La vida dual, taquitos duales (por Iris)

En las últimas semanas, visité varios establecimientos. Quiero discutir el contexto de los tres y compararlos, más de la idea de autenticidad. Usando la lente más grande de la influencia latina en Los Ángeles y vemos que los tres lugares tienen sus propias historias. Hay algo que podemos celebrar en cada lugar.

Cielito Lindo

Calle Olvera es un ejemplo de “staged authenticity” un tema en Comida Sin Par de Sylvia Ferrero. Había muchos carros llenos de recuerdos estereotípicos como sombreros, piñatas, y ponchos. Es evidente, este lugar fue creado para las turistas. Mientras los dueños de las tiendas hablaban español, la mayoría de los clientes eran turistas. Al final de la calle había un restaurante pequeño se llama Cielito Lindo. En el cartel colorido decía que los taquitos son los mundialmente famosos taquitos. Pedí la combinación numero uno que tenía tres taquitos con frijoles y queso. Estaba muy rico como la mayoría de la comida frita y el uso de la salsa de aguacate fue perfecto con la comida grasosa, fue ligera y refrescante.

El plato “combo” es comida fusión y el uso de queso cheddar no es autentico a México. Pero, estoy de acuerdo que es algo exclusivamente Angelino y por eso es autentico. Tal vez, no es un establecimiento donde van los inmigrantes, pero creo que la historia aquí lo hace autentico en su propia manera. Es la receta originalmente de 1930 y se comenzó a usar ingredientes locales y hecho a mano – de acuerdo con su sitio web. Es la representación perfecta de comida de la calle en Los Ángeles, una oda a los puestos de tamal. Si las turistas quieren aprender más de la influencia mexicana en Los Ángeles, pueden hacerlo. Los museos cuentan la historia de “white-washing” literal con el mural America Tropical por David Siquieros y está representado en la comida. Ferrero dice que “Mexican restaurateurs adjust their culinary practices and the image of themselves according to the expectations of non-Mexican diners. They adopt different attitudes towards their Mexicanness, play with the images imposed by the American society on their culture, and perform specific cultural traits to satisfy their customers’ expectations.”

Un aspecto importante de los inmigrantes es la necesidad de una vida doble. Es posible crear un espacio para celebrar sus propias tradiciones, pero también ser accesible a la mayoridad Angla. Es similar a los barrios chinos en ciudades grandes. Esta vida doble es la realidad para los inmigrantes. De esta manera, es auténtico en esta experiencia compartida.

El Mercadito

Cuando visité el mercado, me sentí tan nostálgica a los mercados asiáticos a los que estoy acostumbrada. Los sonidos del español animado, los olores de especias fragantes golpeando a mi nariz, las montañas caóticas de productos. Esto también es auténtico, pero más como un país latinoamericano. Era una tierra de sabores fuertes sin complejos. Me pareció mas práctico, con ingredientes indígenas a otros países para recordar a casa y también encontrar ingredientes extraños. Mientras Calle Olvera es un lugar que pone un espectáculo para encajar, en este mercado nosotros tuvimos encajar y hablar español. No se trataba de hacer la experiencia mas cómoda para los extranjeros.

Milpa Grille Y Gentrificación

Mi experiencia favorita fue visitar Milpa Grille en Boyle Heights. La dueña del restaurante pequeño es Deysi Serrano. El tema del restaurante es “descoloniza tu dieta” y de alguna manera es el mas “auténtico” porque usa ingredientes antes de la conquista, de la población nativa en México. La milpa es una técnica de cultivo con verduras como maíz, calabaza, y frijoles. Pero, también cuestiona la definición de auténtico. Tristemente, muchos mexicanos no comen una dieta mesoamericana y saludable. No es representativo, pero, es auténtico a formas más antiguas. Y por eso…también es auténtico. En un articulo de Mas de MX, dice que “no sólo eres lo que comes: lo que comes está reivindicando una forma de vida específica, que puede o no beneficiarte a ti y a los que te rodean.” Este estilo es político porque está reclamado tradiciones nativas, pero también introduciendo comida saludable y ingredientes de “alta california”. Es una versión ideal de gentrificación porque devuelve a la comunidad- trabajo por la comunidad y comida saludable.

Hubo una fuerte dicotomía entre los taquitos de Milpa Grille y Cielito Lindo. Mientras los taquitos de Cielito Lindo necesitan la salsa de aguacate para equilibrar el aceite, el sabor ligero de los taquitos a Milpa Grille vienen directamente de los ingredientes (no usar carne, las verduras frescas).

Weird Wave Coffee es un poco diferente. No está integrado en la comunidad, y el dueño parecía desinformado de sus vecinos…creo que tener un restaurante conlleva responsabilidad. Aunque entiendo que hay beneficios a presentar las personas más jóvenes y ricas a vecindarios como Boyle Heights, no pienso que los clientes de Weird Wave caminan a otros establecimientos. Es diferente a Grand Central Market que en el libro de Professor Portnoy, ella dice un restaurante como Sarita’s Pupusería, “no longer only attracts Latino diners looking for a quick, delicious meal, but also young hípsters and foodies in search of Los Angeles’ best pupusas.” Esto fue exitoso, pero Weird Wave Coffee no es la forma correcta de hacerlo…

Conclusión

Finalmente, pienso que cada lugar que yo discutí tiene autenticidad- la historia de “whitewashing”, los inmigrantes, o también nativos. Estos restaurantes/mercado son una representación de California y el Sur de los Estados Unidos. Todo es parte de “Greater Mexico” un tema por Américo Paredes. Toda la influencia en todas las formas es importante y necesita ser celebrada. Los Ángeles es un “glorious mosaic” de las palabras de Jonathan Gold. Como dice Deverall, “the hope is not going back in time, but in going into the future with a greater understanding of the past and our profound connections to it.” En lugar de discutir sobre la autenticidad, tomemos el tiempo para reconocer y respetar el origen de cada lugar.

Esto no es un blog sobre la comida.(por Carolina)

Carolyn Scott

Esto no es un blog sobre la comida. Es un blog sobre comunidades, lugares, y culturas. La comida es inseparable de su contexto – y el contexto de mis reflexiones esta semana es Los Ángeles. La historia de la comida es la historia de la ciudad. Cuando cambia el medioambiente, el terroir, la población… cambia la comida. Parece oportuno hablar de cambios, porque visité esta semana un barrio en el medio de muchos cambios: Boyle Heights. Ha sido un centro de gentrificación, protestos, y conflicto, mientras los alquiles altan y la gente luchan. 

Empiezo con mi visita a Milpa Grille, un restaurante moderno con una comida anciana, ubicada en Boyle Heights. “Milpa Grille is devoted to a pre-Columbian version of Mexican food before rice was introduced by the Spaniards from Asia.” (A Mexican Restaurant Without Rice?) El restaurante es un ejemplo de decolonizar la dieta, pero también siente como un ejemplo de gentrificación.  Estos dos conceptos parecen incompatibles. El artículo “Descolonizar Tu Dieta” enfoque mucha en nuestra coneccion a la tierra, el fuente de la comida. La tienda de Milpa Grille es muy nueva y de moda, pero a mi no me da la sensación de coneccion con la tierra. 

“La colonización, en todas sus formas de ser, se ha encargado de romper nuestra relación directa con la tierra.”

Descoloniza Tu Dieta

Otro restaurante que he visitado este mes, Cielito Lindo, esta en Calle Olvera. Calle Olvera existe al otro lado de gentrificación: es un lugar protegido y diseñado para los negocios y restaurantes chicanos. Sin embargo, tengo la sensación que no es una representación “auténtico” de la cultura Mexicana. Pienso que la razón calle olvera no siente “auténtico” es porque no siente como parte de la ciudad de Los Ángeles hoy en dia. En el medio de esta ciudad moderna y multicultural, este barrio protegido puede sentir un poco artificial, creado para los turistas, no orgánico. Pero, ¿qué sé yo? No estoy parte de esta cultura. ¿Estoy calificada juzgar su autenticidad? Claro que no. Puedo aprender todo sobre la comida, la cultura, la idioma, todo. Y nunca seré calificada juzgar su autenticidad, porque no es mi patrimonio. 

Finalmente quiero escribir de mi experiencia en el mercadito de Boyle Heights. La experiencia más nueva para mi durante esta visita fue comiendo un chapulín! Nunca había probado un insecto, pero siempre he pensado que si me considero una persona venturosa y sin miedo en la esfera de comida, no debo evitar de comer algo nuevo, incluso comida que aparece, al principio, un poco trastornante.  El chapulín tuvo un sabor de ajo que a mi me apetece mucho, y no sentía tan extraña en la boca como había pensado. Fue una experiencia, por lo todo, muy positiva, pero hay un conflicto interno para mi, entre la alegría de probar algo nuevo, y la exotificación de la experiencia. 

Yo siempre he marcado un sentimiento incómodo cuando estoy interactuando con una cultura que no es mía. Esto no es malo, solo es el señal de yo no quepo en esta espacio. No soy experta, y nunca será experta. Como una persona que siempre desea entender personas y conceptos, esto ha sido una realidad difícil para mi. Estoy aprendiendo estar bien con esto. No es cómodo, pero es necesario. No puedo entrar en la cultura de alguien con la expectación de convertirme en experta. Tengo que llegar con humildad, intento a aprender, pero no con la meta estrecha de educación. No, la meta es apreciar la gente y su cultura, aparte de entenderlas perfectamente. ¿Hay partes rotos de mi propia cultura? Claro que si. La cultura anglo estadounidense está llena de superioridad y maltratamiento de otras culturas. No puedo criticar otra cultura sin admitir las maneras en que mi cultura ha herido a otros. 

Quizás eso es por que siente equivocado entrar en el mercadito de Boyle Heights como un grupo grande y sin tacto. Un grupo mayormente anglo en un espacio mexicano. Los corredores entre los puestos son estrechos, y nuestro grupo grande bloqueó el paso muchas veces cuando estábamos juntos probando el queso al final. A pesar de que nuestra meta es aprender, siente como nuestra aprendizaje viene sin consideración y amor para la gente del mercado. Venimos para explorar, probar, saborear, expandir nuestros horizontes. En estas palabras, parece como un mentalidad colonialista. No estamos desarrollando una relación con nadie. ¿Como podemos entender la cultura, y con la cultura, la comida, sin construir amistad con la gente de la cultura? La experiencia turística es superficial e impersonal. 

Claro que no puedo prometer a desarrollar una amistad profunda con los dueños de cada restaurante, tienda, o lonchera que yo visito. Sería impractical e insincero. Pero si siente un poco barato entrevistarse con alguien sobre su comida y cultura cuando mi único motivo es educarme por el bien de educar. 

Un Ejercicio de Autenticidad: Calle Olvera, el Mercadito y Boyle Heights

Por Victoria Friend

¿En que constituye la autenticidad? Esta es una pregunta que hemos discutido mucho en las semanas pasadas, pero quiero redefinir nuestra discusión de la autenticidad con tres ejemplos muy diferentes: calle Olvera, el Mercadito y el barrio de Boyle Heights.

Empezamos con la calle Olvera, que hemos visitado como clase casi tres semanas antes de ahora. Calle Olvera funciona como un mercado, con las tiendas arreglados en grupos por toda la calle. Algo que observaba cuando estuve caminando en la calle era que muchas de las tiendas estuvieron vendiendo cosas como sombreros, guitaras y camisas con la bandera de México. Esto me recordó de una parte en el artículo “Comida Sin Par” por Sylvia Ferrero. Ella describe “the construction of the mythology of the Spanish missions” y “the rural ancestry of Mexican culture” (Ferrero 200). En particular, menciona los sombreros y banderas de México como una estrategia para comercializar la cultura por las turistas que visiten, y pienso que muchos de las tiendas entre calle Olvera observe las mismas estrategias. También, muchas de las tiendas tenían noticias que dijo “!No se toma fotos!” al lado de sus cosas, que interpreté como otro significador de la presencia e importancia de turistas por estas tiendas. En términos de la comida, probé los taquitos famosos de Cielito Lindo con salsa de aguacate. Estaban bien, pero en comparación con las otras comidas que hemos probado por esta clase (especialmente la comida de Marisco Jalisco), estaban sencillo y no tenían mucho sabor. Me parece muy interesante que en su sitio web, Cielito Lindo dice “follow the smell of taquitos muy auténticas at this LA institution” y en otro parte describe su menú como “small but authentic”. Claramente los vendedores de Cielito Lindo quieren aparecer auténticos, pero no sé si son exitosos en su misión. Regresando a Ferroro, ella dice que la comida mexicana tiene un “dual life” en que hay una distinción entre “the food for non-Mexican diners, adapted according to their expectations” y “Mexican food for Mexican diners”. En mi opinión, calle Olvera y Cielito Lindo son parte del primer grupo: tiene una variación de autenticidad, pero existen principalmente por turistas y “non-Mexican diners”.

olvera 2
Las tiendas de calle Olvera

olvera
Calle Olvera, detrás de un autobus turistica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En contraste, tenemos el ejemplo del Mercadito. En algunos casos, es muy similar a calle Olvera: los dos son mercados, con partes para comprar y partes para comer. Pero hay muchas diferencias que quiero explorar. Por ejemplo, cuando visitaba el Mercadito, no observé las mismas cosas como sombreros o guitaras en las tiendas. En cambio, la gente estaba vendiendo zapatos, ropa, pinturas religiosas y otras cosas cotidianas. Me pareció que los vendedores no estaban realizando una versión exagerado de su cultura como en la calle Olvera. La misma estaba la verdad también con la comida – había restaurantes, pero también había un supermercado y una panadería. Mucha de la gente que nos pasaron estaban comprando sus comestibles por la semana, o comiendo con su familia.  En las palabras de Ferrero, eso era un ejemplo de “Mexican food for Mexican diners”, un espacio de la comunidad mexicana por la comunidad mexicana. Como dice la profesora Portnoy en su ensayo, “authenticity is not a quality inherent to certain foods, but rather one that is socially constructed”. En este caso, me pareció que el Mercadito funciona muy bien por su comunidad y sociedad, y por eso es auténtica a su comunidad.  A la cuestión de comida, me gustó mucho probar el mole y también el queso con dulce de membrillo. No he probado algo como esto antes, y por eso estuvo una experiencia muy única y deliciosa. Siendo honesta, me sentí un poco incomoda cuando estábamos probando la comida, porque me sentí que nosotros estábamos turistas en un espacio que no eran nuestros – especialmente cuando estábamos todo en el mismo lugar, ocupamos mucho espacio y bloqueamos accidentalmente a las personas que estaban tratando de comprar algo. Tengo miedo que en nuestros viajes, interrumpimos a la gente aunque tengamos buenas intenciones. Creo que cuando visitamos lugares como el Mercadito, necesitamos que respetar a la comunidad que estábamos visitando.

mercadito
Un restaurante en el Mercadito

mercadito 2
Imagenes religosos e indigenas en el Mercadito

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalmente, necesitamos discutir el caso de Boyle Heights y el problema de gentrificación. Creo que la cuestión de la gentrificación es, en parte, una cuestión de autenticidad: ¿son los restaurantes que quieren vender en Boyle Heights auténticos de la comunidad? Muy importante a esta cuestión es el ejemplo del Weird Wave Coffee Shop que visitamos en la última clase. Para mí, el parte más interesante de nuestra visita era la conversación que tenemos con el hombre de Weird Wave Coffee Shop. Él quiso defender su tienda y dijo que tuvo un parte de la comunidad. Dijo también que todos los que estaban protestando su café eran extranjeros y muy groseros. Desde su punto de vista, él es auténtico a la comunidad, y los que están protestando son inauténticas. Pero según el articulo “Who’s Winning and Losing in the Boyle Heights Gentrification War” en LA Weekly, el opuesto es la verdad. El articulo dice que los manifestantes son “a group of Friends trying to inform the community the best [they] can”. Por eso, ellos tienen el mismo argumento: que son auténticos a la comunidad y Weird Wave es inauténtico. ¿Quién debemos cree? Para mí, pienso que los manifestantes tienen mejor derecho – la verdad es que Weird Wave no sirve ni representa la comunidad de Boyle Heights, y por eso no es auténtico, sino un parte de gentrificación.

Para concluir: los temas de autenticidad y gentrificación son muy complejos y no podemos definirlos sencillamente. En el caso de los tres ejemplos que he mencionado – calle Olvera, el Mercadito, y Boyle Heights – podemos decidir que la definición de autenticidad depende en la comunidad y su estructura. En este caso, lo más autentico es lo que mas representa a su comunidad.

¿Genuino o performativo? Autenticidad en comida, restaurantes, y comunidades

Por Danielle Collins

A mi no me gusta la palabra “auténtica.” Es demasiado vago y personas la usan en maneras problemáticas, de lo que hablaré. Entonces, voy a usar palabras que tienen más sentido para mi. Pienso que podemos decidir si una cosa— una comida, restaurante, etc.— es “performativa” o “genuina.” Cuando digo “performativo,” estoy hablando del concepto de “staged authenticity” de Sylvia Ferrero en que organizaciones crean una fachada de que son algo que en realidad no lo son. Cuando digo “genuino” no significa puro— significa que es una experiencia real porque no está fingiendo de ser algo que no lo es. Solo es lo que es, así es genuino.

Un ejemplo perfecto de un restaurante performativo es El Cholo. Es una cadena “mexicana” y si tiene comida mexicana-americana. El problema con El Cholo no es la comida; de verdad, pienso que la conversación sobre “autenticidad” de la comida no es tan importante que la conversación sobre otros aspectos de una experiencia culinaria. Todas las decoraciones de El Cholo son para crear un sentimiento auténtico mexicana, pero porque esa es el propósito resulta en el opuesto: todo siente muy falso y fingido. 

Se puede ver una representación de los aspectos performativos de El Cholo en los menús. Todos los títulos están en español pero los descripciones de la comida y los ingredientes están en inglés (mirar el foto debajo). Con los títulos en español, quieren crear el sentimiento de algo genuino, pero en realidad saben que los clientes no hablan español. Para mi, esto no significa que El Cholo no es “auténtico,” porque comida mexicana-americana es muy popular para personas que sí hablan español y que no hablan español. Pero, significa que El Cholo no es genuino. He ido a restaurantes que tienen menús en inglés y español para clientes que hablan cualquier lengua. Pero, cuando hay una sección llamada “Sopas and Ensaladas” y ellos no pueden traducir la palabra “and” a “y,” eso es algo performativo.

La lonchera Mariscos Jalisco es un ejemplo de algo más genuino. La descripción de la lonchera en Google dice que es “no-frills” y es la verdad porque MJ no tiene aspectos performativos. No necesita decoraciones para parecer genuino porque es genuino. Las solas decoraciones son los premios en la pared que no son performativos porque son parte de la identidad real de la lonchera. MJ sí tiene mercancía con su logo, pero pienso que eso tampoco es performativo porque es parte de su marca para ganar más clientes y crecer su negocio, no para crear un imagen falso. Con respeto a la comida, la receta original de MJ es de un amigo, pero todavía alguien puede decir que no es “auténtico” porque el dueño ha cambiado la receta un poquito para sus propios gustos. Pero nadie puede decir que no es genuino. 

El Mercadito tiene muchas tiendas, pero voy a enfocar en el piso con la comida. A diferencia de El Cholo, todos los menús y anuncios están en español. También, todos los vendedores nos hablaban en español, mientras que los camareros de El Cholo nos hablaban en inglés. La lengua no es necesariamente un marcador de algo genuino, pero es otra indicación de que los vendedores en El Mercadito no están fingiendo nada. Además, la comida de El Mercadito viene de México y Latinoamérica e incluye cosas que posiblemente no son reconocibles a personas no latinas. Es otro marcador de que El Mercadito es genuino: no quitan cosas que pueden parecer “raras” o cambian su identidad para clientes sin conocimiento de cultura latina.

Milpa Grille es un restaurante e idea única, y es genuino porque mantiene fiel a su identidad culinaria. Se importa la autenticidad histórica y solo usa ingredientes precolombinos. Se puede decir que es lo más “auténtico” por esa razón, pero eso significaría que todos los restaurantes que usan ingredientes colombianos son inauténticos, que no es verdad. La herencia culinaria de Milpa Grille forma parte de su identidad genuina. Tiene decoraciones para la estética que son representativos de los valores e inspiraciones para el restaurante.

La historia y herencia son importantes para conversaciones sobre autenticidad. En el artículo de LA Weekly sobre gentrificación en Boyle Heights, Carlos Montes dice “There’s a lot of history here” como parte de la identidad de la comunidad, y hay mucho historia latina en Boyle Heights. Pero la vista de historia también es importante, y alguien puede decir que originalmente Boyle Heights tenía una población judea y era, “home to large numbers of Japanese, Russian and Serbian residents” (LA Weekly). Entonces la historia solo es un parte de la autenticidad, y la autenticidad tiene que cambiar con la historia moderna— no puede ser algo fijo. Como la profesora dice en su artículo de KCET, “affixing the label of authenticity to a cuisine is problematic because it suggests that cultural purity is the norm.” Nada de la cultura es completamente puro, así la autenticidad no puede ser puro tampoco. 

Come he dicho, no me gusta la palabra “autenticidad” en respeto a la comida. Además, en mi opinión es muy problemático llamar una comunidad o barrio “auténtico” porque ellos no están tratando de ser “auténticos”— sólo están viviendo sus vidas, y probablemente son personas blancas usando la palabra “auténtico” como una forma de turismo cultural. Pero, es importante que las personas en un barrio tienen una comunidad que es de ellos, y siente como casa para ellos. No tiene que ver con “autenticidad” porque comunidades siempre están cambiando. El cambio es natural, pero la gentrificación no es solo un cambio: es una manera de romper una comunidad. He hablado sobre restaurantes genuinos, y son genuinos porque tienen identidades fuertes. Un aspecto grande de la identidad es tu comunidad, y si tu comunidad se rompe es difícil mantener su identidad genuino.

¿Que sabores son auténticos para ti?

Por Miranda

Siendo de la ciudad de Los Ángeles y he visitado la Calle Olvera antes. Sin embargo, la última vez que visité fue cuando fui con mi madre cuando estaba en sexto grado. No teníamos mucho dinero, así que para llevarnos a viajes divertidos, tomamos el tren a Union Station donde nos bajamos y caminamos a la Calle Olvera. Recuerdo comer un burrito en la Calle Olvera y pensar en lo delicioso que era. Repasando la Calle Olvera once años después fue una gran diferencia para mí.  Siendo un mexicano-americano whitewashed, recuerdo haber visto a los vendedores y pensar en lo genial que eran las cosas que vendían, pero sin saber nada de estos. Ahora que he trabajado para aprender más sobre mi cultura étnica, reconocí muchos de alimentos y artículos que los vendedores vendían que no sabía nada sobre crecer. A mi, los vendedores vendiendo cosas hecho de mano y dulces eran auténticos. Estos vendedores eran similares a los que vimos en Boyle Heights en el Mercadito– vendiendo cosas hechos de mano como bolsos de cuero, huaraches, vestidos, dulces y mas. Along with there being vendors on Olvera street, there were also many restaurantes. Nos comimos a un restaurante muy popular de este calle se llama Cielito Lindo. Este restaurante ha visitado de muchos turísticos y también de los residentes. Cuando fuimos a Cielito Lindo, muchos estudiantes de nuestra clase compramos los taquitos famosos– que tuvieron una salsa de aguacate encima. Esa salsa era muy líquida y sabía muy sabroso.

No pensé que es muy auténtica. Me recordó a las salsa que comprarías en los supermercados como esta– Herdez salsa.

Es buenísima, pero es procesada– así que a me, no es auténtica. Según el cocinero Rick Bayless– cocinando comida auténtica es cuando usa ingredientes y técnicas tradicionales. Cuando Herdez hice salsa como esa Guacamole Salsa, no usa técnicas tradicionales. Usa fábricas y máquinas que no son auténticas.

A Boyle Heights

En comparación a la comida que comimos en Boyle Heights, la comida en Boyle Heights fue asombrosa! Los tacos de camarones que comimos a Mariscos Jaliscos eran mis favoritas. Les mandé un foto de mi taco a mis padres y me dijeron que han comido a Mariscos Jaliscos muchas veces. Estuve enojada porque nunca me trajeron tacos! Pues, yo quería regresar muy pronto con más dinero y compraré seis tacos! Porque solo tuve dinero para uno taco. Como los taquitos que comimos a la Calle Olvera, esas tacos de Mariscos Jaliscos en Boyle Heights tuvieron salsa encima también.

Pero, en comparación, esa salsa tuvo mas sabor y ingredientes tradicionales. Hubo tomates, cilantro, aguacate, cebollas. La consistencia de esa salsa era más gruesa de Cielito Lindo. Y es muy obvio que es hecho a mano. Los tacos de camarones eran crujiente pero suave en el medio del taco.

Después de hemos comido a Mariscos Jaliscos, nos fuimos a el Mercadito y un restaurante se llama Milpa Grille. A el restaurante Milpa Grille, situado en calle Cesar Chavez, nos comimos taquitos de papas.

Son muy diferentes que los taquitos que comimos en Cielito Lindo. Y no uso ingredientes que es muy típica para hacer taquitos. Normalmente, taquitos se hacen con carne, como los taquitos del Cielito Lindo. Sin embargo, estos taquitos de papas se sentían más auténticos que los taquitos de la Calle Olvera. Aunque que no hicieron con carne, hacen con ingredientes ancestral. Deysi Serrano habló de descolonización su dieta y comiendo comida ancestral– la comida de la tierra. Nuestros antepasados no comían mucho carne, porque agricultura era más sustentable y accesible. Así que comían comida como nopales, maíz, papas, frijoles y más– mencionado del sitio Demx. Pienso que es los sabrosos que esos ingredientes que crean autenticidad a mi. Porque los sabrosos de Cielito Lindo no estuvieron especial porque me recordó a la salsa del supermercado. Pero, cuando sabroso recordarme a la comida de mis abuelitas y tías, eso es auténtica a mi.

Una otra tema que es muy importante decimos a estos lugares es la tema de gentrificación.  Gentrificación es cuando grupos traigan ideas, negocios, arte, etc. que afecta la economía del un lugar. En la ciudad de Boyle Heights, el restaurante que nos fuimos es un ejemplo de gentrificación. Es porque es muy hipster y exclusivo. La comida, aunque sabía auténtica a mi, parecía muy bonita. Como si lo hicieran en esta manera para que la gene compartirlo en instagram– trayendo más clientes. Es obvio que están tratando de apelar a personas que usan Instagram y los medios sociales mucho. Así que, eso es gentrehicación porque Instagram traerá turistas a Boyle Heights para probarlos taquitos de papas, especialmente personas que son vegetarianos y querían probar comida nueva, deliciosa y auténtica. En todo, muchas cosas se pueden decir de autenticidad, gentrificación y descolonización. Todo el mundo tiene una idea diferente de que es auténtica y no es. Pero es importante para mantener una mente abierta para opiniones diferentes a su propia.

La Lucha para Autenticidad- Claudia C.

Caminar por la calle Olvera me trajo de vuelta a los veranos que pasé en San Miguel, México, cuando yo era niña. Las calles de San Miguel son muy transitables (a veces). Todos los martes hay un mercado en la ciudad que se asemeja a los puestos instalados en la calle Olvera. Hay de todo, desde productos de belleza, comida, ropa, dulces, bolsos coloridos y pequeñas baratijas. Visité la calle Olvera en un día tranquilo pero hermoso. No había muchas otras personas caminando por las calles y eso hizo que mirar a los vendedores fuera mucho más agradable.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_4caa.jpg

Calle Olvera 

Hacia el final de nuestro día, nos detuvimos en Cielito Lindo para comer algo. No había nadie en la fila cuando llegamos a Cielito Lindo, pero después de que nos fuimos, la fila era muy larga. Había algunas mujeres latinas mayores haciendo cola junto a nosotras preguntando si teníamos alguna recomendación para comer. Fue agradable para practicar mi español con ellos, pero era mi primera vez, así que no tenía ninguna recomendación. La calle Olvera era más turística de lo que esperaba porque cuando llegamos, un autobús lleno de turistas estadounidenses también estaba allí. Creo que la calle Olvera era “auténtica” en un momento a principios de 1900 cuando se estableció el mercado y el centro cultural de México. Christine Sterling, una mundana adinerada del norte de California tuvo una “romantic vision to bring Los Angeles first street back to life and bring in Mexican American merchants to sell their wares, artifacts and celebrate their fiestas as they would in old Mexico,” (Olvera Street). Sin embargo, creo que gran parte de esa tradición se pierde con el turismo tan alto en Los Ángeles. En el exterior, Cielito Lindo parecía tradicional y clásico. Como no como carne, pedí el burrito de frijoles y queso. El burrito tenía la cantidad perfecta de relleno y la tortilla estaba deliciosamente preparada. También realmente la salsa de aguacate al lado para ir con el burrito. Éramos un grupo grande y Cielito Lindo fue muy amable y servicial.

 

Screen Shot 2020-02-11 at 8.17.55 PM.png

El frente de Cielito Lindo 

William Deverell habla sobre Los Ángeles y el blanqueo en su libro Whitewashed Adobe. Él cree que “something about [Los Angeles] made people believe that their Los Angeles present was the rest of America’s, if not the world’s future,” (17). Con esto vino el “futuro multicultural” que existe en Los Ángeles ahora. Deverell examina la relación entre los blancos (especialmente aquellos con poder) y los mexicanos, un pasado mexicano y un paisaje mexicano (20). He estado en El Cholo un par de veces desde que fui a USC. Aunque es uno de los primeros y más antiguos restaurantes mexicanos en Los Ángeles y aún mantiene una estructura y efectos visuales tradicionales en los restaurantes, creo que es muy inauténtico y whitewashed. Después de leer Whitewashed Adobe, encontré que el entorno era una creación falsa para el comensal no mexicano. El Cholo está ubicado en un vecindario no latino y su falta de “autenticidad” lo refleja.

La discusión sobre autenticidad me parece muy subjetiva. Hace dos semanas, visité Guerilla Tacos y escribí mi primer blog sobre mi experiencia allí. El dueño de Guerilla Tacos dijo: “People will say, ‘that’s not authentic.’…it’s authentic to me.”. Creo que la autenticidad depende de cómo ve el consumidor la comida auténtica. Encontré que Guerilla Tacos era auténtico porque nunca había tenido un taco de batata, aunque no es un taco mexicano tradicional. “Authenticity is not a quality inherent to food: it is one that is socially and personally constructed,” (Portnoy). Cielito Lindo podría parecer más “auténtico” en el exterior en comparación con Guerilla Tacos, pero disfruté más mi plato y los ingredientes en Guerilla Tacos.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_4d1b.jpg

El mercado que vende comida, ropa y otras cosas pequeñas.

Me pareció muy interesante hablar con el dueño de Weird Wave Coffee Shop sobre la gentrificación en Boyle Heights. El propietario nos contó que las personas que no conocía protestaban fuera de su nueva cafetería con carteles que decían “No Coffee”. En el artículo LA Weekly, los residentes de Boyle Heights protestaban: “We’re being gentrified” and “It’s like we’re supposed to adapt to what’s becoming their neighborhood,” (McGahan). Es interesante porque “Boyle Heights has become the front line in the battle against the rising costs and threats of displacement caused by gentrification,” (McGahan). El vecindario es predominantemente latino, lo que significa que hay mucha historia allí. Es por eso que el dueño de Weird Wave Coffee Shop, que es blanco, hizo que los lugareños protestaran fuera de su tienda. El propietario de Weird Wave quería cumplir su sueño de abrir su propia tienda y hacer lo que ama. Pero hubo muchos problemas que vinieron con él abriendo su tienda.

Screen Shot 2020-02-17 at 9.04.32 PM.png

Tienda de Weird Wave Coffee

Milpa Grille es un restaurante bastante nuevo que abrió en Boyle Height en 2018. Este es un pequeño restaurante mexicano que hace referencia a uno de los sistemas agrícolas más antiguos del mundo, la milpa mesoamericana. Deysi Serrano, el dueño de Milpa Grille, nos habló sobre la importancia de recordar a sus antepasados. Por eso, Milpa usa maíz, calabaza y frijoles. Sin arroz. El maíz era muy importante “for the growth of civilization of the Incas, the Maya, the Mexica,” (Serrano). En la tienda hay estatuas de dioses mayas e incas para ser un recordatorio. Tuvimos suerte porque estuvimos allí un martes, lo que significa $ 1 taquitos. (A pesar de que Profesora Portnoy era demasiado amable y compró todos los nuestros)

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_4d1c.jpg

Milpa Grille: el taquito de papa.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_4d28.jpg

Una de los dioses mayas en Milpa Grille.

 

 

La búsqueda de autenticidad: dos barrios y cuatro restaurantes (Jenna Mazza)

Cuando fui a la calle Olvera hace tres semanas, estaba emocionada para caminar por la calle que pasé cada día en mi camino al trabajo el verano pasado. La calle Olvera tenía muchos colores vivos, con casetas y vendedores en toda la calle que no tenía coches. Las casetas tenían juguetes para los niños y cosas cotidianas, como tazones pintados y cestas. La mayoría de los vendedores parecían vendían cosas para turistas—faldas tradicionales, pero con tela barata, sombreros, y platos pequeños. Muchos vendedores tenían carteles que decían “no toques,” que es algo que puede ver en un lugar con muchos turistas.

Las casetas de la calle Olvera venden muchas cosas diferentes.

Los restaurantes en la calle Olvera incluían Cielito Lindo y La Luz Del Día. La Luz es un lugar donde los anglos comen y creen que tienen una experiencia auténtica. Esto es porque los menús tenían imágenes grandes de cada plato, y no creo que restaurantes auténticos necesiten usar fotos para que los clientes puedan comprender el menú. En este sentido, La Luz Del Día parecía whitewashed. La definición técnica de whitewashed por Deverell es el encubrimiento del adobe con la pintura blanca. Esto demuestra la actitud negativa de los anglos hacia los mexicanos. También significa la distancia entre los anglos y el pasado mexicano de Los Ángeles, que demostraba el restaurante porque era demasiado turístico (y los turistas eran anglos).

A picture containing building, table, indoor

Description automatically generated
Una tienda que vende platos y baratijas por los turistas.

Al otro mano, probé una enchilada en Cielito Lindo, y invocaba la autenticidad de una manera diferente. Mientras tenían clientes y trabajadores que solamente hablaban español, creo que la calle Olvera y Cielito Lindo representan el concepto de staged authenticity. Según Ferrero, staged authenticity es la versión ideal o romántica de una cultura que parece ser exótico y agradable al consumidor. Creo que la pintura en el área con las sillas y las paredes revestidas de azulejos son ejemplos de staged authenticity en Cielito Lindo. También creo que los vendedores son ejemplos de la staged authenticity de la calle Olvera—parecía que solamente vendían cosas que comprarían los turistas para llevar a casa como regalos. Mientras se considera la calle Olvera como “lugar de nacimiento de Los Ángeles” por su influencia histórica en la ciudad, no parecía como un lugar donde caminaban muchos latinos locales para comprar cosas cotidianas de las tiendas. Este fenómeno es interesante porque muchos mexicanos/locales vienen a la calle Olvera para días festivos, como Día de los Muertos.

A close up of a sign

Description automatically generated
A close up of food on a table

Description automatically generated
Afuera de Cielito Lindo y mi enchilada. La pintura de la señal muestra la staged authenticity de Cielito Lindo.

Cuando comparo el viaje a la calle Olvera con el viaje a Boyle Heights, que incluyó Mariscos Jaliscos, el Mercadito, y Milpa Grille, comprendo la autenticidad en una manera diferente. En un sentido general, el barrio de Boyle Heights parecía “auténtica” porque no había muchos turistas y fuimos a los mismos lugares que visitan los locales diariamente.

En Mariscos Jaliscos, un camión de comida muy popular, probé un taco de camarón. ¡Fue increíble! Pienso que el camión es un ejemplo de la autenticidad en Los Ángeles según la profesora Portnoy en su libro. Ella dice que “authenticity is not a quality inherent to certain foods… it is something dynamic that varies depending on available ingredients, changes in technology, social class, and the influences of trade and travel.” Cuando se aplica a Mariscos Jaliscos, la comida del camión parece auténtica porque enfoca en los mariscos, que es un enfoque en Jalisco. El propietario usa mariscos que puede obtener en California, y por esto, el camión enfoque en comida con camarón.

A bowl of food on a plate

Description automatically generated
El mejor taco que he probado– es de camarón a Mariscos Jaliscos.

Luego, fuimos al Mercadito, que parecía muy auténtico porque tenía muchos vendedores con alimentos y artículos de ropa. Vi muchas personas que compraron queso, pan, o mole de los vendedores como parte de la lista de compras. Muchos clientes también eran amables con los vendedores, y solamente oí conversaciones en español. Sentí que típicamente los anglos no visitan el Mercadito porque recibí muchas miradas de los vendedores.

A bunch of items that are on display in a store

Description automatically generated
A box filled with different types of food

Description automatically generated
Las personas de Boyle Heights pueden comprar cosas cotidianas al Mercadito, como camisas, chapulines, y mole.

Finalmente, visitamos Milpa Grille, que se enfoca en la dieta prehispánica. Esta alimentación incluye muchos granos enteros y verduras. Me gusté que usaba ingredientes más saludables y no se enfocaba en carne, especialmente porque soy pescetariana. Era mi restaurante favorito entre la Calle Olvera y Boyle Heights porque los ingredientes parecían ser muy frescos y añadían mucho sabor a los taquitos de patata. No creo que el restaurante tenga un enfoque vegano específicamente, pero el resultado de usar alimentos prehispánicos es que los vegetarianos y veganos pueden comer allí.

A close up of food on a wooden table

Description automatically generated
El taquito de papas, que muestra el enfoque de Milpa Grille (y los mesoamericanos) en carbohidratos complejos desde la tierra.

La propietaria Deysi Serrano habló de la gentrificación en Boyle Heights, y me gustó su posición que cualquier negocio nuevo en el barrio es un buen negocio. Creo que esta posición viene de su experiencia como propietario de un pequeño negocio, porque ella comprende que nuevos negocios traen nuevos clientes, y nuevos clientes traen dinero al barrio. Comprendo el argumento de residentes de Boyle Heights, quienes se sienten expulsados cuando nuevos negocios, como cafés, vienen al barrio y aumentan el alquiler. Esto puede representar gentrificación porque puede parecer como los nuevos negocios están reemplazando los viejos negocios. La percepción de gentrificación depende en la persona—otras piensen que gentrificación revitaliza el barrio cuando personas de una clase económica más alta que los residentes inviertan su tiempo en el barrio.

No creo que los nuevos negocios, con los hípsters, cambien la autenticidad de Boyle Heights—puede ser una mezcla de negocios y propietarios que sirven clientes diferentes, y por lo tanto, no compiten directamente (a menos que los dueños aumenten el alquiler). Las experiencias del propietario de Weird Wave Coffee Shop eran tristes porque él estaba intimidado por tratar de ganarse la vida. Todas las personas tienen el derecho ser dueño de negocios, y con esto escoger donde tener su negocio.

Mi opinión de la autenticidad y gentrificación ha cambiado después de los dos viajes a los barrios diferentes. No creo que cada plato “mexicano” necesite ser completamente auténtico—La Luz en la calle Olvera no es inauténtico solamente porque sirve la versión de la comida mexicana que los clientes quieren comer. Sin ver la gentrificación y diferentes platos “auténticos,” no entendería los matices de cada asunto.