2317 Scarff Street, Los Angeles, 90007

Mi nombre es Maks y yo soy un residente del centro de Los Ángeles. En concreto, yo vivo en 2317 Scarff Street en un apartamento de tres dormitorios con una gran familia. Vivimos aproximadamente una milla de la Universidad del Sur de California. Nuestra familia vino desde el norte de México y obtuvo visas para trabajar. Mi esposa trabaja en un salón de belleza local que se encuentra en la calle South Figueroa. Por mi trabajo tengo que viajar a Santa Mónica, donde se encuentra el jefe de la empresa constructora. Tanto mi esposa y yo trabajamos 50-60 horas por semana a aproximadamente un promedio de $ 11 / hora. Mi esposa y yo trabajamos trabajos muy difíciles con largas horas. Sin embargo, todavía creemos que es muy importante proporcionar comidas saludables para nuestra familia de tres hijos. Lo más importante para nuestra dieta son las frutas y verduras frescas y las fuentes saludables de proteínas como el pescado, la carne y los huevos.

Screen Shot 2016-03-28 at 5.42.59 PM.png
2317 Scarff Street, Los Angeles: Nuestra casa

Dado que no tenemos un coche que no son capaces de comprar en grandes cantidades para nuestra familia de un supermercado enorme como Costco. Sin embargo, a pesar de que esto significa que tenemos que comprar comida dos o tres veces a la semana, los alimentos que compramos es por lo general muy frescos. Tenemos la suerte de vivir en una zona que tiene unas pocas tiendas especializadas y supermercados más pequeños de la que compramos la mayoría de nuestros productos. El supermercado más grande cerca de nosotros es Ralphs, sino que es una milla de distancia a pie, así que no podemos comprar una gran cantidad de comida allí. Nosotros sólo vamos allí si vemos un anuncio para una buena venta o necesitamos algo que las tiendas especializadas más pequeñas no tienen. Hemos utilizado el servicio de transporte Ralphs antes, pero esto se ha añadido un extra de treinta minutos a nuestra experiencia de compra debido a las largas esperas. Además, de vuelta en México crecimos nuestros propios vegetales, que redujo algunos de los costos de tener que comprarlos, y nos ahorramos el tiempo de viaje a las tiendas.

IMG_6489.JPG
Bodega Express

Compramos la mayor parte de las frutas y verduras de Bodega Express, que es el supermercado más grande más cercano. Ellos no tienen ningún cosas orgánicas, pero sus precios y la selección son comparables a Ralphs. También venden condimentos, especias y granos, que compramos. Compramos la mayor parte de la carne de Lee’s Market and Liquor o de Hoover Ranch Market. Ambos tienen una gran selección de carnes frescas y Hoover Ranch Market también vende carne congelada. Ambos lugares en los que compramos carne de también venden especias y verduras, sin embargo, en estos dos tiendas venden más carne.

IMG_6490.JPG
Hoover Ranch Market
IMG_6491.JPG
Carne de Hoover Ranch Market
IMG_6492.JPG
Verduras de Hoover Ranch Market

No tenemos una gran cantidad de dinero para su uso en la comida rápida, pero hay un par de opciones de comida rápida saludable. También hay una gran cantidad de opciones más baratas, no saludables de comida rápida. Es difícil volver de un largo día de trabajo, agotado, y hacer una cena saludable para mis hijos, pero es muy importante. Dado que la moderación es importante también, de vez en cuando como un regalo que va a recoger algo de comida rápida para la cena también. Papa John’s Pizza tiene precios razonables y buenas pizzas que incluyen tanto la carne y las verduras. Incluso si mis hijos quieren pedir una pizza que trato de hacer una ensalada también. Un minuto a pie es el 23rd Street Café que tiene alimentos para el desayuno y el almuerzo, pero es más caro que la mayoría de las otras opciones. Nature’s Brew está a sólo 6 minutos a pie y tiene opciones muy saludables de sándwiches y ensaladas, pero también es caro. También estamos a sólo media milla de distancia de la calle South Figueroa, donde hay muchas opciones diferentes para los alimentos saludables y no saludables, incluyendo Popeyes, McDonalds, Five Guys, Jack in the Box, Panda Express. Algunas de las opciones más saludables incluyen, Pasta Roma, y ​​La Taquiza.

IMG_6486.JPG
23rd Street Cafe

La mayoría de los medicamentos que compramos son de CVS en la calle South Figueroa. Se trata de una milla de distancia, pero tiene todos los medicamentos y artículos personales de salud que necesitamos.

cvspic.jpg
CVS, Figueroa Street

También hay una gran cantidad de tiendas de conveniencia que venden una gran cantidad de alcohol que están muy cerca de nosotros. La tienda que vende verduras también tiene una gran selección de cervezas. Mientras que compramos cerveza y vino para las ocasiones especiales no tenemos suficiente dinero para tener constantemente el alcohol disponible.

IMG_6485.JPG
Lee’s Market and Liquor

Además el ejercicio es muy importante para mantenerse saludable. Caminar hacia y desde el trabajo y hacia y desde la tienda proporciona un buen ejercicio para mis hijos y yo. Además vivimos muy cerca de un parque llamado centro de recreación Hoover, que tiene equipos de ejercicio libre y un sendero para correr. A mis hijos les encanta jugar al fútbol o al baloncesto allí mientras mi esposa y yo ejercemos.

IMG_6494.JPG
Parque en Hoover

Creo que mi familia es muy diferente de muchas otras familias que viven en nuestra misma zona. La mayoría de la gente no pasa el tiempo para mantener a sus familias saludables. En vez gastan más dinero en comprar alimentos poco saludables, procesados, ya que les ahorra el tiempo de cocción. Tal como se especifica tanto en “¿Dónde está Trader Joes” por el profesor Portnoy y el acceso a los alimentos por Azuma hay cuatro problemas principales para la gente de mi barrio. Localmente crecido, orgánico, comida es cara, por lo que les tenemos que conformar con los no orgánicos. La distancia a los supermercados que pueden vender los alimentos orgánicos más baratos está demasiado lejos para ir de compras a sin un coche. Hay preocupaciones sobre la seguridad de las compras en nuestro barrio tarde por la la noche (también la mayoría de las tiendas están cerradas). Por último, hay más fácil de encontrar lugares de comida rápida y tiendas de licores que los que hay opciones saludables.

IMG_6487.JPG
Lee’s Market and Liquor

Comiendo localmente y orgánicamente crecido no es necesariamente la mejor opción para las personas de nuestra clase social. En lugar de ello, como lo confirman los no orgánicos, opciones saludables de la FDA de verduras y frutas contienen los mismos nutrientes sólo para una parte del costo. A pesar de que sería bueno tener productos de la tierra, que tiene específicamente jardines de la comunidad, el aire de Los Ángeles no es lo suficientemente limpia para producir alimentos que es tan saludable como la producida en el valle central de California. Creo que uno de los mayores problemas es que no hay un mercado de los agricultores a pie de nosotros. Creo que si la escuela que asistieron a mis hijos organizó un mercado de agricultores cada mucho más padres serían capaces de recoger una selección saludable de frutas y verduras en lugar de comprar comida rápida.

IMG_6488.JPG
Carne de Lee’s Market and Liquor

En el dilema del omnívoro, Pollan describe que la comida rápida y la comida de los cazadores-recolectores son “igualmente irreales e igualmente insostenible.” Él cree que si estábamos una vez más conscientes de la fuente de nuestros alimentos – lo que era, de dónde viene, cómo viajó a llegar a nosotros y su coste real – veríamos que comemos por la gracia de la naturaleza. Critica tanto grandes almacenes y grandes explotaciones largo de su libro e insiste en que nuestra capacidad de comer alimentos durante todo el año, que solía ser de temporada ha dañado nuestra dieta. No estoy de acuerdo con esta afirmación, ya que tienen las verduras para la cena todos los días del año ha permitido a mi familia a permanecer saludable que si sólo tuviéramos carne durante semanas a la vez. Creo que la moderación es la mejor póliza.

Yo soy tamal MEXcLAda

Envuelta en bandera de verde blanco y colorado y a la misma vez bandera de azul, rojo, y blanco, yo soy tamal MEXcLAda. Con padres de México y origen en Tijuana, he crecido entre las loncheras de tacos y mariscos, las canchas de fútbol, y las cocinas oliendo a frijoles recién de la olla en las casas de mis abuelas en el Este de Los Ángeles. Es decir que mi situación me ha formado como la comida se forma de lo que está disponible.

En la lectura de Anderson, Everyone Eats, habla de la categorización de la comida. Nos introduce con la idea que la comida puede que sea fluida porque se puede categorizar por los sabores y lo que se utiliza como ingredientes, en vez de dar definiciones rígidas.

Pilcher al hablar sobre la autenticidad de la comida habla sobre cómo la comida es un reflejo de lo que es accesible y es arte en esa forma que no se puede comparar con esos mismos sabores. Personalmente, yo creo que lo que consideramos hoy en día auténtico es como Alicia Gironella De’Angeli dice, es una reinterpretación de comida tradicional. Pilcher él mismo admite que entre la competición por autenticidad se puede perder fácilmente la singularidad  o ‘unique cuisine’ y lo diferente de cada cocina.

Como el tamal que describe Piltcher que es una mezcla entre el trigo de los españoles y el maíz de los indígenas, los tamales aparecen en mi mesa durante la navidad y por meses después en mi hogar. El hecho de hacer los tamales fácilmente se convierte en un proyecto familiar para todas las mujeres de mi familia. Llenando la olla de tamales de queso con salsa verde amarga y enchilosa a la vez, tamales dulces con coco y pasas, y tamales con salsa roja de mole y pollo, los ricos regalos envueltos en masa y su propia cobija de hoja del maíz se gozan en el recalentado hasta los fines de enero.  Igual que los tamales, yo soy una identidad mezclada por los el lugar donde crecí y las tradiciones que mis padres y mis abuelos me han inculcado.

Aunque nací en la colonia Libertad en Tijuana México que como frontera es un centro de entremezcla e igual la capital de los tacos que también son forma de comida inventada, he vivido casi toda mi vida en los Estados Unidos, de este lado de la frontera. Aunque mi familia y yo hemos dejado mucha de nuestra vida y raíces en Tijuana, aún cargamos las tradiciones del otro lado que han ido cambiando entre generaciones. Es decir que aunque cruce la línea, todavía me balanceo entre las costumbres de México y la comida de haya mientras mantengo mi identidad como ciudadana de los Estados Unidos.

Aunque existen los tamales “tradicionales” de la receta de mi abuela desde Michoacán México, cada navidad en mi familia y durante las fiestas de La Virgen de Guadalupe, también se encuentra la pizza, ensaladas de pasta de mis tías, y es decir comida no ‘tradicionalmente’ Mexicana. Es decir que ha evolucionado el sabor en mi hogar, especialmente por los nuevos familiares que han introducido nuevos sabores y platillos. Por ejemplo, los sopes y las tostadas de frijoles son platillos comunes que hace mi mama seguido. Con una embarrada de frijoles guisados en el sabor de chile y manteca, sea la tostada o el sope de maíz sirve para detener los vegetales y el queso que les amontona mi mama. Pero, ha cambiado la receta original de mi madre porque ahora en vez de usar frijoles pintos, usa frijoles negros. Desde una vez que mi tío de Nicaragua trajo una hoya grande de frijoles negros y nos familiarizo con el sabor mas amargo que tienen, la embarrada de los sopes y las tostadas de mi madre ahora tienen diferente color. Desde ese entonces, los frijoles negros se han hecho lo mas común en mi casa, y aunque no fue lo “original o autentico” de mi madre, ahora es un platillo que contiene una historia de mezclar dos sabores diferentes.

Esta semana tuve la oportunidad de visitar la troca de Kogi que se define como una mezcla entre comida coreano y tacos. Aunque es muy popular y conocida entre los estudiantes de USC, yo nunca había visitado la troca porque se me hacia extraño la idea de tacos coreanos.

En el 2008, Kogi empezó a vender tacos como “taco peddler” en las calles de Los Ángeles y entre tres meses ahorraron suficiente dinero para empezar un negocio de troca.  Llena de pegatinas, de afuera, la troca parece muy al día y de moda con su estilo revisionista que se echa de ver no solamente en la comida, pero también en la apariencia de la troca.

Como Pilcher dice referente al tamal, la comida tiene la capacidad de unir a la gente, y la troca Kogi casa los sazones Coreanos en las salsas y en el modo de cocinar la carne y a la misma vez la tortilla de maíz recién hechas.

Anderson en su lectura explica la gran diferencia en accesibilidad a los ingredientes y nos dice que se forman “cores” y “peripheries” dependiente en el nivel socioeconómico. Aun se nota como en la troca de Kogi que se ha vuelto en una troca de gama alta por su popularidad y los precios que han subido extremamente desde que empezaron a vender sus tacos ha 2$, también se nota porque la troca se estaciona en lugares mucho mas económicamente estimados en comparación a otras trocas de tacos que se ven estacionadas en los vecindarios de Los Ángeles más bien asociados con “peripheris.”

Por ejemplo, cuando yo visite la troca de Kogi, estaba estacionado en un festival de Broadway que tuvo la ciudad de Los Ángeles para revivir el arte entre las calles del centro de la cuidad. Antes de ordenar mi quesadilla, vi la pagina en la red de Kogi para compara los precios y note que habían alzados los precios temporalmente porque estaban sirviendo un evento publico. En hacer esto, la troca se convirtió mas en “cores” porque fue mucho menos asequible para la gente común.

Aunque me dolió pagar mas por mi quesadilla sabiendo que usualmente no cobran tanto, me goce el casamiento entre los sabores Coreanos y Latinos, aunque me recuerdo que la “autenticidad” de cada sabor es cuestionable. Es decir que aunque la comida de Kogi mantenga sus raíces en las culturas y tradiciones recientes de el taco y el sazón Coreano, trae también nuevos sabores pioneros que siempre serán igual de MEXcLAdos como yo, cambiando constantemente lo que se define como “autenticidad.”

 

 

Broken Spanish- Parte de Alta California Cuisine

 

Quiero hablar un poquito sobre mi identidad. Soy de San Diego, California. Mi identidad religiosa es complicada. La familia de mi padre es judía y la familia de mi madre es católica y crié católica. Me gusta me criaron porque aunque soy católica, pasé mucho tiempo con mis abuelos judíos donde aprendí sobre judaísmo. La cultura de mi familia es interesante porque no nos identificamos con una cultura especifica. Los antepasados de mi padre eran de Rusia y los antepasados de mi madre eran de Italia, Inglaterra y Alemania. Siento que celebramos partes de cada cultura de nuestros antepasados. Por ejemplo hay un pan de Navidad de Alemania que se llama Dresden Stollen que cocinamos cada Navidad. El pan es de la región de Saxony en Alemania y es un pan delicioso con frutas azucaradas, ron y un glaseado de azúcar. Me gusta Stollen mucho porque es parte de la historia de mi familia y es una tradición. Nuestras identidades son importantes porque nos dan una manera de sentir que somos parte de algo.

se-holiday-stollen1
Stollen: Pan de Navidad

El concepto de identidad es interesante porque no hay una definición clara que dice lo que constituye una identidad auténtica. Por ejemplo este viernes visité un restaurante Broken Spanish. Yo no había oído de este restaurante. Está al otro lado de la calle de El Chollo. Visité el sitio web de Broken Spanish para aprender más sobre el restaurante y el sitio web dice que: “Broken Spanish follows the evolution of its chef, Ray Garcia. An amalgamation of the classically trained chef, born and raised in Los Angeles, with the powerful influence of a Latin upbringing. Drawing inspiration and flavors from a diverse community, Broken Spanish offers an experience that is Unique, Characteristic, and Beautiful.” Broken Spanish es un restaurante interesante porque no es similar a otros restaurantes mexicanos en Los Estados Unidos. El menú es diferente también. Por ejemplo, uno de los platos era una quesadilla con oxtail, plátano, habanero y salsa quemada. Otro plato es un tamale con cuello de cordero, hongos ostra rey and queso Oaxaca. Yo probé el quesadilla, el tamale y a mí también el queso fundido y los chochoyotes. El queso fundido tiene bacalao, quesillo y tomate asado y los chochoyotes es como una sopa con dumplings de masa, patata, ajo verde y pasilla. Mi camarero me explicó todo mis cursos a mí también. Dijo que el queso Oaxaca es directamente de el región de Oaxaca y que los cocineros preparan la masa cada mañana. Ray Garcia usa las influencias de Latinoamérica para crear los platos originales de Broken Spanish. No es comida auténtica en el sentido tradicional pero es parte la nueva generación de Alta California Cuisine.

IMG_5217
El menú de Broken Spanish
IMG_5223
El Queso Fundido
IMG_5227
Los Chochoyotes y El Quesadilla
IMG_5224
El Tamale

 

En mí opinión, Broken Spanish es un producto del fenómeno “world-systems” que E.N. Anderson discute en “Everyone Eats”. Hay una relación entre las culturas centrales y las culturas periféricas. La cultura de Los Estados Unidos es un ejemplo de una cultura central y las culturas de los países del Latinoamérica son parte de las culturas periféricas. Juntos estos países se desarrollan un nuevo tipo de cocina periferia que incluye restaurantes como Broken Spanish.

 

 

 

“Whitewashing,” Calle Olvera, y Cielito Lindo

Lo admito, cuando era niña, siempre me encantaba comer en las cantinas mexicanas de mi bario en Washington, D.C. Sus decoraciones coloridas, platos gigantescos, chips de tortilla adictivos, y mariachis, me hacían muy feliz. Mis padres sin embargo, nunca estaban tan entusiasmados de visitarlas. Ahora como adulta, entiendo porque…

Como americanos, todos hemos participado en la idea de “whitewashing.” Es “americanizar” una cultura a caber con nuestras expectativas y exagerar sus características para hacer que la cultura sea más interesante, divertida, exótica…(lo que sea). En hacer esto, solemos crear una cultura completamente distinta y quitar la autenticidad de la cultura real.

Como menciona Sylvia Ferrero en “Comida Sin Par – Consumption of Mexican Food in Los Angeles: ‘Foodscapes’ in a Transnational Consumer Society,” lo desgraciado es que ambos americanos de nacimiento e inmigrantes, participamos en esta farsa de cultura. ¿Y porque participan los inmigrantes en la mala representación de su propia cultura? Porque es lo que se vende, lo que genera ingresos, lo cual esta preferido por los consumidores. Como destaca Ferrero, para muchos inmigrantes, esta farsas de culturas les ofrecen oportunidades empresariales y de empleo. Lo que yo espero es el día en lo cual como consumidores, elegimos celebrar la cultura autentica – para que en eso, se transpiran las oportunidades económicos.

En Los Angeles, La Calle Olvera nos sirve como un buen ejemplo del “whitewashing” y de la participación de los Mexicanos. La Calle Olvera es una atracción turística popular del area downtown. En parte, puedes sostener que rinde homenaje a la cultura Mexicana y que celebra su presencia en Los Angeles. Pero al pasar un rato por la calle, es obvio que más que todo, provee las falsas representaciones de las costumbres mexicanas.

IMG_1082.JPG

Los puestos venden souvenirs turísticos como muñecas, esqueletos, camisetas, huaraches, etc. y aunque Mexicanos también visitan la calle, cada vez que la visito yo, no me parece ni para nada autentica. Además, el mural “America Tropical” de David Alfaro Siquieros – ubicada dentro de unos pocos kilómetros de la Calle Olvera – revela mas fisicamente la historia que Los Angeles lleva con “whitewashing” la cultura mexicana.

IMG_1080.JPG

Cuando visité la Calle Olvera la semana pasada, decidí comer en el restaurante Cielito Lindo. Cielito Lindo es una taqueria ubicada en la esquina de la Calle Olvera y la Calle Alameda. Este “pocho” (como lo describiría Bill Esparza) es modesto de tamaño pero supuestamente famoso por su comida. No diría yo que parece tanto un establecimiento falso como los de la cadena “El Cholo,” pero si diría que contribuye a la misma tergiversación. Su facade es tanto colorido como el de El Cholo, y aun más, fantasea con el mismo romanticismo de la cultura. La taqueria se estableció en 1934, durante cual año hubo mucho choque cultural entre los americanos con los inmigrantes mexicanos. Por eso, para poder existir, Cielito Lindo tenía que asimilarse en parte a la cultura expectativa. Su menu simple y comida no muy picante, nos revela sus conformes a las normas americanas.

IMG_1090

Comí su especialidad – dos taquitos con salsa de aguacate por $3.50. Los taquitos sabían bien – estupendos no, pero me lo gustaban. Mis única quejas fueron 1) que los taquitos no picaban y 2) que la salsa sabía más como salsa verde que salsa de aguacate. En fin, la comida fue buena para su precio. Seguro que no volveré pronto, pero te lo recomiendo si estas en el vecindario y si tienes hambre.

IMG_1086

Esta semana tengo ganas de explorar un restaurante más autentico. Iré al lado este de Los Angeles en busca de una experiencia menos falsificado y como Ferrero describe, “un experiencia mexicana para los mexicanos.”

Primera Visita al Mercado Olympic

Hoy es el 25 de enero y hace un agradable 70 grados.
Ah, la ciudad de Los Ángeles – famosa por sus días soleados, su gran tesoro “Hollywood,” y su comida influido por una población diversa. Nuestra ciudad es un crisol en lo cual inmigrantes de todas partes viven y nos ofrecen saborcitos de sus culturas y cocinas…¡cuanto bendecida somos nosotros!
La cultura mexicana es una de las culturas hispanas mas prominentes aquí en LA. Como mexicana yo misma, y amante del orgullo, fiesta, música, y comida del país, estoy más que agradecida por su influencia aquí.

Para empezar mi semestre de exploraciones culinarios lo mejor posible, seguí los consejos personales de reportero y escritor aclamado, Bill Esparza. En una visita a nuestra clase, Bill fue tan amable de darnos una lista de sus sitios favoritos en Los Ángeles para encontrar comida Mexicana (verdadera).

Al principio de su lista fue el “Mercado Olympic” – un nombre asignado por el para un mercado en Downtown Los Ángeles que suele asomarse los sábados y domingos desde las nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde. El nos aconsejó visitarlo algún fin de semana y probar su comida irresistible… nos dijo que seguramente no nos lo arrepentiría.

Ayer, fuí yo con nuestros compañeros de la clase, Alden y Emily, en busca de comida que nos satisfacería el hambre de mediodía.

A las dos menos quince llegamos (al cruce de Olympic y Central) e inmediatamente encontramos aparcamiento (bastante barato) justo al lado del mercado. Al salir del coche, nos encontramos en un barrio hispano situado unas pocas millas sur de Downtown con docenas de puestos que se ahorcajaban la calle Olympic. Decidimos hacer una gira por el mercado a ver nuestros opciones de comida. Por la calle habían personas que vendían piñatas, chiles secos, caramelos, frutos secos, fruta fresca, y comida de la calle; colores brillantes nos rodeaban y casi todos estaban de buen humor.

FullSizeRender (2)

Pronto después de empezar nuestra gira, observamos que no había tanta variedad de comida entre los puestos. Excepto a las pocos que especializaban en churros o elotes, casi cada puesto vendía tacos, huaraches, gorditas, quesadillas, salchichas, y aguas frescas. Pero vamos, a mi me encantan todos esos platos entonces no me dio mucha pena observarlo. 🙂
Ahora nos enfrentamos con el reto de decidir cual puesto hacía los mejores tacos, huaraches, gorditas, etc… un gran desafío para tres jóvenes hambrientos y rodeados por olores sabrosísimos. En fín, decidimos parar en uno de los últimos puestos de la calle. Su cola y sus mesas llenadas nos dio confianza en su destreza.

Todos tres ordenamos huaraches. Nunca los hemos probado, pero con tortillas gordas recién hechas; salsa verde; queso; y o carne asada, lengua, o pollo, parecían una buena opción. Por $5 (efectivo) no fueron tan baratos como los tacos por $1 a su lado. Pero tenía yo confianza en el que me lo vendía. A mi huarache de carne asada agregué cebolla, lechuga, crema, salsa picante y lima…. la hice aun más gorda que antes y en fin pareció más una ensalada sobre una tortilla.

IMG_1055

El huarache sabía riquísimo. La carne se mezclaba perfectamente con la crema, el queso y las dos salsas. La cebolla y la lechuga sirvieron como muy buenos complementos, y la lima fue necesario como último toque. La comí tanto despacio como podía, y mientras sabia sus sabores divinos, no podía evitar repetir “¡cuanto feliz soy yo, esto es de otro mundo!”

Gran trabajo, amigo, gran trabajo.

Alden, Emily, y yo teníamos ganas de probar más antes de irnos. Pero de veras, nos llenamos con los huaraches. Acabamos nuestro paseo por el mercado y después de haber pasado la tarde allí explorando y comiendo, decidimos volvernos a casa. Llenados y felices nos despedimos. Al llegar a casa, yo todavía pensaba en los huaraches y los busqué en el internet…

Lo que encontré:
El huarache se originó en la Ciudad de México. Su nombre se refiere a la tortilla de masa que le da su forma y que le hace parecerse a una sandalia (o un “huarache”). En los huaraches se puede agregar lo que quieres – tipicamente carne, lengua, o pollo; salsa; vegetales; y queso. Es un plato simple que se depende mayormente en la calidad de la tortilla… si no la puedes hacer bien, lo pierdes todo.

Sé que pronto volveré al mercado. Y sé que la próxima vez que lo visito, probaré unos tacos al pastor (aunque yo no los vi, Emily me dijo que ella si vio un taquero que los vendía).
El taco al pastor es uno de los tacos que Bill Esparza describe en su ecyclopedia de tacos – “Tacopedia.” Además que este tipo, Bill también nos cuenta sobre todos los tipos de tacos que podrás encontrar aquí en Los Ángeles. Escribe sobre ambos tacos puros mexicanos y los con influencias americanas. No obstante sus raíces, todos parecen regalos de dios. Aunque Bill no nos da una lista definida de sus taquerias preferidas, si nombra las más notables. Me adivino que es mi tarea visitarlas todas y formar mi propia lista. Reto aceptado.