Blog 5: la apropiación cultural de la comida (por Amanda)

Este semana en clase estamos enfocando en la apropiación cultural de la comida. Estamos explorando, como se describe en un podcast por Sporkful, “where’s the line between culinary cross pollination and cultural appropriation?” ¿En otras palabras, cómo podemos cocinar la comida de otras culturas en una manera concienzuda y respetuosa?

Rick Bayless, un cocinero anglo de Oklahoma que actualmente es el cocinero más famoso de comida mexicana en los E.e.u.u, ha recibido mucha crítica por la autenticidad de su comida. Aunque Bayless ha pasado muchos años estudiando la cocina mexicana en varios lugares en México, y también es fluente en el español, mucha gente está enojada que él es la cara de comida mexicana en los E.e.u.u. Bayless cree que muchas de estas personas que no les cae bien con él son más o menos racistas. En una entrevista con Sporkful él dice que, “there have been a number of people out there who have criticized me only because of my race…because I’m white I can’t do anything with Mexican food. You have to stop and say, ‘Wait is that just plain racism then?'”

Foto de Sporkful.com, en su articulo “Other People’s Food Pt. 1: White Chef, Mexican Food”

Un táctica principal de Bayless por recibido su fama ha sido el proceso de traducir las descripciones de platos mexicanos en sus menús. Hace las descripciones extrañas más familiar para la gente anglo. Él cree que es “translating classic Mexican food for an American audience, tweaking it to make it more accessible and familiar while still preserving the sole of it.” Sin embargo, estoy de acuerdo con profesor Krishnendu Ray, en su entrevista con Sporkful, que “all translation is a loss.” Cuando traduces inevitablemente hay algo que ha cambiado, y por eso no es posible para la cosa traducida mantener su identidad exactamente como fue originalmente. Además, por traduciendo los platos mexicanos Bayless implica que la comida y, en un sentido, la cultura mexicana es demasiado diferente para anglos conectar con y promete que es algo que anglos debe ser incómodo con. Por lo tanto se parece como los restaurantes de Bayless posiblemente son más como espacios de “voyeurismo cultural” en vez de espacios de profunda conexión cultural. Por eso, el argumento contra Bayless, al menos en mi opinión, no es que él no debe cocinar la comida mexicana sino que él necesita ser más concienzudo de la gente que representa.

Desafortunadamente, la larga historia de colonización y siglos de opresión de gente de color ha resultado hoy en una sociedad que favorece los anglos. Es mucho más fácil por un anglo recibir la atención de los medios o el apoyo de clientes de clase alta o el estado de la fama en alguno campo, incluyendo el mundo de cocinar. Como dice Ray, “white chefs like Bayless have more freedom to play with other people’s food than chefs of color do.” No es un crimen cocinar la comida de otra cultura, de hecho cocinar comida de otra cultura puede servir como una oportunidad para aprender más sobre la cultura, conectar con nuevas personas y fortalecer su empatía. Sin embargo es muy importante reconocer su privilegio, escuchar las opiniones de a la gente que está de la cultura de la comida que estás cocinando y representa a ellos en una manera respetuosa. Todo esto es especialmente crítico si eres de la etnia que históricamente ha oprimido la cultura que ahora estás beneficiando de. La actitud de Bayless implique que él no está dispuesto a escuchar los consejos de sus críticos y, en última instancia, realmente no entiende el punto de la argumento contra sí mismo.

Aventura 2: Cielito Lindo

El tema del blog de esta semana es la autenticidad. En consecuencia, viajé a la Calle Olvera, en el corazón de LA para visitar al restaurante Cielito Lindo.

Cielito Lindo se encuentra en la esquina de la calle Olvera, donde han estado sirviendo sus famosos taquitos y salsa de aguacate desde 1934. Al llegar a la calle Olvera hay una escena fascinante que refleja un mercado Mexicano, pero extrañamente no parece totalmente Mexicana . Cada de los vendedores se parecen Mexicano — muchos hablando español. Sin embargo, se venden los dulces Mexicanos y pan dulce al lado de camisetas turísticas y restaurantes con un mariachi happy hour especial – la calle entero parece como México sirviendo a las necesidades Estadounidenses. Cielito Lindo no es una excepción a esta tendencia.

IMG_3837.JPG      IMG_3843.JPG

A su llegada, el restaurante es aparentemente Mexicano. Personas de todas razas alineadas demuestra la popularidad del lugar. La letra de “Cielito Lindo”, posiblemente la canción Mexicana más conocida, está pintada en el brillante edificio del pequeño cabina. En el interior, los trabajadores Mexicanos preparan taquitos y toman órdenes rápidamente, proporcionando un servicio agradable. En general, el “foodscape” es muy estereotipada Mexicano.

IMG_3846.JPG    IMG_3847.JPG

Quizás el elemento más auténtico sobre el restaurante es su menú, que es sin disculpas. Cada uno de los artículos, ya sea tamales y taquitos, no tienen ninguna descripción o opciones para sus rellenos. Mientras tanto, en su página web, el restaurante ofrece las recetas de la carne Machaca, tortillas frescas, y salsa de aguacate que han utilizado desde que el restaurante fue fundado. Es claro que auténtico o no, están seguros y orgullosos de lo que hacen.IMG_3849.JPG

En su sitio web, se me informa que el fundador se mudó a Los Ángeles en la década de 1920 de un pueblo rural de montaña de Huanusco, Zacatecas, México. Sin embargo, no hay indicación de comida regional. Yo opté por el # 2 especial que incluye taquitos y un tamal. La comida era servido rápidamente arriba de frijoles refrendado, sofocada en lo que parecía ser queso cheddar. Los taquitos eran crujientes, pero no tenía mucho rellenos. Su famosa salsa de aguacate era muy suave y no agregó mucho sabor, ya que se sirve en encima de los frijoles y queso. El tamal se cubrió de forma similar, haciendo difícil distinguir los perfiles de sabor separados. Sin la típica estilo de un tamal en una hoja de plátano, el tamal estaba seco y grueso y era difícil decir qué tipo de rellenos contenía. El horchata era el elemento más agradable, ya que ofrecía un perfil de sabor completamente diferente, y dulce complemento a la comida.

IMG_3850.JPG
IMG_3851.JPG
En general, Cielito Lindo personifica la idea de una “vida dual,” en “Las Naciones Alimentarias” como en “La Autenticidad de las Cocinas”, que significa como los “restauradores Mexicanos que ajustan sus prácticas culinarias y la imagen de sí mismos según las expectativas de comensales no-Mexicanos.” En mi opinión, al no ser Mexicano totalmente auténtico, ni totalmente Mexi-Cali ni Estadounidense, me dejó queriendo más. Con ingredientes más auténticos y los porciones, como menos queso, los platos podrían haber sido mucho más satisfactorio y fiel a sus raíces.

Blog #2: Taquitos y Tamales a la Calle Olvera

Antes de nuestra visita a la Calle Olvera, había visitado una vez con mi clase de SPAN 261, pero no supe mucho sobre la historia de este sitio historical. Después de leer el primer capítulo de Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, supe que necesite visitar el Cielito Lindo. Mi experiencia con taquitos auténticos es menor… típicamente, los taquitos que yo como son de Trader Joe’s y son congelados. Por eso, tuve interesa en el Cielito Lindo y nuestra visita a la Calle Olvera era el tiempo perfecto para probar taquitos “auténticos”.

fullsizerender-9

Leí en el sitio web de Cielito Lindo sobre el proceso de cocinar los taquitos y también sobre la historia del restaurante. El sitio dice que el Cielito Lindo aún cocina los taquitos con los ingredientes mismos y con la receta misma. Pero, después de probarla, estoy de acuerda con Sarah Portnoy que, “…[the taquitos] taste as if they have been quickly cooked ahead of time and quickly reheated,” porque los taquitos no me parecieron frescas (más comentario sobre mi comida después). Cielito Lindo ha vendido taquitos desde 1934 y originalmente la comida fue cocinado a su casa y trajo a la Calle Olvera cada día por carrito.

En su ensayo, Ferrero describe la dualidad de comida mexicana. Ella escribe que la comida para los comensales que no son mexicanos que, “They adopt different attitudes toward their Mexicanness, play with the images imposed by the American society on their culture, and perform specific cultural traits to satisfy their customers’ expectations.” Pienso que es posible que la Calle Olvera se ha convertido en esta definición, con los vendedores de recuerdos de cosas que son estereotipias de México. La Calle Olvera tiene un ejemplo literal de “whitewashing” con el mural “América Tropical” que fue casi removido.

Había probado los taquitos y tamales, pero siempre he tenido favorito para los tamales porque mi madre, mi hermana y yo han cocinado tamales cuando estamos juntos para las vacaciones como Navidad. Cuando mi hermana era en la escuela primera, asistió una escuela de cocina, y allí, ella aprendió cómo cocinar tamales o adicionales comidas de culturas diferentes. Más o menos dos años en el pasado, un día en el verano, mi madre y mi hermana me invitaron a cocinar los tamales con ellos. Pienso que este es como la lectura de Ferrero, con su definición de comida étnica como un “symbolic marker of identity” donde las fronteras de la identidad étnica y el regionalismo trascienden a formas nuevas de socialidad. Cuando cocino tamales con mi madre y mi hermana, escuchamos a la música de américa-latina tengo el reconocimiento de la historia y los tamales ayudan a acercarnos. Después de leer la lectura de Deverell, entiendo que no es el “whitewashing” que él describe o la insensibilidad de Rick Bayless que el libro de Sarah Portnoy describe también. Por eso, pienso sobre los tamales en el contexto de los primeros tamaleros cerca de la Calle Olvera y mi experiencia.


Pedí el número 2 combo plato de Cielito Lindo, con dos de sus taquitos famosos y una tamale. Mi primera idea fue había mucha salsa aguacates – quizás demasiado salsa. Los taquitos y el tamale eran saturados con la salsa y mi plato también era reposante y yo derramé la salsa a mis zapatos. Yo sé que la salsa es distintiva de Cielito Lindo, pero para mí prefiero menos salsa para disfrutar los sabores de los taquitos y el tamale. Los taquitos eran crujientes y la carne era tierna en contraste. Me gustó el tamale mucho porque me recordó de mi familia pero también el maíz era húmedo. La carne tierna con el maíz suave fueron complementados perfectamente con la salsa. En mi opinión, el sabor era picante, pero la cantidad perfecta antes de causarme incomodidad.

La autenticidad de Calle Olvera

img_6491

Cuando llegué a Calle Olvera, primero vi el restaurante Cielito Lindo. Tenía un letrero pintado que es bonito e indica que fue fundado en 1934.

img_6486

Cuando miré más allá del restaurante, vi una línea de tienditas con muchos colores vibrantes. Mientras esperábamos por el resto de la clase, caminamos por la calle peatonal para explorar las tiendas. Hay mucha ropa, juguetes, marionetas, y otras cosas en cada tienda. Algunas cosas parecen hecho de mano pero otros obviamente son bienes producidos en masa. Después, subimos las escaleras para ver el mural “La América Tropical” de David Alfaro Siqueiros.img_6485

Primero vi que el mural es muy descolorido. Esto es porque había cubierto por muchos años a causa del “whitewashing.” Es muy triste porque podía ver partes de color rosado pálido e imagino que originalmente eran de color rojo vibrante. Esta descoloración del mural es análogo al “whitewashing” de los sabores de comida mexicana en Los Ángeles. Me fijé un hombre crucificado en el centro. El representa la opresión de los mexicanos en Los Ángeles.

Es difícil para definir la Calle Olvera como auténtica porque es una mezcla de  aspectos mexicanos auténticos pero también aspectos turísticos. Sirve a dos audiencias: los mexicanos americanos y los turistas americanos. Según Portnoy, los puestos de Calle Olvera vende dulces mexicanos, guitarras baratas, máscaras de lucha libre y otras cosas que se venden en mercados en México. Por eso, por un lado, es una representación de México auténtico. El mural es otro ejemplo de la autenticidad de Calle Olvera y del conflicto entre los mexicanos y los anglos. Representa la opresión de los mexicanos debajo del imperialismo americano. Por eso, al otro lado Calle Olvera es un símbolo del “whitewashing” de la influencia Mexicana en Los Angeles. De manera interesante, según Portnoy, al principio Calle Olvera fue diseñado por una mujer Anglo. Anglos ricos quisieron preservar la Ávila Adobe para preservar la historia de Los Ángeles. Al principio fue un lugar para los visitantes americanos pero hoy día también es un lugar para celebrar días festivos mexicanos. Pienso que no podemos decir que Calle Olvera es simplemente auténtica mexicana o no. Creo que hay aspectos auténticos mexicanos pero por lo general es auténtica de la cultura mexicana americana y representa la unión y también el conflicto entre las dos culturas.

Según Sarah Portnoy, platillos que tienen una combinación de diferentes comidas son una adaptación americana de comida mexicana. Por ejemplo, muchos restaurantes mexicanos en los EEUU sirven un platillo con arroz, frijoles, y enchiladas o tacos con mucho queso arriba. Gustavo Arellano discute que toda la comida mexicana, aún la comida mexicana americana, es mexicana y auténtica si una parte de esta cocina se originó en México. Pero creo que la comida mexicana americana no captura el espíritu de los mexicanos. Es una mezcla de los dos paladares y los espíritus de las dos culturas. Por ejemplo, comí un platillo que tiene una combinación de un tamal, dos taquitos, frijoles, salsa de aguacate, y mucho queso de Cielito Lindo.

img_6492La adición de queso arriba representa la influencia del paladar americano en la comida mexicana americana. Pedí una horchata también. Por lo general esta comida viene de la comida mexicana pero es modificada para satisfacer los visitantes americanos también.  Por eso, creo que los platillos de combinación de Cielito Lindo son una representación auténtica de la cocina mexicana americana pero no de la comida mexicana.

 

Blog 2: Cielito Lindo y la calle Olvera

En clase la semana pasada fuimos a la calle Olvera, parte de El Pueblo en el centro de Los Ángeles. Organizada por Christine Sterling en los años treinta, la calle Olvera es un centro de museos, tiendas, restaurantes y tenderetes latinos donde la gente puede reunirse para celebrar y preservar el patrimonio latino de Los Ángeles. Andar por la calle Olvera, pude ver muchos colores brillantes, banderas de papel y otras decoraciones latinas, murales y estatuas de importancia histórica y, por supuesto, muchas palabras en español.

Un mural en particular que vemos fue “La América Tropical” por David Alfaro Siqueiros. Pintado en 1932, “La América Tropical” muestra una representación artística de la opresión por el imperialismo de los E.e.u.u. Por su contenido polémico, el mural fue cubierto por el “white washing” menos de un año después de que fue terminado y no fue restaurado hasta años recientes. La cubierta del mural de Siqueiros demuestra una forma literal de “white washing,” pero el termino “white washing” también puede representar la dilución de culturas no estadounidenses en el E.e.u.u. Por ejemplo, aunque la calle Olvera claramente conserva y ofrece un centro de rica cultura latina en Los Ángeles, también es un centro del turismo entonces inevitablemente en este lugar hay una contradicción entre lo que es latino y lo que es estadounidense. Aún así, en mayor parte, la calle Olvera aparece muy autentica.

Al final de nuestro viaje, comimos en un tenderete se llama Cielito Lindo, que es famoso por sus taquitos (tacos pequeños, rodados y fritas). Este colorido tienda situado al final de la calle Olvera abrió sus puertas en 1934 y es un ejemplo perfecto de comida auténtica latinoamericana. La “autenticidad” en relación a la comida es difícil definir. La palabra significa “hecho de la misma manera que el original,” pero en el mundo de comida es muy complicada definir que es “lo original.” Ingredientes, influencias culturales, tecnologías de cocina, etcétera, están constantemente avanzando y adaptándose. Así es natural que los platos “auténticos” cambiar con el tiempo. Por lo tanto, creo que la autenticidad viene más directamente de la preservación de una identidad cultural y personal. Cielito Lindo demuestra esta forma de la autenticidad porque preserva las recetas, sabores y la identidad de la tienda creada por la fundadora mexicana, Aurora Guerrero, de su propia experiencia con la cocina mexicana.

En Cielito Lindo pedí el número dos, un plato de dos taquitos y un tamal con arroz, frijoles y una salsa de aguacate. Los taquitos y el tamal probado bien, pero mi parte favorita del plato era la salsa. ¡Me encanta los aguacates! Era muy cremosa y un poco dulce con un pizca de especia. Esta salsa hizo todo en el plato muy, muy delicioso. Sin duda, volvería a comer otra vez en Cielito Lindo y recomendaría toda la experiencia de la calle Olvera a mis amigos.

2 El Cholo Café Español: Celebrando 93 Años en el Sur de California y Sólo les Costó su Autenticidad

El Cholo Café Español que fundado en 1923 por una joven pareja, Alejandro y Rosa Borquez, y el restaurante es todavía rico con historia. Los muros del restaurante son cubierto con fotos de Los Borquezes, sus amigos, y su primero restaurante que se llamó Sonora Café. De las decoraciones en la pared, es claro que la historia de El Cholo es muy importante al establecimiento. ¿Entonces por qué no la comida del restaurante refleja la misma?

img_20170205_202103

^Las fotos en el pared de Los Borquezes y el original El Cholo.

En el menú, encontrará algunas comidas auténticas como tostadas, tamales, y chile relleno. Sin embargo, encontrará platos combinaciones, “caesar salad,” y fajitas. El primer menú en 1923 ofrecido tres cosas: un chili con carne, una enchilada, o un tamal. Ahora, el menú se ha ampliada para incluir muchas cosas no auténtico a comida mexicana como “appetizers.”

img_20170205_202439

^El menú en El Cholo con algunas comidas auténticas y algunas no auténticas.

Ordené el flan porque pensé que sería auténtico. Mientras el flan fue muy rico y bien hecho, la autenticidad fue perdido cuando el flan llegó con un montón de crema batida en la parte superior. El flan es un postre muy simple y es la simplicidad de flan que lo hace auténtico. Compare esta foto del flan de El Cholo (izquierda) con una foto de flan de un sitio web de cocina española (derecha).

^El flan a El Cholo servido con crema batida y fruta (izquierda) y el flan de un sitio web de cocina española (derecha).

Una cosa que Bill Esparza dicho es un signo de autenticidad es si el restaurante expone o es orgulloso de la parte específica de México que su familia es de. En el menú, El Cholo tiene la historia del restaurante, pero no dice donde Los Borquezes son de. La historia empiece con Alejandro y Rosa viviendo en California.

img_20170205_202143

^La historia de El Cholo en el dorso del menú no menciona donde Los Borquezes son de. En general, la historia del restaurante parece fantaseado para hacer el restaurante parece más auténtico.

Parece que algunas partes de El Cholo son auténticas, pero algunas no son. El restaurante aún es propiedad de la familia original, pero parece que el restaurante es parte de que Sylvia Ferrero se llama un “doble vida.” Ferrero dice que hay dos tipos de restaurantes en Latino Los Ángeles. Primero, hay esos restaurantes que son por los mexicanos viviendo en barrios latinos (como Boyle Heights). Otros son esos restaurantes que han cambiado platos mexicanos por americanos que viven en barrios clase media (como El Cholo).

Todos los El Cholo restaurantes son en barrios clase media como Santa Monica, Anaheim, y el centro de la ciudad Los Ángeles. Fui a El Cholo en el centro de la ciudad Los Ángeles, cuál no es en un barrio latino. A cerca de este restaurante son Staples Center, LA Live, USC, y hoteles caros.

En mi opinión, El Cholo es un restaurante pretendiendo todavía ser auténtico para apelar a turistas en Los Ángeles. Este no es una crítica de El Cholo, pero es que el restaurante es. La comida es bastante bueno y el restaurante es a cerca de USC. ¡También, El Cholo es todavía un lugar bueno para obtener una margarita gigante (o dos) con sus amigos!

img_20170205_204455

^¡Al escribir una revisión exhaustiva del restaurante, es importante probar todas las margaritas!

Blog 1: Guelaguetza (por Amanda)

Para el primer blog fui a Guelaguetza en Koreatown con Olivia. Guelaguetza es un restaurante de comida tradicional de Oaxaca, un región del sur de México, rodeado de Guerrero, Puebla, Veracruz y Chiapas. Según el sitio web de Guelaguetza, el restaurante fue fundada en 1994 por Fernado Lopez y su esposa, Maria Monterrubio, ambos inmigrantes de Oaxaca. Fernando y Maria querían compartir los mejores recetas de su familia con ingredientes oaxaqueños auténticos. Ahora, más que dos décadas después, Guelaguetza ha encontrado mucho éxito como un “embajabor de cocina oaxaqueña en Los Ángeles.”

En clase la semana pasada, hablamos con Bill Esparza, un escritor de comida mexicana, de Street Gourmet LA. Él habló un poco acerca de apropiación cultural de comida mexicana y la importancia de autenticidad, que nos leemos sobre también en la sección de “Food Culture, Food Ideology, Authenticity, Theory of Cuisine” de Three World Cuisines por Ken Albala. Esparza dice que una de las principales formas en que un cliente puede saber si la comida de un restaurante es auténtica es el detalle de los elementos del menú (como la especificación de platos regionales) y el conocimiento o entusiasmo de los trabajadores sobre la comida. Autenticidad de esta manera no significa que se prepara la comida de una manera exacta o histórica, sino que se crea con una comprensión fuerte de los ingredientes y las tradiciones culturales de su origen.

En Guelaguetza, el menú claramente muestra que su comida se hace con conocimiento y consideración de la cultura y historia de los alimentos ricos de Oaxaca. Tiene muchas opciones tradicionales detalladas a Oaxaca como tlayudas (un tipo de pan plano, como una pizza, con carnes, verduras y/o queso tradicional de Oaxaca), Moles, Chilles Rellenos, Enchiladas, y mucho más. También, Guelaguetza tiene muchos elementos además de la comida, como fotos de bailarines oaxaqueños en las paredes, una tienda por la entrada de cositas, ropa y condimentos de Oaxaca y decoración en general de Oaxaca, que muestra su clara representación auténtica de Oaxaca.

Para nuestra cena, Olivia y yo nos sentamos en el centro del restaurante. Primero, nos trajimos totopos con mole coloradito, una sala picante y poca granulada creado con ancho chile y guajillo chile, y ordenamos bebidos, una margarita de frambuesas para mí, y un aperitivo de “Chalupas.” Las chalupas, tortillas fritas con verduras y guacamole, eran tan deliciosos. La textura crujiente de la tortilla acompañada muy bien con las verduras terrosas y guacamole cremoso. Para mi entrada ordenó las “Enchiladas Campesinas,” que se describen en el menú como “enchiladas de mole rojo rellenas de pollo y preparadas con tortillas hechas a mano.” ¡El mole rojo fue increíble! Esperaba que sería picante pero era dulce, rico y lleno de sabor. Para el postre (porque teníamos que pedir un postre por supuesto) probamos un plato de variedad que incluía flan, plátanos fritos, fresas con crema y nicuatole – un postre hecho de maíz y azúcar que es tradicional en Oaxaca. Comimos este plato delicioso con una bebida se llama “Champurrado,” hecho de atole blanco y chocolate oaxaqueño que me recordó de una versión más gruesa, menos dulce de “hot chocolate” en los E.e.u.u.

En total, me encantó la comida y la experiencia de Guelaguetza y sin duda recomendaría este restaurante.