Blog 2: Cielito Lindo y la calle Olvera

En clase la semana pasada fuimos a la calle Olvera, parte de El Pueblo en el centro de Los Ángeles. Organizada por Christine Sterling en los años treinta, la calle Olvera es un centro de museos, tiendas, restaurantes y tenderetes latinos donde la gente puede reunirse para celebrar y preservar el patrimonio latino de Los Ángeles. Andar por la calle Olvera, pude ver muchos colores brillantes, banderas de papel y otras decoraciones latinas, murales y estatuas de importancia histórica y, por supuesto, muchas palabras en español.

Un mural en particular que vemos fue “La América Tropical” por David Alfaro Siqueiros. Pintado en 1932, “La América Tropical” muestra una representación artística de la opresión por el imperialismo de los E.e.u.u. Por su contenido polémico, el mural fue cubierto por el “white washing” menos de un año después de que fue terminado y no fue restaurado hasta años recientes. La cubierta del mural de Siqueiros demuestra una forma literal de “white washing,” pero el termino “white washing” también puede representar la dilución de culturas no estadounidenses en el E.e.u.u. Por ejemplo, aunque la calle Olvera claramente conserva y ofrece un centro de rica cultura latina en Los Ángeles, también es un centro del turismo entonces inevitablemente en este lugar hay una contradicción entre lo que es latino y lo que es estadounidense. Aún así, en mayor parte, la calle Olvera aparece muy autentica.

Al final de nuestro viaje, comimos en un tenderete se llama Cielito Lindo, que es famoso por sus taquitos (tacos pequeños, rodados y fritas). Este colorido tienda situado al final de la calle Olvera abrió sus puertas en 1934 y es un ejemplo perfecto de comida auténtica latinoamericana. La “autenticidad” en relación a la comida es difícil definir. La palabra significa “hecho de la misma manera que el original,” pero en el mundo de comida es muy complicada definir que es “lo original.” Ingredientes, influencias culturales, tecnologías de cocina, etcétera, están constantemente avanzando y adaptándose. Así es natural que los platos “auténticos” cambiar con el tiempo. Por lo tanto, creo que la autenticidad viene más directamente de la preservación de una identidad cultural y personal. Cielito Lindo demuestra esta forma de la autenticidad porque preserva las recetas, sabores y la identidad de la tienda creada por la fundadora mexicana, Aurora Guerrero, de su propia experiencia con la cocina mexicana.

En Cielito Lindo pedí el número dos, un plato de dos taquitos y un tamal con arroz, frijoles y una salsa de aguacate. Los taquitos y el tamal probado bien, pero mi parte favorita del plato era la salsa. ¡Me encanta los aguacates! Era muy cremosa y un poco dulce con un pizca de especia. Esta salsa hizo todo en el plato muy, muy delicioso. Sin duda, volvería a comer otra vez en Cielito Lindo y recomendaría toda la experiencia de la calle Olvera a mis amigos.

Un almuerzo yucateco de Chichen Itzá

Fue un día de mucha lluvia en Los Ángeles, una rareza por causo de la sequía. Otra rareza de este día fue la oportunidad de probar la comida yucateca. Viajé al restaurante Chichen Itzá ubicado en el Mercado Paloma en la calle Gran Sur para una experiencia única con algunos amigos que quisieron ayudarme con mi tarea.

la-restaurante

Imagen 1.  Chichen Itzá en el Mercado Paloma, un domingo ajetreado

El Mercado Paloma es un mercado de restaurantes y tiendas diversos poseídos por emprendedores locales del sur de Los Ángeles. Además del restaurante Chichen Itzá hay Azla, un restaurante etíope vegano, Thai Corner, un restaurante tailandés, una tienda de artesanías oaxacenas, y la Sastrería de Sra. Gloria. El diseño del menú y las paredes de Chichen Itzá fue vibrante y se invita a tomar una experiencia auténtica y humilde pero memorable. A diferencia de los restaurantes mexicanos de los principios del siglo XX, Chichen Itzá sirve con orgullo la comida yucateca. Según al libro de Sarah J. Portnoy se llama Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, el estatus élite de las cocinas europea, particularmente francés, resultado en muy pocos auténticos restaurantes mexicanos en Los Ángeles.

La cola para ordenar comida en Chichen Itzá fue muy larga a pesar del aguacero. Había aproximadamente doce personas en frente de mí y esperé quince minutos para mi plata, pero después del primer bocado, yo sabía que valía la pena. Tenía ganas de ordenar los panuchos, las tortillas rellenas de frijoles, pavo, y verduras, después de leer un blog de Bill Esparza, pero me salté el desayuno y la imagen del bistec a la yucateca me llamó atención.

El bistec a la yucateca es un filete de bistec de seis onzas, cebollas caramelizadas, arroz, puré de frijoles negros, plátanos fritos, una salsa de tomate y chiles, y tortillas de maíz. El bistec apetecible fue conocido perfectamente. El puré negro y las cebollas blandas y los plátanos fritos crujientes se compensan mutuamente. La salsa de tomate y chiles ligera complementó el bistec suculento. El plátano es un ingrediente típico de México y los sabores yucatecos fueron inspirados por las culturas maya, española, y libanés.

Imágenes 2-4.  La Grace feliz con su plato de bistec al yucateco compuesto de un filete de bistec de seis onzas, cebollas caramelizadas, arroz, puré de frijoles negros, plátanos fritos, una salsa de tomate y chiles, y tortillas de maíz.

No pude comer toda mi comida, aunque los ojos quedaron con hambre. Pedí un cartón de Fabiola, nuestra mesera amorosa, y me empaqué el resto para una cena más tarde. Salí Chichen Itzá muy satisfecha, contenta, y con un deseo para regresar muy, muy pronto.

Blog 1: Guelaguetza (por Amanda)

Para el primer blog fui a Guelaguetza en Koreatown con Olivia. Guelaguetza es un restaurante de comida tradicional de Oaxaca, un región del sur de México, rodeado de Guerrero, Puebla, Veracruz y Chiapas. Según el sitio web de Guelaguetza, el restaurante fue fundada en 1994 por Fernado Lopez y su esposa, Maria Monterrubio, ambos inmigrantes de Oaxaca. Fernando y Maria querían compartir los mejores recetas de su familia con ingredientes oaxaqueños auténticos. Ahora, más que dos décadas después, Guelaguetza ha encontrado mucho éxito como un “embajabor de cocina oaxaqueña en Los Ángeles.”

En clase la semana pasada, hablamos con Bill Esparza, un escritor de comida mexicana, de Street Gourmet LA. Él habló un poco acerca de apropiación cultural de comida mexicana y la importancia de autenticidad, que nos leemos sobre también en la sección de “Food Culture, Food Ideology, Authenticity, Theory of Cuisine” de Three World Cuisines por Ken Albala. Esparza dice que una de las principales formas en que un cliente puede saber si la comida de un restaurante es auténtica es el detalle de los elementos del menú (como la especificación de platos regionales) y el conocimiento o entusiasmo de los trabajadores sobre la comida. Autenticidad de esta manera no significa que se prepara la comida de una manera exacta o histórica, sino que se crea con una comprensión fuerte de los ingredientes y las tradiciones culturales de su origen.

En Guelaguetza, el menú claramente muestra que su comida se hace con conocimiento y consideración de la cultura y historia de los alimentos ricos de Oaxaca. Tiene muchas opciones tradicionales detalladas a Oaxaca como tlayudas (un tipo de pan plano, como una pizza, con carnes, verduras y/o queso tradicional de Oaxaca), Moles, Chilles Rellenos, Enchiladas, y mucho más. También, Guelaguetza tiene muchos elementos además de la comida, como fotos de bailarines oaxaqueños en las paredes, una tienda por la entrada de cositas, ropa y condimentos de Oaxaca y decoración en general de Oaxaca, que muestra su clara representación auténtica de Oaxaca.

Para nuestra cena, Olivia y yo nos sentamos en el centro del restaurante. Primero, nos trajimos totopos con mole coloradito, una sala picante y poca granulada creado con ancho chile y guajillo chile, y ordenamos bebidos, una margarita de frambuesas para mí, y un aperitivo de “Chalupas.” Las chalupas, tortillas fritas con verduras y guacamole, eran tan deliciosos. La textura crujiente de la tortilla acompañada muy bien con las verduras terrosas y guacamole cremoso. Para mi entrada ordenó las “Enchiladas Campesinas,” que se describen en el menú como “enchiladas de mole rojo rellenas de pollo y preparadas con tortillas hechas a mano.” ¡El mole rojo fue increíble! Esperaba que sería picante pero era dulce, rico y lleno de sabor. Para el postre (porque teníamos que pedir un postre por supuesto) probamos un plato de variedad que incluía flan, plátanos fritos, fresas con crema y nicuatole – un postre hecho de maíz y azúcar que es tradicional en Oaxaca. Comimos este plato delicioso con una bebida se llama “Champurrado,” hecho de atole blanco y chocolate oaxaqueño que me recordó de una versión más gruesa, menos dulce de “hot chocolate” en los E.e.u.u.

En total, me encantó la comida y la experiencia de Guelaguetza y sin duda recomendaría este restaurante.

Una clase deliciosa

Estoy triste que la clase: La Cultura de Comida en Los Ángeles Latino ha terminado. He aprendido y comido mucho en La Cultura de Comida en Los Ángeles Latino. Mi parte favorito ha sido todo los viajes de estudio por Los Ángeles. Todavía recuerdo los tacos de Mariscos Jaliscos… están muy delicioso. Otro viaje de estudio que fue muy interesante fue nuestra visita a Calle Olvera. Yo había pasado por delante de esta calle muchas veces sin saber su relevancia histórica. Calle Olvera es el lugar de nacimiento de Los Ángeles. Pero mi parte favorito de nuestra visita a Calle Olvera fue el mural “America Tropical”. El mural “America Tropical” fue “whitewashed” seis meses después de su creación porque tenía un tema de antiimperialista. Pienso que esta clase es muy único porque hay viajes de estudio como este viaje de estudio a Calle Olvera donde puede aprender acerca de algo a través de una experiencia. Muchas de las cosas que aprendimos en la clase estaban a través de las experiencias que tuvimos en los viajes de estudio.

También me gusta que un parte grande de la clase fue sobre el mejoramiento de la comunidad latinoamérica de Los Ángeles, especialmente su salud. La comunidad latinoamérica sufren mucho de obesidad y diabetes tipo dos. Hay cosas que pueden mejorar esta situación pero los requieren mucho tiempo y obra. Algo que puede mejorar esta situación es el Proyecto Jardín que visitamos. Proyecto Jardín es interesante porque hay voluntarios de la comunidad que van al jardín para crecer verduras y hierbas y aprender sobre los productos orgánicos. Es muy importante porque es un lugar donde la comunidad pueden trabajar juntos y mejorar su salud. En relación con este tema, aprendimos sobre los vendedores ambulantes y la falta de comida saludable en muchas comunidades latinoamericano. Aprendimos que muchos latinoamericanos viven en desiertos alimentarios y los vendedores ambulantes a veces son la única fuente de comida nutritiva. Pero el problema es que no es legal y hay muchos riesgos que los vendedores ambulantes se enfrenten.

En totalidad este clase fue una experiencia fantástica. Aprendí mucho sobre la comida latinoamérica en Los Ángeles, la historia de la comunidad latinoamérica en Los Ángeles y los desafíos que la comunidad latinoamérica se enfrenten.

Gracias!

Fui introducido a SPAN 385: La cultura de la comida en el Hispano Los Ángeles cuando por primera vez visité USC antes de mi primer año. Me sorprendió la oportunidad que ofrece esta clase. La clase permitió a los estudiantes salir de la escuela y aprender más sobre la historia, la cultura, y la comida de la ciudad en la que estaría viviendo en por lo menos cuatro años. Traté de registrarse para la clase cada semestre y cada año yo no era capaz de hacerlo. Finalmente, el último semestre de mi último año tuve la oportunidad de entrar en la clase. Estaba un poco triste que sólo sería capaz de utilizar lo que he aprendido y la experiencia de la ciudad desde una nueva perspectiva cultural por sólo unos pocos meses, pero todavía estaba excitado. Afortunadamente he decidido terminar mi Master en la USC, así que voy a permanecer un año más!

IMG_4776.JPG
Chichen Itza: Tacos de Poc Chuc

Cuando era joven, mis padres siempre me dijeron que probar todo antes de tomar decisiones o hacer opiniones al respecto. Decidí que debería utilizar la misma mentalidad para esta clase. De una manera, creo que esta mentalidad es más importante y abarca todas las otras frases típicas: “Siempre da lo mejor”, “No juzgar un libro por su cubierta”, “Sea siempre humilde y amable”, y muchos más. No estoy diciendo que usted debe decir “sí” a cada cosa que se le presente, muchos de ellos puede ser peligroso y totalmente ilegales, pero cuando se trata de comida y la cultura simplemente no existen desventajas a tratar. Lo peor que puede pasar es que va a sumergirse en una cultura y aprender sobre otros gustos, disgustos, y las tradiciones.

IMG_5111.JPG

La comida es una carretera increíble para participar en este aprendizaje de la cultura. A diferencia de cualquier otra cosa en este mundo, la comida es al mismo tiempo idéntico y extremadamente diferente en todo el mundo. Todos usan ingredientes similares, patatas, maíz, trigo, y crean obras de arte extraordinarias que cuentan una historia acerca de su cultura o el pasado de la familia. A través de los alimentos que tenemos acceso a toda la historia de un pueblo, de dónde venían, qué dificultades enfrentan, que influyó en ellos, y lo que hizo felices. La comida es realmente una herramienta increíble para los historiadores para aprender cosas nuevas cuando los libros no están disponibles.

IMG_5164.JPG
El Huarache Azteca: Tacos al Pastor

Otro aspecto extraordinario de la comida en mi opinión, son las conversaciones que se producen durante la fabricación y el consumo de alimentos. Mi familia tenía y tiene cena juntos todas las noches. Nos sentamos durante una hora o más y discutimos nuestros días, nos reímos y aprendemos más sobre cada uno. A veces hablamos del pasado, a veces del futuro, y muchas veces del presente. Los alimentos nos da la oportunidad de conectar de una manera muy especial. Incluso para esta clase, a pesar de que mi familia se encuentra en el norte de California, mi novia y / o amigos se unieron para las cenas que he utilizado para mis blogs. Más de un delicioso taco o tamales hemos sido capaces de olvidarse de la escuela por sólo un poco y disfrutar de la felicidad pura que trajo la comida.

IMG_5654.JPG
Olamendi’s: Tostada con Pollo

Me doy cuenta de que no he hablado mucho acerca de los detalles que me gustó de esta clase, pero para ser sincero, creo que cada experiencia fue única, interesante y útil en su propia manera. Creo que esta clase podría ser renombrado a “Aprende a apreciar nuevas culturas a través de los alimentos”. Nos centramos en Los Ángeles específica y, como hemos aprendido, LA es una ensalada increíble; llena de identidades mixtas, cada uno trayendo su propio sabor a la ensalada. Esta clase me ha permitido diseccionar las diferentes partes de la ensalada, y aprender acerca de cada cultura, y luego también me permitió combinar ellos y aprender la forma en que interactúan.

IMG_5115.JPG
Yxta Cocina: Margaritas

Me gustó todas las actividades, sin embargo, creo que mi favorito era la presentación por Caridad Vásquez. Ella es un vendedor ambulante que está luchando por la legalización de su trabajo. Ella vino a los Estados Unidos y se casó con otro vendedor ambulante. En 2007 empezó a vender cosas en Boyle Heights pero la policía dijo que no podía vender comida más. Cuando la economía cayó un montón de vendedores fue, pero ella todavía tenía que vender para ganar poco de dinero. Ella dice que la mayoría de la gente no entiende la dificultad es ser un vendedor ambulante, a veces ella no puede vender nada hace semanas. Ahora sólo se vende por dos días para que la policía no toma sus cosas. Dice que no sabe hacer otra cosa y esto es lo que es bueno y es por eso que ella lo hace. La pasión y el entusiasmo ella tuvo era simplemente increíble y creo que simplemente actúa como otra demostración de la importancia de la alimentación de todas las personas diferentes. Creo que, sobre todo en la USC estamos atrapados en una burbuja rodeada de personas que son de un nivel de educación y antecedentes similares por lo que no se llega a experimentar o aprender de las personas que son significativamente diferentes a nosotros. Aprendemos cosas muy similares e incluso cuando formulamos nuestras propias ideas que en realidad no salen tan diferentes. Escuchando a esta señora oímos acerca de las luchas de los vendedores y dificultades que enfrentan. También creo que es muy importante aprender acerca de una situación, tanto desde una perspectiva exterior y desde la perspectiva de alguien que está en el medio de la situación. Esta clase me dio todas estas increíbles oportunidades para aprender y crecer.

La cocina de Olivia: Mi abuela

Al entrar a la casa de mi abuelita siempre huele a algo porque nunca para de cocinar. Sean los frijoles recién hervidos, o su famoso Arroz con leche, los olores de la cocina de mi abuela pueden abrir cualquier apetito. Este fin de semana después de misa (a cual vamos juntas cada domingo), decide entrevistarla mientras preparaba el almuerzo para ese día. Mi abuela siempre ha sido una persona muy privada y discreta, pero use el excuso de esta clase para aprender un poco más acerca de su experiencia con la comida en su propia cocina. (¡Ni me dejo sacarle fotos ni video porque dijo que no estaba penada!)

¿Abuelita, donde aprendió a cocinar?

                “Hay hija, pues tus tías en México dicen que tengo el mismo sazón que tu vis abuela en paz descanse. Ella fue la que nos enseñó todo lo que sabemos. Con siete hijas, y el rancho lleno de frutas y verduras frescas que cosechaba tu vis abuelo, teníamos bodegas llenos de garbanzos, e ingredientes para cocinar. Durante las fiestas en México en el rancho donde se usaba que pues las mujeres prepararan toda la comida, tu bis abuela hacia unos tamales de banderitas, y salían de tricolor porque le poníamos limón raspado y fresa bien picadita. Desde entonces, me ensene desde chiquita en las ollas que hacía de mentiritas de barro con mis hermanas a cocinar.”

¿Qué simboliza la comida para nuestra familia y nuestra comunidad Latina?

                “Pues pura fiesta e reunión. Fíjate que tus tíos hasta hoy en día y tus tías cada domingo me vienen a visitar y en vez de comprar pizza o los pollos, prefieren mi comida hecha en casa. Cuando hay comida en la casa, y panza llena, hay felicidad eh. Hay conversación sobre la mesa, y convivencia, y creo que también es así para la comunidad. Por ejemplo, fíjate en cuando les mando comida a tus tíos en un tupper, nunca me lo regresan vasillos, y así es la comida. Se da, y se regresa en forma de platicar, convivir, y felicidad. Es falta de respeto y mala costumbre no regresar el favor de la comida.”

¿En las celebraciones, que tipo de comida se ve más? ¿Qué le toca cocinar a usted?

                “Pues depende de la ocasión. Si es fiesta de alguno de tus primos, siempre traigo mi flan con pasas. Si es navidad o durante Las Mañanitas para pagarle respeto a La virgen tú sabes que nos quedamos despiertos toda la noche por demanda, y hacemos cantidad de tamales dulces, rojos, y champurrado. Si es algún cumpleaños, hacemos pozole o mole. Para los domingos, un platillo especial para reunirnos como los chilaquiles, o si tengo más tiempo los chiles rellenos estrellados con queso Cotija. Lo importante es que nunca falte, aunque sea una simple olla de frijoles. Con eso ya se arma la fiesta y llegan tus tíos.”

¿Cómo mujer, que cree que es su posición en preparar la comida? ¿Cree que es un espacio donde usted puede expresar su creatividad o se siente más bien como un lugar de opresión?

                “Mira hija, cuando me moví a Tijuana con todos los 11 (se refiere a mis tíos y tías), no tenía más que una cocinita arrinconada en el apartamento que solo era del tamaño como la sala. Era un puro cuarto, y con la estufa que solo tenía dos parrillas, si para que te miento me sentía oprimida. No tenía suficiente dinero para comprarles mucho, y en veces, puras tortillas con crema o mantequilla que en ese entonces valían 5 pesos por un kilo de masa. Sin tu abuelo allí como estaba trabajándole en los files del otro lado (se refiere mi abuela a los estados unidos donde mi abuelo pizcaba de tomates), pues no tenía suficiente a veces para darles a tus tíos y los hice crecer con puras tortillas y frijoles. Cocía una olla de frijoles grande para todos y hacia la hicimos. Ya que nos movimos a la casa de tierra (se refiere a la primera casa en cual vivieron en Los Estados Unidos, en el este de Los Ángeles), pues entonces allí ya tuve una cocina más grande, y tus tío Joaquín el más mayor ya trabajaba, y hacíamos burritos que se ponían a vender en el aeropuerto, De allí, sacaba para hacerles de comer. Ya que encontré trabajo como costurera, llegaba cansada pero me sentía libre porque tenía dinero para cocinar y hacerles más bien su comida propia.”

En ese entonces, le llego la visita a mi abuelita y no tuve más oportunidad de tener su atención completa.  Vestida de mandil verde, y con una gran sonrisa al abrirle la puerta a mis tíos y tíos, vi que la comida para ella simplemente es su forma de dar amor. Es la forma en que reunió a mis tíos en los tiempos difíciles cuando vivían en pura pobreza en Tijuana, y todavía continua siendo lo que reúne a las nuevas generaciones de nuestra familia.

Como la señora Vélez que describe Meredith Abarca en su lectura, mi abuela tuvo un espacio (space) y luego su propio lugar (place). Tener su propia cocina en los Estado Unidos, y más bien acceso y fondos para comprar ingredientes para cocinar, tuvo más libertad en la cocina. Aunque si ocupo el “lugar de la mujer” en el aspecto que como en el rancho dijo que con sus siete hermanas y su mama, había una expectativa para tener ya listo la comida para las fiestas y para mi bis abuelo, y veo que estas costumbres se  trasladan hasta hoy en la forma que nos sirve. Siempre sirve a mi tío el más mayor y ha cierta hora, porque hacia le enseno mi bis abuela que hay que tenerle el plato listo al hombre mayor. Pero, la cocina también se ha transformado en un su propio espacio. Ella ahora tiene la libertad y el poder de una estufa, una casa, y una gran familia que elije reunir sobre su mesa. Su cocina como espacio significa amor y convivencia, y continúa contribuir a la harmonía de mi familia cada domingo.

#5 El problema de comida saludable en South Central

Hola, me llamo Ernesto y soy del pueblo de Punta Mita en Nayarit. Vivo cerca del campus de USC en South Central Los Ángeles. Soy un mecánico en una tienda que está en Vermont. Tengo dos hijas y vivo con mi madre. Mi esposa ya vive en Punta Mita con su madre porque ella es tan frágil para se muda a los Estados Unidos. Es muy difícil para encontrar el tiempo para comprar los comestibles saludables. No hay muchos opciones cerca de mi casa y no tengo coche. Por eso necesito caminar 2.6 millas de mi casa en 52nd St a Ralph’s. La camina dura una hora. Solo uso Ralph’s porque tiene un servicio de coche para gente que paga más de veinticinco dólares. Cada domingo camino con mis niñas a la iglesia de Santa Inés para la misa y después compro los comestibles. Usamos el servicio para regresar a casa. Los precios a un supermercado como Ralph’s son más altos que los precios que necesitaba pagar en el pasado cuando usaba Superior. Pero cuando la Universidad compró y cerró el mercado, no tuve ninguna otra opción.

Yo no soy la sola persona que tiene dificultades cuando está buscando por comida saludable. Hay mucha gente en mi vecindario que trabaja muy duro por muy poco y tiene familias grandes. Yo tengo suerte que puedo pagar por los vegetales y otra comida saludable, mucha otra gente no tiene el dinero ni el tiempo. Es más fácil para comer comida rápida como KFC, McDonalds y otros restaurantes que están solo trece minutos de mi casa por pie. Después de un día largo no es una sorpresa que otros padres solos no tienen tiempo para cocinar. También no hay muchos supermercados en mi vecindario. Hay muchas más tiendas de conveniencia y bodegas. Este fenómeno se llama un “Food Desert”. La comida procesada es más frecuente y barata. Es por este razón que hay un gran nivel de gente pobre que tiene problemas con la obesidad en el sur de Los Ángeles. Según Portnoy, “In Los Angeles County, obesity levels among Latinos and African-Americans are among the highest.” Niveles altos de obesidad contribuyen a otros problemas de salud, como diabetes. Leyes como un moratorio en la creación de nuevas restaurantes de comida rápida no tienen un impacto grande, según a un articulo de La Opinión. Es obviamente que haya un necesidad por otras soluciones a este problema.

Quiero el mejor por mis niñas. En México, tenía un jardín pequeño de verduras y fruta y con el mar muy cerca fue fácil para cocinar comida saludable. Aquí no es posible porque no tengo el tiempo para cuidar por un jardín, necesito trabajar todo el tiempo para pagar los costos más altos. Tengo miedo que mi intento de proveer una vida con más oportunidad a mis niñas va a fracasar. En Los Ángeles latinos tienen una expectación de vida mucha más corta que otra gente. Oí de un movimiento que se llama proyecto jardín que es un jardín de una comunidad en Boyle Heights. Si tenemos un proyecto como esto donde puedo tener la ayuda de otros de mis vecinos, nosotros podemos luchar contra el problema de “Food Deserts.” Un jardín comunal puede ayudar muchas familias en el vecindario. Los supermercados no van ayudar. Ellos son preocupados con sus ganancias, no con nosotros. Ellos saben que nosotros estamos una comunidad pobre y que las ganancias de supermercados aquí no sería muy altas. Gracias a Dios que la universidad está aquí con todos sus estudiantes para proveer ganancias para Ralph’s. Tengo que asegurar un futuro bueno por mis niñas en este país. Tengo que luchar contra este problema de “Food Deserts.”

2317 Scarff Street, Los Angeles, 90007

Mi nombre es Maks y yo soy un residente del centro de Los Ángeles. En concreto, yo vivo en 2317 Scarff Street en un apartamento de tres dormitorios con una gran familia. Vivimos aproximadamente una milla de la Universidad del Sur de California. Nuestra familia vino desde el norte de México y obtuvo visas para trabajar. Mi esposa trabaja en un salón de belleza local que se encuentra en la calle South Figueroa. Por mi trabajo tengo que viajar a Santa Mónica, donde se encuentra el jefe de la empresa constructora. Tanto mi esposa y yo trabajamos 50-60 horas por semana a aproximadamente un promedio de $ 11 / hora. Mi esposa y yo trabajamos trabajos muy difíciles con largas horas. Sin embargo, todavía creemos que es muy importante proporcionar comidas saludables para nuestra familia de tres hijos. Lo más importante para nuestra dieta son las frutas y verduras frescas y las fuentes saludables de proteínas como el pescado, la carne y los huevos.

Screen Shot 2016-03-28 at 5.42.59 PM.png
2317 Scarff Street, Los Angeles: Nuestra casa

Dado que no tenemos un coche que no son capaces de comprar en grandes cantidades para nuestra familia de un supermercado enorme como Costco. Sin embargo, a pesar de que esto significa que tenemos que comprar comida dos o tres veces a la semana, los alimentos que compramos es por lo general muy frescos. Tenemos la suerte de vivir en una zona que tiene unas pocas tiendas especializadas y supermercados más pequeños de la que compramos la mayoría de nuestros productos. El supermercado más grande cerca de nosotros es Ralphs, sino que es una milla de distancia a pie, así que no podemos comprar una gran cantidad de comida allí. Nosotros sólo vamos allí si vemos un anuncio para una buena venta o necesitamos algo que las tiendas especializadas más pequeñas no tienen. Hemos utilizado el servicio de transporte Ralphs antes, pero esto se ha añadido un extra de treinta minutos a nuestra experiencia de compra debido a las largas esperas. Además, de vuelta en México crecimos nuestros propios vegetales, que redujo algunos de los costos de tener que comprarlos, y nos ahorramos el tiempo de viaje a las tiendas.

IMG_6489.JPG
Bodega Express

Compramos la mayor parte de las frutas y verduras de Bodega Express, que es el supermercado más grande más cercano. Ellos no tienen ningún cosas orgánicas, pero sus precios y la selección son comparables a Ralphs. También venden condimentos, especias y granos, que compramos. Compramos la mayor parte de la carne de Lee’s Market and Liquor o de Hoover Ranch Market. Ambos tienen una gran selección de carnes frescas y Hoover Ranch Market también vende carne congelada. Ambos lugares en los que compramos carne de también venden especias y verduras, sin embargo, en estos dos tiendas venden más carne.

IMG_6490.JPG
Hoover Ranch Market
IMG_6491.JPG
Carne de Hoover Ranch Market
IMG_6492.JPG
Verduras de Hoover Ranch Market

No tenemos una gran cantidad de dinero para su uso en la comida rápida, pero hay un par de opciones de comida rápida saludable. También hay una gran cantidad de opciones más baratas, no saludables de comida rápida. Es difícil volver de un largo día de trabajo, agotado, y hacer una cena saludable para mis hijos, pero es muy importante. Dado que la moderación es importante también, de vez en cuando como un regalo que va a recoger algo de comida rápida para la cena también. Papa John’s Pizza tiene precios razonables y buenas pizzas que incluyen tanto la carne y las verduras. Incluso si mis hijos quieren pedir una pizza que trato de hacer una ensalada también. Un minuto a pie es el 23rd Street Café que tiene alimentos para el desayuno y el almuerzo, pero es más caro que la mayoría de las otras opciones. Nature’s Brew está a sólo 6 minutos a pie y tiene opciones muy saludables de sándwiches y ensaladas, pero también es caro. También estamos a sólo media milla de distancia de la calle South Figueroa, donde hay muchas opciones diferentes para los alimentos saludables y no saludables, incluyendo Popeyes, McDonalds, Five Guys, Jack in the Box, Panda Express. Algunas de las opciones más saludables incluyen, Pasta Roma, y ​​La Taquiza.

IMG_6486.JPG
23rd Street Cafe

La mayoría de los medicamentos que compramos son de CVS en la calle South Figueroa. Se trata de una milla de distancia, pero tiene todos los medicamentos y artículos personales de salud que necesitamos.

cvspic.jpg
CVS, Figueroa Street

También hay una gran cantidad de tiendas de conveniencia que venden una gran cantidad de alcohol que están muy cerca de nosotros. La tienda que vende verduras también tiene una gran selección de cervezas. Mientras que compramos cerveza y vino para las ocasiones especiales no tenemos suficiente dinero para tener constantemente el alcohol disponible.

IMG_6485.JPG
Lee’s Market and Liquor

Además el ejercicio es muy importante para mantenerse saludable. Caminar hacia y desde el trabajo y hacia y desde la tienda proporciona un buen ejercicio para mis hijos y yo. Además vivimos muy cerca de un parque llamado centro de recreación Hoover, que tiene equipos de ejercicio libre y un sendero para correr. A mis hijos les encanta jugar al fútbol o al baloncesto allí mientras mi esposa y yo ejercemos.

IMG_6494.JPG
Parque en Hoover

Creo que mi familia es muy diferente de muchas otras familias que viven en nuestra misma zona. La mayoría de la gente no pasa el tiempo para mantener a sus familias saludables. En vez gastan más dinero en comprar alimentos poco saludables, procesados, ya que les ahorra el tiempo de cocción. Tal como se especifica tanto en “¿Dónde está Trader Joes” por el profesor Portnoy y el acceso a los alimentos por Azuma hay cuatro problemas principales para la gente de mi barrio. Localmente crecido, orgánico, comida es cara, por lo que les tenemos que conformar con los no orgánicos. La distancia a los supermercados que pueden vender los alimentos orgánicos más baratos está demasiado lejos para ir de compras a sin un coche. Hay preocupaciones sobre la seguridad de las compras en nuestro barrio tarde por la la noche (también la mayoría de las tiendas están cerradas). Por último, hay más fácil de encontrar lugares de comida rápida y tiendas de licores que los que hay opciones saludables.

IMG_6487.JPG
Lee’s Market and Liquor

Comiendo localmente y orgánicamente crecido no es necesariamente la mejor opción para las personas de nuestra clase social. En lugar de ello, como lo confirman los no orgánicos, opciones saludables de la FDA de verduras y frutas contienen los mismos nutrientes sólo para una parte del costo. A pesar de que sería bueno tener productos de la tierra, que tiene específicamente jardines de la comunidad, el aire de Los Ángeles no es lo suficientemente limpia para producir alimentos que es tan saludable como la producida en el valle central de California. Creo que uno de los mayores problemas es que no hay un mercado de los agricultores a pie de nosotros. Creo que si la escuela que asistieron a mis hijos organizó un mercado de agricultores cada mucho más padres serían capaces de recoger una selección saludable de frutas y verduras en lugar de comprar comida rápida.

IMG_6488.JPG
Carne de Lee’s Market and Liquor

En el dilema del omnívoro, Pollan describe que la comida rápida y la comida de los cazadores-recolectores son “igualmente irreales e igualmente insostenible.” Él cree que si estábamos una vez más conscientes de la fuente de nuestros alimentos – lo que era, de dónde viene, cómo viajó a llegar a nosotros y su coste real – veríamos que comemos por la gracia de la naturaleza. Critica tanto grandes almacenes y grandes explotaciones largo de su libro e insiste en que nuestra capacidad de comer alimentos durante todo el año, que solía ser de temporada ha dañado nuestra dieta. No estoy de acuerdo con esta afirmación, ya que tienen las verduras para la cena todos los días del año ha permitido a mi familia a permanecer saludable que si sólo tuviéramos carne durante semanas a la vez. Creo que la moderación es la mejor póliza.

#4 Kikiz: La Lucha de Loncheras

Las campanas de la iglesia de Santa Inés tañeron la hora mientras yo pedí un burrito de carnitas de una lonchera al otro lado de la calle. Yo esperé para mi comida y miré a la primera gente que estaba llegando a la iglesia para la misa en español a las seis. Detrás de mi fue el aparcamiento de Ralph’s con todo su ruido y gente preocupada con su quehaceres. Pero entre los dos, unos pies del tráfico ocupado de Vermont, fue una burbuja de paz, una lonchera que se llama Kikiz. A las cinco de la tarde solo yo y otro hombre estuvimos allí. Yo había visto esta lonchera muchos tiempos pero nunca pensaba en lo por mucho tiempo. Esto es indicativo del problema que muchos loncheras tienen en muchas partes de Los Ángeles. Particularmente en un lugar como USC, el encanto de las loncheras está superado por las “luxe loncheras.” Pero la vida difícil por las loncheras no es algo nuevo.

Según a Portnoy, la lucha de loncheras y vendedores del calle ha sido ocurriendo por más de cien años. Hoy en día, las leyes restringen la ubicación de loncheras en unos ciudades, como Beverly Hills, pero por lo general loncheras tienen mucha libertad para hacer negocios en cualquier parte de cuidad que quieren. No fue el caso hace ocho o nueve años. Actualmente, la lucha de todas loncheras y Kikiz en particular tiene un enfoque en dos cosas. Primero, la lucha entre loncheras y restaurantes y después entre loncheras y luxe loncheras.

Por lo general, la lonchera atrae gente que quiere un experiencia diferente de un restaurante. Como Portnoy mencionó, gente que quiere comer en un restaurante quiere un lugar para descansar y camareros para traen comida a la mesa y cosas como así. La lonchera no tiene ninguna de estas cosas. Mariscos Jaliscos tiene una sala pequeña con mesas y sillas para comer, pero no es una cosa muy común para loncheras. Lugares como Mariscos Jaliscos son un poco de una amenaza a restaurantes de “fast casual” como Chipotle porque sus modelo de negocios es parecido, pero porque hay relativamente pocas loncheras con lugares para descansar, no hay razón para una lucha grande entre restaurantes y loncheras. A pesar de este hecho, uños restaurantes quieren más reglas por loncheras.

La segunda lucha entre loncheras y “luxe loncheras”, un término creado por Arellano, es más serio. Particularmente en un lugar muy cerca de USC, es muy interesante para examinar la diferencia entre la popularidad de Kikiz y una luxe lonchera más popular como Kogi BBQ, Amazebowls, o Nature’s Brew. La primera cosa que me di cuenta fue diferente fue el exterior de las loncheras. Kikiz fue blanca con solo el nombre de la lonchera en el capó. Natures Brew tiene un exterior completamente de madera y Amazebowls tiene un exterior completamente morado con un diseño muy complejo. Kikiz tiene un letrero electrónico, pero parece muy barato como los letreros electrónicos en tiendas de Broadway en el centro que dice “Compramos oro”. Los exteriores de las luxe loncheras cuestan más y por eso gente asocian el exterior con la calidad de la comida. Los precios más altos también son una “garantía” en los mentes de gente que más dinero significa más calidad. Gente que trata lugares que son más modestos saben que no es siempre el caso.

La ubicación de Kikiz es otra razón que no tiene la misma popularidad que las luxe loncheras. Kikiz, y muchas loncheras, están en lugares donde por lo general solamente gente que sabe sobre la lonchera va a visitarlo. Mucha de las loncheras no tienen Twitter o otros métodos de comunicación con el mundo para anuncian sus negocios. También, Kikiz está muy cerca de Ralph’s y muy lejos de campus. Mucha de la gente que va a Ralph’s usa un coche y compra comida. ¿Porque necesita comprar un burrito o tacos cuando maneja a Ralph’s para comida? No tiene sentido. La sola gente que va a comprar comida es gente a pie y hay muy poca gente en este parte de Vermont que caminar. Amazebowls, Kogi BBQ, y Natures Brew está muy cerca de campus y está en Hoover, Jefferson, y University donde mucha gente camina y anda sus bicicletas. También University es la calle más usado por la gente de fraternidades y sororidades. Miembros de estos grupos viven en casas que tiene un programa de comida que tiene la misma comida muchas días y solo por ciertas horas. Como resultado, ellos tienen hambre con frecuencia. También esta gente tiene dinero disponible porque una fraternidad o sororidad cuesta más de mil dólares por semestre. El resultado es una tormenta perfecta por las loncheras que están allí.

La ubicación de Kikiz y otras loncheras, combina con una historia larga de opresión y sospecha sin justificación para crear un ambiente muy difícil para una parte esencial de la cultura y historia de nuestra ciudad. Ojala que más gente puede dejar a un lado su miedo y proba la comida deliciosa y económica que las loncheras ofrecen.

Olamendi’s Mexican Restaurant: Mal, mal, mal

IMG_5624.JPG
Olamendi’s Mexican Cuisine

Creo que la cocina de fusión es increíble: permite fusionar dos culturas que normalmente no pueden. Crecí en California en una familia muy ruso y hemos hecho una fusión de alimentos Ucrania y Estados Unidos. A menudo mis padres no podían encontrar los mismos ingredientes exactos que se utilizan en Ucrania por lo que tenían que trabajar con nuevos ingredientes americanos, que nos obliga a hacer nuevos alimentos de fusión. Siempre hemos añadido nuestros propios cambios especiales a las recetas. Debido a todo esto, he crecido comiendo alimentos de fusión. Cuando crecí empecé a tratar otros alimentos de fusión, japoneses y americanos, francés-asiático, y muchos otros. Mi favorito fue siempre Tex-Mex sin embargo.

IMG_5634.JPG
Fajitas: Tex-Mex

De acuerdo con Portnoy-Pilcher encuentros culinarios ayudaron a crear más relaciones duraderas y significativas entre las diferentes culturas, razas, o incluso clases a través de compartir los ingredientes, técnicas y platos. Escriben que “Although once scorned as plebeian, these dishes acquired deep symbolic meanings that ultimately made them emblematic of regional and national identities.” Tex-Mex es la fusión de la cocina americana y mexicana y utiliza las recetas de los tejanos. Tejanos son residentes de Texas que tienen una española o mexicana herencia americana Criollo. Tex-Mex es más popular en Texas, pero se ha extendido por todo Estados Unidos e incluso a través de Canadá. A menudo Tex-Mex se confunde con la cocina al suroeste de Arizona, Nuevo México y otros estados, pero no es lo mismo. La palabra Tex-Mex en realidad no tenía un origen en los alimentos; en lugar Tex-Mex era la abreviatura para el ferrocarril mexicano de Texas desde el siglo 19. En la década de 1920 el término Tex-Mex describió a las personas que han nacido en Texas, pero que tenían ascendencia mexicana (que ahora se llama tejanos).

IMG_5653.JPG
Tostada con Pollo

La cocina vino de las recetas de estas personas y no ha cambiado significativamente durante el siglo pasado. Está influenciada por la cocina en los estados del norte de México, así como por la cultura ganadera del sur de Texas y el norte de México. Ambos lugares comieron “cabrito”, “barbacoa de cabeza”, “carne seca”, y otros productos derivados de bovinos. Tex-Mex utiliza los ingerdients que eran más baratos para comprar en los Estados Unidos como el queso rallado amarillo, frijoles y especias. Tex-Mex también importó una gran cantidad de diferentes especias de todo el mundo que utiliza en sus platos. Después de la guerra civil de Estados Unidos Tex-Mex comenzó a incorporar más y más americano cocina en sus recetas, debido a la mayor facilidad de acceso a los ferrocarriles.

IMG_5629
Mi novia, Raquel y yo.

La semana pasada fui a un restaurante llamado Olamendi’s Mexican Restaurant. Estaba visitando a San Juan Capistrano con mi novia, Raquel, y nos alojamos en un hotel justo al lado de este restaurante. Cada noche estaba ocupado y parecía muy interesante así que decidimos comer allí en nuestra última noche en la ciudad. A pesar de que no dijo específicamente que era Tex-Mex el dueño le dijo que lo consideraba equivalente a Tex-Mex porque esa era la cocina que estaba más familiarizado. Originalmente, el restaurante fue fundado por una familia de Jalisco, México, que aprendió a cocinar con el Convento de Santa Clara. Sin embargo, mirando el menú no era en absoluto un auténtico restaurante mexicano. Al igual que el dueño le dijo, que sin duda podría caer en Tex-Mex o, al menos, la fusión de América y México. El menú tenía platos como enchiladas de queso, tostadas, nachos, fajitas de carne y chile de Texas.

IMG_5628.JPG
Mi novia y una margarita de hibisco

Hemos sido capaces de conseguir una mesa casi inmediatamente que era muy afortunado porque había familias que llegaron después de nosotros que esperaron una hora para una mesa. Nuestro camarero nos dijo que el restaurante hace su propio tequila y tienen sus propias recetas galardonado de margarita así que decidimos probar una margarita regular y una margarita de hibisco. También pedimos comida rápidamente. Raquel ordenó las fajitas de pollo y pedí la Tostada Olamendi’s. Las fajitas de pollo se sirve con pimientos frescos verdes, cebollas, tomates, hierbas y condimentos especiales. El plato era perfecta con guacamole fresco y crema agria. La tostada se sirve en una gran concha crujiente de harina rellena de pollo frijoles refritos, lechuga, queso, guacamole, tomate y crema agria. Esencialmente los dos platos tenía ingredientes muy similares, pero con diferente presentación. Ambos platos son platos muy típicos Tex-Mex.

IMG_5646
Toda de la comida.

La experiencia de restaurante estaba cerca de horrible, yo no lo recomendaría a cualquier persona y no volvería otra vez. El restaurante tenía sólo la mitad de las mesas sentado (cerraron la mitad del restaurante, sin razón aparente) aún número de familias esperaron una hora para una mesa. Tanto la comida y las margaritas eran demasiado caro, a 15 dólares por una margarita fue simplemente ridículo. Pero lo que molestó tanto a Raquel y yo más que nada fue el servicio lento: el servidor simplemente no le importaba a preguntar si había algo que necesitábamos y que no nos dijo que los platos vendrían a cabo más de una hora después de que les pedimos. Tal vez fue sólo el mal servicio que dejó un mal sabor de boca, pero la comida era mediocre. Absolutamente nada especial: se parecía necesitar más especias o al menos más de sal, ya que era sosa.

 

IMG_5648

Normalmente me encanta Tex-Mex y por lo general está lleno de delicioso sabor y especias, pero esto no fue así. Normalmente Tex-Mex es muy popular entre los americanos y los de origen hispano y esto es sin duda el caso aquí. Había familias hispanas que tienen la cena, así como las familias estadounidenses. Normalmente Tex-Mex es popular porque ofrece una interesante mezcla de platos mexicanos con recetas americanas sin embargo parece que la única razón por la que este lugar era popular era debido a su ubicación privilegiada en la playa entre varios hoteles grandes.

Messages Image(1372968930)
Decoraciones

Mi experiencia con las “loncheras” de la clase era completamente diferente; los alimentos que teníamos estaban llenos de sabores deliciosos y originales. Me pareció interesante que el éxito de las “loncheras” no sólo dependía del equilibrio apropiado de la fusión, sino también de la población activa que se come en las “loncheras”. Los propietarios “lonchera” tienen que analizar que come su comida con el fin de escoger el lugar donde aparcar y servir la comida. En comparación con el restaurante que fui a, Marisco Jaliscos era más barato, más rápido y más delicioso. Prefiero ir a “Marisco Jaliscos” o un “loncheras” similares en cualquier momento. Los Ángeles ha tenido problemas con las “loncheras” en el pasado, ya que no estaban registradas por lo que la comida podría haber sido mala calidad. A menudo, los camiones de comida no registrados también no pagan impuestos a la ciudad cuesta dinero a la ciudad. También hubo problemas con el control de multitudes y aparcamiento. Creo que estos problemas se produjeron porque las personas estaban tratando de eludir las normas.