Análisis del racismo en el sistema alimentario; reflexiones

por Hadee Makda

Como estudiamos en una institución justo al lado, o más bien dentro, de South LA, es importante que recordemos el contexto histórico de esta comunidad. Además, lo que ha pasado con el sistema alimentario y la agricultura urbana en South LA no es único a esta comunidad, sino a otras partes del país también. Una razón para estos problemas es que el racismo estructural siempre ha existido en este país y todavía contribuye a la brecha económica entre las clases y personas de razas diferentes. En su artículo “Desmantelando el Racismo del Sistema Alimentario”, Ana Galvis lo explica en términos claros: “La propaganda llamando a ‘arreglar el sistema alimentario roto’, presupone que antes el sistema alimentario capitalista solía funcionar bien. Esta suposición ignora la extensa historia ‘racializada’ del maltrato de la gente de color.” 

El problema del racismo estructural no sólo existe en los sistemas alimentarios, sino también en las instituciones como universidades y corporaciones con su explotación de sus empleados. Recuerdo al final de marzo las protestas de los conserjes de USC contra su empleador Aramark. Protestaron para expresar “their demands of higher wages proportional to inflation rates in Los Angeles and affordable healthcare benefits” (Fajardo, 2022). Ya que la mayoría de estos empleados son latinos, no me sorprende que su compañía intentara explotarlos. Además, era raro que inmediatamente la semana próxima una conserje fuera arrestada por robo de una mochila de un estudiante (Gomez, 2022). A mí me parecía que este evento se suponía que nos distrajera de las negociaciones entre Aramark y sus empleados. Estoy seguro que si eran blancos, tantas acciones no se necesitarían. Para romper este ciclo del racismo estructural, es muy importante que las personas que tengan privilegios los usen para exigir que el estatus de grupos afectados sea elevado. 

Si yo fuera un residente nativo de South LA (y especialmente uno sin carro), sería difícil tener acceso a comida saludable. Una caminata al mercado o al supermercado duraría entre 10-30 minutos y menos con una bicicleta. Tendría que caminar por 1-2 millas para llegar a mercados como Smart & Final, Food 4 Less o Northgate Market. Aunque estas tiendas tienen comida saludable y menos cara, el tiempo que tendría que tomar para preparar comida entre todas mis otras responsabilidades haría que mi vida fuera muy difícil.  

Aunque no pude asistir al Garden School Foundation por mi diagnóstico de COVID-19 😦 , tengo mucha experiencia con la agricultura urbana y jardines comunitarios como Presidente del SC Garden Club en USC. Cada viernes nos reunimos en el Parkside Garden en la parte sur del campus y cultivamos cosechas diferentes como tomates, frijoles, maíz, sandías, pepinos, chiles, fresas, etc. Siempre tratamos de usar prácticas sostenibles como usar menos agua y hacer compost. También, hemos trabajado con organizaciones como el Solano Canyon Community Garden y Community Services Unlimited. Reflejando en mis experiencias, creo que cultivar su propia comida es una de las mejores cosas en el mundo. Además, cada persona tiene la habilidad para hacerlo.

Reflexión:

I can easily say that SPAN 385 has been my favorite class at USC. It’s not very difficult to say this considering the many field trips we’ve been on, all the food we’ve tried, and the unique speakers we’ve had the pleasure of learning from. I could not see this class really be replicated at any other institution in LA given our proximity to so much gastronomy and culture. I have loved all of our trips, but there are definitely some highlights. I loved getting an exclusive look at David Siqueiros’s mural in Olvera Street as well as LA Plaza Cocina. It will also be hard to forget our tour of Boyle Heights, the Mercadito, and Mariscos Jalisco. I don’t think I was able to eat the rest of the day after that field trip! Plus, that trip was when I bought my famous “Tóxico” shirt. Finally, being able to make tacos on campus was iconic and honestly some of the most fun I’ve had in a class. 

As far as topics, I am glad we learned about authenticity and its merits because I feel like I learned I can still enjoy food that isn’t conventionally “authentic.” Gentrification, genteficación, and culinary appropriation were also interesting and important considerations for the present moment. Being able to learn about the history and precarious relationship between vendedores ambulantes and the government was fascinating and helped me respect their fight even more. Finally, as a Health Promotion major who participates in urban agriculture, I can’t forget to mention learning about urban agriculture and food deserts. I feel like I named half of the class topics. 

Thank you to all of you for being such great classmates and always making discussions in class thought-provoking! Special shout out to Anya and Hannah for putting up with my antics and being the best companions on our excursions. I’m also so grateful that I was able to go to Colombia this year while taking with me everything that I learned from class. And of course, thank you Profe for organizing so many speakers, field trips, and activities. I really felt your passion for this class, and I hope you continue to offer this class at USC for as long as possible! ¡Gracias a todos!

Fuentes:

Fajardo, Tony. (2022). “Janitorial workers demand higher wages.” Daily Trojan, https://dailytrojan.com/2022/03/31/janitorial-workers-demand-higher-wages/

Galvis, Ana. (2016). “Desmantelando El Racismo Del Sistema Alimentario.” Food First, https://foodfirst.org/desmantelando-el-racismo-del-sistema-alimentario/.

Gomez, Melissa. (2022). “A beloved USC custodian was accused of theft and fired. The campus is rallying behind her.” Los Angeles Times, https://www.latimes.com/california/story/2022-04-08/usc-faculty-students-rally-behind-custodian-accused-of-theft 

El Ramadán, el rival de Taco Zone y la gran importancia de vendedores ambulantes en LA

por Hadee Makda

Como algunos de ustedes ya saben, el Ramadán comenzó este sábado para muchos musulmanes de todo el mundo. Esto significa que durante el próximo mes estaremos ayunando desde el amanecer hasta el atardecer sin comida ni agua. Para ser honesto, este Ramadán se siente diferente a los Ramadán anteriores. Durante mi primer año en USC, solo tuve que pasar unos días en ayunas durante la temporada de finales antes de regresar a casa para recibir comida gratis de mi familia. Pasé el Ramadán de segundo y tercer año completamente en casa debido a la pandemia, pero debido a que el Ramadán retrocede aproximadamente dos semanas cada año por el calendario lunar, lo pasaré en la escuela.

Estaba preocupado por este blog porque no sabía si habría vendedores ambulantes cerca de mi apartamento después del atardecer. Sin embargo, me recordé que los food trucks y los puestos en las aceras también son vendedores ambulantes. Tenía la intención de probar el puesto de tacos frente a Ralph’s porque supuestamente era mejor que el amado Taco Zone. Entonces, hice planes para ir allí. Después de romper mi ayuno con dátiles, agua y una samosa, llevé a mi compañero de cuarto y a mí al puesto. Al llegar aprendí que el nombre del puesto era Panchitos Tacos. La operación parecía más organizada que Taco Zone, con un menú impreso y un espacio amplio para cocinar. A la derecha, había una enorme olla que parecía tener carne de res o cerdo (no halal, pero sin embargo se veía genial).

Pedí una mulita de asada y dos tacos, uno de asada y otro de pollo. Mi compañero de cuarto pidió cuatro tacos: dos de asada, uno de pollo y uno al pastor. Mientras esperaba nuestro pedido, le hice algunas preguntas al cajero sobre el negocio. Parecía bastante joven y se sorprendió de que estuviera interesado en aprender más sobre su experiencia. Aprendí que abrieron hace cinco meses y que el negocio era estable, pero no parecía estar muy popular, según él. También me dijo que su pariente quería iniciar este negocio, pero no pude hablar con él porque estaba ocupado cocinando. Hablé con otro cliente que era del vecindario y me dijo que empezó a comer aquí desde diciembre porque sentía que la calidad era mejor que la de Taco Zone.

Llevamos nuestros tacos a casa e inmediatamente me di cuenta por el olor que iban a estar ricos. Después de poner mis salsas favoritas, el taco de asada estaba bien cocinado y las tortillas de maíz estaban frescas. Los tacos de pollo también estaban deliciosos, pero no tanto como el taco de asada. Sin embargo, la mulita de asada era mi favorita y tenía una gran proporción de carne y queso y no era demasiado aceitosa. Realmente disfruté Panchitos Tacos y probablemente los elegiré en lugar de Taco Zone en el futuro. Definitivamente me hizo sentir mejor después de un día de ayuno.

Después de nuestra conversación con la Señora Merced Sánchez, comencé a pensar más en la gran cantidad de vendedores ambulantes en Los Ángeles. Cuando visitaba Los Ángeles cuando era niño, lo asociaba con fruteros y vendedores de perritos calientes fuera del Staples Center. A pesar de su ubicuidad, estas empresas enfrentaron tantos obstáculos como multas, confiscación de equipos y estrictos estándares de códigos de salud. Es un avance asombroso que la venta ambulante se legalizara en 2017, pero el proceso de obtención de permisos ha tenido sus propios inconvenientes. Según un artículo de LA Taco, “Annual city permits are priced at $291 ($541 after July 1), while county permits cost $772 yearly. Vendors must also pay $746 for a one-time cart inspection. Licensing permits for California physicians cost $820 every two years, by contrast, in a profession with median salaries of more than $200,000” (Villafana and Ross, 2021). Cuando le pregunté a la Sra. Sánchez si la mayoría de los vendedores tenían permisos, me dijo que muchos optaron por no hacerlo porque eran demasiado caros. Sin embargo, curiosamente, también me dijo que algunos vendedores quieren vender productos ilegales, pero nunca he oído de esos antes.

Finalmente, los vendedores ambulantes tienen que lidiar con la discriminación. Como dijo Faustino Martínez, el dueño de Bolis El Oaxaca, “‘Street vendors have a right to work without being harassed in public’” (Bautista, 2020). Todavía hay mucho que hacer antes de que los vendedores ambulantes obtengan el respeto y el apoyo que merecen.

Fuentes

Bautista, Nidia. “Los Angeles Street Vendors on the Toll of the Coronavirus Pandemic | Food & Wine.” Food & Wine, Food & Wine, 24 July 2020, https://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic

Villafana , Janette, and Jack Ross. “Fines and Confiscation: Explaining L.A.’s Arbitrary Street Food Cart Law the County Uses to Criminalize Street Vendors.” L.A. TACO, 10 Jan. 2022, https://www.lataco.com/carts-street-food/. 

La gentrificación, la misapropiación y una taquería de USC

por Hadee Makda

Vivir en una ciudad metropolitana como Los Ángeles, no es difícil encontrar ejemplos de la gentrificación y restaurantes cuya comida nos pregunta si es una forma de apropiación culinaria. Boyle Heights es un ejemplo de un vecindario que está combatiendo la gentrificación a través del activismo, pero enfrenta sus propios desafíos por parte de residentes latinos emprendedores que han establecido negocios como Guisados, que podría ser una forma de “genteficación”. Observé esto en mi propio viaje a Boyle Heights en el vivero Latinx with Plants. Se fundó en 2019 por el artista Andi Xoch con la misión de “build[ing] a community (and world) that is more equitable through plants and our growing platform. We seek to spread ancestral plant knowledge to combat the environmental racism that plagues brown and black communities” (Latinx with Plants, n.d.). Apoyo completamente esta misión, sin embargo, cuando fui a la tienda, los precios eran notablemente más altos que los que vi cuando visité el Flower District. Pensé en cómo los residentes de Boyle Heights podrían no poder pagar estos precios y atraer a una clientela más rica y blanca en su lugar.

Durante nuestro viaje a Boyle Heights, pasamos por otro vivero llamado PLANTTAS que visité el día que fui a Latinx con Plants. Esta tienda no era tan linda como Latinx with Plants, pero sus plantas tenían un precio más razonable y no parecían atraer a una clientela muy diferente a la demográfica de Boyle Heights. No estoy seguro de si los dueños fueran residentes de Boyle Heights, pero en general sentí que este negocio era más sensible a las necesidades de la comunidad.

Esta discusión sobre la gentrificación naturalmente me causó pensar en la gentrificación que ha tenido que soportar la comunidad alrededor de USC. Fue gracioso que al principio me costó encontrar un restaurante que visitar para explorar la gentrificación y la apropiación culinaria ya que USC Village está a 5 minutos a pie de mi apartamento (o 2 minutos en monopatín). Cuando le pregunté a Anya a dónde pensaba ir, ella me recordó de mi restaurante preferido en el Village: City Tacos. Había mucho sentido visitar este restaurante, ya que trata de incorporar ingredientes no tradicionales en sus platos y al mismo tiempo mantener alguna autenticidad. Héctor Aguirre, gerente y copropietario de City Tacos, dijo: “Our tacos tend to be authentic. We’re very innovative, adding different types of ingredients into them and … different flavors on them” (Dikshit, 2021). Aunque ya habíamos estado allí antes, Hannah, Anya y yo decidimos examinar mejor nuestra comida y experiencia en City Tacos.

Tenía muchas ganas de pedir su taco de pescado con salsa de fresa, pero desafortunadamente se acabó esa noche. En cambio, pedí los tacos de camarón enchilado, carne asada y “quesibirria del norte”. Una cosa que me llamó la atención fue la forma en que se enumeraban los ingredientes en el menú. Para la quesibirria, el menú la describió como “au jus infused (mulita) quesadilla with slow-cooked pulled beef (guadalajara style) finished with onions and cilantro 4.50.» Esta descripción me recordó cómo el Chef Rick Bayless cambiaría las descripciones de sus menús para hacerlas más apetecibles para los clientes. Por ejemplo, la forma en que describió el mole en su menú como “a Oaxacan red mole from the coast” (Pashman, 2016) parecía como “guadalajara style” en el menú de City Tacos. Además, el uso de la frase francesa “au jus” (con jugo) parecía tener sus raíces en la idea de que asociarse con la cocina francesa eleva una cocina “inferior”.

En general, los tacos se hicieron con ingredientes de calidad y el camarón enchilado fue mi favorito porque me gusta la dulzura y el sabor del chipotle. La carne asada era decente, pero la quesibirria estaba bastante salada y carecía de la jugosidad que yo esperaba de un taco de birria como el que tuve en Macheen.

Para mí, doy la bienvenida a los ingredientes no convencionales como las fresas y las almendras en City Tacos. Sin embargo, me pregunto cómo me sentiría si los dueños de esta cadena de restaurantes basada en San Diego fueran blancos y no mexicanos. Mi primer pensamiento podría haber sido que hubiera algún elemento de apropiación cultural, pero no lo llamaría misapropiación cultural, que “occurs when a cultural fixture of a marginalized culture/community is copied, mimicked, or recreated by the dominant culture against the will of the original community and, above all else, commodified” (Springer, 2018). Creo que lo que diferencia la apropiación de la misapropiación es el respeto y la educación que la cultura dominante tiene por la cultura marginada, y además la inclusión de miembros de esa cultura en el proceso.

Bibliografía:

Dikshit, Twesha. “City Tacos offers unique twist ‘con sazón!’” Daily Trojan. 13 October 2021. https://dailytrojan.com/2021/10/13/city-tacos-offers-unique-twist-con-sazon/

Latinx with Plants. “About Us.” n.d. https://latinxwithplants.com/pages/about-us

Pashman, Dan. “Other People’s Food Pt. 1: White Chef, Mexican Food.” The Sporkful. Stitcher Productions. 21 March 2016. http://www.sporkful.com/other-peoples-food-part-1-rick-bayless-white-chef-mexican-food/ 

Springer, Devyn. “Resources on What ‘Cultural Appropriation’ Is and Isn’t.” Medium. 11 September 2018. https://medium.com/@DevynSpringer/resources-on-what-cultural-appropriation-is-and-isn-t-7c0af483a837.

Una noche picante en Guisados

por Hadee Makda

Es la noche del 14 de febrero: San Valentín. Anya y yo decidimos salir juntos otra vez, esta vez listos para probar la comida guatemalteca en Mi Cocinita Chapina en Hoover, justo después del paso elevado de la I-10. Después de dar vueltas por casi 15 minutos tratando de encontrar un estacionamiento, caminamos a la entrada de la Cocinita. Desafortunadamente, Yelp nos mintió y ya estaba cerrado. Fue entonces cuando decidimos iniciar plan B: Guisados. Especializan en tacos con carne guisada (“stewed”) que se supone evocar la comida casera. No representan una sola parte de México (tal vez la Ciudad de México) sino una mezcla. Guisados ​​está ubicado debajo del Spring Arcade Building, un lugar con el que siempre me encuentro cuando camino por el centro de Los Ángeles. Sólo una cuadra lejos, puedes encontrar The Last Bookstore y también la segunda ubicación de uno de mis restaurantes favoritos del sur de Asia, Biriyani Kabob House.

Mientras tomaba fotos del frente del restaurante para este blog, Anya señaló que alguien dentro del restaurante estaba tratando de llamar mi atención. ¡Me sorprendió ver a mi buena amiga Nancy Aguilar en una cita con su novio! Después de reírse de nuestra reunión fortuita, Nancy sintió que los tacos estaban «OK», específicamente el taco de mole poblano, el que yo tenía en mente. Pedí un taco de bistek en salsa roja, uno de mole poblano y uno de pescado. Recordé la reseña de Guisados ​​de Jonathan Gold y cómo se entusiasmó con los tacos de chiles toreados que tienen 5 chiles imprimidos junto a su nombre en el menú. Estúpidamente, escuché su recomendación pero olvidé cómo escribió este taco “could go 15 rounds with Oscar De La Hoya” (Gold, 2011). También pedí su versión del Arnold Palmer, el “Armando Palmero” que es una mezcla de jamaica y limonada.

Eché un vistazo al restaurante y vi a una clientela completamente joven y multicultural sentada en las mismas sillas industriales de metal que todos los restaurantes parecen tener hoy en día. Las paredes estaban cubiertas de pinturas que parecían ser de artistas locales. Anya y yo elegimos comer afuera bajo las luces de cuerda de Spring Arcade. Mis tacos me saludaron con un cálido y reconfortante aroma. Primero probé el taco de pescado. El color de la salsa y las verduras era vibrante, y cuando lo mordí, recibí una mezcla de verduras crujientes y pescado suave. Me gustó la capa de frijoles negros debajo del pescado que proporcionó sustancia y calorías adicionales. Aunque disfruté del pescado a la plancha, todavía prefiero el pescado frito.

Mi próxima exploración fue el bistek en salsa roja, que era mi taco favorito de la noche. La carne en tiras estaba jugosa y tenía una gran textura. El aguacate proporcionó una agradable pesadez que contrarrestó la acidez de los tomates y también me alegró ver una capa de frijoles en esto. En cuanto a mi próximo taco, no lo recomendaría a menos que disfrutes del dolor. La presentación de los habaneros, serranos, jalapeños y chiles tailandeses individuales fue agradable a la vista, pero no fue agradable para mi estómago. Después de sólo una probadita, me tiraron al ring con Oscar de la Hoya y me tragué la mitad de la horchata de Anya y todo mi Armando Palmero. Aquí hay un video:

Después de que terminó mi emergencia picante, comí mi taco de mole poblano. Disfruté del sabor de los cacahuetes y el de las semillas de sésamo, sin embargo, Anya y yo estuvimos de acuerdo en que nos faltaba un poco de «algo».

En general, recomendaría Guisados ​​por sus muchas opciones de tacos de guisado y también por su compromiso al uso de ingredientes frescos. Después de la cena, caminamos unas cuadras por la calle hasta Paradis, una heladería que se especializa en helados orgánicos.

La Autenticidad

En cuanto al tema de la autenticidad, creo que Guisados ​​es un buen caso de estudio. Guisados ​​abrió por primera vez en Boyle Heights y su misión es llevar comida casera a sus clientes. Sin embargo, su menú tiene elementos que probablemente no se consideren “auténticos” si los vemos desde la perspectiva de la cocina tradicional mexicana. Comidas como el taco de chiles toreados con chiles tailandeses y los tacos de “Weenie” (perritos calientes) están hechos con ingredientes que no son nativos de la cocina mexicana, pero probablemente se desarrollaron como resultado de la disponibilidad de ingredientes que se encuentran en los EE.UU. Como escribió la profesora Sarah Portnoy, los “chefs and home cooks [inmigrantes y mexicanos] adapted their dishes to the ingredients available in the United States” (Portnoy, 2017). 

Estas ofertas en Guisados ​​son un ejemplo de la cocina de estos últimos «Otros híbridos» que Lisa Heldke menciona en su obra: “we desire encounters with truly authentic Others, not mediated hybridized Others who are already influenced by the likes of us” (Heldke, 2005). Los “Others” en este caso se refieren a los personas del sur de California con raíces mexicanas que operan Guisados. En Guisados, han decidido incorporar ingredientes de su entorno inmediato y de su crianza (que algunos de nosotros podríamos compartir con ellos) como una forma de atraernos. Soy de la opinión de que este tipo de restaurante se considera “auténtico” a su propia manera. 

Sources:

Gold, J. (2011). JONATHAN GOLD REVIEWS GUISADOS. Accessed on 13 February 2022. Retrieved from https://www.laweekly.com/jonathan-gold-reviews-guisados/.

Heldke, L. (2005). “But is it Authentic? Culinary Travel and the Search for the ‘Genuine Article.’” The Taste Culture Reader: Experiencing Food and Drink, Berg, 385-394.

Portnoy, S. (2017). “Good Food and the Problematic Search for Authenticity.” Accessed on 15 February 2022. Retrieved from https://www.kcet.org/shows/the-migrant-kitchen/good-food-and-the-problematic-search-for-authenticity

Una excursión a Sonora(town)

Por Hadee Makda

Parte I: Mi identidad culinaria y las samosas

Mi identidad es una mezcla de varias influencias. Nací en Anaheim, California en el Condado de Orange. Mis padres son inmigrantes de la India y de Pakistán. Mi mamá es de la ciudad india de Hyderabad que es conocida por su biryani, un plato de arroz con carne y muchas especias. Mi papá nació en Pakistán, pero sus padres son del estado indio de Gujarat que es conocido por sus dulces y comida vegetariana. Finalmente, mi familia es musulmana así que normalmente sólo comemos la carne halal, o preparada con las reglas de Islam. Cuando era pequeño, mis padres aprovechaban la diversidad culinaria en el Condado de Orange, especialmente la cocina vietnamita y árabe. 

Unas samosa de papa

Aunque en la cocina de mi familia no usamos maíz, hay un plato que también puede ser una representación nacional de la India: la samosa. Como los tamales, las samosas tienen una gran variedad de preparaciones y rellenos, tal como la carne molida, papas y diferentes especias. La samosa se come con amigos y familia, en restaurantes y bodas, y en mi caso, la mezquita. Durante el mes de Ramadán, cuando dejamos de ayunar en la tarde, uno de los primeros platos es una samosa. A pesar de este papel importante de la samosa, parece que personas creen que este plato es insignificante. Peter Meehan describe un fenómeno similar en cuanto a los tacos, “It’s ridiculous to restrict tacos to being a cheap food that you eat quickly…but why can’t that still be a vehicle for the best cooking in the world, for the best restaurants in the world?” (Netflix, 2018). Pienso que esta cita puede describir la cocina india en general porque las personas quizá no entiendan la comida.  

Lo fascinante de la comida es su habilidad de conectarnos con el mundo y diferentes culturas a través de su preparación y de los ingredientes. En el caso de la samosa, hay tipos que están rellenas con papas que es una cosecha de las Américas. Gracias a esto, este tipo de samosa se puede comer por toda la población de la India porque es vegetariana, no como los con carne de vaca. Es un ejemplo de la disolución de “las fronteras regionales, étnicas y de casta, y a propiciar el nacionalismo indio” (Pilcher, 2001). Sin embargo, esta disolución dentro de la India es una calidad inherente de la comida. 

En cuanto al sabor de la comida, definitivamente hay una relación con la identidad. El sabor de la comida puede representar la personalidad, el crecimiento, y los gustos y aversiones de las personas que la cocinan. La comida india tiene muchas especias y nunca es aburrida, así que me gusta creer que también soy. 

Parte II: Taqueando en Sonoratown

Con nuestra compañera de clase y mi amiga Anya, fuimos para taquear en el restaurante Sonoratown en el centro de Los Ángeles. De verdad visité este restaurante para una cita en septiembre de 2019 por recomendación de la serie “Worth It” publicado por Buzzfeed. Durante ese tiempo, estaba tratando de impresionar a mi cita con un restaurante muy popular. Tuve éxito y le encantó la comida, pero al final no funcionó nuestra relación. ¡Ni modo! No obstante, quería probar su comida otra vez más que nunca porque ya tenía una perspectiva nueva sobre los tacos de este restaurante en particular.

Recogí a Anya el domingo por la tarde y las calles estaban quietas, una escena muy rara en comparación con el tráfico de LA. Estudiamos el menú y decidí pedir tres tacos: de costilla, de tripa, y de poblano y frijoles. Les pedí que preparen los tacos con tortillas de maíz aunque los de trigo son del norte de México y Sonora. La razón es que tienen grasa de cerdo que está prohibido comer como musulmán. 

Anya y yo decidimos comer en la banqueta en una de las mesas de pie. Hacía frío pero afortunadamente no tuvimos que esperar mucho tiempo. Los tacos llegaron en platos rojos y delgados, los de carne en uno y el de verduras en el otro. La boca empezó a salivar mientras que la salsa y la carne brillaban contra la oscuridad de la noche. Empezamos a comer nuestros tacos de costilla. Con la primera mordida, recibí una deliciosa mezcla de carne, salsa, repollo y queso. La tortilla de maíz se desmigajó en el medio y tuvo un sabor de carbón a través del círculo roto. Terminé de comerlo muy rápido así que pude probar el taco de tripa. Los pedazos de tripa me miraron en los ojos y se parecían a fideos rellenos de carne. A pesar de mi aprehensión, lo probé con una mordida grande. La carne era mullida y salada, y el sabor era muy rico. Mi tercer taco fue perfecto como el último porque los frijoles y el poblano a la plancha me proveyeron dulzura. 

Después de comer, les pedí otra orden por mi compañero de apartamento. Esta vez, Jennifer Feltham, la cofundadora que habló en “Crónicas del taco», tomó nuestro pedido. Tímidamente le dije que somos de una clase de comida y le pedí si pudiera tomar una foto con nosotros. Era muy agradable y aquí están los resultados:

¡Anya, Jennifer Faltham y yo tomamos una foto!

Aunque no podía comer sus tortillas distintivas, recomendaría Sonoratown por la experiencia, buen servicio y el compromiso de los fundadores a compartir la comida de Sonora con los angelenos. 

Fuentes

Netflix. (2018) “Tacos.” Ugly Delicious, Season 1, Episode 2.

Pilcher, J.M., Schussheim, V. (2001). «¡Vivan los tamales!: la comida y la construcción de la identidad mexicana.» Reina Roja, S.A. de C.V. 

¡Hola!

¡Hola a todos! Me llamo Hadee y soy de Anaheim, California (la misma ciudad con Disneyland). Mi especialización es la promoción de salud y la prevención de las enfermedades con sub-especializaciones en español y las ciencias naturales. Este semestre es mi último en USC y después de graduarme asistiré a la escuela de medicina. Algunos de mis pasatiempos son jardinería, senderismo, cocinar/hornear, astronomía y por supuesto comer. Me encanta todo tipo de comida y siempre quiero probar diferentes tipos de comida. ¡Estoy emocionado de aprender sobre la fascinante cultura de la comida latina de Los Ángeles!