Solutions to the Unjust Food System and a Reflection on the Class by Abhinav

The food system in the US is one that favors the wealthy, and this is by design. Karen Washington argues that our food system is not broken, but “working exactly the way it’s supposed to: as a caste system based on demographics, economics, and race” (Washington). There exists a deep structural racism that underpins the issues that marginalized communities face when it comes to accessing healthy and affordable food. The current food system is controlled by white men, and marginalized communities that are predominantly people of color have no ownership or control over the system, and Washington states that laws enforce this lack of control. This results in serious problems for those living in these neighborhoods. Ron Finley offers the perfect example of this issue, South LA: “This is South Los Angeles. Liquor stores, fast food, vacant lots” (Finley). The unjust food system results in a lack of access to healthy food and therefore high rates of obesity, and a severe lack of proper nutritional education.

The solution to solve these problems with the food system is to take back control over food ownership. As Finley says: “Growing your own food is like printing your own money” (Finley). By growing your own food, you are able to take more control over what you eat and circumvent the unfair food system. Finley’s vegetable gardens in South LA are evidence to the potential for this to succeed. Another example is 24th Street Elementary, and the work that Garden School Foundation has done there. As we learned from Tatiana, some of what the garden in the school does includes feeding families who need it through donations and giving children important food education on cooking and nutrition. It is clearly a bastion of food justice and community health. However, while growing food is a start, Washington elaborates that there exists a bigger need to change the dynamics of the power structure itself. Marginalized communities should own their food economy not just through growing food but learning about financial literacy, building social capital, and building wealth. She offers the example of the Black Farmer Fund, which helps put back the power in the hands of minorities.

Unfortunately, these solutions are still very difficult to implement. The apathy shown by the government towards these problems means that the communities are often entirely on their own or fighting against the government if they want to take back control. There is also the fact that the nature of many big cities discourages ownership of food systems. Alvarado writes about community gardens in Los Angeles: “El elevado costo de la propiedad, la falta de espacios y la escasez de agua son las principales barreras para que abran más aquí” (Alvarado). Such drawbacks mean that communities trying to take control of food systems are always fighting an uphill battle.

Reflections

I went into this class knowing virtually nothing about Hispanic food, or the culture of food in LA. Although I am much more educated now having spent a semester learning about it, what I am happier about is the fact that I have now discovered an entire universe of food that is still mostly unexplored and that I enjoy immensely. I also greatly appreciated the field trips, because through those I was able to ground my learning in real life contexts to solidify it with concrete examples. Some of my highlights throughout the class include the octopus tacos I had at Holbox, eating ceviche while we were exploring Peruvian food, making our own Lomo saltado, and trying mole for the first time.

In terms of the themes of what we learned in class, two of my favorites to learn about were street vendors and the idea of cultural/culinary appropriation. These were two themes that I had limited knowledge of before, and exploring street vendors as some of the unsung heroes in the food system and the controversies around culinary appropriation really interested me. I was also surprised but fascinated that many of the themes we studied in class I could easily relate to my past experiences growing up in India and Indonesia. This really helped me with my understanding and gave me a personal connection to everything we learned.

I hope to take these experiences and what I have learned and continue exploring Latinx food and culture in the years to come. This was one of if not the best class I have taken at USC, and it was certainly the most unique and engaging.

Works Cited:

Alvarado, Isaías. “Migrantes ‘Sanan’ En Jardines Comunitarios.” La Opinión, La Opinión, 6 Sept. 2014, https://laopinion.com/2014/09/06/migrantes-sanan-en-jardines-comunitarios/.

Finley, Ron. “A Guerrilla Gardener in South Central LA.” TED Talk. TED2013, Feb. 2013.

Washington, Karen. “Op-Ed: How Urban Agriculture Can Fight Racism in the Food System.” Civil Eats, 10 July 2020, https://civileats.com/2020/07/10/op-ed-how-urban-agriculture-can-fight-racism-in-the-food-system/.

Vendedores Ambulantes y Fruteros: Una Existencia Difícil

Por Abhinav Pulle

Fui al Olympic Boulevard, donde encontré muchos vendedores ambulantes en un mercado animado. Los vendedores allí vendían todo, incluyendo ropa, plantas, esquites, y tacos. Fui a una vendedora y le pregunté cuál era su plato favorito que hacían, y me dijo que probara las quesadillas. Pedí dos quesadillas fritas para llevar a la casa. Ya que había mucha gente, ella estaba muy ocupada y no tuve la oportunidad de tener una conversación más larga con ella. Sin embargo, las quesadillas fueron las mejores que he probado, así que definitivamente pude ver por qué ese era su plato favorito.

Los vendedores ambulantes son muy comunes en Los Ángeles, se ganan la vida vendiendo comida, ropa y otros productos en la calle. La gran población de vendedores ambulantes significa que son una parte importante de la cultura de Los Ángeles, y es la forma en que muchos inmigrantes obtienen sus ingresos. Son una parte crucial de la economía alimentaria de Los Ángeles, y reflejan importantes y ricas tradiciones alimentarias.

Muchos de los vendedores latinos son indocumentados, y por mucho tiempo la venta ambulante fue ilegal en Los Ángeles. Pero incluso ahora cuando es legal, los vendedores se enfrentan a problemas constantes. Antes de la legalización, “vendors faced fines and misdemeanor criminal charges and had their merchandise confiscated» (Bautista). Sin embargo, hoy en día, tienen que obtener «a series of expensive permits» (Bautista), y el proceso para obtenerlos es «onerous and expensive» (Bautista). Está claro que la discriminación contra los vendedores ambulantes no ha terminado, de hecho, con la despenalización, parece que el único resultado es que el gobierno tiene ahora aún más oportunidad para discriminar a los vendedores.

La pandemia aumentó estas dificultades. Al comienzo de la pandemia, muchos vendedores tuvieron que dejar de vender, cortando su única fuente de ingresos. Los inmigrantes indocumentados no beneficiaron de los pagos de estímulo, y los vendedores quedaron simplemente «shut out of most forms of financial relief» (Bautista). No sólo perdieron su único apoyo financiero, sino que, a cambio, el gobierno hizo muy poco para compensar esta pérdida, aumentando mucho las dificultades que se enfrentaban los vendedores ambulantes.

Fruteros son vendedores ambulantes que venden frutas y verduras a los clientes. Rocío Rosales describe algunas de las dificultades que hacen precaria la situación de los fruteros. Sus posesiones pueden ser confiscadas, pueden ser arrestados porque muchos son indocumentados, y grupos como bandas callejeras pueden interferir en sus negocios. Rosales argumenta que los fruteros forman parte de una red y una comunidad que idealmente beneficia a todos y es como red de seguridad social, pero en realidad es una «ethnic cage» (Rosales 5). La «ethnic cage» describe cómo cuando los inmigrantes llegan indocumentados a los Estados Unidos y se unen a esta red social étnica de fruteros, en realidad se están poniendo en una jaula en la que «cooperation and mutual aid exist alongside exploitation» (Rosales 6). Aunque las redes sociales ayudan a los nuevos inmigrantes a empezar ser fruteros, lo que también significa para ellos es una explotación que resulta en «downward mobility and return migration» (Rosales 13).

Aunque en Los Ángeles las redes sociales de los fruteros pueden ser un regalo y una maldición, tengo un ejemplo personal de mi vida de cómo la falta total de esa red también es perjudicial. Crecí en Nueva Delhi, India, donde hay muchos vendedores ambulantes similares a los fruteros que venden frutas y verduras. También son «heavily targeted» (Rosales 10) y discriminados como los fruteros en Los Ángeles. Aunque la venta ambulante es legal en la India, la policía corrupta hacerles pagar grandes sobornos con la amenaza de desalojo o arresto. El frutero al que mi familia fuimos se llamaba Gopal, y compartía con nosotros la competencia y animosidad intensa que siempre existía entre vendedores. No existía una red social para él, algo que sin duda podría usar. Rosales describe la importancia de la jaula como barrera en un ambiente hostil: «a diver in a shark cage can feel the protection of her enclosure even as it confines her movement» (Rosales 12). Desafortunadamente, Gopal y muchos otros vendedores ambulantes en la India son buzos sin jaula, y han quedado indefensos contra los tiburones.

Gopal con sus frutas (2018)

Estoy agradecido que tuve la experiencia de comer de un vendedor ambulante en Los Ángeles. Me alegro de que puedo situar esta experiencia en el contexto importante de las constantes dificultades que se enfrentan los vendedores ambulantes contra su existencia, y también puedo reflexionar sobre mi propia historia y las desafortunadas similitudes que existen.

Bibliografía:

Bautista, Nidia. “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit.” Food & Wine, 24 July 2020, https://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic.

Rosales, Rocío. Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Community in Los Angeles. University of California Press, 2020.

¿Apropiación o Apreciación? Quién Debe Representar la Comida de Otra Cultura

Por Abhinav Pulle

Como parte de nuestra visita a Boyle Heights, visitamos restaurantes como Milpa Grille y Guisados. Estos restaurantes tenían claras conexiones con las tradiciones latinas, eran honestos con la comida que hacían y mostraban un verdadero aprecio por la cultura. Sin embargo, también hay algunos que representan la comida de una cultura de forma inapropiada. La apropiación cultural es la transformación inapropiada de elementos (como la comida) de una cultura por miembros de otra cultura.

Al considerar quién debe tener el derecho de cocinar y representar la comida de otro país y cultura, la cita de Neetha Kurup «There is a fine line between inspiration and cultural appropriation when it comes to food» (Kurup) es un punto importante.  En mi opinión, hay que respetar la cultura, la historia y hacer una investigación adecuada para informarse sobre una cocina antes de cocinarla para evitar la apropiación culinaria. Brad Japhe escribe “Realmente no me interesa si preparas comida coreana sin ser coreano, pero hazlo con respeto y que sepa bien” (Japhe). Estoy de acuerdo con esto, no hay razón para restringir a la gente de cocinar comida de diferentes culturas, pero hay que hacerlo correctamente para que no se considere apropiación culinaria o apropiación cultural.

Como ejemplo personal de esto, crecí en Indonesia durante nueve años, y como resultado algunos de los platos favoritos de mi madre para cocinar son indonesios. Aunque somos de la India, no considero que su cocina indonesia es una apropiación cultural porque ha pasado mucho tiempo aprendiendo sobre la cultura y la historia de la cocina directamente de la gente de ese país, y lo respeta inmensamente. No creo que su Nasi Goreng o Satay son malos intentos de recrear una cocina que no es la suya, sino un reflejo genuino de la cocina indonesia desarrollado a través de una verdadera apreciación culinaria.

Hay, por supuesto, muchos ejemplos de representar mal la comida de otra cultura. Kooks Burritos en Portland (que ahora está cerrado) es uno de ellos. Una de las dueñas dijo «Pregunté insistente a todas las señoras que preparan tortillas con el peor español posible y me enseñaron un poco de lo que hacen… No nos decían mucho sobre la técnica, así que las espiamos por las ventanas de la cocina»(Japhe). Este es un claro ejemplo de apropiación culinaria. No respetar la lengua, no investigar en absoluto sobre la comida de la otra cultura y espiar para obtener más información. Ella utilizó esta forma limitada y muy inapropiada de aprender sobre la cultura mexicana y luego abrió un restaurante mexicano, esto muestra una completa falta de respeto por la gente y la historia de esa cultura.

Un restaurante al que he ido en el pasado es Baja Fresh en Culver City. Uno de los platos que ofrecen es el «Americano Taco», un plato en que la apropiación culinaria es evidente en el nombre. El exceso de queso, la crema agria y la opción de poner nachos dentro del taco están ahí para atraer a los clientes americanos. Recuerda a Taco Bell, y en mi opinión es apropiación culinaria.

Baja Fresh

Un caso interesante es el de Rick Bayless, un chef famoso especializado en comida mexicana que es criticado por ser un estadounidense blanco. Bayless interpreta estas críticas como «because I’m white, I can’t do anything with Mexican food» (Bayless). Estoy de acuerdo con él porque para mí esto no tiene sentido. Las cocinas no deberían estar restringidas sólo a los de la cultura, todo el mundo debería poder cocinar platos de otra cultura si demuestra respeto por ella, que Bayless hace.

Chef Rick Bayless

A menudo hay pequeñas cosas para diferenciar entre apreciación y apropiación culinaria. Mientras que un restaurante como Baja Fresh lleva su apropiación culinaria con orgullo, un chef como Rick Bayless también es acusado de ella cuando ha dedicado su vida a la comida mexicana. El respeto por la cocina, la cultura y la historia debería ser lo que importa para juzgar y para cocinar la comida de otra cultura.

Bibliografía

Bayless, Rick, and Dan Pashman. “Other People’s Food Pt. 1: White Chef, Mexican Food.” The Sporkful, 21 Mar. 2016.

Japhe, Brad. “Algunos Chefs Hablan Sobre La Apropiación Cultural En Medio Del Caso Kooks Burritos.” VICE, 29 May 2017, https://www.vice.com/es/article/59mxvn/portland-chefs-discuss-cultural-appropriation-amid-burrito-stand-closure.

Kurup, Neetha. “Alison Roman and Columbising: Food Cultural Appropriation Isn’t New, Jamie Oliver, Gordon Ramsay and Even You Do It.” MEAWW, 10 May 2020, https://meaww.com/alison-roman-jamie-oliver-gordon-ramsay-food-cultural-appropriation-dalgona-coffee-columbising.

El Mole Negro de Oaxaca y la ‘Autenticidad’ de Comida

Por Abhinav Pulle

En mi busca de la comida oaxaqueña, fui a Guelaguetza, un restaurante situado en Koreatown. Fue interesante ver al vecindario, porque el exterior naranja brillante del restaurante oaxaqueño contrasta con las farmacias y tintorerías coreanas en las calles vecinas. El interior del restaurante es colorido, con diseños vivos en las mesas. Cuando fui a recoger mi comida, el restaurante estaba bastante vacío, con sólo unos pocos clientes hispanos en algunas mesas.

Guelaguetza es un restaurante oaxaqueño, por lo que pedí el mole negro, uno de los platos más famosos de Oaxaca. Esta región en el sur de México también es conocida por comidas como el mezcal y los chapulines. El restaurante definitivamente representa la tradición, el sitio web dice que quiere “stay true to authentic Oaxacan ingredients” (Guelaguetza), y quiere que los clientes “live and experience Oaxaca” (Guelaguetza). El menú describía los sabores intensos del mole, y estaba emocionado de probarlo.

El Estado de Oaxaca, México. Fuente: Pinterest

Lo primero que noté fue el color oscuro, era casi intimidante. Tenía un fuerte olor, principalmente dulce, que pensé que debía ser el chocolate oaxaqueño. Aunque sentí líquido cuando lo toqué, no tenía la consistencia del agua, podía sentir algo de polvo entre mis dedos. Mientras lo comía noté la textura blandura, y creo que noté el chocolate, pero no era excesivamente dulce. Tenía una interesante combinación de sabores porque era un poco picante – debido a las especias y chiles – y dulce al mismo tiempo. Cuando lo comía busqué la receta y los ingredientes necesarios y parecía muy complejo, que también es una palabra que usaría para describir el sabor: complejo.

El mole negro de Guelaguetza

Después de comer, consideré los posibles mensajes que transmitía el plato. Lo primero que recuerdo es una cita del chef Wes Avila: “This is the way I am cooking, so it’s authentic to me. I am being true to myself” (Portnoy). Creo que el mensaje que intenta transmitir el mole negro es honesto, el restaurante quiere ser fiel a sí mismo como lo quiere ser el chef Avila. Su sitio web describe su deseo para “showcase the best of our family recipes” (Guelaguetza); quiere mostrar los ricos sabores de las recetas oaxaqueñas como las hacían los propietarios originales inmigrantes, y en mi opinión lo consigue con éxito. Su Instagram también refleja su pasión para servir comida oaxaqueña. Está claro que está muy orgulloso de sus platos oaxaqueños, especialmente del mole.

Aunque quería probar la comida oaxaqueña, no solo busqué la comida más auténtica posible, porque creo que el término «autenticidad» es ambiguo. Estoy de acuerdo con Portnoy cuando escribe “authenticity is not a quality inherent to food: it is one that is socially and personally constructed” (Portnoy). Por ello, no busqué la comida auténtica, sino simplemente algo nuevo, que no hubiera comido antes, y que se coma tradicionalmente en Oaxaca.

A pesar de que yo no buscaba la autenticidad, mucha gente sí lo hace hoy en día. Lisa Heldke escribe sobre un encuentro con «Otherness», y dice que sólo queremos experiencias con auténticos «Others». Con esto, creo que se refiere a nuestro deseo de encontrar algo diferente, lejos de lo que conocemos. Por ejemplo, algunos pueden ver a Taco Bell como comida hispana. Sin embargo, los que buscan «Otherness», que buscan los “unusual flavors [that] address us in those most intimate places” (Heldke 386) reconocen la inmensa influencia de la cocina estadounidense en Taco Bell, lo que disminuye su valor porque no es inusual o extraño.

Siguiendo con el tema de la autenticidad, es importante distinguir qué es la autenticidad para alguien de la cultura en contraste con un turista. Para un turista, como dice Heldke, “we leave the familiar in order to encounter the unusual, unfamiliar, strange, exotic” (Heldke 385). Los turistas suelen buscar una experiencia, a lo mejor con una versión romántica de una cultura o cocina. A diferencia de esto, para alguien de la cultura, su comida es un “emotional attachment to their heritage” (Portnoy). Mientras que un turista podría ir a Guelaguetza para experimentar algo desconocido, tal vez alguien oaxaqueño vaya allí para tener “a very literal taste of home” (Portnoy).

Estoy muy feliz que exploré la cocina oaxaqueña con un excelente mole negro que nunca había probado antes. Definitivamente soy fan de la comida oaxaqueña y voy a volver a Guelaguetza pronto. Además de esto, pude utilizar esta experiencia para contextualizar las ideas sobre la “autenticidad” y «Otherness», y desarrollar mis propias creencias sobre la comida como resultado.

Bibliografía:

“Guelaguetza.” GUELAGUETZA, http://www.ilovemole.com/.

Heldke, Lisa. The Taste Culture Reader: Experiencing Food and Drink. Edited by Carolyn Korsmeyer, Berg Publishers, 2005.

Portnoy, Sarah. “Good Food and the Problematic Search for Authenticity.” KCET, 6 Nov. 2017, https://www.kcet.org/shows/the-migrant-kitchen/good-food-and-the-problematic-search-for-authenticity.

Lo Viejo y Lo Nuevo: ‘Kori Rotti’ De Mi Patria y Tacos De Yucatán

Por Abhinav Pulle

Aunque nací en los Estados Unidos, soy de la India. Crecí en Indonesia durante 9 años y en la India durante 6 años. Mi familia es del sur de la India: específicamente de Karnataka.

Cuando pienso en un plato indio que tiene significado para mí, pienso en kori rotti, un plato de Mangalore, Karnataka, la ciudad natal de mi madre. Kori rotti se traduce en “pollo y obleas de arroz”; es un curry cremoso de pollo picante hecho con leche de coco, chiles rojos, cebollas y especias indias. Se sirve junto con obleas crujientes hechas de arroz.

Kori rotti. Fuente: oneplateplease.com

Kori rotti es especial para mí porque lo como sólo cuando visito a mis abuelos en Chennai, India. Cuando estaba allí, era un plato servido una vez a la semana porque requería la ayuda de varias personas para hacerlo. Durante mis vacaciones familiares, mi abuela y yo preparábamos juntos el plato. Curiosamente, las obleas de arroz se consideran más importantes que el curry. Así como Gourmet de México describe el maíz como una “alma de la cocina mexicana”, que tiene “un significado sagrado en nuestra cultura” (Gourmet), el arroz existe en una posición similar en la cocina india. Representativo de esa importancia, mi abuela sólo me permitía comprar las obleas de arroz de la más alta calidad, en una tienda de Mangalore a más de 45 minutos de la casa.

José Luis Hernández, en “Taco Chronicles” describe el asado sonorense como “un momento de convivencia, que vincula a los padres, hijos, las hijas, los tíos, a toda la gente le apasiona ‘¿a quién no le gusta comer y comer bien?’” (Taco Chronicles). Este sentimiento refleja exactamente mis sentimientos acerca de kori rotti. Al preparar este plato, formaba un vínculo importante con mi abuela. Tenía poco en común con ella, pero similar a cómo el asado sonorense une a las personas con su amor común por la comida, nuestro amor compartido por el kori rotti ayudó a formar una relación muy cercana.

En términos de mi propia identidad culinaria, creciendo en diferentes países ha hecho mis preferencias culinarias muy diversas. Sin embargo, la cocina de mi hogar, la India, siempre será los más importante. Un sabor presente en la cocina india que amo es el picante, y creo que este amor por el picante refleja mi propia identidad personal. Soy aventurero, y busco emoción, una actitud que usé cuando recientemente fui a comer tacos.

Una cocina que no conozco tan bien como la de India es la mexicana, por lo que recientemente fui a Holbox en el Mercado de la Paloma. Situado a pocos minutos de donde vivo, el vecindario era similar a muchas zonas cercanas a la USC, con algunos vendedores ambulantes, algunas piezas de arte en las paredes y una clara presencia hispana. Holbox era uno de los restaurantes del Mercado de la Paloma, un almacén renovado con tiendas y restaurantes.

Pedí el “Taco de Pulpo en Su Tinta”, porque quería probar algo nuevo y el menú aseguraba que el pulpo venía de México. Me quedó claro que este taco, y todo el restaurante de Holbox, representan una región de México, como describe su página web: “The [chef] draws his inspiration from the southern states, in particular the Yucatan Peninsula” (Cetina). Esto me llamó mucho la atención, porque no quería comer un taco común creado para atraer al mayor número de clientes, quería algo que intentara reflejar los sabores de una zona particular de México.

El Taco de Pulpo en Su Tinta

Lo primero que noté del taco fue el olor a mariscos, era tan fuerte. El pulpo parecía perfectamente frito y marrón, y cuando lo apreté, lo sentí firme. Estaba cubierto con cebolletas picadas y descansaba sobre una base de tomates y sofrito de tinta de calamares, la textura del segundo me recordaba a los frijoles refritos. La tortilla envolvía perfectamente el contenido y lo comí. Inmediatamente noté que el sofrito era un poco picante, lo que me gustó. Ese sabor combinaba bien con el dulzor del tomate, pero no pude discernir un sabor específico del pulpo. En cuanto a la textura, la firmeza y el crujido del pulpo eran un interesante contraste con la blandura de la tortilla y el sofrito.

Estoy muy feliz que exploré una cocina con la que estoy poco familiarizado. El taco estaba delicioso, único, y definitivamente volveré pronto a Holbox. Además, estoy agradecida por mi propio origen culinaria, que me ha traído hasta aquí al comienzo de lo que espero sea una larga aventura descubriendo más comida hispana.

Bibliografía

Cetina, Gilberto. “About.” Holbox, https://www.holboxla.com/about.html#/.

Gourmet de México. “¿Cómo Es La Comida Prehispánica?” Gourmet De México: Vive El Placer De La Gastronomía., 13 Mar. 2018, https://gourmetdemexico.com.mx/comida-y-cultura/como-es-la-comida-prehispanica/.

“Taco Chronicles, Asada.” Netflix, performance by José Luis Hernández, season 1, episode 4, 2019, https://www.netflix.com/title/81040704. Accessed 26 Jan. 2022.