Un Repaso de Guelaguetza

La semana pasada, mi amiga, Natasha, y yo visitamos Guelaguetza, un restaurante de comida oaxaqueña. Ahora, un poco sobre el región de Oaxaca y la comida oaxaqueña. Oaxaca es un parte cerca del Sur de México y en la costa oeste. Es fronteras son Guerrero, Puebla, Veracruz y Chiapas. La populación es casi cuatro millones personas y la capital es Oaxaca de Juárez. La comida oaxaqueña es muy única y tiene mucha variedad. Principalmente, Oaxaca es sabido por sus moles y queso. Hay siete tipos de moles: manchamanteles, chichilo, amarillo, rojo, verde, coloradito y negro. El queso oaxaqueña es blanco y suave y es similar a queso mozzarella. Un parte de comida oaxaqueña que es muy rara es el consumo de “los chapulines” que son un tipo de saltamontes que se ha frito y sazonado con sal, limón y chile.

IMG_5073
Guelaguetza

Cuando visite, Guelaguetza, es obvio que es un ejemplo de la cultura oaxaqueña en Los Ángeles. Lo que lo hace único es que está situado en el centro de Koreatown en Los Ángeles. Sí, está situado en la esquina de Calle Irolo y Bulevar Oeste Olympic. Naturalmente estaba muy curiosa porque no hay muchos restaurantes de America Latina en Koreatown y tampoco no he comido comida oaxaqueña en mi vida antes de esta experiencia. Por suerte la comida y la experiencia no decepcionó. Me gusta el diseño del restaurante mucho. Es muy grande y cómodo con muchas mesas para los visitantes. Los paredes de el restaurante son verdes y rojos y los visitantes pueden observar los cocineros mientras están cocinando la comida fresca. También hay una escenario en una parte del restaurante para espectáculos en vivo. Los músicos tocan durante la noche y añada un poco de diversión a Guelaguetza. Pero la parte que me gusta lo más es que muchos de los visitantes son mexicanos, principalmente oaxaqueños. Pude oír feliz charla durante toda la cena. Es obvio que Guelaguetza es más de un restaurante, es un lugar para la comunidad oaxaqueña.

IMG_5080
El interior de Guelaguetza

Ahora quiero habla sobre mi cena actual. Comí tres platos diferentes. Comí Quesillo Fundido con Chorizo y Champiñones, Molcajete de Guacamole y Tlayuda Choriqueso. El Quesillo Fundido contiene queso oaxaqueño derretido con chorizo y setas sartén. El Molcajete de Guacamole contiene aguacates, tomates, cilantro, cebolla, lima y un poquito de queso oaxaqueño en la parte superior. Finalmente el Tlayuda Choriqueso contiene tortilla típica oaxaqueña con asiento, frijoles negros refritos, chorizo desmenuzado, quesillo y queso fresco. Toda la comida fue delicioso pero mi plato favorito fue el Tlayuda Choriqueso. Es como un pizza oaxaqueña. La tortilla típica oaxaqueña tiene un sabor y textura muy sólo. Es una tortilla grande y delgada que es al horno o parcialmente frita. El asiento añado una salinidad especial al Tlayuda así como. Me gusta que la comida de Guelaguetza es fresca y auténtica.

IMG_5092
Tlayuda Choriqueso
IMG_5090
Quesillo Fundido con Chorizo y Champiñones y Molcajete de Guacamole

 

Guelaguetza: auténtica comida oaxaqueña

Blog número uno

Ubicado en el pueblo de Corea es un restaurante de auténtica comida oaxaqueña (mira el mapa al final de la página). Realmente se destaca el aspecto del exterior del edificio en esta parte de Los Ángeles. Muchos de las tiendas y los restaurantes aquí tienen letreros coreanos, pero este lugar tiene anuncios en Español. El techo todavía tiene la arquitectura Coreana, pero el exterior del edificio está un anaranjado brillante con dibujos grandes en los paredes de pájaros, niños con pañuelos, y un hombre con un sombrero y un acordeón. Aun antes de entrar el restaurante, tenía un sentido de la cultura oaxaqueña.

El exterior de Guelaguetza con el techo de arquitectura Coreana.
El exterior de Guelaguetza con el techo de arquitectura Coreana.
Uno de los dibujos en el exterior de Guelaguetza.
Uno de los dibujos en el exterior de Guelaguetza.
Uno de los dibujos en el exterior de Guelaguetza.
Unos de los dibujos en el exterior de Guelaguetza.

Inmediatamente cuando entré Guelaguetza, estaba transportado a Oaxaca. La música hispana llenaba las orejas, y la atmósfera estaba llena de olores picantes, pero suave: olores deliciosos. Se tiene una tienda adentro y se vende no solamente comida y su famoso mole negro, sino joyas también. Cuando Marissa y Natalia y yo estábamos allí, era un tiempo entre el almuerzo y la cena: generalmente un tiempo tranquilo para los restaurantes. Sin embargo, Guelaguetza estaba llena de clientes felices.

El interior de Guelaguetza. ¡Tenía tantas personas cuando era solamente a las cuarto y media!
El interior de Guelaguetza. ¡Tenía tantas personas cuando era solamente a las cuarto y media!
Una parte de la tienda.
Un parte de la tienda.

Porque son conocidos por sus moles, especialmente su mole negro, pedí el tamal oaxaqueño de mole negro con pollo, y ¡era una decisión buena! El tamal envuelto de hoja de plátano tenía masa de maíz y pollo desmenuzado y claro el mole negro: ¡fue muy rico! Tenía un olor dulce, pero un poco picante: lleno, pero suave: auténtico. La suavidad de la masa y la textura del pollo ligero con la dulzura del mole creaba una sensación de una explosión de sabores. El mole negro tenía un lado dominante de dulzura, pero al mismo tiempo tenía un poco de sabor picante. Parece como chocolate, pero al próximo nivel con algo más. El guacamole era picante, pero cuando lo tenía con el mole dulce, era la combinación perfecta. En honestidad, generalmente no me gustan los frijoles, pero allí los frijoles no eran como ninguno que nunca había probado antes. Eran más como una salsa: suave, homogéneo, y refrescante después del plato. El arroz con unos vegetales es un buen resumen para la comida allí: es algo que al principio parece regular, pero tiene un poco de algo diferente que transforme el plato en una exploración y explosión de sabores.

El tamal oaxaqueño (envuelto en hoja de plátano) de mole negro con pollo, y arroz y frijoles al lado.
El tamal oaxaqueño (envuelto en hoja de plátano) de mole negro con pollo, y arroz y frijoles al lado.

Los meseros eran amables, y estaban emocionados cuando hablamos en Español. Ellos describieron el mole especial y la calidad rara, especialmente en Los Ángeles. Hacia el final de nuestra cena, música en viva empezó a tocar, y la cultura oaxaqueña rodea a nosotras.

Parece como un pedazo de México está aquí en Los Ángeles. No era un restaurante mexicano típico en los Estados Unidos: no parece que tenía ninguna influencia de los Estados Unidos. Los dueños son la familia de una amiga de Marissa, y son inmigrantes de México. Como dice Ken Albala en “Three World Cuisines”, el sabor real y único de una cultura viene de la tierra, y ellos realmente trajeron el sabor y el sentido de Oaxaca a Los Ángeles.

Aquí está el enlace del restaurante para el interés: http://ilovemole.com/

Aquí está un mapa de la locación del restaurante de Guelaguetza: