Blog #6: La exploración de culturas diferentes a través de la comida

Por: Camille Stafford

¡Me encanta este clase!  Mi momento favorita durante el semestre fue el proyecto sobre Oaxaca.  Las aventuras con Emily y Lucy eran muy divertidas y chistosas.  Tuvimos un tiempo excelente recogiendo información sobre las restaurantes oaxaqueños en Los Angeles.  La experiencia en El Valle Oaxaqueño era algo muy emotiva para yo.  Me encanta la historia del dueño, Arturo Aguilar.  Abrí mis ojos de la comunidad especial donde estoy viviendo y la importancia de las relaciones personales. 

Emily, Lucy, Arturo Aguilar y yo en El Valle Oaxaqueño

Aprendí sobre una comunidad y en una manera fue un tipo del turismo cultural.  Yo visite a restaurantes con Lucy y Emily y nosotras probamos comida de Oaxaca para aprender más sobre la cultura y practicas culinarias.  Yo pienso que el turismo culinario es algo positivo.  Provee la oportunidad para comunidades locales y turistas a compartir ideas, lenguas y por supuesto comida con uno a otro.  Con buenas intenciones, sería algo invaluable para hacer estos conexiones entre personas.    

La comida es un vehículo para llevan a las personas. En un mundo más global la industria turística aumenta al economías y vendedores locales. Personas de alrededor del mundo viajen para probar comida de regiones específicos.  Por ejemplo, personas viajen a Italia para la pizza.  La salsa de tomate en una pizza solo está posible porque los españoles trajeron la salsa de México a Italia.  La comida es algo global y el turismo culinario apoyan a la celebración de regiones y sus ingredientes únicos. Comparten la cultura y alimentos básicos de un lugar con grupos de personas de otras partes del mundo con el resultado de la difusión de culturas. 

Comida de fusión como la fusion de este tenedor y cuchara

Mi experiencia personal con el turismo cultural fue unos años atrás cuando mi mejor amiga y yo viajemos a Francia.  Para nosotras, la comida fue un parte de la experiencia holística.  Nosotras querremos probar la comida tradicional como los caracoles, curassán, y mostachones pero donde y de cual restaurante no importamos. También queríamos el vino porque nosotras no somos legales para tomar en los Estados Unidos

Mi mejor amiga y yo tomamos vino blanca en Francia

Algo que me recuerda para el futuro es la importancia de hacer y explorar algo nuevo.  Los Angeles es un ciudad diverso con joyas escondidos.  Pienso que a través de este clase yo encuentro algunos de las joyas y quería aprender y visitar más.  De la clase aprendí mucha sobre la cultura latino americano en Los Angeles a través de la comida.  La comida es un elemento esencial de la vida y tenga el poder para educar uno a otros sobre las diversidades del mundo.  Estoy muy entusiasmada para continuar mi educación de la comida durante el resto de mi tiempo en Los Angeles.

¡Gracias clase para una experiencia maravillosa!

El último blog (por Tejas)

Para muchas personas, comiendo la cocina de un país es la forma más fácil de conectar con una cultura y forma los recuerdos más agradables de una vacación. En mi opinión, el turismo culinario tiene más aspectos positivos que negativos. Trae interés y negocio a ciertas áreas de un país que normalmente no obtienen tanta atracción. Por ejemplo, los restaurantes en y alrededor de San Sebastián, España colectivamente tienen la mayor cantidad de estrellas Michelin que cualquier otra ciudad en el mundo. Esto ha contribuido muchísimo al aumento de popularidad de la ciudad como destino turístico. De hecho, el turismo es responsable por 11% de la economía española y el turismo ha aumentado significativamente en San Sebastián. En 2018, las empresas turísticas tuvieron un 5.6% aumento en ingresos y un 5.3% aumento en ganancias. ¡El restaurante Amelia abrió en 2017 y ganó una estrella Michelin en solamente siete meses! Personas que viajan a San Sebastián para comer en los restaurantes más famosos del mundo también gastan por los vuelos, hoteles, y otras empresas locales – contribuyendo a la economía de esta ciudad relativamente pequeña (186,000 personas).  

Obviamente, el turismo culinario puede tener efectos negativos también. Por ejemplo, el “pop-up” restaurante Noma México estuvo en Tulum, México por solamente siete semanas. Aunque Noma tenía atracción global, y cada persona pagó $750 para una cena, este restaurante hizo más daño que bien. Causó daños irreversibles al medio ambiente, ya que estaba en el medio de la selva. En general, la gentrificación de Tulum, que llaman el “Tulum Boom,” ha causado muchos problemas para los nativos que viven allí todo el año. La infraestructura de la ciudad está fracasando y las aguas residuales son filtrando en uno de los ríos subterráneos más grandes del mundo. Esto causa un aumento del 30% en las enfermedades gastrointestinales en el último año en la población local. También, no hay un sistema de basura – toda la basura es descargado en la selva. Obviamente, esto negativamente impacta a los animales y las plantas; por eso, algunos están cerca de la extinción. Es muy importante que la infraestructura de una ciudad es examinada cuidadosamente antes de rápidamente cambiando el área porque muchas de las consecuencias son permanentes.  

Personalmente, no he experimentado verdaderamente el turismo culinario en otro país. Pero, pienso que esta clase es basada en el turismo culinario – fuimos a restaurantes a lo largo de Los Ángeles para tratar la cocina mexicana auténtica y fusión. No solo disfrutamos y criticamos la comida que probamos, sino que aprendimos las historias de los restaurantes y las metas, deseos, y pasiones de los dueños. Queríamos entender la comida mexicana en el contexto de esta ciudad diversa y mejorar nuestra comprensión del grupo étnico mas grande de LA. De nuestras aventuras gastronómicas, pudimos aprender muchísimo sobre estas personas oprimidas. Por ejemplo, leímos artículos sobre la gentrificación de Boyle Heights, pero pudimos comprenderlo y contextualizarlo mejor después de visitar el barrio. Durante nuestra visita a Milpa Grille, entendimos más sobre la falta de opciones saludables de comida y la importancia de implementar restaurantes con ingredientes frescas para la población de Boyle Heights. Durante nuestra camina y viaje en coche, vimos a la falta de opciones saludables entre los nuevos “hípster” tiendas y galerías. El turismo culinario puede ser un vehículo y catalizador importante para aprender más sobre la cultura, la historia de la población, y la política que enfrentan.

Español 385 fue una de mis clases favoritas de USC y he aprendido muchísimo sobre la comida latina en LA y varios problemas con respecto a la cocina. Cubrimos muchos temas de la justicia social incluyendo la apropiación culinaria, el comercio (NAFTA), el salud y acceso de la comida, los derechos de vendedores ambulantes, etc. Fue increíble que pudiéramos salir del aula e ir a la ciudad para hablar con expertos y aprender más sobre estos problemas. Durante esto, probamos varios restaurantes nuevos y platos fenomenales. ¡Gracias por un semestre inolvidable profesora!

Turismo Culinario en LA

Por Arianna Proul

El turismo culinario es una cosa ganando popularidad especialmente en ciudades con comida rica y única. Entiendo que hay algunos aspectos muy positivos, y otros muy negativos sobre esto tipo de turismo. Si el turismo no es responsable, hay peligroso para los trabajadores y ambiente local. Pienso que el turismo culinario puede ser bueno para la economía y para crear trabajos, pero es necesario que está hecho en una manera consciente de la cultura local y aprendizaje, y hecho con respeto.

Cuando yo viajé a Italia, había demasiados restaurantes, y todos con el propósito de ofrecer la mejor comida italiana en el mundo. Porque la comida italiana es delicioso y único, ellos querían ofrecer comida autentica, pero también estética para todas las turistas. En realidad, pienso que algunos de los restaurantes no eran la mejor comida italiana que he comido, pero la experiencia de ser en otro país ha logrado ellos muchos negocios. Si yo había una turista más enfocada en la comida, pienso que pudiera escoger algunos restaurantes mejores, pero mi viaje era más enfocado en qué era fácil y rápido durante nuestros planes lleno de actividades.

Yo no pienso que Noma era una forma de turismo culinario muy responsable. Pienso que esto tenía riesgos de los impactos ambientales, y olvidando la cultura nativa en un restaurante “elevado”. Aunque tiene el derecho de cobrar que quiere y cocinar que quiere, no era accesible a los locales. Pero también, el hecho que había cocineros de Tulum y toda la comida era local, significa que no era totalmente irresponsable.

Esta clase era muy diferente de mis clases en el pasado, pero era muy divertida. Estaba introducido a muchos temas nuevos, y puedo ver la comida, una cosa que veo cada día, en una manera diferente y más inteligente. Unos de mis momentos favoritos eran nuestra última excursión a Mexicano. Los dueños eran muy simpáticos, y sus explicaciones sobre todo su comida era interesante. también la comida era buenísima y cada platos tan diferente y delicioso en un modo diferente. también yo encanté Guerilla Tacos y Wes Avila era muy agradable. Siempre encanto los restaurantes mas cuando podemos hablar con los dueños, especialmente porque muchas veces tiene tanta información sobre la comida latina y cuentos interesantes sobre su propio restaurante. Disfruté de ser un turista culinario en mi propia ciudad. Visité a muchos lugares que nunca lo encontrara si no fuera en esta clase. Descubrí tantas restaurantes increíbles y deliciosas este semestre, y estoy muy emocionada para regresar y probar todos los platos de todos los restaurantes diferentes.

Blog #6: El Blog Final

Por Carlin Pappas

El turismo culinario, o el turismo gastronómico, es el acto de viajar por un sabor de lugar con el fin de conseguir una sensación de lugar. Lo da a los viajeros la oportunidad de visitar un nuevo destino y degustar la cocina local o regional. Muchos entusiastas de comida y el vino disfrutan explorando nuevos destinos participando en tours culinarios y eventos de comida y vino. El objetivo del turismo culinario es educar e inspirar a los entusiastas de comida y el vino mientras le dan al viajero la oportunidad de explorar el área local y aprender sobre las tendencias locales de alimentos, técnicas de cocina e historia de los alimentos. Por ejemplo, los amantes de la comida francesa pueden considerar clases de cocina en París o asistir a una escuela de cocina francesa como huésped.

Los viajeros de compras en un mercado tailandés.

Creo que el turismo culinario es ambo un algo positivo y negativo. El turismo culinario es fundamental para el turismo moderno y contribuye directamente al sector de la hospitalidad y la economía de un país. Es importante desde la perspectiva del país y la cultura para desarrollar su cultura alimentaria con el fin de apoyar la creciente tendencia del turismo culinario. La comida es un reflejo de los hábitos alimenticios de una cultura, y la cultura de un destino, la historia y las personas. Típicamente, los países están asociados con alimentos particulares—como Italia con piza y pasta. El turismo culinario es algo positivo porque permite a los viajeros explorar la historia y los antecedentes de un país a través de la comida. 

En mi experiencia, el turismo culinario creó una experiencia educativa y cultural. Por ejemplo, cuando visitó Tailandia, participé en una clase de cocina. Durante mi alojamiento a un santuario de elefantes, cociné con mi familia de hospedaje. Hicimos visitado un mercado juntos, compramos comestibles y cocinamos varios platos tradicionales. Fue una gran manera de conectar con mi familia anfitriona y aprender más sobre la cocina local. 

Pero, también creo que el turismo culinario puede ser algo negativo. En su artículo, Pete Wells escribe sobre la idea de “autenticidad escenificada.” Autenticidad escenificada es la idea que los propietarios de los restaurantes crean un ambiente falso que representan una cultura. Usualmente, el ambiente es para una audiencia blanca. El dice,

“What I find hard to run through my critical algorithms, though, is the idea of a meal devoted to local traditions and ingredients that is being prepared and consumed mostly by people from somewhere else.”

Wells, P. (2017, May 23). Why I’m Not Reviewing Noma Mexico. 

Noma Mexico representa un ejemplo de autenticidad escenificada porque es un “pop up” que sirve comida mexicana pero la preparación es de cocineros europeos. También una comida típica cuesta $600 de persona. Wells plantea la pregunta:

“¿Can a restaurant really be of its place if it doesn’t bend and sway to the breezes of local tastes and local demands?”

Wells, P. (2017, May 23). Why I’m Not Reviewing Noma Mexico. 

A veces, el turismo culinario puedo excluir la populación nativo en un intento que dar las turistas una experiencia “autentica.” Noma Mexico es un ejemplo de como el turismo culinario puede destruye un lugar en un intento de enseñar una cultura diferente a mucha gente. 

Reflexión

Durante el semestre, disfruté aprender más sobre las cocinas diferentes Latinas. Mi recuerdo favorito del semestre fue cuando hice mi proyecto grupal con Anouska y Caroline. Me divertí mucho visitando dos lugares diferentes que vendieron comida de México D.F. A pesar de que realmente no me gustan las tortas y otra comida de México D.F., todavía me divertí tanto probando nuevos lugares. Nunca olvidaré cuando jugamos ‘María, María’ veinte veces en la maquina de discos en el restaurante. ¡Por suerte éramos los únicos que comemos en el momento! 

Además de todos los viajes de campo de clase y probando nuevos restaurantes, realmente disfruté de nuestras discusiones de clase. Esta clase era sobre explorar otras culturas y perspectivas y mis discusiones de clase favoritos fueron sobre apropiación cultural y autenticidad. Por ejemplo, solía pensar que para que algo fuera auténtico, tenía que ser directamente desde el lugar para el que representa. Sin embargo, todas mis perspectivas cambiado después de leer sobre Wes Avila, visitando Guerrilla Tacos y escucharlo hablar de sus propias prácticas culinarias. Creo que es importante que los alumnos tomen esta clase para ampliar sus propias perspectivas y darse cuenta de la cantidad de alimentos son relacionados con la historia, el estado socioeconómico y las disparidades. 

¡Las chicas!

La comida en Mexicano fue una gran manera de terminar la clase. Disfruté estar con toda la clase y celebrar juntos la cocina mexicana. ¡Gracias por un gran semestre!

La Importancia del Turismo Culinario

Por Caroline Stack

Turismo Culinario

El turismo culinario es el concepto de viajar a diferentes lugares del mundo con el fin de probar la cocina local. Hay muchas disputas en torno a la comida y la cultura, la puede cocinar, quién puede disfrutarla, cómo la gente puede modificarla … y la lista continúa. El turismo culinario es una de estas disputas: ¿es responsable? Los críticos temen los impactos ambientales negativos, la falta de respeto a la cultura y la ruina de la autenticidad de una ciudad. Sin embargo, no estoy de acuerdo con esta opinión. Creo que el turismo culinario es una parte importante de la expansión de las opiniones no solo sobre la comida, sino también sobre la cultura y la vida en general. Si todos mantuvieran sus propias experiencias para sí mismos, nadie se entendería o tendría una base para respetar y entender el patrimonio de los demás.

“Do we really want to travel in hermetically sealed popemobiles through the rural provinces of France, Mexico and the Far East, eating only in Hard Rock Cafes and McDonalds? Or do we want to eat without fear, tearing into the local stew, the humble taqueria’s mystery meat, the sincerely offered gift of a lightly grilled fish head? I know what I want. I want it all. I want to try everything once.”

Anthony Bourdain

Mi Experiencia en Madrid

Una vez que realmente experimenté cómo la comida afectó mi experiencia cultural era cuando estudié en el extranjero en Madrid. Había oído hablar de la idea de las “tapas”, y un profesor mío que creció en Madrid contó historias de pan con chocolate recién hecho. Eso fue sobre el alcance de mis expectativas de comida española por primera vez. Tuve la suerte de vivir en una casa de familia, donde nuestra señora nos preparaba las comidas y también podía experimentar la comida allí. Creo que tener ambas experiencias me dio una visión cultural integral de la comida en Madrid.

Mi comida favorita que hizo María, nuestra señora, era la tortilla española o la tortilla de patatas. Esto es increíble. Ella nos enseñó cómo hacerlo, y estaba claramente decepcionada con mi incapacidad de batir los huevos muy rápido. Al enseñarnos a cocinar tortilla española, ella estaba compartiendo su cultura y creando una nueva experiencia con nosotros. Es uno de mis recuerdos favoritos de vivir en España.

Mi señora, María, cocinando tortilla de patatas.

Una gran parte de la cultura española es comer y beber, y no creo que mi experiencia hubiera sido completa sin tapas y bebidas con amigos. Algunos de los más comunes, y mis favoritos, son las croquetas y las patatas bravas. Las croquetas son pequeñas y fritas, típicamente con papas y jamón o bacalao. Las patatas bravas también son muy comunes y deliciosas. Son patatas fritas con salsa de tomate picante. Cuando mis amigos y yo íbamos a bares y restaurantes a tomar tapas, fue una experiencia muy social. Hablaríamos con los camareros, aprovechando la oportunidad para aprender sobre sus vidas y practicar nuestro español. Disfrutamos aprendiendo cómo se hizo la comida y obteniendo recomendaciones sobre qué tapas probar a continuación. Las tapas proporcionaron una puerta de entrada no solo para probar la comida tradicional española, sino también para experimentar la cultura española.


Mis amigos en Ojalá, uno de nuestros lugares favoritos para reunirse después de clase.

El Debate del Turismo Culinario

No creo que el turismo culinario destruya un lugar o cultura. Creo que, en cambio, es una forma de enseñar una nueva cultura a un gran número de personas. Incluso aquellos que no pueden permitirse viajar aún tienen la oportunidad de aprender sobre la comida y la cultura extranjeras a través de programas como Parts Unknown de Anthony Bourdain. Un artículo de Arena Pública menciona Ugly Delicious y Chef’s Table, comentando cómo las producciones internacionales son una plataforma para que los chefs mexicanos muestran su comida a los extranjeros. Creo que estas plataformas son una forma positiva de compartir diferentes formas de vida.

“El atractivo de la gastronomía de México para los extranjeros no es menor. Las series originales de Netflix: Ugly Delicious y Chef’s Table son ejemplos recientes de producciones internacionales que han dedicado espacios a la comida y chefs mexicanos, como el afamado Enrique Olvera -dueño del restaurante Pujol-.”

― Arena Pública

Un ejemplo del turismo culinario que recientemente causó drama es Noma México, un restaurante de muy alta categoría en Tulum. Pete Wells, escritor de The New York Times, escribió un artículo titulado “Why I’m Not Reviewing Noma Mexico.” En el artículo, discuta que no tiene sentido tener ese restaurante allí y que no es culturalmente representativo de Tulum en sí, pero más bien diseñado específicamente para turistas. Él dice, “what I find hard to run through my critical algorithms, though, is the idea of a meal devoted to local traditions and ingredients that is being prepared and consumed mostly by people from somewhere else.” Aunque entiendo lo que Wells está diciendo, no necesariamente estoy de acuerdo. A pesar de que el restaurante es muy caro, a unos $ 750 por persona, creo que está diseñado para ser una experiencia. No refleja la pobreza común en el área, pero sí se mantiene fiel a las tradiciones de los alimentos. Utilizan ingredientes locales y recetas tradicionales. Además, trae puestos de trabajo a muchas personas que de otra manera no habrían sido empleadas. Cuando se trata del turismo culinario, puedo ver ambos lados del argumento. Sin embargo, creo que crea una experiencia positiva para todos involucrados.

Mis Momentos Favoritos del Semestre

Este semestre, he aprendido mucho sobre alimentos de varios países latinos, la rica historia cultural de Los Ángeles y como discutir temas difíciles de manera informada. Disfruté especialmente aprendiendo sobre la apropiación cultural, el “whitewashing” y la globalización. A lo largo del semestre, uno de mis momentos favoritos era cuando fuimos a Mariscos Jalisco. Me encantó conocer a Raúl Ortega, y por supuesto los tacos de camarón. Regresé cuatro veces cuatro veces con amigos diferentes, y también recomiendo el ceviche de camarón o el ceviche de pescado, ambos deliciosos. Otra gran experiencia fue ir al restaurante Mexicano el último día de clase. Era interesante escuchar a los chefs, especialmente cuando nos explicaron los platos. También disfruté hablando con mis compañeros sobre el semestre y todos los restaurantes que hemos visitado. Lo que más agradezco de esta clase es la introducción al trabajo de Jonathan Gold. Tengo mucho respeto por él y he recurrido a sus artículos muchas veces desde que buscaba una comida excelente. Creó mucho respeto por la comida y la cultura en Los Ángeles, y creo que era una lección maravillosa para aprender.

Mexicano

Mariscos Jalisco

“If I’m an advocate for anything, it’s to move. As far as you can, as much as you can. Across the ocean, or simply across the river. The extent to which you can walk in someone else’s shoes or at least eat their food, it’s a plus for everybody. Open your mind, get up off the couch, move.”

― Anthony Bourdain

Turismo Culinario en Tulum (Noma) y Madrid + Reflexión del Semestre

por Natalie Redington

Turismo Culinario

Basado en la discusión en clase, pienso que el turismo culinario es algo positivo, porque produce más razones para personas de visitar un lugar que quizás no tenía ganas de visitar. Por la comida, la gente visitan lugares diferentes y se pueden conocer mejor el mundo; la falta de hacer eso es un problema que existe y que cree mentes cerradas.

Para mí, la comida puede actuar como una forma de enseñar sobre una cultura diferente. Por ejemplo, cuando era muy joven en la escuela segundaria, estaba en la coche con una madre de una amiga que no me gustaba mucho. Estaban hablando de cómo mi “amiga” iba a estudiar en Salamanca para el verano, y su madre dijo que tenía miedo del hecho que su hija iba a estar con una familia anfitriona, particularmente relacionada a la comida. La madre dijo (palabra por palabra, me lo recuerdo muy bien) que, “The food they eat in Spain is just weird.” Era muy afortunada en mi vida de conocer otras culturas y comidas muy temprano, pero en este caso, me sentía primera sorprendida y después sentía triste para la madre y mi amiga, ¿porque como se lo podría decir eso sobre la cultura de otros? Y esto es una razón porque el turismo culinario es importante.

En relación al sujeto de Noma México, hay pros y contras. Primero, para dar el contexto a la historia, René Redzepi es un chef danés, que no tiene ninguna relación con la comida mexicana, aparte de venir a Tulum y conocerla para un periodo breve. No es su primero pop up tampoco – según un artículo en Eater.com, también hizo uno en Tokyo, otro en Sydney y otro en Londres. Pero en mi opinión, es diferente aquí en Tulum dónde, según el artículo del NYT, “the average income is in the bottom third [of the country, and] about half of [Quintana Roo’s] residents live in moderate to extreme poverty.” En un lado, un “pop up,” particularmente en Tulum, que es un poco más remoto que los otros lugares de los “pop ups” antes, recibe mucha gente, gracias a este turismo culinario; las personas no solo han pagados para la comida en Noma, pero también “for flights to the Yucatán, a car rental or taxi to Tulum, and at least one night in a hotel” (NYT). Mi suposición también es que la gente que viene a Tulum, si pueden permitirse a comer a Noma para $350 a cada persona, también tiene el dinero para quedarse más de un día en Tulum, y probablemente lo harían un viaje más largo, y todo esto contribuye a la economía de Tulum. Lo que añade también este influjo a Tulum es la exploración y comprensión de la comida/cultura nativa, que incluye no solo la cultura moderna de México, pero también una cultura anciana de la gente maya y la cultura específica del Yucatán que desarrollaba solo por los siglos, causado por mucho aislamiento y la separación del bosque.

El turismo culinario puede ser una buena cosa, particularmente si la gente que viene apoya los negocios locales. Y yo pienso que generalmente el turismo culinario es una cosa positiva, particularmente en mis experiencias (que voy a discutir más tarde), pero pienso que esta idea de un “pop up” como Noma presenta muchos problemas. Primero, representa la idea de la apropiación culinaria como hemos discutido hace unas semanas. Redzepi viene a un lugar como Tulum, toma la comida local, lo re-hace en una manera “mejor” (o lo que él piensa que es mejor) y se despide después de algunas semanas. Redzepi dijo a CN Traveler que, “We cannot cook as well as the people here who have been doing it forever, but we will be inspired from it” (Eater.com). El problema que existe aquí es que Redzepi toma la cultura/tradición culinaria de la gente local y lo re-vende para un precio muy alto, mientras que las personas que viven acerca, que cocinan las mismas cosas, no se pueden permitirse a comprar su próxima comida porque no tienen bastante dinero. Pero si “Noma” es la cosa que comienza el gran influjo turístico a Tulum, que apoyará los negocios para los años que vienen, a la larga, quizás ha tenido un buen efecto.

Yo era una turista culinaria en España unas veces. Primero, cuando era en Sevilla con mi familia hace muchos años, fuimos al museo de Jamón Ibérico porque a mi padre le encanta el jamón español, y además tiene una obsesión con la comida española. Aprendí en el museo sobre como los cerdos comen solo bellotas para crear un sabor muy rico y único en la carne. Ahora, cada año mi padre compra una pierna de jamón ibérico y toda mi familia disfruta de comerla.

Después, regresé a Madrid hace dos veranos para hacer prácticas en un negocio de noticias, y sabía que la comida iba a ser una gran parte de mi experiencia. No podía esperar a comer jamón, croquetas, pan con tomate, y más. Mi amiga había sido a Madrid el verano antes, y me dijo que conocía los mejores lugares para comer. Fui a restaurantes como Bar Tomate, Ten con Ten y otros. Estaba discutiendo la comida española a mi trabajo, y mi jefa dijo que todos los lugares donde fui eran “postureos,” que significa como lugares para “posers.” Me sorprendí, solo porque pensé que mi amiga era experta de la ciudad. Este día al trabajo, mi jefa tomó todo el equipo a tomar una copa en un restaurante “auténtico,” donde probé la “ensaladilla” para la primera vez. Es un plato que normalmente se hace en la casa, y no lo había visto mucho antes en las cartas diferentes de los restaurantes en que comí en Madrid. Pero fue interesante de descubrir algo nuevo, y además de pegar onda con mis compañeros de trabajo en el negocio de noticias. Comer juntos es más que solo la comida; es la conversación que tiene, es la esfuerza de estar juntos y las memorias que crean mientras comiendo comida deliciosa.

Esta excursión en particular a probar ensaladilla también fue significante porque me hice amigos con el otro joven que hacía prácticas también, Javier, y él me mostró toda la comida de Madrid. Cada día después del trabajo, fuimos juntos a almorzar. Me mostró toda la comida que no era “posturea” pero lo que comían los verdaderos madrileños. Probé croquetas de rabo de buey, el pulpo, huevos horneados, y más. Fue muy especial para mí de tener un guía personal y además, un amigo con quién podía conocer mejor cada día por almuerzos o cenas: mientras comiendo había un gran intercambio de cultura, lenguaje, jerga, chistes y más. Mi tiempo allí fue muy influido por la comida, o por tiempo que pasé comiendo con otros. Finalmente, como he dicho en clase, la comida y el acto de sentarse juntos para comer es un gran parte no solo de las vacaciones pero de la vida entera. Muchas de las memorias cariñosas que tengo de vacaciones de familia son de cuando estábamos comiendo buena comida (entre otros).

Reflexión del semestre

¡Me gustaba mucho mi tiempo en esta clase! Probé mucha comida diferente y quizás nunca iba a tener la oportunidad de descubrir todo sin esta clase. También aprendí mucho sobre los vendedores ambulantes, la cultura que muchas personas encuentran cuando vienen aquí en Los Ángeles, y también como estos problemas afectas nuestra comunidad hoy, como se lo puede ver en la ciudad de Boyle Heights y todos sus problemas con la gentrificación. Algo importante que también aprendí es que los regiones diferentes de México verdaderamente tienen tipos de comida totalmente diferentes. Lo sabía antes, pero no tan profundamente que lo se ahora. Lo que comen en Oaxaca es diferente que en Michoacán, o en la región Jalisco. Ahora me inspiré, y quiero hacer un tour de comida en México – ¡turismo culinario!

Esta clase me hizo explorar, que me gustaba. Para mí, Boyle Heights siempre parecía muy lejos, pero cuando fui a Tacos y Birria La Única para uno de los blogs, me sorprendí mucho de descubrir que verdaderamente era solo dos minutos más por coche del “Arts District” donde voy frecuentemente. Fue muy divertido también de hacer la presentación juntos con Josh y Arianna; fuimos a Mex Perú Gipsy en Downtown LA (otra vez, en un lugar desconocido para mí) para probar comida y hacer entrevistas con los dueños. ¡Fue muy especial y algo que nunca haría para otra clase de español!

Pienso que mi memoria favorita fue cuando probamos Mariscos Jalisco, y también fue mi comida favorita de todo el semestre. El taco de camarones con aguacate y la salsa especial era, quizás, el mejor taco que he comido en mi vida – y como soy nativa a LA, he comido muchos tacos en mi vida. También fue interesante descubrir Guerrilla Tacos (aunque fui antes de cuando fuimos con la clase) y de probar este taco de camote y los sabores que jugaban juntos para crear algo sorprendido. Me gustaba como Wes Ávila explicó su historia única y también como tenía mucho orgullo en lo que hacía en su vida. Me gustaba la idea de la fusión de su herencia mexicana con su entrenamiento formal bajo chefs como Alain Ducasse. Y la cena final que hicimos ayer, ¡me encantó! Fue muy interesante de aprender de chefs como Lorena Garcia & Jaime.

Y lo que me encantaba el mejor de esta clase era la mezcla del español y también el periodismo, porque quiero ser periodista después de mi programa de Master’s en Annenberg el año próximo. Me gustaba entender las historias de Javier Cabral, de Lucas Peterson y también de Merced y otros. Para mí, esta clase fue la mezcla perfecta de todas mis cosas favoritas: la lengua español, la comida y el periodismo. ¡Muchas gracias para un semestre increíble!

Turismo Culinario: Un reflejo por Allen O.

Creo que el turismo culinario es un fenómeno complejo con elementos positivos y negativos. Por un lado, si uno se compone con respeto, el turismo culinario puede ser oportunidad para aprender mucho sobre otras culturas. La comida dice mucho sobre la cultura y puede ser ventana a la historia. Por el otro lado, hay desigualdad en el mundo que puede dar lugar a situaciones explotadoras. Hay que asegurar que las personas sean tratadas con dignidad y compensadas justamente por su cocina.

Lagartown162_COLOR_wp
Cuando fui a Botsuana, tuve la oportunidad de conocer una cultura culinaria muy distinta a la de Los Ángeles. En vez de arroz, la gente de Botsuana come un puré de sorgo que se llama Paleche. Sabe un poco dulce y tiene la misma textura que puré de patatas. También los Bostuaneños comen mucha calabaza, como los mesoamericanos antes de colonización. Tuve oportunidad de hacer critico culinario en Botsuana, e hice un video en que evalué pasteles de grasa que mi madre anfitriona siempre me haría (jaja). No hay muchos casos de turismo culinario en Botswana, y pude probar una forma muy autentica de la comida alli.

La comida en Botsuana

 

No creo que lo que hace Anthony Bourdain es malo. Bourdain enseña mucha respeta por otras culturas y siempre oye voces de las comunidades locales. En su programa, Bourdain busca comida que es “hyperlocal” y tiene conversaciones auténticas con los chefs. Vi un episodio de “Parts Unknown” en Los Ángeles que se enfocó completamente en las taquerías pequeñas. Bourdain, como Jonathan Gold, entendió que en muchos casos la comida más impresionante se encuentra en lugares modestos.

feast-bourdain-jonathan-gold

En el caso del Noma “pop-up” en Tulum, creo que representa síntoma inevitable del negocio. Aunque las personan normales no tienen acceso a una cena de $600 dólares, hay que aceptar que si hay mercado por este tipo de restaurante. Lo más malo sería la explotación te trabajadores locales en estos restaurantes, pero también pueden servir como fuerzas de empoderamiento económico. La situación también me parece relacionado a el artículo que leemos, “in defense of the $5 taco” por Javier Cabral. El articulo dice que a cierta medida, poner precios altos en comida latina puede elevar la cocina.

Tuve un semestre muy provocado al pensamiento en esta clase. Me gustó mucho el tema de apropiación culinaria porque me hizo realizar que hay que tener cuidado en como uno adapta elementos de otras culturas. También fue muy impresionante poder conocer los dueños de restaurantes famosos como Mariscos Jaliscos y Mexicano porque tienen historias muy inspiradas. Fue divertido poder subir fotos al instagram de USC, pero lo mejor fue conocer los otros estudiantes y poder disfrutar la comida riquísima de Los Angeles con ellos.