Turismo culinario y mi experiencia durante el semestre – por Brandon Towers

Turismo culinario

No tengo ninguna problema con la idea de turismo culinario pero en realidad turismo culinario puede ser problemático. El concepto de visitar un lugar nuevo para probar comida está bien en mi opinión, porque pienso que comida sabe mejor en la región nativa de esa comida.  No sé por qué, pero en mi experiencia esto es casi siempre la verdad. Por ejemplo no hay ningún problema si quieres viajar a Italia para probar muchos tipos de pasta, pero muchas personas no hacen turismo culinario en una manera que respeta a las personas y la cultura local.

Grand Central Market es un ejemplo de turismo culinario

En Los Angeles, Grand Central Market es sin duda un destino para muchos turísticos culinarios. Pero, ¿los turísticos están destruyendo el mercado? O, ¿están aprendiendo sobre muchas culturas diferentes y nuevas? No sé la respuesta porque no tiene experiencia con Grand Central Market antes del turismo, pero estoy seguro de que el mercado ha cambiado después de mucho turismo. Es triste que no hay muchos “legacy tenants” ahora, pero hay restaurantes nuevos y innovadores que proveen experiencias diferentes y comida nueva a los clientes. Los dos pueden ser buenos.

Turismo culinario tiene aspectos positivos y negativos. Puede proveer oportunidades y dinero a la comunidad local y puede enseñar personas de origen diferentes sobre culturas y comidas nuevas. Por otra parte los turistas pueden usar todos los recursos de una región (comprar todos los productos de una tienda por ejemplo) y entonces no hay suficientes productos o recursos para las personas locales. También turistas pueden dejar basura y causan otras problemas para la comunidad.

Mi experiencia

Casi un año en el pasado fui a Hanoi, Vietnam con un grupo de estudiantes y en la primera noche de vacaciones participamos en un tour de comida de la ciudad. Nuestras guías eran estudiantes de la universidad local y ellos hacen el tour gratis porque quieren practicar su inglés (pero necesitas comprar comida para las guías a cada restaurante). Me gusta mucho el tour y aprendí mucho sobre la historia y la comida de Vietnam.  Creo que visitamos seis o siete lugares diferentes y era una experiencia muy divertida. Probé muchos tipos de comida y bebidas y durante las vacaciones regresé a los mismos restaurantes muchas veces. Recomiendo el tour a cualquier turista que quiere visitar a Hanoi.

Noma

Pienso que el “pop-up” de Noma está bien, pero deseo que ellos hicieran más por la comunidad local. Noma tiene el derecho para cobrar mucho dinero para su comida si piensa que personas van a pagar. Pero habría sido agradable si la comida era más accesible a las personas locales. ¿Puede ser una manera para ofrecer precios bajos a los residentes de la región? No sé, pero Noma hizo cosas buenas también. Noma contrató personas locales para trabajar en el restaurante además de su personal. Ellos pagan a sus empleados salarios altos y proveen oportunidades para enseñar estudiantes de la escuela culinaria en la región.  Noma podría hacer más para ayudar a la región, pero no tengo problema con sus acciones.

Reflexión

Debido a esta clase tuvo la oportunidad para conectar más con mi abuelita. Paso mucho tiempo con ella y antes de la clase tuvimos una estrecha relación.  Algunos blogs fueron sobre tu propia comida/cultura o la historia de la familia. Para muchos blogs discutí los temas con ella y aprendí mucho sobre sus padres (mis bisabuelos) y su niñez en México y Arizona. Mi abuelita lee todos mis blogs (y probablemente algunos blogs de otros estudiantes también).  Después de cada blog ella me dijo sus opiniones sobre los temas y mi escritura. Ella me mostró muchas recetas y fotos que estaban en libros viejos en su casa. Valoro los recuerdos que hice con mi abuelita más que todas las otras cosas que aprendí debido a la clase. Las experiencias y los recuerdos son invaluables para mi.

Un juego de playoff para los Dodgers

Me encanta casi todo los restaurantes que visité para la clase. Para mi primer blog fui a Guelaguetza (con Josh y Allen) y me gustó tanto el mole que volví para comprar dos tipos de mole de la tiendita dentro del restaurante. Usé el mole en muchas cenas para mi y mis compañeros de cuarto.  El mole de Guelaguetza es tan buena que podría beberlo con un popote. Tengo una lista de mis restaurantes favoritos de esta semestre y estoy planeando visitarlos con mis padres cuando ellos me visitan en Mayo. Aprendí sobre muchos tipos de comida latina. Antes de la clase no tuve mucho experiencia con comida latina que no era mexicana, pero ahora tengo platos favoritos de muchos otros países. También mi entendimiento de la geografía de México y latinoamérica en general ha mejorado debido a las presentaciones de mis compañeros de clase.

Los tres tipos de mole que se vende en Guelaguetza

La visita a Mexicano era un buen final para la clase. Me gustó mucho la salsa roja y los tres tipos de mole en la enchilada. También el flan era el mejor que he probado en todo de mi vida. La próxima vez voy al cine, seguramente comeré a Mexicano.

En fin, disfruté esta clase mucho. Estoy agradecido que tuve la oportunidad para enseñar y explorar la comida de Los Ángeles en una clase de USC.

Blog 8: Una reflexión de un semestre divertido

Cuando era en mi año segundo de la universidad, mi amiga me dijo sobre esta clase e inmediatamente, supe que quise tomar esta clase. Ha sido un semestre divertido y agradable y estoy alegre que he tomado esta clase. Nosotros hemos disfrutado muchas cosas juntas en cuatros meses, incluso presentaciones de los críticos gastronómicos Bill Esparza y Gustavo Arellano, un viaje al Garden School Foundation, y una exploración de la relación entre comida y arte a LACMA, por algunos ejemplos.

Mi cosa favorita era nuestra experiencia con la comida en general. En el principio del semestre, dije que siempre quería un blog de comida. Pienso que la comida es hermosa y se merece a ser apreciada, como en una fota, un blog, o en un libro. En adición, siempre me interesa la comida de américa latina. Por ejemplo, mi madre, mi hermana y yo nos encanta cocinar los tamales cada año. En la clase, aprendí sobre la historia y la cultura increíbles de la comida de américa latina. También, después del viaje a Grand Central Market, tengo un aprecio grande para los chefs y la historia del mercado. Era una oportunidad fantástica a hablar con el chef de Sarita’s Pupuseria, por ejemplo. En adición, los tacos y el ceviche de Mariscos Jaliscos eran uno de mis comidas favoritas de este año, y a causa de esta clase, podemos hablar con el fundador Raúl Ortega. La mayoría de gente solo puede comer la comida, pero nosotros podemos aprender sobre la fundación y la gente detrás la culinaria y aprendimos sobre la historia.

IMG_8185

Mi sujeto favorito en esta clase era la apropiación cultural, un tema que voy a hablar más en mi proyecto final. Antes de leer las lecturas, no supe que Rick Bayless era un imbécil. Nuestra discusión con Gustavo Arellano, quien es muy cómico, me dio un entendimiento de la apropiación culinaria y como yo pude evitar a ser ofensiva. Este tema es muy universal, y desafortunadamente la culinaria no es la solo cosa donde algunas personas han ganado dinero por robando elementos de otra cultura.

Durante este semestre, probé platos nuevos, visité lugares desconocidos y aprendí mucho sobre países como El Salvador y Colombia. También, tendré mis quince minutos de la fama cuando Erik y yo fueron presentados en la revista de Dornsife. En el proceso de mi proyecto de grupo, hablé con personas interesantes y comí mi peso corporal en las pupusas, lo que no fue una cosa mala. Tengo una apreciación nueva para la cultura latina en Los Ángeles y quiero continuar mis aventuras culinarias en California.  

IMG_7639