Chichén Itzá y los Sabores de la Península de Yucatán (Por Alexandra Demetriou)

Cuando era una niña creciendo en Los Ángeles, solía poner pondría mi cara en la ventana del asiento trasero del automóvil de mi madre y mirar el mundo por el que conducíamos, admirando las vistas y los puntos de referencia que he llegado a conocer tan bien durante más de dos décadas. Así es como aprendí el paisaje de Los Ángeles, construyendo mapas de autopistas y calles concurridas, no por nombre, sino por cualquier punto de referencia junto a la carretera que fue más memorable. Sabía cuando pasaba USC, el alma mater de mi madre, porque esa parte de la autopista era “la parte cerca del bonito mural azul” del Mercado la Paloma. Cada vez que bajábamos por la 110 y nos acercábamos al tramo cerca de la USC, miraba con entusiasmo la ventana y esperar para echar un vistazo al mural, tratando de ver una nueva característica de él cada vez. De las familias mexicanas en el primer plano de la pintura, a los pilares de piedra que se alzaban hacia un cielo tan azul que rivalizaba con la atmósfera real del centro de Los Ángeles, era un parche de color vibrante en un mar de gris que trajo vida a su vecindario circundante. Estaba encantado con la escena que se muestra en el mural y quería saber más sobre la cultura a la que pertenecía. Poco sabía que muchos años más tarde sería un estudiante en USC, estudiando español y finalmente echando un vistazo para ver qué se ocultaba detrás de ese gran mural azul.

El Mercado la Paloma es un patio de comidas sin pretensiones, ubicado entre edificios industriales en Grand Avenue. Desde el exterior, es un edificio simple, de amarillo y rojo, en el que los restaurantes hispanos y la artesanía oaxaqueña comparten espacio con una compañía de seguros, una tienda de suministros informáticos y una costurera. Al entrar, el mercado me parece humilde, con un ambiente cómodo y relajado: las familias se reúnen en este patio de comidas, comiendo diferentes tipos de cocina según el restaurante que elijan visitar. Además de sus restaurantes, el mercado alberga una pequeña tienda adorable llena de artículos tradicionales mexicanos.

Al mirar alrededor del patio de comidas, veo a Chichén Itzá directamente frente a la entrada del mercado. Cuando me acerco al mostrador y al menú, me emociono con la expectativa de los alimentos apetitosos que podía probar. Observo el menú, lleno de platos de la región de Yucatán, primero escaneando aquellos con nombres familiares como los tacos y los tamales, y luego leyendo a través de listas de platos más exóticos con nombres como Poc Chuc y Tikin Xic. Muchos artículos en el menú contienen ingredientes como pollo, cerdo, frijoles y tortillas de maíz, como se encuentran en una variedad de comidas mexicanas, pero los platos también presentan toques únicos, como la incorporación de plátanos. Después de mucha contemplación, selecciono el Tamal Horneado y mi amigo selecciona el Pollo Asado. Tomamos nuestro número, elegimos una mesa, y esperamos expectantemente nuestras comidas. Mientras estamos sentados, noto que el mercado, aunque predominantemente es un mercado hispano, atrae a personas de todos los orígenes étnicos. Muchas familias y grupos de amigos se sientan alrededor de nosotros, y se sientan cómodamente como si estuvieran en casa, que me da la sensación de que algunos de ellos son asiduos.

Nuestra comida finalmente llega, y no puedo esperar para tomar un bocado de mi crujiente tamal. Ha sido frito hasta que es un color marrón dorado cálido, y se coloca encima de una hoja doblada. El plato es simple, con solo una taza de salsa roja para acompañar el tamal. El plato de mi amigo es más diverso, con una mezcla de pollo y cebollas rojas a un lado del plato, una bola de arroz blanco en el centro y un mar de frijoles negros extendiéndose desde el otro lado del plato.

Presiono mi tamal con mi cuchillo y escucho un “crujido” cuando rompo su capa exterior gruesa. Un aroma cálido y abundante flota a mi nariz cuando el contenido del tamal se encuentra con la atmósfera. El interior contiene pollo rallado en una salsa marrón que sale del tamal de inmediato. Tomo un bocado del tamal caliente, notando el contraste entre el exterior crujiente y su interior suave que ha sido marinado por el zumo del pollo. El tamal tiene un interesante componente ahumado a su sabor, que complementa el sabroso pollo en el interior. Experimento con la salsa, sumergiendo un pequeño trozo de mi tamal en el charco de rojo en la parte superior de mi plato, y encuentro que la salsa agrega una patada agradable al tamal templado.

El pollo asado de mi amigo es crujiente pero jugoso, y fue cocinado con cebollas, que lo da un sabor fuerte. Cuando miro los frijoles negros y el arroz blanco junto al pollo, recuerdo la discusión de Ken Albala sobre la autenticidad y la portabilidad al llevar un tipo de alimento de su país de origen a otro. Aunque los componentes del plato, como el arroz y los frijoles, parecen lo que uno podría llamar “americanizados,” no obstante, la comida en general constituye una buena comida en línea con sus orígenes mexicanos.

Chichén Itzá sirve la cantidad perfecta de comida, dejándonos llenos y muy satisfechos con nuestras comidas. Al salir del Mercado la Paloma, ¡ambos acordamos que tendremos que volver pronto!

2 respuestas a “Chichén Itzá y los Sabores de la Península de Yucatán (Por Alexandra Demetriou)

  1. Sarah Portnoy

    Alexandra,
    Buena introducción al blog.
    Dices que la comida tiene toques especiales. ¿Por qué? ¿Cómo es distinta la comida del Yucatán del resto de México? ¿Influencias?

    OJO: solía poner pondría -no tiene sentido
    miraba con entusiasmo la ventana y esperar (conjugate)
    sería unA estudiante

  2. essilliman

    Tu descripción de tu tamale fue INCRE´IBLE!! Ahora tengo hambre, y estoy lista volver allí. No me di cuenta cuando estaba allí de la gente parecía ser asiduas, pero ahora entiendo este sentimiento. Respeto tu elección de un plato más sencillo, por muchas veces estos están menos fotogénico que los platos como Tikin Xic para un blog de comida pero su descripción de gusto lo compensó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s