Blog #2: Taquitos y Tamales a la Calle Olvera

Antes de nuestra visita a la Calle Olvera, había visitado una vez con mi clase de SPAN 261, pero no supe mucho sobre la historia de este sitio historical. Después de leer el primer capítulo de Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, supe que necesite visitar el Cielito Lindo. Mi experiencia con taquitos auténticos es menor… típicamente, los taquitos que yo como son de Trader Joe’s y son congelados. Por eso, tuve interesa en el Cielito Lindo y nuestra visita a la Calle Olvera era el tiempo perfecto para probar taquitos “auténticos”.

fullsizerender-9

Leí en el sitio web de Cielito Lindo sobre el proceso de cocinar los taquitos y también sobre la historia del restaurante. El sitio dice que el Cielito Lindo aún cocina los taquitos con los ingredientes mismos y con la receta misma. Pero, después de probarla, estoy de acuerda con Sarah Portnoy que, “…[the taquitos] taste as if they have been quickly cooked ahead of time and quickly reheated,” porque los taquitos no me parecieron frescas (más comentario sobre mi comida después). Cielito Lindo ha vendido taquitos desde 1934 y originalmente la comida fue cocinado a su casa y trajo a la Calle Olvera cada día por carrito.

En su ensayo, Ferrero describe la dualidad de comida mexicana. Ella escribe que la comida para los comensales que no son mexicanos que, “They adopt different attitudes toward their Mexicanness, play with the images imposed by the American society on their culture, and perform specific cultural traits to satisfy their customers’ expectations.” Pienso que es posible que la Calle Olvera se ha convertido en esta definición, con los vendedores de recuerdos de cosas que son estereotipias de México. La Calle Olvera tiene un ejemplo literal de “whitewashing” con el mural “América Tropical” que fue casi removido.

Había probado los taquitos y tamales, pero siempre he tenido favorito para los tamales porque mi madre, mi hermana y yo han cocinado tamales cuando estamos juntos para las vacaciones como Navidad. Cuando mi hermana era en la escuela primera, asistió una escuela de cocina, y allí, ella aprendió cómo cocinar tamales o adicionales comidas de culturas diferentes. Más o menos dos años en el pasado, un día en el verano, mi madre y mi hermana me invitaron a cocinar los tamales con ellos. Pienso que este es como la lectura de Ferrero, con su definición de comida étnica como un “symbolic marker of identity” donde las fronteras de la identidad étnica y el regionalismo trascienden a formas nuevas de socialidad. Cuando cocino tamales con mi madre y mi hermana, escuchamos a la música de américa-latina tengo el reconocimiento de la historia y los tamales ayudan a acercarnos. Después de leer la lectura de Deverell, entiendo que no es el “whitewashing” que él describe o la insensibilidad de Rick Bayless que el libro de Sarah Portnoy describe también. Por eso, pienso sobre los tamales en el contexto de los primeros tamaleros cerca de la Calle Olvera y mi experiencia.


Pedí el número 2 combo plato de Cielito Lindo, con dos de sus taquitos famosos y una tamale. Mi primera idea fue había mucha salsa aguacates – quizás demasiado salsa. Los taquitos y el tamale eran saturados con la salsa y mi plato también era reposante y yo derramé la salsa a mis zapatos. Yo sé que la salsa es distintiva de Cielito Lindo, pero para mí prefiero menos salsa para disfrutar los sabores de los taquitos y el tamale. Los taquitos eran crujientes y la carne era tierna en contraste. Me gustó el tamale mucho porque me recordó de mi familia pero también el maíz era húmedo. La carne tierna con el maíz suave fueron complementados perfectamente con la salsa. En mi opinión, el sabor era picante, pero la cantidad perfecta antes de causarme incomodidad.

La autenticidad de Calle Olvera

img_6491

Cuando llegué a Calle Olvera, primero vi el restaurante Cielito Lindo. Tenía un letrero pintado que es bonito e indica que fue fundado en 1934.

img_6486

Cuando miré más allá del restaurante, vi una línea de tienditas con muchos colores vibrantes. Mientras esperábamos por el resto de la clase, caminamos por la calle peatonal para explorar las tiendas. Hay mucha ropa, juguetes, marionetas, y otras cosas en cada tienda. Algunas cosas parecen hecho de mano pero otros obviamente son bienes producidos en masa. Después, subimos las escaleras para ver el mural “La América Tropical” de David Alfaro Siqueiros.img_6485

Primero vi que el mural es muy descolorido. Esto es porque había cubierto por muchos años a causa del “whitewashing.” Es muy triste porque podía ver partes de color rosado pálido e imagino que originalmente eran de color rojo vibrante. Esta descoloración del mural es análogo al “whitewashing” de los sabores de comida mexicana en Los Ángeles. Me fijé un hombre crucificado en el centro. El representa la opresión de los mexicanos en Los Ángeles.

Es difícil para definir la Calle Olvera como auténtica porque es una mezcla de  aspectos mexicanos auténticos pero también aspectos turísticos. Sirve a dos audiencias: los mexicanos americanos y los turistas americanos. Según Portnoy, los puestos de Calle Olvera vende dulces mexicanos, guitarras baratas, máscaras de lucha libre y otras cosas que se venden en mercados en México. Por eso, por un lado, es una representación de México auténtico. El mural es otro ejemplo de la autenticidad de Calle Olvera y del conflicto entre los mexicanos y los anglos. Representa la opresión de los mexicanos debajo del imperialismo americano. Por eso, al otro lado Calle Olvera es un símbolo del “whitewashing” de la influencia Mexicana en Los Angeles. De manera interesante, según Portnoy, al principio Calle Olvera fue diseñado por una mujer Anglo. Anglos ricos quisieron preservar la Ávila Adobe para preservar la historia de Los Ángeles. Al principio fue un lugar para los visitantes americanos pero hoy día también es un lugar para celebrar días festivos mexicanos. Pienso que no podemos decir que Calle Olvera es simplemente auténtica mexicana o no. Creo que hay aspectos auténticos mexicanos pero por lo general es auténtica de la cultura mexicana americana y representa la unión y también el conflicto entre las dos culturas.

Según Sarah Portnoy, platillos que tienen una combinación de diferentes comidas son una adaptación americana de comida mexicana. Por ejemplo, muchos restaurantes mexicanos en los EEUU sirven un platillo con arroz, frijoles, y enchiladas o tacos con mucho queso arriba. Gustavo Arellano discute que toda la comida mexicana, aún la comida mexicana americana, es mexicana y auténtica si una parte de esta cocina se originó en México. Pero creo que la comida mexicana americana no captura el espíritu de los mexicanos. Es una mezcla de los dos paladares y los espíritus de las dos culturas. Por ejemplo, comí un platillo que tiene una combinación de un tamal, dos taquitos, frijoles, salsa de aguacate, y mucho queso de Cielito Lindo.

img_6492La adición de queso arriba representa la influencia del paladar americano en la comida mexicana americana. Pedí una horchata también. Por lo general esta comida viene de la comida mexicana pero es modificada para satisfacer los visitantes americanos también.  Por eso, creo que los platillos de combinación de Cielito Lindo son una representación auténtica de la cocina mexicana americana pero no de la comida mexicana.

 

Gracias!

Fui introducido a SPAN 385: La cultura de la comida en el Hispano Los Ángeles cuando por primera vez visité USC antes de mi primer año. Me sorprendió la oportunidad que ofrece esta clase. La clase permitió a los estudiantes salir de la escuela y aprender más sobre la historia, la cultura, y la comida de la ciudad en la que estaría viviendo en por lo menos cuatro años. Traté de registrarse para la clase cada semestre y cada año yo no era capaz de hacerlo. Finalmente, el último semestre de mi último año tuve la oportunidad de entrar en la clase. Estaba un poco triste que sólo sería capaz de utilizar lo que he aprendido y la experiencia de la ciudad desde una nueva perspectiva cultural por sólo unos pocos meses, pero todavía estaba excitado. Afortunadamente he decidido terminar mi Master en la USC, así que voy a permanecer un año más!

IMG_4776.JPG
Chichen Itza: Tacos de Poc Chuc

Cuando era joven, mis padres siempre me dijeron que probar todo antes de tomar decisiones o hacer opiniones al respecto. Decidí que debería utilizar la misma mentalidad para esta clase. De una manera, creo que esta mentalidad es más importante y abarca todas las otras frases típicas: “Siempre da lo mejor”, “No juzgar un libro por su cubierta”, “Sea siempre humilde y amable”, y muchos más. No estoy diciendo que usted debe decir “sí” a cada cosa que se le presente, muchos de ellos puede ser peligroso y totalmente ilegales, pero cuando se trata de comida y la cultura simplemente no existen desventajas a tratar. Lo peor que puede pasar es que va a sumergirse en una cultura y aprender sobre otros gustos, disgustos, y las tradiciones.

IMG_5111.JPG

La comida es una carretera increíble para participar en este aprendizaje de la cultura. A diferencia de cualquier otra cosa en este mundo, la comida es al mismo tiempo idéntico y extremadamente diferente en todo el mundo. Todos usan ingredientes similares, patatas, maíz, trigo, y crean obras de arte extraordinarias que cuentan una historia acerca de su cultura o el pasado de la familia. A través de los alimentos que tenemos acceso a toda la historia de un pueblo, de dónde venían, qué dificultades enfrentan, que influyó en ellos, y lo que hizo felices. La comida es realmente una herramienta increíble para los historiadores para aprender cosas nuevas cuando los libros no están disponibles.

IMG_5164.JPG
El Huarache Azteca: Tacos al Pastor

Otro aspecto extraordinario de la comida en mi opinión, son las conversaciones que se producen durante la fabricación y el consumo de alimentos. Mi familia tenía y tiene cena juntos todas las noches. Nos sentamos durante una hora o más y discutimos nuestros días, nos reímos y aprendemos más sobre cada uno. A veces hablamos del pasado, a veces del futuro, y muchas veces del presente. Los alimentos nos da la oportunidad de conectar de una manera muy especial. Incluso para esta clase, a pesar de que mi familia se encuentra en el norte de California, mi novia y / o amigos se unieron para las cenas que he utilizado para mis blogs. Más de un delicioso taco o tamales hemos sido capaces de olvidarse de la escuela por sólo un poco y disfrutar de la felicidad pura que trajo la comida.

IMG_5654.JPG
Olamendi’s: Tostada con Pollo

Me doy cuenta de que no he hablado mucho acerca de los detalles que me gustó de esta clase, pero para ser sincero, creo que cada experiencia fue única, interesante y útil en su propia manera. Creo que esta clase podría ser renombrado a “Aprende a apreciar nuevas culturas a través de los alimentos”. Nos centramos en Los Ángeles específica y, como hemos aprendido, LA es una ensalada increíble; llena de identidades mixtas, cada uno trayendo su propio sabor a la ensalada. Esta clase me ha permitido diseccionar las diferentes partes de la ensalada, y aprender acerca de cada cultura, y luego también me permitió combinar ellos y aprender la forma en que interactúan.

IMG_5115.JPG
Yxta Cocina: Margaritas

Me gustó todas las actividades, sin embargo, creo que mi favorito era la presentación por Caridad Vásquez. Ella es un vendedor ambulante que está luchando por la legalización de su trabajo. Ella vino a los Estados Unidos y se casó con otro vendedor ambulante. En 2007 empezó a vender cosas en Boyle Heights pero la policía dijo que no podía vender comida más. Cuando la economía cayó un montón de vendedores fue, pero ella todavía tenía que vender para ganar poco de dinero. Ella dice que la mayoría de la gente no entiende la dificultad es ser un vendedor ambulante, a veces ella no puede vender nada hace semanas. Ahora sólo se vende por dos días para que la policía no toma sus cosas. Dice que no sabe hacer otra cosa y esto es lo que es bueno y es por eso que ella lo hace. La pasión y el entusiasmo ella tuvo era simplemente increíble y creo que simplemente actúa como otra demostración de la importancia de la alimentación de todas las personas diferentes. Creo que, sobre todo en la USC estamos atrapados en una burbuja rodeada de personas que son de un nivel de educación y antecedentes similares por lo que no se llega a experimentar o aprender de las personas que son significativamente diferentes a nosotros. Aprendemos cosas muy similares e incluso cuando formulamos nuestras propias ideas que en realidad no salen tan diferentes. Escuchando a esta señora oímos acerca de las luchas de los vendedores y dificultades que enfrentan. También creo que es muy importante aprender acerca de una situación, tanto desde una perspectiva exterior y desde la perspectiva de alguien que está en el medio de la situación. Esta clase me dio todas estas increíbles oportunidades para aprender y crecer.

La cocina de Olivia: Mi abuela

Al entrar a la casa de mi abuelita siempre huele a algo porque nunca para de cocinar. Sean los frijoles recién hervidos, o su famoso Arroz con leche, los olores de la cocina de mi abuela pueden abrir cualquier apetito. Este fin de semana después de misa (a cual vamos juntas cada domingo), decide entrevistarla mientras preparaba el almuerzo para ese día. Mi abuela siempre ha sido una persona muy privada y discreta, pero use el excuso de esta clase para aprender un poco más acerca de su experiencia con la comida en su propia cocina. (¡Ni me dejo sacarle fotos ni video porque dijo que no estaba penada!)

¿Abuelita, donde aprendió a cocinar?

                “Hay hija, pues tus tías en México dicen que tengo el mismo sazón que tu vis abuela en paz descanse. Ella fue la que nos enseñó todo lo que sabemos. Con siete hijas, y el rancho lleno de frutas y verduras frescas que cosechaba tu vis abuelo, teníamos bodegas llenos de garbanzos, e ingredientes para cocinar. Durante las fiestas en México en el rancho donde se usaba que pues las mujeres prepararan toda la comida, tu bis abuela hacia unos tamales de banderitas, y salían de tricolor porque le poníamos limón raspado y fresa bien picadita. Desde entonces, me ensene desde chiquita en las ollas que hacía de mentiritas de barro con mis hermanas a cocinar.”

¿Qué simboliza la comida para nuestra familia y nuestra comunidad Latina?

                “Pues pura fiesta e reunión. Fíjate que tus tíos hasta hoy en día y tus tías cada domingo me vienen a visitar y en vez de comprar pizza o los pollos, prefieren mi comida hecha en casa. Cuando hay comida en la casa, y panza llena, hay felicidad eh. Hay conversación sobre la mesa, y convivencia, y creo que también es así para la comunidad. Por ejemplo, fíjate en cuando les mando comida a tus tíos en un tupper, nunca me lo regresan vasillos, y así es la comida. Se da, y se regresa en forma de platicar, convivir, y felicidad. Es falta de respeto y mala costumbre no regresar el favor de la comida.”

¿En las celebraciones, que tipo de comida se ve más? ¿Qué le toca cocinar a usted?

                “Pues depende de la ocasión. Si es fiesta de alguno de tus primos, siempre traigo mi flan con pasas. Si es navidad o durante Las Mañanitas para pagarle respeto a La virgen tú sabes que nos quedamos despiertos toda la noche por demanda, y hacemos cantidad de tamales dulces, rojos, y champurrado. Si es algún cumpleaños, hacemos pozole o mole. Para los domingos, un platillo especial para reunirnos como los chilaquiles, o si tengo más tiempo los chiles rellenos estrellados con queso Cotija. Lo importante es que nunca falte, aunque sea una simple olla de frijoles. Con eso ya se arma la fiesta y llegan tus tíos.”

¿Cómo mujer, que cree que es su posición en preparar la comida? ¿Cree que es un espacio donde usted puede expresar su creatividad o se siente más bien como un lugar de opresión?

                “Mira hija, cuando me moví a Tijuana con todos los 11 (se refiere a mis tíos y tías), no tenía más que una cocinita arrinconada en el apartamento que solo era del tamaño como la sala. Era un puro cuarto, y con la estufa que solo tenía dos parrillas, si para que te miento me sentía oprimida. No tenía suficiente dinero para comprarles mucho, y en veces, puras tortillas con crema o mantequilla que en ese entonces valían 5 pesos por un kilo de masa. Sin tu abuelo allí como estaba trabajándole en los files del otro lado (se refiere mi abuela a los estados unidos donde mi abuelo pizcaba de tomates), pues no tenía suficiente a veces para darles a tus tíos y los hice crecer con puras tortillas y frijoles. Cocía una olla de frijoles grande para todos y hacia la hicimos. Ya que nos movimos a la casa de tierra (se refiere a la primera casa en cual vivieron en Los Estados Unidos, en el este de Los Ángeles), pues entonces allí ya tuve una cocina más grande, y tus tío Joaquín el más mayor ya trabajaba, y hacíamos burritos que se ponían a vender en el aeropuerto, De allí, sacaba para hacerles de comer. Ya que encontré trabajo como costurera, llegaba cansada pero me sentía libre porque tenía dinero para cocinar y hacerles más bien su comida propia.”

En ese entonces, le llego la visita a mi abuelita y no tuve más oportunidad de tener su atención completa.  Vestida de mandil verde, y con una gran sonrisa al abrirle la puerta a mis tíos y tíos, vi que la comida para ella simplemente es su forma de dar amor. Es la forma en que reunió a mis tíos en los tiempos difíciles cuando vivían en pura pobreza en Tijuana, y todavía continua siendo lo que reúne a las nuevas generaciones de nuestra familia.

Como la señora Vélez que describe Meredith Abarca en su lectura, mi abuela tuvo un espacio (space) y luego su propio lugar (place). Tener su propia cocina en los Estado Unidos, y más bien acceso y fondos para comprar ingredientes para cocinar, tuvo más libertad en la cocina. Aunque si ocupo el “lugar de la mujer” en el aspecto que como en el rancho dijo que con sus siete hermanas y su mama, había una expectativa para tener ya listo la comida para las fiestas y para mi bis abuelo, y veo que estas costumbres se  trasladan hasta hoy en la forma que nos sirve. Siempre sirve a mi tío el más mayor y ha cierta hora, porque hacia le enseno mi bis abuela que hay que tenerle el plato listo al hombre mayor. Pero, la cocina también se ha transformado en un su propio espacio. Ella ahora tiene la libertad y el poder de una estufa, una casa, y una gran familia que elije reunir sobre su mesa. Su cocina como espacio significa amor y convivencia, y continúa contribuir a la harmonía de mi familia cada domingo.

Entrada #3: B.S. Taquería y el concepto de la autenticidad

Yo pensaría que mi identidad es una mezcla de los identidades de mis padres. Mi padre es de Noruega y él puede decir el noruego mientras mi madre es de Brasil y Portugués era su primera lengua. Soy un ciudadano de Brasil y de América pero crecí en América, principalmente en Minnesota. Toda mi familia en el lado de mi madre viven en Brasil entonces tengo lazos muy fuerte al país. Siento que Brasil, específicamente Rio, es un parte fuerte de mi herencia. El plato nacional de Brasil, feijoada, es similar al significado del tamal en México. Feijoada es un guisado de frijol negro que es elaborada con una variedad de carne salado y ahumado como productos de cerdo y vaca. Feijoada es siempre en el menú en restaurantes en Brasil y es muy tradicional. Se cree que el Feijoada ha sido creado por esclavos en plantaciones de azúcar que tomaron restos de la carne no comida por su maestro como orejas de cerdos y los cocinaron con frijoles negros que eran natales a Brasil y la fundación de las dietas de esclavos. Feijoada lleva tiempo para hacer y es por lo general comida en reuniones grandes. Yo siempre lo comía cuando estoy en Brasil con mi familia.

Para esta entrada fui a B.S. Taquería en el centro de Los Angeles. Yo nunca había oído de esta restaurante antes, pero cuando Bill Esparza vino a nuestro clase y habló de la comida Mexicana en Los Angeles, él lo menciono y dijo que los tacos son fantásticos. En el sitio de web de B.S. Taquería (http://www.bstaqueria.com/about/) dice que, “B.S. Taquería demonstrates elements of long-established tradition, paired with contemporary approaches and local flavor.” Leí este descripción antes de ir al restaurante y pensar que esto es una descripción buena del restaurante. Es una restaurante Mexicano pero se describe la comida como “authentically, inauthentic.” Estoy de acuerdo con lo que Anderson dice en su lectura. Podemos define cocina pero no en una manera exacta. Pienso que esta una definición de cocina estricta ignora la realidad de que comida es constantemente evolucionado y es caracterizado por una mezcla de sabores que son influenciados por una variedad de experiencias y culturas.

B.S. Taquería fue creado por una persona con una herencia Mexicana pero es un nativo de Los Angeles y su crianza es reflejada en su comida. Pienso que B.S. Taquería representa el concepto que Anderson describe en su lector, “…vanished world system geography is preserved in a modern culinary one.” La comida Mexicana como la producción de tortillas y tamales tiene raíces en antigua México pero hoy en día es representada y perseverada en una manera moderno. Este concepto es relacionado directamente con el otro concepto en la lectura de Anderson de que, “Cuisine of the periphery migrates to the center.” Los Angeles es considerado “la capital del tercer mundo” principalmente debido a los variedades de los restaurantes de etnicidades diferentes. En una manera B.S. Taquería es un ejemplo en que comida del mundo tercero, es representada en una manera mas atractivo y a la moda. Es proveído a la gente de Los Angeles y turistas que quieren un gusto de comida mexicana y la experiencia mexicana.

B.S. Taquería, en mi opinión, es una reinterpretación de comida tradicional. Yo probé tacos con champiñón y ajo y también un “Brown butter” tamal con calabacita. Estoy de acuerdo con Pilcher de que “…a restrictive definición of authenticity facilitates the elite goal of transforming national culture into a tool of hegemony.” Estoy de acuerdo que la autenticidad es un proceso. No hay un final a la autenticidad. Pienso que hay una definición exacta de lo que es tradicional a una culture, pero las cultura evoluciona y por esa la autenticidad evoluciona también. Por eso me gusta así el jefe de cocina de B.S. Taquería describe su comida como “authentically inauthentic.” Esta descripción tienes ambos aspectos tradicionales de comida mexicana sino también aspectos auténticos que se quedan verdaderos a las raíces de la cocina mexicana.

IMG_9966

Mi Amiga y Yo IMG_9969

Brown Butter Tamal

IMG_9965

Tacos de Champiñón y Ajo
IMG_9967

                                                                           Tacos de Camarón

Yo soy tamal MEXcLAda

Envuelta en bandera de verde blanco y colorado y a la misma vez bandera de azul, rojo, y blanco, yo soy tamal MEXcLAda. Con padres de México y origen en Tijuana, he crecido entre las loncheras de tacos y mariscos, las canchas de fútbol, y las cocinas oliendo a frijoles recién de la olla en las casas de mis abuelas en el Este de Los Ángeles. Es decir que mi situación me ha formado como la comida se forma de lo que está disponible.

En la lectura de Anderson, Everyone Eats, habla de la categorización de la comida. Nos introduce con la idea que la comida puede que sea fluida porque se puede categorizar por los sabores y lo que se utiliza como ingredientes, en vez de dar definiciones rígidas.

Pilcher al hablar sobre la autenticidad de la comida habla sobre cómo la comida es un reflejo de lo que es accesible y es arte en esa forma que no se puede comparar con esos mismos sabores. Personalmente, yo creo que lo que consideramos hoy en día auténtico es como Alicia Gironella De’Angeli dice, es una reinterpretación de comida tradicional. Pilcher él mismo admite que entre la competición por autenticidad se puede perder fácilmente la singularidad  o ‘unique cuisine’ y lo diferente de cada cocina.

Como el tamal que describe Piltcher que es una mezcla entre el trigo de los españoles y el maíz de los indígenas, los tamales aparecen en mi mesa durante la navidad y por meses después en mi hogar. El hecho de hacer los tamales fácilmente se convierte en un proyecto familiar para todas las mujeres de mi familia. Llenando la olla de tamales de queso con salsa verde amarga y enchilosa a la vez, tamales dulces con coco y pasas, y tamales con salsa roja de mole y pollo, los ricos regalos envueltos en masa y su propia cobija de hoja del maíz se gozan en el recalentado hasta los fines de enero.  Igual que los tamales, yo soy una identidad mezclada por los el lugar donde crecí y las tradiciones que mis padres y mis abuelos me han inculcado.

Aunque nací en la colonia Libertad en Tijuana México que como frontera es un centro de entremezcla e igual la capital de los tacos que también son forma de comida inventada, he vivido casi toda mi vida en los Estados Unidos, de este lado de la frontera. Aunque mi familia y yo hemos dejado mucha de nuestra vida y raíces en Tijuana, aún cargamos las tradiciones del otro lado que han ido cambiando entre generaciones. Es decir que aunque cruce la línea, todavía me balanceo entre las costumbres de México y la comida de haya mientras mantengo mi identidad como ciudadana de los Estados Unidos.

Aunque existen los tamales “tradicionales” de la receta de mi abuela desde Michoacán México, cada navidad en mi familia y durante las fiestas de La Virgen de Guadalupe, también se encuentra la pizza, ensaladas de pasta de mis tías, y es decir comida no ‘tradicionalmente’ Mexicana. Es decir que ha evolucionado el sabor en mi hogar, especialmente por los nuevos familiares que han introducido nuevos sabores y platillos. Por ejemplo, los sopes y las tostadas de frijoles son platillos comunes que hace mi mama seguido. Con una embarrada de frijoles guisados en el sabor de chile y manteca, sea la tostada o el sope de maíz sirve para detener los vegetales y el queso que les amontona mi mama. Pero, ha cambiado la receta original de mi madre porque ahora en vez de usar frijoles pintos, usa frijoles negros. Desde una vez que mi tío de Nicaragua trajo una hoya grande de frijoles negros y nos familiarizo con el sabor mas amargo que tienen, la embarrada de los sopes y las tostadas de mi madre ahora tienen diferente color. Desde ese entonces, los frijoles negros se han hecho lo mas común en mi casa, y aunque no fue lo “original o autentico” de mi madre, ahora es un platillo que contiene una historia de mezclar dos sabores diferentes.

Esta semana tuve la oportunidad de visitar la troca de Kogi que se define como una mezcla entre comida coreano y tacos. Aunque es muy popular y conocida entre los estudiantes de USC, yo nunca había visitado la troca porque se me hacia extraño la idea de tacos coreanos.

En el 2008, Kogi empezó a vender tacos como “taco peddler” en las calles de Los Ángeles y entre tres meses ahorraron suficiente dinero para empezar un negocio de troca.  Llena de pegatinas, de afuera, la troca parece muy al día y de moda con su estilo revisionista que se echa de ver no solamente en la comida, pero también en la apariencia de la troca.

Como Pilcher dice referente al tamal, la comida tiene la capacidad de unir a la gente, y la troca Kogi casa los sazones Coreanos en las salsas y en el modo de cocinar la carne y a la misma vez la tortilla de maíz recién hechas.

Anderson en su lectura explica la gran diferencia en accesibilidad a los ingredientes y nos dice que se forman “cores” y “peripheries” dependiente en el nivel socioeconómico. Aun se nota como en la troca de Kogi que se ha vuelto en una troca de gama alta por su popularidad y los precios que han subido extremamente desde que empezaron a vender sus tacos ha 2$, también se nota porque la troca se estaciona en lugares mucho mas económicamente estimados en comparación a otras trocas de tacos que se ven estacionadas en los vecindarios de Los Ángeles más bien asociados con “peripheris.”

Por ejemplo, cuando yo visite la troca de Kogi, estaba estacionado en un festival de Broadway que tuvo la ciudad de Los Ángeles para revivir el arte entre las calles del centro de la cuidad. Antes de ordenar mi quesadilla, vi la pagina en la red de Kogi para compara los precios y note que habían alzados los precios temporalmente porque estaban sirviendo un evento publico. En hacer esto, la troca se convirtió mas en “cores” porque fue mucho menos asequible para la gente común.

Aunque me dolió pagar mas por mi quesadilla sabiendo que usualmente no cobran tanto, me goce el casamiento entre los sabores Coreanos y Latinos, aunque me recuerdo que la “autenticidad” de cada sabor es cuestionable. Es decir que aunque la comida de Kogi mantenga sus raíces en las culturas y tradiciones recientes de el taco y el sazón Coreano, trae también nuevos sabores pioneros que siempre serán igual de MEXcLAdos como yo, cambiando constantemente lo que se define como “autenticidad.”

 

 

Broken Spanish- Parte de Alta California Cuisine

 

Quiero hablar un poquito sobre mi identidad. Soy de San Diego, California. Mi identidad religiosa es complicada. La familia de mi padre es judía y la familia de mi madre es católica y crié católica. Me gusta me criaron porque aunque soy católica, pasé mucho tiempo con mis abuelos judíos donde aprendí sobre judaísmo. La cultura de mi familia es interesante porque no nos identificamos con una cultura especifica. Los antepasados de mi padre eran de Rusia y los antepasados de mi madre eran de Italia, Inglaterra y Alemania. Siento que celebramos partes de cada cultura de nuestros antepasados. Por ejemplo hay un pan de Navidad de Alemania que se llama Dresden Stollen que cocinamos cada Navidad. El pan es de la región de Saxony en Alemania y es un pan delicioso con frutas azucaradas, ron y un glaseado de azúcar. Me gusta Stollen mucho porque es parte de la historia de mi familia y es una tradición. Nuestras identidades son importantes porque nos dan una manera de sentir que somos parte de algo.

se-holiday-stollen1
Stollen: Pan de Navidad

El concepto de identidad es interesante porque no hay una definición clara que dice lo que constituye una identidad auténtica. Por ejemplo este viernes visité un restaurante Broken Spanish. Yo no había oído de este restaurante. Está al otro lado de la calle de El Chollo. Visité el sitio web de Broken Spanish para aprender más sobre el restaurante y el sitio web dice que: “Broken Spanish follows the evolution of its chef, Ray Garcia. An amalgamation of the classically trained chef, born and raised in Los Angeles, with the powerful influence of a Latin upbringing. Drawing inspiration and flavors from a diverse community, Broken Spanish offers an experience that is Unique, Characteristic, and Beautiful.” Broken Spanish es un restaurante interesante porque no es similar a otros restaurantes mexicanos en Los Estados Unidos. El menú es diferente también. Por ejemplo, uno de los platos era una quesadilla con oxtail, plátano, habanero y salsa quemada. Otro plato es un tamale con cuello de cordero, hongos ostra rey and queso Oaxaca. Yo probé el quesadilla, el tamale y a mí también el queso fundido y los chochoyotes. El queso fundido tiene bacalao, quesillo y tomate asado y los chochoyotes es como una sopa con dumplings de masa, patata, ajo verde y pasilla. Mi camarero me explicó todo mis cursos a mí también. Dijo que el queso Oaxaca es directamente de el región de Oaxaca y que los cocineros preparan la masa cada mañana. Ray Garcia usa las influencias de Latinoamérica para crear los platos originales de Broken Spanish. No es comida auténtica en el sentido tradicional pero es parte la nueva generación de Alta California Cuisine.

IMG_5217
El menú de Broken Spanish
IMG_5223
El Queso Fundido
IMG_5227
Los Chochoyotes y El Quesadilla
IMG_5224
El Tamale

 

En mí opinión, Broken Spanish es un producto del fenómeno “world-systems” que E.N. Anderson discute en “Everyone Eats”. Hay una relación entre las culturas centrales y las culturas periféricas. La cultura de Los Estados Unidos es un ejemplo de una cultura central y las culturas de los países del Latinoamérica son parte de las culturas periféricas. Juntos estos países se desarrollan un nuevo tipo de cocina periferia que incluye restaurantes como Broken Spanish.