Cultura que transciende fronteras: Reflexiones de Olvera Street y Boyle Heights (por Tasfia)

Los Ángeles tiene una historia rica y culturalmente diversa. Exploramos una parte de esta historia en clase, a través de nuestra excursión a la calle Olvera.  Olvera Street es considerada el mercado mexicano más popular de la ciudad.

Este mercado mexicano recrea un romántico “Viejo Los Angeles” con su calle larga y estrecha, sombreada con arboles. Mientras caminábamos por el camino de Olvera, vimos muchos vendedores, tiendas, cafeterías, y restaurantes. Las tiendas y los puestos vendían arte tradicional mexicano, cerámicas coloridas, instrumentos musicales, disfraces, artículos de cuero, sombreros y baratijas. Era una calle llena de color.

También hay múltiples opciones para comer. Cuando visité la calle Olvera por primera vez, comí en la Casa la Golondrina Café. En este restaurante, mi pedido de mole de pollo se combinó con entretenimiento de Mariachi. Con mi clase, fui a un pequeño lugar se llama El Cielito Lindo hace unas semanas. Ellos especializan en taquitos fritos de carne desmenuzada con salsa de aguacate – son consideradas una “must-try”. El menú de El Cielito Lindo también incluye burritos y chile rellenos. Aunque la comida era deliciosa, no era la mejor comida mexicana que yo había probado. Los taquitos fritos estaban crujientes, pero aún tenían un poco de suavidad por dentro. La carne estaba un poco seca, pero la salsa de aguacate era cremosa y agregaba humedad a cada bocado. Sin la salsa, los taquitos se habría sentido incompleta, y demasiado secos para comer. La Dra. Portnoy también afirma esto en su libro, Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles:

I always find that they taste as if they have been cooked ahead of time and quickly reheated, a suspicion substantied by an NPR interview in which current co-owner Diana Guerrero Robertson says that the taquitos “start at our warehouse in Lincoln Heights, where we make our tortillas fresh.

Cielito Lindo en Olvera Street

Durante mis viajes a Olvera Street, se hizo evidente que este camino era un lugar comercializado para turistas. Según Dra. Portnoy, la calle Olvera fue desarrollada principalmente para visitantes Anglos. Actualmente, estoy tomando una otra clase sobre la historia mexicoamericana, donde habíamos leído mucho sobre Olvera Street. Según un artículo de Phoebe Kropp en Radical History Review, los anglos describieron Olvera Street como, “A Mexican Street of Yesterday in a City of Today.” Kropp argumenta que “a street of yesterday” se refería a la comunidad mexicana en un sentido histórico, mientras que “a city of today” se refería a una ciudad que era la propiedad de anglos. Una mujer rica y anglo que se llamó Christine Sterling desarolló esta calle “auténtica” para reflejar una sensación de nostalgia y una fantasía romántica española que existió en el pasado. Para mí, parece que los anglos intentaban implicar que el único lugar para la cultura mexicana en la ciudad moderna de Los Ángeles era en este espacio limitado, y en el pasado. Pero, según Dra. Portnoy, la calle Olvera se transformó en el epicentro de la cultura mexicana en la ciudad. Los mexicanos y los mexicanoamericanos usan la calle Olvera, y no solo como empleados en disfraces. De hecho, utilizaron la memoria Anglo y el espacio para empezar negocios. El Día de los Muertos y el Día de la Independencia de México se celebran en Olvera Street todos los años. En otros días, la música mexicana da vida a la plaza y mantiene la “autenticidad” de la calle.

¿Pero podemos llamar a la calle Olvera auténtica? Aunque la calle Olvera representa hoy las adaptaciones culturales de la comunidad mexicoamericana, también refleja una historia de “white washing”. La calle es una colorida fantasía española construida originalmente para los anglos, por los anglos. Según el historiador Deverrell:

“Even in its expressions of institutional and infrastructural growth, [Los Angeles] adhered to patterns of racial privilege and ethnocentrism.”

Sin embargo, mis observaciones de la calle Olvera recientemente también me demostrado que ambos las comunidades de anglos y mexicanas utilizan este romántico fantasía española para sus propios objetivos.

La calle Olvera todavía tiene un papel en la vida de muchas comunidades hoy en día, y también cuenta una historia importante de la marginación de una comunidad que no debemos olvidar. Por lo tanto, es difícil describir el lugar como “no auténtico”. La fusión y convergencia de culturas entre el colonizador y el colonizado (llamada transculturación en las lecturas) representa una parte importante de la historia mexicana que transcienda las fronteras de hoy. Refleja la idea de un “Gran México”, como se discute en el artículo de Dra. Portnoy, “Good Food and the Problematic Search for Authenticity.”

‘Greater Mexico’: the idea that Mexico and its culture doesn’t stop at the border.

Según Dra Portnoy, la idea de autenticidad se construye socialmente y personalmente. Además, creo que descartar este “auténtico” representación de “white washing” en Olvera Street nos hará descartar la historia de la comunidad mexicana que esta calle impactó.

Olvera Street

Otros lugares que visité, como Mercadito y Mariscos Jalisco, pueden parecer más “auténticos” en las primeras impresiones. Eso es porque estos lugares parecen ser mexicanos en su esencia. El Mercadito es similar a los mercados comunitarios que visité en Oaxaca. El barrio donde reside este mercado ha sido principalmente latino. Algunas partes de Boyle Heights están gentrificadas, pero los precios y la estética del Mercadito reflejan que la “influencia de hípsters” que caracteriza una gran parte de Los Ángeles no había llegado al mercadito. El mercado es animado y ruidoso, y sus sonidos y olores provocan una sensación familiar de México. Disfruté caminando e ir a las tiendas muy diversas que venden ropa, artículos de cocina, bocadillos y limones de coco rellenos. Parece que podría satisfacer todas de las necesidades de las familias.

En Boyle Heights, también probé los mejores tacos que he comido en mi vida. Los tacos de camarones es una sabrosa mezcla de camarones en una tortilla de maíz blanco, bajo una salsa de tomate y repollo, con aguacate en rodajas. Son una excelente yuxtaposición: el crujido de la tortilla complementa la suavidad del relleno de puré de papa. La riqueza de todo taco el taco contrasta con el ácido de la salsa. El umami de los camarones funciona bien con la frescura de las verduras de salsa. También comí unos bocados del aguachile, que consistía en camarones limpios en un sabroso líquido parecido al ceviche, en una tortilla crujiente. La salsa del aguachile es muy picante – ¡es importante tener cuidado! Disfruté especialmente el sabor picante de la salsa porque me recordó el sabor picante y cítrico del marisco bengalí de mi país natal. Aunque no estoy familiarizado con los mariscos mexicanos, era evidente que esta lonchera trae la frescura del mar a las calles de Boyle Heights. Es difícil reclamar Mariscos Jaliscos como “no auténtico” porque es icónico en sí mismo.

Parece que Mariscos Jalisco recibe algunos de los beneficios económicos de la gentrificación de Boyle Heights. La atracción e el respeto que ha obtenido a través de su reconocimiento y premios, debido a los críticos, y los “influencers” y “hípsters” de Los Ángeles, ayudaron Mariscos Jalisco a expandir su audiencia y obtener ganancias. Sin embargo, no podemos hacer este reclamo para todo del gente y empresas locales en Boyle Heights. Cuándo más y más personas ocupan un área, es importante recordar las comunidades que definen este espacio. La gentrificación y la genteficación pueden ser similares al “white-washing” si desplazan a las comunidades y borra la cultura que prosperó en estas áreas.  Por lo tanto, aprendí que Olvera Street, Mercadito, y Mariscos Jalisco son auténticos a sus propios maneras – todos representan diferentes piezas de la cultura e historia latinoamericano.  

Blog #7: El arte alimentario (Maddy H)

La comida es un parte de vida esencial. Cada día, necesitamos comer y todos nuestros antepasados habían hecho el mismo. Los objetos de arte ayudan a asegurar la comida y protegerla, a servirla y almacenarla. También, las obras de arte reflejan como nuestros antepasados vivían, comían y qué comían. El alimento ha sido una fuente de placer y sustento desde el principio del tiempo. Para comer, es necesario conservar la comida y sostener el suministro. En el pasado, antes de que los refrigeradores, el arte jugó un papel en este proceso. Las imágenes del alimento capturan la riqueza y la fertilidad de la tierra con imágenes de jardines y agricultura. En adición, el alimento es hermoso – nos da la fuerza y los nutrientes necesitamos para vivir. Imágenes de la comida también muestran la cultura de cocinar y preparar la comida. El alimento nos provee con una interacción social y el arte puede mostrarla con representaciones de cocinar.

El “Tripod Vessel with Supernatural Palace Scene and Cacao Tree” tiene muchas imágenes de cocinar, la comida, y elementos de los alimentos importantes. Esta vasija es de las mayas, un mobiliario que tiene la capacidad para alimentos en la vida futura. En la vasija, hay una imágen de una mujer prepara el chocolate y un hombre está ofreciendo un tamale a ella. También, hay una imágen de el dio K’awali, un dio que representa el maíz. Hay un árbol de cacao que está creciendo de la espalda de un hombre en la vasija. Este árbol representa el nacimiento del árbol de cacao primero de un hombre supernatural. Esta vasija representa los alimentos importantes a la cultura maya, con representaciones del maíz, cacao y los tamales. Esta vasija también muestra la significancia y la historia de uno de los ingredientes más importantes en la cultura maya.

IMG_8816
Hay muchos ejemplos de la intersección entre la comida y el arte, pero en particular pienso que el mural afuera del Mercado La Paloma es un ejemplo bueno. Este mural muestra el aspecto social de la comida, con su representación de muchas familias y gente juntos con alimentos. Este mural muestra que cuando comemos, nos reunimos, y en mi opinión, el mural muestra que el alimento es más solo alimento. Similar a la vasija maya, el mural muestra la significancia de la religión a la comida. La vasija representa el nacimiento de un ingrediente importante, pero el mural muestra una reunión social. En adición, los dos tienen una abundancia de la comida en sus representaciones.

mercadomural1

La relación entre arte y comida – por Natalie S.

IMG_6819

Metate con cabeza de pájaro

Los aztecas se usa un metate para moler el chocolate. Este metate es de Costa Rica pero representa un paso del proceso en que los aztecas refinaban el chocolate. Empieza con el grano de cacao. Tostaban los granos, molían los y añadían otros sabores como vainilla o chile. En el museo probé un grano de chocolate poco refinado y sin azúcar y el sabor no era tan amargo que yo esperaba. El chocolate es muy importante en la cultura mexicana porque tenía importancia religiosa. El árbol de cacao era un puente entre el cielo y la tierra. Por siglos el chocolate no era comida pero era una bebida para los ricos. Bebían el chocolate durante ceremonias como bodas y ceremonias de mayoría de edad. También, se usaban como monedas.

Este metate tiene un cabeza de pájaro. Este es interesante porque indica que el metate no es solo una herramienta para preparar chocolate sino que una decoración para la casa también.

Hombre en la apariencia de Xipe Totec

IMG_6817El nombre “Xipe Totec” es el nombre del dios de la agricultura, la vegetación, la estación y la enfermedad. La escultura representa un costumbre para celebrar y representar todo el ciclo de maíz, el cambio de las estaciones y la venida de la nueva vegetación. Este costumbre es muy importante en la sociedad. La escultura es de roca volcánica y es un hombre llevando la piel de la ofrenda. Primero recorta el corazón de la ofrenda para ofrecerlo a los dioses. El hombre en la escultura tiene cuatro labios (dos de él y dos de la ofrenda), cuatro manos (dos de él y dos de la ofrenda), y un hoyo en su pecho donde se lleva el corazón de la ofrenda. También tiene puntos donde el piel fue cosido. Por lo general, el cura lleva este piel durante 20 días. Al fin, quita este piel que representa la chala de maíz y la venida de la nueva cosecha.

Comparación entre Vertumnus y Xipe TotecScreen Shot 2017-04-21 at 12.15.00 AM

Vertumnus es un cuadro por Guissepe Arcimboldo. Es un retrato pero el hombre es hecho de verduras, frutas y flores. El hombre en el cuadro es el emperador romano Rudolf II reimaginado como Vertumnus. Vertumnus es el dios de metamorfosis de la naturaleza y vida. Las frutas y los vegetales representan la abundancia de la edad de oro durante el reinado de Rudolf II. Es similar que el Xipe Totec porque el costumbre de sacrificio representa la abundancia de la venida de la nueva vegetación. Las dos celebran la comida. Otra semejanza es que estas obras representan un homenaje a un dios. Una diferencia es que la conexión con comida en Vertumnus es muy obvia pero la conexión entre el Xipe Totec y la comida no es evidente hasta que se entiende la historia

Aventura 2: Cielito Lindo

El tema del blog de esta semana es la autenticidad. En consecuencia, viajé a la Calle Olvera, en el corazón de LA para visitar al restaurante Cielito Lindo.

Cielito Lindo se encuentra en la esquina de la calle Olvera, donde han estado sirviendo sus famosos taquitos y salsa de aguacate desde 1934. Al llegar a la calle Olvera hay una escena fascinante que refleja un mercado Mexicano, pero extrañamente no parece totalmente Mexicana . Cada de los vendedores se parecen Mexicano — muchos hablando español. Sin embargo, se venden los dulces Mexicanos y pan dulce al lado de camisetas turísticas y restaurantes con un mariachi happy hour especial – la calle entero parece como México sirviendo a las necesidades Estadounidenses. Cielito Lindo no es una excepción a esta tendencia.

IMG_3837.JPG      IMG_3843.JPG

A su llegada, el restaurante es aparentemente Mexicano. Personas de todas razas alineadas demuestra la popularidad del lugar. La letra de “Cielito Lindo”, posiblemente la canción Mexicana más conocida, está pintada en el brillante edificio del pequeño cabina. En el interior, los trabajadores Mexicanos preparan taquitos y toman órdenes rápidamente, proporcionando un servicio agradable. En general, el “foodscape” es muy estereotipada Mexicano.

IMG_3846.JPG    IMG_3847.JPG

Quizás el elemento más auténtico sobre el restaurante es su menú, que es sin disculpas. Cada uno de los artículos, ya sea tamales y taquitos, no tienen ninguna descripción o opciones para sus rellenos. Mientras tanto, en su página web, el restaurante ofrece las recetas de la carne Machaca, tortillas frescas, y salsa de aguacate que han utilizado desde que el restaurante fue fundado. Es claro que auténtico o no, están seguros y orgullosos de lo que hacen.IMG_3849.JPG

En su sitio web, se me informa que el fundador se mudó a Los Ángeles en la década de 1920 de un pueblo rural de montaña de Huanusco, Zacatecas, México. Sin embargo, no hay indicación de comida regional. Yo opté por el # 2 especial que incluye taquitos y un tamal. La comida era servido rápidamente arriba de frijoles refrendado, sofocada en lo que parecía ser queso cheddar. Los taquitos eran crujientes, pero no tenía mucho rellenos. Su famosa salsa de aguacate era muy suave y no agregó mucho sabor, ya que se sirve en encima de los frijoles y queso. El tamal se cubrió de forma similar, haciendo difícil distinguir los perfiles de sabor separados. Sin la típica estilo de un tamal en una hoja de plátano, el tamal estaba seco y grueso y era difícil decir qué tipo de rellenos contenía. El horchata era el elemento más agradable, ya que ofrecía un perfil de sabor completamente diferente, y dulce complemento a la comida.

IMG_3850.JPG
IMG_3851.JPG
En general, Cielito Lindo personifica la idea de una “vida dual,” en “Las Naciones Alimentarias” como en “La Autenticidad de las Cocinas”, que significa como los “restauradores Mexicanos que ajustan sus prácticas culinarias y la imagen de sí mismos según las expectativas de comensales no-Mexicanos.” En mi opinión, al no ser Mexicano totalmente auténtico, ni totalmente Mexi-Cali ni Estadounidense, me dejó queriendo más. Con ingredientes más auténticos y los porciones, como menos queso, los platos podrían haber sido mucho más satisfactorio y fiel a sus raíces.