Urban Gardens: Empowering Communities

By Maddie House

At 24th street elementary school community garden, the students in the school take gardening classes where they learn to grow and cook healthy, fresh foods. In a community that faces many inequities, particularly in access to food, the garden serves as a community center to promote long-term healthy eating and health. Families are able to pick up food when necessary, and pre-COVID, the garden was open to anyone in the community. The program also focuses on the well-being of the environment by having a compost system and a lunch system that prevents wasting of food. Saving trash from going to the landfill and taking action to mitigate the effects of climate change also contribute to long-term healthy changes in marginalized communities that are disproportionately impacted by environmental health challenges like climate change. This type of urban gardening is a powerful way to combat food insecurity and food apartheid.

Our class in the 24th street elementary school garden!

Many under-resourced communities are classified as food swamps (or food deserts) meaning there is an abundance of unhealthy food options like fast food and liquor stores with very few health options like farmer’s markets and grocery stores. Even when healthy options are available, they might be inaccessible to the community. For example, healthy food options in USC Village are expensive, which makes them unreasonable and effectively unavailable to many members of the surrounding community. Food swamps disproportionately impact communities of color and those with low socioeconomic status. Racist practices like redlining have led to lasting housing segregation in the U.S. and have facilitated drastic racial inequities in access to healthy food options, which has massive implications on health. In discussing the food injustices, Karen Washington says, “the food system is not broken; it’s working exactly the way it’s supposed to: as a caste system based on demographics, economics, and race,” meaning that the creation of food swamps has been the result of these purposeful racist systems in place.

One of the ways that’s been proposed to fight food apartheid is urban gardening because it provides healthy food options and also strengthens the community, socially and economically, while benefiting the overall environment and creating a space for safe physical activity. Washington talks about finding solutions that empower the communities and take advantage of their strengths and social capital. Food banks and charity organizations don’t do anything to give power and influence to the local community. In communities that face injustices as a result of lack of power, finding ways to make changes by altering the power dynamics that exist can provide much longer lasting and effective changes. Community gardens and farmers markets that provide economic and social opportunities contribute to positive change in many different aspects of marginalized communities. Professor Portnoy discusses many other benefits of community gardens saying, “gardening is not only a therapeutic act for those suffering from mental and physical illness. A 2014 study on the benefits of gardening and food growing for health and wellbeing discusses benefits like promoting social inclusion for excluded groups such as immigrants” (Portnoy, 161). Gardens like the one at 24th street elementary school can provide financial opportunities (and economic independence), outdoor space, and social support, along with healthy, affordable food options.

However, Washington says that, “growing food isn’t enough: We need to address the structural, industrial, and environmental determinants that reinforce racism in our society.” Our food systems and food injustices are inseparable from the racism that permeates throughout our society, so the only way to fully remove food injustices requires the removal of racism from all of our systems and institutions- in schools, the healthcare system, housing, and everything else. 

Reflection

Taking this class has been such a fun and interesting way to explore Latinx culture in Los Angeles. I really enjoyed exploring how gentrification, globalization, cultural appropriation, and family all connect to different food-related issues. I especially loved being able to learn about issues in-person from people with direct experience, like being able to talk to Merced Sanchez about her experience as a street vendor. She talked a lot about the power of community and the struggles of gathering people who are scared of legal issues due to immigration status and/or the harsh criminalization of street vending. I also appreciated the importance of family in her food story; family and culture were an important part of food throughout the course- from my own family food culture in the first blog to Villa’s Taco’s entrepreneurship out of his grandma’s house. 

My favorite field trip was to Boyle Heights because we got to learn about gentrification and gentefication from people who actually own businesses in the neighborhood, while also eating incredible food! I loved talking to the owners of Café Café and learning more about the work that they do to help the community, like the fridge that anyone can take from and add to. It’s also been so much fun to support businesses that I now know a lot about and care about—I’ve been back many times with my friends to Café Café! Finally, my favorite topic of the semester was food injustices because it connects topics I’ve learned about in my major, Health Promotion & Disease Prevention, to Latinx culture in LA. It’s really powerful to learn simultaneously about the beauty of different food cultures and the diet limitations many face in the U.S. resulting from racist structures.

Sources

Portnoy, Sarah. «Urban Agriculture and Latino Roots in Los Angeles.» Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, Rowman & Littlefield, 2017.

Washington, Karen. «How Urban Agriculture Can Fight Racism in the Food System.» Civil Eats, 2020. https://civileats.com/2020/07/10/op-ed-how-urban-agriculture-can-fight-racism-in-the-food-system/.

La jaula étnica: los desafíos y lo bueno de la venta ambulante

Por Maddie House

Cuando juntamos para este blog, no sabíamos donde debíamos empezar. No se puede buscar en el Internet “¿dónde está fruteros o dónde está vendedores ambulantes?” porque una parte de su trabajo es quedarse informal y un poco escondido (aunque trabajan en la acera/sidewalk). Conducíamos hacia Vermont y afuera de Ralph’s, encontramos Gloria con un paragua con los colores del arcoíris, una parrilla, y dos mesas con comidas y condimentos diferentes. Gloria ha sido vendedor ambulante desde mayo de 2021, pero su madre ha sido una vendedora ambulante en Torrance por muchos años y por eso tiene mucha experiencia con el negocio difícil. Siempre vende en el mismo lugar, en Vermont afuera de Ralph’s, en los sábados y los domingos. Dijo que, a causa de COVID, ha sido mucho más desafiante porque la gente tiene miedo de comprar comida y no tiene confianza en los vendedores. Lo difícil con esto también es que los vendedores ambulantes no recibían dinero del gobierno para ayudarles con sus negocios (Bautista). Esto significa que estas personas no tenían ninguna protección financiera durante la pandemia. 

Gloria vende “snacks” como esquite, elote, frutas, chicharrón, aguachile, y bebidas. También tiene una parrilla para los perritos calientes con tocino, cebolla, y condimentos (los “victory dogs”). Su plato favorito, y el mejor en su opinión, es el maíz. El esquite clásico, que pedimos nosotras, era muy rico con queso, crema, y polvo de chile encima. Me encantó la mezcla de queso y maíz, con algo un poco picante. Gloria hablaba del divertido de hacer cambios y innovaciones con el elote y el esquite tradicionales. Ella le gusta experimentar y probar combinaciones nuevas, como Hot Cheetos encima del esquite. También Claire comió un perrito caliente que era grande y delicioso, con olores fuertes–especialmente de la cebolla. 

El jueves, hablamos con Merced Sanchez, una vendedora ambulante y activista de Puebla que ha participado mucho en los movimientos de la legalización de vender comidas en la calle. Ella hablaba de las dificultades que ha experimentado con tantos negocios diferentes. Quería compartir su amor de la cocina mexicana y crear su propio negocio. Antes de la descriminalización de la venta ambulante, la policía podría coger todas las cosas de los vendedores, como las parrillas, la comida, y los utensilios de cocina. Juana Dominguez, una vendedora ambulante en Los Ángeles, dijo que “it’s devastating seeing your things taken away—so much effort, so much of what you fought for” (Food and Wine). Los inmigrantes en Los Ángeles a veces no pueden encontrar otros trabajos a causa de barreras idiomáticas y/o estado de inmigración. Y obtener vehículos para loncheras o edificios para restaurantes cuesta mucho dinero. Sanchez dijo que una lonchera puede costar como $50,000, dinero que mucha gente no tiene y no lo puede arriesgar. Con los recursos que tienen, vender comida en la acera es una manera más accesible de hacer su propio negocio, como un emprendedor. La ilegalidad de la venta ambulante creía una barrera que limitaba la participación de inmigrantes en la economía. Es injusto que no pueden participar en la economía formal pero también es ilegal participar en la economía informal. Ahora, los vendedores ambulantes pueden tener licencias (permits) para vender la comida, aunque son caras. Sanchez dijo a nosotros que ahora tiene seguridad en su negocio y cuando la policía viene, puede mostrar su licencia para que la deje en paz. 

Los fruteros y otros vendedores ambulantes muchas veces tienen una comunidad. Sanchez dijo que ella conocía a tantas personas y usaba esa red para hacer su activismo. Estos sistemas que conectan una comunidad de personas pueden ser buenos y malos al mismo tiempo, según Rocío Rosales. Rosales dice que “[social networks] offer different individuals within the network uneven benefits, and they can be simultaneously helpful and exploitative. The ethnic cage concept is meant to capture this complexity. Although cages evoke a negative connotation, it is important to remember how, in a hostile context, such a cage can serve as a protective barrier” (12). Las jaulas étnicas pueden atrapar a las personas y también pueden protegerlas. En el caso de Sanchez, las conexiones con otras personas le ayudaban en su activismo porque tenía un grupo de personas que resultaba en más poder. (Los límites de este poder son el estado de inmigración de estas personas y también su estatus en la sociedad. Aunque tenían muchas personas, el gobierno ha ignorado sus problemas por muchos años.) Por otro lado, a causa de las dificultades que experimentan los inmigrantes en los EEUU, muchas veces faltan recursos y por eso, no pueden ayudar a las otras personas en su red. Los vendedores ambulantes han encontrado muchos desafíos, aunque solo tratan de participar en la economía estadounidense.

Las tortillas que preparamos con Merced Sanchez

Fuentes

Bautista, Nidia. “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit.” Food & Wine, 2020. https://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic.

Portnoy, Sarah. “She used to dodge the police. Now she can make Puebla-style food and run a business while speaking up for other vendors.” Los Angeles Times, 2018. https://www.latimes.com/food/dailydish/la-fo-re-merced-sanchez-20180615-story.html.

Rosales, Rocío. “Introduction.” Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Communities in Los Angeles.

Bar Amá vs. Taco Bell- Una mezcla bonita o «cultural misappropriation»

Por Maddie House

Bar Amá es un restaurante Tex-Mex en DTLA. El chef y dueño, Josef Centeno, es de San Antonio, Tejas y quería recrear las comidas de su mama y su abuela. Fui con mis amigos y ordenamos los “puffy tacos” con carne guisada, queso, guacamole, enchiladas de batata con mole, aguachile, coliflor, hamachi crudo, y Caesar repollitos de Bruselas (Caesar brussel sprouts). Puffy tacos son de San Antonio y lo preparan con “a kind of fresh masa dough that inflates when you pass it through hot oil, before you kind of crimp it and pile it with pretty much anything, especially that spicy beef guisada” (Jonathan Gold). 

Puffy taco con carne guisada

Los puffy tacos son diferentes de cualquiera otra comida que he comido. Fue difícil comer un bocado (y grabarlo con las manos), a causa de su tamaño grande y tortilla crujiente. Tenía burbujas (bubbles) grandes en la tortilla frita y pedazos de carne firme que casi disolvían en la boca. Había un poco de queso encima y lechuga verde que añadió un crujiente frío y fresco. Mi plato favorito fue el aguachile de camarones de estilo Sinaloa que era completamente verde y picante con aguacate, cilantro, lima, y semillas de granada que le daban un poco de color rojo y algo dulce. Las enchiladas eran completamente dulces y “gooey” (pegajosas)—excepto las puntas crujientes de las tortillas. Eran negros y extremadamente calientes, con demasiada crema. Me encantó la coliflor, con una mezcla única de sabores frescos como eneldo (dill), perejil (parsley), cilantro, y lima. Finalmente, debo hablar del queso. No he comido mucho queso en mi vida (y mis amigas de Tejas me han dicho que no sé que sabor debe tener), y realmente, un bol de queso líquido es un poquito perturbador. El queso de Bar Amá era tan líquido que fue difícil ponerlo en los totopos (tortilla chips) porque siempre estaba saliendo de los bordes; la mesa estaba cubierta de queso después de la cena. Era un ligero amarrillo con manchitas de verde y rojo y tenían un sabor simple y un poco lechoso. De todos mis amigos, fue el plato favorito. 

Nunca he comido en un restaurante de Tex-Mex, y me hace pensar en las ideas de la autenticidad, influencias culinarias, y la apropiación cultural. Porque la comida de Tex-Mex refleja una historia de una mezcla de culturas, representa una cocina distinta y no la apropiación cultural. En contraste, se puede pensar en restaurantes como Taco Bell como un tipo de apropiación cultural y culinaria. Taco Bell es como comida mexicana para la gente blanca que permite que los americanos blancos capitalicen de la cultura y cocina mexicana. Tiene los “hard shell tacos” con carne molida y queso cheddar encima. Usan estereotipos de lo “mexicano” para vender su comida muy americana. 

El uso de platos y ingredientes de otra cultura no es necesariamente algo malo. En el artículo de Medium, Devyn Springer dice que “appropriation itself is not an inherently immoral or even unusual occurrence. In fact, most art involves appropriation of some form. However, it is the power dynamic which alters the moral standing of the act of appropriation.” Para Springer, lo peligroso de la apropiación cultural es cuando la gente blanca, que tiene poder en nuestros sistemas racistas, tomó elementos de otra cultura. Dice que, “cultural misappropriation occurs when a cultural fixture of a marginalized culture/community is copied, mimicked, or recreated by the dominant culture against the will of the original community and, above all else, commodified.” En esta definición de “cultural misappropriation,” lo malo es cuando un grupo o una persona usa elementos de una cultura para ganar dinero sin respeto a la comunidad, especialmente cuando esa cultura ha experimentado discriminación a causa de estos mismos elementos. Además, cuando gente blanca toma propiedad de la comida de otra cultura, puede ser como “columbusing,” que es “the art of discovering something that isn’t new” (Meaww). El guacamole, las tortillas, y los tacos son elementos viejos de la cocina mexicana y no son algo nuevo o creado en los EE. UU. Sin embargo, con restaurantes como Taco Bell, la gente blanca toma propiedad de estos platos mexicanos. Como he visto con Bar Amá, es posible mezclar culturas y cocinas diferentes con respeto sin hacer la apropiación cultural.

Fuentes

Gold, J. “Counter Intelligence: Josef Centeno gives Tex-Mex a twist at Bar Amá.” Los Angeles Times, 2013. https://www.latimes.com/food/la-xpm-2013-jan-19-la-fo-gold-20130119-story.html.

K, N. “Alison Roman and Columbising: Food cultural appropriation isn’t new, Jamie Oliver, Gordon Ramsey and even you do it.” Meaww, 2020. https://meaww.com/alison-roman-jamie-oliver-gordon-ramsay-food-cultural-appropriation-dalgona-coffee-columbising.

Springer, D. “Resources On What ‘Cultural Appropriation Is and Isn’t.” Medium, 2018. https://medium.com/@DevynSpringer/resources-on-what-cultural-appropriation-is-and-isn-t-7c0af483a837.

La Flor Blanca: una ventana en las expectativas brillantes de la cocina salvadoreña

por Maddie House

Una experiencia salvadoreña

Caminé a La Flor Blanca, un restaurante salvadoreño que está a unas cuadras de USC, para probar una pupusa y algo nuevo e interesante de la cocina. Como el tamal de México, la pupusa es un símbolo de El Salvador y eso no me sorprende porque también es el único plato salvadoreño que conocía antes. Las pupusas reflejan una manera de cocinar con maíz que es única a El Salvador, aunque es muy similar a otras comidas como tortillas y arepas. Son como tortillas gruesas rellenas de carne, queso, frijoles, y/o flores de calabacín. Encima de las pupusas, se ponen curtido (slaw) y una salsa roja. Originalmente, las pupusas eran de la tribu Pipil. 

El restaurante está en una plaza comercial con una lavandería, un salón, y otro restaurante. Las decoraciones muestran orgullo de su comida salvadoreña y tiene cada pared cubierta con imágenes de sitios bonitos y históricos de El Salvador. Todas las sillas y las mesas son azules—como la bandera salvadoreña. Cuando comimos, solo había un hombre mayor comiendo pupusas. Cocinaron cada plato al instante y esperamos por más o menos veinte minutos. Como resultado, la comida estaba súper caliente.

La Flor Blanca
La pared del restaurante

Pedimos unas pupusas revueltas, los plátanos, el pollo, y una sopa de pollo. Pupusas revueltas tienen puerco, frijol, y queso y esos sabores mezclan de una manera trascendental que nunca he experimentado. El exterior delgado y crujiente cubre la pupusa pastosa y caliente. Tienen el olor de masa fresca, como la comida casera. Y también, puede ser la imagen de la cocina salvadoreña con los ingredientes tradicionales y verdaderos a cada expectación. Eran las pupusas más ricas que ya he probado. El curtido añade un crujido frío que contrasta con la pupusa suave y tan caliente que podía calentar el cuerpo. Los plátanos estaban suaves y adherentes. No tenían nada firme y se disuelven en la boca en solo un sabor. Un bocado revela el interior amarrillo del plátano casi negro. 

Las pupusas revueltas, los plátanos, y el pollo

¿Cómo y quién determina que es auténtico?

Heldke habla del concepto de “Otherness,” como una manera de interactuar con una cultura diferente para indicar las distinciones entre nosotros y definir nuestra propia identidad. En este escenario, soy la persona que busca “otherness” y soy como una turista a El Salvador, experimentado los sabores que nunca he probado. Heldke dice que lo auténtico es la comida que es “untouched by the influences of people such as myself” (388) y refiere al fenómeno que quizás no podamos determinar la autenticidad para una cocina con que no tenemos mucha experiencia. Indica que posiblemente para mi, una comida parece auténtica si no tiene ingredientes que son muy familiares a mi, como el ajo. Si La Flor Blanca tuviera pupusas con “marinara sauce,” diría que eso no es auténtico. 

En el Instagram de La Flor Blanca, tienen un video de un cliente que habla sobre el significado del restaurante para él. Dice que es “un pedacito de mi corazón” en los tiempos en que ya no tiene su madre para cocinar. Parece que él categoriza La Flor Blanca como la cocina casera. La comida puede llevar tanta emoción y recuerdos y por eso, es importante mantener esos tipos de cocinas. La habilidad de hacer emociones fuertes, en que alguien puede sentir como está con la familia, es algo que debemos celebrar. Esas pupusas de La Flor Blanca representan la imagen de la comida “auténtica” porque se preparan con los ingredientes tradicionales sin sorpresa, que es la comida buena, cocinada con amor y tiempo. También, es importante permitir que los chefs hagan cambios y mezclas para participar en comida como arte.

Quizás, comida auténtica es la comida preparada con respeto a la cultura y la historia de una cocina. Se puede incorporar platos únicos y nuevos si se cocinan con respeto a los procesos históricos y con una apreciación de como y porque tenemos esas variaciones. Por ejemplo, en una cita que describe las palabras de Rick Bayless, Portnoy dice que “authentic cooking means using traditional ingredients and techniques that express ‘the spirit of a particular people,’ as opposed to a vision of authenticity in which recipes are just artifacts ‘spelled out in ethnographic detail’” (85). Es decir que debemos mantener el espíritu de un grupo de personas o una cultura tanto si es la familia viviendo en El Salvador o es la gente salvadoreña-americana en LA. Con los ingredientes y platos, un chef puede dar respeto a través de la tradición o a través de la evolución. 

Fuentes:

Heldke, L. “But is it Authentic? Culinary Travel and the Search for the ‘Genuine Article.’” The Taste Culture Reader: Experiencing Food and Drink, Berg, 2005, pp. 385-394.

Portnoy, S. “Authenticity of Cuisines.” The SAGE Encyclopedia of Food Issues, SAGE Publications Inc, 2015, pp. 84-87. 

Vanderbilt Center for Latin American Studies. “Pupusas & Arepas.” Vanderbilt University, pp. 1-2, https://cdn.vanderbilt.edu/vu-wp0/wp-content/uploads/sites/99/2017/08/07153335/Pupusas-Arepas.pdf.

La evolución y tradición de la comida

Por Maddie House

Albóndigas suecas: La identidad de las mujeres en mi familia

 En mi familia, a través de la comida puede ver las culturas de mis abuelos y bisabuelos y también la evolución de la comida a causa de años y generaciones viviendo en California. Excepto la comida, no tenemos una conexión significante con las culturas de mis bisabuelos quien han inmigrado de países como Italia y Suecia. En la familia de mi padre, no puedo pensar en ningún plato específico que representa la cultura; cada año para la Navidad, mis abuelos tienen una lonchera de tacos, una influencia de la comida mexicana de California. También, la falta de influencia puede ser porque las mujeres muchas veces encargan de cocinar y, por eso, mantener la cultura. 

Los platos que, para mi, más representan la cultura de mi familia son albóndigas suecas y la bolognesa. Es un chiste en mi familia que los hombres odian las albóndigas suecas—mi abuelo dice que tienen gusto a comida de residencia de ancianos—y por eso, no las comemos todos juntos. Pero cada vez que mis hermanas, primas, y tías cenamos a la casa de mi abuela, ella cocina albóndigas suecas con pasta de huevos, guisantes, y puré de manzana. Realmente, las albóndigas son extrañas. Me gustan mucho pero nunca las pediría en un restaurante porque tienen un sabor único. Son importantes a mi abuela porque le importa su familia sueca y para mi, representan el lado mujer de mi familia. 

https://vm.tiktok.com/TTPdhy46aj/ — Un TikTok con el proceso de cocinar albóndigas suecas con puerco, carne de res, cebollas, nuez moscada, pimienta de Jamaica, pan, mantequilla, y un huevo.

La bolognesa para celebrar

En mi familia inmediata, podemos elegir nuestra cena favorita para cada cumpleaños, pero casi siempre queremos pasta con la salsa bolognesa. Mi abuelo es de Italia y siempre prefiere comida italiana. Por eso, las recetas importantes de mi familia son italianas. Mi madre cocina la bolognesa y es algo que solo he tratado de cocinar una vez porque requiere mucho tiempo. Preparamos con pasta, pan de ajo (que realmente es una resulta de generaciones comiendo cocina italiana en los EE. UU.), y vino. La bolognesa representa las celebraciones y la alegría.

Los ingredientes en la bolognesa son cebollas, carne de puerco y de res, ajo, tomates, y zanahorias. La presencia de estas comidas en Italia es parcialmente a causa del movimiento de personas de continentes diferentes. Los tomates, por ejemplo, que son unos de los elementos más importantes de la cocina italiana, son nativos de México. Sin la globalización, quizás no tendríamos la bolognesa. El sabor esencial en la comida de mi familia es el ajo que usamos en cada plato, pero el ajo es nativo de Asia. También, el uso de ajo en comida italiana es aumentado en los EE. UU. y puede representar cocina italiana-americana más que italiana–una representación correcta para mi familia. En la discusión en “Comida y cultura en el mundo hispánico” sobre comidas mexicanas-americanas como nachos y fajitas, dicen que “aunque estos platos no se consideran parte de la cocina tradicional mexicana, cada vez es más fácil encontrarlos en diferentes partes de México” (115). Refiere al cambio que ocurrió en comidas como el burrito y la creación de platos diferentes a causa de interacciones entre culturas y naciones diferentes. En el contexto de la comida de mi familia, la bolognesa, como preparamos, tiene los ingredientes extranjeros en comida italiana con los cambios resultados de los EE. UU. 

La bolognesa de mi madre con pan de ajo y una margarita (¡una mezcla de culturas!)

Panchitos: El sabor característica del taco callejero

Traté de encontrar la lonchera “Antojitos La Cosa Nuestra,” pero no estaba afuera de Ralph’s en la calle Vermont, cerca de mi apartamento. Busqué por todos lados y vi dos más loncheras y un puesto al otro lado de la calle. Estaba con mis amigas y decidimos probar algo del puesto—teníamos hambre y estábamos listas para taquear. Una señal en la acera dice su nombre: Panchitos. El puesto tiene dos partes: uno con la parrilla y otra con las coberturas. Su menú es de cartón y dice que tienen al pastor, carne asada, y tripa. Había también un espetón para cocinar los tacos al pastor. La historia de puerco al pastor, que originó en Pueblo, México, refleja la globalización porque la manera de cocinar viene de shawarma, un tipo de comida árabe. 

Estábamos de pie en la acera, oliendo la carne y escuchando a los coches. Pedimos tacos de carne asada y tacos al pastor y los cocinan en casi un minuto. Cogí la tortilla suave y calentito, llena de pedazos pequeños de carne asada con un crujido de cebolla con cilantro. Dos tipos de salsa encima completan el sabor con algo picante. Fue un taco simplemente delicioso. El taco al pastor, con la carne del espetón, tiene un trazo grande de piña en la cima que le da un sabor vibrante a la carne ahumada. Después de ir, tratamos de buscar el puesto en el internet, pero no podemos. Es un parte incógnito de los tacos de Los Ángeles. Los tacos tenían los elementos más básicos de un taco callejero y los comí tan rápidamente que queríamos más inmediatamente después. Para mí, parecen como tacos básicos- le quedan bien con mis expectaciones, consistentes con mi imágen de un taco. 

Los tacos al pastor son de una mezcla de ingredientes y maneras de cocinar que se han vuelto en algo distinto a la cocina mexicana. En el libro “Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles,” describe un chef y dice que “given his wide range of culinary genres, García has definitely expanded Los Angeles’ foodscape and, with his plans to expand his taquerías to more locations around the city, will continue to serve ‘authentically inauthentic’ cuisine in the years to come” (58). La idea de la autenticidad es interesante porque quizás no comida es auténtica–el pan de ajo o tacos al pastor–siempre hay otras influencias. Tacos al pastor reflejan mi idea de comida mexicana, pero realmente el puerco viene de Europa y el espetón viene del Medio Oriente. Lo bueno de la comida es la combinación de tradición y evolución.

Tacos de carne asada y al pastor de Panchitos

Fuentes:

Fomperosa, Mariana R. “Origen e Historia Del Taco Al Pastor Por El Día Del Taco.” Origen e Historia Del Taco Al Pastor Por El Día Del Taco – Grupo Milenio, Grupo Milenio, 26 Mar. 2019, https://www.milenio.com/estilo/como-el-taco-al-pastor-paso-de-extranjero-a-ser-muy-mexicano. 

Gómez-Bravo, Ana M. «Capítulo 7: Comida de película: Identidades culturales.» Comida y Cultura en el Mundo Hispánico, Equinox Publishing, 2017, pp. 115.

Portnoy, Sarah. «From Border Grill to Broken Spanish.» Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, Rowman & Littlefield Publishers, 2016, pp. 56.

Introducción de Maddie

¡Hola Clase! Me llamo Maddie House y estoy en el año final en USC. Soy de Mill Valley, CA (cerca de San Francisco). Mi concentración es la promoción de salud y la prevención de la enfermedad y tengo dos «minors» en español y estudios de la asistencia médica. Quiero ser doctora en el futuro y por eso me importa hablar español. Me encanta probar restaurantes nuevos y estoy emocionada para la clase.