La vida dual, taquitos duales (por Iris)

En las últimas semanas, visité varios establecimientos. Quiero discutir el contexto de los tres y compararlos, más de la idea de autenticidad. Usando la lente más grande de la influencia latina en Los Ángeles y vemos que los tres lugares tienen sus propias historias. Hay algo que podemos celebrar en cada lugar.

Cielito Lindo

Calle Olvera es un ejemplo de “staged authenticity” un tema en Comida Sin Par de Sylvia Ferrero. Había muchos carros llenos de recuerdos estereotípicos como sombreros, piñatas, y ponchos. Es evidente, este lugar fue creado para las turistas. Mientras los dueños de las tiendas hablaban español, la mayoría de los clientes eran turistas. Al final de la calle había un restaurante pequeño se llama Cielito Lindo. En el cartel colorido decía que los taquitos son los mundialmente famosos taquitos. Pedí la combinación numero uno que tenía tres taquitos con frijoles y queso. Estaba muy rico como la mayoría de la comida frita y el uso de la salsa de aguacate fue perfecto con la comida grasosa, fue ligera y refrescante.

El plato “combo” es comida fusión y el uso de queso cheddar no es autentico a México. Pero, estoy de acuerdo que es algo exclusivamente Angelino y por eso es autentico. Tal vez, no es un establecimiento donde van los inmigrantes, pero creo que la historia aquí lo hace autentico en su propia manera. Es la receta originalmente de 1930 y se comenzó a usar ingredientes locales y hecho a mano – de acuerdo con su sitio web. Es la representación perfecta de comida de la calle en Los Ángeles, una oda a los puestos de tamal. Si las turistas quieren aprender más de la influencia mexicana en Los Ángeles, pueden hacerlo. Los museos cuentan la historia de “white-washing” literal con el mural America Tropical por David Siquieros y está representado en la comida. Ferrero dice que “Mexican restaurateurs adjust their culinary practices and the image of themselves according to the expectations of non-Mexican diners. They adopt different attitudes towards their Mexicanness, play with the images imposed by the American society on their culture, and perform specific cultural traits to satisfy their customers’ expectations.”

Un aspecto importante de los inmigrantes es la necesidad de una vida doble. Es posible crear un espacio para celebrar sus propias tradiciones, pero también ser accesible a la mayoridad Angla. Es similar a los barrios chinos en ciudades grandes. Esta vida doble es la realidad para los inmigrantes. De esta manera, es auténtico en esta experiencia compartida.

El Mercadito

Cuando visité el mercado, me sentí tan nostálgica a los mercados asiáticos a los que estoy acostumbrada. Los sonidos del español animado, los olores de especias fragantes golpeando a mi nariz, las montañas caóticas de productos. Esto también es auténtico, pero más como un país latinoamericano. Era una tierra de sabores fuertes sin complejos. Me pareció mas práctico, con ingredientes indígenas a otros países para recordar a casa y también encontrar ingredientes extraños. Mientras Calle Olvera es un lugar que pone un espectáculo para encajar, en este mercado nosotros tuvimos encajar y hablar español. No se trataba de hacer la experiencia mas cómoda para los extranjeros.

Milpa Grille Y Gentrificación

Mi experiencia favorita fue visitar Milpa Grille en Boyle Heights. La dueña del restaurante pequeño es Deysi Serrano. El tema del restaurante es “descoloniza tu dieta” y de alguna manera es el mas “auténtico” porque usa ingredientes antes de la conquista, de la población nativa en México. La milpa es una técnica de cultivo con verduras como maíz, calabaza, y frijoles. Pero, también cuestiona la definición de auténtico. Tristemente, muchos mexicanos no comen una dieta mesoamericana y saludable. No es representativo, pero, es auténtico a formas más antiguas. Y por eso…también es auténtico. En un articulo de Mas de MX, dice que “no sólo eres lo que comes: lo que comes está reivindicando una forma de vida específica, que puede o no beneficiarte a ti y a los que te rodean.” Este estilo es político porque está reclamado tradiciones nativas, pero también introduciendo comida saludable y ingredientes de “alta california”. Es una versión ideal de gentrificación porque devuelve a la comunidad- trabajo por la comunidad y comida saludable.

Hubo una fuerte dicotomía entre los taquitos de Milpa Grille y Cielito Lindo. Mientras los taquitos de Cielito Lindo necesitan la salsa de aguacate para equilibrar el aceite, el sabor ligero de los taquitos a Milpa Grille vienen directamente de los ingredientes (no usar carne, las verduras frescas).

Weird Wave Coffee es un poco diferente. No está integrado en la comunidad, y el dueño parecía desinformado de sus vecinos…creo que tener un restaurante conlleva responsabilidad. Aunque entiendo que hay beneficios a presentar las personas más jóvenes y ricas a vecindarios como Boyle Heights, no pienso que los clientes de Weird Wave caminan a otros establecimientos. Es diferente a Grand Central Market que en el libro de Professor Portnoy, ella dice un restaurante como Sarita’s Pupusería, “no longer only attracts Latino diners looking for a quick, delicious meal, but also young hípsters and foodies in search of Los Angeles’ best pupusas.” Esto fue exitoso, pero Weird Wave Coffee no es la forma correcta de hacerlo…

Conclusión

Finalmente, pienso que cada lugar que yo discutí tiene autenticidad- la historia de “whitewashing”, los inmigrantes, o también nativos. Estos restaurantes/mercado son una representación de California y el Sur de los Estados Unidos. Todo es parte de “Greater Mexico” un tema por Américo Paredes. Toda la influencia en todas las formas es importante y necesita ser celebrada. Los Ángeles es un “glorious mosaic” de las palabras de Jonathan Gold. Como dice Deverall, “the hope is not going back in time, but in going into the future with a greater understanding of the past and our profound connections to it.” En lugar de discutir sobre la autenticidad, tomemos el tiempo para reconocer y respetar el origen de cada lugar.

Chichen Itzá – Nueva Comida Pero Nostálgica (Iris Yao)

Chichen Itzá es un establecimiento cerca de la universidad. El restaurante abrió en 2001 con chef Gilberto Sr. Cetina y su familia quien emigraron de Yucatán. Con muchos premios y menciones en revistas como LA Weekly y LA Times, además está en la lista de cien y uno mejores restaurantes de Jonathan Gold, estaba muy emocionada a comer allí. Escondido detrás de la calle popular, es un mercado lleno de comida étnica, Mercado la Paloma.

Fuera del mercado

Antes de ir, investigué mucho sobre la comida tradicional de Yucatán y el restaurante también. Yucatán está en la región sureste de México, es una península que tiene una historia de influencia de grupos como Maya indígena, los europeos, y también países como Líbano! Por eso, hay una diversidad en los ingredientes y variedad de platos. Ingredientes nativos del terroir de la península son pavo, tomate, chiles como el habanero, y maíz. Pero, cuando los españoles fueron a la península, trajeron puerco y naranjas de Sevilla. También, muchos ingredientes son muy tropicales y hay mariscos frescos. Esta combinación de ingredientes es muy única a la región.

Preparaciones típicas incluyen pibil que la palabra “pib” significa un horno maya tradicional. Es donde la comida está enterrada en una hoja de plátano. Muchas comidas tienen un color distinto porque el uso de la especia achiote que hace que la comida se tiñe de naranja y tiene un sabor ahumado y un poco dulce.

Cuando llegamos, el mercado fue lleno de gente. El almacén restaurado se sintió animado con luz cálida, colores brillantes, y música española y relajante. Finalmente, entendí porque se llama un mercado. Había una mezcla de puestos de comida y pequeñas tiendas. Los comensales eran definitivamente una combinación interesante. Había familias de la comunidad quien hablaban español animado, turistas entusiasmados mirando a Yelp, y estudiantes de USC quien querían una cena rápida. Pero, había algo hermoso en esta cafetería humilde – personas de orígenes diferentes disfrutando comida deliciosa. Pienso que este lugar simboliza una utopía de la comunidad de South Central.

Esperamos para pedir comida por cinco minutos, pero me encanta este estilo porque puede practicar español con otros visitantes y también tiene tiempo para analizar el menú. Después, nos sentamos en una mesa larga con otras personas y me sentía nostálgico como si estuviera en la escuela secundaria.

Fuimos con dos amigos y por eso pedimos muchos platos. Primero yo pedí el agua de chaya. Mi primer pensamiento…jugo verde… que es muy popular en Los Ángeles. El color es como una esmeralda. Lo probé, y fue aromático y afrutado. Después, un poco dulce, pero en una manera sutil. Finalmente, un agradable sabor amargo que hizo una bebida equilibrada. Era muy refrescante para enfriar el calor creciente de la salsa de habanero.

Después, un plato de “kibis” que es un aperitivo del Líbano. Tres discos fritos de carne con coberturas coloridas de cebollas rosadas y repollo en vinagre. Mientras visualmente no era tan especial, mi primer bocado fue sorprendente. Aunque fueron fritos, fue duro y suave (primero, el crujido, seegundo, el interior esponjoso, aireado, como una nube). El vapor escapó de mi boca porque los kibis fueron frescas de la freidora. Después, hay un poco sabor de menta y el fuerte sabor acido y refrescante de la cebolla y corteza. El chef hizo que la comida frita se sintiera ligera y saludable.

Este tema de frescura y equilibrio continúa en los panuchos. Rápidamente, yo comí estos porque los hermosos colores (el color rojo del tomate, rosado de la cebolla, verde de la lechuga y el aguacate). Era muy apetecible y una comida callejera, de repente, se sintió como una comida completa. Es la definición de la opulencia, pero también fue equilibrada – la tortilla crujiente con ricos y cremosos frijoles negros emparejada con lechuga así que la tortilla se queda duro. El pollo desmenuzado fue más seco, pero la cremosidad de los frijoles y el aguacate fue perfecta en combinación. Finalmente, el sabor acido y dulce de la cebolla y el tomate refrescó el paladar para querer más y más. ¡Es simplemente el bocado perfecto!

También probé el famoso cochinita pibil en la forma de los tacos. El oler fue fuerte con especias ahumadas y afrutado también. El puerco desmenuzado nadó en su proprio jugo. Tomé el primer bocado y el jugo cayó por mi barbilla. ¡Tan sabrosa y suave! Es un plato tan simple que solo tiene tres componentes (la tortilla, el puerco, y la cebolla). Pero, cada uno fue hecho bien. La atención a los detalles me recuerda a la comida de mi mama.

Vi tantos temas de la clase a través de esta experiencia. Primero, regionalismo en México. La comida de la región de Yucatán es diferente de otras regiones. Por supuesto hay elementos similares como la tortilla de maíz, pero con un sabor tropical y influencias diversos. ¡Quiero explorar más comida regional!

Pienso que también es un ejemplo del problema con el tema de autenticidad. La historia de la comida de Yucatán es una historia de fusión, como los kibis de Líbano. Como dice Ken Albala, el autor de Three World Cuisines, “To claim a single “correct” form of any dish is to suggest stopping evolution; it is to destroy the very process that brought the dish into being in the first place.” Chef Gilberto crea una experiencia autentica porque es una experiencia como comer en su casa con sus tradiciones y ingredientes mejores y frescas. Por supuesto, hay sus propias nuevas adiciones, pero como dijo Wes Avila “I grew up in Los Angeles. This is the way I am cooking, so it’s authentic to me. I am being true to myself.”

Cuando yo estaba comiendo con esto grupo diverso en el mercado, pensaba que quizás, crear comida que todos pueden disfrutar es algo más grande que la autenticidad.

Iris Yao

IMG_0839

Hola! Me llamo Iris y soy una estudiante de cuarto año. Estoy estudiando biologia con un menor en Español y estoy aplicando para escuela de medicina ahora. Creo que la comida y la salud están conectadas también. Me encanta la cultura de comida en Los Ángeles y quiero aprender más!