A garden among the playground

By Angie Orellana Hernandez

When I first heard we were visiting a garden embedded in an elementary school, I had presumed that it would be a small space growing essential vegetables.

I was familiar with the concept of urban agriculture through another trip I took a few years ago to an urban farm near Exposition Park. The worker there told me that the farm’s very foundation was providing community-based garden education to better food accessibility in South Central.

I remember the farm was small, but it made use of every inch that it had. And upon my visit to the 24th Street Elementary School garden, I realize that a similar thread of urban agriculture is growing to combat food insecurity.

The very principles of this begin with acknowledging that over 80% of the United States population live in urban areas, and that within that percentage, many families do not have accessible nutritional assets such as organic fruits and vegetables. 

As a result of this, the article “La agricultura urbana un brote de esperanza entre cinturones de asfalto” states that “Las consecuencias son devastadoras: obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.”

Often, this is a result of systemic and environmental racism that places communities of color in a bind with what access they have to green spaces that can grow food of nutritional value. For example, being from South Sacramento, a low-income neighborhood with houses and apartments tightly packed together, I’ve noticed that community gardens do not exist in the area. This is not the case in the wealthier neighborhoods in Sacramento, where there are ample parks and lots of space to devote a garden too.

The most stark difference of it all is the accessibility that comes with grocery shopping. In South Sacramento, there are cheap grocery stores, but there is rarely the kind that offers organic and healthy food, such as a Trader Joe’s. 

As time passed, however, there has been more of an effort to incorporate community gardens into the area. My elementary school has one tiny garden that often goes unmaintained because of the short staff, but the idea remains there. 

As Karen Washington writes in “How Urban Agriculture Can Fight Racism in the Food System,” “People began community gardens collectively, coming together to change something that was devastated into something that is beautiful. Community gardens were a way to take ownership and to control the food and economics in our neighborhoods.”

Establishing community gardens and other urban agricultural places allows for the community to reclaim such spaces. However, the problem with community gardens is that they are often poorly advertised or run on volunteership alone, which is a great and notable thing, but can often come with burnout. Especially in places which are run by a small number of people, it can be hard to maintain a garden as part of volunteership and devote proper time for it to flourish into something an entire community can use.

For example, while USC technically has a garden, not many people know about it. This lends itself a problem to those who need the fresh vegetables and gardens, and it also is problematic to those who want to help maintain the garden but are unsure of where to go. 

The folks over at 24th Street Elementary, however, have seemed to figure this out by incorporating the students into the garden maintenance and by creating a program where local community members are hired into the cafeteria and composting program. This, in my opinion, provides great motivation for the community to get involved. 

My overall takeaway from the experience is how much potential there is with teaching the next generation of students how to get involved in garden education. This allows them to learn to grow fruits and vegetables, while understanding what they can possibly make from them (such as the strawberry avocado salsa) and how they can incorporate such lessons into their future lives.

Class reflection

I took this class to learn more about Los Angeles, and to also help me along my journey to become less of a picky eater. I can gladly say that I have accomplished both.

One of the first memories I think of was when we took the field trip to Boyle Heights because even though I’m a senior, I had never been there before. I remember being hesitant about the taco because I had never eaten one that looked like that — I used to be solely a chicken taco with cilantro and a little bit of guacamole and salsa person — so the only thing that run through my head was how embarrassing it would be if I didn’t eat the taco with everyone in front of me.

The risk paid off though because it was one of the best things I had ever eaten. My all-time favorite place we went to though was Mariscos Jalisco because I had never tried a shrimp taco before and that changed my life forever.

Among the topics we discussed, I think one that will stay with me forever was the topic of street vendors and the fight for the legalization of their businesses. This is especially due to the visit from Merced Sanchez who so generously told us about her experiences. 

What I’ll ultimately takeaway is how important it is to look at food from various sorts of angles — including authenticity, its criminalization, what we consider to be fine dining, the globalization aspects, etc, in order to become better eaters. While I may have not reached the level of Jonathan Gold in one semester, I can at least say I have become a better consumer. 

Works Cited
“How urban agriculture can fight racism in the food system,” https://civileats.com/2020/07/10/op-ed-how-urban-agriculture-can-fight-racism-in-the-food-system/
La agricultura urbana un brote de esperanza entre cinturones de asfalto – Los Angeles Times

Cambiando nuestra mentalidad de quien puede hacer un emprendedor

By Angie Orellana Hernandez

Los vendedores ambulantes son emprendedores, como dice Rocío Rosales en Fruteros: Street Vending, Illegality and Ethnic Communities cuando escribe “The presence of fruteros on street corners throughout the city represents a confluence of larger social and economic forces.” Estas fuerzas vienen de las innovaciones e ingeniosas maneras que los fruteros han tenido que adaptar para seguir haciendo dinero en una economía donde la gente tiene que adaptarse para sobrevivir. 

La vendedora ambulante que yo visité se llama Melyjos y es de Oaxaca, Mexico. Ella tiene su carrito en Santa Monica cerca de la esquina de Ocean y Colorado Street.


Melyjos se pone a vender cada día desde las diez de la mañana hasta las siete de la noche, excepto en días cuando el clima no es tolerable para vender, como cuando llueve o hace mucho viento. Ella ha vendido por tres años y tiene un permiso y dijo que todavía viendo durante lo más peor de la pandemia porque mucha gente venía a caminar — la única excepción en esto fue cuando las playas de Los Ángeles fueron cerradas por orden del condado.

Gente venía a comprar la fruta de Melyjos por la accesibilidad que tenían a la comida ya que los comedores estaban cerrados por la pandemia. También, como explica José Huizar en el artículo L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization, “We have to acknowledge that street vending is already a part of Los Angeles’ culture and, for thousands of mostly immigrant families, their only source of income.” La presencia de vendedores ambulantes representa parte de la cultura de Los Ángeles y su extensa variedad de comidas pero también representa una cultura de inmigrantes que utilizan lo que ellos pueden para sobrevivir. La presencia de vendedores ambulantes es una mezcla entre estas dos culturas y acumila en una discursion que podemos llamar un emprendedor o un negocio legítimo — ¿Se necesita un traje formal con un cubículo en una oficina para considerarse una persona de negocios?

Merced Sanchez en su visita a la clase, donde hablo donde de sus experiencias haciendo vendedora ambulante y la pelea para la legalización.

La respuesta es no. Lo que se necesita, como aprendimos con la visita de Merced Sanchez y como dice en el artículo de los Los Angeles Times donde ella dice “Our work is just as dignified as a desk job. Los Angeles City Council members need to recognize this.” Cuando hablé con Melyjos, noté que su carrito tenía modificaciones para ayudar a su negocio. Esto incluye sus redes sociales — su página de Instagram es @melyjos_freshfruit — donde ella pone fotos de sus creaciones de frutas y las maneras creativas que ella coloca la fruta. Ella también tiene su número de teléfono puesto en su carrito donde hace publicidad ofreciendo servicios de catering para eventos especiales.

Su carrito también tiene varias formas de pagar, así que los clientes no están limitados solo a dinero en efectivo. Esto incluye un código de QR, información de Zelle y Cashapp. Yo me puse a pensar en este detalle, especialmente, porque para mí me enseña las maneras en que ellos aprenden a entender a sus clientes y lo que es popular para cambiar su negocio. Esto es algo que gente paga miles de dólares de aprender en la escuela, pero esto es algo Melyjos — y muchos otros vendedores ambulantes — tienen que aprender ellos mismos para avanzar sus negocios. Estas son estrategias que usa cualquier negocio, así que solo asegura que los vendedores ambulantes están el mismo nivel que cualquier otra empresa. 

Yo compre un vaso lleno de pepino, naranja, sandía, mango y piña, lleno con limón y tajín. El sabor era delicioso, pero lo más impresionante fue la mano de obra que vienen poniendo el vaso junto. Melyjos ha perfeccionado su artesanía de comida, y por eso debe ser respetada. 

Works Cited

Portnoy, Sarah, “L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart  Legalization.” LA Weekly, 25 Jan. 2017, L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization

Portnoy, Sarah, “She used to dodge police. Now she can make Puebla style food and run a business while speaking up for other vendors,” She used to dodge police. Now she can make Puebla-style food and run a business while speaking up for other vendors

Rocío Rosales, “Chapter 1,” Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Communities in Los Angeles. 

City Tacos: Innovación que no emociona

By: Angie Orellana Hernandez

Cuando visité la vecindad de Boyle Heights la semana pasada, me quedé muy asombrado por la manera en que la comunidad había evolucionado con tiempo. La pregunta que estaba pasando en mi cabeza era entre la distinción entre gentrification (que prioriza riqueza sobre gente) y genteficación (que es al revés y pone la comunidad sobre ganancia). 

Muchos de los lugares nuevos – como mila grill – hicieron un hogar en la comunidad con el intento de ayudar a la gente de Boyle Heights. Para mi, esto es un ejemplo de genteficación. Su presencia ahí tiene un propósito, y esto me hizo pensar de la comunidad de USC y que como la presencia de establecimientos como el USC Village impacta a la comunidad. 

El Village tiene precios altos y variedad de restaurantes, pero la pregunta queda, ¿quien beneficia o quien tiene más acceso a estos establecimientos? 

Para pensar sobre estos temas, visite City Tacos en el Village. City Tacos dice que ellos entregan comida que contiene “innovative, delicious and unique bites.” Su sitio de web dice que ellos preparan comida Mexicana “con sazón!” Pero cuando leí esta descripción, tuve una reacción mezclada porque no sabía si esta innovación podría ser buena o solo para atraer la atención de gente para probar comida “exótica” pero cambiada para que sea mercantilizado a sus gustos.

Como escribe el autor de “Resources On What ‘Cultural Appropriation’ Is and Isn’t,” la definición de cultural appropriation ocurre cuando “a cultural fixture of a marginalized culture/community is copied, mimicked, or recreated by the dominant culture against the will of the original community and, above all else, commodified.” El elemento en este caso sería la comida y como su innovación, en contexto de como prepara la comida City Tacos, copia los platos con el propósito de venderlos a gente que quiere comida Mexicano pero sin los aspectos que verdaderamente lo hace Mexicano. 

Estando afuera de City Tacos, el ambiente se veía calmado y el escaparate tenía mucho color. Cuando entré, el espacio me recordó mucho a una discoteca pero el tipo de luces y por la música que tocaba. El menú estaba lleno de opciones y estaba dividido entre comidas favoritas del restaurante, tacos tradicionales, “casero homestyle tacos,” “tacos dorados” y “something different.” Yo ordeno un taco de pollo asado debajo de los tacos tradicionales y un taco de “Crunch Time Shrimp Taco” debajo de los favoritos de casa. Mientras esperaba, el restaurante tocó un remix horrible de ABBA’s “Gimme Gimme,” y pienso que esto era una señal de lo malo que me esperaba. 

El pollo asado lo ordene para ver como City Tacos le pondría su propio toque a un taco como ese. El pollo era la mejor parte del taco porque la carne estaba sabrosa, pero el resto del taco como la lechuga y guacamole no le daba mucho sabor al taco y no era mucho de una innovación. El otro taco era un desastre. El sabor que yo esperaba – camarón crujiente con tocino y queso – nunca llegó aunque la descripción del plato lo tenía. En vez, el taco era mayoritariamente repollo con salsa de guacamole picante. Mucho del “crunch” venía de una tortilla frita dentro de la tortilla de maíz, pero no venía del camarón o del tocino. Esto me decepcionó mucho, y me puse a pensar de porque alguien querrá comprar en City Tacos cuando hay taquerías o luncheras solo un poco lejos de la universidad – o si es por nociones prejuicios de que la comunidad es peligrosa.

Esto me hizo pensar de Bayless y su contribuciones a la comida Mexicana, pero especialmente con sus comentarios de “ people who think that he cannot cook Mexican food because he is white are racists.” Yo pienso que este comentario es problemático porque no considera la gente que ha sufrido pero por ser Mexicano y por cocinar su comida. Hay que tener un nivel de conciencia de sí mismo y entendimiento de que te estás involucrando en algo que no es tuyo. 

Yo no pienso que City Tacos es cultural appropriation, pero pienso que representa la pérdida de cultura y conexión que trae la comida. Comida que no viene del corazón no trae el mismo sabor, y pienso que City Tacos es un ejemplo de eso. 

Works cited: 

“Resources on what cultural appropriation is and isn’t,” Medium.com, Sept. 11, 2018, https://medium.com/@DevynSpringer/resources-on-what-cultural-appropriation-is-and-isn-t-7c0af483a837

Ch.2, Portnoy, Food, Health and Culture in Latino Los Angeles

Entre lo azul de la Flora Blanca y la autenticidad

By: Angie Orellana Hernandez

Entre lo azul de la Flor Blanca 

En el sur de Los Ángeles, escondida entre negocios de belleza y ropa, existe la Flor Blanca. 

Si caminan muy rápido por la calle, tal vez no podrás notar que está ahí. Pero la Flor Blanca atrae a la gente con su exterior azul que anuncia — sin muchas otras palabras o descripciones escritas — que este es un restaurante salvadoreño.

El interior es pequeño pero cómodo, con la cocina tomando más espacio que las mesas y sillas. Al entrar, los olores de la cocina te llegan desde la cocina, donde puedes ver a los cocineros haciendo las pupusas en frente de ti. Los clientes — la mayoría era gente Latina (y aquí quiero especificar que era gente Latina con piel oscura, que es algo que mucha gente centroamericana tienen en común) sentados en las mesas. En la esquina del restaurante se escuchaban noticias de Univision, con la voz de Jorge Ramos llenando el espacio.

Yo y mi compañero fuimos para el día de San Valentín y ordenamos pupusas de queso con loroco y de queso con chicharrón y también una horchata. Nos sentamos en una mesa en la esquina, donde el trabajador me llamó “mija” y nos trajo salsa de tomate en un jarro y ensalada de repollo en un frasco. 

Cuando recibí las pupusas, estuve gratamente sorprendida por el tamaño porque tenía mucha hambre, y porque la última vez que había comido pupusas era cuando estaba en mi casa, estaba muy emocionada por probarlas. Yo escogí ir a la Flor Blanca porque toda mi vida había escuchado que las pupusas son sinónimos con El Salvador, pero nunca había tratado de explorar esto en Los Ángeles. Esto me provocó ir a la Flor Blanca para poder comer algo que yo sinceramente digo que es comida auténtica — y estuve correcta. 

Yo con la salsa y la ensalada puesta arriba, las pupusas estaban listas para comer. Yo probé la de loroco primero, y no estuve decepcionada. El queso hasta se estiraba cuando cortabas entre la tortilla, y el loroco se miraba bien verde. El loroco es un tipo de flor que se puede comer, y es muy popular en países centroamericanos como El Salvador y Guatemala. Pero como a veces es difícil crecer en los EEUU, los restaurantes dependen en cargamentos internacionales, lo que significa que a veces el loroco no está tan fresco.

Pero la pupusa que yo comí, el loroco se sentía fresco y delicioso. El loroco le daba una textura a la pupusa y probaba como una hierba cubierta con sal. Le daba color a la pupusa, como manchitas verdes entre lo blanco y la amarillo. Aunque el queso era el sabor más dominante en la pupusa, el loroco era una buena adición. 

La pupusa de chicharrón — que es un tipo de carne de puerco — también era muy deliciosa. A diferencia de la pupusa de queso y de loroco, la pupusa de chicharrón si tenía el queso y el chicharrón revueltas más juntos. El chicharrón estaba pulverizado tan fino que no estorbaba la textura, sino el sabor.

Autenticidad

Antes de ir a la Flor Blanca, yo leí sobre la importancia de la pupusa en El Salvador — que se considera el plato nacional del país y hasta hoy un día para celebrarlo. 

La experiencia para mi, siendo de centroamérica, se sentía auténtica. El ambiente me recordaba mucho de cómo se come pupusas en mi casa — usando objetos comunes (frascos, jarros, tazones.) para servir la comida y no utensilios lujosos.

Esto me puso a pensar sobre cómo yo pienso de la autenticidad, que para mi viene mucho de quien lo está cocinado y su conexión con la cultura y la comida. Como escribe Sarah Portnoy, “Taste, of course, is understood to be a marker of good food. Taste preferences, nevertheless, are subjective and are based on current trends and personal favorites.”

Yo ya había tenido preferencias de las pupusas por lo que había cocinado mi mamá. Las expectativas que yo tenía eran altas, considerando que yo comparo cada plato con lo que cocina mi mamá. 

Estando dentro del restaurante, yo solo pensaba en cómo esta gente sería percibida por los turistas, como escribe Gustavo Arellano, “Oh, these poor, wretched people. We have to protect them.’ Have you ever talked to those ‘poor, wretched people’? Maybe they don’t want your protection. Maybe they’re perfectly fine.” y Lisa Heldke “According to a prevailing view in modern Western culture, we leave the familiar in order to encounter the unusual, unfamiliar, strange, exotic Other and to reflect on how this particular Other transforms our own identities.”

La autenticidad a veces viene con un precio y con discriminacion. A veces la gente llega a estos lugares con prejuicios o estereotipos de la gente, pero pueden amar a la comida sin respetar a la gente que pone su amor en la comida. 

Works Cited

Portnoy, Sarah, “Good Food and the Problematic Search for Authenticity,” https://www.kcet.org/shows/the-migrant-kitchen/good-food-and-the-problematic-search-for-authenticity

“The Fetish of Authenticity,” LA Taco, http://www.lataco.com/the-fetish-of-authenticity-gustavo-arellano-on-the-perils-of-cultural-appropriation/

Heldke, Lisa. “But Is It Authentic: Culinary Travel and the Search for the ‘Genuine Article.’” The Taste Culture Reader, edited by C Korsmeyer, Berg, 2005, pp. 385–94.

Los tamalitos de chipilín y una aventura en el Yucatán

Por Angie Orellana Hernandez

Yo nací en Tiquisate, Guatemala, cerca del mar pacífico y en la municipalidad donde crecen muchos plátanos, pero yo crecí en Escuintla, Nueva Concepción donde vive toda mi familia. Mi familia se considera mestiza — de origen indígena y española — y crecimos abajo de la fed de cristianismo, así que tuvimos la típica experiencia de cocinar tamales para la navidad (pero con hoja de plátano.) Aunque me identifico como Latina, yo siempre quiero especificar que soy de Centroamérica y que soy de Guatemala, así que aunque crecí en los Estados Unidos desde que tuve cinco años, no me considero Americana o Guatemalteca Americana. 

Aunque los tamales si son importantes en mi cultura, yo quiero especificar más y hablar de los tamalitos de chipilín que hace mi abuela. Estos tamales son pequeños y hechos con hojas de chipilín, que son hierbas nativas de Guatemala. Mi familia las comen con salsa de tomate.

Yo solo he comido estos tamales con mi familia, y de verdad no he visto los tamalitos cocinados en otros lugares o restaurantes. Nosotros comemos los tamales cuando podemos obtener chipilín, que no crece en Sacramento así que tenemos que ir a San Francisco o comprar chipilín congelado, y esto no trae el mismo sabor. 

Lo importante de estos tamalitos es que solo he visto mujeres cocinarlos, y esto me recuerda de lo que Jeffrey Pilcher escribe en “Que Vivan Los Tamales,” sobre “Más bien era las mismas mujeres campesinas las que convertían lo que cocinaban en “un arte sofisticado.” En mi cultura, yo he visto muchas mujeres cocinar más que hombres — incluyendo la carne y otras especies. Cuando pienso en los tamalitos de chipilín, yo pienso mucho de como esta receta ha sida pasada para todas las mujeres en mi familia y cómo sus esfuerzos a veces no son reconocidos por todos. 

El sabor de la tierra y de la naturaleza que atrae los tamalitos de chipilín, especialmente cuando están conectados con la salsa de tomate, me enseña mucho de cómo las mujeres en mi familia han usado diferentes aspectos de nuestro mundo para crear platos que son familiares y especiales para nosotros. El sabor del chipilín es importante para mi porque me recuerda de Guatemala, y porque solo casi se como en Centroamérica, esto es más especial para mí. 

Para explorar más del Yucatán, fui a Chichen Itza en el Mercado La Paloma cerca de USC. Yo pude conocer mucha de la comida de Chichen Itza por las conexiones que trae a la península de Yucatán y a Centroamérica. La península de Yucatán sigue a tres países — México, Belice y Guatemala. Cuando estaba ordenando, la cita de “La idea es que el plato, como la bandera, son representativos del país, quizá compartiendo de alguna forma los colores de la bandera u otra característica” llegó a mi cabeza.

Sentada el Mercado La Paloma, donde habían colores brillantes y familias juntas en mesas, yo escogí un espacio con una mesa y silla de madera. Yo ordené dos tacos de pollo asado, que tenían salsa de tomate, un pedazo de aguacate y algo que se parecía a frijoles. El taco se parecía casi como la bandera de México, con la tortilla de maíz representando el blanco, el aguacate lo verde y la salsa y carne lo rojo. Nunca había pensando mucho de como un plato puede representar la bandera e identidad de un país.

El taco era caliente y todos los sabores estaban muy deliciosos juntos. Me gusto mucho como el sabor del aguacate balanceaba las especias de la salsa, y como la carne era picante pero sabrosa. Esto, combinado, con la horchata que compre, fue una experiencia inolvidable.

Works Cited

“Comida de película: Identidades culturales,” Comida y cultura en el mundo hispánico.

Pilcher, Jeffrey M. ¡Qué Vivan Los Tamales!: La Comida y La construcción de la Identidad Mexicana, Consejo Nacional Para La Cultura y Las Artes, México, 2001, pp. 13–20. 

!Introducción de Angie!

!Hola, bienvenidos! Yo me llamo Angie Orellana Hernandez, y soy de Sacramento, CA, pero mi familia es del sur de Guatemala. Estoy en mi último semestre el la universidad, y espero graduarme con un bachillerato en periodismo y español. Pero muchos años, siempre he tenido un miedo de probar cosas nuevas, pero este año quiere experimentar más y aprender más sobre los aspectos que crean la gastronomía hispana. Estoy muy interesada en cómo puedo tomar estas experiencias para crecer como un periodista pero también entender la historia y tradiciones detrás de varios platos y ingredientes.