¿Genuino o performativo? Autenticidad en comida, restaurantes, y comunidades

Por Danielle Collins

A mi no me gusta la palabra “auténtica.” Es demasiado vago y personas la usan en maneras problemáticas, de lo que hablaré. Entonces, voy a usar palabras que tienen más sentido para mi. Pienso que podemos decidir si una cosa— una comida, restaurante, etc.— es “performativa” o “genuina.” Cuando digo “performativo,” estoy hablando del concepto de “staged authenticity” de Sylvia Ferrero en que organizaciones crean una fachada de que son algo que en realidad no lo son. Cuando digo “genuino” no significa puro— significa que es una experiencia real porque no está fingiendo de ser algo que no lo es. Solo es lo que es, así es genuino.

Un ejemplo perfecto de un restaurante performativo es El Cholo. Es una cadena “mexicana” y si tiene comida mexicana-americana. El problema con El Cholo no es la comida; de verdad, pienso que la conversación sobre “autenticidad” de la comida no es tan importante que la conversación sobre otros aspectos de una experiencia culinaria. Todas las decoraciones de El Cholo son para crear un sentimiento auténtico mexicana, pero porque esa es el propósito resulta en el opuesto: todo siente muy falso y fingido. 

Se puede ver una representación de los aspectos performativos de El Cholo en los menús. Todos los títulos están en español pero los descripciones de la comida y los ingredientes están en inglés (mirar el foto debajo). Con los títulos en español, quieren crear el sentimiento de algo genuino, pero en realidad saben que los clientes no hablan español. Para mi, esto no significa que El Cholo no es “auténtico,” porque comida mexicana-americana es muy popular para personas que sí hablan español y que no hablan español. Pero, significa que El Cholo no es genuino. He ido a restaurantes que tienen menús en inglés y español para clientes que hablan cualquier lengua. Pero, cuando hay una sección llamada “Sopas and Ensaladas” y ellos no pueden traducir la palabra “and” a “y,” eso es algo performativo.

La lonchera Mariscos Jalisco es un ejemplo de algo más genuino. La descripción de la lonchera en Google dice que es “no-frills” y es la verdad porque MJ no tiene aspectos performativos. No necesita decoraciones para parecer genuino porque es genuino. Las solas decoraciones son los premios en la pared que no son performativos porque son parte de la identidad real de la lonchera. MJ sí tiene mercancía con su logo, pero pienso que eso tampoco es performativo porque es parte de su marca para ganar más clientes y crecer su negocio, no para crear un imagen falso. Con respeto a la comida, la receta original de MJ es de un amigo, pero todavía alguien puede decir que no es “auténtico” porque el dueño ha cambiado la receta un poquito para sus propios gustos. Pero nadie puede decir que no es genuino. 

El Mercadito tiene muchas tiendas, pero voy a enfocar en el piso con la comida. A diferencia de El Cholo, todos los menús y anuncios están en español. También, todos los vendedores nos hablaban en español, mientras que los camareros de El Cholo nos hablaban en inglés. La lengua no es necesariamente un marcador de algo genuino, pero es otra indicación de que los vendedores en El Mercadito no están fingiendo nada. Además, la comida de El Mercadito viene de México y Latinoamérica e incluye cosas que posiblemente no son reconocibles a personas no latinas. Es otro marcador de que El Mercadito es genuino: no quitan cosas que pueden parecer “raras” o cambian su identidad para clientes sin conocimiento de cultura latina.

Milpa Grille es un restaurante e idea única, y es genuino porque mantiene fiel a su identidad culinaria. Se importa la autenticidad histórica y solo usa ingredientes precolombinos. Se puede decir que es lo más “auténtico” por esa razón, pero eso significaría que todos los restaurantes que usan ingredientes colombianos son inauténticos, que no es verdad. La herencia culinaria de Milpa Grille forma parte de su identidad genuina. Tiene decoraciones para la estética que son representativos de los valores e inspiraciones para el restaurante.

La historia y herencia son importantes para conversaciones sobre autenticidad. En el artículo de LA Weekly sobre gentrificación en Boyle Heights, Carlos Montes dice “There’s a lot of history here” como parte de la identidad de la comunidad, y hay mucho historia latina en Boyle Heights. Pero la vista de historia también es importante, y alguien puede decir que originalmente Boyle Heights tenía una población judea y era, “home to large numbers of Japanese, Russian and Serbian residents” (LA Weekly). Entonces la historia solo es un parte de la autenticidad, y la autenticidad tiene que cambiar con la historia moderna— no puede ser algo fijo. Como la profesora dice en su artículo de KCET, “affixing the label of authenticity to a cuisine is problematic because it suggests that cultural purity is the norm.” Nada de la cultura es completamente puro, así la autenticidad no puede ser puro tampoco. 

Come he dicho, no me gusta la palabra “autenticidad” en respeto a la comida. Además, en mi opinión es muy problemático llamar una comunidad o barrio “auténtico” porque ellos no están tratando de ser “auténticos”— sólo están viviendo sus vidas, y probablemente son personas blancas usando la palabra “auténtico” como una forma de turismo cultural. Pero, es importante que las personas en un barrio tienen una comunidad que es de ellos, y siente como casa para ellos. No tiene que ver con “autenticidad” porque comunidades siempre están cambiando. El cambio es natural, pero la gentrificación no es solo un cambio: es una manera de romper una comunidad. He hablado sobre restaurantes genuinos, y son genuinos porque tienen identidades fuertes. Un aspecto grande de la identidad es tu comunidad, y si tu comunidad se rompe es difícil mantener su identidad genuino.

Mis opiniones sobre autenticidad – por Brandon Towers

Antes de este clase, había visitado la calle Olvera muchas veces durante mi niñez.  He comido a Cielito Lindo y muchas de las otras tiendas en la calle. Para mi, la calle Olvera siempre fue auténtico.  Era un lugar donde mis padres me decían que tenía muy buena comida mexicana. Mi abuelita (ella es de San Luis Potosí, México) visita con frecuencia para comer taquitos. Sabía que la calle Olvera no era la misma cosa como una calle normal en México. Pero siempre pensaba que la calle era una parte de Los Ángeles que era una representación auténtica de Latinos.

Mi abuelita y yo en la calle Olvera en 2009

Cuando supe que Cielito Lindo no hace sus tortillas al restaurante y que las hace en una fábrica antes, no sabía qué decir.  No puedo decir a mi abuelita, porque no quiero arruinar el restaurante por ella. No puedo explicar que “hard-shell” tacos (una de sus comidas favoritas) son populares porque el dueño de Taco Bell tomó la idea de Mitla Café para venderlos a personas blancas. Este blog me hizo pensar sobre la historia de mi familia latina y las cosas que consideramos auténtica, como comida, tradiciones, y más. ¿Por qué comemos algunos alimentos? ¿Y son estas cosas similares a mis antepasados en México? Ahora, no sé las respuestas a estas preguntas.  Es una travesía para mi familia y yo en el futuro.

Cielito Lindo

Es cierto que Cielito Lindo ha tenido un impacto en la cocina mexicana en los Estados Unidos porque el restaurante popularizaba los taquitos.  ¿Pero, debemos considerarlo auténtico? Cielito Lindo y la mayoría de las otras tiendas en la calle Olvera se presentan como auténticas. Cuando he visitado la calle, observé que había una mezcla de clientes latinos y personas blancas.  Pero hay una historia de “whitewashing” en la calle Olvera también. El mural de Siqueiros es una manifestación física de “whitewashing” en la cultura de latinos de Los Ángeles. En Whitewashed Adobe William Deverell escribe “Los Angeles became a self-conscious “City of the Future” by whitewashing an adobe past, even an adobe present and adobe future.”  Una parte de esto “whitewashing” ocurre en la calle Olvera. Si no hay interferencia de otras personas, ¿sería la calle Olvera un centro de cultura latina completamente auténtica? No sé, pero creo que la calle sería diferente.

Estoy de acuerdo con la opinión de Jonathan Gold sobre la autenticidad.  En una entrevista de radio, Gold dijo que “he did not consider these places [Tito’s Tacos y El Cholo] to be inauthentic. Instead, he argued that they are authentic representations of what Mexican food has evolved into over centuries of Mexican presence in Southern California. In fact, Gold went as far as to say that he considers Southern California to be a region of Mexico unto itself,” (Good Food and the Problematic Search for Authenticity). Creo que esta idea sobre autenticidad funciona mejor. Él admite que la comida mexicana en Los Ángeles tiene diferencias pero esta región era una parte de México en el pasado y la comida de hoy es una evolución de la comida original. Por ejemplo, muchos restaurantes como Cielito Lindo usan queso cheddar encima de los frijoles en vez de queso fresco. El libro Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles explica las razones por esta situación.  Lo dice que “Mexican queso fresco and fresh lettuce was readily available. Chefs and home cooks adapted their dishes to the ingredients available in the United States.”  La opción para usar queso cheddar en los frijoles venía de la falta de ingredientes tradicionales de México en los Estados Unidos. Es por esta razón considero esta tipa de comida ser auténtica.  Yo sé que no es la misma cosa que personas comen en Mexico, pero es una recreacion y representación honesta de una tipa de comida mexicana.

Los taquitos con la salsa de aguacate de Cielito Lindo

El viaje a Boyle Heights empezó con Mariscos Jalisco.  Mis sentimientos están mezclados sobre la autenticidad de un taco frito de camarón.  La preparación de los camarones y la idea de un taco de camarón podría ser auténtica, pero creo que un taco frito no es comida normal de San Juan de los Lagos, Jalisco (la ciudad de origen de las recetas de Mariscos Jalisco).

Nuestro conversación con el dueño, Raul Ortega, fue agradable. Y era obvio que se preocupa por la comida y sus clientes.  La historia de su lonchera y las recetas de sus platos son cosas que son muy importantes a él. Me gusta mucho su comida. El taco de camarón tuvo muchos texturas interesantes.  Debería haber usado menos salsa de habanero porque era muy picante. El sabor picante abrumó el resto del plato, pero la combinación del taco frito y duro con los camarones blandos era fantástico.

El taco de camarón de Mariscos Jalisco

En mi opinión, la comparación entre la calle Olvera y el Mercadito de Boyle Heights es muy interesante.  Profesora Portnoy dice en su libro que “Olvera Street has a number of Mexican restaurants, stalls, and tourists shops that sell souvenirs and kitsch that ranges from lucha libre masks to tacky T-shirts and children’s guitars.”  En el primer piso, el Mercadito tuvo muchas de las mismas cosas en la calle Olvera. Hay preguntas sobre la autenticidad de la calle Olvera, pero nadie diría que el Mercadito no es auténtico. El segundo piso del Mercadito era muy diferente.  Hay muchos tipos de comida mexicana como moles, quesos, pan dulce, y más. El Mercadito está en un nivel diferente. La experiencia en el Mercadito se siente más auténtico de la calle Olvera, pero es difícil para expresar por qué.  La atmósfera del Mercadito es diferente. Las tiendas son para clientes latinos y no atiende a las necesidades de personas blancas.  Probé algunas cosas (como chapulines) que ellos no venden a la calle Olvera. Compré tres tipos de pan dulce para compartir con mis compañeros de piso.

Una tienda en el Mercadito

Creo que es imposible para decir que la comida de Milpa Grill no es auténtica.  Todo de los platos son prehispánicos. La ventana enfrente del restaurante dice “est. 5000 BC.”  La comida está basada en las tres hermanas: el frijol, la calabaza, y el maíz. Es un restaurante mexicano muy raro porque no sirve arroz.  La comida era saludable y fresca. La combinación de los frijoles negros y las verduras a la parrilla era muy deleitable. Era obvio que los ingredientes fueron frescas.  El elote también era muy sabroso. Elote es una de mis comidas favoritas. Me gusta mucho la textura del queso con el chili y los granos de maíz. Todo fue cocinado bien.

El libro de Profesora Portnoy dice que “I came to understand that authenticity is something dynamic that changes according to time and place.”  Tengo un punto de vista similar a este. Es posible que los dos tipos de alimentos, comida típica mexicana en Los Ángeles y la comida tradicional de México, puedan ser auténtico.  También el libro dice que “authenticity is not a quality inherent to certain foods.” Creo que esto es la verdad. Autenticidad no pertenece a comida de una parte del mundo. La comida de Los Ángeles es diferente pero esto no significa que no es auténtico.       

Blog #2: ¿Qué es la autenticidad?

Por: Camille Stafford

Yo fui a El Cholo la semana pasada con unos amigos para probar el restaurante famoso.  El restaurante fue un edificio con una techa Española.  El rótulo dijo “El Cholo Spanish Café.”  El restaurante sirvió comida mexicana pero su nombre hizo una referencia a tres diferentes lugares.  “El Cholo” es un nombre para mexicanos que trabajan en los campesinos.  “Spanish” y “Café” trabaja como una manera de elevar el estado del restaurante a algo Europeo y sofisticado.  Es una manera de disociar con los origines mexicanos.

Después de leer el libro por Profesor Portnoy, aprendí sobre la connotación negativo de la comida mexicana.  Es como un tipo de comida menos de cocina de Europa.  Tenía el estigma de comida barato y poco saludable.  Refleja el concepto de William Deverell que se llama “whitewashing.”  Es el proceso de cubrir lugares, personas, y historias que fueron un perturbador al costumbres de las personas en poder– los anglos.  Es una manera de creer distancia entre los anglos y los mexicanos.  Él escribió sobre “Los Angeles, once a part of Mexico, appropriated, absorbed, and obliterated the region’s connection to Mexican places and people.” Es una definición agresivo para El Cholo, pero la idea principal es lo mismo.  El Cholo creyó un restaurante mexicano en los parámetros de un restaurante anglo.  En cualquier caso yo estaba emocionada para probar la comida. 

Cuando entré el restaurante, había decoraciones para el día de san Valentín.  En una caja expositora tenía la expresión, “Love You More” en rojo con tres corazones.  Fue impresionado con el tamaño de el restaurante.  Había tres diferentes comedores.  Nuestra camarera mostró la mesa y yo miré alrededor el restaurante.  Tenía fotografías de diferentes personas famosas, patrones normales, y jugadores de fútbol americano de USC.  Una mezcla interesantes pero la mayoría fue asociada con costumbres americanos.  Creyó más distancia de la historia Mexicana.  

No había muchas personas en la restaurante, pero todos fueron anglo.  La mesera fue vestido en ropa tradicional.  El restaurante se abrió en 1923 y es el segundo más viejo restaurante mexicano en los Estados Unidos.  El menú incluyo las fechas cuando creyeron los platos.  Por ejemplo, el menú ofreció “Carmen’s Nachos” que promovió como un plato que Carmen Rocha hizo en su ciudad natal de San Antonio.  El menú promocionó que los nachos hubo creído por Rocha en 1959 pero, “según a Plicher, nachos fueron inventado en la frontera de México y los Estados Unidos en los 1940s” (Portnoy, 2017).     

“Carmen’s Nachos”

Después de leer el parte sobre El Cholo en el libro de Profe, yo supe que necesitara probar los nachos.  Cuando llegó los nachos, inmediatamente piensa en una de las lecturas por clase de escritora Sylvia Ferrero.  En su lectura,  yo leí sobre su concepto de “staged authenticity” como la idea de presentar algo que parecía real para una audiencia.  Los nachos fueron papas fritas con queso del estilo mexicano.  Yo pensé que fue de una bolsa con el queso de cheddar, queso de colby, y queso de pepperjack.  Fui positiva que uso queso de cheddar, yo reconocí el sabor. 

Yo pienso que El Cholo fue una representación autentica de las expectativas americanos sobre la comida mexicana.  Los americanos tienen unas ideas sobre la comida mexicana y El Cholo perfeccionado ese concepto.  Los dueños de El Cholo miraron a un nicho y explotaron para tener éxito excelente.  No es algo malo, solo refleja la comercialización de los Estados Unidos. 

Para yo, la autenticidad es más sobre la experiencia que la comida.  Cuando visité El Cholo, solo interactué con la mesera algunos veces y no supe quien es el dueño o cocinero.  La experiencia fue muy impersonal. Al otro lado, cuando visité Mariscos Jalisco, encontré el dueño, Raúl Ortega.  Él habló sobre su comida y yo estaba conmovida por su manera cortés.  Es un hombre muy famoso y le agradeció a nosotros para probar su comida. 

También, en El Mercado Mariachi yo hablé con una vendedora sobre la importancia de las cosas caseras.  Tuve una conversación para casi cinco minutos totalmente en español sobre su hogar.  Yo sentía inmersa en su comunidad.  Yo miré la vista de gratitud cuando hablé en español y tomé un interés en sus productos y historia. En El Cholo yo sentía como una extranjera.  El mercado tenía un elemento personal y yo interactué con los diferentes vendedores.  Fue algo bella para compartir algo genuino con ellos.

La tienda de la vendedora

La tercera lugar que he visitado en Boyle Heights fue La Milpa Grille que enfoque en la comida de Mesoamérica.  La dueña habla sobre las inspiraciones para el restaurante y las dificultades con el aburguesamiento de el área.  Es un tópico muy relevante a todo de Los Angeles, pero especialmente en Boyle Heights.  Predominantemente un lugar mexicana, nuevos negocios que satisfacer personas de una clase socioeconómico más alta.  Cuando ocurrió, es difícil para permitirse las costas creciente.  El aburguesamiento es un forma de “whitewashing,” para expulsar a los residentes y sus sustentos para personas generalmente, anglo.  La dueña habló sobre su restaurante como un lugar tratando a preservar la cultura y comunidad de Cesar Chávez Blvd., mientras sobrevivo el proceso de aburguesamiento. 

Para yo, el significado de la autenticidad enfoque en la idea de la comercialización frente la comunidad.  El Cholo está más preocupado con la cantidad de la calidad de sus productos.  El restaurante funciona como una línea de montaje, cada parte y personas podría ser reemplazado.  Pero, sin Raúl Ortega no hay un Mariscos Jalisco y sin las mujeres entregando un poco de la comida de su puesto no hay el Mercado Mariachi.  También, La Milpa Grille y las hermanas que creyeron la idea representa algo de su propio misma a través de la comida.  Las personas y costumbres del Boyle Heights son partes indispensable de la comunidad y experiencia – algo autentico.