Crónicas De Una Mexicana: La Conclusión

Por Jennifer De Anda Plascencia

Our food system has been, is, and will continue to be, at least in the near future, flawed and inadequate in offering equal food access to all. As mentioned by Ana Galvis in her Food First article, “El sistema alimentario es injusto e insostenible, pero no está roto – funciona precisamente como el sistema alimentario capitalista siempre ha funcionado; concentrando el poder en manos de una minoría privilegiada y distribuyendo desproporcionadamente las ‘externalidades’ sociales y ambientales a grupos raciales estigmatizados.” Like Galvis explains, our food system is rooted in capitalist and racist practices that concentrate access to healthy and nutritious foods in the hands of white and wealthy communities, whereas low-income communities of color are oftentimes categorized as food swamps. While one may see Whole Foods supermarkets and Trader Joe’s grocery stores in places like Westwood and Beverly Hills, there are few to none of these stores in places like South Gate and Boyle Heights. Instead, these low-income communities of color see an abundance of liquor stores and fast-food chains. For example, South Central is a historically under resourced and predominantly Black and Latinx region of Los Angeles and it was only until the USC Village was built that this community saw a store like Trader Joe’s with more healthy and organic food options. It took the expansion of a wealthy and predominately white institution to bring healthier food options into a community that would otherwise be ignored by our food system.

So how can we address some of the issues within our food system that further marginalize groups of people who are already struggling? One approach is urban agriculture and community gardens like the one at 24th Street Elementary School. Urban agriculture, according to Wikipedia, is “the practice of cultivating, processing, and distributing food in or around urban areas.” Given the fact that many of those who live in low-income and under resourced communities are often concentrated around large metropolitan cities and lack access to unprocessed healthy foods, gardening and growing food is a great way to address the absence of nutritional foods in said communities. As Tatiana was mentioning to us during our visit to 24th Street Elementary School, not only do the students get to spend quality time outside while gardening but they also get to learn the basics of how to cultivate different foods that they then get to share with their families. If this were to be done on a larger level, the impact could greatly address some of the obstacles low-income communities of color face in relation to our faulty food system. However, it is important to note that “…growing food isn’t enough. We need to address the structural, industrial, and environmental determinants that reinforce racism in our society” (Washington). Although community gardens and growing food in urban areas are steps in the right direction, more must be done to rid society of the institutions and systems in place that allowed for our food system to function the way it does.

I have gone on a rollercoaster with this class. From having to get D-clearance because I’m not a Spanish major to the registration being closed and somehow, miraculously, ending up with a spot, this class has stood out among others and has easily become my favorite class at USC. Profe Portnoy and her SPAN 385 class have taught me about the cultural importance of food, how food impacts identity, the ways in which food and cooking are gendered, the absence of nutritious, healthy, and culturally appropriate food in low-income and under resourced communities, and many other topics. Through our deep and meaningful discussions about these topics I felt as though I was getting to understand my mother and her relationship with cooking a bit better, while also learning about street vendors, food justice, and Latinx food culture. One of the topics we discussed, which we read about in Professor Abarca’s book Voices in the Kitchen, was the kitchen as a space versus a place and this resonated with me because of my own experiences in the kitchen as a young Mexican woman and because of my mom’s love for the kitchen and cooking. Professor Abarca does a great job at differentiating between the kitchen as a place that limits women and enforces gender roles/norms and the kitchen as a space for women to have agency and creative liberty. While my mom views the kitchen as a space, given her love for cooking and experimenting with recipes, I oftentimes view the kitchen as a place meant to restrict me. Although I know cooking is an essential life skill and although I do sometimes enjoy it, I have seen the way the women in my life are forced to prep, cook, and clean at all times simply because of their gender. I want cooking to be something I enjoy and something I seek to do rather than something I must do because I am a woman. Overall, this class has made me reflect on my life and the role food plays in it. I hope to continue learning about food this summer as I explore Oaxaca and its cuisine with the Profe, can’t wait!

Works Cited:

Galvis, Ana. “Desmantelando El Racismo Del Sistema Alimentario.” Food First, https://foodfirst.org/desmantelando-el-racismo-del-sistema-alimentario/.

“Urban Agriculture.” Wikipedia, Wikimedia Foundation, 31 Mar. 2022, https://en.wikipedia.org/wiki/Urban_agriculture.

Washington, Karen. “Op-Ed: How Urban Agriculture Can Fight Racism in the Food System.” Civil Eats, 16 July 2020, https://civileats.com/2020/07/10/op-ed-how-urban-agriculture-can-fight-racism-in-the-food-system/.

Crónicas De Una Mexicana: El Desayuno Ambulante

Por Jennifer De Anda Plascencia

Decidí visitar a mis vendedoras ambulantes locales en un día frío y lluvioso y cuando llegué a hablar con ellas, las historias que compartieron conmigo reflejaron el ambiente sombrío. Al llegar a los puestos me sentí como en casa: los olores, el calor de las parrillas, y especialmente la gente me recordaron a la plaza y al mercado de mi pueblo en México. Lupita y Rosa son las dueñas de los puestos que visite en el Alameda Swap Meet en Los Ángeles. Lupita ha vendido elotes, esquites, plátanos, y aguas frescas por cuatro años en el swap meet y vendía estos antojitos en la calle antes de llegar al swap meet. Rosa ha vendido perros calientes por tres años en el swap meet y antes de llegar aquí los vendía en el centro de Los Ángeles. Lupita y Rosa estaban un poco ocupadas entonces no alcance a platicar con ellas por mucho tiempo pero lo que si me pudieron platicar me resonó porque coincide con las historias de los vendedores ambulantes de las lecturas que han enfrentado numerosos obstáculos antes y durante la pandemia. Algunos de estos obstáculos incluyen la discriminación, la criminalización y los estereotipos de supuestas prácticas antihigiénicas. Lo que más resonó conmigo eran los obstáculos sobre las luchas financieras durante la pandemia, ya que mi papá trabaja por cuenta propia y batallo con los efectos de la pandemia en su negocio.

Los puestos de Lupita y Rosa y mi desayuno ambulante.

Los vendedores ambulantes, independientemente de su estatus legal y del hecho de que fueron criminalizados y hostigados durante tanto tiempo, han contribuido demasiado a la economía de manera informal. Como explica la Profesora Sarah Portnoy en su artículo de LA Weekly, “Vendors make financial and cultural contributions to the city. The Sidewalk Stimulus Report estimates that street-food vendors generate more than $100 million annually in income for the Los Angeles economy, and vendor spending sustains 5,234 jobs.” Aunque la venta ambulante fue ilegal durante varios años, muchos vendedores seguían contribuyendo a la economía a través de sus actividades comerciales, pero por debajo de la mesa. Además de que por mucho tiempo los vendedores ambulantes fueron negados permisos y acusados de delitos menores, la presencia discreta de los vendedores siguió, y sigue, contribuyendo a la economía.

Adicionalmente a su presencia económica, los vendedores ambulantes también han contribuido a la cultura de Los Ángeles. De hecho muchos vendedores, “bring the traditions from [their] countries,” y “[bring] together food traditions of the city’s many migrant communities” (Bautista). Esto hace que la gente Latina de Los Ángeles se sienta en casa y también permite la mezcla y fusión de diferentes culturas, ya que Los Ángeles es comúnmente conocido por su parecido a un crisol. Los vendedores ambulantes no solo han redefinido la cultura callejera de Los Ángeles, sino que también han promovido el consumo de alimentos más saludables. Como está mencionado en la lectura de LA Weekly, por la Profesora Sarah Portnoy, los vendedores ambulantes de Los Ángeles, 25% de los cuales ya venden frutas y verduras, han promovido hábitos alimenticios saludables entre las comunidades de color de bajos ingresos que frecuentemente son consideradas desiertos alimentarios. En fin, los vendedores ambulantes han tenido un papel importante en el desarrollo de Los Ángeles y han tenido un impacto positivo en las comunidades de color.

Independientemente de todo lo bueno que viene de legalizar los carros de comida y despenalizar el trabajo de los vendedores ambulantes, Los Ángeles dio un paso para atrás en su apoyo de los vendedores ambulantes durante los primeros meses de la pandemia. Como explica Nidia Bautista en su articula sobre la pandemia y los vendedores ambulantes, “Brick and mortar restaurants…have received federal relief loans and an outdoor dining program that leaves out unlicensed street vendors” (Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then The Pandemic Hit). Debido al hecho de que muchos vendedores ambulantes son indocumentados, no recibieron suficiente ayuda durante la pandemia, a diferencia de las personas documentadas y los negocios de ladrillo y mortero que recibieron fondos de ayuda y préstamos. Además, las políticas de licencias se han vuelto aún más graves para los vendedores ambulantes, ya que muchos no pueden pagar los altos precios, especialmente durante la pandemia. Estos fueron los mismos sentimientos que me expresaron Lupita y Rosa durante mis rápidas conversaciones con ellas. Mencionaron que las ventas no han sido excelentes durante la pandemia y que la falta de ayuda casi las ha llevado a la quiebra. 

En fin, es importante que sigamos apoyando a los vendedores ambulantes y que luchemos junto a ellos en todas sus muchas batallas. Como nos platico Merced Sanchez, ella estuvo involucrada en un grupo que defendía a los vendedores ambulantes y sus necesidades y la lucha para legalizar la venta ambulante en Los Ángeles duró 10 años. Me dio mucha tristeza escuchar que la señora Sanchez vino a Los Estados Unidos pensando que podía fácilmente ser comerciante como sus familiares en México, pero en cambio se encontró con la realidad que su hermana le había advertido, que la venta ambulante era ilegal y que había serias repercusiones para este tipo de actividad comercial. Sin embargo, me alegro saber que ahora que la venta ambulante es legal, Sanchez ha podido hacer crecer su negocio y su red y se ha convertido en la verdadera empresaria que se propuso ser. Los vendedores ambulantes, como Merced Sanchez, han contribuido a hacer de Los Ángeles la ciudad que es hoy y su presencia sigue siendo esencial no solo en la economía de la ciudad sino también en su cultura.

Foto de Merced Sanchez proporcionada por la profesora Sarah Portnoy.

Bibliografía:

Janette Villafana and Jack Ross·March 15, 2021, and Featured Street Vending. “Fines and Confiscation: Explaining L.A.’s Arbitrary Street Food Cart Law the County Uses to Criminalize Street Vendors.” L.A. TACO, 10 Jan. 2022, https://www.lataco.com/carts-street-food/.

Nidia Bautista July 24, 2020. “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit.” Food & Wine, https://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic.

Portnoy, Sarah. “L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving up the Fight for Food Cart Legalization.” LA Weekly, 22 May 2019, https://www.laweekly.com/l-a-s-street-vendors-arent-giving-up-the-fight-for-food-cart-legalization/.

Crónicas De Una Mexicana: Chipotle…Mexican Grill?

Por Jennifer De Anda Plascencia

¿Que significa la apropiación culinaria y cómo es posible apropiarse de la comida si es tan dinámica y cambiante? La idea de “columbusing,” que significa descubrir y apropiar algo que no es nuevo, hace un gran trabajo en explicar cómo se puede apropiar la comida, “The problem with food cultural appropriation arises when White chefs and columnists ‘columbise’ the cultures of the nations their ancestors exploited. There are no gatekeepers to cuisine, but these chefs need to acknowledge where they get ‘inspiration’ from” (Neetha K). La apropiación culinaria es el resultado de las personas blancas y típicamente ricas tomando platillos, sabores e ingredientes étnicos que han existido durante muchos años y convirtiéndolos en un alimento apetecible para los estadounidenses blancos.

Para este blog decidí visitar un restaurante de cadena que se ha vuelto icónico para muchos y uno que nunca quise probar porque simplemente no parecía ser el “Mexican Grill” que anunciaba ser. Visite Chipotle. En cuanto entre al restaurante, e incluso mientras miraba el logo de Chipotle antes de entrar, fue evidente por el ambiente y las decoraciones del restaurante que esté “Mexican Grill” no pretende imitar lo vibrante y colorido que es la cultura Mexicana. Al contrario, Chipotle es muy pulcro y modernizado y, francamente, se parece a los edificios aburguesados que se encuentran en comunidades de color y de bajos ingresos. Ordene un burrito bowl con pollo, arroz blanco, frijoles negros, lechuga, crema, queso, y salsa. Aunque todos estos ingredientes son comunes en los platillos Mexicanos, Chipotle no me supo al sazón que se acostumbra en otros restaurantes Mexicanos. La comida, en mi opinión y con mi paladar, estaba insípida y era muy básica. Esto me hizo querer investigar un poco sobre Chipotle y, como era de esperar, descubrí que el fundador y dueño es un hombre rico y blanco que se ha beneficiado de la venta de comida “Mexicana” que es apetecible para los blancos. Como explica Frankie Huang, “…this kind of appropriation links Westernization and whitewashing with sophistication and value, while deeming non white cultures to be less refined. It perpetuates the corrosive notion of ‘exotic’ food that must be tamed for American consumption.” Los valores de Chipotle, cuales están enumerados en su sitio web, están relacionados a la idea de Huang que comida étnica debe ser domada para el consumo estadounidense. El sitio web de Chipotle afirma que su comida es “real” y “mejor” y menciona que aunque haciendo las cosas “reales” es la forma más difícil de hacerlo, es la forma correcta. Chipotle toma la semejanza de la comida Mexicana y la “refina” con ingredientes de alta calidad, algo que puede ser difícil para los dueños de pequeños restaurantes Mexicanos ya que los ingredientes de mejor calidad son mucho más costosos. Para ir un paso más allá, el sitio web de Chipotle también menciona que ser “real” consiste de usar ingredientes que uno pueda pronunciar, pero justo debajo de esta declaración está la frase “the only ingredient that is hard to pronounce at Chipotle is ‘Chipotle.’” Esta frase me hizo preguntarme, ¿Para quién es realmente la comida de Chipotle? Cualquier Mexicano sabría cómo pronunciar chipotle, ya que es un chile muy común en los platillos Mexicanos, entonces, ¿Por qué fuera difícil pronunciarlo a menos que este establecimiento estuviera destinado a atender a las poblaciones blancas? Esto no quiere decir que Chipotle no sea popular entre los Latinos, de hecho lo es. Sin embargo, esto no quita el hecho que un hombre blanco, Steve Ells, está tomando alimentos tradicionales de la cocina Mexicana y se está beneficiando de ellos, en cierta manera se está apropiando de platillos que han existido mucho antes que él en las comunidades Mexicanas.

Al contrario de Chipotle, Milpa Grille en Boyle Heights es un excelente ejemplo de apreciación culinaria. Milpa Grille fue fundado por Daisy Serrano, una Latina que se mantiene fiel a sus raíces culturales al resaltar la importancia del sistema de cultivo milpa, que consiste de sembrar juntos el maíz, frijol y calabaza. Daisy Serrano también anima a los miembros de la comunidad a proporcionar un espacio para que prosperen otros negocios Latinos. Desde los asientos coloridos afuera de Milpa Grille hasta la selección de platos que se ofrecen, todo sobre este establecimiento grita apreciación culinaria comparado a las paredes grises y el whitewashed menú de Chipotle que gritan apropiación.

Bibliografía:

Escárcega, Patricia. “How to Replace Rice in Your Dishes to Honor Traditional Mesoamerican Cuisine.” PBS SoCal, 11 Feb. 2022, https://www.pbssocal.org/shows/broken-bread/how-to-replace-rice-in-your-dishes-to-honor-traditional-mesoamerican-cuisine.

Huang, Frankie. “Can We Fix America’s Food-Appropriation Problem?” Grub Street, Grub Street, 4 Aug. 2021, https://www.grubstreet.com/2021/08/congee-karen-taylor-food-appropriation-conversation.html.

K, Neetha. “Alison Roman and Columbising: Food Cultural Appropriation Isn’t New, Jamie Oliver, Gordon Ramsay and Even You Do It.” MEAWW, 11 May 2020, https://meaww.com/alison-roman-jamie-oliver-gordon-ramsay-food-cultural-appropriation-dalgona-coffee-columbising.

“Our Values.” Chipotle, https://www.chipotle.com/values.

Crónicas De Una Mexicana: La Batalla de las Birrias por el Trofeo de Autenticidad

Por Jennifer De Anda Plascencia

Jalisco, México, la cuna del tequila, el mariachi y la birria. Jalisco, que se encuentra en el oeste de México junto al Océano Pacífico, ha llegado a ser conocido, en parte, por su birria. La birria es originaria de Cocula, Jalisco y se prepara tradicionalmente con carne de chivo (Wichner). Este platillo es muy común en la capital de Jalisco, Guadalajara, y generalmente se sirve en ocasiones especiales y días festivos (Amigofoods). La birria se considera una delicadeza de ocasión especial porque se requiere mucho tiempo y esfuerzo para ejecutar este platillo.

Jalisco en un mapa de México.

Hoy en día en Los Ángeles, las birrierías se han vuelto más comunes y muchos han reinventado y transformado la birria para que sus creaciones y platillos sean auténticos para ellos mismos. Con lo mucho que hay “‘constant influence and borrowing’ between countries that border each other,” como México y Los Estados Unidos, ¿qué tipo de birria y cuáles establecimientos se consideran auténticos y para quién (Portnoy)?

Para este blog visité dos birrierías diferentes que nunca había visitado, una de las cuales ha ganado mucha atención en las redes sociales y una segunda que es mucho menos conocida.

Primero visite a Teddy’s Red Tacos Truck en la ciudad de Los Ángeles. Este establecimiento ha sido reseñado por Los Angeles Times, tiene una gran reputación en las plataformas de redes sociales y ahora cuenta con numerosas ubicaciones. Teddy’s Red Tacos se anuncia como auténtica birria Mexicana al estilo Tijuana. Aunque Teddy’s Red Tacos tiene restaurantes en Los Ángeles, yo visite su camión de comida en donde había una densa población Latina. Ordene dos vampiros, que eran tortillas bañadas en el jugo de la birria bien tostaditas con queso derretido y birria encima. Al lado me dieron salsa picante, limón y rábanos. Las tortillas aportaron un agradable crujido al platillo, ya que los platillos de birria se consumen típicamente con tortillas blandas. También fue una nueva experiencia para mi recibir rábanos al lado de un platillo de birria porque yo suelo comer rábanos con pozole o otros tipos de tacos, no con la birria. El taco en sí estaba delicioso, la birria estaba jugosa y llena de especies y el queso agregó un nivel de sabor al platillo que no tiene comparación. La salsa estaba tan picante que mi nariz comenzó a gotear un poco, sin embargo, la salsa hizo que resaltarán más los sabores del taco haciéndolo aún más delicioso.

En términos de autenticidad, ¿qué tan auténticos podrían ser los tacos de Teddy’s Red Tacos si están haciendo su birria con carne de res en lugar de la carne tradicional de cabra? ¿Qué tan auténticos son los tacos si en vez de tortilla se usa una tostada y al lado vienen rebanadas de un rábano? La respuesta es muy auténticos, tal vez no auténticos para Jalisco y los ingredientes utilizados allá, pero sí auténticos para Teddy Vasquez, dueño de Teddy’s Red Tacos, y sus experiencias culinarias. Como está mencionado por la Profesora Portnoy, “authenticity is not a quality inherent to food: it is one that is socially and personally constructed” (Good Food and the Problematic Search for Authenticity). Dado que la carne de chivo es más difícil de conseguir y es más cara que la carne de res, y dada la popularidad de los productos de carne de res en Los Ángeles, las experiencias de Teddy Vasquez con la cocina de Los Ángeles lo han influido en su interpretación de la birria. El menú de Teddy’s Red Tacos, aunque también ofrece opciones de tacos que no se consideran tradicionales, como los “veggie tacos,” es auténtico no nomas a Teddy Vasquez pero también a todos sus clientes.

Los vampiros de Teddy’s Red Tacos.

El segundo sitio que visite fue Señor Birria en Downey, California. Antes de poner un pie en el restaurante, analice el letrero que decía “Señor Birria” y todos los colores en el letrero instantáneamente me recordaron a papel picado o a un zarape. Al entrar al restaurante, me encontré cara a cara con un mural vibrante y colorido de una familia de esqueletos vestidos con ropa étnica. Aunque el espacio y el ambiente en Señor Birria parecían más auténticos que Teddy’s Red Tacos a la cultura Mexicana, me sorprendieron los platillos en el menú ya que eran todo menos tradicionales, lo cual muchos usan como un marcador de lo que se considera auténtico o inauténtico. Ordene las birria fries y un burrito de birria, pero mi atención estaba solamente en las papas fritas cargadas de birria. Según las reseñas dejadas en la página de Yelp de Señor Birria, el mejor platillo de este restaurante son las papas fritas cargadas con salsa de queso, birria, cebolla, cilantro, crema, y aguacate. El olor de las papas fritas era un poco decepcionante y aunque las papas fritas le agregaron una textura y sabor agradable al platillo, sentí que le faltaba algo. La carne estaba reseca y a las papas les faltaba mas sabor a birria para que se sintiera como un platillo cohesivo.

Para el restaurante Señor Birria, la autenticidad de la birria viene más bien de la etnicidad que de los ingredientes y sabores. Escritor André Wheeler habla sobre la idea de “ethnicity as authenticity” y menciona que “you take the myth of the…and suddenly you have a product that gains more ‘authenticity’ through that image…” (‘Ethnicity is Authenticity’: how America got addicted to racist branding). Aunque algunos de los platillos que se venden en Señor Birria son menos tradicionales, y para unos menos auténticos, que los que se venden en Teddy’s Red Tacos, es el nombre, la publicidad, las decoraciones y la imagen de Señor Birria lo que le da una sensación “auténtica.” Los platillos de Señor Birria, aunque no sean auténticos a Jalisco, son auténticos a la generación que los cocina, como dice la Profesora Portnoy, “With every generation immigrants’ meals become more assimilated” (Good Food and the Problematic Search for Authenticity). Muchos podrían argumentar que agregar papas fritas a un platillo de birria es una forma de asimilación a la cultura estadounidense, pero, de todas formas, la comida de Señor Birria es y seguirá siendo auténtica para los que la cocinan y los que la consumen.

En suma, es evidente que la noción de autenticidad, como la belleza, está en el ojo del espectador, o en este caso del consumidor. Lo que es auténtico para uno, puede no serlo para otro, pero lo que es verdadero es, “how problematic the term authenticity is when discussing something as dynamic as cuisine” (Portnoy).

Bibliografía:

Amigofoods. “Birria, Mexico’s Flavorful Meat Stew.” Amigofoods, 22 Dec. 2021, https://blog.amigofoods.com/index.php/mexican-foods/birria/#:~:text=Birria%20is%20a%20popular%20Mexican,Jalisco’s%20capital%20city%20of%20Guadalajara.&text=The%20dish%20is%20usually%20served,holidays%2C%20like%20Christmas%20and%20Easter.

“’Ethnicity Is Authenticity’: How America Got Addicted to Racist Branding.” The Guardian, Guardian News and Media, 28 June 2020, https://www.theguardian.com/us-news/2020/jun/28/aunt-jemima-uncle-ben-racism-advertising-branding.

Portnoy, Sarah. “Good Food and the Problematic Search for Authenticity.” KCET, 11 Jan. 2022, https://www.kcet.org/shows/the-migrant-kitchen/good-food-and-the-problematic-search-for-authenticity.

Wichner, Eric. “The Origins of the Birria Taco.” Vallarta Eats Food Tours, 17 Oct. 2018, https://www.vallartaeats.com/birria-taco-origins/.

Crónicas De Una Mexicana: La Dieta «T» – Totopos, Tortillas, Tacos, y El Tapatio

Por Jennifer De Anda Plascencia

Parte I:

Para mis papas, quienes emigraron de México, la comida era y sigue siendo una parte esencial de sus identidades. La comida Mexicana es una de las formas en que mis papas pueden sentirse como en casa en un país extranjero, como dice el comercial de Tecate, “Mexico is more than a territory, it’s more than a country. It’s a feeling. Wherever you feel Mexican, there is Mexico” (https://www.youtube.com/watch?v=im0TLSZIYUY). Pero para mi, la cocina Mexicana no tenía el mismo significado durante mi juventud. Aunque soy nacida en México (San Juan de los Lagos, Jalisco) y crecí ahí brevemente, el ser criada en Los Estados Unidos complicó mucho como entendía mi identidad. Sentía la necesidad de asimilarme a la vida y cultura Estadounidense para sentirme más “Americana” como mis compañeros y menos Mexicana-Americana. Aun me recuerdo como me molestaba con mi mama porque me mandaba a la escuela con comida Mexicana, que es vista como menos valiosa, tal vez por los lugares en donde se vende (en la calle, loncheras, etc.) o por las manos que la hacen. Mientras yo comía tamales sobrantes, mis compañeros comían sándwiches de mantequilla de maní y mermelada. Similar a mi experiencia, cocinero Carlos Salgado también enfrentó tensión entre la comida y la identidad, “Despite Carlos’s great pride in his cuisine and culture, he had a complex and difficult relationship with Mexican cuisine and identity when he was growing up” (Portnoy 63). Pero igual a Carlos Salgado, yo también aprendí a apreciar la cocina Mexicana con el tiempo.

Uno de los platillos que yo más odiaba en mi infancia son los chilaquiles. Ahora, no nomas me fascinan los chilaquiles, pero también tienen un significado muy importante para mi porque es el platillo que preparamos mi mamá, hermana, y yo cada fin de semana juntas. En lo que los chiles y tomatillos hierven en la estufa, mi mama corta bastantes tortillas en forma de triángulo y las pone a dorar. Después de que esta la salsa, mi mama baña los pedazos de tortilla en su salsa verde deliciosa y es en este instante donde la casa se llena de un aroma tan sabroso que se me hace agua la boca. El sabor de las tortillas doradas, salsa, crema, y queso fresco reflejan mi identidad porque son sabores fundamentales en muchos de los platillos Mexicanos.

Hoy en día, aprecio demasiado que mi mama me manda a la universidad con comida Mexicana que antes me daba vergüenza. Hoy en día, me siento en plena vista de todos los estudiantes en USC y con orgullo y felicidad, y obvio con mucha hambre, me como los chilaquiles tan deliciosos que mi mamá preparó con mucho amor.

Chilaquiles Verdes con los colores de la bandera Mexicana: Verde (aguacates), Blanco (crema Centroamericana y huevos), y Rojo (jitomates).

Receta Para Unos Chilaquiles Deliciosos: https://www.mexicoenmicocina.com/chilaquiles-verdes/

Parte II:

Tacos, tacos, tacos, y mas tacos. Más de la mitad de mi dieta consiste de los tacos: tacos de papa, de frijol, de camarón, de lengua, de verdura y de mucho más. Desafortunadamente, igual al cocinero Dave Chang “I just don’t love tacos as much as everyone else” (Episode 2, “Tacos,” Ugly Delicious, Netflix). No se si es porque como tacos tan seguido o por querer romper un estigma de los Mexicanos y sus tacos, pero la verdad es que los tacos no son mi comida preferida gasps in Mexican. Por esta misma razón supe que para disfrutar de esta asignación, tenia que comer tacos de asada, mis tacos favoritos.

Un taco de carne asada, como mencionan en Taco Chronicles, “…sabe a gloria. Sabe a casa, sabe a familia, sabe a amigos…osea un taco de carne asada es…yo creo que es todo guëy” (Episode 4). Para mi, no hay nada en este mundo como los tacos de carne asada. Son tradicionales y simples y por eso me fascinan.

Mi familia y yo visitamos un restaurante Jalisciense, El Tapatio, en Paramount, California. En cuanto nos sentamos nos sentimos como en casa por el ambiente del lugar y por el servicio que recibimos. Como siempre, mi papá se puso a echar chistes con la mesera, quien por cierto traía puesta una blusa étnica, y en lo mientras yo estaba admirando el papel picado sobre mi cabeza. El servilletero era una taza de cerámica como las que tiene mi abuelita en su cocina en Jalisco. En lo que esperamos nuestra comida, comimos de botana totopos hechos en casa con salsa y frijoles puercos. Supe al probar los frijoles que la comida iba a estar deliciosa.

En cuanto salieron mis tacos lo primero que noté fue la tortilla. Las tortillas de El Tapatio son hechas a mano y esto hizo que me gustaron mucho mas los tacos. La carne estaba blandita como me gusta y sabrosísima por sí misma. Opuesto a otras taquerías que he visitado, los tacos de El Tapatio no escurrían grasa, algo que aprecio mucho porque estaban rechupete sin tener tanto aceite que te deja los dedos grasosos. Ya al agregarle la cebolla, cilantro, salsa, y limón a la carne asada pensé, “esto es todo guëy.”

El ambiente y la comida de El Tapatio: tacos de carne asada y una parrillada tapatia.

Bibliografía:

Chang, David and Peter Meehan, directors. Ugly Delicious | Netflix Official Site, 23 Feb. 2018.

Cruz, Pablo, director. Taco Chronicles | Netflix Official Site, 12 July 2019.

Portnoy, Sarah. “From Border Grill to Broken Spanish: The Evolution of Latino Cuisine in Los Angeles.” Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, Rowman & Littlefield, Lanham, MD, 2017, pp. 55–117.

USA Tecate. Mexico Is In Us, 17 February 2021.

Un Poco Sobre Mi

¡Hola todos! Mi nombre es Jennifer De Anda Plascencia y tengo 20 años. Nací en San Juan de los Lagos, Jalisco y eh vivido en Los Ángeles desde los dos años. Es mi tercer año en USC y estoy estudiando la administración de negocios y estudios de Latinoamerica. Aún no se que quiero hacer en el futuro, pero creo que quisiera hacer algo en el área de contabilidad. Me gusta mucho visitar a México, de hecho, voy cada verano y espero ir a Oaxaca este verano con la Profesora Portnoy. Tengo dos perritos, un chihuahua que se llama Príncipe y un pug que se llama Milo. Me gusta pasar el tiempo jugando baraja con mi familia y también me fascina ir a los parques de atracciones. ¡Estoy muy emocionada para esta clase y espero aprender mucho sobre la comida y cultura Latina de Los Ángeles con todos ustedes!