Aventura 2: Cielito Lindo

El tema del blog de esta semana es la autenticidad. En consecuencia, viajé a la Calle Olvera, en el corazón de LA para visitar al restaurante Cielito Lindo.

Cielito Lindo se encuentra en la esquina de la calle Olvera, donde han estado sirviendo sus famosos taquitos y salsa de aguacate desde 1934. Al llegar a la calle Olvera hay una escena fascinante que refleja un mercado Mexicano, pero extrañamente no parece totalmente Mexicana . Cada de los vendedores se parecen Mexicano — muchos hablando español. Sin embargo, se venden los dulces Mexicanos y pan dulce al lado de camisetas turísticas y restaurantes con un mariachi happy hour especial – la calle entero parece como México sirviendo a las necesidades Estadounidenses. Cielito Lindo no es una excepción a esta tendencia.

IMG_3837.JPG      IMG_3843.JPG

A su llegada, el restaurante es aparentemente Mexicano. Personas de todas razas alineadas demuestra la popularidad del lugar. La letra de “Cielito Lindo”, posiblemente la canción Mexicana más conocida, está pintada en el brillante edificio del pequeño cabina. En el interior, los trabajadores Mexicanos preparan taquitos y toman órdenes rápidamente, proporcionando un servicio agradable. En general, el “foodscape” es muy estereotipada Mexicano.

IMG_3846.JPG    IMG_3847.JPG

Quizás el elemento más auténtico sobre el restaurante es su menú, que es sin disculpas. Cada uno de los artículos, ya sea tamales y taquitos, no tienen ninguna descripción o opciones para sus rellenos. Mientras tanto, en su página web, el restaurante ofrece las recetas de la carne Machaca, tortillas frescas, y salsa de aguacate que han utilizado desde que el restaurante fue fundado. Es claro que auténtico o no, están seguros y orgullosos de lo que hacen.IMG_3849.JPG

En su sitio web, se me informa que el fundador se mudó a Los Ángeles en la década de 1920 de un pueblo rural de montaña de Huanusco, Zacatecas, México. Sin embargo, no hay indicación de comida regional. Yo opté por el # 2 especial que incluye taquitos y un tamal. La comida era servido rápidamente arriba de frijoles refrendado, sofocada en lo que parecía ser queso cheddar. Los taquitos eran crujientes, pero no tenía mucho rellenos. Su famosa salsa de aguacate era muy suave y no agregó mucho sabor, ya que se sirve en encima de los frijoles y queso. El tamal se cubrió de forma similar, haciendo difícil distinguir los perfiles de sabor separados. Sin la típica estilo de un tamal en una hoja de plátano, el tamal estaba seco y grueso y era difícil decir qué tipo de rellenos contenía. El horchata era el elemento más agradable, ya que ofrecía un perfil de sabor completamente diferente, y dulce complemento a la comida.

IMG_3850.JPG
IMG_3851.JPG
En general, Cielito Lindo personifica la idea de una “vida dual,” en “Las Naciones Alimentarias” como en “La Autenticidad de las Cocinas”, que significa como los “restauradores Mexicanos que ajustan sus prácticas culinarias y la imagen de sí mismos según las expectativas de comensales no-Mexicanos.” En mi opinión, al no ser Mexicano totalmente auténtico, ni totalmente Mexi-Cali ni Estadounidense, me dejó queriendo más. Con ingredientes más auténticos y los porciones, como menos queso, los platos podrían haber sido mucho más satisfactorio y fiel a sus raíces.

Blog #2: Taquitos y Tamales a la Calle Olvera

Antes de nuestra visita a la Calle Olvera, había visitado una vez con mi clase de SPAN 261, pero no supe mucho sobre la historia de este sitio historical. Después de leer el primer capítulo de Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, supe que necesite visitar el Cielito Lindo. Mi experiencia con taquitos auténticos es menor… típicamente, los taquitos que yo como son de Trader Joe’s y son congelados. Por eso, tuve interesa en el Cielito Lindo y nuestra visita a la Calle Olvera era el tiempo perfecto para probar taquitos “auténticos”.

fullsizerender-9

Leí en el sitio web de Cielito Lindo sobre el proceso de cocinar los taquitos y también sobre la historia del restaurante. El sitio dice que el Cielito Lindo aún cocina los taquitos con los ingredientes mismos y con la receta misma. Pero, después de probarla, estoy de acuerda con Sarah Portnoy que, “…[the taquitos] taste as if they have been quickly cooked ahead of time and quickly reheated,” porque los taquitos no me parecieron frescas (más comentario sobre mi comida después). Cielito Lindo ha vendido taquitos desde 1934 y originalmente la comida fue cocinado a su casa y trajo a la Calle Olvera cada día por carrito.

En su ensayo, Ferrero describe la dualidad de comida mexicana. Ella escribe que la comida para los comensales que no son mexicanos que, “They adopt different attitudes toward their Mexicanness, play with the images imposed by the American society on their culture, and perform specific cultural traits to satisfy their customers’ expectations.” Pienso que es posible que la Calle Olvera se ha convertido en esta definición, con los vendedores de recuerdos de cosas que son estereotipias de México. La Calle Olvera tiene un ejemplo literal de “whitewashing” con el mural “América Tropical” que fue casi removido.

Había probado los taquitos y tamales, pero siempre he tenido favorito para los tamales porque mi madre, mi hermana y yo han cocinado tamales cuando estamos juntos para las vacaciones como Navidad. Cuando mi hermana era en la escuela primera, asistió una escuela de cocina, y allí, ella aprendió cómo cocinar tamales o adicionales comidas de culturas diferentes. Más o menos dos años en el pasado, un día en el verano, mi madre y mi hermana me invitaron a cocinar los tamales con ellos. Pienso que este es como la lectura de Ferrero, con su definición de comida étnica como un “symbolic marker of identity” donde las fronteras de la identidad étnica y el regionalismo trascienden a formas nuevas de socialidad. Cuando cocino tamales con mi madre y mi hermana, escuchamos a la música de américa-latina tengo el reconocimiento de la historia y los tamales ayudan a acercarnos. Después de leer la lectura de Deverell, entiendo que no es el “whitewashing” que él describe o la insensibilidad de Rick Bayless que el libro de Sarah Portnoy describe también. Por eso, pienso sobre los tamales en el contexto de los primeros tamaleros cerca de la Calle Olvera y mi experiencia.


Pedí el número 2 combo plato de Cielito Lindo, con dos de sus taquitos famosos y una tamale. Mi primera idea fue había mucha salsa aguacates – quizás demasiado salsa. Los taquitos y el tamale eran saturados con la salsa y mi plato también era reposante y yo derramé la salsa a mis zapatos. Yo sé que la salsa es distintiva de Cielito Lindo, pero para mí prefiero menos salsa para disfrutar los sabores de los taquitos y el tamale. Los taquitos eran crujientes y la carne era tierna en contraste. Me gustó el tamale mucho porque me recordó de mi familia pero también el maíz era húmedo. La carne tierna con el maíz suave fueron complementados perfectamente con la salsa. En mi opinión, el sabor era picante, pero la cantidad perfecta antes de causarme incomodidad.

Blog número 1: La comida de Chichen Itza

El domingo pasado, fui al Mercado La Paloma para comer al restaurante Chichen Itza con Erik y Natalie. He asistido USC por 4 años pero no había comido a Chichen Itza y solo había visitado el Mercado de la Paloma una vez para el restaurante Thai Corner. Después de nuestra presentación la semana pasada, quería ir a Chichen Itza. No pensé que había comido comida tradicional de Yucatán y pienso que es muy interesante que el chef usa tecnología nueva como el sous vide pero mantiene a cocinar comida tradicional. En nuestra conversación con Bill Esparza, nos dijo que restaurantes que indican la región en México que es la origen de su comida típicamente son restaurantes auténticos.

Antes de visitar Chichen Itza, leí sobre la comida tradicional de la región del sur de México. Platos como la cochinita pibil, pollo ticul, y el pescado tikin-xic son preparados similares y tienen pasta de annatto, un sabor que me gusta cuando probarlo. Aprendí que la cochinita pibil se desarrolló como una manera de conservar el carné de estropearse y hoy aún, la cochinita pibil es uno de los platos más famosos de la Yucatán. También, estaba emocionada para probar los panuchos – tortillas de maíz rellenan con pasta de frijoles y frito con varias guarniciones.

img_7147
Había mucha gente allí se escondía de la tormenta

Llegué al Mercado La Paloma durante una tormenta grande en Los Ángeles y a causa de la tormenta, no pensaba que el Mercado sería ocupado. Sin embargo, había mucha gente al Mercado, y la mayoría estaba en línea para Chichen Itza. Porque yo fui con dos amigos, probé muchos diferentes comidas. Pedimos los tacos de cochinita, la sopa de lima, los panuchos, el tikin xic, el pollo pibil y horchata para beber. No quise pedir las tortas porque un plato ‘mexicano’ que tiene ensalada de repollo y papitas fritas no me parece como auténtico. Pienso que las tortas reflejan el “white-washing” de comida mexicana y el “Americanized” plato méxicano que Food, Health and Culture in Latino Los Angeles menciona.   

Mi plato favorito era el panucho porque me gustó lo crujiente de la tortilla frita en contraste del pavo tierno, frijoles negros, avocado, tomate y la cebolla adobada. Cada parte del panucho tenía un sabor único y la combinación no era abrumador. También, me gustó la sopa de lima, pero este plato llegó a nuestra mesa antes del resto de nuestra comida y por eso no comemos cuando la sopa era caliente. Me encantó la sopa porque el sabor fresco de lima complementaba el sabor sustancioso del caldo de pavo. La ensalada de naranjas y jícama también me ayudó a limpiar mi paleta entre platos como el Tikin Xic y el pollo pibil.


La presentación del Tikin Xic y el pollo pibil eran apetecibles y coloridos. No quise comer los dos porque me parecieron perfectos. El pollo pibil llegó en un plato combinado, lo que aprendí en Food, Health and Culture in Latino Los Angeles no existe en México. Pienso que este muestra la evolución de comida mexicana en Los ángeles hoy, con la receta tradicional del pollo con la pasta annatto y preparación en las hojas de banana pero también con el arroz y los frijoles negros que significan comida de “altacalifornia” o menos auténtica. El pollo pibil y el tikin xic eran gustosos y me gustó mucho la pasta de annatto. Cuando no pude comer más carne, yo ensopé una tortilla de maíz caliente en la salsa del tikin xic y era un sabor opulento.