“Spanish Fantasy Past” en LACMA y la Calle Olvera (por Jess)

Mi viaje a LACMA me mostró mucho sobre la idea de “Spanish Fantasy Past” que, Sarah Portnoy define en su libro, Food, Health and Culture in Latino Los Angeles, como “the Anglo-Angelenos’ creation… which romanticized the ninteenth-century California rancho period” (17). Después de explorar la exhibición, aprendí que muchos ejemplos de “Spanish Fantasy Past” son evidentes en la arquitectura a ambos lados de la frontera.  Por ejemplo, el “Spanish Colonial’ estilo era muy popular en California y México durante los 1920s y 1930s. Spanish colonial es un renacimiento que surgió en California a finales de los años 1800 con representaciones románticas de las misiones en ruinas del siglo anterior. Como se puede ver en la fotografía, algunas características típicas incluyen techo de tejas rojas y paredes de estuco blanco.

IMG_1161
Lost in Translation: LACMA

¡De hecho, este fin de semana, yo estaba en Manhattan Beach con mis padres y vi una casa en este estilo exacto! (foto abajo)

Por otro lado, mexicanos ricos compraban casas de estilo español que se llamaban “colonial californiano”. Las casas construidas en este estilo se caracterizan con porches, armarios y pasillos centrales. Estas características americanas eran previamente desconocidas en México. Por ejemplo, en esta foto se puede ver un edificio en el estilo español en México con una característica americana, una piscina. Este fenómeno es conocido como “mirroring”. Durante una entrevista con KCRW Design & Architecture, Carolina Miranda, una escritora para el LA Times dice, “It is not American culture. It is not Mexican culture. It goes back and forth. People are influenced by each other’s culture. People build on each other’s culture. People appropriate each other’s culture all the time. And that’s what you see going on here.”

IMG_1163
Lost in Translation: LACMA

Otra cosa interesante que aprendí es que el “Spanish Colonial” estilo era muy popular en Hollywood. Personas famosas como Charlie Chaplin, Groucho Marx y Claudette Colbert encargaron a un arquitecto, Wallace Neff, para construir casa con techo de tejas rojas, paredes de estuco blanco, coloridas fuentes y torres imponentes. También, esos tipos de edificios eran muy populares como telones de las películas y programas de televisión, como María Eugenia (foto abajo).

blog2
Un edificio en el estilo “spanish colonial” en el fondo de la película, María Eugenia.

Pienso que mi visita a la Calle Olvera me permitió experimentar una versión de “Spanish Fantasy Past” en la vida real. Muchas veces, escucho a la gente decir que “La Calle Olvera es más mexicano que México”. Al principio, estaba confundida, pero uno de mis compañeros de clase explica que la mayoría de México se parece a cualquier otra ciudad con tiendas, casas y edificios comerciales e industriales.

Mi única experiencia con México fue cuando yo fui a Cabo San Lucas. No pienso que el viaje me diera una representación exacta del país porque Cabo es conocido como un destino de fiesta para estudiantes universitarios. Por lo tanto, a mi ojo inexperimentado, la Calle Olvera mira exactamente como me imagino México miraría. Muchas tiendas pequeñas bordeaban la calle. Ellos estaban vendiendo muchos recuerdos, pintados a mano en colores brillantes, sombreros, guitarras y medallones metálicos. Pienso que la Calle Olvera idealizaba la idea de un antiguo mercado mexicano, y por lo tanto era una fantasía o, como Portnoy escribe “a Disneyland” (21).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Antes de salir de la Calle Olvera, comí en Cielito Lindo, un puesto que ha servido taquitos con salsa de aguacate desde 1934. Pedí dos taquitos – ¡ellos eran muy deliciosos! Mientras yo comía, miré alrededor a los otros comensales. Algunas personas parecían hispanas, y otras parecían caucásicas. La misma mezcla de personas estaba fuera en la Calle Olvera también y representaba un aspecto de “dual life”. Portnoy escribe que “dual life is a symbol of the city’s long history of whitewashing its Mexican past” (21). La Calle Olvera puede ser un gran lugar para los turistas que quieren una experiencia mexicana, pero también es un lugar especial para la comunidad mexicana para celebrar fiestas tradicionales como Día de Los Muertos.

Fererro también menciona la idea de “dual life”. Ella escribe que “the dual life of Mexican food can be seen in the distinction between the food for non-Mexican diners, adapted according to their expectations and their experience of eating ethnic food.” Por ejemplo, El Cholo tiene paredes de estuco blanco y camareras que llevan vestidos florales mexicanos tradicionales. No pude ver muchos de estos elementos en Cielito Lindo, pero vi mucho en la Calle Olvera.

Sin embargo, sólo porque algo tiene una vida dual no significa que no es auténtico. Según Albala y Portnoy en Authenticity of Cuisines, “The term is inherently problematic… authentic cuisine varies depending on available ingredients, changes in technology, social class, as well as the influences of trade and travel” (3). Así, pienso que no tengo derecho a decir lo que es auténtico. ¡Puedo decir, sin embargo, disfruté mucho la experiencia!

“Whitewashing” y la “authenticidad” de El Cholo y Calle Olvera (por Jared Alswang)

En los últimos siglos, muchos grupos diferentes han gobernado a la ciudad de Los Ángeles. Originalmente habitado por las tribus Chumash y Tongva, el control sobre California ha cambiado de los Españoles a los Mexicanos a los Estadounidenses. Como resultado de este cambio constante en la gobernación, Los Ángeles tiene muchas influencias históricas hoy en día.

Los Ángeles es una ciudad que se centra en el futuro, mientras se aferra al aspectos del pasado. Como resultado, el desarrollo de la ciudad cambia constantemente en reacción a la lucha entre la progresión y la glorificación de la historia de la ciudad. Esto ha conducido a movimientos culturales como “whitewashing” y la obsesión del “Spanish Fantasy Past”. Además, esto ha provocado muchas dificultades para definir el concepto de autenticidad en el contexto de Los Ángeles. En términos generales, la autenticidad es el grado que algo es hecho de la manera tradicional. Sin embargo, la autenticidad de la comida es difícil definir. El razonamiento es que las cocinas son muy dinámicas y el término tradicional es relativo. Esto es el caso especialmente en Los Ángeles, una metrópolis de bastante diversidad.

“Spanish Fantasy Past” se fundamenta en una narración que glorifica la influencia colonial Española en California e ignora la explotación y discriminación de la población indígena y Mexicana. A principios del siglo XX, había un resurgimiento en California de la arquitectura, el arte y la moda de las épocas Barroco y Renacimiento de España. En esta época, muchos diseñadores en California replicaron el estilo colonial Española y dieron lugar al “Spanish Fantasy Past” .

La exhibición “Found in Translation: Design in California and Mexico, 1915–1985” a LACMA ejemplifica la gran importancia del “Spanish Fantasy Past” en la historia de California. “Found in Translation” tiene una variedad de obras que capturan la esencia del “Spanish Fantasy Past”. Un ejemplo perfecto de la exhibición es Union Station. De hecho, la arquitectura de Union Station tiene influencias Mexicanas, sin embargo influencias “Españolas” desvió la atención del origen Mexicano del edificio. La exposición también muestra el efecto que “Spanish Fantasy Past” tenía en la arquitectura de las casas de la época. Por ejemplo, en el museo hay anuncios de inmuebles en exposición de casas descrito como “Bungalow Colonial and Spanish Types of Architecture”.

 

La semana pasada, comí a El Cholo con unos de mis amigos. Entre los estudiantes universitarios, El Cholo es un restaurante que está relacionado con margaritas afrutadas grandes. Pocos saben que El Cholo es el restaurante Mexicano más viejo de Los Ángeles. Sin embargo, el restaurante hace un esfuerzo obvio para jactarse su historia larga. Este orgullo Mexicano fijado en el restaurante, aunque en una manera montada, muestra una desviación del “Spanish Fantasy Past”, que típicamente oculta la herencia Mexicana.

En El Cholo, las paredes están cubiertas con fotos en blanco y negro del origen mexicano, se sirve tortillas fritas y salsa en cada mesa, y el tequila es un ingrediente en cada bebida. Pedí los taquitos de cangrejo y mis amigos pidieron las fajitas y los tacos de pescado. Excluyendo las fajitas, la comida que pedimos no era comida que encontraría en un restaurante típico en México. En cambio, la comida que pedimos parecía como comida Mexicana preparada para los consumidores Anglos de Los Ángeles. Esto era congruente con el público joven y caucásico en el restaurante. A pesar de la falta de “autenticidad”, los taquitos eran deliciosos. La combinación del cangrejo dulce, el queso fresco que se desmigaja y el guacamole salado crearon un sabor pesado y sabroso.

 

Comparado con El Cholo, Cielito Lindo es un puesto de comida pequeño con un menú muy simple. Los taquitos que comí en el restaurante Cielito Lindo durante mi excursión a Calle Olvera tenían un sabor muy diferente que los taquitos de El Cholo. Los taquitos de Cielito Lindo, el cual eran extremamente crujientes y cubiertos con salsa de aguacate riquísimo, tenían el sabor de la comida callejera y fueron servidos en un plato de papel. En mi opinión, esta combinación de ambiente y sabor parecía como un placer gastronómico más auténtico que El Cholo.IMG_0443

Sin embargo, en mi opinión, Calle Olvera es un gancho para turistas. Según el libro por Profe Portnoy, Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, “Olvera Street resembles a Disneyland version of Mexic[o]” o en otras palabras Calle Olvera es un lugar diseñado para el turismo y no es un centro comunal para los Mexicanos de Los Ángeles. Pienso que Calle Olvera se parece a México desde la perspectiva de una persona Angla, en vez del México real.

Cuando visité Calle Olvera, había una mezcla de personas de aquí y turistas. Debido a la mezcla de clientes en Calle Olvera, el área personifica el concepto de “dual-life”. “Dual-life” es la idea que la población Mexicana tiene que conectar la cultura de su pasado Mexicano con su cultura adoptada de Los Estados Unidos, especialmente desde el punto de vista de comida. Dicho de otro modo por Ferrero en su capitulo “Comida Sin Par”, restaurantes como Cielito Lindo “display a ‘pseudoethnicity” that enables them to mask and at the same time adapt their cultural and ethnic identity”.

El Cholo y Calle Olvera son representativos del “whitewashing” en Los Ángeles. Los dos tienen orígenes Mexicanos “auténticos”, aun así, ellos traicionaron principios propios para complacer el gusto de la mayoría blanca. “Whitewashing” es un término que describe el reemplazo gradual de la cultura tradicional por la cultura Angla como resultado de la discriminación y el racismo. Por ejemplo, “whitewashing” es una desviación del multiculturalismo en México representado por las pinturas castas (pinturas de México de familias multirraciales). En resumidas cuentas, El Cholo y Calle Olvera son buenos ejemplos de la posición que la “cultura Mexicana” tiene en la mayoría de la sociedad de Los Ángeles en nuestra época.

Autenticidad y Whitewashing en Los Angeles por Rachel Rowzee

Idealización de la cultura

La exhibición de California’s Spanish Fantasy Past en LACMA explica la historia complicada entre México, Los Estados Unidos, España, y la cultura indígena. La exhibición es una exploración de la mezcla de estas influencias durante diferentes épocas y climas sociales y políticos para entender la historia del fenómeno Spanish Fantasy Past. Un ejemplo de esta mezcla es el estilo de arquitectura, “colonial Californio” de 1930 en Mexico que copia el estilo español de los 20s en Los Ángeles. Este cambio de diseño es como un, “hall of mirrors…its not American culture. It is not Mexican culture. It goes back and forth. People are influenced by each other’s culture. People build on each other’s culture. People appropriate each other’s culture all the time.” (Carolina Miranda LA Times Escritora de Artes) La obsesión americana con una idealización romántico de mexico inspiro un estilo hacienda para las casas de las estrellas de Hollywood. Elementos del estilo incluye adobe blanco, techo de azulejos rojos, azulejos de colores vivos y piscinas. La popularidad de las estrellas de Hollywood en cambio influir el estilo “colonial Californio” en la ciudad de México. Es buen ejemplo de este progreso de influencia, cambio y apropiación entre Los Estados Unidos y México. Otro ejemplo de Spanish Fantasy Past es el video de una dramatización de la novela Ramona. Escrito por una mujer Anglo, la cuenta idealiza el amor entre una mujer mulata y un hombre indígena. La cuenta gana popularidad y en los años siguientes hay muchas adaptaciones para el teatro y el cine. Ramona es problemática porque celebra la cultura y las personas mexicanos, pero la narración es de una perspectiva Anglo y separado.

La Calle Olvera representa parte de la idealización Anglo de la cultura mexicana y la Spanish Fantasy Past. Creado por una mujer Anglo para revitaliza un edificio de adobe original. Este edificio es parte del tiempo de los mexicanos antes de las misiones, pero Calle Olvera uso un estilo española para crear una concepción idealizada de la herencia mexicana. La Calle Olvera es blanqueado porque su incepción fortalece el estigma de la cultura mexicana, indígena y pre misionero. El racismo y discriminación son partes del fenómeno blanqueado y reinvención, a pesar de los buenos intentos y entusiasmo para una cultura diferente. Creo que la autora de Ramona, Helen Hunt Jackson no tiene intenciones malas, pero su obra hace daño al trato de mulatos e indígenas en comparación de mestizos. De esta manera las pinturas castas son muy similares porque muestra la elevación de grupos étnicos en particular. Las restricciones de vestida identifican diferentes castas de raíz. Las pinturas castas y Ramona relatan un tema exótico del “other” que es parte del encaprichamiento americano de nuevo mundo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Cholo y La Calle Olvera

Institutos como El Cholo y la Calle Olvera representan un blanqueado de la cultura mexicana tradicional para la comunidad Anglo. El Cholo y la Calle Olvera son ejemplos de la idea romantizado de la historia de los mexicanos que inhabita Los Ángeles en el tiempo de los Californios. La Calle Olvera hoy en día no representa el centro de la comunidad mexicana (excepto los días de celebración como día de las muertes o el día de independencia) sino una destinación para turistas donde se puede explorar una cultura nueva y diferente en una manera familiar. El uso de objetos y sujetos conocidos, como las vestidas tradicionales, sombreros grandes, máscaras de Nacho Libre, y pequeños guitarras crear una atmosfera “real” para una audiencia Anglo, pero parecen forzadas en comparación de otros restaurantes para clientes mexicanos.

El Cholo trata de transportar los clientes al mundo mexicano en el pasado. El restaurante usa una historia de los Californios para establecer su autenticidad. Fotos antigüedades en blanco y negro narra la historia de la familia de Alejandro Borquez. El Cholo se usa la historia de su familia en Los Ángeles en el periodo de transición de una sociedad mexicano a una sociedad Anglo para dar autenticidad a su restaurante, comida y herencia. El énfasis de esta historia es obvia especialmente en el menú de El Cholo, que tiene una fecha de creación para cada plato. Para clientes Anglos y turistas la larga historia de comida sirve como evidencia de la autenticad, no los ingredientes o tipas de comida.

Muchas de los clientes de El Cholo son estudiantes de USC y turistas de Los Ángeles. Por ejemplo, mi grupo de baile tiene una tradición de comer una cena en El Cholo cada semestre, una tradición de ocho años. El Cholo me parece inauténtico porque las decoraciones, el menú y los ingredientes son familiares e idealizado como exótico. Opciones del menú como quesadilla, nachos, “fiesta platters” y guacamole reflejo el blanqueado de la comida para una audiencia Anglo. También El Cholo tiene jarros de margaritas para grupos grandes, y a veces bandas de mariachi en los fines de semana. Los dos son actos performativas que Ferrero menciona en su artículo sobre la “dual life” de restaurantes mexicanos.  Yo pido La Enchilada de Sonora creado en 1923 (según el menú), la cosa más tradicional que ofrece. La enchilada tiene capas de tortilla de maíz y pollo, dos salsas (un de tomate y cebolla, y un de cilantro) y un huevo frito. Encima de todo tiene queso rallado, y crema agria. Las salsas tienen bueno sabor, pero no son muy complicados o picantes. El grupo pidieron un jarro de fresa margarita congelada que fue dulce pero refrescante.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Autenticidad

La idea de autenticidad es complicada. Comida latina, especialmente comida mexicana, tienen diferentes representaciones para audiencias diferentes. Por ejemplo, “diners from outside the culture often seek an experience with the “Culinary Other”…these voyeuristic experiences serve as a form of escape for those unfamiliar with the people and the food they are encountering”(Portnoy, Good Food and the Problematic Search for Authenticity).  El Cholo es buen ejemplo de un restaurante que ofrece una oportunidad de voyerismo. Para estudiantes de USC o turistas que son unifamiliares una presentación que es exótico y atractivo. Con un poco de exploración y educación hay una clase de personas que busca comida “auténtica” mexicana. En la búsqueda de la comida “autentica” clientes Anglos acto en contra de las estereotipos negativos y discriminación y explora barrios principalmente latinos. Este búsqueda también, “fosters awareness that Mexican resaurants in affulent, safe áreas are mainly “staged” places where non-Mexican diners are obviously treated as “foreigners”. (Ferrero, 203 Food Nations: Taste in Consummer Societies) El reconocimiento de staged authenticity es importante porque ayuda una comprensión de este fenómeno, pero no aclara el problema de autenticidad totalmente. Sí aún la perspectiva de Johnathan Gold, la comida de El Cholo es auténtica, pero es auténtica para su clase de comida específica, “authentic represenation of what Mexican food has evolved into over the centuries of Mexican presence in Southern California” (Portnoy). La secuencia de fechas de nuevas comidas del menú en El Cholo crear una línea de tiempo de la evolución de comida mexicana en California. Los platos de combo y las grandes margaritas son nuevas partes de la comida mexicana en los Estados Unidos. Parece que la definición de auténtica está en expansión y ahora es difícil para tener una definición completa.

Poniéndolo en Perspectiva: El Pasado de Fantasía Española (por Tayanna Todd)

“Spanish Fantasy Past” fue una fascinación californiana por la cultura mexicana a través de los renacimientos en los estilos español colonial y prehispánico a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Estos estilos de diseño y arquitectura se convirtieron en el centro de la identidad del estado por la evocación de las glorias de la España Renacentista y Barroca con su arquitectura, muebles, vestimenta y murales. Al exaltar a los exploradores españoles y los colonos europeos, las contribuciones, la historia y la cultura de las poblaciones nativas y las mexicanas se pasaron por alto en gran parte, se blanquearon, y se desacreditaron de cualquier influencia o significado real. Este concepto no solo ha sido explorado por artistas, sino también por académicos como con el texto de Deverell, Whitewashed Adobe, que señala que “Los Angeles, once part of Mexico itself, came of age through appropriating, absorbing, and occasionally obliterating the region’s connections to Mexican places and Mexican people.” Como resultado, todo lo que podría interpretarse como mexicano fue rápidamente reinventado como “español” o “mediterráneo” y lo poco que quedaba de la cultura mexicana a menudo se retrató en un pasado idealizado e imaginado.

IMG_7952

Las exhibiciones de LACMA fueron bastante extensas y diversas en su exploración de la historia y el patrimonio de la identidad mexicana en la cultura de California. La evolución e hibridación de la cultura en el arte se reflejó claramente en la pintura de Casta. Creado como colecciones de imágenes múltiples, el género mexicano de “castas” del siglo XVIII documentó el proceso de mezcla racial entre indios, españoles y africanos. Estas pinturas propusieron que las diversas combinaciones de españoles e indios elevaban el estatus social y crearon a más españoles “puros” o “blancos”, mientras que la mezcla de españoles o indios con africanos crea la degeneración racial. En estas pinturas, el vestido también ilustraba la diferencia socio-racial con mujeres de cualquier “sangre negra” que tenían prohibido usar ropa europea. La historia de elevar la “blancura” como el estándar y de celebrar lo que es más “puro” o “auténtico” se puede ver desde del siglo XVI con estas pinturas de castas a través hoy en día donde otros elementos de racismo y discriminación todavía existen.

También me impresionaron por algunos de los dibujos de arquitectura de las casas coloniales españolas. Aunque la mayoría de las fuentes fueron tomadas directamente de México, el estilo ayudó irónicamente a reforzar la jerarquía que clasificó a los anglos por encima de los mexicanos en poder y clase. Muchos de los grandes iconos de Hollywood como Groucho Marx, Charlie Chaplin y Claudette Colbert tenían construidos coloniales españolas elaborados para sus residencias personales. Sin embargo, cuando los mexicanos trataron de emular estos atractivos estilos de Hollywood y construir casas de estilo similar, se llamaron peyorativamente Colonial Californianos.

IMG_7950

Otras dos piezas que me destacaron de esta exhibición específica fueron el póster de la película Ramona y el anuncio de la Isla Catalina. El póster de Ramona, basado en la novela de Helen Hunt Jackson de 1884, retrató a California como una tierra de ensueño semi-tropical de ranchos y romanza. La historia de los amantes estrellados, una mujer mestiza y un pobre indio del misión, fue una que ignoró por completo la violencia histórica, el abuso y la discriminación experimentados por estos grupos minoritarios a manos de los anglos. Además, en la película, ambos personajes fueron interpretados por actores blancos y sus actuaciones fueron muy exageradas y caricaturizadas, lo que reforzó aún más los estereotipos de minorías para el público principalmente blanco. Además, el anuncio de Catalina Island captó una pintoresca instantánea del “pasado de fantasía español” con sus gloriosas cumbres de montañas, brillantes colores exóticos, edificios con estuco blanco y tejado de tejas rojas, mujeres con vestidos tradicionales y hombres con grandes sombreros y guitarras… todo esto era un paraíso idealizado y exótico y una escapada romántica cercana que supuestamente esperaba a los californianos adinerados que podían permitirse tomar un barco a la isla.

Como cuando vi el anuncio de la Isla Catalina, también me sentí transportado a otro ejemplo de un “pasado de fantasía español” idealizado cuando visitaba La Calle Olvera. Al ver la calle por primera vez, la declaración de Bill Esparza de que “era más México que México” tenía mucho sentido. Mientras caminaba por la calle de piedra y pasaba los pequeños puestos de madera a los vendedores, todo parecía estar en exhibición, como si en un museo, creado exclusivamente para que los turistas caminen y “ooh y aah”. Esta imagen pintoresca de La Calle Olvera en muchos aspectos cubre las raíces, la historia, la influencia y el legado de México (visto por la Ávila Adobe, la casa más antigua de Los Ángeles, escondida en la esquina con un pequeño letrero, ya que no parece ser visualmente atractivo o “auténtico” en el exterior).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las verdaderas raíces “auténticas” y el origen de la Calle Olvera se remontan a finales del siglo XIX, cuando en realidad era “Main Street”, el lugar de nacimiento de Los Ángeles. Sin embargo, en la década de 1920, este centro económico y cultural de Los Ángeles se había reducido a edificios abandonados y casi de ruinas. En la década de 1930, la evolución de lo que conocemos hoy como Olvera Street, comenzó a tomar forma. Christine Sterling, una rica matrona, se dispuso a preservar parte de la herencia de Los Ángeles y creó un “Mercado mexicano” en la calle. Si bien las intenciones fueron buenas, el impacto en el tiempo ha dejado a muchos cuestionando la autenticidad y la representación de la cultura mexicana en Los Ángeles. En mi visita a Olvera Street, todos los vendedores eran hispanos, mientras que la mayoría de los clientes y visitantes no eran hispanos. Sin embargo, en los días festivos o quizás en los paseos del domingo por la tarde después de la iglesia, estoy seguro de que este mismo grupo demográfico es bastante diferente. Con su inherente “vida dual” (Portnoy), Olvera Street funciona de alguna manera como una exposición blanqueada de la cultura mexicana destinada a una población no mexicano, mientras que, en otros aspectos, también es un sitio cultural e histórico muy importante reclamado por la comunidad mexicana que los une a sus raíces.

img_3600.jpg

Los restaurantes de la Calle Olvera se ajustan al mismo tema general del idealismo envejecido desde sus nombres (El Paseo Inn, El Rancho Grande, Juanita’s Café) hasta su decoración. Cada uno se presenta como una pintoresca “vintage” de México como se ve con uno de los puestos más famosos, Cielito Lindo. Conocidos por sus taquitos y promocionando sus humildes orígenes y su menú original cerca de 1934, para anunciar la edad de su establecimiento es un esfuerzo inherente para establecerse como “más” o “genuinamente” auténtico. Sin embargo, después de probar los taquitos de carne, no había nada tan memorable o aparentemente auténtico acerca de ellos que no podían haber salido de mi propio horno o microondas y probado casi lo mismo … un poco crujiente y servido a temperatura ambiente, nada lujoso. Sin embargo, la salsa de aguacate que estaban empapados era bastante espesa y sabrosa, probablemente en un esfuerzo para compensar por estos taquitos muy básicos.

IMG_4104

Con respecto a las preguntas sobre la autenticidad, que ya sabemos que es un término bastante problemático, tiendo a estar en acuerdo de las opiniones de Ferraro sobre la “staged authenticity” y el “foreign other”. Como mencioné anteriormente, sentí que estaba caminando por un portal a un mundo hiper-mexicano y esta presentación de “staged authenticity” en Olvera Street proporcionó una especie de experiencia voyerista que sirvió como una forma de escape para aquellos que no estaban familiarizados con (o no miembros de) la comunidad y cultura que estaban encontrando. Ferraro argumenta además que “this adaptation of cultural and ethnic identity for the expectations of the Latino and non-Latino customer is part of the dual life of Mexican food.” Sin embargo, al igual que “authenticity is not a quality inherent to food” (Portnoy), tampoco es uno inherente a la cultura y estas dos polaridades no son mutuamente excluyentes. La evolución y (re)definición de una identidad cultural “auténtica” es un proceso continuo y una visión “that continues to be shaped [and socially, personally, and individually constructed] by each person’s background and set of experiences” (Portnoy).

En el ambiente transnacional y transcultural que Los Ángeles, la fusión, convergencia y evolución de la cultura latina y “el pasado de fantasía español” en Los Ángeles se manifiesta en todo, desde su arquitectura hasta su comida y sus sitios culturales como Olvera Street, que para bien o para mal, sigue siendo un “marker of identity” (Ferraro) simbólico en lugar de un “marcador” que es claramente auténtico (o inauténtico) para la cultura mexicana.

La autenticidad y influencias de “Spanish Fantasy Past” (Julia Samulak)

En LACMA, vi cómo el “Spanish Fantasy Past”  logró afectar la arquitectura de California. Las influencias mexicanas en los edificios fueron llamadas como “españolas”. La biblioteca central de Los Angeles tiene influencias “españolas” (pero en realidad son mexicanas). Las casas en Hollywood también demostraron el estilo de “Spanish Fantasy Past”. La arquitectura en California también tuvo una influencia en la arquitectura en México.

También había un anuncio para una versión del juego de Ramona, que llamó atención al tiempo del rancho de California. Originalmente una novela, Ramona hizo el sur de California en una atracción turística porque la gente quería ver donde la historia se llevó a cabo. La novela conduce a la preservación de las misiones, queque formaba parte de la  arquitectura de “Spanish Fantasy Past”.

Creo que la calle Olvera se encuentra con las imágenes asociadas con el “Spanish Fantasy Past”. Es bastante “whitewashed” porque encaja en el estereotipo turístico de México. Hay banderas coloridas y puestos de venta de souvenirs. Los edificios también tienen techos de teja roja, que corresponde a la visión turística de México. El ambiente general de la calle Olvera es similar al ambiente en una foto de Catalina en LACMA. Hay una iglesia blanca (presumiblemente de adobe) con un techo de teja roja y hay gente en vestido tradicional. El cuadro tiene una sensación tropical, similar a la de calle Olvera.

El Cholo sentí muy “whitewashed” para mí. Ferrero escribe que“…Mexican restaurants adjust their culinary practices and the image of themselves according to the expectations of non-Mexican diners”.  Creo que es exactamente lo que hizo El Cholo. El aspecto del restaurante era similar a lo que un rancho de “Spanish Fantasy Past” se vería. 

La demografía de las personas que estaban en El Cholo estaba mezclado, pero no había gente hablando español. Sin embargo, parece que Calle Olvera es frecuentada por los latinos. Aunque ambos lugares han sido “whitewashed”, la calle tiene un significado histórico más profundo, por lo que creo que atrae a más latinos. El Cholo se abrió en 1923, poco después de la calle Olvera fue fundada. Pero la comida en El Cholo no es tan auténtico como la comida en la calle, porque la comida de la restaurante es comida mexicana americana. Creo que el racismo y la discriminación formaron la apariencia de la Calle Olvera y El Cholo-ambos estaban tratando de apelar a la gente blanca. Sin embargo, la calle ha logrado seguir siendo un lugar relevante para la comunidad latina en Los Angeles.

Las “pinturas castas” demuestran la discriminación racial basada en la ropa de la gente en las fotos. Las personas de descendencia mixta llevan ropa menos bonita de las personas “puras”. 

IMG_3099

Como profesora Portnoy anota en su libro, “…authenticity is not a quality inherent to certain foods; it is one that is socially constructed.” Creo que la calle  no parece auténtica, pero creo que simboliza un tipo de autenticidad que viene de combinar la cultura mexicana y la americana. Ahora hay una autenticidad mexicana americana. La calle fue hecha auténtica por la gente que la frecuenta. Por los estándares latinos tradicionales, El Cholo no sería auténtico. Pero, por las opiniones norteamericanas de los estándares latinos, sería auténtico. Creo que la autenticidad realmente depende de lo que la base para la comparación es.

https://ebookcentral.proquest.com/lib/socal/reader.action?docID=4756736&query=

https://www.researchgate.net/publication/242536543_Comida_sin_par_Consumption_of_Mexican_food_in_Los_Angeles_Foodscapes_in_a_transnational_consumer_society

 

El “Spanish Fantasy Past” en Instituciones Angelinos (por Hannah Thomas)

Cuando pienso en el Los Angeles County Museum of Art (LACMA), imagino esculturas raras y las farolas famosas de Instagram. No pienso en exposiciones sobre culturas especificas o diagramas de arquitectura histórica. Sin embargo, la semana pasada aprendí que LACMA tiene todo esto cuando visité el museo para investigar el concepto del “Spanish fantasy past.”

Según Profesora Sarah Portnoy, la fama del libro Ramona escrito por Helen Hunt Jackson “awakened an interest in the decaying, neglected Spanish missions and their history and led to the Anglos fascination with the early Californios, an interest that emphasized a Spanish past and whitewashed the Mexican one.” Esta romantización de un pasado español está reflejada en la exposición de LACMA llamada “Found in Translation: Design in California and Mexico, 1915–1985.” La exposición exhibe muchos ejemplos del “Spanish fantasy past” incluyendo un póster de una adaptación cinematográfica del libro Ramona.

Poster.jpg
Póster, Sam Hyde Harris, 1931

 

Además de crear una afluencia (influx) de turistas en California en el siglo veinte, aprendí que el libro inspiró la creación de varias películas que usaron imágenes del “Spanish fantasy past” para atraer a espectadores. Esta fascinación con el “Spanish fantasy past” no existía solo en Hollywood, sino también extendía al mundo académico. Por ejemplo, vi una cáliz mexicana que estaba identificada erróneamente como cáliz española. Según la descripción, “scholars frequently blurred the distinction between Spanish and Mexican provenances in the early twentieth century.”

 

Chalice
Cáliz, 1575-78

 

La influencia del “Spanish fantasy past” también se extiende a la arquitectura. El diseño de “Union Station,” otro ejemplo de una institución Angelino, también demuestra elementos españoles. En el libro Los Angeles Union Station, Marlyn Musicant describe “by the time the railroads agreed to build Los Angeles’s union station, a fascination with California’s Spanish past was so widespread that it had given rise to melodramatic literature, festive pageants, and a mission nostalgia that resulted in countless examples of mission revival architectural feats and follies.”

 

Union Station
Diseño, Edward Warren Hoak

También se puede ver ejemplos de “mission revival architecture” en Los Angeles hoy en día. Por ejemplo, Calle Olvera tiene muchos edificios en este estilo. En la foto de abajo, se puede ver el techo de tejas rojas y los aleros expuestos que son típicos del estilo “mission revival.”

Sign 

Calle Olvera tiene mucho restaurantes históricos, incluyendo el famoso restaurante Cielito Lindo. Calle Olvera ofrece una versión de México muy exagerada y estereotípica para los turistas. La calle y también Cielito Lindo se representan como viejo y histórico. La arquitectura, las decoraciones, y los productos de Calle Olvera parecen creados para el espectador anglo, y no reflejan la realidad de la cultura mexicana.

 

Es verdad que Cielito Lindo tiene un pasado histórico. El restaurante se abrió en 1934, y ha servido sus taquitos por casi 100 años. En los primeros años, el restaurante no tenía agua corriente, así la dueña cocinaba la comida en casa y la traía al restaurante en tranvía. Ahora, el restaurante ha evolucionado en un lugar de fantasía histórica. Es un ubicación en que turistas y Angelinos por igual pueden visitar para experimentar una versión idílica de México. Una versión de México con rótulos lindos en colores brillantes y empleados animados. Cielito Lindo ha capitalizado en su pasado histórico para obtener clientes. El sitio de web del restaurante alardea de la autenticidad de la comida y la historia del restaurante, y la estrategia funciona porque cuando visité el restaurante había muchos clientes. La mayoría de los clientes eran jóvenes y anglos, pero también hay clientes mexicano-americanos.

Aunque hay una presencia mexicana en Calle Olvera, especialmente durante las fiestas mexicanas, también hay muchas influencias que no son mexicanas. En los 1930s, una mujer anglo llamada Christine Sterling presionó la ciudad de convertir una comunidad históricamente mexicana a una atracción para las turistas para salvar la Avila Adobe. De esta manera, Calle Olvera representa el blanqueo de la cultura mexicana en Los Angeles. Por un lado, el comportamiento de Sterling era muy inteligente. Su idea salvó una pieza importante de la historia mexicana en Los Ángeles. Por el otro lado, Sterling perpetuó dinámicas raciales desiguales. No importa si sus intenciones eran buenas, ella usó su privilegio como mujer blanca para imponer sus creencias en un comunidad de que ella no pertenecía. Ella actuó como una salvadora blanca, como si la comunidad no tenía la capacidad de actuar en su mejor interés. Porque Sterling actuó sin la participación significativa de los miembros de la comunidad, ella estaba imponiendo sus propias creencias en la comunidad. El producto era un “mercado mexicano” que reflejaba la creencia de lo que una mujer blanca creía que debería ser un “mercado mexicano.”

Dinámicas raciales desiguales también se puede ver en las pinturas castas en exhibición en LACMA. Estas pinturas de siglo 18 representan percepciones de razas diferentes en esa época y la tendencia de elevar un grupo sobre otro. Las personas en las pinturas son pintadas con una mirada blanca, similar a la mirada blanca que creó Calle Olvera.

 

 

Casta
“Rendering of a Mulatta” de Manuel de Arellano

Con respeto a la “autenticidad” que Cielito Lindo se jacta, no creo que este restaurante es el mejor lugar para experimentar cultura mexicana autentica. Sin embargo, no quiero insinuar que Calle Olvera no tiene su propio valor. El restaurante proporciona trabajo a varios individuos, y la comida es buena. No más ni menos. Los taquitos eran secos pero la salsa de aguacate era refrescante y deliciosa. Los frijoles con queso eran perfectamente salados. Sin embargo, los platos combinaciones no son una opción en México. La presencia de platos combinaciones en Cielito Lindo es un buen ejemplo de la “vida dual” de comida mexicana que Sylvia Ferrero discute en su libro Comida Sin Par. Según Ferrero, “The “dual life” of Mexican food can be seen in the distinction between the food for non-Mexican diners, adapted according to their expectations and their experiences of eating ethnic food, on the one hand, and Mexican food for Mexican diners, on the other.” Los platos combinaciones representan una adaptación de la comida para comensales que quieren platos grandes para satisfacer un apetito americano. Mientras Cielito Lindo no sirve su comida en la misma manera que restaurantes en México, no creo que el restaurante es inauténtico. En su libro, Profesora Sarah Portnoy argumenta que “authenticity is not a quality inherent to certain foods; it is one that is socially constructed.” Así, Cielito Lindo no es una experiencia autentica a la realidad de comida en México, pero tiene su propia autenticidad que está influido por su historia larga, su ubicación en Los Ángeles, y los mexicano-americanos que trabajan y comen allá.

food
Taquitos de Cielito Lindo

Fuentes:

http://www.aljazeera.com/indepth/features/2017/03/mexican-la-history-culture-resistance-170328114429756.html

http://www.laweekly.com/arts/christine-sterling-was-the-maternalistic-problematic-mother-of-olvera-street-8407020

Mission Revival

Los Angeles Union Station edited by Marlyn Musicant

Comida Sin Par. Consumption of Mexican Food in Los Angeles: Foodscapes in a Transnational Consumer Society.” by Sylvia Ferrero

Food Health and Culture in Latino Los Angeles by Sarah Portnoy

Una exploración de “Spanish Fantasy Past” en Los Angeles (Por Olivia Ontjes)

En clase, una idea principal que hemos discutido es la idea de “Spanish Fantasy Past” de California. Aprendimos que los motivos de retratar el pasado de California como uno de fantasía española. Intenta borrar el pasado de conflictos entre grupos étnicos en California y crear un nueva identidad visual de armonía y mezclado de étnicos. Fue muy interesante visitar LACMA y vi unos ejemplos de arte que retratan la idea de “Spanish Fantasy Past” en California. Aquí hay tres ejemplos de artistas que trabajaron a redefinir el pasado de California y distraer de una historia larga de conflictos raciales:

Ramona por Helen Hunt Jackson es un ejemplo de una novela que retrata el pasado de California como un “Spanish Fantasy Past”. Con su libro Ramona, Jackson glorifica California cómo un “semi-tropical dreamland” y un lugar con ranchos y romances. El libro inspiró la producción de muchas películas sobre la idea de “Spanish Fantasy Past” de California. Como resultado, muchos admiradores de estas películas visitaron California ver y sentir “the Spanish Fantasy Past” ellos mismos.

IMG_0314

 

El mural en El Central Biblioteca de Los Ángeles, “Four Great Eras of Californian History” por Dean Cornwell, es otro ejemplo de la representación de “Spanish Fantasy Past” en California. El mural pintó en 1933 y tiene imágenes de relaciones armoniosas entres grupos étnicos en California – como nativos trabajando y los padres rezando. El mural retrata el pasado de California como uniones pacíficos entre grupos étnicos – en vez del pasado real que consistió de conflictos entre los grupos.

img_0321.jpg

 

“Pan American Unity” por Diego Rivera es un mural de cinco panelas que representa el ideal de “mestizaje” – la mezcla de indígenas y  españoles en El Mundo Nuevo. El objetivo de arte mestizaje es a producir una identidad visual nuevo que retrata la unidad entre los dos grupos étnicos. Por ejemplo, el panel dos de “Pan American Unity” retrata una escena de un artista mexicano tallando una escultura del dio Quetzalcoatl en contra a la línea del horizonte de San Francisco. Similar al arte que retrata “Spanish Fantasy Past” en California, arte mestizaje crea una idea de armonía entre grupos étnicos para borrar el pasado de conflictos raciales en California.

Además, fue muy interesante también experimentar la idea de “Spanish Fantasy Past” de California cuando visité el Calle Olvera y el restaurante El Cholo. Los dos lugares son ejemplos de “staged authenticity”, una idea en los artículos de Portnoy y Ferrero. En los artículos, ellas explican como negocios mexicanos hoy en California usan “staged authenticity” con la esperanza de atraer turistas y locales que quieren experimentar la cultura mexicana. La producción de “staged authenticity” en estos negocios usualmente incluye el uso de exageraciones para satisfacer las expectativas de clientes. Con muchas decoraciones, como papel mexicano, y tiendas vendiendo objetos mexicanos o ropa tradicional, Calle Olvera es un ejemplo bueno del uso de “staged authenticity” del deseo de atraer turistas. Como se mencionó en el articulo de Portnoy, la Calle Olvera es como un “Disneyland verison” de la cultura mexicana.

El Cholo también es un ejemplo bueno de “staged authenticity”. Inmediatamente cuando entré en El Cholo, una mesera me saludó en ropa tradicional, con colores vibrantes y muchas floraes. En las paredes estucas, hay muchas fotografías, en negro y blanco de inmigrantes mexicanos o personas famosas de México – que crean un sentimiento de una historia rica y positiva de México. En las paredes también hay murales con colores vibrantes de paisajes en México o señoritas bonitas con frutas nativas. Anuqué el menú de El Cholo tiene unos platos originales de cuando el restaurante empezó en 1923, el menú hoy consiste de muchos platos adaptados a las expectativas de no-mexicanos. Estos platos incluyen el uso de ingredientes tradicionalmente para celebraciones en México – no para cada día. También, unos platos incluyen ingredientes locales a California – no a México. En total, las cambias al menú son mas evidente que El Cholo ha adaptado a los expectativas de turistas y usa “staged authenticity” a crear un sentimiento de “Spanish Fantasy Past” en Los Ángeles.