La Complejidad de La Identidad y La Comida (por Lindsay Marty)

La Comida Americana

Cuando era una niña, siempre les preguntaba a mis padres de dónde venía nuestra familia. Su respuesta simple en ese momento fue que éramos irlandeses, pero desde entonces, he aprendido que vengo de una mezcla de etnias europeas. La familia de mi mamá tiene sus orígenes en Irlanda, Italia y Alemania, mientras la familia de mi papá tiene sus orígenes en Dinamarca, Holanda, Suiza y Alemania. A pesar de estas influencias diferentes, no siento parte de estas culturas europeas porque mi familia ha vivido en los Estados Unidos por muchas generaciones. No pertenezco a una religión específica y mi región en el norte de California tampoco tiene una cocina específica. Por eso, me identifico como americana.

En mi cultura americana, hay muchas comidas típicas (y a veces, infames) – por ejemplo, las hamburguesas – pero voy a enfocar en algunos platos comunes de las días de celebraciones. Las días de celebraciones son momentos con comidas muy características, como los tamales que Pilcher describe como centrales para las celebraciones en la cultura mexicana. Estas ocasiones especiales son las en que mi familia y yo comemos la comida más americana. Algunas de las comidas más importantes de los Estados Unidos son las que se come durante el Día de Acción de Gracias – el pavo asado, la salsa para carne, el puré de patatas, y el pastel de calabaza. Estas comidas representan un día que se considera importante históricamente, y la comida de este día es única porque es una gran cantidad de comida que requiere mucho trabajo para preparar. Pienso que, como el trabajo involucrado en la preparación de los tamales, las comidas del Día de Acción de Gracias involucran el más trabajo de todas las comidas americanas – la preparación de pavo dura mucho tiempo y hay tantos alimentos para preparar una sola comida. Sin embargo, las personas están dispuestas a trabajar para hacer comidas tradicionales debido a su valor sentimental y cultural.

 

La Comida Salvadoreña

Para probar una comida central a otra cultura, fui a La Flor Blanca, un restaurante salvadoreño, para comer pupusas. El restaurante representa la cultura del país de El Salvador a través de imágenes de las vistas hermosas y las ruinas antiguas en las paredes, y cuando estaba allí, todos los comensales estaban hablando en español. De todos los restaurantes que he visitado para esta clase hasta ahora, La Flor Blanca parecía el más auténtico. Aunque está al lado de una universidad grande, las decoraciones, los comensales, los trabajadores, el menú simple, y la cuidadosa (aunque lenta) preparación de la comida parecían representar la cultura salvadoreña.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La discusión de Anderson sobre la definición de la cocina se puede relacionar con la comida en La Flor Blanca porque creo que todas las comidas que probamos existían bajo el mismo perfil de sabor. La definición más estricta de cocina de la que habla Anderson – una lista específica de comidas incluidas en una cocina – no puede aplicarse exactamente a La Flor Blanca porque había algunas comidas en el menú que pensé que eran un poco menos tradicionales (por ejemplo, las pupusas de espinacas y las empanadas de plátano). Pero he tenido pupusas de otros restaurantes, y el perfil de sabor de las pupusas de La Flor Blanca era representativa de lo que he comido antes. Mi novio y yo probamos las pupusas revueltas, de chicharrones, de queso con loroco, de calabaza, y de queso y frijoles. Todas las pupusas me recordaron otras que había probado antes, con sabores de maíz, queso y rellenos salados. La cubierta de ensalada añadió otra dimensión familiar de sabor, crujiente y un poco picante. También probamos los plátanos fritos, el plato que representa la dulzura de las comidas salvadoreñas. Si bien es posible que no encuentre todos las comidas del menú de La Flor Blanca en otros restaurantes salvadoreños, estoy segura de que los sabores generales serían similares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En relación con la discusión de Anderson sobre el “core” y el “periphery” de una cocina, creo que la comida de La Flor Blanca se encuentra en el “periphery”. La comida es bastante simple, el menú es pequeño (compuesto principalmente de pupusas y algunos otros platos principales), y no hay creaciones culinarias locas en el menú. Por eso, este restaurante no es uno de los restaurantes en el “core” de la cocina salvadoreña que intenta ser sofisticado y único; en cambio, La Flor Blanca ofrece platos simples y tradicionales a sus comensales principalmente salvadoreños y latinos. Creo que los restaurantes en el “periphery” de una cocina tienden a parecer más auténticos que los del “core” por esta razón – ofrecen comida simple, más similar a lo que las personas de estas culturas comen en un día normal.

La Fantasía del Pasado Español en todos lados de Los Ángeles (Por Dani Endlich)

Cuando fuimos a LACMA, fue muy interesante ver la variedad de ejemplos de los conceptos de las lecturas sobre la fantasía del pasado español en California. Hubo muchos artículos que me impresionaron, pero me gustaría discutir dos obras en particular para demostrar los conceptos.

La primera cosa que voy a discutir es el concepto del renacimiento del diseño y la arquitectura de los Mayas por las obras de Frank Lloyd Wright. Wright era un arquitecto muy famoso durante la primera mitad del siglo 20. Sus obras, como la Casa Ennis y la Casa Hollyhock en Los Ángeles, son ejemplos tempranos de una tendencia de diseño en el estilo Maya, y se puede ver fotos de algunas de sus obras así en LACMA.

Estas obras de Wright y otros en los años veinte y treinta tienen diseños muy comunes de las Mayas, como glifos, líneas, y ángulos en edificios con fachadas apiladas. Por ejemplo, estas obras de Wright se parecen a El Castillo en Chichén Itzá. Estos ejemplos muestran la influencia del “Spanish Fantasy Past” en la arquitectura por la apropiación del estilo Maya porque los apropiadores tenían una idea muy sesgada de los Mayas. Ellos admiraban a los Mayas por su cultura y arte interesante, pero el uso de sus íconos, etc. ignoraba los aspectos más crueles y violentos de la cultura Maya.

El segundo artefacto que se destacó para mí fue el cartel de la Isla Catalina. En el cartel, hay un edificio en el estilo de los misiones, con estuco blanco y un techo rojo. También hay mucho follaje y palmeras – imágenes que se asemejan a la idea exótica de las influencias hispanas en California. Algunas personas en el cartel llevan ropa tradicional y estereotípico de México. Por ejemplo, las mujeres llevan vestidos bordados y vistosos, con flores en el pelo, mientras los hombres llevan sombreros tradicionales y uno de los hombres toca la guitarra. Otras personas en la foto llevan ropa normal de la época, y ellos interactúan con los hispánicos. Fue interesante ver como Catalina estaba anunciado en el pasado porque, hoy en día, no pienso así sobre Catalina. Este cartel es un buen ejemplo de “the Spanish Fantasy Past” porque anuncia una experiencia “español” que no es precisa, pero está idealizada y romantizada.

El cartel de la isla Catalina

Mi experiencia en aprender sobre “the Spanish Fantasy Past” me recordó de los restaurantes y las atracciones históricas en los Estados Unidos que ofrecen experiencias “autenticas”, pero la realidad es que ofrecen experiencias turísticas y estereotípicas. Por ejemplo, la Calle Olvera en el centro de Los Ángeles y el restaurante El Cholo son lugares “mexicanos” muy famosos, y se presentan como auténticamente mexicanos, pero no es el caso.

En la Calle Olvera, hay muchas vendedores vendiendo objetos estereotípicos de México, como las sudaderas de Baja, los letreros con dichos cómicos en español, y la ropa “tradicional” de México. También, los restaurantes en la Calle Olvera tienen aspectos similares: ofrecen comida “autentico”, pero su comida es muy diferente que la comida de México. Por ejemplo, El Cielito Lindo es un puesto de comida en la Calle Olvera que es muy famoso por sus taquitos. Estos taquitos no son de México, sino Los Ángeles, donde los dueños decidieron hacer versiones más pequeñas de flautas. La verdad es que los mercados y los restaurantes típicos en México no tienen cosas así, y por esto, la Calle Olvera es un ejemplo de un lugar que representa “the Spanish Fantasy Past”.

Asimismo, El Cholo se presenta como un restaurante histórico y por lo tanto auténtico. El estilo del restaurante es “tradicional”, con arcos, paredes que se asemejan a estuco, y tejas de techo tradicionales. Los meseros llevan ropa tradicional, y hay fotos nostálgicos en las paredes. Sin embargo, hay aspectos que son más americanos, como el uso de ladrillo. El menú tiene muchas opciones que están americanizado. Por ejemplo, las combinaciones y el chimichanga no son comidas típicas de México.

El Cholo y la Calle Olvera no son auténticos y están blanqueados, que es evidente por su exceso de aspectos estereotípicos de México que no son precisos. Lo que estos lugares ofrecen es una experiencia que sirve a las turistas y americanos que todavía creen en “the Spanish Fantasy Past”. Este es un buen ejemplo de “staged authenticity,” que Sarah Portnoy describe así: “an idealized, romantic version of a particular culture and cuisine that is pleasing and exotic to the consumer, such as wall paintings of a fictionalized landscape or pretty costumes worn by the waitresses.”

Aunque estos lugares empezaron con orígenes verdaderos mexicanos, ambos han cambiado con el tiempo para agradar y atraer a los clientes blancos. Si ellos no han desarrollado para esta razón, ellos habrían tenido problemas para ser aceptados y exitosos en la comunidad. En el artículo “Comida sin Par”, Ferrero dice: “For Anglos, eating and purchasing food in downtown and certain áreas of East Los Angeles often means having to overcome negative conceptions of class and ethnic discrimination.” Esta cita me recuerda de los restaurantes blanqueados porque me parece que tienen que adaptar para asegurar que sus clientes blancos son cómodos.

Creo que estos sentimientos de incomodidad de los Anglos tienen sus raíces en el racismo latente del pasado. Por ejemplo, las pinturas castas en LACMA demuestran la jerarquía de las razas en el Nuevo Mundo en el siglo 18. Las pinturas muestran personas con piel más clara llevando ropa extravagante, rica, y florida, mientras la gente con piel más oscura llevan ropa más simple, y ellos parecen pobres. La conexión entre el color de la piel y el éxito financiero y el respeto en la sociedad está demostrado en esta pinturas, y estas ideas han tenido un impacto en nuestra sociedad, incluso hoy en día, aunque es menos obvio o directamente.

Para concluir, la idea de “the Spanish Fantasy Past” es evidente en todos lados de Los Ángeles, ya sea en arte o en restaurantes. El blanqueo del pasado verdadero ha tenido lugar debido al racismo y el poder de los blancos en los Estados Unidos sobre los mexicanos e indígenas.

 

 

Spanish Fantasy Past: Una Observación y La Relación a La Comida en Los Angeles (Por Lypheng Kim)

Mi experiencia de LACMA fue interesante. Fui allí solo porque yo había estado enfermo una vez más. Como resultado, no fui capaz de ir con la clase. Sin embargo, yo estaba entusiasmado de explorar la exposición y aprender mas sobre “Spanish Fantasy Past”.

Fui a la taquilla y me dieron mi boleto. Después, le pregunte al trabajador: “¿Dónde esta la exposición sobre México y California?” Él sabía exactamente lo que yo estaba preguntando. No tenia expectativas de entrar y especialmente no sabía cómo se suponía que debía proceder a observar las obras de arte y la información. Pero, logré aprender.

En la exposición, yo aprendí mucho sobre cómo Hollywood afectó la decisión de la clase rica de diseñar sus casas. También, en relación a “Spanish Fantasy Past”, yo vi dos imágenes distintas. Por ejemplo, la cubierta de la novela Ramona por Helen Hunt Jackson representa este tema. En la descripción de la cubierta, aprendí que esta novela influenció a muchos lectores a visitar los sitios a los que hacía referencia y veía películas basadas en ella. En relación a Ramona, en el capítulo uno de la profesora Portnoy, ella dice: “[the novel] awakened an interest in the decaying, neglected Spanish missions and their history and led to the Anglo fascination with the early Californios, an interest that emphasized a Spanish, past and whitewashed the Mexican one” (Portnoy 17).

 

Otro ejemplo que vi fue un mural por Dean Cornwell. En el mural, los obreros trabajaron mientras los padres dirigieron y rezaron. Este mural omitió los conflictos y la resistencia que se habían producido en el momento.

En un parte del museo, yo vi la pintura casta. La pintura casta me recordó el colorismo y la idea de que el blanco es siempre mejor y superior. La pintura casta es un ejemplo primordial de elevar un grupo sobre otro y podemos verlo jugar en la sociedad. Por ejemplo, en telenovelas, muchos de los actores son pálidos y de piel clara.

 

El tema de “Spanish Fantasy Past” se puede ver en los lugares y restaurantes que visité en el pasado. Por ejemplo, cuando visité El Cholo, el diseño del espacio atendía a los turistas y daba un ambiente de lo que seria como comer en México en un edificio de adobe. Además, los platos tienen frases como: “El Cholo A Taste of History”. Esta frase funciona para recordar a los consumidores que lo que están consumiendo y el gigantesco tamaño de margaritas que ordenó son auténticos. Desde mi experiencia, creo que el restaurante ofrece una experiencia a los consumidores que lo que están comiendo son familiares y auténticos. Según la profesora Portnoy, es una institución “white-washed“ que trata de acomodar a los consumidores que piensan que es todo lo que hay para la comida mexicana. Por ejemplo, ella dice: “Alejandro and Rosa served dishes associated with Northern Mexico that were familiar to Anglo diners such as tamales, enchiladas, and our tortilla” (Portnoy 19). Este tema se puede ver en Calle Olvera. En los ambos lugares, En ambos lugares, hay una mezcla de turistas y lugareños que frecuentemente consumen los productos y alimentos ofrecidos. Basado en el concepto, pienso que Calle Olvera es auténtico. A pesar de que tratan de acomodar a los turistas, creo que la gente del lugar tratar de mantenerlo tan genuino como sea posible. Según la profesora Portnoy, autenticidad es “something dynamic that varies depending on available ingredients, changes in technology, social class, and the influences of trade and travel” (Portnoy 21). Estoy de acuerdo y también creo que la región refleja el resultado de cómo la comida sabe y se presenta.

 

 

 

Explorando la Historia y la Autenticidad de la Cultura Mexicana en Los Ángeles (por Alexandra Demetriou)

No creo que haya pasado un día de mi vida en Los Ángeles en el que no haya experimentado alguna forma de cultura mexicana. Crecí en un suburbio de Los Ángeles llamado Palos Verdes, donde todas las calles tienen no

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

mbres en español y el estilo arquitectónico estándar para las casas y edificios es español colonial. Cuando era niña de escuela primaria, escribí un informe sobre los pueblos indígenas, hice un proyecto en las misiones de California y visité la Calle Olvera para una excursión de clase. Con toda mi experiencia con la comida, el idioma, la arquitectura, y lo que creía que era una historia completa, pensé que era experta en la cultura hispana y tradicional mexicana en California. Sin embargo, hace poco gané un verdadero respeto por la interacción dinámica entre las culturas mexicana, española y moderna de Estados Unidos que han dado forma a la cultura mexicana en Los Ángeles para que sea lo que es hoy en día.

Visitar la exhibición “Encontrado en la Traducción” de LACMA me envió a un viaje por la Fantasía Española del Pasado, rastreando la historia de los mexicanos en California y brindando un contexto en el que pude entender la evolución de la cultura moderna mexicano-estadounidense que existe hoy día en Los Ángeles. La representación de la exhibición de la arquitectura y cómo evolucionó a través del colonialismo español y cambió en respuesta a Hollywood y un renacimiento tradicional mexicano fue una herramienta muy útil para ayudar a los espectadores a entender el lugar que ocupa la cultura mexicana en los Estados Unidos. Al estudiar las paredes físicas de los edificios históricos, uno puede percibir mejor las paredes culturales que han dividido a los grupos étnicos que cohabitan en Los Ángeles. Me di cuenta de que el estilo arquitectónico colonial español, al que me había acostumbrado durante mi juventud en Palos Verdes, en muchos sentidos representa una cooptación del estilo y la cultura mexicanos por parte de los colonos anglos. José Vasconcelos, Secretario de Educación Pública de México, explica simplemente que, “La gente [en California] no menciona a México cuando admira fachadas barrocas o misiones en ruinas. Llaman a todo ‘español.’” Como explica la exhibición, las celebridades de Hollywood fueron en muchos sentidos algunos de los culpables más conspicuos que utilizaron el estilo mexicano y luego lo hicieron parte de una alta sociedad anglosajona a la que muchos mexicanos nunca pertenecieron. Sin embargo, a pesar de la tendencia anglosajona de blanquear la cultura y el estilo mexicano, los mexicanos siempre se apresuraron a revivir y proteger su cultura; la existencia del estilo neocolonial mexicano es representativo de la resiliencia mexicana y el orgullo de su historia. El movimiento estilístico, que incluyó elementos de inspiración prehispánica, es un testimonio al hecho de que los mexicanos estaban decididos a conservar su identidad cultural frente a una jerarquía social dominada por los anglos.

Las pinturas Casta de la exhibición agregan otra capa de complejidad a la interacción de raza y cultura en el histórico Los Ángeles, y la obra de arte actúa como un portal a través del cual se puede ver la mezcla y separación de los españoles, indígenas y africanos de California. Quizás lo más interesante es el hecho de que, aunque los españoles parecen retratar su nueva tierra de manera optimista, enfatizando los alimentos y el paisaje nuevos y exóticos en sus pinturas, al mismo tiempo parecen obsesionados con la delineación de personas por sus razas. Los españoles apreciaron la tierra en la que se establecieron, pero aún despreciaban a los otros humanos con los que compartían esa hermosa tierra. Incluso el hecho de que la gente no anglosajones no se les permite usar el mismo tipo de ropa como las personals españolas, las escenas representadas en los cuadros de castas envían un mensaje claro que aunque los anglosajones tenían ningún problema utilizando los recursos que pertenecían a los mexicanos y los pueblos indígenas, todavía insistían en distinguirse como socialmente superiores.

Ver clips de películas viejas como “Ramona” fue una parte particularmente interesante de la exposición para mí, porque sentí que la película era en cierto modo un ejemplo de mexicanos que se dejaban someter a la apropiación instigada por los colonos anglosajones. Tales películas están hechas por cines de Hollywood dominados por hombres blancos, y retratan la cultura mexicana de una manera tan simplista y estereotipada que se siente casi irrespetuosa. Las escenas de la vida tradicional mexicana son esencialmente valoradas y utilizadas porque parecen exóticas, y porque pueden atraer a las audiencias anglo que desean emprender un viaje voyerista y experimentar otra cultura de la que de otra manera se separarían en la sociedad. Además, se ve a los actores mexicanos tomando parte en tales películas. Esta “commodification of the self,” como lo llama Sylvia Ferrero, es un tema recurrente en la historia de la cultura mexicana en Los Ángeles, que todavía se ve a menudo hoy en día. Esta interacción interesante entre la apropiación española de la cultura mexicana, los resurgimientos del orgullo indígena, y los momentos de “commodification of the self” le dan a la cultura mexicana en Los Ángeles una historia complicada, y un presente y futuro muy complejos.

Mi experiencia en la exhibición “Encontrado en Traducción” cambió la manera en que veo la cultura mexicana en Los Ángeles y mi perspectiva como una persona no mexicana que participa en la cultura, o al menos la versión apropiada de la cultura que muchas personas que no son mexicanas han llegado a creer es auténtico. Por ejemplo, pensando en la tarde gastado en la calle Olvera, con su representación algo teatral de la cultura mexicana, me pregunto cómo auténtico esto parece a alguien que es mexicano-americano o alguien de México. Sé que como griega-americana me he burlado de las apropiaciones estadounidenses de mi cultura, y mi herencia ha sido menos mercantilizada en Estados Unidos que la cultura mexicana.

Al visitar un restaurante “español” como El Cholo que claramente ha sido diseñado para parecer mexicano para muchos clientes no mexicanos, pienso en el concepto de Ferrero de una “vida dual” de la cocina mexicana en la que algunos restaurantes atienden a mexicanos y otros atienden a las personas no mexicanas que desean una experiencia mexicana. Siento como si hubiera participado inadvertidamente en ese voyeurismo culinario, y como muchas personas no mexicanas llegaron a esperar esa “autenticidad escenificada” cada vez que visitan un restaurante mexicano. Existe un problema en esta dinámica, porque muchos restaurantes mexicanos sienten la necesidad de escenificar su cultura para atraer a los anglos, y luego los anglos se acostumbran tanto a esta imagen cultural apropiada que a menudo buscamos o nos sentimos más cómodos en restaurantes mexicanos que dan tal presentación.

Sin embargo, ese fenómeno plantea la pregunta: si esta versión de la cultura mexicana se ha vuelto tan común que muchos dueños de restaurantes mexicanos la utilizan como una forma de calificar sus negocios e identificarse como mexicanos, ¿puede considerarse auténtica en una manera? Como explica Sarah Portnoy en el SAGE Encyclopedia of Food Issues, la autenticidad y la globalización se entremezclan entre sí y deben tenerse en cuenta juntas; a medida que las culturas se globalizan, también sus costumbres y alimentos deben adaptarse a los nuevos entornos en los que se encuentran, pero estos cambios no necesariamente dañan la autenticidad de la cultura. Como dice Portnoy, “The debate over authenticity provides an excellent example of hybridization in the face of globalization since generations of migrants have taken their culinary traditions with them into geographical areas where they could not acquire familiar ingredients, thus making some adaptability necessary.”

De nuevo, recuerdo volver a visitar la Calle Olvera, esta vez comparándolo con los festivales griegos a los que he asistido desde que era una niña pequeña. Después de todo, nosotros, como estadounidenses de origen griego, a menudo retratamos nuestra cultura como “griego extra,” de la misma manera en que Olvera Street es retratada como “mexicana extra.” Me doy cuenta de que aunque parte de esta representación proviene de la necesidad de comercializar una cultura extranjera para una audiencia anglosajona, como alguien de la cultura, también es una forma de aferrarse a las tradiciones con las que podemos identificarnos. Puede aparecer escenificado, pero también es auténtico en el sentido de que es otra forma de expresar lealtad a una identidad cultural. Por lo tanto, a pesar de que la cultura mexicana ha sufrido muchos cambios y apropiaciones desde que los españoles se asentaron y hasta hoy, creo que todas las representaciones de la cultura mexicana son auténticas en su época y representan la capacidad de una cultura para adaptarse y mantenerse una identidad frente al cambio.

Blog #2-El concepto dinámico de la autenticidad (por Leah R)

La autenticidad es un concepto que se insinúa las realidades de una cultura y los aspectos de las tradiciones. La mayoría de los Estados Unidos nunca tiene la oportunidad para tener una experiencia auténtica mexicana. Desafortunadamente, si un estado no está cerca de México, los restaurantes “mexicanos” serén Taco Bell o Chipotle. Obviamente, estos son ejemplos muy americanos y nunca se consideran auténticos. Pero, en áreas con poblaciones grandes de mexicanos como Los Ángeles tienen muchas opciones para comida que se preparan y se hacen directamente de los inmigrantes del país del origen.  Sin embargo, muchas de los restaurantes que parecen ser los más auténticos se adaptaron las formas verdaderas de la cultura mexicana en California.

 

Cuando exploramos la exhibición “Found in Translation: Design in California and Mexico,” en el museo LACMA, aprendimos que la historia de California y su relación con México cambió la idea de que se considera “auténtico”. Hay muchos aspectos de la historia que contribuyen a la imagen de Los Ángeles mexicano. En la exhibición, vimos unos ejemplos de arte y unas fotos que muestra el ambiente de vida de los misiones en California y la popularidad que siguió con la fantasía española de California. La leyenda del cuento de “Ramona”, una novela que se convirtió en una película, se centra en la visión romántica de una mujer española y un hombre indio en un mundo perfecto de los misiones. La fantasía española de California representa las historias incorrectas de una vida feliz en los misiones cuando en realidad, fueron lugares horribles y ambientes racistas especialmente para los indios. Pero, esta fantasía se demostrada en los cines de Hollywood como “Ramona”.

También, la exhibición tenía unos ejemplos de fotos  y descripciones de unas compañías americanas que usaron esta fantasía y la arquitectura de colonial española. La compañía de Fred Harvey construyó muchos hoteles, restaurantes y tiendas por el país cera de las vías férreas para crear la imagen de “American Southwest” y sus influencias mexicanas. La fantasía fue mostrado en el cine y los medios hasta que ciudades en México adoptaron las imágenes en sus casas y edificios también y se llama el estilo de colonial californio.

Esta narrativa falsa de California y México es la razón que influye las ideas americanas de la “autenticidad.” Cuando visitemos la Calle Olvera, yo estaba sorprendida porque en mi opinión, fue muy turística. Pero muchas personas se consideran la calle Olvera y la comida y tiendas de la calle a ser las expectativas de la autenticidad mexicana. Sylvia Ferrero se explica en su artículo que en muchas veces, los mexicanos, especialmente en California, viven esta “doble vida” donde necesitan ser fieles a sus orígenes pero también, “Mexican restaurateurs adjust their culinary practices and the image of themselves according to the expectations of non-Mexican diners.” (199). Ella se dice que “Mexican restaurants participate in the construction of the mythology of Spanish mission, the Mexican Revolution, or the rural ancestry of Mexican culture and invent a tradition that becomes a symbol of cultural voyeurism” (200). Por eso, los restaurantes “auténticos” serán la visión de México en términos de la fantasía española. Siento que este es la verdad para el ambiente de la Calle Olvera y los restaurantes de la calle.

IMG_9467

Por ejemplo, fui al restaurante “Cielito Lindo” que fue un lugar original en la Calle Olvera. Los dueños fueron unas de las primeras personas a crear el taquito, que realmente son tacos enrollados. Cuando comí allá, yo tuve el plato combinación de dos taquitos en la salsa especial de aguacate con un lado de frijoles y arroz. No es un plato tradicional de México especialmente el queso en los frijoles, es una forma muy americana. En mi opinión, no es “auténtico” en relación con méxico tradicional, pero, la autenticidad es verdad en otras maneras. La profesora Portnoy en su artículo dice que la autenticidad de comida es dinámico porque “it varies depending on available ingredients, changes in technology, social class and the influences of trade and travel,” y que “a dish can be prepared one way in one region and use different ingredients in another. When people immigrate to a new country, however, they may have to use different ingredients.”

 

Entonces, “Cielito Lindo” es comida mexicana de California y hay muchas cambias con la cultura y las ingredientes y las expectativas de los clientes de Los Ángeles que no son siempre mexicanos. Los clientes son Angelenos, unos son latinos y otros son estadounidenses, pero la comida y los platos de “Cielito Lindo” son únicos a la autenticidad de la cultura mexicana california. No creo que el restaurante es “whitewashed” pero no es mexicano tradicional.
También, en unas de las exhibiciones de LACMA, había ejemplos del sistema de jerarquía racial en México. Había muchas mezclas de razas durante los años coloniales y las pinturas castas demostraron las mezclas que son más superiores a otras. Las personas con más partes de sangre española y la piel más clara se consideraron a tener la pureza de sangre.  El racismo como eso se continua en esta sociedad y contribuye al concepto de “white washing” en los Estados Unidos. Los clientes anglos o estadounidense se prefieren una experiencia que es “a romantic version of a particular culture and cuisine that is pleasing and exotic to the consumer” (Portnoy, KCET). Aunque hay muchos ejemplos en Los Ángeles que son “whitewashed” a causa del racismo, ¡hay también muchos restaurantes fantásticos que son muy auténticos en respecto a México y México californio!

casta painting

 

 

Una mezcla de culturas: Diseño en California y México a El Cholo (Por Courtney Fassett)

¿Qué hace algo hispano? ¿Es la cultura que ha seguido su comunidad de su migración a los estados? O es la fundación de la historia, la historia profundamente arraigada que viene con cierta ubicación. Esto es una de las preguntas verdaderas de este curso: ¿Qué es la autenticidad? Nuestra clase tenía el privilegio de viajando al Museo del condado de Los Ángeles del Arte para atestiguar artefactos de las raíces de la cultura hispana en California. De estilos arquitectónicos a la moda tendencias, vimos la fuerte influencia de la cultura mexicana que ha prevalecido desde principios del 1900 hasta hoy.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Uno de mis artículos favoritos en la exhibición en la exposición es el piano temática Maya. Mientras aprendía sobre esta pieza, me di cuenta de que un montón de diseño mexicano proviene de la influencia de los mayas. De la misma manera que los estadounidenses adoptaron técnicas estilísticas mexicanas, los mexicanos también usaban ideas mayas. Este es un caso de autenticidad borrosa. ¿Qué es realmente auténtico si cada uno construye de las culturas del otro?

 

También me encantó el póster de Santa Catalina que incluía muchos aspectos hispanos como la misión, la gente disfrazada de caprichosos vestidos mexicanos estereotipados y la atracción de la cultura hispana. Mi familia y yo vamos a Catalina con frecuencia, pero nunca me había dado cuenta de lo mucho de una influencia hispana que tenía. Fue utilizado como la técnica propagandística para atraer a los turistas a la isla. La cultura mexicana era atractiva y romántica.

 

Una de las piezas más tradicionales que disfruté fue la pintura de la boda mexicana. Esta pieza incluía ropa típica hispana como largos, vestidos coloridos, baile e imágenes de vaqueros. Me recuerda el estilo de el Cholo y el atractivo turístico popular de los Ángeles, calle de Olvera. Ambos destinos populares “mexicanos” tienen muchas cosas en común: idealizan el México histórico. Es como si estos lugares estuvieran atascados en el pasado. Representan imágenes muy tradicionales de su cultura que no son representivos de México hoy en día. En última instancia, no son auténticos. Estos lugares cuentan con recetas y conceptos que son completamente americanos. Recuerdo cuando Bill Esparaza vino y habló con nosotros, dijo algo que realmente me relacionó: la única persona que puede ser auténtica en la elaboración de un plato, debe venir directamente de la herencia. Aunque el Cholo y cieto lindo y la calle de Olvera tienen raíces hispanas, se representan a sí mismos como una versión caprichosa de la cultura hispana que no existe hoy en día.

 

Cuando visité a el Cholo con mis amigos, me di cuenta de lo diferente que es México hoy en día. El Cholo sirve cocina mexicana pero se etiqueta como un restaurante de comida española. Se pegan en el centro debido a su arquitectura de Adobe muy tradicional y coloridas paredes. Su objetivo es proporcionar un oasis de cultura mexicana para las personas que no conocen la diferencia. El Cholo fue fundado en 1922 por una pareja española. A lo largo de la manera muchas diversas influencias fueron traídas adentro: Tejas, baja, español. Eventualmente fue una mezcla que no representan la verdadera comida mexicana. Aunque no es la comida mexicana más auténtica, disfruté mucho mi comida-tacos de pez Mahi Mahi, un plato que me trajo directamente de regreso a baja, California. La frescura del pico de gallo complementada por el pescado asado y los frijoles negros dulces es mágico. Mi parte favorita de cualquier taco es el queso fresco!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algunas de las otras instituciones de los ángeles que vimos con la influencia hispana eran la estación Union y gran parte de la arquitectura que vemos hoy en los suburbios de Palos verdes, Condado de Orange y ciudades de playa.

 

En última instancia, mientras que estos lugares no son fieles a México hoy en día, representan una parte del pasado que proporciona una inmersión cultural popular para la gente de los Ángeles.

La mezcla de culturas (por Katie Donovan)

Spanish Fantasy Past

La exposición de LACMA “Found in Translation: Design in California and Mexico” demuestra la relación entre los Estados Unidos y México de 1915 a 1985 a través del diseño.  Fue fácil ver las influencias de México, las indigenas, y España en la arquitectura, entretenimiento, y moda de California en estos años. Sin embargo, los varios formas de arte en California que resultaron de esta influencia obscurecieron los conflictos entre los dos países y las otras culturas de los indigenas, un idea definida por el término Spanish Fantasy Past.  En California, el estilo de vida mexicano era extremadamente visible en los anuncios.  Uno de los carteles en el museo que anunciaba la Isla Catalina mostró un paisaje pintoresco de personas en vestidos y sombreros de México sentados en bancos de azulejo.  Estos estereotipos se utilizaban para atraer a los consumidores y alentar la apropiación de la cultura mexicana.  Otro ejemplo de la influencia indígena en el capitalismo de los Estados Unidos es visto en un anuncio para una aerolínea, que representa el estilo de misión de California. El uso de las misiones como una técnica de publicidad ignora la historia fea que está presente entre las comunidades nativas y los estadounidenses. Las personas indígenas eran usados como esclavos para construir estas misiones numerosas.

Otro aspecto de la cultura mexicana que está implicado en este Spanish Fantasy Past es la arquitectura que todavía está presente en muchos edificios antiguos en Los Ángeles hoy.  Los arcos, techos de azulejo, y fachadas del adobe son características de la arquitectura en México en los años veinte.  Pero en Los Ángeles, es muy común ver este estilo en edificios como Union Station.  Estaba muy interesada oír que los arquitectos mexicanos adoptaron algunos estilos típicos de California alrededor de este mismo período de tiempo.  Calle Olvera exhibe este clásico estilo del adobe pero es mezclada con aceras de ladrillo.  La yuxtaposición muestra una fusión de las culturas mexicana y americana, un tema grande del Spanish Fantasy Past.

El Cholo

Después de nuestra visita a LACMA, fuimos a cenar a El Cholo.  El edificio pequeño tiene la arquitectura mexicana con la fachada del adobe y techo de azulejo.  Cuando estábamos sentadas, nos dieron un menú con años al lado de cada plato que indican la edad de la receta de la familia.  Creo que esto es un intento de dar a cada cliente una conexión más personal con cada plato.  Es claro que El Cholo está tratando de exponer una sensación que los clientes piensan es “auténtico” de México y la comida típica de allí. El Cholo, junto con Calle Olvera, se han conocido como lugares que prometen un vistazo a la cultura mexicana en Los Ángeles.  El Cholo es muy popular entre los adultos que buscan una margarita con descuento durante Happy Hour.  No noté a ningún cliente latino en el restaurante que asumí era porque la comida era más típica de cualquier restaurante americano – porciones masivas cubiertas de queso y grasa.  No voy a decir que este negocio no es auténtico.  En el articulo “Authenticity of Cuisines,” Rachel Laudan describe el término “our-thentic.” Esta es la idea de que la autenticidad es definida por un lugar especifico en vez de un más general.  Me gusta esta idea porque es difícil definir autenticidad cuando pensar de los varios aspectos que influir la identidad de una comida.  Para volver a El Cholo, sin embargo, creo que ha habido una difusión de comida traditional que se espera de una cadena más grande.

En general, creo que la subjetividad de “la autenticidad” hace difícil determinar si algo es fiel a sus raíces, especialmente en nuestra época de globalización, como describe Portnoy.