¿Poké mexicana? La comida fusión en Utah

Por Isa Hanewicz

Cuando busqué un restaurante fusión en Salt Lake, Sobe Eats era el primer resultado. Es  un autoservicio, en una calle ocupada cerca de una carretera. Sirve la comida mexicana, con una influencia de los sabores japoneses y americanos. Sirve boles de arroz y burritos, y creo que los dos representan una creolización de la comida (de Japón y México) en los E.E.U.U. Para los ingredientes, hay 5 opiniones diferentes, algunos más mexicanos, algunos menos. Por ejemplo, hay birria, un plato de Jalisco, México que es tradicionalmente un estofado de cabra (TasteAtlas), pero esta birria es de costillas de res. 

El menú de Sobe Eats. Es mexicano, pero con sabores japoneses (como Matcha Horchata) y dirigido a los gustos de los americanos (como las galletas).

Yo y mi novio, Adam, decidimos ordenar un bol más méxicano, un bol más japonés. Adam ordenó un bol de tinga de pollo, un plato de Pueblo, México, tradicionalmente con pollo deshebrado en una salsa de chipotles, tomates, y cebollas (Felipe’s). Ordené un bol de poke de atún, un plato originalmente de la gente polinesia de las islas de Hawai (A Brief History of Poke in Hawaii ⋆ Hawaii Ocean Project). En una manera tradicional japonesa/hawaiana, había arroz glutinoso en ambos bols, un ejemplo claro de la fusión de las dos culturas. 

Mi bol de poke. Comimos nuestra comida mexicana-japonesa en un estacionamiento de una iglesia mormona – algo solo ocurriría en Utah.

Aparte del arroz, el bol de Adam tenía sabores mexicanos, como queso cotija, una crema deliciosa, y cilantro. Mi bol era más diferente – había guacamole y maíz, sabores más mexicanos, pero también había ponzu y salsa de anguila, sabores japoneses. La más rica era una combinación de especies de togarashi, un chile japonés, y tajín, una especie desde México de chile, lima y sal. El atún no era tan fresco que el atún en Hawai, pero todavía era rico, y también, me gustaba el uso del guacamole en poké. 

Para mi, este poké representa la globalización de la comida porque había sabores de Hawai, Japón, y México en el mismo plato, servido en Utah donde tradicionalmente no hay mucha gente de estas tres culturas. No creo que sea una evolución natural del tiempo; probablemente, es el resultado de los antecedentes culinarios de los tres hermanos y cocineros de Sobe Eats. James dice que la comida es “literally for thinking (Korsmeyer), y creo que la comida de Sobe Eats representa la identidad de sus dueños.

Además, Sobe Eats puede representar la conexión entre la globalización de la comida y la gentrificación. Aunque los cocineros parecen mexicanos, la ubicación del restaurante es un suburbio de Salt Lake con muchas familias de clase media-alta o alta. Por supuesto, la habilidad de combinar estos sabores globales en un restaurante es algo bueno para la identidad culinaria de Salt Lake y sus residentes. Al mismo tiempo, es claro que algunos de estos cambios son por parte de la población – es más fácil vender el res que la cabra aquí, y las galletas con chispas de chocolate son totalmente americanas. En algunos casos, la gentrificación es totalmente mala, por ejemplo, Borda usaba “yuppies” para describir a los gentrificadores en Boyle Heights, Los Ángeles (McGahan). Sobe Eats no tiene dueños “yuppies”, y en alguna manera, me gusta que hay un restaurante de fusión mexicano en un suburbio – es una introducción a la comida de dos culturas.

Nuestra comida. Puedes ver la influencia de globalización – la mexicana, la japonesa, y el estilo “hipster” americana.

También, es importante pensar en la (falta de) accesibilidad donde hay gentrificación. En el ejemplo de Boyle Heights, “#gentrificaciónalimentaria” es el resultado de restaurantes nuevos de los “gentrifiers”, con los sabores de la comunidad vieja, pero con precios para la comunidad nueva. Los restaurantes de la comunidad (con precios razonables) son sustituidos con restaurantes que pueden pagar la renta más alta. Este fenómeno es representado en el episodio 1 de “Gentefied”, donde la familia no puede pagar la renta para Mama Fina’s y el arrendador trae un hombre anglo que quiere alquilar el restaurante (Lemus). 

Una escena desde “Gentefied”, donde Roberto, el arrendador de Mama Fina’s, le traje un anglo (rico) que quiere alquilar el restaurante.

En el caso de Sobe Eats, creo que los precios son una representación de la gentrificación alimentaria. Dos boles, chips de tortilla con salsa, y dos refrescos eran más de $30, aunque el salario mínimo en Salt Lake es $7.25. El menú dijo: “Upon Request: Gluten-Free, Keto, Vegan”, dietas normalmente encontradas en las clases altas. No creo que Sobe Eats sea un mal restaurante, que amenaza los restaurantes mexicanos más tradicionales en Salt Lake. Al mismo tiempo, si todos los restaurantes fueran como Sobe Eats – una fusión, dirigida a gente anglo – sería una pérdida para la cultura culinaria en Salt Lake. Necesitamos una variedad de estilos culinarias – comida global, comida de fusión, comida más local – a una variedad de precios para que todos puedan comer la comida que quieren (de su cultura, región, etc.) al precio razonable. 

Works Cited

 “A Brief History of Poke in Hawaii ⋆ Hawaii Ocean Project.” Hawaii Ocean Project, Hawaii Ocean Project, 20 Mar. 2019, hawaiioceanproject.com/a-brief-history-of-poke-in-hawaii/.

Korsmeyer, C., & James, A. (2007). The taste culture reader: Experiencing food and drink. Oxford: Berg.

Lemus, Marvin, and Linda Yvette Chávez. “Casimiro.” Gentefied, season 1, episode 1.

McGahan, Jason. “Who’s Winning and Losing in the Boyle Heights Gentrification War.” LA Weekly, LA Weekly, 22 May 2019, http://www.laweekly.com/whos-winning-and-losing-in-the-boyle-heights-gentrification-war/.

Posted on April 25, 2016 by Felipe’s. “History of Cinco De Mayo.” Felipe’s Taqueria, 25 Apr. 2016, http://www.felipestaqueria.com/history-cinco-de-mayo/.TasteAtlas. “Birria: Traditional Stew From Jalisco: TasteAtlas.” World Food Atlas: Discover 11,062 Local Dishes & Ingredients, 8 June 2016, http://www.tasteatlas.com/birria#:~:text=Birria%20is%20a%20traditional%2C%20slow,the%20meat%20is%20extremely%20tender.

23rd Street Cafe: donde la comida india pertenece a la tortilla

Por Jude Veerman

India y México son un mundo aparte, pero sus cocinas se encuentran en el 23rd Street Cafe Indian Restaurant cerca de USC. Aunque lleva el nombre de un café, los clientes no suelen venir aquí para el café. En cambio, la fusión de comida india y mexicana que sirve es lo que atrae a la mayoría de la gente. Las porciones enormes, precios baratos, y el atractivo de creaciones como el burrito de tikka masala gana la atención de muchos estudiantes universitarios en la zona.

Para ser justo, un restaurante de fusión no debe tener que sucumbir a una etiqueta como el indio o el mexicano, pero el 23rd Street Cafe tiene problemas para decidir qué tipo de establecimiento quiere ser. Este restaurante dice que es indio, y su menú consiste principalmente en platos de pollo, cordero y verduras que son específicos de la cocina india. Pero aparte de la gran selección de platos indios, hay varios tipos de hamburguesas americanas, sándwiches, y algunos platos mexicanos simples como tacos, quesadillas y burritos. No quiero decir que los cocineros aquí no sepan cómo hacer una hamburguesa o un taco, pero parece que los platos americanos y mexicanos en el menú atienden a personas que no sólo buscan comida india.

Es ordinario que algunos restaurantes sirvan más de una cocina. Al fin y al cabo, las críticas de un restaurante deben ser sobre la comida en vez de la diversidad del menú. Dicho esto, la cocina del 23rd Street Cafe me sorprendió. Pedí un burrito de tikka masala de pollo ﹣ una opción en su menú de “Indian and Mexican fusion food.” Por nueve dólares no anticipé un festín, así que me sorprendió cuando recibí un burrito del tamaño de mi brazo. Se llenó con arroz español amarillo, frijoles pintos, cebolla y pollo marinado. Aunque el tikka masala de pollo es un plato de curry, yo tuve curiosidad por no encontrar curry en el burrito. Debido a la falta de este ingrediente ﹣ un componente esencial del tikka masala ﹣ los frijoles pintos y el arroz español amarillo dominaron el burrito ya que el pollo estaba escaso.

Sobre todo, diría que este burrito representa una versión globalizada de tikka masala. Aunque pensé que el burrito era bueno, no me pareció que fuera increíble  ﹣ esta fusión particular entre la cocina india y mexicana no me sorprendió como el restaurante Kogi ha hecho con sus combinaciones coreanas y mexicanas. Este burrito es como un plato indio parcial dentro de una tortilla de harina, así que no fue el esfuerzo más impresionante para demostrar una fusión entre la cocina india y mexicana. Sin embargo, como dice Roy Choy que Kogi no es coreano ni mexicano sino Kogi, este burrito no parecía totalmente latino ni indio (“Ugly Delicious: Tacos”). Aunque los frijoles pintos, el arroz, y la tortilla hicieron que el plato pareciera mexicano, el tikka masala de pollo introdujo un perfil de sabores que me hizo pensar lo contrario. De eso se trata la globalización de las cocinas. Sabía que el burrito había logrado mezclar la cocina mexicana e india porque aunque no hubo curry, todavía no tenía la confianza de decir que yo estaba comiendo un plato totalmente latino. Como dice Allison James en “Identity and the Global Stew,” dentro de ciertos platos hay imágenes de identidad esperando ser consumidas (377). Pero pensando de lo que implica Roy Choy sobre la fusión de alimentos, este burrito no me ofreció una identidad cultural con la que asociarse.

Lo más importante es reconocer que este plato es una manera divertida de fusionar la cocina latina, no de gentrificarla. El 23rd Street Cafe no trata de reinventar la cocina latina con su menú de fusión, y el burrito de tikka masala que comí no me pareció pretencioso. El precio de nueve dólares también demuestra que este plato es asequible para todos en lugar de una demografía particular. Al fin y al cabo, este plato combina dos cocinas diferentes usando sólo cinco ingredientes y no busca glorificación.

Aunque este burrito de tikka masala no es una fusión pintoresca entre la cocina india y mexicana, yo felicito el coraje de este restaurante para poner un plato indio dentro de una tortilla y llamarlo un burrito. El 23rd Street Cafe demuestra que uno puede ser modesto en su intento de fusionar la comida latina con otra cocina.

James, Allison. “Identity and the Global Stew.” The Taste Culture Reader: Experiencing Food and Drink, edited by Carolyn Korsmeyer, Berg, 2005, pp. 373–383. 

“Ugly Delicious: Tacos.” Season 1, episode 2.

Kogi: El canción de Los Ángeles envuelto en una tortilla

Recientemente, tuve la oportunidad de probar un camión de comida que he querido probar durante años. He pasado por el camión de Kogi, que visita las afueras del campus de la USC los martes por la noche a última hora, muchas veces y siempre me he preguntado qué tipo de comida sirven. Después de investigar un poco en Kogi, descubrí que su comida parece ser una fusión de la cocina mexicana y la barbacoa coreana. Sin embargo, una cosa interesante es que no se anuncia como que sirve cocina de fusión. Más bien, su sitio web dice “If L.A. had a song, you’d hear it in the first bite. If L.A. had an anthem, you’d find it in your first meal,” (About Kogi). Por lo tanto, en lugar de capitalizar el hecho de que es una fusión de las cocinas coreana y mexicana, Kogi elige marcarse a sí mismo como un establecimiento de la cultura de Los Ángeles en su conjunto. En Los Ángeles, tanto la comida coreana como la mexicana son una gran parte de la cultura y la cocina heterogéneas de la ciudad, y uno puede viajar distancias relativamente cortas a Koreatown o al este de L.A. para encontrar una deliciosa barbacoa coreana o comida mexicana. Sin embargo, no es muy frecuente que se vea una fusión de los dos. Sin embargo, al combinar estas dos cocinas para crear Kogi, estos cocineros han creado una metáfora, a través de la comida, de cómo algunas de las culturas más prevalentes en Los Ángeles han interactuado para convertirse en representantes de Los Ángeles. Como lo expresa el crítico gastronómico Jonathan Gold en su artículo de 2013 “101 Best Restaurants” del Los Angeles Times, Kogi sirve “edible symbols of the city’s famous inclusiveness– enormous, great-tasting plates of food drawn straight from the city’s recombinant DNA,” (Gold, 2013). De esta manera, en lugar de ver la comida de Kogi como inauténtica para la comida mexicana o coreana, puede verse como auténtica de Los Ángeles y cómo la ciudad ha cambiado estas cocinas y unió estas culturas. De esta manera, Kogi representa la globalización de la comida, sin embargo también representa la forma en que las personas usan la comida para expresar su propia individualidad e ideas personales sobre su propia cultura. Como afirma Allison James en su ensayo “Identity and the Global Stew”, dice “The globalization of food is not, therefore, just a matter of the movement of foodstuffs between nations; nor is it simply the amalgamation or accommodation of cuisines. It is a complex interplay of meanings and intentions which individuals employ subjectively to make statements about who they are, and where and how their Selves are to be located in the world,” (James, 383). El chef principal de Kogi, Roy Choi, nació en Seoul, Corea pero se crió en Los Ángeles. Al unir la cultura de su familia de comer comida coreana y la cultura de los camiones de comida de Los Ángeles, Choi puede expresarse a sí mismo y las culturas con las que se identifica a través de la comida. En el pasado, se sabía que los vendedores ambulantes ofrecían opciones económicas a personas que no necesariamente podían permitirse una buena cena. Sin embargo, a lo largo de los años, los vendedores ambulantes y los camiones de comida se han puesto de moda. En lugar de beneficiarse únicamente de lo que algunos pueden llamar aburguesamiento de los alimentos, Choi se ha dedicado a “honoring the street food culture that laid the path before him” y ser “a voice and advocate for street food culture past, present, and future” (About Kogi). En lugar de apropiarse de esta historia y cultura de vendedores ambulantes y camiones de comida, Choi se ha convertido en un defensor de ella y de las personas que le han creado la oportunidad de crear sus camiones de comida tan exitoso.

La comida en Kogi es, sin duda, deliciosa. La fila era larga solo cinco minutos después de que se abriera el camión, ¡y por buena razón! Cuando finalmente llegué al frente de la fila, elegí pedir tacos de costilla, que aparentemente son uno de sus elementos del menú más famosos. Esto no es necesariamente una sorpresa, porque como dicen en el episodio “Ugly Delicious” de Netflix sobre tacos, el taco es el alimento perfecto para la creolización y la combinación de diferentes tipos de cocinas. Debido a que casi todas las culturas tienen algún tipo de comida envuelta como un taco, y casi cualquier cosa se puede envolver en una tortilla, es el medio perfecto para crear diferentes combinaciones culinarias culturales. Porque he probado la comida BBQ mexicana y coreana en el pasado, reconocí los sabores y texturas de ambas cocinas en los tacos. Cubierto con las reveladoras salsas de la barbacoa coreana tradicional, la costilla está cubierta con una salsa roja que contiene chiles coreanos y mexicanos, así como una ensalada de repollo al estilo coreano. El taco también tiene los sabores al estilo mexicano de lima y cilantro, y todo está envuelto en una tortilla de maíz tibia. Esta combinación, aunque no es necesariamente tradicional o “auténtica” de la comida mexicana o coreana, tiene un sabor increíble con los sabores que se complementan perfectamente entre sí.

WORKS CITED:

“About Kogi.” Kogi BBQ Taco Truck & Catering, 23 June 2020, kogibbq.com/about-kogi/. 

Gold, Jonathan. “Jonathan Gold’s 101 Best Restaurants.” Los Angeles Times, 2013. 

James, Allison. “Identity and the Global Stew.” The Taste Culture Reader: Experiencing Food and Drink, edited by Carolyn Korsmeyer, Berg, 2005, pp. 373–383. 

“Ugly Delicious: Tacos.” Season 1, episode 2.

El mejor taco no auténtico de mi vida.

Por Jonah Vroegop

A medida que han aparecido grupos de inmigrantes en Los Ángeles, cada uno ha contribuido con una identidad nacional. Esto incluye su comida: sus sabores, ingredientes y métodos de preparación. Como hemos visto en Ugly Delicious (S1E2, Tacos), casi todos los grupos del mundo tienen una versión del taco – una rellena envuelta de un manto de ingredientes locales. Y por eso, el taco es el vehículo ideal para la comida fusión (Ugly Delicious, Netflix). En el caso de Los Ángeles y la cocina Mexicana, comemos tortillas de maíz.

Por lo tanto, podemos ver la comida de fusión no solo como dos cocinas separadas que contribuyen a una experiencia culinaria, sino también como dos cocinas que destacan partes de sí mismas para combinar mejor entre sí. Esta comprensión de qué partes de una cocina coincidiría con otra es el resultado de la globalización de los alimentos. Ahora que la comida se ha extendido como indicador de cultura, la división entre culturas se disuelve más fácilmente. Veo loncheras/troques y restaurantes como Kogi como resultado de que dos o más culturas se familiaricen con la cocina de la otra lo suficiente como para hacer una hibridación. De esta manera, el nuevo alimento híbrido toma las culturas del mundo que alguna vez estuvieron aisladas y las ubica en un contexto local, donde esas culturas ya no están aisladas. Los Angeles es un lugar perfecto para esta localización de la comida global debido a la diversidad de culturas y la falta de un sentido de comida “normal” o aceptada. Como leemos de Allison James, probar nuevos alimentos implica una comparación de esos alimentos con lo que aceptamos como normal y nuestra propia identidad (James, 2007). En Los Ángeles, creo que la identidad culinaria a menudo es lo suficientemente ambigua como para permitir la aceptación de la fusión de muchas cocinas.

Kogi es un famoso grupo de troques en Los Ángeles que sirven comida bajo el mando del chef Roy Choi, un estadounidense nacido en Corea que fusiona la comida coreana con la comida específicamente de Los Ángeles. El chef Choi es conocido por su espíritu empresarial en la comida de calle y su historia de traspasar los límites de la accesibilidad culinaria.

Esta idea de fusión desafía la idea tradicional de autenticidad en el sentido de que la comida adquiere una nueva forma. Sin embargo, para aquellos que puedan decir que se ha abandonado la forma tradicional, yo diría lo contrario. Yo diría que las cocinas que se fusionan siguen siendo lo suficientemente distintas como para complementarse y brillar individualmente sin dejar de ser tradicionales. Tome el taco de pork rib de Kogi Taqueria, por ejemplo. La tortilla de maíz tradicional se reconoce fácilmente como mexicana. Pero el pork rib, la ensalada de repollo y las semillas de sésamo tienen un sabor claramente coreano. Juntos, son incomparables. La rica tortilla de maíz se corta con el sabor a nuez de sésamo y el repollo. La suave textura de la tortilla y el cerdo combinan perfectamente con el crujido de la ensalada de col coreana. Estos elementos se complementan muy bien, pero su combinación única le recuerda que se trata de una fusión claramente coreana y claramente mexicana. Este fue el mejor taco que he comido en mi vida. También de acuerdo con Ugly Delicious y los requisitos para ser un buen vendedor de tacos, Kogi ofrece una variedad de salsas picantes, tanto mexicanas como asiáticas.

Al visitar Kogi con un amigo, tuve la suerte de probar más de su menú, incluso el burrito de pork rib y la blackjack quesadilla. El burrito de pork rib también aportó una sensación similar a la del taco. La carne de cerdo blanda combinó bien con el repollo crujiente, pero hubo algunos otros elementos distintos. Yo diría que el burrito de pork rib empuja los límites de la “autenticidad” mediante el uso de una tortilla de harina. El burrito también tenía arroz mexicano y estaba delicioso con la salsa picante mexicana. Muchos angelinos comen burritos con frecuencia y los consideran un elemento básico de la cocina mexicano-estadounidense. Kogi abrazó esta aceptación de lo no tradicional y produjo un burrito que combina con éxito las dos culturas. Por último, pero no menos importante, la quesadilla de blackjack. Diría que de los tres platillos que probé, la quesadilla fue la más mexicana. Aunque hubo indicios de los sabores coreanos como el aceite de sésamo y los chiles, fueron superados por la cebolla, el cilantro y el queso. La quesadilla se preparó con pollo en lugar de cerdo y se sirvió con una deliciosa salsa verde de cítricos / jalapeños / ajo.

Ahora, sabiendo que los burritos y las quesadillas no pertenecen tanto a la tradición culinaria mexicana como a la cocina mexicoamericana, me parece relevante hablar de la creolización de la comida. Como hombre blanco de ascendencia europea, no tengo ninguna base para juzgar la cocina como auténtica o no, pero en este caso, mi identidad culinaria funciona a mi favor. Todas estas cocinas me son ajenas y, por lo tanto, el umbral de autenticidad no existe. Los burritos y las quesadillas son en sí mismos una creolización de la cocina mexicana para el paladar americano y su aparición en los menús de toda la ciudad muestra la aceptación de esa criolla en Los Ángeles. Donde la creolización a veces se ve como un abaratamiento de una comida tradicional para que otra cultura la disfrute, en este caso veo lo contrario. Cuando la gente va a un lugar como Kogi que sirve versiones creolizadas de comida, también es más probable que prueben versiones no creolizadas de la misma cocina. Y combinado con la fusión, alguien a quien le gusten las comidas mexicanas criollas (burritos y quesadillas) podría terminar probando su primer sabor de la cocina coreana, aunque no en su forma tradicional. La creolización de los alimentos de esta manera muestra que la fusión no tiene por qué ser dicotómica. Puede fusionar coreano, mexicano, mexicano-estadounidense y cualquier cosa intermedia.

Works Cited:

Chang, D. (Writer). (n.d.). Ugly Delicious, Tacos [Television series episode]. In Ugly Delicious. Los Angeles, CA: Netflix.

Korsmeyer, C., & James, A. (2007). The taste culture reader: Experiencing food and drink. Oxford: Berg.

Recetas Familiares: de Gyoza a Enchiladas

PARTE I

¡Hola a mis amigos de SPAN 385! Me llamo Lindsey, y soy un estudiante de relaciones internacionales, español, y programación en mi último año aquí en USC. Soy de San Francisco, donde nací y crecí por diez y ocho años antes de la universidad. También soy de un hogar multicultural y multilingual; Mi madre es de Tokyo, Japón, mi padre es de Pennsylvania, y mi hermana y yo hemos tenido el privilegio de tener tradiciones y costumbres de ambos.

¡soy yo!

No hay mucho frijoles ni quesos en comida japonesa, así que es difícil para mí pensar en algo que me recuerda al tamal mexicano. Dicho esto, al tratar de pensar en una comparación justa, pensé en gyoza. Gyoza son la variación japonesa de las albóndigas (dumplings) chinas originales llamadas Jiaozi. Gyoza son al vapor pero también fritos, y consisten en carne molida o verduras envueltas en masa circular y muy delgada. Se sumergen en salsa de soja y se comen con palillos (chopsticks), y son increíblemente comunes; Si vas a comer en un restaurante japonés, es mucho más probable que Gyoza se ofrezca como aperitivo en el menú. Como los tamales, Gyoza a menudo son servido con arroz y salsa, pero en este caso, es salsa de soja o ponzu (algo similar a salsa de soja, pero con el sabor cítrico de yuzu).

Gyoza: un poco feo porque todavía no soy muy talentoso con la presentación

El sabor de Gyoza, especialmente después del proceso de cocinarlos, es totalmente una parte de mi identidad. Estoy de acuerdo con lo que dice Lisa Heldke, que el sabor es de hecho un sentido muy íntimo, porque cuando estoy lejos de mi familia y me estoy extrañando el hogar, son comidas simples y nostálgicas como Gyoza que son reconfortantes sobre todo. Porque Gyoza simboliza no sólo un sabor de mi crianza, sino también un sabor de la crianza de mi madre. Como Profe Portnoy dice en su artículo, “to those who have uprooted their lives to reside in a different country, food often provides a much-needed and very literal taste of home.” (Portnoy, Good Food and the Problematic Search for Authenticity). El hecho de que mi madre no solo me haya pasado la receta de Gyoza, sino también el vínculo con el hogar y la familia que representa la comida, moldea mi identidad como americana de primera generación de su lado de la familia. No crecí en Japón, sino que viví su cultura recontextualizada para ajustarse a mi vida en California. Cuando fui por primera vez a comprar ingredientes para Gyoza en el Trader Joe’s, que era conveniente para mí, en lugar del mercado Asiático, que estaba un poco más lejos, lo hice con el entendimiento de que esto no era en absoluto auténtico para el original. Pero, sin duda era auténtica para la experiencia de hacerlos mi primera vez sin la ayuda de mi familia, queriendo tener un sabor de casa y necesitando trabajar con lo que estaba a mi alrededor en USC. Cómo es mencionado en el artículo de Portnoy, “As Los Angeles-based Japanese chef Sonoko Sakai says, ‘If I find an ingredient that is not something that exists in Japan, that’s ok because I live here.’” (Portnoy, Good Food)

PART II

Durante la semana pasada no tuve la oportunidad de comprar comida para llevar, pero mi compañero de cuarto cocinó enchiladas para mi apartamento y quiero escribir sobre esto. Aunque enchiladas originalmente son de México, el práctico de poner comida en un tortilla enrollada tiene raíces en tiempos aztecas. Había comido enchiladas de un restaurante, pero esta fue mi primera vez comiéndolas caseras.

Tati con las enchiladas que hizo

Para hacerlas, Tati (mi amiga) usó pollo asado, tortillas de maíz, arroz, crema agria, y salsa verde de Las Palmas. Fue un encuentro con “Otherness” porque aunque he disfrutado mucho la comida mexicana, rara vez he sido capaz de ver cómo se hizo. Con paciencia, Tati me explicó cada paso, al igual que un miembro de la familia pasaría una receta.
¿Era auténtico? Realmente, yo no sería capaz de juzgar si es auténtico a cualquier original en que la recete fue basado. Pero como Heldke menciona en su artículo, “What we identify as authentic in that culture is often simply what is new to us” (Heldke, But is it authentic?), y porque esta fue la primera vez que vi a alguien cocinar enchiladas de una receta que se transmitió de la familia, es mi punto de referencia para la autenticidad. Más aún, fue un vistazo a la comprensión de cómo los ingredientes y recetas pasan a los americanos de primera generación en otras familias y culturas.

Heldke, Lisa. “But Is It Authentic: Culinary Travel and the Search for the ‘Genuine Article.” The Taste Culture Reader, 2005, pp. 385–394.

Portnoy, Sarah. “The Authenticity of Cuisines.” The Sage Encyclopedia of Food Issues, 2015.

Carnitas de Jalisco, Identidad Alimentaria, Autenticidad, y Una Búsqueda de Comida Mexicana en Scottsdale

Por: Phillip Glascock

¡Hola compañeros de clase y entusiastas de los blogs de comida! Mi nombre es Phillip Glascock y tengo una doble especialización en Ciencias de la Salud y Humanas y en Español y estoy en la pista de pre-medicina. Aunque tengo amor y pasión por el idioma español, la cultura en sí y la rica comida que lo acompaña son de sumo interés. Estoy muy emocionado de tomar este curso y aprender más sobre las diversas comidas latinas que existen en Los Ángeles.

Una Foto del Autor de Este Blog

Parte 1

Nací en Palo Alto, California, pero me mudé a Scottsdale, Arizona cuando tenía solo seis semanas. El lado de la familia de mi madre es estadounidense, pero ellos inmigraron de Lituania, uno de los estados bálticos en Europa del Este y el lado de la familia de mi padre es de la Ciudad de México. Siendo mitad mexicano y mitad estadounidense, proveniente de dos orígenes diferentes y viviendo en un estado que se encuentra dentro de los Estados Unidos, pero que limita con México, estaba constantemente rodeado de comida estadounidense y mexicana. Un platillo muy especial para mi familia es el ceviche. Al crecer, durante el primer lunes de cada mes, mi madre, mi padre y mi hermana menor siempre preparaban Ceviche en familia para celebrar la primera semana nueva de cada mes y para estimular nuestros sentidos y llevar nuestro plato favorito el resto del mes. El plato de ceviche que preparamos es increíblemente delicioso, lleno de sabores de camarones crudos y cítricos. ¡Es delicioso y muy sabroso!

Para mí y mi familia, el ceviche es un símbolo de unidad, amor, conexión, familia y alma. Hasta el día de hoy, cada vez que huelo las limas aromáticas y le doy un mordisco al camarón celestial, me transporto a mi infancia en la cocina de mi casa, mientras el sol se pone. En su texto sobre el poder del sabor, Lisa Heldke afirma que “Flavors–be they unfamiliar or already “marked” as attaching to a particular ethnic culture–separate, with particular poignancy and power, the traveler from the culture in which she finds herself.” (Heldke) Tal como dijo Heldke, no importa en qué parte del mundo me encuentre, siempre que coma el ceviche mexicano que tanto aprecio en mi corazón, instantáneamente seré transportado a la cultura y el sentido de la tradición con los que está asociado el platillo. El fuerte sabor jugoso del ceviche refleja mi identidad mexicana, ya que también solía hacer este platillo con mi abuelo cuando lo visitaba en México. Los sabores, cuando se combinan, pueden permitir que uno recuerde momentos y ocasiones específicos que pertenecen a la cultura y la gente del plato que están probando.

Un Plato de Ceviche

Parte 2

Durante la semana pasada, pude ir a buscar comida a Habaneros Mexican Grill, un establecimiento de comida familiar en Scottsdale, Arizona. Iniciado por Arturo Díaz hace 13 años, el restaurante The Habaneros se ha expandido a dos ubicaciones diferentes en Scottsdale, que brindan una sensación de hogar y hospitalidad. Este pintoresco restaurante ha estado sirviendo platillos típicos de un pequeño pueblo ubicado en Jalisco, México desde el 2 de junio de 2008. El propietario, Arturo, usa recetas de sus padres que tenían puestos de tacos juntos en Jalisco. Después de llegar a los Estados Unidos a la edad de 14 años y trabajar en restaurantes desde entonces, Arturo se asegura de que cada cliente esté feliz y se sienta bienvenido.

El menú del restaurante Habanero ‘s contiene una gran selección de platos tradicionales de Jalisco México, que incluyen fajitas, enchiladas, flautas, tacos y bistec a la parrilla. Antes de llegar, hojeé el menú y decidí recoger un pedido de Chiles Rellenos y Carnitas de Jalisco. Si no estuviéramos viviendo en una pandemia actual, me habría sentado y hablado con el personal y el propietario, pero decidí estar a salvo y llevarme las comidas para llevar. Para los Chiles Rellenos, el pimiento verde frito y crujiente sabía perfecto y estaba delicioso relleno con Jack Cheese. Los dos Chiles Rellenos grandes se sentaron encima de queso derretido tibio, espeso y ligeramente dulce que agregó una sensación de alegría. Los Chiles Rellenos fueron acompañados de un jugoso pico de gallo, crema agria espesa y batida, delicioso arroz mexicano y exquisitos frijoles negros. ¡Me encantó este plato y definitivamente lo volvería a comer!

Y mi favorito de los dos platos fueron las Carnitas de Jalisco. Las Carnitas de Jalisco se prepararon al estilo de las de la región de Guadalajara en México y se sirvieron con pico de gallo suave, guacamole fresco, suculentos frijoles y arroz mexicano picante. La forma en que se prepararon las Carnitas me dejó boquiabierta. Las Carnitas de Jalisco eran tiernas, sabrosas y deliciosas sin comparación.

En mi opinión, la comida del restaurante Haberno’s es auténtica, pero ¿qué se considera verdaderamente auténtico? Como señaló en su texto sobre la autenticidad de las cocinas gastronómicas, Sarah Portnoy explica que  “the term [authentic] remains problematic when used to label something as constantly changing and geographically specific as cuisine.” (Portnoy) Es casi imposible definir un plato como auténtico cuando es una construcción social y depende enteramente de cada persona individual. Por ejemplo, creo que la parrilla de Habanero es auténtica porque los platos están tomados de recetas originales de los padres del dueño que tenían experiencia en puestos de tacos en el país de México. Sin embargo, se puede argumentar que este restaurante no es auténtico porque la apariencia del restaurante no coincide con un restaurante tradicional en México y la ubicación del restaurante está fuera de México. Para ser más políticamente correcto, diría que Habanero’s es auténtico en el sentido de que representa la mezcla de alimentos entre dos culturas y la comida está cambiando con el tiempo. Dado que Arizona limita con México, no hay otro lugar en los EE. UU. Que tenga comida tan auténtica a la comida mexicana que este estado. ¡Me alegra haber tenido la oportunidad de probar la deliciosa comida de Habanero’s y planeo volver a visitarla muy pronto!

Fuentes: 

Heldke, Lisa. “But Is It Authentic: Culinary Travel and the Search for the ‘Genuine Article.” The Taste Culture Reader, 2005, pp. 385–394.

Portnoy, Sarah. “The Authenticity of Cuisines.” The Sage Encyclopedia of Food Issues, 2015. 

¡No Tirria de la Birria!- Por Addie Kapsner

A lo largo de mi vida, más o menos luchaba con mi identidad. Soy de un pueblito en Montana con una población de sólo 7.000 personas, la mayoría de esas son caucásico y conservadoras en la naturaleza. A causa de esto, no había una cultura abierta o diversa. Sí, yo soy caucásico también, pero no me gustaba crecer en un mundo encalado lleno de intolerancia, racismo, y xenofobia. Por esta razón, mi madre hacía un punto para exponer a mis hermanos y yo al mucho a través de viajes, comida, y más, y mi identidad, en mi mente, crecía a fuera de mi ciudad natal.

Ahora que he dejado Montana permanentemente, puedo agradecer las cosas buenas como la naturaleza, la segura, y la comida fresca, especialmente las carnes. Montana en realidad tiene más vacas que la gente, y mis tíos tenían una finca ganadera para la carne, y mis primos criaban ganado (las vacas, los cerdos, las gallinas, y más) por 4H, pues, mi familia siempre tenía un congelador lleno de carnes. Algunas comidas típicas en Montana consiste de carne, carne, y más carne. Un cena típica de Montana consiste de un bistec del res, el alce (elk), o el venado acompañado de papas y, tal vez, una ensalada verde. Otro clásico de Montana es hamburguesas bisonte. El alce y especialmente el venado tienen un sabor de caza, y en mi opinion, el sabor de caza tiene gusto a res mixto con césped; ¡no me gusta! Pero, los sabores de caza con los acompañamientos sin mucho sabor conecta con la identidad de Montana: una comunidad sin mucha diversidad que valorar una vida autosuficiente sola de Montana.

La mayoría de la carne de alce y venado es cazada por miembros de su familia, y esto corresponde con las actitudes de la gente de Montana. La gente le gusta ser autosuficiente y un poco terco. La mayoría de la gente no necesariamente cazan porque necesitan, sino porque disfrutan de la caza. También, al menos en mis experiencias, la mayoría de la gente disfruta de la carne de res más que el alce o venado; entonces, yo puedo llegar a dos conclusiones: 1. la gente de Montana está atrapados en sus caminos (de caza, políticas, racismo, y más), y 2. muchos muestran tendencias psicopáticas por querer matar animales inocentes por diversión. Como Heldke dice, “sometimes [trying new flavors] marks one’s efforts to preserve membership in the privileged group” (Heldke, 386). Mis experiencias personales y observaciones en Montana confirman estos porque la gente se opone firmemente a cualquier persona o cosa que no sea de Montana.


Birria Los Socios / Jay’s Red Tacos

La birria se origen de Cocula en el estado de Jalisco, México que es sudoeste de Guadalajara. En el siglo XVI, los conquistadores llegaron a México y trajeron consigo una nueva variedad de animales de granja. Mientras que los conquistadores usaban los cerdos, las vacas, y los pollos para sí mismos, las cabras- o “chivos” en México- eran consideradas indeseables de comer a causa de su sabor acre y de caza (¡como el alce y el venado!), y pronto, los chivos comenzaron a convertirse en una molestia y invadieron la tierra. Los chivos comían muchos de los cultivos, y muchos mexicanos sufrían indirectamente de hambruna. Los mexicanos necesitaban deshacerse de los chivos, pero no querían desperdiciar la carne porque mucha gente tenía hambre. Los mexicanos cocinaban el chivo en una sopa con especias y yerbas muy fuertes para enmascarar el sabor fuerte, y ¡birria nació! (Wichner, 2017).

Los sabores de birria se mezclan maravillosamente, ya que la carne (hoy en día, birria puede ser chivo, res, cordero, o pollo; el más común es la carne de res) se marina durante la noche en muchos tipos de chiles, el comino, el orégano, el clavo, la canela, el tomillo, sal, y pimienta, después, la carne se cocina en un caldo de la cebolla, la hoja de laurel, y el ajo (Wichner, 2017).

Mi amiga y yo fuimos a los restaurantes de Birria Los Socios y Jay’s Red Tacos en East LA, y el ambiente era muy animado, y me sentí como si estuviera en una cocina de la familia patio trasero. Había muchos tacos y platos diferentes de birria, por lo que era difícil decidir cuál pedir, pero elegí el clásico “taco dorado” de chivo y un “quesataco” de res, y mi amiga escogió un “quesataco” de res y un “ketotaco” de res. La chica que tomó mi orden tenía que se alrededor de mi edad, y me sonrió como pedí en mi acento gringo y luego procedió a gritar nuestra orden a los chefs. Esto era lo más cerca que me había sentido de estar en México desde que estaba en realidad en México. Mi amigo y yo no podría dejar de rebotar a lo largo del reggaetón. En mi opinion, como Ferrero discute en “The SAGE Encyclopedia of Food Issues” por Sarah Portnoy, los restaurantes no tenían una autenticidad escenificada porque pienso que ellos atendieron a los mexicano-americanos a causa de la opción de chico en sus tacos y el ambiente familiar manejado de la gente latina.

“Some [Mexican restaurants] cater to local Mexicans and Mexican Americans, while others cater to non-Mexicans regarded as tourist diners who lack the knowledge to demand “authentic” cuisine.”

Sylvia Ferrero

Cuando me mordí por primera vez en mi taco dorado, estaba realmente en asombro. Era imposible distinguir a los sabores individuales, ya que se fusionaron para crear un plato perfecto con una profundidad inalcanzable del sabor. No podría probar el chivo, solo los sabores de los chiles, un pocito canela, y un poco comino. La tortilla tenía un ligero crujido, y la sopa de birria creó una jugosidad que sólo Cardi B podría describir. Pensé que no podría conseguir nada mejor… hasta que probé mi quesataco.

El queso añada un otro nivel de dimensión. El queso se filtró fuera del taco en la parrilla para crear la corteza de queso perfecta a lo largo del exterior. Lo digo cuando digo que sacrificaría a mi primogénito para tener quesatacos cada día por el resto de mi vida; fue tan bueno. El “ketotaco” de mi amigo fue magnifico también. En lugar de una tortilla, el queso se fríe en la parrilla para crear una corteza sólida para llevar la birria. Debido a que tuvimos que llevar nuestros tacos a casa, el viaje hizo que el queso un poco menos crujiente que intencional, pero fue excelente, sin embargo. También, los cuatros tacos y un Coca Cola fueron solo $15; ¡qué ganga!


Fuentes:

“Bison Burger at Ted Montana’s.” TripAdvisor, TripAdvisor LLC, 2 Jan. 2013, http://www.tripadvisor.com.sg/LocationPhotoDirectLink-g60898-d478156-i55039404-Ted_s_Montana_Grill-Atlanta_Georgia.html. (image)

Heldke, Lisa. “But Is It Authentic?: Culinary Travel and the Search for the ‘Genuine Article’.” The Taste Culture Reader: Experiencing Food and Drink, 2005, pp. 385–394.

Portnoy, Sarah. The Sage Encyclopedia of Food Issues, Edited by Ken Albala, Sage Publications Ltd., 2015, pp. 84–87.

Shaw, Hank. “How to Properly Grill Venison Steak.” Petersen’s Hunting, http://www.petersenshunting.com/editorial/how-to-properly-grill-venison-steak/272947. (image)

Wichner, Eric. “The Origins Of The Birria Taco.” Vallarta Eats Food Tours, 8 Dec. 2017, http://www.vallartaeats.com/birria-taco-origins/.

Burritos, poc chuc, y “autenticidad”: Sobre la comida culinaria de California (Erica Noll)

¡Hola a todxs! Me llamo Erica y soy una estudiante en mi cuarto año en la Universidad de Southern California. Estudio la filosofía, la política, y la ley con especialidades en la literatura inglesa y el español. Soy de Los Ángeles, específicamente Manhattan Beach en la Bahía Sur, pero ahora estoy viviendo en el centro de la ciudad. Gracias por eso, tengo acceso a toda la comida tremenda de Los Ángeles. Me encanta probar restaurantes nuevos y estoy emocionada por compartir mis experiencias culinarias con ustedes. 

¡Mucho gusto!

Ambos de mis padres son de California, y unos de mis antepasados vivían aquí desde la reina española. Entonces, entiendo lo que es “californiano”; la mezcla de culturas que es un resultado del pasado colonial. En su artículo, Jeffery Pilcher describe ese intercambio de comida y costumbres como “mestizaje” (p.5). La comida de mi niñez demuestra ese mestizaje. A mi mamá le gustaba cocinar platos mexicano-americanos como las enchiladas suizas o una “torta” de tamales, platos que incluyen la influencia de ambas culturas. Para mi, hay una distinción clara entre la que es la comida californiana y la comida mexicana. 

El plato esencial de California Sur para mi es el burrito de desayuno. Con huevos, papas, y (en unas instancias) panceta, un burrito de desayuno es delicioso a cualquier tiempo del día. ¡Y son baratos también! Después de una mañana de yoga o surfing, no hay nada como un burrito de desayuno. Como mucha de la comida de California, el burrito de desayuno representa la mezcla de la cultura mexicana con la cultura anglo-americana. 

Pero, para este blog, me voy a enfocar en un restaurante que es definitivamente mexicano. Aunque, “authenticity is not a quality inherent to certain foods but rather one that is socially constructed,” (Portnoy, 2015, p.3) no hay duda que la comida de Chichen Itza sea auténtica a la península Yucatán. Chichen Itza está a dentro del Mercado la Paloma, un centro cultural mexicano muy cerca de USC. Es uno de mis restaurantes favoritos y he ido muchas veces. Usualmente le pido unos tacos de poc chuc con arroz, frijoles, y una jamaica. Siempre son fantásticos. 

Esa vez, quería probar algo diferente. Escogí el plato de cochinita pibil y unos plátanos fritos  con un agua de chaya. El plato fue grande, una fortuna para unas personas pero un desafío para mí. El sabor del cerdo fue muy rico, con una consistencia tierna y perfecta. Definitivamente, es la estrella del show. Pero, el cerdo tiene competencia en la forma de la salsa signatura de Chichen Itza. Con su color distinto, la salsa es la combinación perfecta de dulce y picante. De verdad, la salsa es rica con todas las carnes de Chichen Itza, pero especialmente la cochinita pibil.

Un plato de cochinita pibil de Chichen Itza

Me sorprendió el agua de chaya. Fue muy refrescante con un sabor sutil de las frutas. Aunque la jamaica todavía es mi bebida favorita de Chichen Itza, voy a pedir agua de chaya en el futuro. Imagino que es la bebida ideal para un día en el verano cuando hace mucho calor. Los plátanos fritos eran suaves y dulces, un plato pequeño perfecto para el fin del almuerzo. La verdad es que no me gustan los plátanos fritos en general, pero esos de Chichen Itza fueron una excepción. Los recomiendo si quiere algo en adición a un plato o unos tacos. 

Una taza de agua de chaya. ¡Que refrescante!

En total, esa experiencia con Chichen Itza fue excepcional, como todas mis experiencias con Chichen Itza. Si la autenticidad es “the idea that certain ingredients and cooking methods are true to a given time and place,” (Albala, 2012, p.11), Chichen Itza es uno de los restaurantes yucatanes más auténticos de Los Ángeles. Es el lugar esencial para probar ese tipo de comida tan delicioso. 

Fuentes

Albala, Ken. “Introduction: A Theory of Gastronomy”, Three World Cuisines: Italian, Mexican, and Chinese, Ken Albala, AltaMira Press, 2012, pp. 1-28. 

Pilcher, Jeffery M. “Coming Home to Salsa: Latino Roots of American Food”, The Making of the United States: American Latino Theme Study. 

Portnoy, Sarah. “The Authenticity of Cuisines”, The SAGE Encyclopedia of Food Issues, edited by Ken Albala, SAGE Publications Inc., 2015, pp.84-87. 

Sabores de San Luis y La Quinta: ¿Qué es autenticidad?

Por Kennedy Plant

a mi restaurante favorita en Malibu, el Malibu Farm Cafe

¡Hola todos! Soy Kennedy Plant, estoy en mi ultimo año a USC, estudiando contabilidad y español. Mientras mi profesión será más rodeada a números, siempre he tenido amor a aprender sobre culturas diversas, especialmente de culturas hispanohablantes. Más aún, siempre he tenido amor para comida y aprender sobre los orígenes de los sabores y ingredientes de platos diferentes.

Algo que siempre me ha molestado por tiempo es la clasificación de restaurantes o platos a ser “autentico” o “inauténtico.” Creo que muchas veces me molestaba porque usualmente aprecio comida por el sabor o experiencia de comerlo, en vez de los específicas de que cultura decidir a reclamarlo. Dijo bien cuando Sarah Portnoy mencionó en su artículo “affixing the label of authenticity to a cuisine is problematic because it suggests that cultural purity is the norm” (Portnoy 2017). Quizás, tiene algo que ver con crecer en tres ciudades por mi vida y experimentar con la cultura de comida en cada lugar.

foto por Reddit

Nací en Los Ángeles, mudé a Las Vegas, Nevada cuando tuve cuatro años, y luego crecía en Las Vegas hasta escuela intermedia, y a la edad de doce, mi familia mudó a San Luis, Missouri. Al mudarse a Missouri, aprendí sobre muchas platas que son “tradicional” a la ciudad de San Luis, como pizza de masa fina con queso “provel”, barbacoa estilo San Luis, pastel de mantequilla pegajoso, natillas congeladas, y el más popular, ravioles tostados. Ahora, viviendo en Los Ángeles para escuela, cada vez que hablar sobre ravioles tostados a personas, ellos piensan que estoy loco. “¿¿Ravioles fritos??” gritan; “¿Por qué arruinarías la pasta friéndola?” algunas preguntan. Sin importar, es algo polémico a muchas personas, y trae el tópico y pregunta de autenticidad, y que lo significa en realidad. Los ravioles tostados es algo que dividir ellos quien preguntar su autenticidad a la cocina italiana y sin embargo, une la gente de mi ciudad con su única. Recientemente, vi que Trader Joe’s empezó a vender una versión de ravioles tostados en sus tiendas a toda la nación, y casi todos los comentarios adjuntos a la TikTok fue de personas de San Luis uniéndose por su amor para ravioles tostadas.

Continua la conversación de autenticidad, cuando busqué por restaurantes a tratar en La Quinta, donde estaba este fin de semana, estaba un poco nervioso que no poder a encontrar un lugar que está considerada auténtica. Sin recomendaciones, no sabia dondé escoger a comer. Encontré un restaurante llamado El Ranchito, que fue mexicano. El restaurante tiene comida de todo México y añadir sabores de regiones diferentes de México en sus platos. Me recordó a unos restaurantes mexicanos en San Luis, con muchísimos platos y tipos de comida, pero fue un buen elección en mi opinion.

 

foto del sito de web de El Ranchito

En el sito de web de El Ranchito, describe su restaurante como “family owned and operated” con “dishes made from scratch using family recipes handed down through the generations”. Me gusto este detalle porque ofrece el concepto de su propio idea de autenticidad. Leí algo similar que dijo, “No siempre una buena intención quiere decir que es correcta, pero a veces una buena intención funciona para transformar las cosas, respetando su origen” (Peña 2020). La intención de El Ranchito a usar los recetas de su familia es como contar su propio cuento de su familia y comida. Traté dos platos, empanadas y su plato de carnitas. Sus carnitas están de estilo Michoacan y son un especial del restaurante. Comí empanadas de pollo, carne asada, y queso con jalapeño. Me encantaba mi experiencia con El Ranchito y aprender más sobre la idea de autenticidad en culturas diferentes.

Fuentes:

Peña, J. (2020, April). ¿La autenticidad está sobrevalorada en la comida? Retrieved February 11, 2021, from https://brikimagazine.com/2020/03/28/que-significa-lo-autentico-cuando-hablamos-de-comida/

Portnoy, S. (2021, January 19). Good food and the PROBLEMATIC search for authenticity. Retrieved February 11, 2021, from https://www.kcet.org/shows/the-migrant-kitchen/good-food-and-the-problematic-search-for-authenticity

Sabor Colombiano Restaurant: Exploring Food Identity in Latinx Los Angeles.

Por Ally DiCuffa

Mis Antecedentes

Hola! Soy de Nueva Jersey, pero este es mi tercer año como estudiante universitario en la USC que vive en Los Ángeles. Aunque mi familia es de Ámerica, tengo muchas raíces italianas. Nueva Jersey no tiene gran parte de su propia cocina auténtica, pero una comida que han dominado es un bagel. Creo que los bagels son la comida más cercana a los tamales mexicanos que Pilcher describe dentro de mi cultura neo jerseyiana porque representan la identitdad de la población. Todo el mundo en Nueva Jersey come bagels para celebrar muchas ocasiones o cada domingo por la mañana. Al crecer, siempre esperaba un viaje a Goldberg’s después de la iglesia con mi familia o con mis amigas la mañana después de salir por la noche. Esto representa la identidad global y local de Nueva Jersey porque los bagels son tradicionalmente una comida judía y hay un gran población de judíos israelíes en Nueva Jersey, especificamente cerca de mi condado, condado de Bergen. Sin embargo, estar en Nueva Jersey ha llevado a la evolución de algunos platos de bagel más clásicos como bagel con queso crema y lox. En NJ, ahora hay de todo, desde queso cremo de Oreo hasta sándwiches de desayuno cómo “HOBO” que son sándwiches con tocino, huevo, queso y hachís.

Auténtico: Sí o No?

Lisa Heldke hace un análisis fascinante sobre el poder del sabor en la identidad de una persona. Ella explica cómo el sabor ayuda a una persona a determinar quiénes son y quiénes no, en función de si asocian un sabor con su propio racial o étnico o un grupo externo. Ella dio el ejemplo de cómo la gente anglo solía ver el ago como un sabor como un sabor desagradable que sólo los italianos sucios cocinaban con. Sin embargo, a medida que la gente comenzó a aceptar sabores fuera de sus propias culturas, se convirtió en un ingrediente célebre. De hecho, el ajo es un gran sabor que asocio con mi propia indentidad como italiano americano de Nueva Jersey, porque es un ingrediente clave en casi todos los platos que mi familia cocina.

Para la exploración de comida latinx en Los Ángeles, pedí comida para llevar en el restaurante Sabor Colombiano. Como su nombre indica, este restaurante representa comida de Colombia. Mi amigo y yo pedimos el plato de carne asada, y vino en una caja con arroz blanco, plátanos, una arepa, un lado de frijoles, una ensalada acompañamiento, y una salsa verde para la carne asada. Como se puede ver en las fotos, la presentación de la comida no era muy bonita, pero todos los alimentos eran mucho más sabrosos de lo que parecían. El arroz en particular me sorprendió más porque tenía una deliciosa textura pegajosa y sabor mantecoso.

Si la comida podía enviar un mensaje, este plato envió un mensaje de fiabilidad y simplicidad. Las cualidades minimalistas de los ingredientes de este plato hicieron que me parecia auténtica comida colombiana, especialmente como un forastero de la cultura colombiana. Esta idea se relaciona con el concepto que Portnoy plantea en su enciclopedia alimentaria sobre cómo algunos chefs se esfuerzan demasiado por lograr la autenticidad, ya que “create an idealized, romantic version of a particular culture and cuisine that is pleasing and exotic to the consumer, such as wall paintings of a fictionalized landscape or pretty costumes worn by the waitresses” (Portnoy, 2015, pp. 6). Esto me recordó a restaurantes como La Barca, que van por encima con decoraciones y embellececiones que en realidad restan de la autenticidad de la comida.

La Experiencia de Un Forastera y Las Redes Sociales

Al igual que Heldke menciona, como un forastero de la cultura mexicana o latina, alguien podría pensar que estos restaurantes idealizados son auténticos, de hecho yo podría haber pensado así como una forastera también . Sin embargo, me pareció que Sabor Colombiano era más auténtico porque eran sólo los simples artículos básico que la gente en Colombia realmente come. Esto trae un punto interesante que Heldke hace cuando ella dice, “Even if we could agree, unambiguously, that a dish was prepared authentically, there is no guarantee whatsoever that the eater will be equipped to experience it as authentic” (Heldke, 2005. pp. 388). Aunque no pude ir al restaurante para la experiencia completa, sentí como si la comida era auténtica, pero no se sabe si soy un equipado para tomar esa decisión como una persona de herencia estadouidense.

Por último, el Instagram de este restaurante no presenta ninguna bandera roja de tratar de americanizar la comida colombiana. Todos los posts están totalmente en español y parece que el único propósito de la cuenta es promover el negocio.

Referencias:

Heldke, L. (2005). But is it authentic? Culinary travel and the search for the ‘genuine article’. The taste culture reader: Experiencing food and drink, 385-394.

Portnoy, S. Albala, K. (Ed.). (2015). The SAGE encyclopedia of food issues. Authenticity and Cookbooks. SAGE Publications.