Explorando la Historia y la Autenticidad de la Cultura Mexicana en Los Ángeles (por Alexandra Demetriou)

No creo que haya pasado un día de mi vida en Los Ángeles en el que no haya experimentado alguna forma de cultura mexicana. Crecí en un suburbio de Los Ángeles llamado Palos Verdes, donde todas las calles tienen no

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

mbres en español y el estilo arquitectónico estándar para las casas y edificios es español colonial. Cuando era niña de escuela primaria, escribí un informe sobre los pueblos indígenas, hice un proyecto en las misiones de California y visité la Calle Olvera para una excursión de clase. Con toda mi experiencia con la comida, el idioma, la arquitectura, y lo que creía que era una historia completa, pensé que era experta en la cultura hispana y tradicional mexicana en California. Sin embargo, hace poco gané un verdadero respeto por la interacción dinámica entre las culturas mexicana, española y moderna de Estados Unidos que han dado forma a la cultura mexicana en Los Ángeles para que sea lo que es hoy en día.

Visitar la exhibición “Encontrado en la Traducción” de LACMA me envió a un viaje por la Fantasía Española del Pasado, rastreando la historia de los mexicanos en California y brindando un contexto en el que pude entender la evolución de la cultura moderna mexicano-estadounidense que existe hoy día en Los Ángeles. La representación de la exhibición de la arquitectura y cómo evolucionó a través del colonialismo español y cambió en respuesta a Hollywood y un renacimiento tradicional mexicano fue una herramienta muy útil para ayudar a los espectadores a entender el lugar que ocupa la cultura mexicana en los Estados Unidos. Al estudiar las paredes físicas de los edificios históricos, uno puede percibir mejor las paredes culturales que han dividido a los grupos étnicos que cohabitan en Los Ángeles. Me di cuenta de que el estilo arquitectónico colonial español, al que me había acostumbrado durante mi juventud en Palos Verdes, en muchos sentidos representa una cooptación del estilo y la cultura mexicanos por parte de los colonos anglos. José Vasconcelos, Secretario de Educación Pública de México, explica simplemente que, “La gente [en California] no menciona a México cuando admira fachadas barrocas o misiones en ruinas. Llaman a todo ‘español.’” Como explica la exhibición, las celebridades de Hollywood fueron en muchos sentidos algunos de los culpables más conspicuos que utilizaron el estilo mexicano y luego lo hicieron parte de una alta sociedad anglosajona a la que muchos mexicanos nunca pertenecieron. Sin embargo, a pesar de la tendencia anglosajona de blanquear la cultura y el estilo mexicano, los mexicanos siempre se apresuraron a revivir y proteger su cultura; la existencia del estilo neocolonial mexicano es representativo de la resiliencia mexicana y el orgullo de su historia. El movimiento estilístico, que incluyó elementos de inspiración prehispánica, es un testimonio al hecho de que los mexicanos estaban decididos a conservar su identidad cultural frente a una jerarquía social dominada por los anglos.

Las pinturas Casta de la exhibición agregan otra capa de complejidad a la interacción de raza y cultura en el histórico Los Ángeles, y la obra de arte actúa como un portal a través del cual se puede ver la mezcla y separación de los españoles, indígenas y africanos de California. Quizás lo más interesante es el hecho de que, aunque los españoles parecen retratar su nueva tierra de manera optimista, enfatizando los alimentos y el paisaje nuevos y exóticos en sus pinturas, al mismo tiempo parecen obsesionados con la delineación de personas por sus razas. Los españoles apreciaron la tierra en la que se establecieron, pero aún despreciaban a los otros humanos con los que compartían esa hermosa tierra. Incluso el hecho de que la gente no anglosajones no se les permite usar el mismo tipo de ropa como las personals españolas, las escenas representadas en los cuadros de castas envían un mensaje claro que aunque los anglosajones tenían ningún problema utilizando los recursos que pertenecían a los mexicanos y los pueblos indígenas, todavía insistían en distinguirse como socialmente superiores.

Ver clips de películas viejas como “Ramona” fue una parte particularmente interesante de la exposición para mí, porque sentí que la película era en cierto modo un ejemplo de mexicanos que se dejaban someter a la apropiación instigada por los colonos anglosajones. Tales películas están hechas por cines de Hollywood dominados por hombres blancos, y retratan la cultura mexicana de una manera tan simplista y estereotipada que se siente casi irrespetuosa. Las escenas de la vida tradicional mexicana son esencialmente valoradas y utilizadas porque parecen exóticas, y porque pueden atraer a las audiencias anglo que desean emprender un viaje voyerista y experimentar otra cultura de la que de otra manera se separarían en la sociedad. Además, se ve a los actores mexicanos tomando parte en tales películas. Esta “commodification of the self,” como lo llama Sylvia Ferrero, es un tema recurrente en la historia de la cultura mexicana en Los Ángeles, que todavía se ve a menudo hoy en día. Esta interacción interesante entre la apropiación española de la cultura mexicana, los resurgimientos del orgullo indígena, y los momentos de “commodification of the self” le dan a la cultura mexicana en Los Ángeles una historia complicada, y un presente y futuro muy complejos.

Mi experiencia en la exhibición “Encontrado en Traducción” cambió la manera en que veo la cultura mexicana en Los Ángeles y mi perspectiva como una persona no mexicana que participa en la cultura, o al menos la versión apropiada de la cultura que muchas personas que no son mexicanas han llegado a creer es auténtico. Por ejemplo, pensando en la tarde gastado en la calle Olvera, con su representación algo teatral de la cultura mexicana, me pregunto cómo auténtico esto parece a alguien que es mexicano-americano o alguien de México. Sé que como griega-americana me he burlado de las apropiaciones estadounidenses de mi cultura, y mi herencia ha sido menos mercantilizada en Estados Unidos que la cultura mexicana.

Al visitar un restaurante “español” como El Cholo que claramente ha sido diseñado para parecer mexicano para muchos clientes no mexicanos, pienso en el concepto de Ferrero de una “vida dual” de la cocina mexicana en la que algunos restaurantes atienden a mexicanos y otros atienden a las personas no mexicanas que desean una experiencia mexicana. Siento como si hubiera participado inadvertidamente en ese voyeurismo culinario, y como muchas personas no mexicanas llegaron a esperar esa “autenticidad escenificada” cada vez que visitan un restaurante mexicano. Existe un problema en esta dinámica, porque muchos restaurantes mexicanos sienten la necesidad de escenificar su cultura para atraer a los anglos, y luego los anglos se acostumbran tanto a esta imagen cultural apropiada que a menudo buscamos o nos sentimos más cómodos en restaurantes mexicanos que dan tal presentación.

Sin embargo, ese fenómeno plantea la pregunta: si esta versión de la cultura mexicana se ha vuelto tan común que muchos dueños de restaurantes mexicanos la utilizan como una forma de calificar sus negocios e identificarse como mexicanos, ¿puede considerarse auténtica en una manera? Como explica Sarah Portnoy en el SAGE Encyclopedia of Food Issues, la autenticidad y la globalización se entremezclan entre sí y deben tenerse en cuenta juntas; a medida que las culturas se globalizan, también sus costumbres y alimentos deben adaptarse a los nuevos entornos en los que se encuentran, pero estos cambios no necesariamente dañan la autenticidad de la cultura. Como dice Portnoy, “The debate over authenticity provides an excellent example of hybridization in the face of globalization since generations of migrants have taken their culinary traditions with them into geographical areas where they could not acquire familiar ingredients, thus making some adaptability necessary.”

De nuevo, recuerdo volver a visitar la Calle Olvera, esta vez comparándolo con los festivales griegos a los que he asistido desde que era una niña pequeña. Después de todo, nosotros, como estadounidenses de origen griego, a menudo retratamos nuestra cultura como “griego extra,” de la misma manera en que Olvera Street es retratada como “mexicana extra.” Me doy cuenta de que aunque parte de esta representación proviene de la necesidad de comercializar una cultura extranjera para una audiencia anglosajona, como alguien de la cultura, también es una forma de aferrarse a las tradiciones con las que podemos identificarnos. Puede aparecer escenificado, pero también es auténtico en el sentido de que es otra forma de expresar lealtad a una identidad cultural. Por lo tanto, a pesar de que la cultura mexicana ha sufrido muchos cambios y apropiaciones desde que los españoles se asentaron y hasta hoy, creo que todas las representaciones de la cultura mexicana son auténticas en su época y representan la capacidad de una cultura para adaptarse y mantenerse una identidad frente al cambio.

Autenticidad y Whitewashing en Los Angeles por Rachel Rowzee

Idealización de la cultura

La exhibición de California’s Spanish Fantasy Past en LACMA explica la historia complicada entre México, Los Estados Unidos, España, y la cultura indígena. La exhibición es una exploración de la mezcla de estas influencias durante diferentes épocas y climas sociales y políticos para entender la historia del fenómeno Spanish Fantasy Past. Un ejemplo de esta mezcla es el estilo de arquitectura, “colonial Californio” de 1930 en Mexico que copia el estilo español de los 20s en Los Ángeles. Este cambio de diseño es como un, “hall of mirrors…its not American culture. It is not Mexican culture. It goes back and forth. People are influenced by each other’s culture. People build on each other’s culture. People appropriate each other’s culture all the time.” (Carolina Miranda LA Times Escritora de Artes) La obsesión americana con una idealización romántico de mexico inspiro un estilo hacienda para las casas de las estrellas de Hollywood. Elementos del estilo incluye adobe blanco, techo de azulejos rojos, azulejos de colores vivos y piscinas. La popularidad de las estrellas de Hollywood en cambio influir el estilo “colonial Californio” en la ciudad de México. Es buen ejemplo de este progreso de influencia, cambio y apropiación entre Los Estados Unidos y México. Otro ejemplo de Spanish Fantasy Past es el video de una dramatización de la novela Ramona. Escrito por una mujer Anglo, la cuenta idealiza el amor entre una mujer mulata y un hombre indígena. La cuenta gana popularidad y en los años siguientes hay muchas adaptaciones para el teatro y el cine. Ramona es problemática porque celebra la cultura y las personas mexicanos, pero la narración es de una perspectiva Anglo y separado.

La Calle Olvera representa parte de la idealización Anglo de la cultura mexicana y la Spanish Fantasy Past. Creado por una mujer Anglo para revitaliza un edificio de adobe original. Este edificio es parte del tiempo de los mexicanos antes de las misiones, pero Calle Olvera uso un estilo española para crear una concepción idealizada de la herencia mexicana. La Calle Olvera es blanqueado porque su incepción fortalece el estigma de la cultura mexicana, indígena y pre misionero. El racismo y discriminación son partes del fenómeno blanqueado y reinvención, a pesar de los buenos intentos y entusiasmo para una cultura diferente. Creo que la autora de Ramona, Helen Hunt Jackson no tiene intenciones malas, pero su obra hace daño al trato de mulatos e indígenas en comparación de mestizos. De esta manera las pinturas castas son muy similares porque muestra la elevación de grupos étnicos en particular. Las restricciones de vestida identifican diferentes castas de raíz. Las pinturas castas y Ramona relatan un tema exótico del “other” que es parte del encaprichamiento americano de nuevo mundo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Cholo y La Calle Olvera

Institutos como El Cholo y la Calle Olvera representan un blanqueado de la cultura mexicana tradicional para la comunidad Anglo. El Cholo y la Calle Olvera son ejemplos de la idea romantizado de la historia de los mexicanos que inhabita Los Ángeles en el tiempo de los Californios. La Calle Olvera hoy en día no representa el centro de la comunidad mexicana (excepto los días de celebración como día de las muertes o el día de independencia) sino una destinación para turistas donde se puede explorar una cultura nueva y diferente en una manera familiar. El uso de objetos y sujetos conocidos, como las vestidas tradicionales, sombreros grandes, máscaras de Nacho Libre, y pequeños guitarras crear una atmosfera “real” para una audiencia Anglo, pero parecen forzadas en comparación de otros restaurantes para clientes mexicanos.

El Cholo trata de transportar los clientes al mundo mexicano en el pasado. El restaurante usa una historia de los Californios para establecer su autenticidad. Fotos antigüedades en blanco y negro narra la historia de la familia de Alejandro Borquez. El Cholo se usa la historia de su familia en Los Ángeles en el periodo de transición de una sociedad mexicano a una sociedad Anglo para dar autenticidad a su restaurante, comida y herencia. El énfasis de esta historia es obvia especialmente en el menú de El Cholo, que tiene una fecha de creación para cada plato. Para clientes Anglos y turistas la larga historia de comida sirve como evidencia de la autenticad, no los ingredientes o tipas de comida.

Muchas de los clientes de El Cholo son estudiantes de USC y turistas de Los Ángeles. Por ejemplo, mi grupo de baile tiene una tradición de comer una cena en El Cholo cada semestre, una tradición de ocho años. El Cholo me parece inauténtico porque las decoraciones, el menú y los ingredientes son familiares e idealizado como exótico. Opciones del menú como quesadilla, nachos, “fiesta platters” y guacamole reflejo el blanqueado de la comida para una audiencia Anglo. También El Cholo tiene jarros de margaritas para grupos grandes, y a veces bandas de mariachi en los fines de semana. Los dos son actos performativas que Ferrero menciona en su artículo sobre la “dual life” de restaurantes mexicanos.  Yo pido La Enchilada de Sonora creado en 1923 (según el menú), la cosa más tradicional que ofrece. La enchilada tiene capas de tortilla de maíz y pollo, dos salsas (un de tomate y cebolla, y un de cilantro) y un huevo frito. Encima de todo tiene queso rallado, y crema agria. Las salsas tienen bueno sabor, pero no son muy complicados o picantes. El grupo pidieron un jarro de fresa margarita congelada que fue dulce pero refrescante.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Autenticidad

La idea de autenticidad es complicada. Comida latina, especialmente comida mexicana, tienen diferentes representaciones para audiencias diferentes. Por ejemplo, “diners from outside the culture often seek an experience with the “Culinary Other”…these voyeuristic experiences serve as a form of escape for those unfamiliar with the people and the food they are encountering”(Portnoy, Good Food and the Problematic Search for Authenticity).  El Cholo es buen ejemplo de un restaurante que ofrece una oportunidad de voyerismo. Para estudiantes de USC o turistas que son unifamiliares una presentación que es exótico y atractivo. Con un poco de exploración y educación hay una clase de personas que busca comida “auténtica” mexicana. En la búsqueda de la comida “autentica” clientes Anglos acto en contra de las estereotipos negativos y discriminación y explora barrios principalmente latinos. Este búsqueda también, “fosters awareness that Mexican resaurants in affulent, safe áreas are mainly “staged” places where non-Mexican diners are obviously treated as “foreigners”. (Ferrero, 203 Food Nations: Taste in Consummer Societies) El reconocimiento de staged authenticity es importante porque ayuda una comprensión de este fenómeno, pero no aclara el problema de autenticidad totalmente. Sí aún la perspectiva de Johnathan Gold, la comida de El Cholo es auténtica, pero es auténtica para su clase de comida específica, “authentic represenation of what Mexican food has evolved into over the centuries of Mexican presence in Southern California” (Portnoy). La secuencia de fechas de nuevas comidas del menú en El Cholo crear una línea de tiempo de la evolución de comida mexicana en California. Los platos de combo y las grandes margaritas son nuevas partes de la comida mexicana en los Estados Unidos. Parece que la definición de auténtica está en expansión y ahora es difícil para tener una definición completa.

Una clase deliciosa

Estoy triste que la clase: La Cultura de Comida en Los Ángeles Latino ha terminado. He aprendido y comido mucho en La Cultura de Comida en Los Ángeles Latino. Mi parte favorito ha sido todo los viajes de estudio por Los Ángeles. Todavía recuerdo los tacos de Mariscos Jaliscos… están muy delicioso. Otro viaje de estudio que fue muy interesante fue nuestra visita a Calle Olvera. Yo había pasado por delante de esta calle muchas veces sin saber su relevancia histórica. Calle Olvera es el lugar de nacimiento de Los Ángeles. Pero mi parte favorito de nuestra visita a Calle Olvera fue el mural “America Tropical”. El mural “America Tropical” fue “whitewashed” seis meses después de su creación porque tenía un tema de antiimperialista. Pienso que esta clase es muy único porque hay viajes de estudio como este viaje de estudio a Calle Olvera donde puede aprender acerca de algo a través de una experiencia. Muchas de las cosas que aprendimos en la clase estaban a través de las experiencias que tuvimos en los viajes de estudio.

También me gusta que un parte grande de la clase fue sobre el mejoramiento de la comunidad latinoamérica de Los Ángeles, especialmente su salud. La comunidad latinoamérica sufren mucho de obesidad y diabetes tipo dos. Hay cosas que pueden mejorar esta situación pero los requieren mucho tiempo y obra. Algo que puede mejorar esta situación es el Proyecto Jardín que visitamos. Proyecto Jardín es interesante porque hay voluntarios de la comunidad que van al jardín para crecer verduras y hierbas y aprender sobre los productos orgánicos. Es muy importante porque es un lugar donde la comunidad pueden trabajar juntos y mejorar su salud. En relación con este tema, aprendimos sobre los vendedores ambulantes y la falta de comida saludable en muchas comunidades latinoamericano. Aprendimos que muchos latinoamericanos viven en desiertos alimentarios y los vendedores ambulantes a veces son la única fuente de comida nutritiva. Pero el problema es que no es legal y hay muchos riesgos que los vendedores ambulantes se enfrenten.

En totalidad este clase fue una experiencia fantástica. Aprendí mucho sobre la comida latinoamérica en Los Ángeles, la historia de la comunidad latinoamérica en Los Ángeles y los desafíos que la comunidad latinoamérica se enfrenten.

#6 Comida y Arte: Una Visita a LACMA

Juan Patricio Morlete Ruiz fue un pintor mexicana que es mejor conocido por sus pinturas de la sistema de castas en el nuevo mundo. Con más interacciones entre la gente del varios partes del mundo, gente europea pensaba que fue importante para clasificar los diferentes tipos de raíces para crear una sistema de clases sociales. Para ilustrar las diferencias, Ruiz creó una serie de pinturas de los diferencias. Tres de sus pinturas de castas están en LACMA. Cada pintura tiene mucho detalle sobre la gente, su ropa, y el ambiente del nuevo mundo. La ropa indica la posición de la gente en la sociedad. También, él incluye comida en todos sus pinturas de castas. En “De español y albina, torna atrás” hay comida del Nuevo mundo como el aguacate y otra fruta. El propósito de esta representación fue para comunicar la naturaleza exótica del mundo nuevo y que el lugar fue un paraíso. La representación de comida también fue un símbolo del poder de España. Esta conexión con comida es un poco sutil porque a primera vez, no vi la comida en la esquina de la pintura.

Pienso que la representación de comida en las pinturas de Ruiz tiene aspectos similar pero a la misma vez diferente con el mural de Judith Baca que está en USC. La representación de comida en los dos obras celebra la riqueza de la naturaleza y la importancia de comida en la vida de la gente que viven allí. Pero el mural de Baca representa más sobre comida en América central. Su mural que se llama “La Memoria de Nuestra Tierra: California” tiene diferente símbolos que representa la interacción entre gente y la tierra durante la historia del California. El mural provee otro punto de vista para ver las interacciones entre los Europeos y la gente indígena. Las obras de Ruiz muestra la perspectiva de los europeos y como había cosas nuevas en la tierra. Pero la obra de Baca, con muchos años de retrospectiva, muestra la aspectos negativos de la combinación de los dos culturas de comida. También el enfoque de su obra es como los prácticos del cultivo en el mundo hoy en día dañan los trabajadores y la tierra. En contra de las pinturas de Ruiz, el mural de Baca tiene una consciencia social muy fuerte. Ruiz, con su caracterización racista de gente y su evasión de los problemas de su conquista y subyugación de gente indígena, creó una serie de pinturas que no puede ser más contrario de las obras de Baca.

El mural de Baca tiene un enfoque por mucho tiempo. No es solo un punto en tiempo, como las obras de Ruiz, pero cuenta una historia. Al derecho, su mural tiene figuras de dioses antiguas y su sangre convierte en los trabajadores del campo. En el centro del mural, un camino de los campos convierte en una carretera y representa la influencia del oeste en el cambio de la tierra. La procesa del cambio que es representado en el mural de Baca empezó con la introducción de los europeos, que es representado por las obras de Ruiz. Los dos representan diferentes puntos de vista pero son relacionado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una visita a LACMA: La Comida y El Arte

La comida siempre ha sido un tema esencial del arte. Junto con la ropa y la vivienda, la comida es una necesidad de las vidas de los humanos. La comida en el arte tiene la posibilidad para simbolizar la historia, la jerarquía social, la religión, la cultura, and muchas otras cosas. Los artistas pueden usar la comida para reflejar la manera en que vivía la gente. Los objetos del arte fueron utilizados, así como acabamos de ver en los museos. Por ejemplo, uno de las piezas que vimos a el LACMA la semana pasada fue “Vessel with Image of Warriors”.

IMG_6228
Las copas para beber chocolate caliente. 

Esta pieza fue buscada en Guatemala o México y es de la época AD 600-900. Es una copa como la pieza hecho de cerámico pintado. En el pasado prehistórico, los mayas y los aztecas tomarían los granos de cacao y transformarlos en chocolate líquido. Los dos usarían el cacao principalmente en forma de una bebida. Como nuestra oradora invitada dijo en el LACMA, “había un amor de chocolate caliente”. Los granos de cacao se utilizaron también como un sistema de moneda, además de un tributo o impuesto para las personas gobernadas por los aztecas. Los aztecas creían que el cacao era de origen divino y fue el puente entre “la tierra” y “el cielo”. Las copas que estaban en los casos del LACMA representan su función en la historia sino que también refleja el estilo de vida y las creencias de los aztecas. El cacao era de importancia física y simbólica en la vida de los aztecas.

La primera pieza de arte que vimos en el LACMA fue “Xipe Totec” un cura precolombina figura que lleva la piel de una víctima sacrificial. La estatua representa la idea de la vida no ser capaz de existir sin la muerte. Nuestra oradora invitada, nos dijo que las aztecas se utilizaron las piernas de la persona sacrificada para cocinar el pozole, un guiso de sémola y sal. Maite Gomez-Rejon en el Huffington Post afirma que “combining human flesh with maize was of particular ritual significance. The stew was shared as an act of religious communion” (Gomez-Rejon, 2014). Hay creencias culturales del pasado que los dioses hicieron a los humanos de una masa de maíz. Un buen mural para comparar con “Xipe Totec” que sería “The Last Supper” por Leonardo Da Vinci. Similar a “Xipe Totec” y el pozole hecho de carne humana y el maíz como comunión religiosa, “The Last Supper” refleja el santo sacramento del pan y del vino. El pan y el vino representan el cuerpo y el sangre de Cristo, también conocida como the “Eucharist” o “the Holy Communion”. Los dos piezas reflejan la naturaleza sacrificial de la comida y la carne a los dioses como un comunión religiosa.

15USCFinal11.jpg
Memoria de Nuestra Tierra por Judith Baca

Con respeto al mural que está cerca de USC, “La Memoria de Nuestra Tierra” por Judith Baca, está ubicada en Ronald Tutor Campus Center y demuestra el triunfo y la lucha por justicio social entre las minorías, incluidos los latinoamericanos, las mujeres, los afroamericanos, y otros. Como un mural, esto representa los valores sociales de la comida en el arte, mientras que “Xipe Totec” muestra los valores religiosos y la celebración de la comida en el arte. Reflejan las diferentes funciones de la comida en el arte, pero en conjunto demuestran como la comida se relaciona con el arte de maneras tan diferentes.

#6 Arte y comida en LACMA

Durante nuestra excursión a LACMA (un museo de arte en Los Ángeles), vimos muchos objetos de arte. Pienso que hay una conexión profunda entre el arte y la comida. Para mí, el arte y la comida son una expresión de la cultura de una sociedad. Una obra de arte puede mostrar la historia y pensamientos de una sociedad y a su vez,  la cocina de un grupo tiene la misma función. Por ejemplo, el maíz era una comida muy importante en la cultura azteca. Los aztecas pensaban que los dioses creaban todos los  humanos de maíz (técnicamente, de masa). Por eso, los aztecas usaban las imágenes del maíz y los dioses de maíz en su arte.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por consiguiente, la figura en LACMA de un hombre con la apariencia de Xipe Totec representa la relación entre el arte y el maíz en la cultura azteca. Xipe Totec es un dios azteca de la vida, la muerte, y la agricultura. Su función en la sociedad azteca era dar comida a la gente a través de un sacrificio de su piel. La pérdida de piel imita el ciclo de crecimiento de maíz. Como consecuencia, esta figura es muy interesante porque simboliza la renovación de vida, o la continuación de un suministro de maíz a los aztecas. En gran parte, el motivo de maíz representa las tradiciones y las creencias de los aztecas.

LACMA Blog Pics (6)
Xipe Totec

Por otro lado, en mi universidad hay un mural de Judith Baca que se llama La Memoria de Nuestra Tierra: California. Este mural tiene algunos temas similares como los de la figura de Xipe Totec. En primer lugar, el maíz en las dos obras es importante. En el mural, hay imágenes del maíz porque es un cultivo precioso a los latinos. También, el mural es sobre la comida  porque Baca pintó un campo en el fondo y un grupo de campesinos (estos símbolos producen comida a la sociedad).  Sin embargo, hay diferencias entre el mural y el objeto de Xipe Totec  porque tienen funciones diferentes. Mientras la figura de Xipe Totec es una reliquia religiosa, el mural es un comentario sobre las injusticias en los Estados Unidos. Su mural es un castigo a la sociedad y un comentario social sobre la vida dura de los campesinos. La figura de Xipe Totec sólo representa las costumbres de los aztecas y no ofrece un mensaje político. No obstante, el mural y la figura de Xipe Totec son un reflejo de los alimentos en el arte.

Judith Baca Mural
La Memoria de Nuestra Tierra: California

 

#6: Frida Kahlo y Comida

Cuando entramos en la exhibición de arte latino en LACMA, ya pensaba en un tema para mi blog. Las tasas me parecían un buen tema; me encanta el chocolate que las personas indígenas bebían en los objetos que ahora se exponen en LACMA. Estaba tomando notas sobre la historia de cacao cuando miré el retrato por Frida Kahlo.

IMG_0967.JPG

Es un retrato de frutas con prominencia en América Latina—cocos por supuesto y también papayas. Se puede ver unas lágrimas cerca de los huecos en los cocos. Típicamente, Frida Kahlo pintaba autorretratos, pero cuando se hizo más y más enferma, sus autorretratos se convirtieron en naturaleza muerta. Algunos escolares sugieren que Kahlo dejó de pintar autorretratos porque se hizo decepcionada con su cuerpo físico. En vez de autorretrato, usaba la naturaleza muerta para comunicar sus señas de identidad.

IMG_0969
Un autorretrato de Kahlo

Los “cocos llorando” o “cocos gimientes” me interesan porque reflejan una perspectiva individual y más generalmente latina. Nuestra guía en LACMA nos dijo que la mezcla de frutas en el retrato representa el mestizaje de América Latina; comunica la influencia del mundo en la comida latina también. Al mismo tiempo, refleja definitivamente la lucha interna de la artista, cuyas lágrimas  corren por los cocos. Pienso que la comida también refleja dos perspectivas —una de la comunidad y origen cultural y la otra de la persona que la cocina o come.

Todo el mundo  que ve el arte puede interpretarlo como quiera. De la misma manera, la comida puede tener significado distinto por todos que la comen. El retrato “Cocos gimientes” por Frida Kahlo se unen ambos conceptos, y me causó a pensar en la historia de la comida latina pero también la experiencia de Kahlo cuando pintaba—su perspectiva de la comida y su vida, reflejada en su arte.