Los verdaderos héroes y el alimento por Mari

14 new cases of COVID-19 reported in SLO County

Lamentablemente estamos pasando por un tiempo que nunca habíamos visto y tal vez nunca habíamos imaginado que pasaría en nuestras vidas, una pandemia. El COVID-19 tiene al mundo paralizado. Todo el mundo está afectado a diferentes niveles y por diferentes razones. Aquí en los EE. UU en lo mínimo, hay gente que perdió su trabajo porque su trabajo no es esencial, como los trabajos en los hospitales y los mercados y afortunadamente han tenido acceso al estímulo del gobierno y calificado para beneficios de desempleo. Luego hay la gente que no ha tenido acceso a ninguno de los beneficios que acabo de mencionar y están forzados a trabajar en lo que sea para sobrevivir. Afortunadamente hay muchos lugares que están ayudando a familias con necesidad como el Banco Regional de Los Ángeles y el gobernador ha implementado un programa de estímulo para trabajadores indocumentados en California.

Boson healthcare workers send meals to hardest hit hospitals in ...

La gente con trabajos esenciales no tiene el lujo de quedarse en casa y esperar que esta pandemia pase. De acuerdo con Zachary Cohen en Es hora de hablar más seriamente sobre el suministro de alimentos en medio de la crisis de covid-19, dice, “Los profesionales de salud, médicos, enfermeras, y todos en la primera línea son los héroes legítimos, y obvios de la pandemia,” pero a la vez también pienso que los que merecen más reconocimiento y alabanza son los que proveen comida para el país, como los trabajadores agrícolas, cortadores de carne, empacadores, conductores de camiones y trabajadores de almacenes. Ellos también son trabajadores de primera línea. Ellos son los que mantienen las llantas del país moviéndose. ¿Qué pasaría si no tuviéramos estos trabajadores héroes en la primera línea? ¿Qué pasaría si no tuviéramos acceso a nuestros alimentos? ¿De que sirve el dinero si no hay alimento para comprar? Es una pesadilla que podría volverse realidad por varias razones.  

Poor Conditions at Meatpacking Plants Have Long Put Workers at ...

Durante el mes de abril, se vio el cierre a causa de un estallido del virus en una de las plantas (Smithfield) de procesamiento de cerdos más grande de EE. UU ubicada Dakota del Sur. Desde entonces se ha visto cierres similares en plantas de Pensilvania e Iowa y más alarmantemente no tienen para cuando vuelvan a producir. Entonces, ¿qué pasa cuando más plantas cierren y se sienta la escasez de ciertos o todos alimentos? Me imagino que la gente entraría en pánico y compraria hasta acumular comida como lo vimos al principio de la pandemia. El problema con esto es que no todos tienen disponible suficiente dinero para hacer esto, mucho menos tienen donde guardar la comida.

Farmworkers are facing their own coronavirus crisis - CNN

Desgraciadamente, no solo las plantas de procesamiento de carne están amenazadas por este virus mortal, sino los campos de agrícola. De acuerdo con el articulo de Cohen, Catherine Shoichet de CNN dice que las condiciones de seguridad de salud para los trabajadores no son ideales para mantenerse saludable y tienen miedo de contagiarse. Otra cosa, los trabajadores agrícolas tienen temor de ser deportados, incluso se ha visto una reducción en asistencia de trabajo en los campos. ¿Si no hay quien recoja el producto, que va pasar? Todo el producto se echaría a perder y no habría suficiente alimento.

Muertes por comer poca fruta en el mundo

Todo esto pone en riesgo la cadena de alimento de todo el mundo. Estamos mas conectados se lo que pensamos. De acuerdo al LA Times, dice que el cierre de cientos de restaurantes y bares de sushi de alta gama en Los Ángeles y Nueva York a afectado el negocio poke de Lucas Papierniak en Singapore. Podemos ver que la pandemia creó un cortocircuito en la red de productores proveedores de Papierniak que necesitaba para mover su producto mundialmente. No solo afecta el poke, sino hasta caviar, nueces y jugo de manzana, entre otros.

A Map Of Where Your Food Originated May Surprise You : The Salt : NPR

Claramente, podemos ver como los problemas con nuestro sistema alimentario se han empeorado durante la pandemia. Por ejemplo, el cierre de las plantas de procrecimiento de cerdos en Dakota del Sur, Pensilvania y Iowa. También tenemos el ejemplo de los trabajadores de campo que no están bien protegidos para no contagiarse del virus y tienen temor a ser deportados, entonces están dejando de asistir al empleo. Son problemas grandes porque no se puede interrumpir la cadena de alimento de todo el mundo. Todos estamos conectados. Pienso que desde el nivel federal, estatal, local y hasta nosotros, los civiles, juntos tenemos que poner de nuestra parte para salir de esta pandemia. Del nivel civil, no nos deberíamos de poner en pánico y comprar como locos para que haya suficiente comida para todos. Hasta ahorita hay suficiente comida, incluso los agricultores están tirando mucho alimento y hasta leche porque los restaurantes están cerrados. Entonces hay más que suficiente. En el artículo de Cohen dice que tal vez para que no se desperdicie los alimentos tendrán que comprarlos a los productores y dárselos a los bancos de alimento. También, deberíamos quedarnos en casa y tomar precauciones para no infectarnos. Tenemos que empezar con uno.

Fuentes

Cohen, Zachary. Es hora de hablar más seriamente sobre el suministro de alimentos en medio de la crisis de covid-19.

Pierson, David. Del caviar al jugo de manzana, el coronavirus está cambiando la forma en que el mundo se alimenta. https://www.latimes.com/espanol/internacional/articulo/2020-04-12/del-caviar-al-jugo-de-manzana-el-coronavirus-esta-cambiando-la-forma-en-que-el-mundo-se-alimenta

Pierson, David. Del caviar al jugo de manzana, el coronavirus está cambiando la forma en que el mundo se alimenta, https://www.latimes.com/espanol/internacional/articulo/2020-04-12/del-caviar-al-jugo-de-manzana-el-coronavirus-esta-cambiando-la-forma-en-que-el-mundo-se-alimenta

Los efectos de una pandemia en la alimentación por Luís

La pandemia causada por COVID-19 está afectando varios aspectos de la vida como el sistema alimentario de todos. El virus está causando que la gente del mundo pare para poder acomodarse a la pandemia para combatirla. El problema es que parando causa más problemas, como crear pánico o escasez. Por ejemplo, en Dakota del Sur, cerró una planta de carnés que producía para muchos estadounidenses al nivel nacional. La razón que cerraron la fabrica es porque alguno de los trabajadores contagiaron el virus y no había otra opción más que cerrar la fábrica por mientras. Desafortunadamente, esto no es un caso raro ni extraño, muchas factorías han tenido que cerrar por el virus y esto podrá causar escasez de carne. Recientemente, uno de los directores de Tyson Foods dijo que esta pandemia causará escasez de carne porque el suministro de alimentos se está rompiendo debido a la pandemia. Esto es una situación seria, podrá causar pánico y que mucha gente compren más carne de lo que necesiten. Eso solamente causaría más escasez y que mucha de la carne comprada sea desperdiciada. 

La pandemia está afectando muchos sistemas alimentarios y muchos países que dependen en la exportación de sus productos. Vietnam ha tenido que parar de exportar arroz y Kazajstán ha prohibido la venta extranjera de harina. Hasta la Unión Económica Euroasiática que tiene varios países en la unión tuvo que limitar la exportación de sus productos. La demanda por productos como frijoles está subiendo por el pánico que se está formando. Esto significa que muchos no van a poder consumir lo que normalmente compraban por esta locura. Jugo de manzana, que está consumido por muchos niños podrá parar temporalmente por las complicaciones con exportaciones en China. 

Este virus ha causado que los gobiernos ordenen a sus constituyentes que se queden en casa, sin gente viviendo una vida normal, muchos negocios han tenido que despedir a sus empleados. Nadie esperaba que esta pandemia ocurriera y por esta razón nadie realmente está preparado. Muchos han tenido que peticionar por ayuda alimentaria por la primera vez en sus vidas. Pero en lo que suben los números que piden por ayuda, las donaciones a los bancos de alimentación en los Estados Unidos está cayendo. Muchos bancos alimentarios dependen en donaciones, en Florida las donaciones han caído entre un 85% y 90%. El banco alimentario también ha cambiado a preparar la comida y contratando a cocineros que han perdido sus trabajos para combatir la demanda. En la ciudad de Nueva York los bancos alimentarios están calculando un incremento de demanda por 50%. Esta pandemia está creando nuevas realidades para muchos que nunca hubieran podido imaginarse lo que pasaría. 

Antes de la pandemia, las minoridades raciales como los de raíces africanas y latinas no tenían acceso fácil a comida saludable. Un estudio del 2016 enseña que “casi la mitad de los afroamericanos y más del 42% de los latinos sufren de obesidad (Food First).” Está dieta mala que causa esta enfermedades está conectado con el racismo que se encuentra en el sistema alimentario de los Estados Unidos. Imagínese, si la situación estaba mala antes, ahora se a empeorado extremadamente con la pandemia. 

José Andrés, es un chef de origen española, que a estado ayudando alimentar a gente durante tiempos de desastre por años. Hoy, el está ayudando combatir la pandemia, alimentando a varios en la ciudad de Nueva York. Siendo inmigrante, el a visto como la gente tratan a los indocumentados. La desigualdad se manifiesta en momentos de pánico como durante esta pandemia. El Vice Presidente de los Estados Unidos llamó a los trabajadores de comida y los que trabajan en granjas trabajadores esenciales, pero muchos de esos trabajadores esenciales son indocumentados. La ironía es que la el presidente actual se popularizó en gran parte diciendo que iba a deportar a los indocumentados y ahora su Vice Presidente lo llama esenciales. 

Como se ha dicho previamente, las consecuencias de esta situación es que muchos se han quedado sin trabajo y muchos no tienen dinero para alimentarse. Los que están afectado más por esto en los Estados Unidos son la minorías raciales. Debido al racismo estructural del país que complica más las cosas para las minorías, como accesar la comida, es más difícil ahora para alguien que viene de latino america y es indocumentado conseguir comida. En el ejemplo de alguien indocumentado, es más difícil porque tienen miedo pedir comida porque no quieren ser deportados. Por esta razón es que gente como José Andrés y organizaciones como World Central Kitchen están preparando comidas y dándoselas a las comunidades más afectadas, ósea las que no tienen acceso fácil. 

Cambiando a un tópico menos serio, este semestre fue muy divertido y educativo. Esta clase definitivamente fue mi favorita y estoy decepcionado que fue cortada, pero aprecio lo que pude tener. Tengo muchos favoritos momentos, como cuando fui con mi grupo a comer comida cubana en Los Ángeles o cuando comimos en X’tiosu Kitchen. Me gustó aprender de genteficacion, era un tema que no conocía antes y pensé que fue interesante la experiencia que tuvimos en Boyle Heights. Nunca se me va olvidar nuestra expediciones a comer cosas ricas, como los tacos de Mariscos Jaliscos. ¡Gracias por un gran semestre profe!

Referencias

Los efectos del racismo estructural en la época del Coronavirus (Nikki Saeedi)

El mes pasado se ha sentido como una película para mí. Siento como una actriz y que no estoy viviendo mi propia vida, pero es la vida real y cada día aprendemos más sobre el alcance del virus, el impacto en nuestra economía, y nuestras carencias en la industria del cuidado de la salud. En mi vida diaria antes de la época del Coronavirus no he pensado mucho sobre el sistema alimentario y las diferencias al acceso en el país, pero ahora veo una disparidad obvia.

No todo el mundo puede abastecerse de comestibles de los supermercados como lo que vemos en la televisión ahora que el desempleo está en un nivel alto y muchas familias no tienen los mismos recursos como antes. De hecho, en el último mes “aproximadamente una de cada tres personas que se ha acercado hasta el local de una organización sin ánimo de lucro en busca de comida lo ha hecho por primera vez en su vida” (Lakhani). Claro, los bancos de alimento han existido mucho antes del coronavirus en nuestro país donde uno de cada ocho ciudadanos no tenía garantizado el acceso a toda la comida necesaria para una vida sana. El problema sólo empeora ahora que muchas más estadounidenses no saben donde van a recibir su próximo plato de comida durante este cierre económico. 

Vinculado a esta inestabilidad alimentaria es, simplemente, el racismo. Hay un número desproporcionado de las personas de color que viven en regiones sin acceso a alimentos saludables y asequibles y no por su culpa sino por la culpa del racismo sistémico, como la redlinación, por ejemplo. Por supuesto, la pobreza también causa altos niveles de inseguridad alimentaria en la gente de color. El artículo de FoodFirst lo explica perfectamente cuando dice que demasiadas personas de color “sufren hambre, inseguridad alimentaria, envenenamiento por pesticidas y enfermedades relacionadas con la dieta.” Es fácil vivir sin conocimiento de estas disparidades en la América Blanca, pero ahora vemos los efectos de los determinantes sociales de salud de primera mano en las víctimas del coronavirus. El coronavirus ha golpeado a los afroamericanos con una fuerza terrible. 

Una mapa de la redlinación en L.A. County desde nuestra excursión a la LA Plaza de Cultura y Artes

Para empezar, los afroamericanos son más propensos a trabajar en empleos del sector de servicios, menos probabilidades de tener un coche, y menos probabilidades de poseer sus hogares. Entonces, es más probable que estén en más contacto con otras personas con los tipos de trabajos que tienen y las condiciones en las que viven (Bouie). Aparte de propagación del virus en las comunidades afroamericanos, los afroamericanos experimentan los síntomas más graves del coronavirus como resultado de condiciones de salud como diabetes o presión alta, y ésteres crónico que desgasta el cuerpo debido a la liberación de las hormonas del estrés–cortisol y glucocorticoides–desde una edad temprana.

La raza, la pobreza y la inseguridad alimentaria se correlacionan estrechamente con la obesidad y las enfermedades relacionadas con la dieta

Ana Galvis

El coronavirus ha arrojado luz sobre los determinantes sociales de la salud de una manera nueva y grave ya que las personas de color son afectadas desproporcionadamente por esta enfermedad. Durante una de las sesiones informativas de prensa de la Casa Blanca, el cirujano general Jerome Adams habló de enfermedades crónicas como el asma y la presión alta que afligen a las comunidades minoritarias, mostrando su propio inhalador y compartiendo sus propios miedos de tener un ataque de asma fatal. Este reconocimiento por parte de la administración Trump, aunque pequeño, ha comenzado una conversación en algunos hogares americanos como la mía. 

Jerome Adams reflects on his first year as U.S. surgeon general - STAT
Jerome Adams habló de su experiencia como un hombre afroamericano en los EEUU y el impacto del Coronavirus en su comunidad

Más allá del reconocimiento, la solución para estos problemas estructurales no es algo simple. De verdad, pienso que es la responsabilidad del gobierno para hacer cambios en los fideicomisos de tierra, los mercados de agricultores y la agricultura con apoyo comunitario así que son más accesibles por la gente de color, y con eso un compromiso con la justicia social (FoodFirst). 

Afortunadamente, he visto esfuerzos para ayudar con la distribución de la comida en mi comunidad. La Fundación Poder de Uno es una organización sin fines de lucro que ha establecido bancos alimentarios “drive-thru” para luchar contra el hambre para las familias de bajos recursos en Orange County. Second Harvest Food Bank of Orange County también tiene su propio banco “drive-thru” y sirvió a 2234 coches en Santa Ana College el fin de semana pasado.

Reflexion del semestre

Esta clase me ha conectado mucho con la belleza de la ciudad de Los Ángeles. Sabía que era una ciudad diversa, pero a través de esta clase tengo más experiencia con la complejidad de esta ciudad. Visité a lugares que había querido probar antes, como la calle Olvera y el Mercado de Paloma, pero también descubrir nuevos lugares que nunca habría encontrado por mi cuenta, como Mariscos Jalisco, La Flor Blanca cerca de USC y el Mercadito vibrante. De verdad, no tengo paciencia para los mismos restaurantes favoritos de mis amigos ahora que sé más sobre todo lo que tiene que ofrecer esta ciudad. 

Lo que más me impactó de esta clase fue nuestra conversación con Merced Sanchez. Aprendí del acoso y el mal trato contra los vendedores ambulantes, un grupo del que francamente no había pensado mucho antes. Ha tenido tantas obstrucciones en su vida pero todavía es trabajadora, amable y optimista. Su historia me movió con su perseverancia y determinación para mejorar las vidas de los vendedores ambulantes. Gracias a esta clase, he tenido la oportunidad de escuchar a las historias de Merced y otros Angelenos Latinos fuera del mundo de USC, y voy a llevar estas historias conmigo mientras sigo explorando la cultura de Los Ángeles.

Referencias

Lakhani, Nina. “Los despidos masivos y la falta de ayudas públicas empujan a millones de personas en EEUU hacia los bancos de alimentos”. Eldiario.es.

Galvis, Ana. “Desmantelando el Racismo de Sistema Alimentario”. Food First.

Sanchez, Ray. “Coronavirus in black America: Living in the eye of a ‘perfect storm”. CNN. https://www.cnn.com/2020/04/11/us/coronavirus-black-americans-deaths/index.html

Mays, Vickie M. “Race, Race-Based Discrimination, and Health Outcomes Among African Americans”. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4181672/

Bouie, J. “Why Coronavirus Is Killing African-Americans More Than Others”. New York Times. 14 April 2020.

COVID-19: Una Ruptura en el Sistema (Leah Ely)

COVID-19 ha afectado todas partes de nuestras vidas. No podemos ver nuestros amigos o, en algunos casos, miembros de nuestras familias. No podemos ir a las playas, el parque, o Disneyland. ¡No podemos asistir en la escuela! Es un tiempo muy duro para todos en el mundo, pero especialmente para las personas que ahora no tienen trabajos o necesidades básicas. 

El sistema alimentario es muy complejo y requiere muchas trabajadores y organización. El virus esta afectando muchas personas en trabajos diferentes, y está interrumpiendo el proceso del sistema alimentario. Por ejemplo, en una planta en Smithfiled, los empleados representan “aproximadamente la mitad de los casos de coronavirus en Dakota del Sur” (Cohen) Estos empleados son esenciales, y están en peligro de atrapar el virus todos los días que van a trabajar. Si los empleados tienen el virus, no pueden trabajar. Con menos trabajadores, habrá menos producción. 

Esta situación es muy peligrosa porque ahora es el tiempo que la gente necesita comida básica mas que nunca. Según un articulo sobre la forma en que el mundo se alimenta, “Los supermercados no fueron diseñados para absorber repentinamente todo el gasto en comidas que normalmente tiene lugar en los restaurantes” (Pierson). Los restaurantes están cerrados, o solo tienen “carry-out,” así muchas personas que usualmente van a restaurantes para comer muchas veces cada semana ahora están comprando mucho mas en los supermercados. También, hay un pánico sobre la pandemia, y algunas personas están comprando mas comida en las tiendas que lo que necesitan. Estas acciones dan una desventaja a las personas con discapacidades y los viejos porque no pueden mover tan rápidamente como estas personas que están acaparando. 

Aunque hay una demanda mas alta para comida en los supermercados, el sistema alimentario no puede mantener la producción se necesita para todas las personas durante la crisis: “El transporte de carga y los puertos funcionan muy por debajo de la normalidad, y la mano de obra que impulsa las cosechas, el envasado y la entrega de alimentos no puede volver a su ritmo habitual hasta que las condiciones sean seguras.” Se estima que podría tomar muchos meses o aun años reiniciar las cadenas de suministro. No hay fin en la vista, así yo pienso que el sistema de comida es muy instable. Es un problema serio, pero también pienso que pensaremos en maneras adaptar en este tiempo de confusión. 

Otro problema de el sistema alimentario es que hay muchas personas que no tienen trabajos debido a COVID-19 y necesitan ayuda alimentaria. Según Lakhani, “Durante este último mes, aproximadamente una de cada tres personas que se ha acercado hasta el local de una organización sin ánimo de lucro en busca de comida lo ha hecho por primera vez en su vida, según las entrevistas realizadas con una docena de establecimientos por todo el país.” Hay millones de estadounidenses que solicitan ayuda federal debido a la pandemia, y los bancos de alimentos son abrumados. Por ejemplo, un banco de alimentos en Jefferson County tuvo un incremento de 90% de raciones individuales. Muchas de los personas son “trabajadores pobres, ancianos, y personas con alguna discapacidad.” Mientras los mas vulnerables no tienen las necesidades básicas, los bancos de alimentos están teniendo una “caída de drástica de las donaciones privadas y una bajada el numero de personas depuestas a trabajar debido a la crisis del coronavirus.” 

Yo pienso que las corporaciones grandes que han recibido millones de dólares del gobierno necesitan dan el dinero a organizaciones para los vulnerables y personas que no tienen trabajos ahora. El hueco entre la clase alta y la clase baja podría crecer si no tenemos cuidado cuando decidimos quien debe recibir ayuda del gobierno. Y cuando digo “nos,” en realidad significa el gobierno. 

Reflexión

Esta clase es muy única y especial. Nunca he tenido la oportunidad tener una experiencia “hands-on” como en esta clase. Yo siento que aprendí tanto sobre comida, cultura, autenticidad, y aun la política de la comida durante mi tiempo en la clase. Por su puesto, mis partes favoritos de la clase fue cuando fuimos a los restaurantes. Pienso que aumenté de peso (como cinco libras- estoy seria) debido a toda la comida comimos, pero estoy muy agradecida que tuve la oportunidad probar comida maravillosa y, a mismo tiempo, aprender sobre sus raíces. 

Yo tengo memorias buenas de los viajes en auto a nuestras excursiones con algunas de las chicas en la clase. Cantábamos canciones latinas y hablábamos sobre la clase, la comida, y nuestras experiencias en otras clases. Adicionalmente, realmente disfrute hacer el video para nuestro proyecto. Me encantaba jugar con iMovie y era guay hacer algo que normalmente no puedo en una clase español… o en mis clases en general. Yo siento que había muchas maneras hacer trabajo en la clase y me gusta que el trabajo era diverso. Estoy triste que no pudimos continuar nuestras aventuras en Los Ángeles, pero estoy feliz que ahora tengo muchas lugares que puedo comer en con mis amigos cuando la pandemia termina!

Cohen, Zachary. “Es Hora De Hablar Más Seriamente Sobre El Suministro De Alimentos En Medio De La Crisis De Covid-19.” CNN, Cable News Network, 14 Apr. 2020, cnnespanol.cnn.com/2020/04/14/es-hora-de-hablar-mas-seriamente-sobre-el-suministro-de-alimentos-en-medio-de-la-crisis-de-covid-19/#0.

Lakhani, Nina. “Los Despidos Masivos y La Falta De Ayudas Públicas Empujan a Millones De Personas En EEUU Hacia Los Bancos De Alimentos.” Eldiario.es, Eldiario.es, 6 Apr. 2020, http://www.eldiario.es/theguardian/tormenta-perfecta-Unidos-advierten-nillones_0_1013849314.html.

Pierson, David. “Del Caviar Al Jugo De Manzana, El Coronavirus Está Cambiando La Forma En Que El Mundo Se Alimenta.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 12 Apr. 2020, http://www.latimes.com/espanol/internacional/articulo/2020-04-12/del-caviar-al-jugo-de-manzana-el-coronavirus-esta-cambiando-la-forma-en-que-el-mundo-se-alimenta.

¿Muerte por Coronavirus o de hambre? ~ Por Natalie MacEwan

La pandemia de coronavirus ha traído hambre a millones de personas en todo el mundo. Los bloqueos nacionales y las medidas de distanciamiento social están agotando el trabajo y los ingresos, y es probable que interrumpan la producción agrícola y las rutas de suministro, lo que hace que millones se preocupen de cómo obtendrán suficiente para comer.

Sin embargo, son las personas pobres, incluidos grandes segmentos de las naciones más pobres, quienes ahora pasan hambre y enfrentan la posibilidad de morir de hambre. Ha sido el gran revelador de la división de clases y como nuestra país es profundamente desigual.

La desigualdad del coronavirus: racismo estructural

Familias de bajos ingresos en línea para la prueba COVID-19

Ya, 135 millones de personas se habían enfrentado a una grave escasez de alimentos, pero ahora con la pandemia, 130 millones más podrían pasar hambre en 2020. Esta crisis de hambre, dicen los expertos, es global y está causada por una multitud de factores relacionados con la pandemia de coronavirus y la interrupción del orden económico: la pérdida repentina de ingresos para innumerables millones de personas que ya vivían de la mano. Se espera una recesión económica a nivel mundial, y es probable que esto llegue a las economías en desarrollo. En estos contextos, una desaceleración en la economía puede exacerbar la inseguridad alimentaria existente. Limita la capacidad de las personas para acceder a alimentos nutritivos de diferentes maneras, incluso a través de ingresos reducidos o una mayor inseguridad laboral.

Por el lado de la demanda, una pérdida de poder adquisitivo causada por la enfermedad podría cambiar los patrones de alimentación de las personas, dando como resultado una peor nutrición. Las compras de alimentos por pánico, como las que se vieron recientemente en países de todo el mundo, podrían romper la cadena de suministro y causar aumentos de precios localizados. Además de las implicaciones para la seguridad alimentaria de una desaceleración económica desencadenada por COVID-19, una propagación extensa de la enfermedad en un país más pobre y con mayor inseguridad alimentaria podría tener un costo mayor en la economía que en los afectados actualmente. Los países con altos niveles de inseguridad alimentaria son generalmente más vulnerables y menos preparados para un brote epidémico y probablemente verán tasas de mortalidad más altas, especialmente a medida que la desnutrición aumenta la vulnerabilidad a las enfermedades.

Impacto en estudiantes de bajos ingresos

los estudiantes abandonan las escuelas de todo el país para aprender en internet

La inseguridad alimentaria ya está más extendida en este país de lo que la mayoría sabe. Diariamente, uno de cada siete hogares con niños se ve afectado por la falta de acceso a los alimentos o la inseguridad alimentaria. La mayoría de estos niños dependen de las comidas que reciben en la escuela del Programa de Desayuno Escolar y del Programa Nacional de Almuerzos Escolares. Las comidas escolares se han asociado con la reducción de la inseguridad alimentaria entre las familias de bajos ingresos y los viajes a la enfermera escolar entre los niños. La nutrición infantil en estos programas ha aumentado, además de las mejoras en asistencia, comportamiento y rendimiento académico.

Los estudiantes dependen de los programas de almuerzo gratis

Tal como está, el Departamento de Agricultura está proporcionando exenciones que permitirían a los estudiantes de K-12 acceder a comidas para llevar en un lugar designado si sus escuelas cierran. Sin embargo, cada estado debe solicitar la exención, y la exención solo se aplica a los lugares donde los programas de comidas de verano ya están vigentes. Si bien esta forma de asistencia ayudará a algunos niños en edad escolar, no será suficiente para llegar a la mayoría de las familias de bajos ingresos. Peor aún, cuando las escuelas cierran, generalmente significa que al menos uno de los padres debe quedarse en casa para cuidar a sus hijos. Las familias de bajos ingresos generalmente trabajan en trabajos que no tienen licencia por enfermedad remunerada. Y a muchos se les paga por hora, por lo que la reducción de las horas de trabajo afectará su cheque de pago, lo que dificultará aún más su capacidad de pagar los alimentos.

Los bancos de alimentos están abrumados

Debido a este fuerte aumento de la inseguridad alimentaria, la demanda de ayuda de los bancos de alimentos ha aumentado a un nuevo máximo que se asemeja a la necesidad durante la Gran Depresión. Los 200 bancos de alimentos de Feeding America están trabajando en comunidades de todo el país en respuesta a la crisis de COVID-19, adaptando modelos de servicio para minimizar el riesgo de transmisión y ayudando a los necesitados. La fuerte disminución de la economía está llevando a un aumento en el número de personas que experimentan inseguridad alimentaria.

Millones necesitan ayuda

Los bancos de alimentos ya informan una mayor demanda, mientras enfrentan desafíos operativos, que incluyen la disminución de voluntarios y donaciones minoristas, y se espera que la demanda de asistencia alimentaria caritativa se mantenga en niveles elevados en el futuro previsible. El chef José Andrés, jefe de la cocina central mundial, afirma que se deben hacer cambios a nivel federal para apoyar a los bancos de alimentos que están abrumados al tratar de satisfacer esta nueva demanda.

Chef José Andrés

El chef José Andrés, junto con muchos otros, intenta encontrar y desarrollar formas innovadoras de alimentar a las personas durante la pandemia de Coronavirus, y propone que la clave del éxito sea la financiación federal para los bancos de alimentos locales que se contraerían con los restaurantes locales. Si el gobierno federal asignara más fondos a los bancos locales de alimentos, podría emplear restaurantes locales para preparar comidas a granel para la comunidad en dificultades. Al hacerlo, estas asociaciones darían a los restaurantes locales el negocio que necesitan.

Reflexión

El último semestre definitivamente ha sido interesante. Todos nos hemos enfrentado a situaciones poco convencionales que nos han obligado a ser flexibles, adaptarnos y superarnos. A pesar de los desafíos, el tiempo que pasaron en clase no solo fue educativo sino significativo. Cuando aún estábamos en el campus, pudimos aprender no solo sobre temas relevantes relacionados con la comida y cultura hispanas en Los Ángeles, sino también experimentarlo de primera mano en las excursiones. Disfruté de poder hablar sobre temas como el blanqueo y la línea roja y luego poder visitar la calle Olvera y aplicar y experimentar la historia de Los Ángeles. Me encantó desafiarme a mí mismo para pensar críticamente sobre la definición de autenticidad y si la globalización o la cocina de fusión desafiaron o no la integridad de la comida tradicional auténtica. Sentí que podía conectarme con la vibrante historia de Los Ángeles y las culturas que hacen que nuestra ciudad sea tan única.

Recursos:

Cohen, Zach. “Es hora de hablar más seriamente sobre el suministro de alimentos en medio de la crisis de COVID-19”. CNN.

Cooper, Anderson. “Addressing the strain the coronavirus has put on America’s food supply chain with Jose Andrés.” CBS News.

Galvis, Ana. “Desmantelando el Racismo de Sistema Alimentario”. Food First.

Lakhani, Nina. “Los despidos masivos y la falta de ayudas públicas empujan a millones de personas en EEUU hacia los bancos de alimentos”. Eldiario.es.

Pierson, David. “Del caviar al jugo de manzana, el coronavirus está cambiando la forma en que el mundo se alimenta”. Los Angeles Times.

Coronavirus, el gran unecualizador – Angelina Girgis

La pandemia de coronavirus ha afectado a los estadounidenses de muchas maneras. Hay muchos problemas con el suministro de alimentos que el articulo de CNN describe. Uno es nuestra sociedad se recuesta sobre las espaldas de muchas personas que simplemente no pueden quedarse en casa y relajarse mientras el coronavirus se propaga. Pero, los empleados de la planta de procesamiento de cerdos más grande, una operación de Smithfield, representan aproximadamente la mitad de los casos de coronavirus en Dakota del Sur. La situación no es muy grave…todavía. Como más trabajadores se enferman, hay una interrupción en la cadena de suministro. Aunque hay suficiente comida, hay menos para comer ya que hay menos trabajadores disponibles que pueden hacer y transportar la comida a los consumidores estadounidenses. Las consecuencias del coronavirus que sufren los estadounidenses en este momento es la inseguridad alimentaria, gracias al aumento repentino del desempleo y el cierre de vastos sectores de la economía de Estados Unidos. Eso incluye a millones de familias necesitadas con niños que todavía esperan ver los subsidios de alimentos que fueron aprobados por el Congreso hace semanas.

El virus ha impactado considerablemente el sistema alimentario. David Pierson, reportero del LA Times, escribe sobre cómo esta crisis ha afectado el suministro de alimentos no solo en los EE. UU., sino a nivel mundial:

“Afecta todo, desde el caviar hasta el jugo de manzana y desde los restaurantes con estrellas Michelin hasta el comerciante que vende nueces y productos enlatados en un pueblo de la India.”

David Pierson

Algunas consecuencias graves serán que los productores de leche en Estados Unidos y Canadá están arrojando millones de galones de ese producto por día porque ya no pueden abastecer a escuelas y restaurantes. También hay mucha confusión en la exportación y el envío de productos agrícolas de todo el mundo, lo que impide que las personas obtengan los alimentos que necesitan.

La situación afecta desproporcionadamente más a los latinos y africano-americanos. Según Ana Galvis por Food First, “La propaganda llamando a ‘arreglar el sistema alimentario roto’, presupone que antes el sistema alimentario capitalista solía funcionar bien. Esta suposición ignora la extensa historia ‘racializada’ del maltrato de la gente de color. El sistema alimentario es injusto e insostenible, pero no está roto—funciona precisamente como el sistema alimentario capitalista siempre ha funcionado.” Gracias a las leyes de “Jim Crow” la tasa de pérdida de tierra de los negros ha sido el doble de la tasa de pérdida de tierra de los blancos y en la actualidad menos de 1 millón de acres son cultivados por negros. Mientras que los agricultores blancos dominan como operadores y propietarios, los trabajadores agrícolas y de la alimentación—desde el campo al tenedor—son abrumadoramente personas de color. Los trabajadores blancos ocupan casi el 75% de los puestos de dirección en el sistema alimentario. Los latinos ocupan el 13% y los trabajadores negros y asiáticos el 6,5%.

Para ayudar en esta crisis, Chef José Andrés “tries to fill, what he calls, “the blindspots:” health care providers in New York. In Washington, D.C., the elderly and homeless who might not be able to get to a food bank” (Anderson Cooper). Quiere que el gobierno federal pague a los restaurantes de todo Estados Unidos para contratar empleados y alimentar a los hambrientos. Su organización World Central Kitchen ya está gastando millones de dólares, recaudados a través de donaciones, para asociarse con más de 400 restaurantes.

“What we’ve been doing is use the systems that are already in place. You don’t have to reinvent the wheel. You only have to change the way you think.”

José Andrés

Durante las semanas juntos en clase antes de la llegada del virus, aprendí mucho sobre la cultura latina, los alimentos latinos, y la lucha de los latin@s en Los Ángeles con los que los latin@s en la industria alimentaria deben lidiar todos los días. Mi experiencia favorita fue El Mercadito. Aunque era un lugar que vendía principalmente comida mexicana y productos mexicanos, el mercado de estilo abierto me recordó a los bazares en Egipto. Recuerdo haber visto muchos paralelos: especias, frutas y verduras frescas, una gran cantidad de parafernalia religiosa y joyas adornadas con el mal de ojo.

También me encantó mi experiencia con X’tiosu Kitchen. Cuando estaba allí, pedí un plato de chicken shawarma. Me sorprendió a ver que el plato aparece muy similar a comida libanesa/egipciana tradicional. El arroz fue preparado en la misma manera en que mi mamá siempre prepararlo en casa. También hubo pan de pita, hummus, y tahina—ingredientes muy comunes en la cocina árabe. Creo que los dos restaurantes hicieron algo innovadora con su estilo de cocina por mezclando ingredientes de dos culturas muy diferentes.

Me hizo darme cuenta de que todas las culturas de todo el mundo tienen mucho más en común de lo que pensaba, a pesar de que están separadas por miles de kilómetros, por fronteras artificiales o por cuerpos de agua.

Aunque mis aventuras con esta clase se vieron truncadas, estoy agradecido por las experiencias que tuve. ¡Espero que los futuros estudiantes no se vean desventajados de la oportunidad que tuve de enriquecer mi visión del mundo y comer platillos increíbles!

Referencias

Cohen, Z. (2020). Es hora de hablar más seriamente sobre el suministro de alimentos en medio de la crisis de covid-19. CNN. Retrieved 28 April 2020, from https://cnnespanol.cnn.com/2020/04/14/es-hora-de-hablar-mas-seriamente-sobre-el-suministro-de-alimentos-en-medio-de-la-crisis-de-covid-19/#0.

Cooper, A. (2020). Addressing the strain the coronavirus has put on America’s food supply chain with José Andrés. Cbsnews.com. Retrieved 28 April 2020, from https://www.cbsnews.com/news/jose-andres-chef-feeding-coronavirus-impact-60-minutes-2020-04-19/.

Galvis, A. (2020). Desmantelando el Racismo del Sistema Alimentario – Food First. Food First. Retrieved 28 April 2020, from https://foodfirst.org/desmantelando-el-racismo-del-sistema-alimentario/.

Pierson, D. (2020). Del caviar al jugo de manzana, el coronavirus está cambiando la forma en que el mundo se alimenta. Los Angeles Times en Español. Retrieved 28 April 2020, from https://www.latimes.com/espanol/internacional/articulo/2020-04-12/del-caviar-al-jugo-de-manzana-el-coronavirus-esta-cambiando-la-forma-en-que-el-mundo-se-alimenta.

Comida y COVID-19: “The Urgency of Now is Yesterday”

Por Rachel Sanchez

Desafortunadamente, la pandemia de COVID-19 está afectando el mundo en una manera más grave que nada. En todos los sectores, millones de personas perdieron sus trabajos porque no tenemos la infraestructura para pagar todos y mantener condiciones de trabajo seguros. Aunque esta pandemia afecta todos en el mundo, muchas tienen privilegios que los ayudan, como “administrative leave” o riqueza generacional. Muchas trabajadores agriculturas no tienen los mismos privilegios; muchas están pagando menos de sus compañeros blancos, aunque trabajan en la misma posición. Pero, muchas de los dueños de las granjas son blancos, mientras sus granjeros son personas de color (hispánicos y afroamericanos) y inmigrantes. Entonces, las personas quien producen la comida que la nación se depende no pueden trabajar y alimentar la nación, pero también no pueden alimentar sus familias.

En su entrevista con Anderson Cooper, José Andrés describe la importancia del gobierno para actuar y ayudar los restaurantes que no pueden apoyar sus trabajadores o las comunidades durante la pandemia. Muchos bancos de alimentarios están trabajando duros, pero es difícil para seguir las direcciones de la distancia social cuando necesita alimentar miles de personas. Pero, es una necesidad para adaptar a la situación para ayudar tanta gente y familias como sea posible. World Central Kitchenfunciona mejor que el gobierno en este momento como provide trabajos para chefs, las personas que entregar comida y para servir comida a las comunidades sensitivos. Estas organizaciones ofrecen familias la oportunidad para sobrevivir, pero no es sostenible si la pandemia continua. Andrés dice que “the urgency of now is yesterday,” que implica la importancia de adaptación y acciones rápidos en este momento. Es necesario que todos practiquen empatía con todos, pero especialmente con los trabajadores alimentarios y agriculturas. También, dice que los restaurantes son una parte del DNA de los Estados Unidos, pero pienso que comida en general es el DNA de todo el mundo. 

fullepisode.jpg

Entonces, comida y los sistemas alimentarios están afectados en todas partes del mundo. Muchos piases dependen unos de otros para intercambiar comidas. Por ejemplo, Vietnam es “el tercer mayor exportador mundial del arroz” pero “suspendió las ventas a compradores extranjeros.” Significa que muchos países que no pueden crecer arroz o no tienen un gran mercado por la comida no puede acceder al ingrediente. No solamente Vietnam – muchos países cierran sus fronteras y negocios con otros para la seguridad de sus ciudadanos. Pero, este es difícil también porque muchas de el intercambio de comida es un mercado grande a través de los países, y la prohibición es perjudicial para los trabajadores, restaurantes y comunidades que dependen en los alimentos básicos para sobrevivir. Esta situación sin precedentes se hace difícil para adaptar, especialmente cuando tenemos preocupaciones sobre como podemos permitirse la comida cada día. Es una realidad oscura como espetamos que personas que pierden sus trabajos necesitan proveer comida sin ayuda gubernamental suficiente. El impacto del COVID-19 ha afectado todos los sistemas alimentarios porque nosotros dependemos en comidas diferentes. Necesitamos apoya y ayuda del gobierno para adaptar y acceder a comida suficiente para todos.


A pesar de que estamos terminando en una nota negativo, o una situación triste y de miedo, esta experiencia en la clase ha sido increíble. Cuando empezábamos, no sabía mucha sobre las comidas y historias de las culturas en Los Ángeles. Soy del Bay Área, donde tenemos restaurantes o barrios similares de Los Ángeles, pero en mi ciudad, no tenemos la misma demográfica de latinoamericanos. Unas de mis partes favoritas de esta clase es la oportunidad para explorar culturas más similares que mi familia y mis experiencias con cocina.

Soy mexicana y judía, dos culturas donde la comida es una parte grande para celebrar y crear memorias con personas importantes. Fiestas, cumpleaños y bar mitzvahs proveen espacios para reunirse con comidas deliciosos que tienen los sabores de familia. Fue inspirador para aprender sobre las culturas de mis compañeros y sus relaciones con comida y las cocinas de sus propias experiencias. Aunque es triste como no podemos continuar nuestra recorrida de los lugares importantes en Los Ángeles, aprendimos mucho y para mi, tengo una nueva apreciación para la comida y recetas personales. No sé que nada es “autentico,” pero ¡estoy seguro de que ahora yo puedo pensar en la autenticidad en una manera informada!

Referencias

https://www.latimes.com/espanol/internacional/articulo/2020-04-12/del-caviar-al-jugo-de-manzana-el-coronavirus-esta-cambiando-la-forma-en-que-el-mundo-se-alimenta

El racismo en el sistema alimentario (en Blackboard)