Los Angeles – la ciudad del tercero mundo

Por: Camille Stafford

La globalización es un proceso cuando influencias internacionales empiezan a interactuar. Se refleja en practicas culturales como vestidos, idiomas, y la comida.  Los Angeles se define por la inmigración y se considera como el capital del tercero mundo.  Como Los Angeles tiene tantos inmigrantes, la economía depende en su labor.  Un buen ejemplo de la globalización en Los Angeles es Grand Central Market.  Hay puestos de comida de todos partes del mundo.  Para clase visite a Sarita’s Pupuseria, Valeria’s, y Villa Moreliana.  También hay puestos de helado, barbacoa, pollo frito, y bocadillos de mantequilla de cacahuete y mermelada. 

Un letrero en Grand Central Market

En contraste, el ambiente en Boyle Heights fue totalmente hispano.  Todos hablaron español y vendieron productos asociados con la cultura latina.  Las personas en los dos mercados eran muy diferentes.  En Boyle Heights el Mercadito era llena de personas y cosas latinas, pero en Grand Central Market había puestos más global y los consumidores latinos fueron la minoría.  Los letreros en Boyle Heights están pintados en la pared contra los letreros electrónicos con colores fluorescentes del Mercado Grand Central.  El Mercado de Grand Central sirvió una audiencia multicultural como el demográfico diverso de DTLA.  El Mercadito de Boyle Heights es menos conocido al publico afuera de la comunidad latina. 

Letrero afuera del Mercadito

Según el articulo de Portnoy-Pilcher, la comida fusión es el movimiento de influencias culinarias entre circuitos de cocinas.  En países que comparten una frontera la difusión de la cultura ocurre a través de los nuevos inmigrantes.  Específicamente en Los Angeles, la comida fusión tiene éxito porque ocurre en una comunidad del mundo.  Los coreanos, mexicanos, y salvadoreños viven cerca de uno a otro durante un tiempo de crisis económica.  Consumidores querían una alternativa a la comida caro.  El estatus de Los Angeles como una ciudad global es integrado en un circuito de migración, el mercado para restaurantes transnacionales y vecindarios con diferentes modos de cocinar. 

El martes pasado, visite el taco truck de Kogi en el campus de USC con nuestra compañera de clase, Lucy. Es un ejemplo de la comida fusión en Los Angeles.  Dueño y cocinero, Roy Choi reconoció la oportunidad para mezclar dos culturas a través de la comida.  La comida mexicana es comida cómoda para Angelinos creyó una fusión increíble con sus sabores nativos de coreano.  Yo probé un taco de short rib y un taco de tofu con kimchi.  Los tacos eran una explosión de sabores – picante y amargo envuelto en una tortilla de maíz.

“The tortilla was our stage and our canvas. We filled it with our own voice and our own perspective.”

– Roy Choi

Solo está en frente del USC Village a las horas de 10 de la noche hasta las once.  En la primera vista se veía un poco sospechoso porque fue un truco completamente blanca sin nombre.  Los trabajadores hablaron español y hicieron la comida muy rápido. Mezcla lo exótico y orígenes diferentes con la inspiración de comida de la calle.  Usa los alimentos básicos de la comida mexicana como un vehículo para apoya a  la comida coreana.  Es similar a la cultura de Los Angeles que fue construido encima de una cultura mexicana.  Con los años, y la inmigración de otras personas a Los Angeles ha cambiado a un lugar global.  El ambiente de los taco trucks, una demanda de los consumidores, y un movimiento económico apoyaron a Choi y su sueño para una oportunidad segunda en la vida.