Un Orden de Familia

Por Victoria Martinez

Es fascinante que, simplemente al asociarnos con una categoría específica, cambiamos la forma en que las personas nos ven. Cosas tan pequeños como el lugar donde nacimos o la cultura de nuestra familia, pueden dar a los demás una impresión de nuestra crianza y tal vez incluso de la forma en que vivimos ahora. Personalmente, he enfrentado  diferentes personas con ciertas presunciones una y otra vez a través de lo que se convierte en el juego de adivinanzas titulado “¿Qué eres?” He podido simplificar esta conversación a lo largo de los años y tal vez a costa de dar por sentado cómo cada parte de mi identidad realmente me moldea.

Yo nací en Glendale, California, y crecí en West Covina, California, pero mis padres nacieron y crecieron en Los Ángeles. Mi padre es de descendencia cubana y mi madre tiene raíces mexicanas y salvadoreñas. Me identifico como una católica practicante que fue influenciada por mi educación en la escuela católica tanto en la escuela primaria como en la secundaria. Después de leer “Vivan Los Tamales,” comencé a pensar en cómo reconciliar algunas de las ideas presentadas en mi propia vida.  Me conmovió mucho cuando Pilcher menciona que la comida puede “construirse así en un sentido de comunidad dentro de la cocina” y que la comida es “la ideología abstracta del nacionalismo.” Por supuesto, yo antes había asociado la cultura con la comida, pero nunca me había imaginado que pudiera tener tanta importancia, siendo una de las ideologías del nacionalismo. Entonces comencé a reflexionar sobre los platos de mi identidad. Habiendo tenido la experiencia única de una identidad diversa, pasé un tiempo reflexionando sobre el papel que la comida había desempeñado en las celebraciones de momentos importantes y en la vida cotidiana. Pensé en cómo mi abuela cubana pasa todo el día preparando y asando una pierna de puerco para que todos disfrutemos el dia de Nochebuena. También pensé en la importancia de los tamales que mi mamá nos da en la temporada navideña.  Finalmente, me acordé de las tardes de los domingos con mi abuela salvadoreña, cuando nos reuníamos en torno a su mesa y nos recibía con una cantidad interminable de pupusas. Todos estos platos fueron tan importantes para momentos específicos de mi vida y siguen siendo un recuerdo de la familia, incluso cuando estoy lejos de casa. Estos platos no solamente me habían conectado con mi herencia, sino que también me conectaban con otras personas que comparten los mismos recuerdos familiares.

Me doy cuenta de esta conexión con otros cuando voy a nuevos restaurantes que ofrecen platos que están tan cerca de mi corazón.  Cuando veo el mismo amor y cuidado que alguien pone detrás de la comida que he visto desde una edad temprana, hace que la comida sea más especial. Este sentimiento se produjo cuando visité recientemente Sarita’s Pupuseria, uno de los puestos heredados en Grand Central Market. Incluso antes de llegar a la ventana, estás inmerso en la experiencia y puedes ver el proceso inicial de corte del queso.  El señor que cortaba el queso era tan amable que se ofreció a posar para la cámara. Se podría decir que le apasionaba la comida que estaba creando. Después de llegar a la ventana, me saludó un señor que llevó a cabo el pedido en una rutina que mostraba que vender pupusas era más una pasión que trabajo. Este lugar realmente trata de brindar una experiencia salvadoreña saludable al producir un plato central nacional.  Avancé hacia la ventana de entrega y esperé pacientemente cuando vi que el arte de la pupusa se desarrollaba ante mis ojos. Vi a la señora trabajando detrás del mostrador rellenando cada pupusa con queso y todos los adornos, aunque solo pedí la mía con queso. Vi cómo se calentaban las pupusas en la parrilla cuando el queso comenzó a explotar desde dentro. Después de crujir y casi caramelizar las pupusas, me sirvieron ambas con un lado de curtido.  El fuerte contraste del vinagre con el sabor graso y sabroso del queso crea un equilibrio único que nunca perderá su singularidad. Me senté y disfruté de lo que fue una comida reconfortante para mi, mientras los demás clientes que estaban a mi lado se enamoraron de su primera pupusa. Este momento me hizo reflexionar sobre la lectura de E.N. Anderson con respecto a la comida que trasciende a los internos. Las recetas viajan con la gente y es más fácil introducir alimentos en nuevas regiones que en otras partes de una cultura.  La mayor habilidad para mezclar la cultura se puede encontrar en la cocina. Creo que se consideraría que Sarita está en el lugar perfecto debido a su ubicación en Grand Central Market. El local no solo está ubicado en una de las ciudades más pobladas, sino que se encuentra en una región que, aunque tiene clientes de bajos ingresos, también recibe visitas de los miembros más adinerados del área de Los Ángeles. Creo que para ser clasificado como periférico, la ubicación estaría más alejada de una ciudad o en un lugar con menos acceso a alimentos.

Finalmente, como con todos los restaurantes que hemos discutido este año, me enfrento a la cuestión de su autenticidad. Anteriormente había definido la autenticidad en mi primera publicación de blog y la segunda publicación de blog como algo intangible que se crea social y personalmente. Seguiría calificando el respeto por la cultura y la tradición del plato para que sea más importante que recrear la receta exacta en términos de autenticidad. A la luz de esta definición, sin duda calificaría a Sarita’s Pupuseria como auténtica. No solo mantienen un respeto por la cultura de El Salvador, sino que también mantienen su lealtad a los ingredientes y al proceso de creación de pupusas como una forma de arte.


Los Clientes de Autenticidad

Por Lucy Santora (Blog 2)

Los Ángeles fue fundido de los españoles en 1781 en el área del sur de calle Olvera.  La calle recibió su nombre en 1877.  Hay muchos edificios históricos que son presente hoy como Ávila Adobe, Casa Pelanconi, y Casa Sepúlveda.  Hoy es una ubicación turística con tiendas pequeñas que vendan comidas y ropas de colores brillantes.  

La tienda más famosa es Cielito Lindo que es un restaurante rápido que sirven taquitos y otras cosas.  En el libro de Sarah Portnoy que se llama “Food, Health, and Culture in Latino Los Ángeles” ella dijo que “I always find that they taste as if they have been cooked ahead of time and quickly reheated”.  No soy un conocedor de taquitos, pero estoy de acuerdo con Portnoy.  Los taquitos fue muy ricos, pero creo que puede cocinarlos en mi apartamento.  Sin la salsa aguacate, es un poco semejante a comida rápida.  Comida rápida es un producto de globalización como decir en “Descoloniza su Dieta” … 

“…el mundo globalizado a que nos estamos acostumbrado está acabando con las formas genuinas de hacer las cosas en los países, y a cambio, ofrece una vida cargada de información y tradiciones al estilo fast food” 

Descoloniza Su Dieta

¿Como podemos reconciliar lo que Portnoy y Descoloniza su Dieta dicen? En un mano los taquitos de Cielito Lindo son como comida rápida en una luz negativa, pero en el otro mano el restaurante es parte de una más gran cosa – globalización.  Para puede competir en un mercado restaurantes como Cielito Lindo a veces necesitan cortar las esquinas.  Posiblemente Cielito Lindo recalienta sus taquitos de parte de la revolución de comida rápida.  También, necesita entender que este restaurante esta en Calle Olvera – una ubicación turística.  La audiencia del restaurante son los turísticos, no la gente local.  

¿La próxima pregunta es que si los clientes son inmigrantes (en vez de turistas) hay comida más auténtica?  La respuesta está en Boyle Heights en el mercado que nosotros visitamos la semana pasada.  Cuando yo entré el mercado fue como crucé la frontera a México. Solamente he oído español y no hay turistas.  Nosotros resaltamos como un ‘pulgar adolorido’.  Algo que yo vi inmediatamente es que en la panadería aquí no hay etiquetas.  Tuve que saber las diferencias entre los panes (no tuve ni idea cualquier pan fue que).  No hay comida rápida aquí.  Hay queso fresco, moles, chapulines, mango dulce, y otras cosas de un mercado mexicano. Fue bastante auténtica.  

En mi opinión, el nivel de autenticidad depende en la audiencia o los clientes del restaurante.  Si quiere que turistas comen en su restaurante, prepara comida que es familiar para este tipo de gente.  Pero si quiere atraer gente de la cultura de su comida y los que aprecian este, debe mantener la autenticidad.  

Chichen Itzá: Descubriendo La Comida Yucatán

Por Anouska Choraria

Chichen Itzá es un restaurante yucateco situado muy cerca de USC, en el Mercado de la Paloma en el sur de Los Ángeles. El restaurante es de propiedad familiar y ha estado en el negocio durante 18 años.

Chichen Itzá, restaurante yucateco situado en el Mercado de La Paloma.

La comida yucateca se origina de Yucatán, el sudeste de México. Yucatán es el hogar de los mayas, una de las culturas indígenas más avanzadas de las antiguas Américas. Los mayas construyeron muchas ciudades, y uno de lo más increíbles es Chichen Itzá. Recientemente, Chichen Itzá fue nombrada una de las Siete Maravillas del mundo. Entonces, el restaurante da homenaje a esta ciudad y su cultura antigua y rica a través de su cocina.

La comida yucateca es muy diferente a la comida mexicana. Ya que Yucatán está situado en la península, muchos europeos trajeron productos comerciales así que la comida ha tenido una influencia global. También, muchos libaneses migraron a Yucatán, por eso la fusión entre la comida árabe y mexicana ha influido mucho en la cocina yucateca. Unos de los ingredientes más tradicionales de la comida yucateca son la naranja agria, el annatto y el habanero. Estos ingredientes yucatecos desempeñan un papel especial. La naranja agria añade un sabor amargo; el annatto tiene un calor de rojo intenso y ha referido al azafrán de Yucatán, y el habanero es esencial para traer el calor. 

Fui a Chichen Itzá por la noche, así que el ambiente fue muy tranquilo. En el exterior del Mercado de la Paloma, no hubo nadie en la calle, y la calle también fue abandonada.  Cuando entré, Chichen Itzá fue lo único restaurante y negocio ya abierto en el mercado. El Mercado de la Paloma es un lugar para la comunidad local donde se puede ir de compras o ir a comer, entonces el restaurante atrae la comunidad local. Chichen Itzá es un restaurante donde se pide a la caja registradora y después se siente en las mesas coloridas. No hubo mucha gente a dentro del mercado, pero hubo una familia latina, algunos policías locales y dos estudiantes comiendo en Chichen Itzá. Así que el restaurante más probable sirve los que viven cerca y saben sobre el restaurante. ¿Sin embargo, el menú fue en inglés y Chichen Itzá tuve una tienda de regalos así que este me hizo pensar si es un restaurante turístico? Si fuera a comer durante el día pienso que descubriría quienes son que vienen a comer aquí y el ambiente a dentro probable sería más vibrante y lleno.

He visitado la península Yucatán el ano pasado cuando fui a Tulum, sin embargo, los platos en el menú me parecieron completamente nuevos. Hablé con la mesera y me ayudó a pedir. El menú consistió en muchos platos típicos de Yucatán como el plato nacional Cochinita Pibil, que es el cerdo marinado en naranja agria y annatto; Kibi que es un plato inspirado a libanés, y Sopa de Lima que es una sopa de pavo con una variedad de cítrico yucateco. Sin embargo, ya que soy vegetariana tomé otras opciones tradicionales sin carne y pescado. 

Ensalada de Jícama y Naranja.

Primero,comí Ensalada de Jícama y Naranja.Esta ensalada consistió en naranja, mandarina y jícama cortado en dados, mezclado con cilantro, zumo de lima, y pimienta de cayena triturado sobre ensalada mixta. La ensalada fue muy refrescante y tuvo una variedad de texturas. El sabor agrio de las naranjas preparó el paladar para los platos siguientes, y la combinación de la jícama añadió un crujido a la textura jugosa. También, el aderezo cítrico y picante sacó todos los aromas de las frutas y unió a todos los ingredientes. Normalmente, hace la ensalada con naranja agria, sin embargo, este tipo de naranja es difícil a encontrar en los Estados Unidos, entonces el zumo de lima substituye el sabor ácido. Pues, algunos pueden decir que esta ensalada no es ‘auténtica’ ya que no usa la naranja agria, sin embargo, en mi opinión ya es auténtico, pero tiene una adaptación. Ya que un restaurante hace adaptaciones no significa que ‘no es auténtico’ y pienso que es un punto muy importante a subrayar.

Panuchos.

Después de comer la ensalada refrescante, mi paladar fue preparado para un mundo de sabores para venir. Empecé con Panuchos.Panuchos son los antojitos más populares de Yucatán que consisten en tortillas de maíz frito llenado con frijoles, cubierto con lechuga, cebolleta en vinagre, tomate y aguacate. Los panuchos llegaron directamente de la cocina y el primer olorcillo me hizo la boca agua. Me encanta comida picante, por eso inundé mis panuchos con el habanero famoso de Chichen Itzá que vende en su tienda de regalos. El primero bocado fue muy, muy rico. Los frijoles incrustados en la tortilla frita fueron muy intensos y pesados, y el habanero les hizo aún más intenso. Mi boca estaba en llamas y cada bocado próximo se volvió más fuerte. Las verduras ayudaron a neutralizar los sabores vivos. El crujido de la lechuga triturada añadió una textura más ligera y ayudó a reducir los sabores dominantes de los frijoles negros, el habanero y la tortilla frita. 

Salbutes.

Siguiente, tuvimos Salbutes.Salbutes son un plato muy similar a Panuchos. Sin embargo, no hay frijoles y la tortilla de maíz frito es más esponjosa porque se infla un poco al freírse. Las coberturas también son lechuga, cebolleta en vinagre, tomate y aguacate. Este antojito yucateco también está reconocido como tipo de comida rápida y sirve perfectamente para una botana rica y sustanciosa. Los salbutes tuvieron muchos sabores, pero no fueron sofocantes. Me gustó la textura gomosa de la tortilla y con la combinación de las verduras frescas y el habanero ofrecieron una botana deliciosa. De hecho, encontré la base, la tortilla frita, muy similar a un plato indio que se llama ‘poori’, que es pan frito.

Plátano con crema – deliciosa!

Para de postre, me di un banquete de Plátano con crema. Plátano con crema es una dulce delicia yucateca. Los plátanos fritos fueron calientes y suaves y cuando se sumerge en crema, se vuelven un postre delicado. Tuvieron la combinación perfecta de una profunda caramelización y un interior de natillas. 

Las bebidas en el menú también fueron muy únicas para mi. Probé Jamaica que es una bebida hecho de la flor hibisco. Jamaica aparece roja en color y tuve un sabor muy, muy refrescante con una combinación de dulce y agrio. También probé Guanábana que es una fruta tropical y dulce con pulpa blanca. La bebida Guanábana aparece lechosa pero la textura fue más intensa y viscosa. La mesera me dijo a mezclar las dos bebidas y el resulto fue una bebida rosa que fue abundante y refrescante con sabores dulces y toques de agrio. Las bebidas ayudaron a sacar todos los sabores ricos de los panuchos y los salbutes y me ayudaron a aliviar el caliente del habanero.  

Fue genial a probar estos platos yucatecos en un lugar escondido. Todo que comí fue rica y lleno de sabor. Las bebidas también fueron únicas y me encantó a descubrir sobre las tradiciones de la cocina yucateca y su historia. Yo definitivamente regresaré a comer en Chichen Itzá, y le recomiendo a alguien aventurero buscando para sabores, colores y olores nuevos. Si eres bastante atrevido, se asegura que toma el habanero famoso de Chichen Itzá. 

La relación entre arte y comida – por Natalie S.

IMG_6819

Metate con cabeza de pájaro

Los aztecas se usa un metate para moler el chocolate. Este metate es de Costa Rica pero representa un paso del proceso en que los aztecas refinaban el chocolate. Empieza con el grano de cacao. Tostaban los granos, molían los y añadían otros sabores como vainilla o chile. En el museo probé un grano de chocolate poco refinado y sin azúcar y el sabor no era tan amargo que yo esperaba. El chocolate es muy importante en la cultura mexicana porque tenía importancia religiosa. El árbol de cacao era un puente entre el cielo y la tierra. Por siglos el chocolate no era comida pero era una bebida para los ricos. Bebían el chocolate durante ceremonias como bodas y ceremonias de mayoría de edad. También, se usaban como monedas.

Este metate tiene un cabeza de pájaro. Este es interesante porque indica que el metate no es solo una herramienta para preparar chocolate sino que una decoración para la casa también.

Hombre en la apariencia de Xipe Totec

IMG_6817El nombre “Xipe Totec” es el nombre del dios de la agricultura, la vegetación, la estación y la enfermedad. La escultura representa un costumbre para celebrar y representar todo el ciclo de maíz, el cambio de las estaciones y la venida de la nueva vegetación. Este costumbre es muy importante en la sociedad. La escultura es de roca volcánica y es un hombre llevando la piel de la ofrenda. Primero recorta el corazón de la ofrenda para ofrecerlo a los dioses. El hombre en la escultura tiene cuatro labios (dos de él y dos de la ofrenda), cuatro manos (dos de él y dos de la ofrenda), y un hoyo en su pecho donde se lleva el corazón de la ofrenda. También tiene puntos donde el piel fue cosido. Por lo general, el cura lleva este piel durante 20 días. Al fin, quita este piel que representa la chala de maíz y la venida de la nueva cosecha.

Comparación entre Vertumnus y Xipe TotecScreen Shot 2017-04-21 at 12.15.00 AM

Vertumnus es un cuadro por Guissepe Arcimboldo. Es un retrato pero el hombre es hecho de verduras, frutas y flores. El hombre en el cuadro es el emperador romano Rudolf II reimaginado como Vertumnus. Vertumnus es el dios de metamorfosis de la naturaleza y vida. Las frutas y los vegetales representan la abundancia de la edad de oro durante el reinado de Rudolf II. Es similar que el Xipe Totec porque el costumbre de sacrificio representa la abundancia de la venida de la nueva vegetación. Las dos celebran la comida. Otra semejanza es que estas obras representan un homenaje a un dios. Una diferencia es que la conexión con comida en Vertumnus es muy obvia pero la conexión entre el Xipe Totec y la comida no es evidente hasta que se entiende la historia

Aventura 2: Cielito Lindo

El tema del blog de esta semana es la autenticidad. En consecuencia, viajé a la Calle Olvera, en el corazón de LA para visitar al restaurante Cielito Lindo.

Cielito Lindo se encuentra en la esquina de la calle Olvera, donde han estado sirviendo sus famosos taquitos y salsa de aguacate desde 1934. Al llegar a la calle Olvera hay una escena fascinante que refleja un mercado Mexicano, pero extrañamente no parece totalmente Mexicana . Cada de los vendedores se parecen Mexicano — muchos hablando español. Sin embargo, se venden los dulces Mexicanos y pan dulce al lado de camisetas turísticas y restaurantes con un mariachi happy hour especial – la calle entero parece como México sirviendo a las necesidades Estadounidenses. Cielito Lindo no es una excepción a esta tendencia.

IMG_3837.JPG      IMG_3843.JPG

A su llegada, el restaurante es aparentemente Mexicano. Personas de todas razas alineadas demuestra la popularidad del lugar. La letra de “Cielito Lindo”, posiblemente la canción Mexicana más conocida, está pintada en el brillante edificio del pequeño cabina. En el interior, los trabajadores Mexicanos preparan taquitos y toman órdenes rápidamente, proporcionando un servicio agradable. En general, el “foodscape” es muy estereotipada Mexicano.

IMG_3846.JPG    IMG_3847.JPG

Quizás el elemento más auténtico sobre el restaurante es su menú, que es sin disculpas. Cada uno de los artículos, ya sea tamales y taquitos, no tienen ninguna descripción o opciones para sus rellenos. Mientras tanto, en su página web, el restaurante ofrece las recetas de la carne Machaca, tortillas frescas, y salsa de aguacate que han utilizado desde que el restaurante fue fundado. Es claro que auténtico o no, están seguros y orgullosos de lo que hacen.IMG_3849.JPG

En su sitio web, se me informa que el fundador se mudó a Los Ángeles en la década de 1920 de un pueblo rural de montaña de Huanusco, Zacatecas, México. Sin embargo, no hay indicación de comida regional. Yo opté por el # 2 especial que incluye taquitos y un tamal. La comida era servido rápidamente arriba de frijoles refrendado, sofocada en lo que parecía ser queso cheddar. Los taquitos eran crujientes, pero no tenía mucho rellenos. Su famosa salsa de aguacate era muy suave y no agregó mucho sabor, ya que se sirve en encima de los frijoles y queso. El tamal se cubrió de forma similar, haciendo difícil distinguir los perfiles de sabor separados. Sin la típica estilo de un tamal en una hoja de plátano, el tamal estaba seco y grueso y era difícil decir qué tipo de rellenos contenía. El horchata era el elemento más agradable, ya que ofrecía un perfil de sabor completamente diferente, y dulce complemento a la comida.

IMG_3850.JPG
IMG_3851.JPG
En general, Cielito Lindo personifica la idea de una “vida dual,” en “Las Naciones Alimentarias” como en “La Autenticidad de las Cocinas”, que significa como los “restauradores Mexicanos que ajustan sus prácticas culinarias y la imagen de sí mismos según las expectativas de comensales no-Mexicanos.” En mi opinión, al no ser Mexicano totalmente auténtico, ni totalmente Mexi-Cali ni Estadounidense, me dejó queriendo más. Con ingredientes más auténticos y los porciones, como menos queso, los platos podrían haber sido mucho más satisfactorio y fiel a sus raíces.

La autenticidad de Calle Olvera

img_6491

Cuando llegué a Calle Olvera, primero vi el restaurante Cielito Lindo. Tenía un letrero pintado que es bonito e indica que fue fundado en 1934.

img_6486

Cuando miré más allá del restaurante, vi una línea de tienditas con muchos colores vibrantes. Mientras esperábamos por el resto de la clase, caminamos por la calle peatonal para explorar las tiendas. Hay mucha ropa, juguetes, marionetas, y otras cosas en cada tienda. Algunas cosas parecen hecho de mano pero otros obviamente son bienes producidos en masa. Después, subimos las escaleras para ver el mural “La América Tropical” de David Alfaro Siqueiros.img_6485

Primero vi que el mural es muy descolorido. Esto es porque había cubierto por muchos años a causa del “whitewashing.” Es muy triste porque podía ver partes de color rosado pálido e imagino que originalmente eran de color rojo vibrante. Esta descoloración del mural es análogo al “whitewashing” de los sabores de comida mexicana en Los Ángeles. Me fijé un hombre crucificado en el centro. El representa la opresión de los mexicanos en Los Ángeles.

Es difícil para definir la Calle Olvera como auténtica porque es una mezcla de  aspectos mexicanos auténticos pero también aspectos turísticos. Sirve a dos audiencias: los mexicanos americanos y los turistas americanos. Según Portnoy, los puestos de Calle Olvera vende dulces mexicanos, guitarras baratas, máscaras de lucha libre y otras cosas que se venden en mercados en México. Por eso, por un lado, es una representación de México auténtico. El mural es otro ejemplo de la autenticidad de Calle Olvera y del conflicto entre los mexicanos y los anglos. Representa la opresión de los mexicanos debajo del imperialismo americano. Por eso, al otro lado Calle Olvera es un símbolo del “whitewashing” de la influencia Mexicana en Los Angeles. De manera interesante, según Portnoy, al principio Calle Olvera fue diseñado por una mujer Anglo. Anglos ricos quisieron preservar la Ávila Adobe para preservar la historia de Los Ángeles. Al principio fue un lugar para los visitantes americanos pero hoy día también es un lugar para celebrar días festivos mexicanos. Pienso que no podemos decir que Calle Olvera es simplemente auténtica mexicana o no. Creo que hay aspectos auténticos mexicanos pero por lo general es auténtica de la cultura mexicana americana y representa la unión y también el conflicto entre las dos culturas.

Según Sarah Portnoy, platillos que tienen una combinación de diferentes comidas son una adaptación americana de comida mexicana. Por ejemplo, muchos restaurantes mexicanos en los EEUU sirven un platillo con arroz, frijoles, y enchiladas o tacos con mucho queso arriba. Gustavo Arellano discute que toda la comida mexicana, aún la comida mexicana americana, es mexicana y auténtica si una parte de esta cocina se originó en México. Pero creo que la comida mexicana americana no captura el espíritu de los mexicanos. Es una mezcla de los dos paladares y los espíritus de las dos culturas. Por ejemplo, comí un platillo que tiene una combinación de un tamal, dos taquitos, frijoles, salsa de aguacate, y mucho queso de Cielito Lindo.

img_6492La adición de queso arriba representa la influencia del paladar americano en la comida mexicana americana. Pedí una horchata también. Por lo general esta comida viene de la comida mexicana pero es modificada para satisfacer los visitantes americanos también.  Por eso, creo que los platillos de combinación de Cielito Lindo son una representación auténtica de la cocina mexicana americana pero no de la comida mexicana.

 

Gracias!

Fui introducido a SPAN 385: La cultura de la comida en el Hispano Los Ángeles cuando por primera vez visité USC antes de mi primer año. Me sorprendió la oportunidad que ofrece esta clase. La clase permitió a los estudiantes salir de la escuela y aprender más sobre la historia, la cultura, y la comida de la ciudad en la que estaría viviendo en por lo menos cuatro años. Traté de registrarse para la clase cada semestre y cada año yo no era capaz de hacerlo. Finalmente, el último semestre de mi último año tuve la oportunidad de entrar en la clase. Estaba un poco triste que sólo sería capaz de utilizar lo que he aprendido y la experiencia de la ciudad desde una nueva perspectiva cultural por sólo unos pocos meses, pero todavía estaba excitado. Afortunadamente he decidido terminar mi Master en la USC, así que voy a permanecer un año más!

IMG_4776.JPG
Chichen Itza: Tacos de Poc Chuc

Cuando era joven, mis padres siempre me dijeron que probar todo antes de tomar decisiones o hacer opiniones al respecto. Decidí que debería utilizar la misma mentalidad para esta clase. De una manera, creo que esta mentalidad es más importante y abarca todas las otras frases típicas: “Siempre da lo mejor”, “No juzgar un libro por su cubierta”, “Sea siempre humilde y amable”, y muchos más. No estoy diciendo que usted debe decir “sí” a cada cosa que se le presente, muchos de ellos puede ser peligroso y totalmente ilegales, pero cuando se trata de comida y la cultura simplemente no existen desventajas a tratar. Lo peor que puede pasar es que va a sumergirse en una cultura y aprender sobre otros gustos, disgustos, y las tradiciones.

IMG_5111.JPG

La comida es una carretera increíble para participar en este aprendizaje de la cultura. A diferencia de cualquier otra cosa en este mundo, la comida es al mismo tiempo idéntico y extremadamente diferente en todo el mundo. Todos usan ingredientes similares, patatas, maíz, trigo, y crean obras de arte extraordinarias que cuentan una historia acerca de su cultura o el pasado de la familia. A través de los alimentos que tenemos acceso a toda la historia de un pueblo, de dónde venían, qué dificultades enfrentan, que influyó en ellos, y lo que hizo felices. La comida es realmente una herramienta increíble para los historiadores para aprender cosas nuevas cuando los libros no están disponibles.

IMG_5164.JPG
El Huarache Azteca: Tacos al Pastor

Otro aspecto extraordinario de la comida en mi opinión, son las conversaciones que se producen durante la fabricación y el consumo de alimentos. Mi familia tenía y tiene cena juntos todas las noches. Nos sentamos durante una hora o más y discutimos nuestros días, nos reímos y aprendemos más sobre cada uno. A veces hablamos del pasado, a veces del futuro, y muchas veces del presente. Los alimentos nos da la oportunidad de conectar de una manera muy especial. Incluso para esta clase, a pesar de que mi familia se encuentra en el norte de California, mi novia y / o amigos se unieron para las cenas que he utilizado para mis blogs. Más de un delicioso taco o tamales hemos sido capaces de olvidarse de la escuela por sólo un poco y disfrutar de la felicidad pura que trajo la comida.

IMG_5654.JPG
Olamendi’s: Tostada con Pollo

Me doy cuenta de que no he hablado mucho acerca de los detalles que me gustó de esta clase, pero para ser sincero, creo que cada experiencia fue única, interesante y útil en su propia manera. Creo que esta clase podría ser renombrado a “Aprende a apreciar nuevas culturas a través de los alimentos”. Nos centramos en Los Ángeles específica y, como hemos aprendido, LA es una ensalada increíble; llena de identidades mixtas, cada uno trayendo su propio sabor a la ensalada. Esta clase me ha permitido diseccionar las diferentes partes de la ensalada, y aprender acerca de cada cultura, y luego también me permitió combinar ellos y aprender la forma en que interactúan.

IMG_5115.JPG
Yxta Cocina: Margaritas

Me gustó todas las actividades, sin embargo, creo que mi favorito era la presentación por Caridad Vásquez. Ella es un vendedor ambulante que está luchando por la legalización de su trabajo. Ella vino a los Estados Unidos y se casó con otro vendedor ambulante. En 2007 empezó a vender cosas en Boyle Heights pero la policía dijo que no podía vender comida más. Cuando la economía cayó un montón de vendedores fue, pero ella todavía tenía que vender para ganar poco de dinero. Ella dice que la mayoría de la gente no entiende la dificultad es ser un vendedor ambulante, a veces ella no puede vender nada hace semanas. Ahora sólo se vende por dos días para que la policía no toma sus cosas. Dice que no sabe hacer otra cosa y esto es lo que es bueno y es por eso que ella lo hace. La pasión y el entusiasmo ella tuvo era simplemente increíble y creo que simplemente actúa como otra demostración de la importancia de la alimentación de todas las personas diferentes. Creo que, sobre todo en la USC estamos atrapados en una burbuja rodeada de personas que son de un nivel de educación y antecedentes similares por lo que no se llega a experimentar o aprender de las personas que son significativamente diferentes a nosotros. Aprendemos cosas muy similares e incluso cuando formulamos nuestras propias ideas que en realidad no salen tan diferentes. Escuchando a esta señora oímos acerca de las luchas de los vendedores y dificultades que enfrentan. También creo que es muy importante aprender acerca de una situación, tanto desde una perspectiva exterior y desde la perspectiva de alguien que está en el medio de la situación. Esta clase me dio todas estas increíbles oportunidades para aprender y crecer.