La fruta mejor de mi vida: vendedores ambulantes en Santa Monica y LA

Por Molly Solem

Esta semana, visité a Santa Monica. Cerca de Ocean Avenue, la calle que corre paralelo a la playa, hay un paseo donde se encuentran muchos vendedores ambulantes. La mayoría de ellos son fruteros con carritos sombreados por sombrillas de colores brillantes. Encontré un carrito con fruta fresca que parecía especialmente delicioso y pedí una taza de fruta. Había tantas opciones de frutas que fue difícil decidir qué quería, pero por último pedí una taza con mango, sandía, naranja, y pepino.

Foto: El carrito de Mari en Ocean Avenue en Santa Monica

Mientras Mari, la dueña del carrito, cortaba y preparaba la fruta, hablé con ella sobre su negocio y su vida este año pasado. Ella me dijo que originalmente es del centro de Oaxaca y que mudó a Los Ángeles para trabajar como esteticista. Ella tuvo mucho éxito hasta que empezó la pandemia y perdió su trabajo. Sin un ingreso estable, tuvo que empezar a hacer algo completamente diferente y nuevo: vender fruta en la calle. Mari me explicó que quiere ahorrar suficiente dinero para visitar a su novio en Puerto Escondido, pero los negocios no han sido muy buenos recientemente.

Como todos los vendedores ambulantes en Los Ángeles, Mari ha tenido que adaptar a las nuevas circunstancias. Además de llevar una máscara mientras trabaja y lavar los manos mucho, Mari ha implementado otras maneras de promover su negocio. Por ejemplo, Mari acepta Venmo como una forma de pago, que hace que sea muy fácil pagar sin contacto. Después de expresar nuestras esperanzas de que la pandemia desaparezca pronto, Mari me dio mi taza de fruta, completa con tajin y chamoy encima. Lo traje a la playa para comerlo. El proceso entero fue muy fácil, interesante, y agradable. La próxima vez que estoy en Santa Monica, definitivamente voy a regresar al carrito de Mari para comprar más fruta (es decir, si ella no ha regresado a su trabajo de esteticista).

Foto: Mi taza de fruta en la playa

Mari es solamente una de los miles de vendedores ambulantes en Los Ángeles. Vender comida en la calle es parte de la historia de esta ciudad. Los Ángeles siempre ha sido el hogar de muchos inmigrantes, y vender en la calle es un trabajo relativamente fácil de conseguir. Como John Short dice en su artículo de The Conversation, “La venta callejera era un primer trabajo de bajo costo para los inmigrantes recién llegados. Sirvió como vital primer peldaño de una escalera al éxito y aun juega ese papel en muchas ciudades de los Estados Unidos” (Short).

Ser un vendedor ambulante ofrece una oportunidad buena para inmigrantes nuevos para varias razones. Primero, no hay que hablar inglés muy bien, en contraste con muchos trabajos corporativas. También, aunque hay que pagar para ciertos permisos para operar legalmente, no hay costos como el alquiler que son involucrados con las tiendas de la economía formal. Finalmente, la venta callejera no sólo beneficia a los vendedores. Como dice Sarah Portnoy en su artículo de Los Angeles Times, “sidewalk vending [is] a form of entrepreneurship and a way to improve access to healthful food in low-income Latino communities” (Portnoy). La venta callejera no solamente da trabajos a muchas personas sino que también mejora las comunidades donde hay muchos vendedores ambulantes.

Pero a pesar de la importancia de los vendedores ambulantes a la economía y la cultura de Los Ángeles, parece que su trabajo siempre está en peligro. Hasta 2017, fue ilegal vender en las calles, y la policía cerraba carritos operando ilegalmente. Aunque vender en la calle ahora es legal, todavía hay muchos obstáculos que hay que vencer. En particular, los códigos de salud son muy estrictos en Los Ángeles. Como dicen Janette Villafana y Jack Ross en su artículo de LA Taco, “For prepared-food vendors to receive permits, their carts must include a handwashing sink, a three-compartment sink for kitchen wares, and substantial refrigeration and storage space” (Villafana and Ross). Y hay sanciones muy grandes (desde multas hasta penas de cárcel) si alguien no cumple con los requisitos.

Los vendedores ambulantes son esenciales a la ciudad de Los Ángeles y a todos sus residentes. Pero para asegurar que ellos puedan operar sin dificultades, hay que luchar contra las leyes que presentan obstáculos para ellos. Y, durante la pandemia, una época difícil para todos pero especialmente para la economía informal, es más importante que nunca apoyar a los vendedores ambulantes.

Fuentes:

John, Short Rennie. “La Venta Callejera Hace Más Vivas, Seguras y Justas Las Ciudades, Por Eso Pertenece a La Escena Urbana Post-COVID-19.” The Conversation, 26 Jan. 2021, theconversation.com/la-venta-callejera-hace-mas-vivas-seguras-y-justas-las-ciudades-por-eso-pertenece-a-la-escena-urbana-post-covid-19-143869.

Portnoy, Sarah. “She Used to Dodge Police. Now She Can Make Puebla-Style Food and Run a Business While Speaking up for Other Vendors.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 15 June 2018, www.latimes.com/food/dailydish/la-fo-re-merced-sanchez-20180615-story.html.

Villafana, Janette, and Jack Ross. “Fines and Confiscation: Explaining L.A.s Arbitrary Street Food Cart Law the County Uses to Criminalize Street Vendors ~ L.A. TACO.” L.A. TACO, 17 Mar. 2021, www.lataco.com/carts-street-food/.

Street Vendors: the heart of Los Angeles

by Anya Vincent

It is almost impossible to drive a mile in Los Angeles and not see a street vendor selling food on a sidewalk. They are an essential part to the city’s food culture, and if they were taken away there would be a large gap in its place. The food there is almost always guaranteed to be delicious and inexpensive. Types of food can range from fresh fruit, sold by fruteros, to street hot dogs, found after sporting events, to tacos and pupusas. When visiting most vendors, one can often find a full meal or large portions for five to ten dollars; these often should be double or triple the price that is charged. Street vendors are an essential part to Los Angeles, but this pandemic has hit them hard and the survival rate of their stalls has dramatically decreased.

The food truck I visited

In order to understand what the vendors face, I visited one recently and talked to them about their business. The one I visited is on W 36 St and Vermont, in between the post office and Smart & Final. I have seen them multiple times when driving around the area, and I finally was able to try their food. The cart is run by a woman and man, and unfortunately, I did not ask about their relation to each other. In their cart, they sell tacos, pupusas, quesadillas, and hot dogs, along with drinks. The majority of the food was five dollars or under and was very filling. When I asked them how long they had been there, they mentioned that they had been in that location for 8 months and work from seven in the morning to four in the afternoon. I was shocked they started during the pandemic, especially since a lot of food vendors have been hit extremely hard. They said that there had been less business than usual because there were no students, which led me to think they were around USC campus earlier but in another location; however, I did not have the chance to ask them that by the time my food was ready. I purchased two pupusas with beans, cheese, and chicharron to share with my friend, and they were absolutely delicious. I definitely will be visiting them again, especially during the pandemic.

The pupusas

It is extremely sad that so many of the street vendors have had to close down during the last year. As mentioned in the article in Food and Wine, many vendors had to shut down due to restrictions, and cannot afford to open up again. Those that have remained open have lost around 70% of their revenue as they have less customers. However as restrictions begin to loosen, they can be essential for helping our economy and our cities. As John Rennie Short mentions in his article, they boost small business, provide safe, socially distanced ways to get food, and additionally make cities livelier than they previously were, as foot traffic can help it out. They also provide income for many immigrants and low-income workers. However, in order for this to occur, Los Angeles county needs to help them. Even though street vending has been decriminalized, it is extremely hard for them to meet the impossibly high standards imposed by the city. Just to get set up with permits and health inspections with the carts, costs vendors a sizeable portion of their yearly income. While these steps are very important, the city needs to lower prices and expectations, so vendors can actually sell their products and make a profit. Until then, the most we can do is help them fight for more rights during city council meetings, while also visiting their stalls. The city cannot risk losing their street vendors because losing them will also make the city lose a large portion of itself.


Bautista, Nidia. “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit.” Food & Wine, 24 July 2020, http://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic. 

Short, John Rennie. “La Venta Callejera Hace Más Vivas, Seguras y Justas Las Ciudades, Por Eso Pertenece a La Escena Urbana Post-COVID-19.” The Conversation, 26 Jan. 2021, theconversation.com/la-venta-callejera-hace-mas-vivas-seguras-y-justas-las-ciudades-por-eso-pertenece-a-la-escena-urbana-post-covid-19-143869.

Villafana, Jannette, and Ross, Jack, “FINES AND CONFISCATION: EXPLAINING L.A.’S ARBITRARY STREET FOOD CART LAW THE COUNTY USES TO CRIMINALIZE STREET VENDORS.” L.A. Taco, 15 Mar. 2021

Why I care about my neighborhood frutero ﹣ and why you should, too…

By Jude Veerman

The first time I saw Gil Garcia was about two months ago. He was selling fruit from his tiny pushcart to the mostly Latino workers on a job site across from my house. This was an unfamiliar sight to me﹣I had never seen a street vendor in a residential neighborhood before. I assumed they made their money in busier parts of the city.

That Saturday, Garcia returned to the job site. But this time there was no crew to sell to. I decided to buy from him since the workers were gone that day. He charged me a measly $5 for a heaping cup of watermelon, orange, and mango. We thanked each other and went our separate ways. Little did I know, this transaction was illegal.

 How could Garcia’s modest fruit cart break the law? His predicament is no different than that of other food vendors here in Los Angeles. Like Sarah Portnoy says in her article, “L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization,”  Latino vendors have suffered years of discrimination and fines from law enforcement. It seems ridiculous that vendors like Garcia should have to worry about the legality of selling fruit in a plastic cup, but there is a good reason behind this.

The Department of Public Health (DPH) is the biggest roadblock Los Angeles street vendors face in their path to legalization. Although the DPH’s job is to uphold sanitary guidelines for the safe handling of food, their standards for unassuming vendors like Garcia are wildly unattainable. “Even if vendors can afford the expensive permits they need to sell legally, they still cannot get their carts approved by the Department of Public Health because the county’s health code was written for brick-and-mortar restaurants,” according to Janette Villafana and Jack Ross. 

The decriminalization of street-vending in 2017 was a big step foward, but the DPH’s health standards keep folks like Garcia fighting an uphill battle. Many mobile vendors simply cannot meet the strict requirements the DPH demands of them. “For prepared-food vendors to receive permits, their carts must include a handwashing sink, a three-compartment sink for kitchen wares, and substantial refrigeration and storage space (Villafana and Ross).” It is difficult to imagine a small pushcart equipped with four sinks let alone hauling it from one street corner to another. Moreover, the cost of such features far outweighs the humble prices that many vendors like Garcia charge. 

I met with Gil Garcia for a chat to hear his perspective on these issues. He frequents my neighborhood, so finding him wasn’t hard, and he was more than happy to answer my questions while allowing me to practice my Español.

I asked him about his business during the pandemic, and he said he had stopped for a short while out of fear of COVID. Garcia is a freelance mechanic, so his fruit cart only supplements his family’s income. But he recognizes that vendors like Juana Dominguez in Nidia Bautista’s article, “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit,” had it worse off when they shutdown and faced financial uncertainties as a consequence.

What interests me is how Garcia never relied on his fruit cart as a primary source of income. He is a legal citizen and makes most of his money from mechanic work. In other words, Garcia doesn’t fit into Rocío Rosales’ characterization of many fruteros as illegal immigrants with limited employment opportunities. He told me he began selling out of his pushcart after seeing other Latinos doing it. Much like the paisano network that Rosales describes in Chapter 1 of Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Communities in Los Angeles, Garcia got started with the help of other fruteros he came to know. He said he continues to this day because he likes it.

Garcia could not speak much to the harassment that many street vendors in Los Angeles experience. He attributes this to selling in a neighborhood with a lot of Latinos and not many police snooping around. Moreover, it is safe to say our neighborhood has heard the bell on his pushcart enough to know who he is and what he sells.

Gil Garcia’s fruit cart is akin to the neighborhood lemonade stand. The only difference is that a lemonade stand doesn’t need four portable sinks to be able to sell lemonade in L.A. county. As long as health regulations continue to discriminate against food vendors like Garcia, many Latinos in Los Angeles will be deprived of economic opportunity. More important, we risk losing the street-food culture that makes this city a capital of Latin culture and cuisine.

Gil Garcia y yo

Bautista, Nidia, “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit,” Food and Wine​, 24 Jul. 2020, 

Portnoy, Sarah,​ ​“L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization.” ​LA Weekly,​ 25 Jan. 2017

Rosales, Rocío, Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Community in Los Angeles, University of California Press, 2020, pp. 1–19. 

Villafana, Jannette, and Ross, Jack, “FINES AND CONFISCATION: EXPLAINING L.A.’S ARBITRARY STREET FOOD CART LAW THE COUNTY USES TO CRIMINALIZE STREET VENDORS.” L.A. Taco, 15 Mar. 2021

Fruta en el Tiempo de la Pandemia

Por Samone Alexander

Los vendedores ambulantes son una parte esencial de la cultura de Los Ángeles. Aunque la mayoría del tiempo no son tratados como se debe ser. La venta ambulante ahora es legal, pero todavía continúan enfrentando muchas luchas debido a las restricciones gubernamentales. La gente de toda el área de Los Ángeles, incluyéndome a mí, usa la comida de los vendedores ambulantes como parte de sus comidas diarias. Especialmente durante la pandemia, es difícil para muchos vendedores ambulantes continuar su trabajo y cumplir con los requisitos que exige el gobierno.

Para obtener más información sobre el efecto directo que la pandemia ha tenido en los vendedores ambulantes cerca de mí. Elijo visitar a un vendedor ambulante cerca de mi casa que vendía fruta. Mi casa está en Redondo Beach y encontrar un vendedor ambulante no fue una tarea fácil, pero pude hacerlo. En el puesto de frutas que visité, estaba dirigido por una mujer mayor llamada Lilian. En el puesto de frutas puede elegir entre una variedad de frutas. Yo elegí comer piña, mango, sandía y pepinos. También elegí agregar chile a mi fruta. En general, la fruta estaba deliciosa y fresca. Definitivamente volveré cuando necesité un bocadillo, pero inicialmente fui a obtener más conocimientos sobre la venta ambulante.

Le pregunté a Lilian cuánto tiempo había estado trabajando en su puesto de frutas y si había sido afectada por la pandemia. Me dijo que tuvo su puesto de frutas durante varios años, pero que se mueve por el área de Redondo Beach y Torrance. Me explicó cómo durante el comienzo de la pandemia no podía vender en su puesto de frutas, lo cual tuvo un gran efecto en los ingresos de su familia. Unos meses después de que comenzó la pandemia, empezó a intentar vender de nuevo, pero debido a que se suponía que los restaurantes y los vendedores ambulantes debían estar cerrados, no consiguió muchos negocios. Afortunadamente, recientemente, como muchas de las restricciones para COVID han comenzado a aligerarse, ella ha recibido más negocios. Lilian era una mujer muy amable y vendía fruta deliciosa, lo cual hizo que mi experiencia en general fuera muy buena.

La venta ambulante siempre ha sido una parte importante de la cultura de Los Ángeles.  Especialmente ahora durante la pandemia, donde es posible que la gente no siempre tenga el tiempo o el dinero para cocinar por sí misma. En el artículo “Food and Wine” de Nidia Bautista también mencionaron la importancia de la venta ambulante para las tradiciones culturales que unen a las comunidades de inmigrantes. Durante la pandemia, muchas personas sienten muy separadas de sus familias y comunidades. La venta ambulante es un lugar en la comunidad donde la gente puede reunirse y socializar. Sin estas oportunidades y la separación debido a COVID-19, la gente se empieza sentir muy sola. La venta ambulante es también la forma de vida de muchas personas, es su principal fuente de ingresos y el gobierno tampoco está priorizando la búsqueda de formas para que las personas continúen vendiendo en las calles durante la pandemia. Antes de COVID-19, había muchas regulaciones de salud que los vendedores ambulantes tenían que seguir y certificaciones por las que tenían que pagar. Ahora con COVID-19 habrá incluso más regulaciones que las personas pueden no tener el dinero o los recursos para mantenerse con ellas.

Fuentes

Bautista, Nidia. “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit.” Food & Wine, 24 July 2020, http://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic.

Rosales, Rocío, Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Community in Los Angeles, University of California Press, 2020, pp. 1–19. 

Lo bueno y lo malo de ser vendedor ambulante en Los Ángeles

por Olivia Hart

Hace unos días, tuve la oportunidad de visitar “Marialy’s Fruit Stand” en la esquina de S. Vermont Ave. y W. Martin Luther King Jr. Blvd. en Los Ángeles. Pedí mi favorito: sandía con chamoy, tajín y jugo de lima. Marialy tenía algunos clientes esperando en la fila antes que yo, algo que no había experimentado antes en ninguno de los puestos de frutas que había visitado antes en Los Ángeles. Le pregunté si siempre había tenido tantos clientes. Me dijo que recientemente, ella movió su puesto a esta nuevo lugar junto a la parada de autobús. Había ganado algunos clientes más desde la mudanza, y la gente disfrutaba de una taza de fruta refrescante para comer mientras esperaban el autobús. Los puestos de frutas como el de Marialy son un alimento básico en Los Ángeles; En la mayoría de las áreas de la ciudad, no es difícil ver un paraguas arcoíris en la calle con un frutero debajo, esperando para cortar y aderezar una deliciosa ensalada de frutas para sus clientes.

Sandía con chamoy, tajín y jugo de lima de Marialy’s Fruit Stand

Los vendedores ambulantes, muchos de los cuales son inmigrantes de países de habla hispana, son una parte importante de la cultura de Los Ángeles. La fruta no es lo único que venden los vendedores ambulantes; diferentes tipos de puestos en toda la ciudad “drive a vibrant industry, famous for bringing together food traditions of the city’s many migrant communities,” (Bautista). Los inmigrantes pueden traer las comidas tradicionales de sus países de origen a Los Ángeles sin los costos y el esfuerzo de abrir un restaurante. Los vendedores ambulantes también aportan una sensación de vitalidad a las calles de la ciudad. Los coloridos puestos y sombrillas, los deliciosos aromas de la comida y las interacciones con los clientes que aprecian la comida y las tradiciones detrás de ella, aportan una energía vibrante a las calles que de otro modo serían aburridas. La venta ambulante es parte de la ‘economía informal’, o “las actividades que no están protegidas, reguladas o, exclusivamente, valoradas socialmente” (Short). Por lo tanto, también puede proporcionar empleo a nuevos inmigrantes que pueden no tener la capacidad para trabajar en la economía formal. Al hacerlo, la venta ambulante puede reducir la pobreza de los nuevos inmigrantes. También es un medio de empoderar a los grupos marginados para que sean sus propios jefes, ya que la venta ambulante es una forma de emprendimiento.

Aunque la venta ambulante tiene beneficios para los inmigrantes, también hay muchas desventajas en ser vendedor ambulante. Por ejemplo, hasta 2017, la venta ambulante estaba criminalizada y los vendedores recibían castigos extremos por vender comida en las calles. Ahora, aunque la venta ambulante está legalizada, los vendedores todavía necesitan recibir varias licencias y permisos para vender, que pueden ser caros y difíciles de obtener. Si los vendedores son descubiertos sin estos permisos, pueden recibir una multa de $1,000 o un delito menor. Estos costos pueden ser perjudiciales para los vendedores ambulantes, muchos de los cuales trabajan día a día para alimentar a sus familias. Los fruteros a menudo forman parte de grupos sociales complejos, llamados ‘paisanos’, que consisten en sus asociados locales. Aunque el paisanaje tiene sus beneficios, ya que ayuda a los inmigrantes a establecerse en los Estados Unidos y les ayuda a encontrar trabajo como vendedores ambulantes, también puede llevar a los vendedores ambulantes a ser objeto de explotación. La venta ambulante es vista por los forasteros y los líderes de la ciudad de una manera hostil, y este entorno puede dificultar que los paisanos se ayuden entre sí. A esto a veces se le llama la ‘jaula étnica’: “newcomers are not turned away. Their paisanaje grants them entry, but it does not guarantee benevolence,” (Rosales, 7). Cada una de estas dificultades que enfrentan los vendedores ambulantes solo se ha visto agravada por la pandemia. Muchos vendedores ambulantes se han visto obligados a quedarse en casa, ya sea por su propia seguridad, la falta de clientes o la política pública. Sin embargo, a diferencia de otros trabajadores que no pudieron trabajar durante el COVID-19, el gobierno ha dejado fuera de los paquetes de ayuda económica a muchos vendedores ambulantes por ser parte de la “economía informal”.

Según John Rennie Short, es posible que la implementación de más vendedores ambulantes después de la pandemia pueda ayudar a proporcionar algún alivio económico para muchos después de un año de dificultad. Incluso el primer ministro de China anunció un énfasis en la venta ambulante para reconstruir su economía, ya que genera empleos y puede contribuir al crecimiento económico. La venta ambulante permite el distanciamiento social más que las tiendas interiores o los centros comerciales, puede aumentar la seguridad pública al hacer que las calles se sientan más acogedoras, animadas y seguras, y también brindar una sensación de vitalidad y vida a las calles que parecían tan vacías durante el año pasado. Además, la implementación de más venta ambulante y un cambio en la mentalidad hostil que la rodea puede llevar a un mayor empoderamiento e igualdad de las minorías. Como dice Short, “El COVID-19 nos obliga a repensar cómo vivimos en las ciudades. Pienso que debemos darnos la oportunidad de reimaginar una ciudad post-pandemia más viva, más interesante y más equitativa”.

Recomiendo mucho que la próxima vez que conduzca o pase por delante de un frutero u otro vendedor ambulante, para y compre algo para comer. La fruta siempre es fresca y la comida siempre es deliciosa, y apoyar a los vendedores ambulantes durante este tiempo es increíblemente importante.

Referencias

Bautista, Nidia. “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit.” Food & Wine, 24 July 2020, http://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic. 

Portnoy, Sarah. “She Used to Dodge Police. Now She Can Make Puebla-Style Food and Run a Business While Speaking up for Other Vendors.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 15 June 2018, http://www.latimes.com/food/dailydish/la-fo-re-merced-sanchez-20180615-story.html. 

Rosales, Rocío. Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Community in Los Angeles, University of California Press, 2020, pp. 1–19. 

Short, John Rennie. “La Venta Callejera Hace Más Vivas, Seguras y Justas Las Ciudades, Por Eso Pertenece a La Escena Urbana Post-COVID-19.” The Conversation, 26 Jan. 2021, theconversation.com/la-venta-callejera-hace-mas-vivas-seguras-y-justas-las-ciudades-por-eso-pertenece-a-la-escena-urbana-post-covid-19-143869. 

Chencho’s Tacos: Una experiencia típica de Los Ángeles por Erica

Cuando llegue a la ubicación de Chencho’s Tacos no había mucha gente. En realidad, fui la única cliente. Había bastante carne en la parrilla y el olor fue muy fuerte. Fueron las seis de la tarde y los taqueros estaban preparando la primera tanda de carne. Me dijeron que iban a ser veinte minutos hasta que los tacos estuvieran listos. 

No me importó. Aproveché la oportunidad para hablar con los taqueros y aprender sobre su negocio. Chencho’s Tacos ha sido ubicado en la misma ubicación por dieciséis años, fuera de un mercado y una lavandería. Está en la calle San Pedro en el barrio South Central, a diez minutos en coche de USC. Es una área con una población latina muy grande, y Chencho’s es muy establecido en esa comunidad. Había muchas personas y coches en la calle, con mucha gente que estaba saliendo de trabajo. Pero, para los hombres de Chencho’s, el trabajo del día acababa de empezar. 

Cuando se visite a Chencho’s es claro que es parte de la cultura de la comunidad. Cómo Prof. Portnoy describe en su artículo, “The value of people congregating around a cart on a sidewalk while stopping to buy fruit or a taco as they walk home from work can be easily overlooked, but in low-income Latino neighborhoods these scenes are a vital part of everyday life. Vendors often create a vibrant street culture.” Esta cita describe perfectamente la escena de Chencho’s. La calle de San Pedro es muy grande y muy animada, y por muchas personas Chencho’s es su lugar para una cena después del trabajo. 

Hablé con el fundador de Chencho’s sobre su experiencia como vendedor ambulante. Él me dijo que le encanta hacer tacos y servir a la comunidad. Mencionó que a veces tenía problemas con la ciudad y la policía, pero no es frecuente y es menos frecuente en los años recientes. En total, para él, la comunidad de South Central es un buen lugar para operar su negocio ambulante. 

Cuando pregunté sobre cómo el virus ha afectado su negocio, el fundador me dijo que ha afectado sus ventas como todos los negocios. Él vende menos tacos durante la pandemia, pero solo un poco menos. Tiene suerte que pueda operar y cocinar en casi la misma manera, pero ahora llevan las máscaras. En el caso del coronavirus, el estilo del vendedor ambulante (está al aire libre y muchas personas se piden para llevar) es un beneficio grande. 

Pero, como menciona el artículo de Nidia Bautista, “street vendors have also been mostly shut out of economic relief packages. Federal stimulus payments excluded undocumented immigrants, which make up a large part of LA’s street vendor population.” Entonces, para los taqueros es muy difícil recuperar el perdido de ganancias, aunque es un perdido pequeño como en el caso de Chencho’s.

Cuando la carne estaba lista, le pedí dos tacos al pastor. La carne estaba deliciosa, pero mi parte favorita fueron las salsas. Escogí una salsa de aguacate y otra de tomatillo. Prefiero la de tomatillo, pero las dos eran muy ricas. Comí los tacos muy rápido. La próxima vez que vaya a Chencho’s querría probar los tacos de tripa. 

¡Mis tacos!

La experiencia de pedir algo por un vendedor ambulante es muy personal. Se puede ver el proceso de preparar la comida. Se tiene la oportunidad de personalizar su comida con salsas y verduras. Tuve suerte de poder hablar con el taquero. Los vendedores ambulantes, especialmente los vendedores latinos, influyen la cultura de Los Ángeles. Los “street tacos” son parte de la vida cotidiana en LA. De verdad, la ciudad declaró que los tacos son la comida oficial. Con todo ese reconocimiento de la importancia de los tacos, necesitamos respetar y apoyar los vendedores ambulantes, como los de Chencho’s, que dan vida a los tacos y a las calles de Los Ángeles. 

Un foto de Google (antes de la pandemia)

Citas

Bautista, Nidia, “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit,” Food and Wine​, 24 Jul. 2020, https://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic

Portnoy, Sarah,​ ​“L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization.” ​LA Weekly,​ 25 Jan. 2017, ​L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization


La columna vertebral de la economía de EEUU y cómo les va durante la pandemía

Por Phoebe Shappell

Este último año fue difícil para todos, pero también fue un tiempo de descubrimiento y empatía. Aprendimos quienes son nuestros trabajadores esenciales; trabajadores de salud, trabajadores de mercados, y mucho más. También experimentamos una vida sin la columna vertebral de nuestra economía; pequeñas empresas. La gente latina y negra eran afectados por la pandemia más que otros grupos especialmente con la economía. Un ejemplo es los vendedores ambulantes que proveen ciudades como Los Ángeles no solo con comida sino también con calles acogedoras. Las personas de estos carritos y mesas han sufrido mucho durante la pandemia, ellos perdieron una gran parte de su ingreso durante los primeros meses de la pandemia. 

Si no era difícil para los vendedores ambulantes pre-COVID  es más difícil ahora. Los vendedores ambulantes no han tenido un tiempo fácil en Los Ángeles, aunque no es ilegal para ser vendedores ambulantes los permites son muy caros y muchas personas tienen problemas con la policía o pandillas. Ahora con la pandemia es mucho más difícil para ellos vender sus cosas y cumplir con los códigos de salud de la ciudad. En un artículo de Nidia Bautista sobre las vidas de vendedores durante la pandemia, ella cita la directora de una organización sin fines de lucro que dice “there’s a lot of fear, especially from food vendors, that they will get this citation from the county health department”. Es increíble que personas que se mudan a este país para crear una vida mejor traten de tener un trabajo honesto, pero nuestro gobierno no lo permite. Para mí, es difícil entender por qué hay un gran problema con los vendedores ambulantes. Ellos proveen comida de una cultura diferente y comparten su cultura con nosotros. Pienso que hay un mundo donde el gobierno y los vendedores ambulantes pueden trabajar juntos y crear una economía próspera. 

A picture containing text, outdoor, marketplace, items

Description automatically generated

Una vendedora de Nueva York

Ahora vivo en Austin, Texas y pensé que por supuesto que podré encontrar un vendedor ambulante. No sé si miré en los lugares equivocados, pero no encontré ningún vendedor ambulante. En vez de ellos encontré los camiones de comida, y esto me hizo pensar, ¿por qué hay tantos camiones de comida y no hay vendedores ambulantes? Pienso que los camiones de comida se están apoderando de los negocios de vender comida en la calle. Es un poco triste porque los camiones de comida son más caros que los vendedores ambulantes. Pienso que a la gente en Austin le gustan los camiones de comida porque son “hipster” y “cool” y muchas veces los vendedores ambulantes no tienen las mejores reputaciones. Hay muchos estigmas sobre los vendedores porque muchas veces ellos son inmigrantes pobres, pero ellos solo quieren trabajar y apoyar sus familias como todos. Es muy difícil poseer un camión de comida y mucho más caro que un carrito. Pienso que si hubiera vendedores ambulantes en Austin ellos podrían ser muy populares. 

Pienso que mucho del problema y dificultades con los vendedores ambulantes viene de la falta de empatía en este país. Obviamente hay muchos problemas en las fronteras y muchas personas piensan que la gente de México u otras partes de América Central no deben vivir en este país, algunas personas piensan que la gente indocumentada deben ser deportados. En realidad estas personas son la columna vertebral de la economía. Hay una gran lucha contra las personas que proporcionan cosas necesarias, diversidad, y una perspectiva nueva a este país. Espero que este último año nos ayude a tener empatía para las personas que apoyan la economía de este país. Es triste que mucha gente no pueda ver el apoyo que estas personas proporcionan a este país. Especialmente con la gente que cocina y vende comida, ellos proporcionan comida sana a comunidades que le falta y trabajo para personas que no lo tienen. En mi opinión necesitamos trabajar juntos para crear un mundo donde todos se apoyan el uno al otro.

 

Vendedor famoso en Los Ángeles que era afectado por la pandemia.

Referencias:


Bautista, Nidia. “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit.” Food & Wine, http://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic. 

Nono, Emily. “How New York City’s Street Vendors — Considered Essential — Are Adapting to COVID-19.” Next City , 13 Aug. 2020, nextcity.org/daily/entry/new-york-citys-street-vendors-considered-essential-are-adapting-to-covid-19. 

Peterson, Lucas K. “Column: L.A.’s Reopening Plan Is Leaving Our Street Vendors in the Dark.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 4 June 2020, http://www.latimes.com/food/story/2020-06-04/street-sidewalk-vending-legalization-coronavirus-city-council.

La Sinergia entre la Inseguridad Alimentaria, el Racismo y la Pandemia

Por Ally DiCuffa

Las injusticias en el Sistema alimentario en los Estados Unidos se remontan a siglos atrás, habiendo existido mucho antes de la pandemia de Coronavirus. Sin embargo, una enfermedad mundial que ha destrozado la economía y quitado empleos y vidas no ha hecho más que amplificar el problema. Además, la injusticia alimentaria en nuestro país no es casi aleatoria. Se basa directamente en la raza, la cultura y los grupos étnicos en nuestra sociedad, que está arraigada en el racismo sistémico. Dado que el país de América se construyó sobre la colonización de tierras indígenas, se justificó que los colonos blancos asesinaran y explotaran a los nativos que ocuparon la tierra durante años antes (Galvis, 2016). Desde entonces, las minorías han sido históricamente explotadas en la industria alimentaria, comenzando a trabajar como esclavos en plantaciones para cosechar alimentos para la mayoría de los blancos. Hoy en día todavía están infra contratados en el sistema alimentario de muchas maneras, uno grande es el vecindario que viven en tener acceso limitado a alimentos frescos.

            Estar basado en esta corrupción ha llevado a cierto aura de superioridad y seguridad para los blancos llamados privilegios blancos. El privilegio blanco es la ausencia táctica de miedo a la discriminación, y en peores casos, el daño, que las personas de ascendencia afroamericana o hispana deben llevar consigo todos los días (Paredes, 2020). Además del racismo flagrante y el acoso que enfrentan las personas de color, también hay grandes disparidades raciales en términos de ingresos y educación. Por ejemplo, según la Reserva Federal de Estados Unidos, en 2017 el valor neto promedio de los hogares de las familias blancas fue de $933,700 en comparación con $138,200 para las familias negras (Paredes, 2020). Esto ilustra el marcado contraste en las desigualdades profundamente arraigadas en la economía de nuestra nación. Entre muchos otros problemas que esta disparidad causa es el hecho de que las minorías no pueden permitirse alimentar a sus familias. Si pueden, deben elegir opciones más baratas y fáciles que casi siempre tienen menos nutrición.

            Con la pandemia COVID-19, alimentar a sus familias sólo se ha vuelto más difícil para estas personas, ya que muchas de ellas tienen trabajos prácticos que fueron los primeros en terminar cuando la pandemia hizo que la economía se desplomara. Según el censo estadounidense de Bureau, además de ser responsable por cientos de miles de muertes, COVID-19 también ha causado que 1 de cada 8 personas tengan acceso limitado a los alimentos (Barros y Lozano, 2020). Aunque hay mucho trabajo por hacer, algunas organizaciones y bancos de alimentos se han dedicado a ayudar a aliviar parte de esta inseguridad alimentaria. Uno de ellos es el banco regional de alimentos de Los Ángeles, que distribuye comidas a 5,000 personas por semana (Barros y Lozano, 2020). Otro es World Central Kitchen, del que se habló en el episodio de 60 minutos y se dedica a preparar comidas para los socorristas. En el episodio, Andrés, el fundador del mercado mundial, habla de las luchas que ha experimentado para mantener a flote su organización sin fines de lucro desde que tuvo que pasar de 1600 a 250 empleados desde que la pandemia golpeó (Anderson, 2020). Esto fue especialmente interesante para mí para leer porque durante el verano, trabajé como asistente de investigación para un estudio de residentes de bajos ingresos de Watts, un vecindario en el sur de Los Ángeles. Todos los residentes que entrevisté eran negros o hispanos, y llegué a hacerles preguntas sobre su vecindario y salud, muchos de los cuales se conectan con la seguridad alimentaria. Muchos de ellos me contaron cómo deseaban que su vecindario tuviera alimentos nutritivos más accesibles y baratos. Muchos de ellos describieron se vecindario como un “pantano de comida” o “desierto de comida”, lo que significa un lugar sin acceso a productos frescos y mucha comida rápida. Este gráfico es sólo un ejemplo del acceso a las tiendas de comestibles frescos en comparación con McDonald’s, que como se puede ver en muchas de las áreas donde las minorías viven como el centro sur de Los Ángeles, Watts, Compton y más están mucho más concentrados con McDonald’s.

            Como se puede ver, la inseguridad alimentaria para millones de personas en todo el país es asombrosa, específicamente para las personas de color, y es un tema que necesita desesperadamente más acción.

Fuentes

Barros, L., & Lozano, A. S. (2020, December 02). Millones en EEUU ABOCADOS a LA caridad para LLENAR su DESPENSA en la pandemia. Retrieved March 17, 2021, from https://www.lavanguardia.com/vida/20201202/49852986513/millones-en-eeuu-abocados-a-la-caridad-para-llenar-su-despensa-en-la-pandemia.html

Cooper, Anderson. “Addressing the Strain the Coronavirus Has Put on America’s Food Supply Chain with José Andrés.” CBS News, CBS Interactive, 19 Apr. 2020, http://www.cbsnews.com/news/jose-andres-chef-feeding-coronavirus-impact-60-minutes-2020-04-19/.

Galvis, Ana. “Desmantelando El Racismo Del Sistema Alimentario.” Food First, 16 Mar. 2016, foodfirst.org/desmantelando-el-racismo-del-sistema-alimentario/.

Paredes, Norberto. “Racismo: Cómo Surgió El Polémico Concepto De ‘Privilegio Blanco’ y Por Qué Despierta Tantas Pasiones.” BBC News Mundo, BBC, 25 June 2020, http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53169564.

Los Estados Unidos: La Tierra de los Hambrientos

Por Addie Kapsner

Los Estados Unidos se etiqueta como la tierra de los libres, donde toda la gente son “created equal” (Declaration of Independence, 1776), y según Focus Economics, los EE.UU. es el sexto país más rico del mundo (2021) con el PIB más alto de $21.43 trillones (Silver, 2020). Si este es el caso, ¿por qué 40 millones de estadounidenses están experimentando inseguridad alimentaria (U Mich, 2020)? Y aún más, ¿por qué las tasas de inseguridad alimentaria de los BIPOC son el doble de las tasas blancas?

Yo llamo mierda. Los Estados Unidos no es la tierra de los libres o más rica cuando una de cada ocho familias están preocupadas por de dónde saldrá su próxima comida (Portnoy en la presentación de SPAN 316). No es “created equal” cuando la gente BIPOC tiene tasas de inseguridad alimentaria entre otras desventajas sistémicas.

A causa de la pandemia, la inseguridad alimentaria y otras desventajas comidas han aumentado mucho. Ha habido algunos esfuerzos para combatir la inseguridad alimentaria, pero hay problemas en la distribución y la eficacia, especialmente en la gente minoría. La mayoría de las escuelas están cerradas, y muchos niños de familias de bajos ingresos confiaron en la escuela para al menos una comida por día. Algunas escuelas han estado distribuyendo comidas en cantidades a granel destinadas a durar de tres a siete días, pero las comidas necesitan ser recogidos que a menudo requiere un coche (U Michigan, 2020). Según el podcast, los métodos de distribución de alimentos tienen más limitaciones para la gente latina y afroamericana porque en su encuesta, 1 de cada dos personas afroamericanas, sin trabajo, y minoría tienen la inseguridad alimentario.

En una manera similar, la pandemia afecta los residentes de Los Angeles latinos, negros, y asiáticoamericanos a niveles más altos en comparación de los residentes blancos.

“De cada 100.000 residentes latinos del condado de Los Ángeles, 38 han muerto por COVID-19…De cada 100.000 habitantes negros, 37 han fallecido…De cada 100.000 residentes asiáticoamericanos, 25 han muerto…Por cada 100.000 habitantes blancos del condado de L.A., 19 han fallecido.”

Por Rong-Gond Lin II de Los Angeles Times

COVID-19 aumenta la tasa de desempleo a más de 14 porcentajes en abril de 2020 y 6.3 porcentaje en enero 2021 en comparación de 3.5 porcentaje antes de COVID-19 (Aaronson, 2021), pero la U.S. Bureau of Labor Statistics muestran la tasa de desempleo de la gente de color es más de 4 porcentaje más alta de la gente blanco. Obviamente, cuando la gente no tiene un trabajo, es mucho más difícil para obtener la comida.

En el otro mano, los trabajadores latinos y negros con empleo durante la pandemia muchos veces trabajan en los restaurantes, el campo, u otros negocios donde no pueden trabajar desde casa. Si es bueno que tienen un salario, pero ¿y sus hijos? ¿Quién se quedará en case cuando no pueden ir a la escuela? No hay servicios para el cuido de los niños gratis y seguro. También muchas familias pueden acceder a los recursos para obtener la comida (como Community Fridges, los bancos de comidas, y World Central Kitchen), EBT, el dinero para desempleo, pero cada de estes necesitan el Internet y una computadora u mobile con data. Por ejemplo, los neveras de la comunidad son un poco escaso en Los Angeles, entonces a menos que haya uno junto a la casa de un personaje o que hayan visto en la calle, una persona tendría que buscar el mapa de las neveras en línea. La brecha entre las familias de bajos ingresos y los recursos necesarios sigue ampliándose, y la gente de color tiene más desventajas debido al racismo sistémico, mayores tasas de desempleo, y desiertos alimentarios en sus barrios debido a años de políticas injustas y la redlining no oficial.

La mapa de Community Fridges

Fuentes:

Aaronson, Stephanie. “What Does the Unemployment Rate Measure?” Brookings, Brookings, 17 Feb. 2021, http://www.brookings.edu/blog/up-front/2021/02/18/what-does-the-unemployment-rate-measure/#:~:text=Senior%20Fellow%20%2D%20Economic%20Studies,6.3%20percent%20in%20January%202021.

Aaronson, Susan, and Cindy Leung. “Coronavirus and Food Access: How the Pandemic Impacts Food Insecurity: Coronavirus: Population Healthy Podcast: University of Michigan School of Public Health.” Coronavirus | Population Healthy Podcast | University of Michigan School of Public Health, University of Michigan School of Public Health, 7 May 2020, sph.umich.edu/podcast/coronavirus/coronavirus-and-food-access.html.

Cooper, Anderson. “Addressing the Strain the Coronavirus Has Put on America’s Food Supply Chain with José Andrés.” CBS News, CBS Interactive, http://www.cbsnews.com/news/jose-andres-chef-feeding-coronavirus-impact-60-minutes-2020-04-19/.

“Declaration of Independence: A Transcription.” National Archives and Records Administration, National Archives and Records Administration, http://www.archives.gov/founding-docs/declaration-transcript#:~:text=We%20hold%20these%20truths%20to,their%20just%20powers%20from%20the.

“E-16. Unemployment Rates by Age, Sex, Race, and Hispanic or Latino Ethnicity.” U.S. Bureau of Labor Statistics, U.S. Bureau of Labor Statistics, 8 Jan. 2021, http://www.bls.gov/web/empsit/cpsee_e16.htm.

FocusEconomics. “The Richest Countries in the World (2017-2022).” FocusEconomics | Economic Forecasts from the World’s Leading Economists, 19 Sept. 2018, http://www.focus-economics.com/blog/richest-countries-in-the-world.

Lin, Rong-Gong. “Los Residentes Latinos y Negros De California Se Ven Más Afectados Por El Coronavirus.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 29 June 2020, http://www.latimes.com/espanol/california/articulo/2020-06-28/los-residentes-latinos-y-negros-de-california-se-ven-mas-afectados-por-el-coronavirus.

Silver, Caleb. “The Top 25 Economies in the World.” Investopedia, Investopedia, 24 Dec. 2020, http://www.investopedia.com/insights/worlds-top-economies/.

Racismo Estructural en el Sistema Alimentario, Impacto de la Pandemia COVID-19 en la Injusticia Alimentaria, e Iniciativas Locales que Alivian la Inseguridad Alimentaria

Por: Phillip Glascock

Parte I:

Aunque el coronavirus comenzó en Wuhan, China en diciembre de 2019, ha pasado oficialmente un año desde que Estados Unidos se bloqueó por la pandemia. Antes de que comenzara la pandemia, había una falta significativa de igualdad dentro del sistema alimentario. Sin embargo, aunque ha pasado un año desde que comenzó la pandemia, es extremadamente claro que la injusticia y la desigualdad en el sistema alimentario continúan. Este tema urgente e importante de la lucha con la seguridad alimentaria está directamente relacionado con el racismo estructural porque el racismo afecta todas las facetas de la sociedad, especialmente el sistema alimentario. Dado que las estructuras políticas y socioeconómicas de los Estados Unidos, que están en gran parte dirigidas por personas blancas, explotan a las minorías y a las personas de color, se vuelve muy difícil derrocar el sistema de la sociedad y erradicar las injusticias. Como resultado, se crean hambre, desnutrición y pobreza. Una de las principales razones por las que el sistema alimentario es extremadamente injusto se debe al capitalismo, donde el poder está en manos de una élite privilegiada muy pequeña y los recursos sociales y ambientales se entregan a grupos étnicos estigmatizados de una manera muy desproporcionada. Trágicamente, Ana Galvis señala que los afroamericanos han perdido sus tierras agrícolas a un ritmo que es el doble que el de los estadounidenses blancos que han perdido sus tierras agrícolas y hoy existen menos de 1 millón de acres de tierra propiedad de afroamericanos. Además, Galvis comenta que “de un total de 2,1 millones de agricultores nacionales, sólo el 8% son agricultores de color y sólo la mitad de ellos son propietarios de la tierra.” (Galvis) Debido a que el sistema alimentario opera bajo el control del capitalismo, no es un sistema justo para todos los estadounidenses, sino que solo apoya a los blancos de Estados Unidos. Como he presenciado tanto en Arizona como en Los Ángeles, hay áreas como Scottsdale o Beverly Hills donde las tiendas de abarrotes, restaurantes y mercados contienen productos alimenticios de un calibre y calidad mucho mayor que en lugares como Mesa, Arizona o Compton, Los Angeles. Esto se debe a que lugares como Scottsdale y Beverly Hills contienen una mayoría de personas blancas ricas que tienen los recursos económicos y el poder para crear opciones más saludables para sus comunidades. Por el contrario, otras áreas de clase baja con personas de color están en desventaja con los restaurantes de comida rápida y las opciones de alimentación poco saludables.

Definitivamente creo que el racismo estructural existe en otros establecimientos como corporaciones y universidades porque las personas principales que dirigen estos negocios en los Estados Unidos son personas blancas ricas, específicamente hombres, que colocan a las personas blancas en un pedestal por encima de las personas de color. Por ejemplo, USC practicó el racismo estructural a través de su proceso de gentrificación cuando despejaron las casas y negocios de personas de South Central para hacer espacio para la aldea de USC. A partir de 2021, el 29,4% de los estudiantes de la USC son caucásicos y los establecimientos de alimentación principales en el campus son Cava, Dulce, Trader Joes, Lemonade, etc. (University of Southern California) Si sigue 10 pasos fuera del campus, hay una dura transición entre las personas y sus fuentes de alimentación. Según Andrea Azuma, las fuentes de alimentos más accesibles para quienes viven en el centro sur de Los Ángeles son los restaurantes de comida rápida y más de “100 vendedores ambulantes de alimentos que generalmente venden papas fritas, bebidas, helados / golosinas congeladas y dulces.” (Azuma) Debido a que las opciones de alimentos para los residentes del centro sur de Los Ángeles son extremadamente poco saludables, esto a menudo conduce a problemas de obesidad, personas con sobrepeso y valores altos de IMC. Algunas de las principales soluciones ofrecidas por Azuma incluyen la creación de nuevos lugares de alimentos saludables, el establecimiento de mercados de agricultores en las propiedades de las escuelas y la obligación de que las tiendas de conveniencia / licores tengan opciones saludables. Creo que todas estas ideas definitivamente facilitarían un sistema alimentario más justo, saludable y justo para quienes viven en el centro sur de Los Ángeles.

Parte 2:

Durante esta pandemia de COVID-19, las comunidades y grupos de personas que se han visto más afectados son las personas de color que siguen luchando contra la inseguridad alimentaria, las opciones de alimentación poco saludables y la falta de recursos. La pandemia de coronavirus ha creado una recesión financiera en el sector laboral, lo que ha provocado que muchas empresas tengan que cerrar sus puertas y despedir empleados. Entre los que continúan teniendo trabajo, muchos han sufrido recortes salariales y no pueden afrontar los gastos habituales del hogar. Como resultado, muchos restaurantes se han visto obligados a cerrar, lo que ha limitado el acceso de todos a la comida, pero ha afectado más a las comunidades latinas y negras que antes no podían pagar alimentos saludables, y especialmente ahora. Según Alex Segura Lozano y Laura Barros, la pandemia de COVID-19 “ha hecho que 26 millones de personas tienen dificultades diarias para comer en Estados Unidos”. (Barros y Lozano) Afortunadamente, hay lugares como el Banco Regional de Alimentos de Los Ángeles, que ayuda a proporcionar a 5,000 personas entregas de alimentos a la semana y ha notado un aumento del 75% en la entrega de alimentos desde el inicio de la pandemia. (Barros y Lozano) Además, muchos trabajadores esenciales en los Estados Unidos son personas de color no blancas y son los grupos más vulnerables. Dado que los latinos y otras personas étnicas son los que corren mayor riesgo de inseguridad alimentaria durante esta pandemia, es fundamental que los bancos de alimentos, como el World Central Kitchen iniciado por José Andrés, proporcionen más de 2 millones de comidas gratuitas en más de 100 ciudades del país. Estados Unidos (Cooper)

En Arizona, una organización sin fines de lucro llamada Trees Matter, que se centra en plantar árboles en todo el estado, se ha asociado con otra organización sin fines de lucro llamada Tiger Mountain Foundation, que sirve como jardín comunitario. Aimee Esposito, directora de Trees Matter, ha creado la iniciativa de planificar un árbol por cada persona que haya muerto a causa del coronavirus. (Bland) Además, Tiger Mountain Foundation (TMF) apoya plenamente las iniciativas de huertos multiétnicos y multigeneracionales para proporcionar productos y cultivos saludables para la comunidad. Al hacerlo, reúne a personas de diversas religiones, orígenes socioeconómicos y razas para ayudar a retribuir a los necesitados, de una manera muy fresca y saludable. (Bland) El TMF también se enfoca en ayudar a los adolescentes y adultos con problemas a obtener un sentido de validación y propósito para convertirse en un trabajador confiable. La Fundación Tiger Mountain también es importante, ya que brinda oportunidades de trabajo a los miembros de la comunidad a través de la jardinería, la siembra en el jardín y el aprendizaje de vender y comercializar los productos que cosecharon. Al asociarse entre sí, la organización Trees Matter y la Fundación Tiger Mountain han podido honrar a quienes han muerto trágicamente a causa del virus y retribuir a la comunidad que está luchando contra la inseguridad alimentaria de una manera completamente saludable.

Estas son fotos de la Fundación Tiger Mountain

Fuentes:

Azuma, A. (2007, May). Food access in central and south Los Angeles: Mapping injustice, 

agenda for action. Urban and Environmental Policy Institute. Retrieved from http://scholar.oxy.edu/uep_faculty/346

Barros, Laura, and Alex Segura Lozano. “Millones En EEUU Abocados a La Caridad Para Llenar Su Despensa En La Pandemia.” La Vanguardia, La Vanguardia, 2 Dec. 2020, http://www.lavanguardia.com/vida/20201202/49852986513/millones-en-eeuu-abocados-a-la-caridad-para-llenar-su-despensa-en-la-pandemia.html.

Bland, Karina. “Trees Produce Food, Offer Shade, Provide Beauty. This Pandemic Project Shows How They Heal.” The Arizona Republic, Arizona Republic, 7 Feb. 2021, http://www.azcentral.com/story/news/local/karinabland/2021/02/07/trees-matter-resiliency-project-coronavirus-death/4409614001/.

Cooper, Anderson. “Addressing the Strain the Coronavirus Has Put on America’s Food Supply Chain with José Andrés.” CBS News, CBS Interactive, http://www.cbsnews.com/news/jose-andres-chef-feeding-coronavirus-impact-60-minutes-2020-04-19/.

Galvis, Ana. “Desmantelando El Racismo Del Sistema Alimentario.” Food First, foodfirst.org/desmantelando-el-racismo-del-sistema-alimentario/. 

“University of Southern California.” About USC, about.usc.edu/facts/.