Los Angeles – la ciudad del tercero mundo

Por: Camille Stafford

La globalización es un proceso cuando influencias internacionales empiezan a interactuar. Se refleja en practicas culturales como vestidos, idiomas, y la comida.  Los Angeles se define por la inmigración y se considera como el capital del tercero mundo.  Como Los Angeles tiene tantos inmigrantes, la economía depende en su labor.  Un buen ejemplo de la globalización en Los Angeles es Grand Central Market.  Hay puestos de comida de todos partes del mundo.  Para clase visite a Sarita’s Pupuseria, Valeria’s, y Villa Moreliana.  También hay puestos de helado, barbacoa, pollo frito, y bocadillos de mantequilla de cacahuete y mermelada. 

Un letrero en Grand Central Market

En contraste, el ambiente en Boyle Heights fue totalmente hispano.  Todos hablaron español y vendieron productos asociados con la cultura latina.  Las personas en los dos mercados eran muy diferentes.  En Boyle Heights el Mercadito era llena de personas y cosas latinas, pero en Grand Central Market había puestos más global y los consumidores latinos fueron la minoría.  Los letreros en Boyle Heights están pintados en la pared contra los letreros electrónicos con colores fluorescentes del Mercado Grand Central.  El Mercado de Grand Central sirvió una audiencia multicultural como el demográfico diverso de DTLA.  El Mercadito de Boyle Heights es menos conocido al publico afuera de la comunidad latina. 

Letrero afuera del Mercadito

Según el articulo de Portnoy-Pilcher, la comida fusión es el movimiento de influencias culinarias entre circuitos de cocinas.  En países que comparten una frontera la difusión de la cultura ocurre a través de los nuevos inmigrantes.  Específicamente en Los Angeles, la comida fusión tiene éxito porque ocurre en una comunidad del mundo.  Los coreanos, mexicanos, y salvadoreños viven cerca de uno a otro durante un tiempo de crisis económica.  Consumidores querían una alternativa a la comida caro.  El estatus de Los Angeles como una ciudad global es integrado en un circuito de migración, el mercado para restaurantes transnacionales y vecindarios con diferentes modos de cocinar. 

El martes pasado, visite el taco truck de Kogi en el campus de USC con nuestra compañera de clase, Lucy. Es un ejemplo de la comida fusión en Los Angeles.  Dueño y cocinero, Roy Choi reconoció la oportunidad para mezclar dos culturas a través de la comida.  La comida mexicana es comida cómoda para Angelinos creyó una fusión increíble con sus sabores nativos de coreano.  Yo probé un taco de short rib y un taco de tofu con kimchi.  Los tacos eran una explosión de sabores – picante y amargo envuelto en una tortilla de maíz.

“The tortilla was our stage and our canvas. We filled it with our own voice and our own perspective.”

– Roy Choi

Solo está en frente del USC Village a las horas de 10 de la noche hasta las once.  En la primera vista se veía un poco sospechoso porque fue un truco completamente blanca sin nombre.  Los trabajadores hablaron español y hicieron la comida muy rápido. Mezcla lo exótico y orígenes diferentes con la inspiración de comida de la calle.  Usa los alimentos básicos de la comida mexicana como un vehículo para apoya a  la comida coreana.  Es similar a la cultura de Los Angeles que fue construido encima de una cultura mexicana.  Con los años, y la inmigración de otras personas a Los Angeles ha cambiado a un lugar global.  El ambiente de los taco trucks, una demanda de los consumidores, y un movimiento económico apoyaron a Choi y su sueño para una oportunidad segunda en la vida. 

Apreciando la comida fusión de Los Ángeles (por Alexandra Demetriou)

Una de mis cosas favoritas sobre la ciudad de Los Ángeles es la escena gastronómica que constantemente está evolucionando.  Los Ángeles atrae a inmigrantes de todo el mundo, y cuando se mudan aquí traen culturas culinarias únicas e interesantes. Como Bill Esparza explica en una entrevista con KCET, “Immigration has shaped our cuisine. Los Angeles does have its own cuisine that really is defined by all the people who have come here.”

El término “fusión” se usa para referirse a la comida que integran elementos de diferentes culturas para crear un tipo de comida nuevo e interesante que difiere de las cocinas que la influenciaron. Un pionero famoso de la comida fusión es Roy Choi, el creador de Kogi BBQ, quien según el sitio web de Kogi “dio a luz al movimiento taco mexicano-coreano.”  Los tacos de Kogi combinan sabores e ingredientes de inspiración coreana con el taco mexicano tradicional, creando una nueva experiencia culinaria que los Angelinos han llegado a amar y anhelar. Este alimento no es coreano ni mexicano, sino que se lo puede considerar comida única a Los Angeles, porque refleja la globalización y la mezcla de las culturas que comprometen la cultura de Los Ángeles. Kogi es uno de los mejores ejemplos de fusión cultural que crea comida deliciosa y novedosa que enriquece el paisaje culinario de Los Ángeles, y es un testimonio de la forma en que los inmigrantes pueden dejar su huella en Estados Unidos a través de nuestros estómagos.

Además de la brillantez de determinar la mejor manera de combinar ingredientes y sabores coreanos y mexicanos, Roy Choi y otros cocineros de fusión exitosos hacen otra cosa bien: crean un modelo de negocios que atrae a la población diversa y globalizada de Los Ángeles.  Como escribe Sarah Portnoy, “Roy Choi’s Kogi taco trucks illustrate both the cross-cultural influence of Latin American cuisine and the importance of culinary infrastructure in achieving success even for street food.” Además de crear un producto delicioso, cocina de fusión exitosa debe ser comercializado de una manera que atrae a clientes de diversos orígenes para probar la nueva cocina de fusión.  Por ejemplo, considere Guerrilla Tacos de Wes Avila, otro ejemplo de cocina de fusión de Los Ángeles muy exitoso: Avila usa técnicas aprendidas de escuelas culinarias de California y Francia, las integra con la cocina mexicana de su herencia, y crea tacos que combinan alta cocina y comida de la calle, que todas las personas pueden disfrutar.  Los establecimientos como Kogi y Guerrilla Tacos han elevado la comida de la calle a ser algo de moda, y han utilizado influencias de otras culturas para atraer clientes que normalmente no visitan las loncheras de tacos tradicionales.  De esta manera, la comida de fusión es una herramienta que crea convergencia cultural y une a personas de diferentes orígenes y de diferentes esferas de Los Angeles, basado en una apreciación universal para la comida sabrosa.  Sarah Portnoy explica que “culinary encounters have historically helped to forge relationships that crossed lines of race, class, ethnicity and nationality through the sharing of ingredients, techniques, and dishes,” algo que ha sido cierto a través de la historia y se puede ver en Los Ángeles hoy.

Después de probar Guerrilla Tacos, mi amiga Rachel y yo estábamos emocionadas de explorar más la escena de fusión de comida de Los Ángeles. Visitamos Revolucionario North African Tacos en Jefferson Boulevard, que según su sitio web es “el primer y único restaurante de tacos del norte de África en el mundo.” Mi taco favorito fue el merguez taco: merguez es una salchicha de cordero y ternera del norte de África, que es un poco picante, y se sirvió con papas dentro de una tortilla para crear un taco muy delicioso.  Era diferente de cualquier cosa que haya probado en mi vida, y fue un ejemplo excelente de la manera en que la comida de fusión puede crear alimentos nuevos y maravillosos que son únicos a la comunidad diversa de Los Ángeles.  Cuando yo, una griega-americana, me senté y comí un taco norteafricano y leí en las paredes del restaurante las inscripciones de los clientes multiétnicos que habían visitado antes, me sentí muy agradecida de vivir en una ciudad que sabe cómo aprovecharse de nuestra diversidad para crear una cultura rica que no se puede encontrar en ningún otro lugar del mundo.