Blog 1: Una Visita Increíble a Leo’s Taco Truck (por Lindsay Marty)

Era una noche normal del semestre en la que yo estaba estudiando en mi cuarto. Pero en esa día, estudiar consistió en leer el artículo de Bill Esparza – “Tacopedia: A Complete Taco Encyclopedia of L.A.” La página web estaba llena de abundantes recomendaciones de tacos, incluyendo tacos de pescado, tacos al vapor, tacos de carnitas, mulitas, quesatacos, chalupas, tacos de cazuela – mis ojos de repente dejaron de escanear la página y mi estómago gruñó al ver una maravillosa combinación de palabras nombrando una de mis comidas favoritas – tacos al pastor. Solo había tenido esta sabrosa comida dos veces en mi vida, pero en esas dos ocasiones, la irresistible combinación de dulce y salado robó mi corazón (y mi estómago).

Miré el reloj – eran casi exactamente las seis de la tarde – y en un instante, decidí ir a Leo’s Taco Truck, el lugar recomendado en Esparza’s “Tacopedia,” para comer tacos al pastor. Llamé a mi novio y nosotros subimos al coche y condujimos por la avenida South Vermont hacia las calles Venice y Pico. El internet prometió que encontraríamos Leo’s Taco Truck abierto después de las seis de la tarde en algún estacionamiento entre estas dos calles transversales.

tacos1

Después de conducir arriba y abajo de Vermont por un momento, vimos un camión en un estacionamiento al azar con un gran letrero iluminado que mostraba las palabras “TACOS” y “AL PASTOR.” Entramos en el estacionamiento y salimos del coche. Leo’s Taco Truck estaba estacionado en el lado de Vermont en frente de una tienda de automóviles. La tienda de autos y otras tiendas parecían cerradas, pero los trabajadores de la tienda de autos – la mayoría de los cuales eran latinos – conversaban casualmente con la gente que manejaba Leo’s Taco Truck.

Después de ver esto, recordé cuando el señor Esparza nos habló sobre cómo muchos latinos trabajan en negocios durante el día y trabajan en loncheras durante la noche para ganar más dinero. Me di cuenta de que el horario de Yelp que anuncia la apertura de Leo’s a las 6 de la tarde probablemente coincidió con el cierre de la tienda de automóviles. Además, recordé que Esparza dijo que las loncheras a menudo abren más tarde porque los trabajadores reguladores de la industria alimentaria solo trabajan un día normal de 9 a 5. Al abrir más tarde, las loncheras pueden evitarlos.  Aunque este pensamiento probablemente debería haberme hecho cuestionar la calidad de la comida de Leo’s, en su lugar me hizo pensar más sobre el racismo inherente en la regulación de los alimentos y cómo las horas de loncheras les ofrecen a los trabajadores una manera de evitar ese objetivo injustificado.

Delante del camión había una pequeña área con algunas mesas de plástico y sillas para sentarse al aire libre. A pesar de la proximidad al campus, no vi ningún otro estudiante de USC – la mayoría de los clientes eran hispanos adultos y hablaban en español. Cuando nos acercamos a Leo’s, vimos el menú, escrito en inglés y español (y mostrado en un foto abajo). Leo’s Tacos Truck tiene muchas opciones, incluyendo quesadillas, burritos, mulitas, y tacos de asada, de carnitas, de chorizo ​​y de pollo, pero (aunque probamos los tacos de carne asada) realmente estuvimos allí para tacos al pastor.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los tacos al pastor están hechos de carne de cerdo marinada que se tuesta en un asador vertical, se corta en tajadas finas directamente en la tortilla y se cubre con rodajas de piña. Tacos al pastor son tan únicos porque combinan los sabores de una fruta muy dulce y un carne sabroso en un taco. Este estilo de tacos viene de la Ciudad de Mexico, una ciudad en la parte centro sur del país. Pero curiosamente, los tacos al pastor no son una comida exclusivamente mexicana.

Como hemos leído sobre otras comidas, estos tacos tienen su origen en otra cultura y han evolucionado para adaptarse a una nueva cultura y gente. Los inmigrantes del Medio Oriente (especialmente Líbano) en los últimos siglos llegaron en México y trajeron consigo sus tradiciones culinarias. Los tacos al pastor son similares a una comida libanesa llamada “shawarma”. Shawarma también está hecho de carne en un asador vertical, aunque los libaneses usaban cordero en lugar de carne de cerdo. En México, la gente cambió gradualmente de cordero a cerdo porque el cordero no se come comúnmente en México. El origen de la piña en los tacos al pastor es completamente misterioso y no parece provenir de Oriente Medio, pero finalmente el pan árabe fue reemplazado por tortillas de maíz, y ¡voilá! Teníamos los tacos al pastor que conocemos hoy – los tacos que yo no podía esperar para comer. Si quieres leer más sobre el origen de tacos al pastor, el artículo que utilicé como referencia se puede encontrar aquí.

tacos4

Agradecidamente, en solo unos minutos, nuestro número de pedido fue llamado. Dos platos de hermosos tacos fueron colocados frente a nosotros. Los tacos se veían increíbles, el amarillo brillante de la piña contrastaba con el marrón oscuro y terroso del cerdo. El olor era igualmente increíble, ya que el olor salado y sazonado de la carne se mezclaba perfectamente con el olor dulce y ligeramente ácido de la piña.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aunque necesitábamos todo nuestro control para no inhalar los tacos inmediatamente, nos dirigimos a la barra de coberturas para agregar más deliciosos alimentos a nuestros tacos, incluyendo cilantro, cebollas, salsa verde, salsa roja, rábanos y lima, mi favorito. Para los tacos al pastor, seleccioné una combinación de cilantro, cebolla y lima, simple y no muy picante. Para los tacos de carne asada, mi novio escogió cebolla, cilantro y salsa verde y roja.

tacos8.jpg
Finalmente, el momento que habíamos estado esperando llegó – apreté un poco de jugo de lima en un taco al pastor y recogí el taco, dejando caer unas rodajas de cebolla y cilantro en mi plato en el proceso. La tortilla era suave en mi mano, y el taco encajaba perfectamente en mi palma ahuecada. Finalmente, probé el taco. En ese momento dichoso, los sabores contrastantes bailaron en mi lengua. El sabor salado de la carne, la dulzura casi como un postre de la piña, la acidez de la lima y la sabrosa adición de la cebolla y el cilantro tenían perfecto sentido juntos. ¡Qué rico!

En mi opinión, algo especial de los tacos al pastor de Leo’s Taco Truck es el tamaño más grande de la rodaja de piña. En mi experiencia, tacos al pastor a menudo consiste en una rodaja muy pequeña de piña que ocupa solo alrededor de un cuarto de la superficie del taco. Pero en Leo’s Taco Truck, la rodaja de piña cubre más de la mitad del taco, ofreciendo aún más de esa dulzura irresistible. Sin duda, principalmente debido a su dulzura, los tacos al pastor de Leo’s Taco Truck fueron los mejores que he tenido. Aunque Leo’s es un lugar poco conocido que yo no hubiera conocido sin la Tacopedia de Esparza, los tacos al pastor hacen de Leo’s Taco Truck una lonchera que vale la pena conocer.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Blog 4: Mariscos Jalisco (por Amanda)

En el medio de la tarde, en un día soleado de marzo, conduje con mi madre al bulevar Olympic para probar los tacos renombrados de Mariscos Jalisco. Según Sarah Jo Portony en su libro Food, Health and Culture in Latino Los Angeles, Mariscos Jalisco es “among the most famous loncheras operating in Los Angeles in 2016.” Fundada en 2001 por Raul Ortega, este camión de tacos encontró su éxito mundial a través del “hyperregionality” delicioso de sus tacos de camarón. En una entrevista para el artículo How America Became a Food Truck Nation para  Smithsonian.com, Ortega explica, “we do the shrimp tacos the way we did them in San Juan de los Lagos.” ¡Probé estas tacos de camarón en mi visita a la lonchera, y te digo, eran tan deliciosos como todo el mundo dice!

Cuando ordenamos en la ventana de la lonchera colorida, los trabajadores estaban muy felices de contestar nuestras preguntas y explicar los platos del menú. Mi madre y yo decidimos probar dos tacos de camarón y una tostada con ceviche de camarón con dos sodas de manzana. Nos sentamos en un pared baja concreta en frente de la lonchera mientras esperamos nuestra comida. Alguna gente comía su comida en esta pared, pero cuando recibimos nuestros platos mi madre y yo decidimos sentarnos en el pequeño comedor el cual Mariscos Jalisco alquila que queda directamente en frente de la lonchera. Al entrar al comedor vimos las paredes alrededor, anaranjadas y brillantes, mostraban marcos con artículos y fotos orgullosamente exhibiendo los éxitos de Mariscos Jalisco. Nos sentamos en una de las seis o siete mesas y empezamos a comer. El ceviche tenía una mezcla de texturas perfecta, crujiente y salada a la vez fresca y delicada. Los tacos de camarón nos sorprendieron porque no eran como tacos los cuales habíamos probado en el pasado. Eran fritos, parte cerrados casi como si fueran empanadas, pero no eran grasosos. No supimos exactamente que ingredientes tenían adentro, pero parecien tener papas y condimentos secretos, parejando deliciosamente con la salsa y el aguacate encima. A la salida estuvimos tan contentas que sentimos la importancia a decirle gracias a los cocineros. ¡Definitivamente queremos regresar con amigos!

Mi experiencia tan excelente de Mariscos Jalisco me pone triste de que mucha gente todavía tiene una idea equivocada de las loncheras. Muchas personas creen que las loncheras son antihigiénicas o promueven el crimen sin realmente visitar a las loncheras y a pesar de que, como se describe en el libro de Portony, las loncheras están reguladas con las mismas leyes de salud que los restaurantes. Las loncheras han luchado por años contra leyes injustas de la ciudad y estereotipos negativos. Es tan importante que nosotros no pasemos juicios a personas sin primero entendiendo la situación.

Fusión de comida asiática y mexicana – por Natalie Sampson

IMG_6624

Cené en Komodo la semana pasada. Komodo es una restaurante de fusión asiática y mexicana. Al principio Komodo era una lonchera pero ahora tiene unos restaurantes de ubicación fija. Esta expansión del restaurante muestra la popularidad de comida fusión en Los Ángeles.

Según Portnoy y Pilcher, “culinary encounters have historically helped to forge relationships that crossed lines of race, class, ethnicity and nationality through the sharing of ingredients, techniques, and dishes.” Komodo es un “culinary encounter” entre comida mexicana y comida asiática. Komodo es estimado por sus tacos y burritos con ingredientes asiáticas, principalmente japonés.

IMG_6629

Probé 2 tipos de taco: el “asian marinated chicken” y el “loco moco.” El primer taco incluye pollo teriyaki, arroz blanco, naranjas mandarinas, y semillas de sésamo que representan la cocina asiática. Todos estos ingredientes son en una tortilla de maíz, que es típica de cocina mexicana. El “loco moco” incluye carne con salsa de teriyaki, arroz blanco y un huevo frito, también en una tortilla de maíz. Me gustaba el taco de pollo porque era muy jugoso con la salsa de teriyaki. Pero, creo que el sabor de la naranja era un poco extraño en un taco. Y el arroz blanco era más duro e insípido que arroz mexicano. Por eso, me gusta la incorporación del teriyaki pero creo que la inclusión de las naranjas y el arroz blanco arruina el taco. Creo que me gusta esta fusión entre comida asiática y mexicana en teoría pero no me encantaban todos los sabores conjuntos.También la mayoría de la comida e ingredientes son asiáticos. Parece que es comida asiática en una tortilla, y la tortilla es casi la única contribución mexicana al “fusión.”

IMG_6627La mejor parte de mi cena fue la limonada con el lichi. Era dulce pero no demasiada dulce. ¡Aún recibe otro vaso de limonada del mesero por gratis!

Estos tacos representan los “forged relationships that crossed lines of race, class, ethnicity and nationality through the sharing of ingredients, techniques, and dishes.” Hay muchas personas mexicanas y japoneses en Los Ángeles y este restaurante representa la intersección entre las dos cocinas.

IMG_6625

Komodo era muy lleno de clientes y esperamos por casi 15 minutos en la línea y 30 minutos para la comida después de pedir. Esta popularidad indica el “consumer desire for a particular form of exoticism.” Estos tacos son exóticos porque incorporan ingredientes asiáticos en una comida mexicana. Los Angeles tiene una gran influencia de comida y cultura mexicana y asiática. Por eso, creo que restaurantes como Komodo son populares porque el paladar de los angelinos incluye comida asiática y mexicana.

 

#1: Guisados: comida casera en un ambiente moderno

img_4183

Se pueden encontrar tacos de guisado (una comida tradicional de una mezcla de carne, frijoles y otros ingredientes encima de tortillas), tradicionalmente comidas caseras mexicanas, en el restaurante Guisados. La taquería original es ubicada en Boyle Heights, que era establecido en 2010. Hoy, hay 3 ubicaciones más de este restaurante en Echo Park, Hollywood y DTLA. Según su sitio del web, se cocinan los tacos en su restaurante de Boyle Heights y se los reparten a los otros restaurantes. Además, se hicen las tortillas con la masa fresca de Carnitas Uruapan.

Para mi primer blog, quería probar más tacos que probé después de la presentación de Profesora Portnoy. Pués, fui a Guisados con mis compañeros de apartamiento para probar una variedad de guisados diferentes. Antes de entrar al restaurante en DTLA, los olores acres de la calle desaparecieron y cambiaron a un olor muy atractivo. La interior era muy cómoda y moderna, con taburetes de bar, ventanas grandes en vez de paredes y decoraciones a la última.

Del mismo modo, el menú es simple, escrito en una pizarra enorme. Tiene una variedad de tacos para amantes de no sólo carne pero también comida vegetariana. Pueden comer tacos de bistec, pollo, cerdo, mariscos, hongos o calabacitas. Además, hay algunos refrescos como horchata, melon y jamaica que se sirven en cantidades generosas y en los fines de semana, sirven sangria especial.

Mis amigas y yo probamos los tacos de bistec picado y en salsa roja, mole poblano, camarones, pescado y chorizo. Nos sorprendió el sabor y la presentación de cada taco- era bastante único en comparación a uno al otro con diferentes ingredientes y salsas. Por ejemplo, el chorizo era muy sazonado y ácido, un golpe rápido a la lengua. Por otro lado, el pescado era tan tierno que se fundió en mi boca. A mis amigas les gustó los camarones mucho para su equilibrio entre dulce y picante y textura firma. El mole poblado, en mi opinión, era la mejor de todos que probaron debido a su mezcla celestial de mole dulce, semillas, granos y cebolla crujiente. Pienso que las únicas similitudes entre todos eran sus sabores bastante apetecibles y ingredientes frescos.

Pienso que se intentaba crear un sitio más exótico con este establecimiento puesto que el área alrededor del restaurante es muy diverso y popular en DTLA. En general, creo que es bueno para introducir la comida tradicional en una ubicación “hip” y este representa la globalización de la comida latina como discute el artículo “Coming Home to Salsa: Latino Roots of American Food.” Como en los años 1960s, este establecimiento ayuda con la aprobación de la comida latina como “mejor gastronomía” y pienso que se lo hizo Guisados más popular. Sin embargo, aunque la comida era tan delicioso y disfruté mucho de esta experiencia, un sitio más auténtico hubiera sido mejor para mí. Como dijo Bill Esparza en nuestra clase, es importante que trate a descubrir los cuentos desconocidos de la historia de un restaurante o la comida y cometí un error a visitar este establecimiento nuevo para encontrar estos cuentos. La próxima vez que quiero tacos de guisado, iré a la taquería original en Boyle Heights para la experiencia más auténtica.

Gracias!

Fui introducido a SPAN 385: La cultura de la comida en el Hispano Los Ángeles cuando por primera vez visité USC antes de mi primer año. Me sorprendió la oportunidad que ofrece esta clase. La clase permitió a los estudiantes salir de la escuela y aprender más sobre la historia, la cultura, y la comida de la ciudad en la que estaría viviendo en por lo menos cuatro años. Traté de registrarse para la clase cada semestre y cada año yo no era capaz de hacerlo. Finalmente, el último semestre de mi último año tuve la oportunidad de entrar en la clase. Estaba un poco triste que sólo sería capaz de utilizar lo que he aprendido y la experiencia de la ciudad desde una nueva perspectiva cultural por sólo unos pocos meses, pero todavía estaba excitado. Afortunadamente he decidido terminar mi Master en la USC, así que voy a permanecer un año más!

IMG_4776.JPG
Chichen Itza: Tacos de Poc Chuc

Cuando era joven, mis padres siempre me dijeron que probar todo antes de tomar decisiones o hacer opiniones al respecto. Decidí que debería utilizar la misma mentalidad para esta clase. De una manera, creo que esta mentalidad es más importante y abarca todas las otras frases típicas: “Siempre da lo mejor”, “No juzgar un libro por su cubierta”, “Sea siempre humilde y amable”, y muchos más. No estoy diciendo que usted debe decir “sí” a cada cosa que se le presente, muchos de ellos puede ser peligroso y totalmente ilegales, pero cuando se trata de comida y la cultura simplemente no existen desventajas a tratar. Lo peor que puede pasar es que va a sumergirse en una cultura y aprender sobre otros gustos, disgustos, y las tradiciones.

IMG_5111.JPG

La comida es una carretera increíble para participar en este aprendizaje de la cultura. A diferencia de cualquier otra cosa en este mundo, la comida es al mismo tiempo idéntico y extremadamente diferente en todo el mundo. Todos usan ingredientes similares, patatas, maíz, trigo, y crean obras de arte extraordinarias que cuentan una historia acerca de su cultura o el pasado de la familia. A través de los alimentos que tenemos acceso a toda la historia de un pueblo, de dónde venían, qué dificultades enfrentan, que influyó en ellos, y lo que hizo felices. La comida es realmente una herramienta increíble para los historiadores para aprender cosas nuevas cuando los libros no están disponibles.

IMG_5164.JPG
El Huarache Azteca: Tacos al Pastor

Otro aspecto extraordinario de la comida en mi opinión, son las conversaciones que se producen durante la fabricación y el consumo de alimentos. Mi familia tenía y tiene cena juntos todas las noches. Nos sentamos durante una hora o más y discutimos nuestros días, nos reímos y aprendemos más sobre cada uno. A veces hablamos del pasado, a veces del futuro, y muchas veces del presente. Los alimentos nos da la oportunidad de conectar de una manera muy especial. Incluso para esta clase, a pesar de que mi familia se encuentra en el norte de California, mi novia y / o amigos se unieron para las cenas que he utilizado para mis blogs. Más de un delicioso taco o tamales hemos sido capaces de olvidarse de la escuela por sólo un poco y disfrutar de la felicidad pura que trajo la comida.

IMG_5654.JPG
Olamendi’s: Tostada con Pollo

Me doy cuenta de que no he hablado mucho acerca de los detalles que me gustó de esta clase, pero para ser sincero, creo que cada experiencia fue única, interesante y útil en su propia manera. Creo que esta clase podría ser renombrado a “Aprende a apreciar nuevas culturas a través de los alimentos”. Nos centramos en Los Ángeles específica y, como hemos aprendido, LA es una ensalada increíble; llena de identidades mixtas, cada uno trayendo su propio sabor a la ensalada. Esta clase me ha permitido diseccionar las diferentes partes de la ensalada, y aprender acerca de cada cultura, y luego también me permitió combinar ellos y aprender la forma en que interactúan.

IMG_5115.JPG
Yxta Cocina: Margaritas

Me gustó todas las actividades, sin embargo, creo que mi favorito era la presentación por Caridad Vásquez. Ella es un vendedor ambulante que está luchando por la legalización de su trabajo. Ella vino a los Estados Unidos y se casó con otro vendedor ambulante. En 2007 empezó a vender cosas en Boyle Heights pero la policía dijo que no podía vender comida más. Cuando la economía cayó un montón de vendedores fue, pero ella todavía tenía que vender para ganar poco de dinero. Ella dice que la mayoría de la gente no entiende la dificultad es ser un vendedor ambulante, a veces ella no puede vender nada hace semanas. Ahora sólo se vende por dos días para que la policía no toma sus cosas. Dice que no sabe hacer otra cosa y esto es lo que es bueno y es por eso que ella lo hace. La pasión y el entusiasmo ella tuvo era simplemente increíble y creo que simplemente actúa como otra demostración de la importancia de la alimentación de todas las personas diferentes. Creo que, sobre todo en la USC estamos atrapados en una burbuja rodeada de personas que son de un nivel de educación y antecedentes similares por lo que no se llega a experimentar o aprender de las personas que son significativamente diferentes a nosotros. Aprendemos cosas muy similares e incluso cuando formulamos nuestras propias ideas que en realidad no salen tan diferentes. Escuchando a esta señora oímos acerca de las luchas de los vendedores y dificultades que enfrentan. También creo que es muy importante aprender acerca de una situación, tanto desde una perspectiva exterior y desde la perspectiva de alguien que está en el medio de la situación. Esta clase me dio todas estas increíbles oportunidades para aprender y crecer.

#4 Kikiz: La Lucha de Loncheras

Las campanas de la iglesia de Santa Inés tañeron la hora mientras yo pedí un burrito de carnitas de una lonchera al otro lado de la calle. Yo esperé para mi comida y miré a la primera gente que estaba llegando a la iglesia para la misa en español a las seis. Detrás de mi fue el aparcamiento de Ralph’s con todo su ruido y gente preocupada con su quehaceres. Pero entre los dos, unos pies del tráfico ocupado de Vermont, fue una burbuja de paz, una lonchera que se llama Kikiz. A las cinco de la tarde solo yo y otro hombre estuvimos allí. Yo había visto esta lonchera muchos tiempos pero nunca pensaba en lo por mucho tiempo. Esto es indicativo del problema que muchos loncheras tienen en muchas partes de Los Ángeles. Particularmente en un lugar como USC, el encanto de las loncheras está superado por las “luxe loncheras.” Pero la vida difícil por las loncheras no es algo nuevo.

Según a Portnoy, la lucha de loncheras y vendedores del calle ha sido ocurriendo por más de cien años. Hoy en día, las leyes restringen la ubicación de loncheras en unos ciudades, como Beverly Hills, pero por lo general loncheras tienen mucha libertad para hacer negocios en cualquier parte de cuidad que quieren. No fue el caso hace ocho o nueve años. Actualmente, la lucha de todas loncheras y Kikiz en particular tiene un enfoque en dos cosas. Primero, la lucha entre loncheras y restaurantes y después entre loncheras y luxe loncheras.

Por lo general, la lonchera atrae gente que quiere un experiencia diferente de un restaurante. Como Portnoy mencionó, gente que quiere comer en un restaurante quiere un lugar para descansar y camareros para traen comida a la mesa y cosas como así. La lonchera no tiene ninguna de estas cosas. Mariscos Jaliscos tiene una sala pequeña con mesas y sillas para comer, pero no es una cosa muy común para loncheras. Lugares como Mariscos Jaliscos son un poco de una amenaza a restaurantes de “fast casual” como Chipotle porque sus modelo de negocios es parecido, pero porque hay relativamente pocas loncheras con lugares para descansar, no hay razón para una lucha grande entre restaurantes y loncheras. A pesar de este hecho, uños restaurantes quieren más reglas por loncheras.

La segunda lucha entre loncheras y “luxe loncheras”, un término creado por Arellano, es más serio. Particularmente en un lugar muy cerca de USC, es muy interesante para examinar la diferencia entre la popularidad de Kikiz y una luxe lonchera más popular como Kogi BBQ, Amazebowls, o Nature’s Brew. La primera cosa que me di cuenta fue diferente fue el exterior de las loncheras. Kikiz fue blanca con solo el nombre de la lonchera en el capó. Natures Brew tiene un exterior completamente de madera y Amazebowls tiene un exterior completamente morado con un diseño muy complejo. Kikiz tiene un letrero electrónico, pero parece muy barato como los letreros electrónicos en tiendas de Broadway en el centro que dice “Compramos oro”. Los exteriores de las luxe loncheras cuestan más y por eso gente asocian el exterior con la calidad de la comida. Los precios más altos también son una “garantía” en los mentes de gente que más dinero significa más calidad. Gente que trata lugares que son más modestos saben que no es siempre el caso.

La ubicación de Kikiz es otra razón que no tiene la misma popularidad que las luxe loncheras. Kikiz, y muchas loncheras, están en lugares donde por lo general solamente gente que sabe sobre la lonchera va a visitarlo. Mucha de las loncheras no tienen Twitter o otros métodos de comunicación con el mundo para anuncian sus negocios. También, Kikiz está muy cerca de Ralph’s y muy lejos de campus. Mucha de la gente que va a Ralph’s usa un coche y compra comida. ¿Porque necesita comprar un burrito o tacos cuando maneja a Ralph’s para comida? No tiene sentido. La sola gente que va a comprar comida es gente a pie y hay muy poca gente en este parte de Vermont que caminar. Amazebowls, Kogi BBQ, y Natures Brew está muy cerca de campus y está en Hoover, Jefferson, y University donde mucha gente camina y anda sus bicicletas. También University es la calle más usado por la gente de fraternidades y sororidades. Miembros de estos grupos viven en casas que tiene un programa de comida que tiene la misma comida muchas días y solo por ciertas horas. Como resultado, ellos tienen hambre con frecuencia. También esta gente tiene dinero disponible porque una fraternidad o sororidad cuesta más de mil dólares por semestre. El resultado es una tormenta perfecta por las loncheras que están allí.

La ubicación de Kikiz y otras loncheras, combina con una historia larga de opresión y sospecha sin justificación para crear un ambiente muy difícil para una parte esencial de la cultura y historia de nuestra ciudad. Ojala que más gente puede dejar a un lado su miedo y proba la comida deliciosa y económica que las loncheras ofrecen.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lonchera El Chato: “¡Te invito a los tacos!”

Esta semana tuve el placer de visitar la lonchera El Chato que se estaciona en la famosa calle de Los Ángeles, Olympic Boulevard. La lonchera se estaciona por la tarde de martes a sábado normalmente desde la nueva de la noche hasta las tres y media de la mañana. Esta famosa lonchera que ha sido reconocida por LA Weekly como la troca de tacos número uno en la cuidad de Los  Ángeles atrae a no solamente la comunidad en la área ocupada, pero también a nuevos clientes  y nuevas generaciones que quieren probar de los tacos deliciosos y calientes.

 

Como describe Portnoy-Pilcher en su lectura, desde sus principios, las carretas de tamales que fueron los inicios de las loncheras reunieron a la comunidad. Después, las loncheras que se estacionaban en el mismo lugar para poder alimentar a los trabajadores de construcción también se convirtieron en algo constante y familiar para la comunidad.

Aunque la troca de El Chato formalmente se identifica como troca de tacos, creo que es una forma de lonchera porque se estaciona en el mismo lugar, por las mimas horas de la noche en este caso en vez del día, y venden comida a precios muy económicos para que toda gente pueda probar de la carne al pastor deliciosa.

En varias lecturas, se incluye la perspectiva de los problemas que restaurantes en particular tienen con las loncheras. Como no necesariamente pagan renta para un espacio formal, y también se salvan en ese aspecto de no pagar la cuidad en donde se estacionan, varios opinan que las loncheras no contribuyen a la comunidad. Pero, yo creo que contribuyen más allá del dinero y sus recursos. Por ejemplo, en mi visita, note que varios clientes conocían a los cocineros de la lonchera, y se decían “compadre” que indica que tienen una relación con la gente que sirven en el área. Aunque si es verdad que Tacos El Chato se estaciona en un espacio que es publico técnicamente, y convierte ese pedazo de banqueta en una cenaduría muy convenientemente, también tiene la capacidad de reunir a la gente, especialmente en un lugar donde por la noche no es una parte de la calle que uno quisiera andar si no fuera por los tacos. Es decir que las loncheras pueden ser otro par de ojos y forma de fortalecer a la comunidad y darles un poco de orgullo.

En mi visita, al principio me estacione en la gasolinera que esta al cruzar la calle de El Chato porque no había estacionamiento que creo que es una de las dificultades que pueden enfrentar las loncheras. Pero, al bajarme del caro, me dijo algo el dueño de la gasolinera y dijo que no me podía estacionar allí si solo iba para los tacos. Mi experiencia don el estacionamiento ha de ser algo que también enfrentan los dueños de las loncheras porque siempre andan batallando con la cuidad, los espacios públicos, y la regulaciones de salud que deben de seguir si quieren mantener su respetabilidad con diferentes clientes y los reguladores de la cuidad.

Como Mariscos Jalisco que visitamos en clase, se nota que las loncheras en su historia y hasta hoy en día son modos de mantener la historia y la unidad entre la comunidad viva, especialmente porque la comida nos reúne. Aunque también puede resultar difícil si no hay cambio en las loncheras, o si están compitiendo con lugares y trocas más modernas, hay mucho que decir sobre las loncheras que siguen manteniendo sus sentidos originales y aún siguen prosperando.  Creo que de aquí vienen varios de los problemas y desacuerdos que ha tenido la cuidad de Los Ángeles con las loncheras. La ciudad y la clientela siempre van cambiando, y también a comparación a los restaurantes que pagan renta y mantienen un estilo de negocio mucho más ‘estable’ en ese sentido, no es igual de fácil de recogerse y escoger otro lugar si no les funciona la primera vez.

Evidente en la comida casera y muy económica, mi cena de la lonchera El Chato fue increíble. Por una quesadilla con carne ahumada al pastor, dos bebidas refrescantes de horchata, y cinco tacos bien arreglados con su salsa verde y roja, cebolla y cilantro solo pague once dólares. Con cebollitas asadas, y limones frescos, los tacos de doble tortilla blanditos supieron perfectos, pero más allá de la comida fue la experiencia de conocer a la gente que esperaba su comida, disfrutar de la novela en la televisión adentro de la lonchera, y comerme los tacos parada recién hechos y calientitos casi directamente del comal.