Turismo culinario y mi experiencia durante el semestre – por Brandon Towers

Turismo culinario

No tengo ninguna problema con la idea de turismo culinario pero en realidad turismo culinario puede ser problemático. El concepto de visitar un lugar nuevo para probar comida está bien en mi opinión, porque pienso que comida sabe mejor en la región nativa de esa comida.  No sé por qué, pero en mi experiencia esto es casi siempre la verdad. Por ejemplo no hay ningún problema si quieres viajar a Italia para probar muchos tipos de pasta, pero muchas personas no hacen turismo culinario en una manera que respeta a las personas y la cultura local.

Grand Central Market es un ejemplo de turismo culinario

En Los Angeles, Grand Central Market es sin duda un destino para muchos turísticos culinarios. Pero, ¿los turísticos están destruyendo el mercado? O, ¿están aprendiendo sobre muchas culturas diferentes y nuevas? No sé la respuesta porque no tiene experiencia con Grand Central Market antes del turismo, pero estoy seguro de que el mercado ha cambiado después de mucho turismo. Es triste que no hay muchos “legacy tenants” ahora, pero hay restaurantes nuevos y innovadores que proveen experiencias diferentes y comida nueva a los clientes. Los dos pueden ser buenos.

Turismo culinario tiene aspectos positivos y negativos. Puede proveer oportunidades y dinero a la comunidad local y puede enseñar personas de origen diferentes sobre culturas y comidas nuevas. Por otra parte los turistas pueden usar todos los recursos de una región (comprar todos los productos de una tienda por ejemplo) y entonces no hay suficientes productos o recursos para las personas locales. También turistas pueden dejar basura y causan otras problemas para la comunidad.

Mi experiencia

Casi un año en el pasado fui a Hanoi, Vietnam con un grupo de estudiantes y en la primera noche de vacaciones participamos en un tour de comida de la ciudad. Nuestras guías eran estudiantes de la universidad local y ellos hacen el tour gratis porque quieren practicar su inglés (pero necesitas comprar comida para las guías a cada restaurante). Me gusta mucho el tour y aprendí mucho sobre la historia y la comida de Vietnam.  Creo que visitamos seis o siete lugares diferentes y era una experiencia muy divertida. Probé muchos tipos de comida y bebidas y durante las vacaciones regresé a los mismos restaurantes muchas veces. Recomiendo el tour a cualquier turista que quiere visitar a Hanoi.

Noma

Pienso que el “pop-up” de Noma está bien, pero deseo que ellos hicieran más por la comunidad local. Noma tiene el derecho para cobrar mucho dinero para su comida si piensa que personas van a pagar. Pero habría sido agradable si la comida era más accesible a las personas locales. ¿Puede ser una manera para ofrecer precios bajos a los residentes de la región? No sé, pero Noma hizo cosas buenas también. Noma contrató personas locales para trabajar en el restaurante además de su personal. Ellos pagan a sus empleados salarios altos y proveen oportunidades para enseñar estudiantes de la escuela culinaria en la región.  Noma podría hacer más para ayudar a la región, pero no tengo problema con sus acciones.

Reflexión

Debido a esta clase tuvo la oportunidad para conectar más con mi abuelita. Paso mucho tiempo con ella y antes de la clase tuvimos una estrecha relación.  Algunos blogs fueron sobre tu propia comida/cultura o la historia de la familia. Para muchos blogs discutí los temas con ella y aprendí mucho sobre sus padres (mis bisabuelos) y su niñez en México y Arizona. Mi abuelita lee todos mis blogs (y probablemente algunos blogs de otros estudiantes también).  Después de cada blog ella me dijo sus opiniones sobre los temas y mi escritura. Ella me mostró muchas recetas y fotos que estaban en libros viejos en su casa. Valoro los recuerdos que hice con mi abuelita más que todas las otras cosas que aprendí debido a la clase. Las experiencias y los recuerdos son invaluables para mi.

Un juego de playoff para los Dodgers

Me encanta casi todo los restaurantes que visité para la clase. Para mi primer blog fui a Guelaguetza (con Josh y Allen) y me gustó tanto el mole que volví para comprar dos tipos de mole de la tiendita dentro del restaurante. Usé el mole en muchas cenas para mi y mis compañeros de cuarto.  El mole de Guelaguetza es tan buena que podría beberlo con un popote. Tengo una lista de mis restaurantes favoritos de esta semestre y estoy planeando visitarlos con mis padres cuando ellos me visitan en Mayo. Aprendí sobre muchos tipos de comida latina. Antes de la clase no tuve mucho experiencia con comida latina que no era mexicana, pero ahora tengo platos favoritos de muchos otros países. También mi entendimiento de la geografía de México y latinoamérica en general ha mejorado debido a las presentaciones de mis compañeros de clase.

Los tres tipos de mole que se vende en Guelaguetza

La visita a Mexicano era un buen final para la clase. Me gustó mucho la salsa roja y los tres tipos de mole en la enchilada. También el flan era el mejor que he probado en todo de mi vida. La próxima vez voy al cine, seguramente comeré a Mexicano.

En fin, disfruté esta clase mucho. Estoy agradecido que tuve la oportunidad para enseñar y explorar la comida de Los Ángeles en una clase de USC.

El Fin: “Gracias por venir”

Por Victoria Martinez

Este blog es la culminación perfecta de mis estudios de español en la USC porque estoy terminando donde comenzó.  El primer curso de español de la división superior que tomé en USC fue la clase de Justicia Alimentaria con el Profesora Portnoy.  Aprendí mucho, no solo sobre el área, sino también sobre las vidas de las personas en la comunidad.  Por este motivo, es tan apropiado que di mi discusión final sobre el tema de la justicia alimentaria.
Tenía interés en el artículo, “El problema no son los desiertos alimentarios, sino la desigualdad” de Richard Florida porque el exploró los resultados de un estudio reciente realizado por la Universidad de Nueva York, la Universidad de Stanford y la Universidad de Chicago.  Este estudio demostró que la introducción de nuevos supermercados en el desierto alimentario no era un medio eficaz para cambiar el comportamiento poco saludable establecido en la comunidad debido a la falta de opciones saludables.  En cambio, el estudio presentó la necesidad de educar a los miembros de la comunidad sobre alimentación saludable y nutrición para crear cambios duraderos en el comportamiento.

Este artículo me hizo reflexionar sobre el tiempo que pasé con la Señora Barba, una estudiante de Groceyships.  Entrevisté a la Señora Barba y ella compartió conmigo su lucha por emigrar a Los Ángeles desde México debido a la falta de opciones saludables y la accesibilidad de las opciones poco saludables.  Decidió unirse a Groceryships porque quería educarse y poder tomar mejores decisiones que fueran asequibles a ella.  Los datos del estudio sugieren, ” equipar a los estadounidenses menos favorecidos con más conocimiento y mejor información sobre la alimentación saludable quizás sea el mejor y más eficiente camino a seguir en cuanto a políticas gubernamentales” que se ha demostrado que funciona en el caso de programas como Groceyships.  Un vistazo rápido en la calle Figueroa revela el número de lugares de comida rápida que existe en esta calle que ofrece comidas más baratas en cantidades más grandes que cualquier otra opción saludable cercana.  Esto es lo que enfrentan muchos inmigrantes que, como en el caso de la Señora Barba, nunca habían visto estas opciones ni habían oído hablar de pizza. Su historia se vio reforzada por la historia de la familia en Food Inc., que se ve obligada a elegir entre una alimentación saludable y medicamentos para las enfermedades causadas por los alimentos poco saludables.  Si me enfrentara con un acceso limitado, tendría que ser creativo para encontrar opciones saludables.  Dicha creatividad se puede encontrar en los jardines de la comunidad locales cuyo propósito es proporcionar al vecindario mejores opciones de alimentos, así como educar a las comunidades sobre cómo cultivar y cosechar diferentes productos.  Cerca de la USC, EveryTable ofrece una alimentación saludable y asequible comparada con la mayoría de los otros restaurantes que no tienen esta opción.

Este problema proviene de un concepto mucho más amplio: el racismo estructural.  Las áreas con viviendas asequibles, predominantemente ocupadas por minorías, a menudo no tienen las opciones necesarias en supermercados o cadenas de comida rápida para mantener un estilo de vida saludable.  Como producto de esto, muchos miembros están sujetos a enfermedades como la diabetes y problemas cardiovasculares que son productos de un estilo de vida poco saludable.  Esta racismo está presente en muchas otras estructuras en nuestra sociedad.  En las universidades, los programas de legado establecidos para ofrecer ventajas a los hijos de los alumnos son admitidos.  Ninguno de estos programas es cuestionado como injusto; sin embargo, se han entablado demandas contra importantes universidades que afirman que la acción afirmativa es la razón por la que algunas no minorías no ingresaron en el colegio de su elección.

No solo el tema fue un evento de círculo completo para mí, sino también la última aventura. Visitamos el primer lugar donde escribí mi blog de comida.  Cuando me senté y disfruté la comida con mis otros compañeros, no pude evitarlo, pero reflexioné sobre las aventuras que tomamos como clase y mis lugares favoritos.  Recuerdo que visité Cielito Lindo y probé sus taquitos por primera vez mientras ofrecían un descuento para los maestros que estaban en huelga y fui testigo de primera mano de empresas locales que apoyan a sus miembros.  Un lugar que encabeza la lista es Mariscos Jalisco, donde probé sus tacos de clase mundial y pude escuchar al dueño explicar lo importante para su negocio compartir su cultura con los demás.

Estoy agradecida a todos mis compañeros de clase por compartir no solo sus aventuras gastronómicas este semestre, sino también su relación con la comida en lo que respecta a su identidad y cultura. Después de este semestre, siempre veré la comida que se sirve frente a mí de manera diferente y recordaré las palabras de Lorena García: “la comida no solo se supone que sabe bien, sino que te hace sentir algo.”


Una oportunidad para aprender: jardines comunales y la clase de SPAN385 (Por Emily Stallings)

La corrupción del sistema alimentario

El sistema alimentario está roto y se aprovecha de gente que sufre de la inseguridad alimentaria. Primero, según el video de Food Inc., el sistema alimentario está distorsionada hacia las calorías malas y las empresas de comida promociona sus productos A pesar de las consecuencias de salud. La mayoridad de la población de Los Estados Unidos no tiene la educación ni conocimiento a saber que el sistema alimentario está recomendando comida dañino a su salud. Por ejemplo, hay restaurantes de comida rápida en cada ciudad en los Estados Unidos y si no hay un “McDonald’s” en la ciudad, definitivamente hay una cartelera que dice “McDonald’s en cinco millas!”; estamos rodeados de comida insaludable. Además, para gente de bajos ingresos, es muy difícil encontrar comida para su familia y mucho menos comida saludable. Como resultado, es mas fácil para familias ir a “drive-thru” para una hamburguesa, como la familia latina en Food Inc. En los EEUU, la comida procesado esta subsidiado, mientras las frutas y los vegetales están mas caros y hay menos acceso para comunidades de bajos ingresos. Además, la falta de comida fresca ha causado el aumento de enfermedades relacionado a comida (Portnoy, 109).

“On a recent visit, a fourth-grade student shared that the experience in the garden ‘changed my life because I used to eat hot chips but now I eat vegetables.'”

This Lush Garden at a South L.A. School Helps Kids Learn About Veggies — and Eat Them, Too

Una parte del problema es que muchas comunidades no tienen acceso a comida saludable y barato. Hay programas que están tratando de arreglar este problema. Por ejemplo, hay “community gardens” donde cualquiera que desee usar el jardín pueda.  En Los Ángeles, el Garden School Foundation está usando su jardín para cultivar comida y como una herramienta de aprendizaje. Su lema es “beet the asphalt”. Me encanta esta lema porque apoya el aprendizaje de la alimentación de comida y motiva un cambio bueno para la comunidad.

Una reflexión

Este semestre había muchos momentos interesantes y divertidos, pero me encantaba la discusión de autenticidad y cómo cambió mi perspectiva sobre comida y identidades culinarias. Me encantaba visitar  Chichen Itzá en el Mercado de la Paloma. El restaurante Chichen Itzá era el primer lugar que visité para la clase y no sabía que esperar. Sin embargo, la comida del restaurante era fenomenal y me emocionó para el semestre. También, mi excursión favorita era Guerrilla Tacos. Me gustaba aprender sobre Wes Avila y sus creaciones culinarias y pensamientos fuertes. Cuando visitamos su restaurante, él habló con nosotros. Sus pensamientos de “autenticidad” reflejaban la ciudad única de Los Ángeles.

Algunas compañeras de clase y yo a Mexicano, un restaurante increíble

Esta clase era reveladora; la clase me exponía a nuevos pensamientos, técnicas de cocinar, y por supuesto comida. Este semestre, probé el sabor autentico de la comida mexicana. No puedo creer que antes de esta clase yo pensaba que conocía la comida de México. Estoy agradecida que tuve la oportunidad de sumergirme en la cultura y la comida de México. Es una lástima que todos no conozcan la comida mexicana autentica.  

He obtenido una agradecimiento muy grande para la ciudad de Los Angeles y la comunidad latinoamericana que vive aquí.

Turismo Culinario y Reflexión por Rachel M

El turismo culinario es una forma del turismo en que los viajeros van a diferentes países o regiones de un país para disfrutar de la cocina local. Actividades del turismo culinario incluye visitas a restaurantes, ferias alimentarias o festivales de comida y clases de cocinar. Había un gran aumento en el turismo culinario en los últimos años. En el artículo, El Turismo Culinario y las redes sociales, Cuando la comida Influye en la Elección de tu destino, Manu Balanzino dijo que, “Cada vez más usuarios opinan que la comida es una parte esencial de su experiencia viajera, especialmente para quienes se encuentran al extranjero: al igual que otras formas artísticas, la cocina refleja la cultura local y por eso hay que dedicarle una atención particular.”

Cuando yo estaba estudiando en Madrid y durante nos clase en Los Ángeles, yo fue una turista culinaria. En Madrid y en muchas otras ciudades europeas yo fui a lugares diferentes para probar la comida. En Madrid, yo fui a Chocolatería San Ginés y Cebo, un restaurante con un Michelin Star. En Cinque Terre, yo traté de encontrar el mejor cannoli. En París, para almuerzo yo fui a Chez Hanna para probar comida israelí y después yo fui a La Droguerie para probar crepes. Estos restaurantes están en un barrio llamado Le Marais. Yo no sé si hubiera ido a este barrio si estos restaurantes no estaban allí. Como he sido un turista culinario, no puedo decir que todo sea negativo. Hay partes negativos y positivos del turismo culinario.

Primero, voy a hablar de los aspectos positivos del turismo culinario. En general, el turismo estimula las economías y crea empleos. Específicamente, el turismo culinario estimula la industria de restaurantes y crea empleos en esta industria. También el turismo culinario puede crear un aprecio y respeto a la cultura del país o región. Además, las turistas pueden aprender sobre la cultura y la comida.

Aunque hay estos aspectos positivos, también hay aspectos negativos del turismo culinario. Si hay demasiado turistas, lo va a tener un impacto negativo en el ambiente de la región. También el turismo puede cambiar la comida de la cultura para acomodar los deseos de las turistas. También ese tipo de turismo interrumpe las vidas de los locales.

Con el turismo en general y el turismo culinario las turistas pueden minimizar los impactos negativos del turismo si estan responsable. Algunas cosas que viajeros deberían seguir son, respeta a la cultura, trata a aprender sobre la cultura, promueve el crecimiento del región, y minimiza el impacto ambiental negativo. Es muy importante que las turistas son consciente de sus impactos negativos y positivos. Durante nos clase, nosotros teníamos mucha respeta a las culturas de los restaurantes que nos visitemos. En el artículo, Balanzino dijo que,

“El creciente interés de los jóvenes millenials por las rutas enogastronómicas han crecido considerablemente en los últimos años y ha hecho que muchos destinos turísticos se hayan adaptado ofreciendo a los turistas comidas tradicionales locales, con el intento de atraer a los turistas y aumentar las visitas.”

En la clase, mi parte favorito fue durante las visitas a restaurantes, cuando hablaba con los cocineros y dueños. Durante nos visita a Guerrilla Tacos, Wes Avila hablaba con nosotros y decía la inspiración de su comida. Todavía yo recuerdo su idea que Guerilla Tacos no es auténtica a México pero es auténtica a su experiencia en Los Ángeles. Me encanta esta idea que al autenticidad puede depender en personas y sus experiencias individuales. Durante nos visita a Mexicano en Crenshaw los cocineros hablaron con nosotros por mucho tiempo sobre el una al otra y sobre su comida y los sabores. Chef Lorena describe los dos cocineros Jaime y Ramiro como Yin y Yang porque ellos son tan diferente pero sus estilos de cocina combinan muy bien. Pude escuchar su pasión por la comida en sus voces y también pude probar su pasión en su comida también.

Mi otra parte favorita de la clase fue conocer a tanta gente nueva de todo el campus y establecer relaciones con ellos a través de comida increíble. Creo que la comida es uno de los puentes culturales más importantes para unir a las personas y creo que esta clase hizo eso para nosotros. Visité a restaurantes con compañeros para escribir los blogs y para completer la presentación y con toda la clase para las excursiones. Pasé mucho tiempo este semestre con estudiantes en este clase. Gracias Profe y gracias clase por una experiencia inolvidable!

Un Semestre de Turismo Culinario

por Sarina Kapai

Turismo Culinario:

En mi opinión, creo que el turismo culinario funciona como una espada de doble filo. En algunos casos, puede apoyar una comunidad y traer conciencia a un cocina menos conocida. La atención asista los esfuerzos para rescatarla o revitalizarla. Pero también, el turismo puede faltar el respeto adecuado para una cultura y puede destruir lo que significa en el proceso de representación.

En el caso de Anthony Bourdain, podemos ver los efectos positivos del turismo culinario. Bourdain es un cocinero y explorador que viajaba a otros paices para aprender sobre la cultura a través de su comida. Él es reconocido universalmente por su humildad y su mente abierta con la cual se acerca a platos nuevos y costumbres diferentes. Su trabajo da mucha atención a comunidades menos conocidos y aumenta acceso a nuevos partes del mundo para una ciudadana cotidiana que veía su programa. En adición a su trabajo en la industria culinaria, Bourdain fue reconocido por grupos de periodistas por documentar paices en tiempos de guerra. Su habilidad para capturar la realidad y presentarla al mundo para mejorar conocimiento representa como el turismo culinario puede tener buenos efectos.

Image result for anthony bourdain
El cocinero y explorador: Anthony Bourdain

Al otro lado, el turismo cultural puede lastimar una comunidad y podemos ver esto con el ejemplo de Noma, un restaurant nuevo que abrió en Tulum. Un cocinero que no fue de México trajo muchos cocineros a México para crear una experiencia “auténtica” usando ingredientes locales. Al primer visto, este ejemplo de localismo parece como un esfuerzo para celebrar la cultura local que no gana mucha atención. Esta región de México es muy aislada y la vida anciana de los Maya es preservada por grupos pequeños. La atención y el turismo que Noma atrae supuestamente apoyaría la supervivencia de los costumbres culinarias. No obstante, la gente minoría no son representados por el restaurante: los cocineros son extranjeros. Además, los precios son extremos (casi $3000 por cada persona!)—muchos no puede permitirse el lujo de visitar. Aunque Noma trata de celebrar la cocina local, no accesible a la gente local. El turismo culinario que funde este establecimiento completamente ignora la cultura que forma la fundación de las ganancias.

La clase y el turismo culinario

Nuestra clase puede ser descrito como una forma de turismo culinario; pero opino que esta forma tenga buenas consecuencias. Con mis estudiantes, he aprendido más sobre la comunidad en que vivo, y tengo más respeto por las situaciones de las loncheras y vendedores ambulantes. Con las excursiones a Mariscos Jaliscos, o mercados culturales o varias loncheras por las blogs, somos turistas que tratan de respetar los costumbres locales y no apropriamos lo que encontramos. He visitado otros ciudades, especialmente en Europa, para explorar la comida. En España en particular, visité Valencia para aprender la receta tradicional para paella; allí yo estaba más extranjera que en Los Ángeles, pero todavía estaba aprendiendo sobre una cultura nuevo y tenia una mente abierta.

Reflexión Personal:

Me encantaba como había un equilibrio entre exploración en un grupo grande y medio y también exploración individual. Muchas veces, me apreciaba la seguridad que sentía con estar con la profesora o otros estudiantes; podía experimentar algo y ver como otros respondían a la comida o la entrevistas con los cocineros. Me gustaba observar lo que algunos escogían enfocarse y como forma sus perspectivas sobre la comida Latina en Los Angeles. Con los grupos para el proyecto, me gustaba como podía explorar nuevas cosas con seguridad pero con la habilidad discutir las impresiones de un lugar o la gente; las conversaciones fueron más extensivas y complicadas. Y finalmente, me gusta las exploraciones individuos que yo hacía para los Blogs; algunos tiempos, fui sola y algunos tiempos, traje una amiga o mi novio para introducirles a una nueva cocina.

Mis excursiones favoritas fueron nuestra visita a Mariscos Jaliscos, y el mercado donde podía probar los chapulines! También me encanta la experiencia que tenía en Guelaguetza, cuando visité con mi novio al principio del semestre. El ambiente fue rica y llena de música y teníamos comida deliciosa con compañía maravillosa. El semestre en total fue una gran exploración de comida y el mundo íntimo que forma entre gente de fondos semejantes y diferentes; ha sido un placer para participa en una experiencia increíble como esto.

Mi experiencia como una residente de Sur de Los Ángeles

por Mia Yanez

Los problemas en nuestro sistema alimentario se relacionan con el racismo estructural porque los “red-lining” que ocurrió en Los Ángeles separaban las comunidades por raza. En estas comunidades, el desarrollo de las tiendas, las escuelas, y las casas reflecta los prejuicios contra estos grupos. Los prejuicios continúan ciclar entre las percepciones de los residentes y sus acciones: si no hay mercados saludables para los residentes, los residentes no aprenden sobre hábitos alimentarios buenos, y si los mercados saludables abren, los residentes todavía no compran la comida saludable. El estudio en el articulo de Univisión demostró este fenómeno, cuando dijo, “[si los residentes] se mudaron a un vecindario donde las personas tengan hábitos alimentarios más saludables prácticamente no tiene impacto a corto plazo.” Un sistema de racismo continúa si no hay recursos para interferir estas practicas o educar estos residentes.

Como una residente de South L.A. (y si se ignora el USC Village), yo solo compraría mi comida en dos supermercados: Ralph’s y Smart and Final, que están cerca de mi casa. Pienso que estos supermercados son baratos, pues podríamos comprar comida saludable. Los mercados de agricultores también están cerca de mi casa, y hay solo dos: Adam/Vermont y CSU Produce Stand. No sé si estos precios son baratos, pero solo puedo comprar la comida saludable si tengo un coche. Sin embargo, los lugares que estaban más cerca (solo metros de mi casa) son comida rápida. No hay jardines para cultivar comida saludable—el solo jardín cerca de mi casa cerró en los 2000s (Granja Sur Central). Después de esta investigación, yo me di cuenta de mis opciones son limitados, especialmente si no tengo un coche. Si no tengo un coche, solo podría caminar a la comida rápida, una opción no saludable.

En esta clase, yo aprecié y disfruté la comida y la personalidad de Los Ángeles. Con nuestra guía Profesora Portnoy, yo investigué la complejidad de la cocina latina en los ingredientes, las técnicas, la inmigración, y los problemas de justicia social. Mi clase favorito fue cuando exploramos dos interpretaciones de comida latina en un día: la más tradicional manera en Sarita’s Pupuseria y la comida alta california en Guerilla Tacos. Disfruté la simplicidad de una pupusa, un plato tradicional de El Salvador, y la complejidad de las combinaciones en los tacos de Wes Avila. Mi clase favorito en relación a un tema fue la discusión de apropiación de comida. Tenemos la oportunidad para discutir con un escritor de comida sobre este tema y aprendemos de sus errores y experiencia en “colombusing.” Nunca olvidaré esta clase, pues yo siento que ahora conozco esta ciudad y los lugares más sabrosos para compartir conocimientos y comida con mis amigos. Yo se llamó Los Ángeles mi casa por cuatro años y finalmente estoy contenta con mi experiencia después esta clase. ¡Aquí son algunas fotos de mi experiencia en SPAN 385!

Mi experiencia con turismo culinario por Evan M

En mi opinión, el turismo culinario es algo muy positivo si siempre tienes respeto para la cultura que estás explorando.  Cuando viajo a países diferentes, es muy obvio que la comida es un gran parte de la cultura allí.  Si no pruebo la comida típica mientras estoy allí, yo no estoy experimentando la cultura en una manera completa.  En mi ultimo viaje a Perú, la comida fue muy importante para nosotros porque hay una variedad de tipos de comida peruana.  Hay comida tradicional, que es muy similar a otros países de Sudamérica, comida chifa que es una fusión de comida peruana y comida china, y la más interesante es la cultura de “haute cuisine” en Lima.  Allí, hay tres restaurantes que quedan en la lista de 50 mejores restaurantes del mundo, y hay muchos restaurantes más que son tan ricos y tan nuevos que no están en la lista.  Decidimos ir al restaurante Central que es el 6º mejor restaurante del mundo.  Fue una experiencia muy experimental y nuevo, y realmente la comida más memorable de mi vida.  No fue comida peruana de verdad sino comida de cultura alta en platos pequeños, pero hecho de ingredientes distintamente peruanos para que los clientes puedan tener una gran idea de que ofrece el país de Perú con respeto a biodiversidad y sus recursos naturales.  Para mi, esta experiencia, y todas las experiencias alimentarias en Perú, fue muy importante para entender y disfrutar la cultura del país.

Los platos más interesantes y únicos de Central Restaurnate en Lima, PE

Creo que el turismo culinario es una cosa buena pero siempre tienes que respetar la cultura y asegurar que no la estás cambiando tras de comer como turista.  Hay muchos lugares, como Tulum en México, que han sido cambiado mucho por turistas.  En vez de crear experiencias autenticas para su propia gente, el pueblo ahorita crea experiencias realmente fabricadas para gente extranjera.  El “pop-up” de Noma es un ejemplo de esto: Ella sirvió comida carísima para gente muy rico de todo el mundo en Tulum.  Mucha gente tuvo un problema con este concepto, pero no creo que es muy problemático.  No es una experiencia muy autentico de la región de Tulum, pero un restaurante de cultura alta tiene que estar en un lugar, y no puedo pensar en una razón que no debe estar en Tulum.  El turismo culinario es una manera importante para disfrutar una cultura nueva porque siempre hay muchas costumbres relacionados a la comida.  Siempre hay que tener en cuenta tu identidad como turista y como afecta la región en que estás viajando para que no arruines la autenticidad del lugar.

 

Unos de mis momentos favoritos de este semestre fue los restaurantes y lugares auténticos aquí en Los Ángeles que nos dan una buena representación de que son las otras culturas de América Latina.  La comida que tuvimos ayer en Mexicano fue uno de mis favoritos.  Los sabores me encantaron mucho y el chef explicó todo muy bien incluyo sus experiencias creciendo en México.  Añadió mucho a la experiencia aprendiendo la conexión personal que él tiene con su comida.

IMG_3617.JPG

También, me gustó mucho la visita de Javier Cabral.  No sabía antes la diferencia entre “food writer” y “food critic” y me parece que su trabajo como escritor de comida es más divertido.  No tiene que ser negativo, solo tiene que encontrar lugares interesantes y únicos y destacarlos en artículos interesantes.  También, él nos contó sobre recursos online para encontrar restaurantes nuevos como LATaco y FoodTalkCentral, y ya los he usado para encontrar restaurantes nuevos, y muchas veces baratos, para comer comida autentica de muchos lugares diferentes.  Al final, esta clase me ha dado una perspectiva diferente sobre comida y me ha hecho buscar en lo que ofrece la ciudad de Los Ángeles porque tiene tantas culturas, cada con una tradición culinaria, que debemos probar y disfrutar.