Una mezcla de comida, sabores y culturas – por Brandon Towers

Siempre estaba fascinado sobre la historia de mi familia.  Tres de cuatro de mis abuelos son inmigrantes y creo que es importante para conocer tus raíces. Mis antepasados vienen de Inglaterra, Italia y México. Unos pocos meses antes de que yo naciera, un primo de mi padre escribió un libro llamado “Descending the Towers” (hay un juego de palabras sobre mi apellido).  ¡El libro contiene toda la historia de la familia de mi padre desde el año 1600! He leído el libro muchas veces y tiene documentos como certificados de nacimiento, boletas de calificaciones, registros de inmigración y más. Estoy muy agradecido de que mi familia tenga este libro.

El libro tiene la cimera de mi familia en el forro

Ahora, la mayoría de mi familia extendida viven en California. Crecí en Huntington Beach, California pero cuando tenía diez años mis padres y yo (no tengo hermanos) nos mudamos a Wisconsin.  Y ocho años después volví a California para asistir a USC. La cultura y el estilo de vida es muy diferente en California suburbana comparado con un pequeño pueblo rural en Wisconsin.

Creo que la comida más impactante durante mi vida es, por supuesto, el tamal.  Cada año mi familia se reúne unas pocas veces para preparar tamales para una fiesta, un cumpleaños, o Navidad.  Es una tradición muy importante en mi familia. Tengo muchos recuerdos felices sobre los días que pasaba preparando tamales con mi abuelita, mis tíos y mis primos.  Mi parte favorita del proceso es que la familia cotillea sobre los miembros de la familia que no están allí. Ellos hablaban sobre muchos buenos secretos.

Yo con mi abuelita (derecho), mi madre (izquierda) y nuestra amiga de El Salvador (más izquierda). En las manos tenemos hojas de maíz con masa.

Cuando era niño mi abuelita y su hermana mayor decidieron que ellas ya no querían preparar la masa a mano.  Ahora ellas compran masa en Los Cincos Puntos, una cocina mexicana en Los Ángeles. Todavía ellas cocinan la carne y el chile para los tamales.  Mi abuelita me dijo que ella usa chile seco de norte y chile seco de Nueva México. Después de la preparación de los chiles, ella combine la mixtura con harina, grasa y el aceite de la carne cocida.  Ella hierve la mezcla a fuego lento y añade sal, ajo y comino. Por la carne ella usa una mezcla de cerdo y carne de res cocinada con cebolla, zanahoria y apio.

Normalmente, mi papel en el proceso es durante el montaje de los tamales. Unto la masa en las hojas de maíz y agrego el chile, la carne y una oliva para la buena suerte.  Después doblo y envuelvo el tamal y lo pongo en la olla para cocer al vapor. Me gusta mucho el proceso de cocinar los tamales y es una tradición importante en mi familia.

En ¡Que vivan los tamales! el autor Pilcher dice que “The study of national cuisines, in Mexico and elsewhere, offers new perspectives on the roles of gender, class, and geography in forging nations.”  Esta cita me interesa porque puedo ver los papeles de género en el proceso de preparación de los tamales en mi familia. Los trabajos de las mujeres y los hombres son distintos.  Normalmente soy el único hombre que trabaja con las mujeres porque mi abuelita no tiene nietas para enseñar. Las mujeres preparan y ensamblan los tamales y los hombres limpian la casa, ponen la mesa y compran bebidas y otras cosas a la tienda.    

Chichen Itza

Para este blog fui a Chichen Itza, un restaurante yucateco en el Mercado La Paloma cerca de USC.  Chichen Itza tiene muchos platos tradicionales de Yucatán. E.N. Anderson dice que en el mundo de comida hay dos grupos: “core” y “periphery.” El “core” es las culturas más fuertes que dominan y influyen el resto del mundo.  Y el “periphery” es “the various areas that are economically deprived or marginalized; often they are dependent or politically weak.” Creo que Yucatán es una parte de los dos grupos. México es considerado una parte de “the core” pero la comida de Yucatán es muy distinto del centro de la cultura de comida mexicana en la Ciudad de México.  Porque Yucatán está lejos de la Ciudad de México, no tiene la misma influencia de España. Muchos de los platos yucatecos todavía están basados en raíces mayas. En Yucatán parte de la cultura maya sobrevivió la conquista de España. También Yucatán tiene influencia de los inmigrantes libaneses (como al pastor). Anderson dice que “a vanished world-system geography is preserved in a modern culinary one.” Creo que esta cita aplica a Yucatán. Los mayas no controlan México ahora pero su influencia vive en la comida de Yucatán. Es posible que Yucatán sea en el “periphery” del “core” de la cultura de comida en México.

En Chichen Itza probé dos tacos de poc chuc, un tamal colado y un agua de jamaica.  Los tacos de poc chuc son una preparación de cerdo que es común en Yucatán. Los tacos tuvieron cebolla, aguacate y una salsa de tomate.  Me gusta los sabores cítricos en el cerdo y la combinación del aguacate cremoso con la salsa era delicioso. Las tortillas de maíz eran grandes y suaves.  El tamal colado fue llenado con pollo achiote con mucha salsa. El tamal venía envuelto en una hoja de plátano. En mi opinion, la masa era demasiado suave.  Prefiero un tamal más duro. Pero el pollo tuvo un sabor maduro que me gustó mucho. El origen de mi familia latina es más cerca del “core” de México que Yucatan. Esto podría ser una razón para las diferencias entre el tamal de mi familia y el tamal típico de Chichen Itza. También bebí un agua de Jamaica.  He probado este tipo de agua antes y me gusta mucho el sabor agrio que trabaja en combinación con el sabor dulce. Según mis investigaciones, creo que Chichen Itza es una representación auténtica de la comida de Yucatán. Su menú tiene muchos platos que son de Yucatán como huevos motuleños, cochinita pibil, poc chuc y más. Definitivamente voy a volver a Chichen Itza y al Mercado La Paloma para probar otra comida.   

La comida y la identidad (por Rachel Rowzee)

La familia de mi madre tiene su origen de diferentes partes de Italia y la familia de mi padre de Alemania. Pero yo me identifico como una italiana-americana. Yo soy la tercera generación nacida en Los Estados Unidos, pero tengo fuertes lazos a la identidad italiana. La cultura de mi familia incluye preservación de tradiciones de comida, religión y un poco de idioma. Recetas de la familia son heredados de las mujeres y tradiciones de cocinar juntas para las celebraciones religiosas de Navidad y Pascua son importantes. La religión funciona como forma de conectarse a la cultura. Por ejemplo, cuando era niña mi familia fue parte de la federación católica italiana que tiene grandes celebraciones de la comunidad italiana. Mi familia usa algunas expresiones italianas, pero nadie habla italiano. Por eso me identifico con dos culturas, la cultura de los Estados Unidos e Italia.

En mi cultura italiano-americana hay una galleta siciliana que se llama cuccidati. Cuccidati significa, “¿a quien se los da?” Es un postre para Navidad para compartir con vecinos, amigos y familia. La galleta cuccidati es central para la identidad italiana como el tamal es central A la identidad mexicana. La cuccidati es una fusión de la cultura indígena de la isla de Sicilia y la influencia de los árabes que gobernaron la isla durante más de dos siglos. Ingredientes distintos árabes como dátiles, higos, nueces y naranjas son esenciales para las galletas de cuccidati. El tamal y la cuccidati usan los mismos) tradiciones para perpetuar la cultura. Los dos usan la manera de distribución en conexión con una celebración religiosa para conectarse culturalmente. Pilcher dice,

“One such moment of respect for Mexican cuisine comes each year in the ritual preparation of Christmas tamales. In houses rich and poor, throughout the republic and among immigrants in to the United States, women prepare tens or even hundreds of dozens of tamales to feed their networks of extended family and friends. And in doing so they commune with the spirits of Tlateolcos market women.”

Esta cita resonó conmigo porque cada año cuando las mujeres de mi familia hornean las galletas de cuccidati me siento más cerca de mis antepasados. Y la tradición de compartir cuccidati es una manera de conectarse con otros de su cultura.

Yo pruebo la comida central del área de la Yucatán, en el restaurante Chichen Itza del Mercado la Paloma. Chichen Itza y uno de los platos principales, cochinita pibil, representa la comida de la Yucatán, una región del sureste de México. La Yucatán hasta hoy en día ha conservado su herencia de la cultura Maya con otras influencias culturales.  Yo probé cochinita pibil, una comida central que incluye ingredientes como achiote, naranjas de Sevilla y hojas de plátanos. La comida de Yucatán también tiene fuerte influencia de la cultura del Norte de África, Europa y el Caribe.  Achiote es un ingrediente nativo de la región que es una pasta de las semillas de annatto. Adicionalmente el método de asar carne en un pozo es parte de la tradición de la cultura Maya. El uso de fruta y hojas de plátano muestra influencia de la Caribe. Muchas de las especias usados en la comida como comino, cilantro y azafrán viene de la región de Oriente Medio. Influencia de Europa viene con el uso del jugo de naranjas y cerdo. Todas de estas influencias crean platos como cochinita pibil, una mezcla y fusión de la lucha e intercambio cultural.

La comida de Chicen Itza sigue un principio de sabor, algunas características de la comida que crear un sabor distinto. Todos los platos usan similares métodos de cocinar, y variedades de ingredientes que creó un sabor distinto. Sin embargo, diferentes platos principales siguen el mismo perfil de sabor. Anderson habla sobre el “core” y el “periphery” de la cocina. Comida de la Yucatán es parte de la periphery porque como Anderson describe el área es dependiente o débil políticamente. Porque la Yucatán fue conquistado por su ubicación geográfica el área no tuvo autonomía por muchos siglos, hasta la unificación de México. Anderson describe que usualmente, la comida del “core” tiene los foodways más sofisticados y prestigioso por otra parte la comida del “periphery” tiene menos elaboración. Es posible que la comida de Yucatán es una excepción porque es elaborado y al mismo tiempo reflejo la gloria de la civilización de Maya. Me parece que Chichen Itza es auténtico porque los clientes, los trabajadores y comida son de la región. La comida “auténtica” es para personas de la Yucatán y para clientes anglos, como estudiantes de USC. Pero Chichen Itza no están adaptando sus recetas para los clientes anglos. Por eso la comida de Chichen Itza sirva comida “auténtica” de una región muy turística, pero ha mantenido su originalidad en la comida. El Mercado la Paloma es auténtico también porque es una cooperativa de la comunidad latina. El Mercado la Paloma tiene popularidad con personas de la comunidad porque apoyan comida del “periphery” y de comunidades usualmente marginalizadas.