Food Injustice and USC

by zachary yawata

The food justice movement is a grassroots initiative that focuses on ridding society of food insecurity and food deserts, or areas with low access to healthy, nutritious foods or ingredients. For the most part, we only see this problem within poorer communities, ones that are often heavily comprised of various ethnic groups. However, the lack of food and other resources is no fault of the community and instead speaks to greater problems within the system. Some believe that “the food system is not broken; it’s working exactly the way it’s supposed to: as a caste system based on demographics, economics, and race, we have to look at power and who has power. The current food system is controlled by a handful of people who are predominantly white men” (Washington). From this, we see that at the base level, it isn’t the fault of the supermarkets or the liquor stores that replace them, but instead the due to the many broken systems that often times negatively impact ethnic groups and their economic power, placing ethnically white people in charge. In the case of food, see the gentrification of poorer areas which eventually leads to insanely high prices for food in grocery stores and supermarkets, pushing the native population into more culturally similar communities. These communities are then given liquor stores and fast-food chains, which in turn create the aforementioned food deserts. 

This same cycle of power imbalance, gentrification, and harmful effects on the surrounding communities can also be seen in universities. Specifically, here in Los Angeles, we can see how much USC has affected the South Central area. To start, the USC Village has the only Trader Joe’s East of the Natural History Museum. Furthermore, before its reconstruction, USC’s University Village was a hub for both city-dwellers and students. These natives were slowly pushed out by the unreasonable cost of living in the newly built apartments and homes until it was a sanctuary uniquely for students. Although it’s much safer for students, it pushed a large part of the native population away from campus, thus blowing the bubble that is University Park. In fact, many locals like Aaron Flournoy who spoke to L.A. Taco, have begun to feel further estranged from the Village and “the expensive prices [that often] discourage residents from shopping there” (Will). The pandemic has only further accentuated the problem, pushing smaller businesses into bankruptcy and many workers out of the labor force. For example, “[In] what’s left of Mercado Little Spain, Jose Andres had 1,600 employees. Most have now been furloughed. He’s only been able to keep 250 working” (Cooper). This pandemic has disproportionately affected lower-income communities and neighborhoods, again showing a system riddled with structural racism and an imbalance of power. Even so, there are many success stories of lower-income families or schools throwing together community gardens to both feed the community and educate others about healthy habits. While this may help on the small scale side of things, “the dynamics have to change so that people of color have wealth and power” (Washington). Whether it be through the implementation of farmer’s markets as we have seen on campus, or through grassroots political activism, the needs of low-income communities should be a priority. Although it won’t be an overnight achievement, if we start to spread awareness, similar to how we’ve learned about it throughout the semester, we can shed some light on the lives of those who have gotten the short end of the stick in society

A Not So Short Summary of my Experience in SPAN385

Honestly, I don’t know where to start with this section of the blog. This class has been an amazing experience for me as a student and as a California native. As a student, it has given me the unique opportunity to explore the amazing city that is Los Angeles, something I would have never given a thought to do since everything seems within arms reach here on campus (an idea we learned about in this class). As Professor Thomas Gustafson puts it, “USC by its fortification and security makes people scared or more fearful to explore the city. To take advantage of the range of the city, [students need] to go south, east, and not just west and north” (Will). Aside from that, I would say my favorite subject was gentrification and our trip to Boyle Heights. Not only was I able to taste foods from restaurants I would have never visited, but I got to see topics from our class in a real-life setting. In addition to these amazing culinary experiences, getting to meet so many seniors as a sophomore was a huge benefit as well. I got to hear the tips and tricks of USC that I would have had to learn about the hard way in the future. From the class itself, something that I learned and will hold close to me is that people will open themselves up if you are willing to talk to them. With our interview and many experiences with small business owners, we saw how people are more than excited to share their ideas and lives with you once you break that initial barrier. Overall, I would definitely recommend this class to anyone who wants to burst that USC bubble to further explore the local community as well as try some amazing food. Finally, I wanted to thank Professor Portnoy for teaching such an amazing class and want to wish all the seniors (almost the entire class) luck in their future endeavors, you’re all an inspiration to my sophomore self and make me look forward to graduating and becoming a real adult (a very scary thought) in a couple of years!

Sources

Cooper, A. (2020). Addressing the strain the coronavirus has put on America’s food supply chain with José Andrés. CBS News. Retrieved April 21, 2022, from https://www.cbsnews.com/news/jose-andres-chef-feeding-coronavirus-impact-60-minutes-2020-04-19/ 

Washington, K. (2020, July 16). Op-ed: How urban agriculture can fight racism in the food system. Civil Eats. Retrieved April 21, 2022, from https://civileats.com/2020/07/10/op-ed-how-urban-agriculture-can-fight-racism-in-the-food-system/ 

Will, R., & Angeles, A. D. F. H. L. (2018, May 14). Opinion: Revisiting USC’s old ‘university village’ as gentrification spreads around campus. L.A. TACO. Retrieved April 21, 2022, from https://www.lataco.com/opinion-revisiting-uscs-old-university-village-as-gentrification-spreads-around-campus/ 

La Lucha de Vendedores Ambulantes en Los Ángeles y Una Charla Con José

por zachary yawata

Los vendedores ambulantes son un parte esencial de Los Angeles y la cultura latina. En cada calle, los pueden ver, anunciando sus productos y precios baratos. Por mucho tiempo, los vendedores han tenido problemas con el gobierno y todavía están luchando por su derecho a vender para apoyar sus familias. Para mantener su trabajo y carrito, “Vendors must also pay $746 for a one-time cart inspection. Annual city permits are priced at $291 ($541 after July 1), while county permits cost $772 yearly” (Villafana). En adición al costo de los productos, los vendedores ambulantes tienen dificultades con pagar para los permisos. Por esto, hay casos donde los vendedores no pueden pagar y existe la posibilidad de ser victimo de “confiscation of products and pushcarts, the issuing of fines and citations, and at times, arrests” (Rosales 8). Con esta amenaza constante, los vendedores buscan ayuda de la comunidad “paisano”. Esta comunidad sirve como una oportunidad de aprender los trucos de los negocios y conocer otros vendedores también. Sin embargo, hay la idea de un “ethnic cage [and how] crackdowns contribute and perpetuate poverty and marginalization among fruteros” (Rosales 11). El ethnic cage trae a los inmigrantes juntos para que ellos tienen la capacidad de empezar su negocio con los carritos. Pero con el riesgo de detenciones, citaciones, y problemas con el Los Angeles County Department of Public Health (LACDPH), los vendedores tienen miedo y tratan de explotar otros paisanos, los mismos que ayudaron con empezar sus vidas en los Estados Unidos. Vemos paga desigual o sin pago en absoluto. Hay una limitación de la movilidad económica tambien donde los vendedores tienen que “recognize their low status not only in the new destination country but also within a newly constituded hierarchy of hometown associates” (Rosales 13). Esta cita habla con la idea de un ethnic cage también donde hay la comodidad de estar con personas familiares pero con la posibilidad de hostilidad y explotación. En este momento, ellos tienen que elegir entre individualismo asociado con aislamiento o una comunidad atrapado por el ethnic cage

Aunque el trabajo tiene mucho riesgo con las leyes y no paga mucho dinero, un parte grande de inmigrantes lo persiguen porque es considerado un trabajo honesto. Por ejemplo, José, el vendedor que me conocí para este blog, me explico porque él tiene este trabajo. Una cosa para notar, me tomé como una hora para encontrar un vendedor con fruta, monté mi monopatín en S. Vermont y Normandie por mucho tiempo hasta que me encontré José en Grand Ave. No hay muchas opciones cerca de campus, y es necesario salir de la burbuja de USC.

Cuando lo conocí, él estaba un poco nervioso y no quería contestar mis preguntas. Después de una conversación pequeña y una explanación sobre la clase y nuestro blog, él estaba dispuesto a ayudarme. José es un inmigrante de México quien ha tenido el trabajo de vendedor por treinta años. Él nunca ha mudado su ubicación de carrito y empieza a las seis de la mañana. Normalmente, cuando son casi cinco de la tarde, él cierra su carrito y regresa a casa. En un día típico, él hablará con casi cuarenta clientes, muchos vienen de una clínica cercas, cuando pasan en coches, o el departamento de servicios sociales. José vende una variedad de productos, tamales, café, agua, frutas frescas, Gatorade, y tortas también. Me dijo que aunque no recibe mucho dinero, él puede conocer gente nueva todos los días. Él solo usa un carrito de compras porque su original se lo llevaron por el LACDPH. Desde entonces, él nunca ha tenido suficiente dinero para comprar un carrito nuevo y prefiere tomar el riesgo de citaciones. Muy similar a Juana Dominguez, quien “prepares breakfast for neighbors who have come to depend on her for most of their meals each week” (Bautista), José queda en el mismo lugar todos los días porque hay personas quien siempre vienen en la mañana para comer el desayuno. Finalmente, durante la pandemia, él no tuvo que cambiar mucho afuera del requisito de llevar una máscara. Yo compré una taza de frutas con tamarindo y le deseó suerte con su trabajo. Las frutas eran un poco cálido, pero dulces y frescas, sin embargo. Aunque él ha tenido muchos problemas con su negocio, él mantiene su buena actitud y todavía ofrece buena calidad en sus productos e increíble servicio al cliente. ¡Recomiendo pasar tiempo con él!

Fuentes:

1. Portnoy, Sarah, “L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart 

Legalization.” LA Weekly, 25 Jan. 2017, L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight

for Food Cart Legalization

2. Portnoy, Sarah, “She used to dodge police. Now she can make Puebla style food and run a business while speaking up for other vendors,” She used to dodge police. Now she can make Puebla-style food and run a business while speaking up for other vendors

3. “La venta callejera hace más vivas, seguras y justas las ciudades y por eso pertenece a la escena urbana post Covid 19,” La venta callejera hace más vivas, seguras y justas las ciudades, por eso pertenece a la escena urbana post-COVID-19

4. Nidia Bautista, “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit,” Food and Wine, https://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic

5. Fines and Confiscation: Explaining L.A.’s Arbitrary Street Food Cart Law the County 

Uses to Criminalize Street Vendors ~ L.A. TACO

6. Rocío Rosales, “Chapter 1,” Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Communities in Los Angeles. (BB bajo CONTENT, Lecturas para Semana 12)

La Comida – Para Todos, Por Todos

por Zachary Yawata

Parkside, Everybody’s Kitchen, y McCarthy son los tres comedores de USC. Yo como en los comedores todos los días (recibo 19 “swipes” cada semana) y en general, los cocineros utilizan menús que atraen a todas las personas. Sin embargo, hay días donde ellos ofrecen platos tradicionales de culturas diferentes. En mi opinión, no tengo un problema con esto, pero otras personas piensan que la comida es una poca extraña y puede ser un ejemplo de apropiación cultural. Apropiación cultural, “when members of one culture take for their own, items produced by members of another culture” (Medium) puede tomar muchas formas. En relación con la comida, apropiación cultural es considerada la apropiación culinaria. Para mí, me gusta cuando los cocineros intentan aumentar la variedad de comida en los comedores, porque muestra un esfuerzo de complacer estudiantes de orígenes diferentes. Sí, ellos están “tomando” los ingredientes de culturas diferentes, pero no es un ejemplo de “columbusing” el “act of reckless and thoughtless appropriation” (Portnoy 106).

Un buen ejemplo de comida que se ha adaptado bien sería los platos de bulgogi en McCarthy. En mi opinión, la elección de ingredientes es un poco interesante, pero la comida es muy sabrosa e iría a McCarthy específicamente si el plato estaba en el menú. Los otros platos son similares, cerca a los platos originales con ingredientes no tradicionales. Hay pensamiento deliberado puesto en la receta y nunca alcanza un nivel extremo. Los cocineros simplemente necesitan hacerla correcta. En adición, debe ser un entendimiento de los estudiantes que la comida no será una réplica perfecta, el más importante es la intenta detrás de cada plato. 

Este caso es muy similar a la comida de Trader Joe’s o Costco y si los clientes la le gustan, no hay problema. Por ejemplo, como ya hablamos en clase, los productos de Trader Joe’s empezaron usar nombres diferentes como Trader Ming’s o Trader Joe San basado en el origen de la comida. Según Trader Joe’s, muchos de los clientes les gustan los cambios y están de acuerdo que los nombres diferentes son una estrategia de marketing muy divertida y no son racista. El problema que tenemos es que, “the power dynamic becomes about the power to sell, to strip of meaning and history an item or event for the sake of a dollar” (Modern). Sí, los clientes les gustan los productos culturales, pero en el momento, la comida no sirve las personas, solo ayuda con los beneficios de una compañía. ¿Pero dónde está la línea entre bien y mal y quien tiene el derecho de crear la comida de culturas diferentes?

Gordon Ramsey tuvo problemas con su “opening [of] an Asian restaurant without an Asian chef at the forefront of the operation” (Neetha). Estoy de acuerdo con Neetha y pienso que es un poco extraño ver un restaurante étnico con un representante de una cultura diferente. Sin embargo, no es un problema si el representante y los cocineros tienen el entrenamiento apropridao. El entrenamiento debe incluir recetas tradicionales y tener un parte educacional para que todos tienen información sobre la cultura que sirven. Por ejemplo, “Bayless – who is bilingual and spent years traveling through Mexico” (Chow) sabe más que una persona mexicana que nunca ha estado expuesta a la cultura mexicana en los Estados Unidos. El más importante factor es la habilidad de entender el público. Un ejemplo que me encanta viene de Gentefied! una espectaculo de Netflix. Chris Morales vivió en Idaho por toda su vida y cuando revuelva a Los Ángeles, él tiene un tiempo muy difícil cuando trata de introducir platos nuevos al población hispánica. Nadie le gusta su versión de un taco y eventualidad el se adapta a la cultura de Los Ángeles. Un ejemplo en mi vida fue cuando estaba trabajando en BBQ Chicken, un restaurante coreano. Los dueños eran coreanos, pero todos los cocineros eran mexicanos. Cuando fui a los otros BBQ Chickens, la comida sabia la misma. Al fin de día, “Does it matter to you, as you’re sitting there in that new Korean joint, who’s running the kitchen? What is lost, if anything, when you eat a cuisine without connecting to the culture behind it?” (Chow). No, no se preocupe de quien lo cocina. Lo más importante es su entrenamiento, entendimiento de la cultura y tradición y dedicación a la cocina.

Rick Bayless

Fuentes

“Resources on what cultural appropriation is and isn’t,” Medium.com, Sept. 11, 2018, https://medium.com/@DevynSpringer/resources-on-what-cultural-appropriation-is-and-isn-t-7c0af483a837

Melissa Mora Hidalgo, “Did Alison Roman dress up as a chola? The difference between cultural appropriation and cultural appreciation,” La Taco, June 15, 2020, https://www.lataco.com/cultural-appropriation-vs-appreciation/ 

Neetha K, “Alison Roman and Columbising: Food cultural appropriation isn’t new, Jamie Oliver, Gordon Ramsay and even you do it,” https://meaww.com/alison-roman-jamie-oliver-gordon-ramsay-food-cultural-appropriation-dalgona-coffee-columbisingChow, K. “When Chefs Become Famous Cooking Other Cultures’ Food,” NPR. http://www.npr.org/sections/thesalt/2016/03/22/471309991/when-chefs-become-famous-cooking-other-cultures-food

Chichén Itzá y ¿Qué hace que algo sea auténtico?

Por Zachary Yawata

Un Plato Tradicional – Papadzules

Durante el fin de semana pasado, yo fui al restaurante “Chichén Itzá” con mi novia por un día de San Valentín muy temprano. Nosotros caminamos por Exposition Boulevard por media milla hasta que llegamos a South Grand Avenue, solo fue una caminata de quince minutos. Cuando llegamos al Mercado de la Paloma, inmediatamente vimos la plaza y como fue muy diferente en comparación del vecindario. Aunque la plaza estaba muy limpia y había personas de seguridad, el vecindario tenía mucha basura al lado de la calle y solo un trabajador de DPS. 

Decidí probar un plato tradicional, papadzules e inmediatamente con el primer bocado, había un sabor un poco dulce pero salado también.  Para mi sorpresa, la tortilla y los huevos estaban muy suaves. El olor del plato era en su mayoría de salsa de tomate y era muy similar a una salsa para un espagueti. Las salsas eran un color verde claro y naranja como una calabaza. Sin embargo, pienso que las salsas podrían ser un poco más saladas porque tuve que añadir la salsa picante de habanero que proviene del restaurante. Me encantó la salsa picante y la usé en los tacos que compartí con mi novia también. En comparación a los tacos de Los Tacos Truck, me gustan los tacos de Chichen Itzá un poco más, pero son un poco más caros. La comida de los dos restaurantes es muy similar, pero las tortillas de Chichen Itzá eran un poco más suaves y la carne de Leo ‘s era más jugosa. Finalmente, mi novia quería probar el tamal colado. El maíz era cubierto en hojas de plátano pero mullidísimo y dulce. Solo tuve un bocado, pero a mi novia le encantó y quiere comerlo otra vez en el futuro. 

Originalmente de Yucatán, papadzules es típicamente parte de un desayuno. Es difícil saber si el plato existió antes de los españoles, pero los mayas ya tuvieron todos los ingredientes para hacer papadzules. El maíz, tomates, chiles, huevos, y semillas de calabaza estaban en Yucatán y no son de los inmigrantes. El maíz se utiliza para las tortillas y las semillas están en la salsa, mezclada con epazote y caldo. Aunque puede ser un poco caro, el plato es una buena representación de un plato tradicional. Definitivamente recomiendo el restaurante, ¡y no tengas miedo de añadir salsa o condimentos adicionales! 

Autenticidad y Adaptación

Antes de ir a Chichen Itzá, hice una investigación sobre qué tipo de comida hace el restaurante. Con un una busca de Google, escogí el menú en el sitio web para el restaurante y muchos comerciales sobre el sitio de arqueología y el precio de un viaje a Yucatán. Yucatán es un estado en México conocido por las playas y el facto que fue ocupado por las mallas antes de los españoles vinieron. Aunque los españoles intentaron cambiar las tortillas de trigo, los papadzules de Yucatán todavía usan maíz. Como menciona Heldke, “the meaning of the dish is inherent to it” (Heldke) de una manera, la receta original es una manera de resistencia al cambio. Sin embargo, cuando estaba investigando los platos diferentes, vi una receta moderna que utiliza tortillas de trigo. Esta discrepancia es un factor fundamental en la autenticidad y plantea la pregunta ¿Qué hace que algo sea auténtico?

yucatán en un mapa de méxico

La idea de autenticidad es muy subjetivo, pero en muchos casos es una manera de “provide a much-needed and very literal taste of home to those who have uprooted their lives to reside in a different country” (Portnoy). Esta cita demuestra cómo la “autenticidad” es diferente para cada persona. En relación a la discusión entre maíz y trigo en tortillas, los dos son ingredientes importantes para poblaciones diferentes. Para mí, un plato que considero auténtico, es ramen de un restaurante fusión, pero mi padre no está de acuerdo conmigo. Me gusta comer ramen en alguna forma, pero mi padre siempre elige la comida de un restaurante japonés. Él piensa que el plato necesita ser servido directamente a usted para ser “the real deal”. En oposición, yo solo estoy buscando los ingredientes, por ejemplo, los fideos, el caldo, las verduras, y lo más crucial, la intención detrás de la receta. No siempre tenemos acceso a los ingredientes nativos en un país diferente y es necesario hacer cambios a la receta. Es el trabajo del cocinero para adaptar y escoger ingredientes que funcionen bien con la receta original. Aunque la comida es diferente, es de una “perspective [of people] who were born and raised in this part of the world” (Portnoy). Mientras mi padre creció con más ingredientes japoneses, me encontré mezclando diferentes recetas de muchas culturas diferentes.

un «meme» de la adaptación de comida en los estados unidos

Fuentes

Portnoy, Sarah. “Authenticity of Cuisines.” The SAGE Encyclopedia of Food Issues, edited by Ken Albala, SAGE Publications, Inc., Thousand Oaks, CA, 2015, pp. 84–87. 

Heldke, Lisa. “But Is It Authentic: Culinary Travel and the Search for the ‘Genuine Article.’” The Taste Culture Reader, edited by C Korsmeyer, Berg, 2005, pp. 385–94.

Mi Identidad Confusa y Un Viaje a Leo’s Tacos Truck

Por Zachary Yawata

Mi Identidad Culinaria

Una identidad, lo que nos describe, nuestra personalidad, personaje, y creencias. Para mi, mi identidad está basada en muchos factores. Primero, yo soy de Irvine, California una ciudad conocida por sus ratos de crímenes muy bajos y casas expansivas.. En la mayor parte, Irvine no tiene mucha diversidad y es seguro decir que no he tenido mucha experiencia con la cultura hispana. En adición, es difícil definir mi propia identidad porque yo soy Japonés, Vietnamita, y Chino. Mi madre es más Chino que Vietnamita, pero vivió en Vietnam durante su niñez. Mi padre nació aquí en California, pero mis abuelos son de Japón.

En vez de chocar con otra, mis tres culturas trabajan juntas y resultan en mi propia comida especial. Un plato que se parece al tamal mexicano a mi es una combinación de mis tres culturas. Mi madre hace una versión de udon noodles, un plato japonés, pero ella usa salsa de pescado en vez de “dashi” el ingrediente tradicional. Es muy similar a Bánh Canh, una sopa Vietnamita, pero no de un caldo de cangrejo. Como “Mexican food has had very different identities” (Portnoy) la comida que hace mi mama tiene una identidad muy conectada y especial a mi. No podría hacerlo en mi casa porque estamos usando un régimen de comidas, pero en el futuro, puedo hacer el plato con mi madre.

Normalmente como “udon noodles” cuando está lloviendo o cuando una persona en mi familia está enferma. Tiene un sabor de sal, pero no es tan fuerte. También hay pollo y jengibre en el caldo. Lo comemos mi familia y yo juntos y con mis primos también en ocasiones especiales. Sin embargo, si pensara en este plato de manera crítica, lo llamaría una invención para la cocina asiática. El plato prueba como su propio plato, tiene ingredientes frescos, y sostiene la tradición de las diferentes culturas. Es un ejemplo de “good food” una idea que cubro más en mi visita a una lonchera. En una escala global, la comida puede conectar personas en naciones diferentes. Por ejemplo, mi mezcla de culturas trae mis dos lados de la familia a la misma mesa del comedor. En una escala más local, miramos las comunidades y las familias que trabajan juntos aunque tienen problemas más grandes que la comida. Finalmente, el sabor tiene mucho en relación a la identidad. El sabor de mi plato es una representación de mi sangre mezclada en adición a mi orgullo en las tres culturas que tengo. Cuando una persona me pregunta “qué eres», mi respuesta siempre va a una explicación de mi plato y como lo describe. 

Un Viaje a Leo’s Tacos Truck (Vermont Avenue)

Un poco fuera de la zona de “Fryft” está la lonchera de Los Tacos Truck. Yo decidí ir a esta lonchera porque de recomendaciones de mis amigos y porque fue opción en el sitio, “The LA TACO 69”. Normalmente mis hábitos alimenticios están basados en los comedores de USC y nunca salgo del campus para comer. Sin embargo, el menú y revisiones de otras me persuadieron a probar la comida de Leo. Antes de investigar el lugar, miré el menú en línea y vi muchas opciones diferentes como pollo, carne asada, al pastor, y mucho más. Los Tacos Truck no es un restaurante, es una lonchera con siete sitios diferentes en la ciudad de Los Ángeles. Está el sitio de Leo’s:

https://www.leostacostruck.com/

Fui a la lonchera en Vermont y es muy obvio la diferencia entre el vecindario aquí en comparación a la área cerca de USC. Había gente sin hogar en la calle, botellas de cerveza, y yo vi un ratón también. Sin embargo, el espacio cerca de Leo ‘s fue más limpio y había muchos clientes también. Está en un estacionamiento de una tienda de autos. Yo decidí comprar los tacos, tres de pollo, dos de asada, y tres de pastor, y tomarlos a mi casa. Sin embargo, no fue una buena decisión porque cuando yo tomé mi primer bocado, fue muy jugoso, pero un poco frío, una lección importante para mi. Me encantaba el olor, me hace recordar los tacos de mi tío quien siempre lo hacía para las vacaciones. La carne (pollo, carne asada, de pastor) fue muy sabrosa y jugosa pero un poco fría porque del paseo en el coche. Los tacos fueron acompañados por salsas diferentes, cilantro, pepino, y cebolla. Como siempre, yo ordené una botela de Jarritos para beber. Es un refreseco muy bueno pero no demasiado dulce.

Por el más partes parte, Leo ‘s es un buen representación de una manera tradicional y se queda muy cerca de los raíces de pastor. Mantiene la tradición de México y la idea de “good food” también. Incluye ingredientes frescos (en forma de verduras y carne jugosa), integridad (usa técnicas tradicionales), y respeto a la tradición cultural (Albala). Cuando estaba en línea, tuve la oportunidad de hablar con otra estudiante de USC. Como el plato de mi madre, Los Tacos Truck es un buen ejemplo de “good food” y tiene un rango de precios perfecto para los estudiantes sin mucho dinero.

Fuentes

Albala, K. (2012). A Theory of Gastronomy. In Three World Cuisines: Italian, Mexican, Chinese (pp. 1–29). introduction, AltaMira Press. 

Portnoy, S. J. (2017). From Tamale Wagons to California Burritos: A History of Latino Food in Los Angeles. In Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles (pp. 11–26). essay, Rowman & Littlefield.

Mi Introducción – Zachary Yawata

¡Hola a todos! Me llamo Zachary Yawata y estoy en mi segundo año. Yo estoy estudiando la biología humano y tengo dos «minors» un en Español y otro en Health Care Studies. Soy de Irvine, California, solo cincuenta minutos sur de USC. Yo soy parte de Army ROTC y es el razón porque siempre estoy cansado. Yo me quejo mucho sobre ROTC, y le ha sido parte de mi identidad. En el futuro, me gustaría ser un médico, trabajando con personas sin seguro o dinero en una organización sin ánimo de lucro. En mi tiempo libre, me gusta dormir, pasar tiempo con amigos, jugar polo aqauticó, y escuchar a música (Boy Pablo, Rex Orange County, Joji, KR&B, y mucho más). Finalmente, ¡estoy feliz de ser parte de la clase y tener la oportunidad de aprender sobre LA y la comida con ustedes!