple answer. If we didn’t mix and take from other cultures, there would be no sense of evolution or progress as cultures come together, especially in the “melting pot” that has almost come to define America. However, it’s still important to realize that some cultures pride themselves on their food, music, traditions, language, and other facets as uniting factors in face of other issues like racism, discrimination, or lack of acceptance from others because they’re different. And it becomes frustrating when the white majority thinks they can simply take one of those factors, like food, without experiencing the other repercussions of being a minority, especially at a time like this in America, with unprecedented divisiveness and political turmoil/unrest. Sometimes culinary mixes work, like in the example of the Kogi food truck, but others, like Rick Bayless’ restaurants do not. Culinary exchange must be first, carefully done, and also taken into account/interpreted on a case-by-case basis.

Blog 5: Apropiación cultural

El tema del blog esta semana, la apropiación cultural, es el tema más interesante y relevante que hemos discutido en clase hasta ahora. No tuvimos que visitar un lugar específico esta semana, sino reflexionar sobre todos los lugares que hemos visitado, ya que los niveles de apropiación cultural se pueden encontrar en muchos de los lugares que hemos visitado, y se relacionan con temas anteriores como la comida de la fusión y “white washing.”

La apropiación cultural, explicada simplemente por un estudiante en el articulo sobre Colegio Oberlin, ocurre cuando personas afuera de una cultura toman un aspecto de tal cultura (en este caso la comida), la modifican y usan y luego sirven como su propio artículo auténtico.

Esta tendencia se puede ver en toda la cultura pop estadounidense no sólo a través de la comida, sino en la música, el arte, la danza, los deportes y sobre todo en la moda.

 

Cuando por primera vez aprendí sobre la apropiación cultural, fue para una clase sobre la historia de la música africana en los Estados Unidos. Como se menciona en uno de los artículos de esta semana, muchas personas a menudo no entienden las implicaciones de la apropiación cultural. Este video me ayudó a entender y apreciar la importancia del tema: Video. Después de ver el video, todo, desde el estilo de Kylie Jenner hasta los videos musicales de Katy Perry, se volvió muy transparente para mí. Pero nunca había pensado en la apropiación cultural en el contexto de la comida.

08d26b9b450797ef096fb6f354fa7b93

 

Cuando empecé a pensar en este tema, sentí que las líneas estaban demasiado borrosas entre ingredientes y culturas para ser consideradas como apropiación. Y lo que es más importante, cuestioné cuán importante sería la apropiación cultural y la traducción culinaria a las generaciones futuras, que se están volviendo cada vez más bizarras. Si el arroz era originario de Asia, pero ahora es un alimento básico en muchos platos latinos, ¿es esa apropiación? ¿Está creando la apropiación de alimentos de fusión? ¿Y es posible o beneficioso no ser apropiado? . Al igual que en el artículo de The Atlantic, estaba de acuerdo en que las mezclas y el intercambio de culturas es lo que hizo a América grande.

 

Un artículo de NPR resumió estas preguntas personales conmovedoramente al preguntar,

“¿Quién tiene el derecho a ser un embajador de una cocina?”

El artículo se centra principalmente en Rick Bayless, un nativo de Oklahoma que ha pasado un tiempo extenso estudiando y creando comida mexicana. Los artículos más convincentes que respondieron a este fenómeno indicaron que el problema con Bayless no es que quisiera tomar parte en la cultura que estudió tan bien, sino que se comercializó a sí mismo y su comida como auténtica y superior.

Screen Shot 2017-03-27 at 7.42.45 PM.png

Esto es cuando comprendí plenamente los efectos negativos de la apropiación cultural culinaria. Como cubano-americano de primera generación, empecé a simpatizar con los estudiantes de Oberlin College en mi reacción a Bayless. Yo personalmente no me importaría si un forastero bien educado y bien viajado trató de hacer comida cubana – por supuesto los forasteros deben querer participar, es delicioso! Sin embargo, si un forastero afirmó ser un experto en la comida, y tener una experiencia auténtica sería declarar que entienden los años de la historia y el alma detrás de la comida, decir que conocen la sensación de una comida de su propio abuela, y decir que comparten esa misma identidad cultural. Este es el tema de la apropiación cultural culinaria en su núcleo. Me pareció que el mayor problema con la apropiación cultural es similar a “white washing” – sólo tomando los fragmentos de la cultura que son beneficiosos sin dar el debido reconocimiento a los demás.

Screen Shot 2017-03-27 at 7.45.37 PM.png

En general, parece que evitar la apropiación cultural es bastante simple. Sólo un reconocimiento y respeto de otra cultura puede evitar situaciones como la de Rick Bayless. Un gran ejemplo es el del mercado en la estación Grand Central, que a pesar de contar con propietarios de Michoacán, anunció que es un establecimiento “traducido” como sólo semi-auténtico. Del mismo modo, un artículo citado el ejemplo de “White Guy Pad Thai” camión en Los Angeles Smorgasborg. Aquí, el propietario evita las cuestiones de apropiación cultural mediante la comercialización claramente y el respeto apropiado a la cultura tailandesa. Personalmente, creo que esta comercialización honesta y socialmente consciente indica un establecimiento más bien informado y confiable.

IMG_4044.JPG  IMG_4047.JPG

Aunque es importante que este fenómeno pone la responsabilidad adecuada y la presión sobre los chefs, creo que hay algo que decir acerca de la responsabilidad como un consumidor, también. Aquellos que se enorgullecen de su cultura o buscan una experiencia más “auténtica” deben apoyar a los establecimientos que lo hacen. Por ejemplo, no sólo debemos considerar las recetas publicitadas, sino considerar a las personas que la cocinan. Por ejemplo, los dining halls de USC están llenos de personales de las cocina latinos, pero las noches de comida mexicana aún no son auténticas. En general, creo que el intercambio cultural en Los Ángeles es inevitable y beneficioso para la comida. Sin embargo, las implicaciones de la apropiación cultural y la colonización son claras. Al final, no estoy totalmente de acuerdo con ninguna de las dos visiones extremas. Simplemente tiene que haber una conversación que es menos acerca de la raza y más sobre el reconocimiento,sensibilización, y educación tanto en el productor como en los consumidores.

El derecho de cocinar comida de un país y la comida mexicana-americana (por Natalie)

Creo que un chef de una cultura diferente puede cocinar y preparar la comida de una cultura no suya. Hoy día muchas personas tienen ancestros de muchos países diferentes. Por ejemplo, yo tengo sangre sueca, irlandesa, alemana, escocesa, y otras. Pero identifica con la cultura americana. No creo que mi raza define lo que puedo cocinar o preparar. De hecho, no sé nada acerca de la comida sueca, irlandesa, etc. Por eso, creo que su raíz no debe determinar si se puede cocinar o entender una cocina. Pero si se cocina comida étnica con adaptaciones, probablemente se necesita dar un nuevo nombre apropiado.

the sporkfulEl podcast de “The Sporkful” cuestiona si Rick Bayless puede cocinar comida mexicana o si es racista prevenirlo? Un criticismo es que él no puede cocinar comida mexicana porque tiene piel blanco. Pero Bayless piensa que esto es racista. Él piensa que tiene un comprensión de esta cocina muy profundo. Por un lado, Bayless aprendió hablar en español y vivió en México para aprender sobre la cocina. Él usa las maneras de cocinar que aprendió en México en su restaurante Frontera. Creo que él puede cocinar comida mexicana porque él estudió mucho y entiende mucho sobre esta cocina. Creo que nadie tiene un entendimiento perfecto, pero él probablemente sabe mas de unos mexicanos. Ser mexicano no es la única manera de aprender y entender las maneras de cocinar comida mexicana.

Rick-Bayless-001

Pero tengo un problema con su traducción de la comida. Al principio los anglos no les gustaba su restaurante porque era demasiado exótico y diferente. Por eso él solo escribe los ingredientes “not scary” en el menú para mejorar su popularidad. Por parte esto puede ser malo porque no es auténtico. Pero al otro lado, su comida puede ser comida mexicana-americana. Solo tengo un problema con esto si él presenta su comida como comida auténtica mexicana, si no es auténtica. Pero no tengo ningún problema con sus modificaciones si él quiere crear su propio tipo de comida mexicana-americana, o lo que quiere llamarla.

Él quiere “traducir” la comida mexicana a los EEUU. Según el podcast, el problema con la traducción es que hay mucho perdido en el proceso de traducir. Como se comenté anteriormente, si es una traducción de comida mexicana a comida mexicana-americana que tiene influencia angloamericano, no tengo ningún problema. Creo que la palabra “traducir” es difícil porque insinuar que las dos son los mismos (solo en lenguas y países diferentes).

También, creo que aún en México hay diferentes maneras de preparar las mismas comidas. Muchas variedades dependen de los ingredientes disponibles en una área. Un cocinero anglo puede preparar comida “mexicana” con ingredientes que son usados aquí pero no en México. Creo que esto no es malo pero también no es necesariamente comida auténtica mexicana. Puede ser una adaptación de comida mexicana a comida mexicana-americana. Creo que si simplemente etiquetamos comida mexicana-americana apropiadamente, muchos de los críticos no van a tener un problema con un cocinero anglo que cocina comida mexicana (americana).

5 – Columbusing por Olivia Panchal

Después leyendo sobre las posturas diferentes en la apropiación de cultura, pienso que es muy difícil representar una cultura que no es tuyo con autenticidad y respeto. En mi propia experiencia con comida india y otras partes de la cultura india (como yoga, chai, o tatuajes de henna), no hay en cualquier parte de Los Estado Unidos representaciones que son auténticas de estas cosas (aún por los indios viviendo en Los Estados Unidos en algunos casos).

Sin embargo, pienso que es importante tener comidas diferentes en Los Estados Unidos, pero estas comidas sólo se deben cocinar por los cocineros nativos o personas quien ha pasado mucho, mucho tiempo en el país y con su gente. Sobre todo, si una persona que no es mexicana, por ejemplo, quiere cocinar comida mexicana, él/ella debe tener respeto por las personas nativas. Este es el problema con Rick Bayless.

20150407-rick-bayless-r-elledge-1

^Rick Bayless, el jefe cocinero a Red O en Newport Beach, CA.

Estoy en acuerdo con Gustavo Arellano que el problema no es que Bayless quiere cocinar comida mexicana. El problema es que quiere cocinar comida mexicana con no respeto por la gente mexicana o su cultura. Además, cuando Bill Esparza habló con su clase, dijo que Bayless ha pasado poco tiempo en México, el país sobre que reclama saber mucho. Pienso que es posible para un chef de una cultura diferente cocinar y preparar la comida de una cultura no suya, pero debe reconocer que su comida no será auténtica. Es posible que la comida es muy fantástica y muy similar a la original, pero no es la original.

También, no pienso que decir este es un ejemplo de racismo. Estoy en acuerdo con Arellano que no tiene que ver con racismo, sino la actitud privilegiada de Bayless. Bayless no realiza el privilegio que tiene. Hay poco jefes de cocina y dueños de restaurantes que cocina comida latina y son latinos. Probablemente, es muy difícil por un cocinero latino ver un hombre que no es latino ganando mucho dinero de una cultura que no es de ello y que él no respeta. Éste se aplica a todos tipos de comida incluyendo thai, vietnamita, indio, etc. Cuando las personas fuera de una cultura tratan popularizar la comida de otros países, es un ejemplo de “columbusing.”

Columbusing es “the act of reckless and thoughtless appropriation (typically by rich white people) of a thing that has been around for years or decades (a thing that usually belongs to non-white people)” y se aplica a muchas cosas además de comida. Un buen ejemplo de este que relaciona a mí es chai. Chai es un tipo de té que ha sido un parte de la cultura india por muchos siglos. Se hace en una manera muy específica y con especias específicas. En un ejemplo de Columbusing, todos los Starbucks en Los Estados Unidos tiene un “knockoff” de chai que es no contiene los especies del chai indio y no se hace correctamente. ¡Definitivamente, “chai lattes” no exista!

           ^Chai auténtico (izquierda) y la versión de chai americano (derecha).

Otro ejemplo es Lucas Peterson y un elotero. Pienso que Peterson no tiene malas intenciones y el problema no es el autor. Exponer la gente de los Estados Unidos a nueva comida es bueno y es bueno por un autor que no es latino escribir sobre esta comida. En general, pienso que si un autor reconoce que él/ella es escribiendo sobre una cultura para educar otras personas y no son parte de la cultura, es bueno. Pienso que hay un problema cuando un autor que no es parte de una cultura piensa que puede criticar la cultura porque la ha estudiado por muchos años.

Finalmente, uno más ejemplo cuando Columbusing ocurre es en las universidades, incluyendo a USC. Muchas universidades tienen poblaciones de estudiantes que son muy diversos y las universidades tratan proveer comida que es relevante por estos estudiantes. Sin embargo, muchas universidades no pasan tiempo asegurar que la comida es auténtica. Por ejemplo, a Oberlin College, un estudiante de Japón se quejó sobre el sushi a su universidad y dijo que es un ejemplo de apropiación.

“When you’re cooking a country’s dish for other people, including ones who have never tried the original dish before, you’re also representing the meaning of the dish as well as its culture,” Joshi said. “So if people not from that heritage take food, modify it and serve it as ‘authentic,’ it is appropriative.”

Con estos ejemplos, es claro que es muy difícil representar la comida de otras culturas con respeto y autenticidad. Es posible por personas fuera de un grupo aprender sobre otras comidas y nuevas culturas, pero no tienen que cocinar la comida.

Fertitta-Cafe

^Banh-Mí a USC, ¿auténtico o no auténtico?

Blog #5: ¿Apreciación o apropiación?

La apropiación cultural es un problema que tiene relevancia en cada parte de la cultura popular. Por ejemplo, cada año al festival de música de Coachella, algunos asistentes se visten ropa ofensiva como un tocado de los nativos americanos o un dashiki (ejemplos). Estos asistentes apropian estas culturas porque les faltan el respeto y el entendimiento de la significancia de los artículos de ropa que se visten para la moda. El problema asociada con la comida étnica es que dónde está la línea entre apropiación y apreciación. Este es un sujeto con mucha discusión, como el podcast Sporkful y sus series de episodios se llaman “Other People’s Food”.

FullSizeRender (15)
Comida “mexicana”… en Copenhague, Dinamarca.

El chef Rick Bayless es muy controversial por su tratamiento y su actitud sobre la comida mexicana en los E.E. U.U. Bayless es de Oklahoma, pero es más o menos el chef más famoso en los E.E. U.U. por la comida mexicana con sus restaurante Frontera Grill. No tengo ninguna duda que Bayless tiene el respeto para la cocina, pero pienso que su actitud es el problema. Para Gustavo Arellano, “It’s not that he’s a foreigner cooking the cuisine of another culture—such a thought is an insult to all the mexicanos who make amazing pho, spectacular Neapolitan pizzas, intricate béarnaise sauces and more in Orange County and beyond.” El problema, en las palabras de Arellano es que Bayless es un “thin-skinned diva” quien piensa que él es un demigod. En mi opinión, cuando Bayless echó la culpa a sus críticos de racismo reverso, Bayless cruzó la línea de la apropiación cultural y mostró su privilegio blanco. Pienso que Bayless tiene el derecho a cocinar la comida mexicana pero él no tiene el derecho a decir que su comida es auténtica.

En el podcast de Sporkful, dice que cada traduccion es una perdida con la comida y estoy de acuerda. Por ejemplo, cuando he leído un texto traducido, yo sé que el sentido en inglés es un poco diferente que el original. Es el mismo con la comida. Bayless traduce las descripciones de las ingredientes y los platos para atraer a una audiencia blanca en el medio oeste, pero con sus traducciones y las modificaciones, él apropia la cocina mexicana. Para mí, la cosa más absurda sobre Bayless fue cuando él dijo que él trae los sabores de méxico y Frontera Grill al sur de California, pero California es un estado rico con la cultura latina. En el artículo “A Food Fight at Oberlin”, en el Atlantic, un estudiante explica que, “…iif people not from that heritage take food, modify it and serve it as ‘authentic,’ it is appropriative”. Bayless puede cocinar la comida mexicana, puede hablar español, y puede estudiar la cocina en México, pero él no puede ser mexicano. Por eso, su versión de la comida mexicana siempre va a ser una traducción.

IMG_3327
Comida india en Madrid, España. 

 

Creo que los EE UU es un país donde celebramos la idea de, “Mixing and matching and intermingling and borrowing and stealing and creating new traditions out of whole cloth”. A causa de la globalización del mundo, tenemos acceso a la comida coreana, mexicana, etc más hoy que en el pasado. La innovación de la comida es muy importante, algunos platos como los tacos de Kogi BBQ no pueden ser posibles sin la globalización y la capacidad de tomar prestado las cocinas o las recetas de culturales diferentes. Para evitar apropiación, pienso que es importante a entender de donde son un ingrediente o un estilo de cocina y tener respeto que su traducción de un plato original no puede ser tan delicioso como el original.
He probado muchos platos apetecibles y deliciosos que son de la comida fusión. Pienso que la comida fusión es una cosa maravillosa y uno de mis partes favoritos de vivir en Los Ángeles, donde tengo acceso a culturales varios. Para mi, no tengo una identidad cultural fuerte y por eso, no tengo una conexión a una cocina en particular. La comida fusión me permite experimentar con sabores distintos en platos frescos y nuevos. Si estoy comiendo un burrito de tikka masala de 23rd Street Café o un taco de carne asada de Kogi BBQ, puedo disfrutar una experiencia culinaria nueva y emocionante.

FullSizeRender (14)
Un “baco” del restaurante Baco Mercat en Los Ángeles.

Blog 5: la apropiación cultural de la comida (por Amanda)

Este semana en clase estamos enfocando en la apropiación cultural de la comida. Estamos explorando, como se describe en un podcast por Sporkful, “where’s the line between culinary cross pollination and cultural appropriation?” ¿En otras palabras, cómo podemos cocinar la comida de otras culturas en una manera concienzuda y respetuosa?

Rick Bayless, un cocinero anglo de Oklahoma que actualmente es el cocinero más famoso de comida mexicana en los E.e.u.u, ha recibido mucha crítica por la autenticidad de su comida. Aunque Bayless ha pasado muchos años estudiando la cocina mexicana en varios lugares en México, y también es fluente en el español, mucha gente está enojada que él es la cara de comida mexicana en los E.e.u.u. Bayless cree que muchas de estas personas que no les cae bien con él son más o menos racistas. En una entrevista con Sporkful él dice que, “there have been a number of people out there who have criticized me only because of my race…because I’m white I can’t do anything with Mexican food. You have to stop and say, ‘Wait is that just plain racism then?'”

Foto de Sporkful.com, en su articulo “Other People’s Food Pt. 1: White Chef, Mexican Food”

Un táctica principal de Bayless por recibido su fama ha sido el proceso de traducir las descripciones de platos mexicanos en sus menús. Hace las descripciones extrañas más familiar para la gente anglo. Él cree que es “translating classic Mexican food for an American audience, tweaking it to make it more accessible and familiar while still preserving the sole of it.” Sin embargo, estoy de acuerdo con profesor Krishnendu Ray, en su entrevista con Sporkful, que “all translation is a loss.” Cuando traduces inevitablemente hay algo que ha cambiado, y por eso no es posible para la cosa traducida mantener su identidad exactamente como fue originalmente. Además, por traduciendo los platos mexicanos Bayless implica que la comida y, en un sentido, la cultura mexicana es demasiado diferente para anglos conectar con y promete que es algo que anglos debe ser incómodo con. Por lo tanto se parece como los restaurantes de Bayless posiblemente son más como espacios de “voyeurismo cultural” en vez de espacios de profunda conexión cultural. Por eso, el argumento contra Bayless, al menos en mi opinión, no es que él no debe cocinar la comida mexicana sino que él necesita ser más concienzudo de la gente que representa.

Desafortunadamente, la larga historia de colonización y siglos de opresión de gente de color ha resultado hoy en una sociedad que favorece los anglos. Es mucho más fácil por un anglo recibir la atención de los medios o el apoyo de clientes de clase alta o el estado de la fama en alguno campo, incluyendo el mundo de cocinar. Como dice Ray, “white chefs like Bayless have more freedom to play with other people’s food than chefs of color do.” No es un crimen cocinar la comida de otra cultura, de hecho cocinar comida de otra cultura puede servir como una oportunidad para aprender más sobre la cultura, conectar con nuevas personas y fortalecer su empatía. Sin embargo es muy importante reconocer su privilegio, escuchar las opiniones de a la gente que está de la cultura de la comida que estás cocinando y representa a ellos en una manera respetuosa. Todo esto es especialmente crítico si eres de la etnia que históricamente ha oprimido la cultura que ahora estás beneficiando de. La actitud de Bayless implique que él no está dispuesto a escuchar los consejos de sus críticos y, en última instancia, realmente no entiende el punto de la argumento contra sí mismo.