Appreciation or Appropriation

Arianna Proul

As said by chef Auguste Gusteau, “Anyone can cook”. I believe this is true and chefs, whether in world-renowned restaurants or at home, should be able to explore any culture’s food, but should take care to do so with respect for that culture. I think food is not exclusive as to who can cook it, but I believe the misrepresentation or act of marketing it as something that it’s not, is when the problem of cultural appropriation arises. In relation to Wes Avila and Guerrilla Tacos, I don’t think his tacos are an act of cultural appropriation at all. Though the word tacos is in the title, he does not market his food as a traditional Mexican dining experience, instead he calls it as it is, his own creation growing from the heart of Los Angeles. It wouldn’t be common to claim his sweet potato tacos as a form of appropriating Mexican culture, because they’re so uniquely his and done with benevolence. A contrary example, however, could be seen in Taco Bell, or as my dad likes to call it, Taco Hell. Starting with the architecture of the restaurant, the faux adobe and mission bell aspires to market itself as something its not. In their mission statement is states, “We take pride in making the best Mexican style fast food providing fast, friendly, & accurate service.” I doubt many would label Taco Bell as the best, or even a form of, Mexican food. However, that doesn’t mean it’s not still very successful, and for some very delicious. The misrepresentation as a Mexican restaurant, however, is problematic as it perpetuates white culture taking other cultures for their own gain.

“We take pride in making the best Mexican style fast food providing fast, friendly, & accurate service.”

Taco Bell

Just at Taco Bell markets their food as something its not, the same issue arose at Oberlin College. As student Diep Nguyen complained, “How could they just throw out something completely different and label it as another country’s traditional food?” This misrepresentation is done so without regard for the traditional cuisine, or the culture is originated from and that is an example of cultural appropriation. Food can be more significant for some rather than others, one dish could be comfort food, years of ancestry, an art form and/or religious. Disregarding that significance is the issue with this dining hall food.

The main issue when separating cultural appropriation from cultural appreciation is whether or not it is done with respect. For example, in relation to Elotegate, Peterson was not disrespecting Mexican culture when writing about the elotero, and therefore, though problematic in its legal implications, I don’t think it was a form of malevolence or appropriation. “Food is food” as said by Arellano and Esparza, and therefore anyone can enjoy it and write about it, but do so with respect and awareness (Portnoy, 106). Though Peterson apologized, other similar critiques can be received with much more anger. Just as Bayless claiming reverse racism. For me, if the food I’m eating is good and authentic to what the restaurant claims it is, I don’t think one culture has to exclusively cook their own culture’s food. However, in Bayless’ case, his disregard of his white privilege in the restaurant scene and his disrespect for minorities’ struggles, diminishes my desire to eat his food.

“Food is food”

Portnoy, 106

Overall, the complexity of cultural appropriation does not allow for a black-and-white classification as such. Rather, each diner, chef, restaurant and critic has their own relationship with their own culture and the representation of it. If done so with respect, I believe other cultures should be explored in cuisine, but done so carefully so as not to neglect the importance of each dish served.

Blog #5 – Glass half full or half empty?

By: Camille Stafford

“Food is one of the purest and most intimate forms of culture”

– Brad Japhe (Munchies, 2017)

Our world has become so interconnected and cultures are constantly being diffused and shared as a result of globalization.  I believe that people should have the opportunity to represent the food of a culture or country.  Restricting the opportunity to cook food from a certain region based on race and heritage is limiting the potential of an individual and robbing society of a new culinary perspective.  It creates divisions in a world that is becoming increasingly codependent.  It is possible for a chef to prepare food and learn from a culture that is different than their own.  For example, Ricardo Zárate and Rick Bayless are both extremely successful chefs creating incredible food.  Zárate trained in England under a Japanese sushi chef and is responsible for creating dishes that incorporate his native Peruvian heritage with his Japanese style training.  Bayless, is a white American from Oklahoma who studied and traveled extensively in Mexico learning the cuisine to create and celebrate what he considered to be “the greatest cuisine on the planet.”

First – Ricado Zárate….Second – Rick Bayless…..Third – Wes Aliva

The art of cooking is a form of creative expression making it difficult to label someone’s individual perspective as appropriative.  For example, is Wes Avila’s modern, “Angelino” twist on the traditional taco an insult to Mexican culture or is it a young chef’s opportunistic ingenuity?  The answer to this question depends on the perspective of the reader and whether or not they see they world as glass half full or half empty.  The perspective of half full can see the opportunity in chefs from different backgrounds preparing different foods and “translating” food to expand culinary horizons.  Avila has translated the meaning of the taco from his personal Angelino perspective creating a unique and popular style of food.  Whereas, the glass half empty perspective has difficult seeing past traditional food being prepared by people of that ethnicity and when translated, the food loses its authenticity.

Un plato de Wes Aliva’s tacos de camote

Personally, it does not matter who is making the food. Good food is good food is good food.  In my hometown there is a deli, which is generally an establishment associated with American or Jewish families that is owned by an Asian couple.  They serve traditional “deli food” such as cold cuts, egg and tuna salads, sandwiches, and in addition, they have more traditional Asian food options such as teriyaki chicken that can be added or substituted with other menu items.  Their ability to make an excellent tuna salad sandwich is based on their ability to include ingredients in the proper ratio, not how American they are.  

El dueño de Promised Deli

This manner of thinking also translated into my perception of dining hall food at USC.  My expectations were relatively low considered it is a dining hall that is feeding an extremely large student population.  To my surprise it included a variety of options. Being from an Italian family I grew up with the staples of homemade sauces, meatball, and pasta, which were all offered as options at the USC dining halls. With that said, the quality and overall taste of the food was subpar compared to my mothers food, nonetheless I appreciated the effort the USC dining hall staff put forth to make sure students of different backgrounds were accounted for.  For this reason after reading the Atlantic article about students complaint with their ethnic food options, I’m sympathetic, however it is unfair to discredit the effort of the staff and university to try and provide for their students. 

Parte del menu para el USC Village Dining Hall
Un imagen del interior del USC Village Dining Hall

One staff member at Oberlin was quote saying, “I had never even heard or seen a chickpea before I started working here,” but she learned about the food because of her job.  Without anything more than a chickpea, this staff member learned something about a different culture.  Whether consciously or subconsciously, this worker made a small connection to another culture through food.  Food as a global commodity is a powerful unifier. Rather than criticize the inappropriate use of an ingredient, see it as an opportunity to teach other and share a piece of the world.  Whether or not dining halls are successful in their efforts to provide ethnic food is dependent on many factors and students should continue to voice their opinions with the understanding that universities are operating with a budget not dedicated entirely to food.

“I had never even heard or seen a chickpea before I started working here”

Member of the Oberlin College Staff

The practice of different food reaching an increasingly global market is present in restaurants all across Los Angeles.  For example, Grand Central Market in DTLA is home to a variety of ethnic and traditional American food.  A new fruit stand is expected to open in Grand Central Market that is an adaptation of the tradition fruit stands seen on the corner of many streets in Los Angeles.  This particular booth may be subject to “columbusing” because of the amount of media and attention that is already centered around the extremely popular market.  The attention is all of sudden being paid to a concept that has been a commonplace of Los Angeles street food for decades.  It is appropriated because street vendors are generally unacknowledged or less respected as a result of their location.  The new fruit stand has the potential to depreciate the value of fruit sold on the street corner because it will be catering to a majority of white patrons.  With that being said, I think the concept of food appropriation is about the mindset of the consumer.  I choose to say that there is a lot I have to learn about other culture’s customs, practices, idea, etc. and I accept it as a challenge to grow as a persona and contribute to our global society. 

Los Angeles – la ciudad del tercero mundo

Por: Camille Stafford

La globalización es un proceso cuando influencias internacionales empiezan a interactuar. Se refleja en practicas culturales como vestidos, idiomas, y la comida.  Los Angeles se define por la inmigración y se considera como el capital del tercero mundo.  Como Los Angeles tiene tantos inmigrantes, la economía depende en su labor.  Un buen ejemplo de la globalización en Los Angeles es Grand Central Market.  Hay puestos de comida de todos partes del mundo.  Para clase visite a Sarita’s Pupuseria, Valeria’s, y Villa Moreliana.  También hay puestos de helado, barbacoa, pollo frito, y bocadillos de mantequilla de cacahuete y mermelada. 

Un letrero en Grand Central Market

En contraste, el ambiente en Boyle Heights fue totalmente hispano.  Todos hablaron español y vendieron productos asociados con la cultura latina.  Las personas en los dos mercados eran muy diferentes.  En Boyle Heights el Mercadito era llena de personas y cosas latinas, pero en Grand Central Market había puestos más global y los consumidores latinos fueron la minoría.  Los letreros en Boyle Heights están pintados en la pared contra los letreros electrónicos con colores fluorescentes del Mercado Grand Central.  El Mercado de Grand Central sirvió una audiencia multicultural como el demográfico diverso de DTLA.  El Mercadito de Boyle Heights es menos conocido al publico afuera de la comunidad latina. 

Letrero afuera del Mercadito

Según el articulo de Portnoy-Pilcher, la comida fusión es el movimiento de influencias culinarias entre circuitos de cocinas.  En países que comparten una frontera la difusión de la cultura ocurre a través de los nuevos inmigrantes.  Específicamente en Los Angeles, la comida fusión tiene éxito porque ocurre en una comunidad del mundo.  Los coreanos, mexicanos, y salvadoreños viven cerca de uno a otro durante un tiempo de crisis económica.  Consumidores querían una alternativa a la comida caro.  El estatus de Los Angeles como una ciudad global es integrado en un circuito de migración, el mercado para restaurantes transnacionales y vecindarios con diferentes modos de cocinar. 

El martes pasado, visite el taco truck de Kogi en el campus de USC con nuestra compañera de clase, Lucy. Es un ejemplo de la comida fusión en Los Angeles.  Dueño y cocinero, Roy Choi reconoció la oportunidad para mezclar dos culturas a través de la comida.  La comida mexicana es comida cómoda para Angelinos creyó una fusión increíble con sus sabores nativos de coreano.  Yo probé un taco de short rib y un taco de tofu con kimchi.  Los tacos eran una explosión de sabores – picante y amargo envuelto en una tortilla de maíz.

“The tortilla was our stage and our canvas. We filled it with our own voice and our own perspective.”

– Roy Choi

Solo está en frente del USC Village a las horas de 10 de la noche hasta las once.  En la primera vista se veía un poco sospechoso porque fue un truco completamente blanca sin nombre.  Los trabajadores hablaron español y hicieron la comida muy rápido. Mezcla lo exótico y orígenes diferentes con la inspiración de comida de la calle.  Usa los alimentos básicos de la comida mexicana como un vehículo para apoya a  la comida coreana.  Es similar a la cultura de Los Angeles que fue construido encima de una cultura mexicana.  Con los años, y la inmigración de otras personas a Los Angeles ha cambiado a un lugar global.  El ambiente de los taco trucks, una demanda de los consumidores, y un movimiento económico apoyaron a Choi y su sueño para una oportunidad segunda en la vida. 

L.A. Birria: una tradición de Tacos de Jalisco por Evan

Yo realmente no tengo una identidad culinaria muy concreta ni especial.  Cuando crecía, realmente no teníamos tradiciones o costumbres muy importantes o fuertes.  ¡No sé aun de donde es mi familia originalmente!  Supongo que yo tenga que hacer “23andme” o algo así para descubrir mis raíces genéticas, pero no hay nada para descubrir mi pasado culturalmente.  Diría que tenía una experiencia muy diversa con la comida en mi familia.  Aunque no tenemos platos especiales ni costumbres fuera de lo normal, como una cena para navidad, día de acción de gracias, etc., probamos todas las comidas diferentes que nuestra área nos ofrecía.  Crecía comiendo comida asiática, mexicana, y estadounidense, por lo general.  Por eso, he sido expuesto a muchas culturas diferentes y ahora siempre las tengo en cuenta cuando pruebo una comida nueva.

No tengo ninguna comida en mi vida como el tamal sobre que habla Pilcher: algo que ha existido por mucho tiempo sin perturbación.  Toda mi vida culinaria está influida por intercambio cultural, globalización, y un mundo que, aunque tiene fronteras para la gente, no son totalmente efectivas con respeto a la cultura.

Una comida muy interesante de que quería aprender más es Birria.  Birria es un plato que viene del estado de Jalisco en el sur de México y es muy típico de esta región.  Leí un articulo nuevo de LA Taco que decía que había un sitio nuevo para comprar Birria en South LA.  LA Birria está ubicado en Adams y Crencha, unas 2 millas de USC.  Cuando llegué allí, me dijeron que solo sirven una cosa y nada más: Birria.

IMG_7663.jpg

Birria de Res es un estofado tradicionalmente hecho con chivo, pero muchas veces está hecho de vaca. La birria que se sirve allí es de vaca y es el carne más jugoso y apetitoso del mundo, en mi experiencia. Tienes la opción de tacos, burritos o quesadillas, pero los tacos son los mejores en mi opinión.  Solo requieren tres ingredientes: queso de Monterrey, una tortilla de maíz, y la Birria.  Ellos los cocinan en una plancha sin usar aceite o grasa; en vez de esto, usan el liquido del estofado, se llama consomé, para fritarlos.  También, cuando pides tus tacos, te dan una copa pequeña de consomé para tomar para preparar el paladar para su experiencia culinaria.  Al final, los tacos tienen una tortilla un poco crujiente y bien frito con carne muy tierno y jugoso adentro.

IMG_7664.jpg

LA Birria solo ha estado abierto por un poco más de un mes, y espero que van a crecer más.  Dicen que ya se venden hasta unos mil tacos cada día.  Cuando yo fui, era el único gringo allí; los demás parecían ser de México o aún Jalisco, de donde viene el plato de Birria.  Es un lugar muy especial culturalmente.  Podía sentir la alegría de unos de los clientes mexicanos comiendo un plato que les da recuerdos de su hogar y su propio país.  Anderson, en la lectura, dice que las comunidades mexicanas siempre se quedan fuertes cuando migran a otro país.  En LA Birria, y Los Ángeles por lo general, he visto que la comida puede crear y recrear relaciones.

No van a cambiar nada sobre su comida, según Anderson, porque su comunidad siempre tienen gente nueva inmigrando aquí, y porque sus raíces de la cultura son tan fuertes.  También, es porque su comida es tan atractiva y a todo el mundo le gusta, incluyo yo.  Espero que LA Birria sirve el propósito de traer la cultura culinaria desde Jalisco a LA para la gente de Jalisco y también para los demás de Los Ángeles que quieren aprender sobre y probar comi

Blog #2: ¿Qué es la autenticidad?

Por: Camille Stafford

Yo fui a El Cholo la semana pasada con unos amigos para probar el restaurante famoso.  El restaurante fue un edificio con una techa Española.  El rótulo dijo “El Cholo Spanish Café.”  El restaurante sirvió comida mexicana pero su nombre hizo una referencia a tres diferentes lugares.  “El Cholo” es un nombre para mexicanos que trabajan en los campesinos.  “Spanish” y “Café” trabaja como una manera de elevar el estado del restaurante a algo Europeo y sofisticado.  Es una manera de disociar con los origines mexicanos.

Después de leer el libro por Profesor Portnoy, aprendí sobre la connotación negativo de la comida mexicana.  Es como un tipo de comida menos de cocina de Europa.  Tenía el estigma de comida barato y poco saludable.  Refleja el concepto de William Deverell que se llama “whitewashing.”  Es el proceso de cubrir lugares, personas, y historias que fueron un perturbador al costumbres de las personas en poder– los anglos.  Es una manera de creer distancia entre los anglos y los mexicanos.  Él escribió sobre “Los Angeles, once a part of Mexico, appropriated, absorbed, and obliterated the region’s connection to Mexican places and people.” Es una definición agresivo para El Cholo, pero la idea principal es lo mismo.  El Cholo creyó un restaurante mexicano en los parámetros de un restaurante anglo.  En cualquier caso yo estaba emocionada para probar la comida. 

Cuando entré el restaurante, había decoraciones para el día de san Valentín.  En una caja expositora tenía la expresión, “Love You More” en rojo con tres corazones.  Fue impresionado con el tamaño de el restaurante.  Había tres diferentes comedores.  Nuestra camarera mostró la mesa y yo miré alrededor el restaurante.  Tenía fotografías de diferentes personas famosas, patrones normales, y jugadores de fútbol americano de USC.  Una mezcla interesantes pero la mayoría fue asociada con costumbres americanos.  Creyó más distancia de la historia Mexicana.  

No había muchas personas en la restaurante, pero todos fueron anglo.  La mesera fue vestido en ropa tradicional.  El restaurante se abrió en 1923 y es el segundo más viejo restaurante mexicano en los Estados Unidos.  El menú incluyo las fechas cuando creyeron los platos.  Por ejemplo, el menú ofreció “Carmen’s Nachos” que promovió como un plato que Carmen Rocha hizo en su ciudad natal de San Antonio.  El menú promocionó que los nachos hubo creído por Rocha en 1959 pero, “según a Plicher, nachos fueron inventado en la frontera de México y los Estados Unidos en los 1940s” (Portnoy, 2017).     

“Carmen’s Nachos”

Después de leer el parte sobre El Cholo en el libro de Profe, yo supe que necesitara probar los nachos.  Cuando llegó los nachos, inmediatamente piensa en una de las lecturas por clase de escritora Sylvia Ferrero.  En su lectura,  yo leí sobre su concepto de “staged authenticity” como la idea de presentar algo que parecía real para una audiencia.  Los nachos fueron papas fritas con queso del estilo mexicano.  Yo pensé que fue de una bolsa con el queso de cheddar, queso de colby, y queso de pepperjack.  Fui positiva que uso queso de cheddar, yo reconocí el sabor. 

Yo pienso que El Cholo fue una representación autentica de las expectativas americanos sobre la comida mexicana.  Los americanos tienen unas ideas sobre la comida mexicana y El Cholo perfeccionado ese concepto.  Los dueños de El Cholo miraron a un nicho y explotaron para tener éxito excelente.  No es algo malo, solo refleja la comercialización de los Estados Unidos. 

Para yo, la autenticidad es más sobre la experiencia que la comida.  Cuando visité El Cholo, solo interactué con la mesera algunos veces y no supe quien es el dueño o cocinero.  La experiencia fue muy impersonal. Al otro lado, cuando visité Mariscos Jalisco, encontré el dueño, Raúl Ortega.  Él habló sobre su comida y yo estaba conmovida por su manera cortés.  Es un hombre muy famoso y le agradeció a nosotros para probar su comida. 

También, en El Mercado Mariachi yo hablé con una vendedora sobre la importancia de las cosas caseras.  Tuve una conversación para casi cinco minutos totalmente en español sobre su hogar.  Yo sentía inmersa en su comunidad.  Yo miré la vista de gratitud cuando hablé en español y tomé un interés en sus productos y historia. En El Cholo yo sentía como una extranjera.  El mercado tenía un elemento personal y yo interactué con los diferentes vendedores.  Fue algo bella para compartir algo genuino con ellos.

La tienda de la vendedora

La tercera lugar que he visitado en Boyle Heights fue La Milpa Grille que enfoque en la comida de Mesoamérica.  La dueña habla sobre las inspiraciones para el restaurante y las dificultades con el aburguesamiento de el área.  Es un tópico muy relevante a todo de Los Angeles, pero especialmente en Boyle Heights.  Predominantemente un lugar mexicana, nuevos negocios que satisfacer personas de una clase socioeconómico más alta.  Cuando ocurrió, es difícil para permitirse las costas creciente.  El aburguesamiento es un forma de “whitewashing,” para expulsar a los residentes y sus sustentos para personas generalmente, anglo.  La dueña habló sobre su restaurante como un lugar tratando a preservar la cultura y comunidad de Cesar Chávez Blvd., mientras sobrevivo el proceso de aburguesamiento. 

Para yo, el significado de la autenticidad enfoque en la idea de la comercialización frente la comunidad.  El Cholo está más preocupado con la cantidad de la calidad de sus productos.  El restaurante funciona como una línea de montaje, cada parte y personas podría ser reemplazado.  Pero, sin Raúl Ortega no hay un Mariscos Jalisco y sin las mujeres entregando un poco de la comida de su puesto no hay el Mercado Mariachi.  También, La Milpa Grille y las hermanas que creyeron la idea representa algo de su propio misma a través de la comida.  Las personas y costumbres del Boyle Heights son partes indispensable de la comunidad y experiencia – algo autentico. 

La Autenticidad — La Calle Olvera v. Mariscos Jalisco y el Mercado de Boyle Heights

Natalie Redington

La excursión que hicimos a Calle Olvera fue muy interesante, y un poco necesario, considerando que nunca había ido en mi vida, aunque soy nativo de Los Ángeles, y también vivo tan cerca del sitio, como estudiante de USC. Con las lecturas que leí como tarea antes de la clase, fui sorprendida a descubrir que la Calle Olvera que conocemos hoy, aunque tiene mucha historia como el raíz de Los Ángeles, fue recreado por una mujer, Christine Sterling, en los años 1920s/30s. Este hecho cambió un poco la manera en que la Calle Olvera me parecía. Antes de la renovación de Christine Sterling, fue una región pobre y un poco abandonada, con inmigrantes de clase trabajadora. La ciudad fue en una “dilapidated condition.”

Pero ahora la Calle Olvera tiene vitalidad – con puestos de barajitas como calaveras pintadas, ropa estereotípica mexicana, y restaurantes. No había muchas personas alrededor porque fuimos en un martes por la tarde, pero en los restaurantes pude ver muchas personas comiendo y terminando sus almuerzos. La Calle Olvera, en mi opinión, se representa por esta idea de “staged authenticity.”

La idea de que toda la Calle Olvera fue creado por Christine Sterling me previene de aceptar totalmente su “autenticidad.” Aunque se dejaba a la población mexicana un lugar a expresarse y totalmente dedicada a ellos (donde se ocurren eventos como Día de los Muertos, etc.), me parece que es demasiado similar a esta idea de “staged authenticity.” Profesora Portnoy en su libro, “Food, Health and Culture in Latino Los Angeles” explica esta idea en una descripción del restaurante El Cholo, diciendo que “The El Cholo restaurants are designed with an haute hacienda look…[with] stucco and adobe that remind diners of the Spanish Fantasy Past, which the image of Mexico presented s one that is highly stylized and theatrical…[another example of this is] the waitresses wearing stereotypical flowered Mexican dresses” (19). Profesora Portnoy viene a la idea que todas estas decoraciones y visuales dan un “idealized version of rural Mexico,” que es lo que se puede ver también en la Calle Olvera. (19).

Creo que la necesidad de añadir toda esta banalidad (fluff) en realidad desmerece de la experiencia; las decoraciones y todos los souvenirs dan la sensación de que no es auténtica y que tratan a vender una experiencia excesiva que no refleja la realidad. No siempre llevan en México los vestidos ornamentados que se venden en la Calle Olvera. Y como dijo la amiga de Ferrero en su artículo, no siempre comen en México la comida que ofrece en la carta. Ella dijo “The food that you generally find at Mexican restaurants in many areas of Los Angeles, as a matter of fact, is not the food that we usually eat at home. That one is too rich and fat and we usually only eat it during our festivities. If we ate all that kind of food everyday we would be absolutely fat by now!” (202). Para mí, me pregunté por qué muchos restaurantes sienten la necesidad de vender este tipo de comida y por qué quisieron promocionarlos de esta manera, y Ferrero tenía mi respuesta: “customers are considered tourist diners…Mexican food becomes a device to transform Anglos’ experiences of going to Mexican restaurants into a ‘foreign’ experience…[they] go through the same sense of estrangement that in general any tourists experience when they are in a foreign land” (202). Los restaurantes como El Cholo, o otros en La Calle Olvera atienden a los clientes que quieren una experiencia que los llevan afuera del normal/de la rutina aburrido de su comida (o además, sus vidas) cotidiana; pero quieren una experiencia todavía “confortable” y no demasiado extranjero, y es lo que se encuentran en estos sitios de “staged authenticity” como El Cholo.

Con la comida de La Calle Olvera, no fui muy impresionada. Primera, comí los taquitos sin la salsa de aguacate (porque soy alérgico a los aguacates) y saboreaban como taquitos normales – y si me atrevo a decirlo – como taquitos congelados/aptos para microondas. Pero probé un taquito con un poco de la salsa y pude comprender el bombo publicitario. Pero estoy de acuerdo con la opinión de Profesora Portnoy que dice que, “I always find that [Cielito Lindo’s taquitos] taste as if they have been cooked ahead of time and quickly reheated” (20).

Mientras que La Calle Olvera se excede en las decoraciones y presentación pero falta en la comida, por el contrario en Boyle Heights, se toma esta idea hasta el opuesto extremo, donde no decoraban ni enfocaban en la presentación del espacio, pero la comida compensa para eso.

Primero, en Mariscos Jalisco, todavía se venden tacos en su lonchera, aunque ahora tienen un espacio al dentro. La falta de decoración fue evidente a Mariscos Jaliscos (que se puede ver en mi foto de la lonchera y la acera alrededor) pero no fue un problema porque la comida fue excepcional. En el cuarto grande al dentro, había sillas de plástica y mesas simples. No había mucha decoración por las muras, con la excepción de muchos premios/elogios de la comida que fueron colgados. Pero no importa la decoración cuando tiene comida tan sabrosa. Comí un taco de camarones y fue el mejor taco que he tenido en mi vida entera (y como nativo de Los Ángeles, he comido muchos tacos). La salsa, la aguacate, los pequeños trozos de lechuga, las camarones y el crujido de la tortilla frita combinaron para hacer un taco increíble. Las personas que frecuentaban Mariscos Jalisco eran del barrio o eran como nosotros, que han entendido del lugar por su fama y han hecho la caminata para probarlo.

También en El Mercado de Boyle Heights,se podía sentir esta falta de exceso, o falsificación. Sí, había decoraciones por todo, pero todavía faltaba este tipo de presentación falsa que existe en restaurantes como El Cholo. Por ejemplo, al dentro del Mercado, se venden las salsas de mole en baldes, que es muy poco apetecible para los clientes. No fui inclinado a comprarlo. También se vendían chapulines, que demuestra la autenticidad del lugar — ¡jamás ofrecería chapulines en un restaurante como El Cholo! No tenía el valor de probarlo — este realmente va afuera de mi elemento, ¡aunque normalmente soy aventurera cuando se trata de probando nuevas comidas!

Sentía más auténtica porque las personas en el Mercado solo hablaban español y se alinea con la idea original de autenticidad que se trata de comida o cultura más cerca del versión o lugar original. Pude probar (y he comprado) mango deshidratado con chile, que fue delicioso. También probé elote y churros que me gustaban.

Creo en esta idea de la autenticidad, que se defina, según Profesora Portnoy y otras opiniones, como construido por la sociedad y tiene significancia diferente a personas diferentes. Pero creo que hay una diferencia entre a) vendiendo una representación falsa de una cultura para ganar dinero/para que las turistas puedan sentir un sentido falsificado del “exotismo” sin alejándose tan lejos de sus propios elemento y b) de tomar una idea o una receta renombrada de la familia y cambiándola o adaptándola a los ingredientes locales o mejorándola basado en la innovación personal. Y entre estos dos puntos diferentes es lo que radica entre la idea de “staged authenticity” (lugares como El Cholo o la Calle Olvera) y la autenticidad adaptada que caracteriza lugares asombrosos como Mariscos Jalisco y El Mercado.

Guerrilla Tacos – Tacos Actualizados y Modernos

por Natalie Redington

Hoy fui a Guerrilla Tacos en el Arts District. He aprendido de este lugar de una amiga en nuestra clase que lo sugirió. Estaba sorprendida cuando he llegado porque lo había visto antes y había querido visitarlo, pero no sabía que era.

Para un lugar en el Arts District, yo había anticipado que iba a encontrar un restaurante muy caro. De cómo se parece de afuera, y por la decoración que hay en el restaurante, pienso que muchos de los clientes probablemente son sorprendidas de descubrir que muchas de los tacos son solamente $4 o $5. En el artículo de LA Taco que se trata de los $5 tacos, el autor menciona como el taco de $5 en realidad es caro en comparación con los tacos que se puede encontrar en las calles para $1. Sí, también hay el quesadilla del momento, que tiene langosta, que cuesta $20, pero la mayoría de los platos no son bastante caros.

Yo tenía la oportunidad de hablar con una de las mujeres que trabaja allí, y ella estaba con Guerrilla Tacos desde los días de cuando fue un “food truck.” El restaurante fue creado por Wes Avila, un chef que fue preparado clásicamente. Según su sitio web, ha estudiado bajo Alain Ducasse, un chef quien creó el restaurante bien conocido en la Torre Eiffel, el “Jules Verne,” y más. Su negocio ha comenzado con solamente un “cart” (que la camarera la llamó “just la plancha”), y después se convirtió en una lonchera, o un “food truck.” Y finalmente, abrió el restaurante Guerrilla Tacos, que se puede encontrar en la esquina de 7th y Mateo en el Arts District. Según la camarera, Wes fue diferente con sus creaciones porque no hacía tacos normales como cerdo, carne asada o pollo, pero sacaba también de sus estudios en otras cocinas, y “usa el taco como el vehículo.” Él estaba haciendo creaciones como bife y foie gras, o uni (erizo de mar) en tacos. Y esta cita de la camarera también va paralelo con en artículo de LA Taco que dice que “ambitious young chefs treat tortillas as a canvas instead of a staple ingredient.” En relación con la idea de autenticidad, y si los tacos de Guerrilla Tacos son “auténticos,” Profesora Portnoy, en su artículo titulado Good Food and the Problematic Search for Authenticity, states that “authenticity is not a quality inherent to food: it is one that is socially and personally constructed.” También Profesora Portnoy cita Avila en este artículo, que dice que, “People will say, ‘that’s not authentic.”… [but] It’s authentic to me.” Las dos citas son muy evidentes en la propia cocina de Wes Avila, que usa lo que conoce de sus estudios culinarios pero también de su propia cultura para formar tacos que son diferentes del normal pero sabrosos.

Wes es de linaje mexicano, pero fue nacido en Los Ángeles y vive en un área de Glendale donde hay una población muy grande de Medio Oriente, armenios y mediterráneos – entonces tiene mucha inspiración de estas poblaciones y culturas. También le gusta bien la comida japonesa, y lo que comió mi amiga con quien fui (el “Ahi Tuna Tostada”) tenía características japonesas, como el crudo de atún, y la cubierta del furikake, según nuestra camarera.

El restaurante está en un área del Arts District que tiene otros restaurantes y focos a la moda que recientemente han aparecidos. Guerrilla Tacos afuera tiene muros grises que son rústicos pero también modernos, con plantas colgadas del techo. Tiene también arte en algunos muros afuera que dice “LA” en azul y amarillo. Cuando se entra al restaurante, hay un ambiente ligero y placentero, con muros de piedra y ladrillo; mesas de madera; sillas simples pero en dos colores brillantes, rosa y anaranjado. También tiene un bar muy bonito. El ambiente generalmente del restaurante es moderno, brillante, de moda, abierta y encantador, pero no es arrollador; es confortable: por ejemplo, muchos de los otros clientes eran solos; vinieron con un libro o sentía confortable comiendo solo.

Yo comí el “Sweet Potato Taco” y el “Hanger Steak Taco.” La presentación del “Sweet Potato Taco” fue muy agradable: los camotes eran soasados; chamuscados y crujientes por fuera, pero dulces y mullidos en el centro. Y la cubierta de salsa, queso feta, cebolletas y maíz frito creaban una bonita combinación de colores que no pude esperar a comer. La presentación era hermosa pero también desordenada, como los cebolletas caían del taco al plato y eran estiradas por todas partes. El sabor del taco fue ahumado y sabroso. El taco fue un poco largo y comencé a comerlo con un tenedor, donde lo me gustaba bien. Pero fue cuando comí el taco con mis manos y con la tortilla que recibí la experiencia total. Se nota totalmente diferente: la tortilla cuadra el sabor del camote que quizás fue un poco arrollador antes. El queso feta añade un sabor ligero que distrae al peso del camote. También había un poco tanto camote; hacia al final he sacado mucho del camote al lado de mi plancha. La salsa fue muy ahumada y mientras que comí el taco, la salsa comenzó a mezclar con el queso feta y se volvió en una salsa increíble. El sabor delicado del queso con el sabor ahumado del salsa mezclaban bien. Todo este taco fue sobre un equilibrio – entre la tortilla y el camote; entre el queso y la salsa; y finalmente entre la textura mullido del camote y el maíz crujiente. Fue mi taco favorito de los dos que comí a Guerrilla Tacos.

Después comí el “Hanger Steak Taco” que tenía queso jack, salsa de chiles, salsa de aguacate y bife. Los colores y la presentación también eran muy bonitos en este taco. No tomé una foto porque tenía tanto hambre y me olvidé. La tortilla con la blanca del queso, el marrón del bife y el verde de la salsa se juntaban para formar una bonita presentación también con el otro taco. Pero no tenía la satisfacción que había anticipado antes según la presentación de la comida. Fue difícil para comer el taco porque el bife no era bastante tierno, entonces no pude tener un bocado fácil o rápido, y este desmereció de la experiencia. Pero todo el resto del taco era sabroso – particularmente la combinación de la tortilla, el queso y la salsa de aguacate. En mi opinión, el taco sería mejor sin el bife, como un tipo de combinación solo de queso, salsa y tortilla; para mí, el bife arruinó la experiencia y terminé con mucho bife al lado de mi plato, como la había hecho con el camote. Pero, me gustaba el concepto y la mayoría de los ingredientes en el “Hanger Steak Taco.”

Me interesa mucho esa idea de autenticidad; lo he mencionado antes con la introducción de Wes Avila y Guerrilla Tacos. Profesora Portnoy descubre ese sujeto en su mismo artículo cuando menciona una entrevista con Jonathan Gold, escritor de comida legendario. Él fue preguntado sobre su opinión de la autenticidad de los restaurantes mexicano-americanos como Tito’s Tacos; él respondió que, “he did not consider these restaurants to be inauthentic. Instead, he argues that they are authentic represntations of what Mexican food has evolved into over centuries of Mexican presence in Southern California” (Portnoy). Este es verdad a Guerrilla Tacos, donde Wes Avila, un hombre nacido en Los Ángeles pero de linaje mexicano, usa su propia cultura y la mezcla con las culturas y influencias de la gente con quien vive en su comunidad y sus estudios de comida en otros países y bajo expertos. Tenía una buena experiencia a Guerrilla Tacos – ¡es un gran éxito y decididamente regresaré con mis amigas y familia pronto!