A Closer Look at the Ingredients: An Exploration of Cultural Appropriation through a Sub-Par-Food Riot and Elotegate

Por Victoria Martinez

During my time at USC, I have had many opportunities to not only engage with different cultures but develop an understanding of my place in such a beautifully diverse world.  I have come to understand how and why certain lines of respect are drawn in the sand and how best to operate in diverse spaces.  Because of this diversity, I have been fortunate to engage in discourse, both in and out of the classroom, about cultural appropriation and “ownership,” if you will, regarding cultures.  Distinctions regarding definitions can be difficult and fluid, however, I operate with the definition that cultural appropriation involves a lack of context of a culture’s history and/or a “caricature-istic” approach to the specific item of appropriation.  Lack of understanding or wanting to understand is key in instances of cultural appropriation.  Using a cultural item as a gimmick removes the history of that culture from the item with no consequences to the accused.  For example, as explored through the art of black vernacular dance course and additionally through Triglia’s “Apropiación cultural, o la usurpación de elementos étnicos: ¿un problema real?”, Miley Cyrus and her association to twerking.  The argument can be made that she was culturally appropriating that style of dance for her benefit (ie popularity, relevance, etc.) and when it no longer suited her image, she cut ties easily and returned to a brand that suited her.  What was left behind, however, was the history of a culture’s struggle to remove negative stereotypical ties placed on them.  There are prejudices that are perpetuated in society connected to the black female body that black females cannot simply disassociate from.  By using a troupe of the twerking black female bodies in her videos, she perpetuated this prejudice which she has now removed from herself.  Her transgressions will not, however, evade the bodies she used, and the prejudice is perpetuated.  Cultures are not costumes.  In the same breath, it would be inappropriate to throw on a sombrero and fake mustache on Cinco de Mayo because (aside from being an inaccurate representation) it diminishes the experiences of that race operating through the world with stereotypes that cannot be physically removed.

This brings me to my current conversation regarding cultural appropriation and food.  With the help of some important articles, we can come to understand the boundaries in the culinary space. 

In Godoy and Cho’s, “When Chefs Become Famous Cooking Other Cultures’ Food,” they pose the question “What is lost, if anything, when you eat a cuisine without connecting to the culture behind it?”  I would venture to state that maintaining respect for a culture through the food is the highest level that you can connect to the culture without being born into it.  People do not have a say what they are born as, but as long as their culinary choices remain faithful and humble to a culture, then why shouldn’t they be allowed to practice a particular cuisine.  Bayless who, according the Godoy and Cho, has travelled extensively throughout Mexico learning and even mastering Spanish is demonstrative of his commitment to the cuisine of Mexico.  Nevertheless, Bayless is still profiting from this cuisine and is not hindered in his success because of his race.  For these reasons, I would not venture to call it racism, as Bayless regards it, because racism is given from a position of power of which minorities are not.  I do, however, think that this level of exclusion is unacceptable. 

I agree with Bayless’s sentiments that not all translation is a product of colonization and would extend this to clarify that translation is a product of globalization.  As mentioned in my previous blog, I do think that fusion food allows room for interpretation of traditional dishes.  This was centered around the idea of globalization which is the process of taking ingredients, recipes, or style of cooking beyond the borders of its countries origin and spreading it around the world.  I mentioned that, “During this process the original cuisine may be changed due to lack of availability of an original ingredient or a different interpretation of the recipes.  Changing something cultural can be tricky.  You want to keep the integrity of the dish and culture while exploring and incorporating new possibilities.  Not everyone will agree with your interpretation or deviation from the original but if you maintain respect for the dish it will come across through the food.”  This concept of globalization directly connects to traducción because things are lost in translation.  Translation maintains the essence of the original message, but not the exactness.

The “scandal” at Oberlin college is a perfect example of the relationship between translation and exactness. Someone would be completely justified if they expressed that a certain dish was lacking in their opinion because it was not more traditional because personal preference is still an influencing factor in deciding taste and quality. But I do not think that limitations regarding ingredients, which is probably the case in most dining halls, is grounds for deeming a dish as cultural appropriation.  Dining halls are concerned with price points at the end of the day and not maintaining the cultural integrity of the dish.  As a means of diversifying the menu, dining halls might include more cultural options, but most likely never at the expense of costing more than any other meal.  It might be more apt to label all dining food as inauthentic, but I think that has more to do with the layout of cafeterias than with microaggressions.  I feel for students, such as those from Oberlin College who, according to Friedersdorf in “A Food Fight at Oberlin College,” were disheartened at the disrespect given to dishes that meant so much to them, but my condolences only extend so far.  At a certain point, I believe that dining halls, even if not appropriately labeled as such, are not meccas of traditional cuisine.  If the students were promised a certain level of cuisine, then by all means they should receive it, but if this agreement only extends to having food available then the grounds for this case dissolve into quick sand.  In my personal experience, I was never under a delusion that Everybody’s Kitchen at USC would serve the perfect Cubano.

In the case of Kooks Burritos, as described in Japhe’s “Algunos chefs hablan sobre la apropiación cultural en medio del caso Kooks Burritos,” this is a clear event of cultural appropriation.  The main red flag is the loss of context and history of the culture.  As stated in an interview, one of the owners confessed to watching other women cooking burritos through a window.  This physical window of learning turned theoretical as evident in their chicken and waffle burrito.  There is mimicking without the wholistic understanding of the cuisine which present on the menu and in the flavor.

One of my favorite discussion of cultural appropriation and food can be found in Portnoy’s Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles through the scandal of “Elotegate.”  Elotegate was coined by Lucas Peterson, who received negative backlash for “columbusing” or appropriating something that has been established as “discovering it.”  He wrote an article about Timoteo, an Elote Man in Lincoln Heights which brought an influx of people to try something new to them but established to the community.  Columbus, as studied in history, left the people he “discovered” with disease and ruin.  Peterson on the other hand helped, through a mutual agreement not present in the historical example, Timoteo gain so much popularity that his stand often closes early from selling out.  If the agreement was mutually beneficial, I do not think that there should be this much contention.

This brings me to a final reflection of the food trucks and restaurants I have explored this semester.  I can definitively say that these adventures have mostly brought me to places that maintain respect for both the culture and the cuisine presented, including the fusion food truck.  Although, that is not to say that I have not had inauthentic encounters with food.  On USC’s campus there is a café that serves what is listed as a “Cubano.”  On my first encounter, I was floored that I had not found such a meal sooner and excited to get a taste of what I thought would be mostly authentic.  I unwrapped the sandwich under the wasteful amount of paper wrapping to reveal a sub-par Cubano.  I was ever so slightly disappointed, but still excited that the option was present on a campus too far from a better version.  I, unlike the student at Oberlin, realized that meal was a result of limitation in accessibility of cheap ingredients that would make for a better version, not an example of cultural appropriation.  These examples are more readily accessible in establishments such as Taco Bell who cut almost all ties to Mexican cuisine in creating a “Mexican American” chain.  All context and history of cuisine is separated from the Crunch Wrap Supreme; instead, the focus is placed on the iceberg lettuce and always frozen, never fresh ground beef.  Maybe one day, food on college campuses will be hotspots of gastronomy teeming with authentic cuisine, but until then I will take another Cubano.

Buen Provecho: “Tacos de Los Angeles”

Por Victoria Martinez

Llegar en frente de la lonchera de Kogi BBQ estacionado en Abbot Kinney en Venice, es una experiencia única de Los Ángeles.  Tenía que tomarme el tiempo de viajar para probar la comida del camión que inició una revolución en la industria alimentaria especialmente porque comenzó en Los Ángeles.  Al crecer cerca de Los Ángeles, he tenido muchas experiencias con loncheras.  Sin embargo, nunca me acerqué a una lonchera que también tenía un equipo de filmación que ya estaba tomando un video de la comida y dentro del camión.  La anticipación era casi demasiado para soportar debido a la notoriedad presente en la voz de mi profesora cada vez que hablaba la palabra “Kogi”. Sin demasiada persuasión, convencí a mis dos mejor amigas para que fueran conmigo.  Mis amigas son Angelinos y obviamente habían oído hablar del camión.  Ya había mirado el menú antes y decidí comprar una variedad, así que pedí el “Blackjack quesadilla” y un “world famous short rib taco”.

Desde el momento en que ordené, pude reconocerlo como un espacio donde todos eran bienvenidos.  Desde las calcomanías en el camión hasta la confianza de mi amiga para dejar su nombre real “Sarahi” en lugar de decir característicamente “Sarah”, para evitar la confusión de los nombres de las personas.  Este era un lugar para que la gente viniera a disfrutar estrictamente de una excelente comida.  Cuando recogí mi orden de la ventana, me sorprendió el tamaño de las porciones.  No es atípico en Los Ángeles gastar dinero en comida y las porciones no coinciden con el precio, sin embargo, este no fue el caso. Mis amigas y yo nos reunimos alrededor de un banco cercano para comenzar, en paz, nuestro viaje de fusión coreano-latino y observamos cómo pasaba la gente de Venice.  Comencé con el “short rib taco” y no me faltó nada.  Empezando con los crujientes “chili soy Kogi slaw” y la dulzura de la costilla corta y llegando al transporte perfecto de una tortilla de maíz, finalmente sentí que entendía el significado de la comida de fusión.  Su propósito es reunir diferentes cocinas para formar una unión feliz donde se puede encontrar las mejores partes y una pareja no sea más importante que la otra.  Después del “short rib taco”, pasé al “Blackjack Quesadilla”, que fue una experiencia interesante.  El menu describe este quesadilla como “Caramelized onions and spicy pork married together with melting cheddar and jack cheeses. Each side of our massive flour tortillas is grilled until it gets as crispy, tender and pliant as a great Neopolitan pizza before being ladled with citrus-jalapeño-roasted-garlic salsa verde.” 

Quedé hipnotizado por la salsa verde.  Hace poco declaré que prefiero el verde sobre el rojo, por lo que esta salsa fue muy importante para mí.  Cuando di mi primer bocado, me abrumaron gratamente los sabores inesperados.  El perfil de sabor de este plato es demasiado para contener en una oración.  Me di cuenta de que la salsa no era como esperaba y describiría más como una “sauce” que como una salsa.  Sin embargo, no me decepcionó.  Los sabores picantes de la carne y el ajo se combinaron con la dulzura de las cebollas caramelizadas que se prepararon para una tarde especial.

Después de leer más sobre el camión en un artículo titulado “Roy Choi, Ricardo Zárate y Pacific Fusion Cuisine en Los Ángeles” por Portnoy-Pilcher, estaba ansioso por reflexionar sobre mi experiencia y el lugar de este camión en la historia de Los Ángeles.  Encuentro el lugar de Kogi en esta generación extremadamente fascinante.  Como se menciona en el artículo, “The Kogi trucks thus became a beacon for a generation that could no longer afford the fancy restaurants that had defined status in the pre-crash era but yearned for a similar form of distinction.”  Este lugar en la industria de los restaurantes se solidifica para siempre porque las generaciones más jóvenes pueden apreciar este cambio en el enfoque de los restaurantes de lujo a los lugares de comida de moda.  Por supuesto, es crucial mencionar la negación histórica de Kogi de ciertas poblaciones de Los Ángeles.  El sociólogo Oliver Wang presentó datos que revelaron de 2009-2011, la ruta de las loncheras evitó gran parte del sur y el este de Los Ángeles.  Uno no puede ignorar que las áreas evitadas no fueron excluidas de algo que se proclamó conexiones tan fuertes con LA; sin embargo, ha habido avances recientes para mejorar la circulación de las loncheras a todos los partes de Los Ángeles.  De acuerdo con su programa de loncheras, estos hábitos han mejorado ligeramente con la inclusión de áreas como Hawthorne, cerca de USC y Carson.

En The Migrant Kitchen, Bill Esparza menciona que “immigration has shaped our cuisine. Los Angeles really has its own cuisine that is defined by all the people that have come here.”   Esta es una hermosa manera de describir el concepto de globalización.  La globalización es el proceso de tomar ingredientes, recetas, o estilos de cocina más allá de las fronteras de origen de sus países y difundirlos por todo el mundo.  Durante este proceso, la cocina original puede modificarse debido a la falta de disponibilidad de un ingrediente original o una interpretación diferente de las recetas.  El proceso de cambiar algo cultural puede ser complicado. Es importante que se mantenga la integridad del plato y la cultura mientras explora e incorpora nuevas posibilidades.  No todos estarán de acuerdo con un interpretación o desviación del original, pero si mantienes el respeto por el plato, llegará a través de la comida.

Reflexionar sobre la cocina de Los Ángeles requiere comprender el concepto de globalización porque el concepto es tan integral a la cocina de Los Ángeles.  En esta ciudad, los restaurantes se reúnen para celebrar la singularidad de sus residentes a través de la comida.  Hay restaurantes que se trata de representar solamente la variada de las cocinas tradicionales de las diversas personas en esta ciudad y también hay restaurantes que tratan de combinar diferentes interpretaciones con ingredientes, pero ambos estilos son igualmente de Los Ángeles.  Por esta razón, Grand Central Market es una representación física de la globalización que se produce en Los Ángeles.  Nuestra clase tuvo la oportunidad de visitar algunos de los “legacy tenants” y ser testigo de la diversidad dentro de un lugar físico.  Tenían lugares que servían moles tradicionales y al otro lado del pasillo había un lugar moderno para el desayuno.  Esta mezcla de ideas y patrones es algo único en esta ciudad.  La representante de Grand Central Market destacó su prioridad para mantener la variabilidad y, aunque puede parecer dudoso porque los lugares modernos son más lucrativos, la intención de preservar el espacio, como una mezcla de culturas demuestra su singularidad como entidad.  En contraste, El Mercadito en Boyle Heights era un espacio más tradicional con menos globalización de lo que se encuentra en otras partes de la ciudad.  Sin embargo, lugares como estos le recuerdan a los Angelinos las raíces de la ciudad.  Al igual que hay espacio para los lugares de fusión, es necesario que queden espacios que preserven la tradición, o Los Ángeles perderá algunas de las partes más especiales de la ciudad.

Un Orden de Familia

Por Victoria Martinez

Es fascinante que, simplemente al asociarnos con una categoría específica, cambiamos la forma en que las personas nos ven. Cosas tan pequeños como el lugar donde nacimos o la cultura de nuestra familia, pueden dar a los demás una impresión de nuestra crianza y tal vez incluso de la forma en que vivimos ahora. Personalmente, he enfrentado  diferentes personas con ciertas presunciones una y otra vez a través de lo que se convierte en el juego de adivinanzas titulado “¿Qué eres?” He podido simplificar esta conversación a lo largo de los años y tal vez a costa de dar por sentado cómo cada parte de mi identidad realmente me moldea.

Yo nací en Glendale, California, y crecí en West Covina, California, pero mis padres nacieron y crecieron en Los Ángeles. Mi padre es de descendencia cubana y mi madre tiene raíces mexicanas y salvadoreñas. Me identifico como una católica practicante que fue influenciada por mi educación en la escuela católica tanto en la escuela primaria como en la secundaria. Después de leer “Vivan Los Tamales,” comencé a pensar en cómo reconciliar algunas de las ideas presentadas en mi propia vida.  Me conmovió mucho cuando Pilcher menciona que la comida puede “construirse así en un sentido de comunidad dentro de la cocina” y que la comida es “la ideología abstracta del nacionalismo.” Por supuesto, yo antes había asociado la cultura con la comida, pero nunca me había imaginado que pudiera tener tanta importancia, siendo una de las ideologías del nacionalismo. Entonces comencé a reflexionar sobre los platos de mi identidad. Habiendo tenido la experiencia única de una identidad diversa, pasé un tiempo reflexionando sobre el papel que la comida había desempeñado en las celebraciones de momentos importantes y en la vida cotidiana. Pensé en cómo mi abuela cubana pasa todo el día preparando y asando una pierna de puerco para que todos disfrutemos el dia de Nochebuena. También pensé en la importancia de los tamales que mi mamá nos da en la temporada navideña.  Finalmente, me acordé de las tardes de los domingos con mi abuela salvadoreña, cuando nos reuníamos en torno a su mesa y nos recibía con una cantidad interminable de pupusas. Todos estos platos fueron tan importantes para momentos específicos de mi vida y siguen siendo un recuerdo de la familia, incluso cuando estoy lejos de casa. Estos platos no solamente me habían conectado con mi herencia, sino que también me conectaban con otras personas que comparten los mismos recuerdos familiares.

Me doy cuenta de esta conexión con otros cuando voy a nuevos restaurantes que ofrecen platos que están tan cerca de mi corazón.  Cuando veo el mismo amor y cuidado que alguien pone detrás de la comida que he visto desde una edad temprana, hace que la comida sea más especial. Este sentimiento se produjo cuando visité recientemente Sarita’s Pupuseria, uno de los puestos heredados en Grand Central Market. Incluso antes de llegar a la ventana, estás inmerso en la experiencia y puedes ver el proceso inicial de corte del queso.  El señor que cortaba el queso era tan amable que se ofreció a posar para la cámara. Se podría decir que le apasionaba la comida que estaba creando. Después de llegar a la ventana, me saludó un señor que llevó a cabo el pedido en una rutina que mostraba que vender pupusas era más una pasión que trabajo. Este lugar realmente trata de brindar una experiencia salvadoreña saludable al producir un plato central nacional.  Avancé hacia la ventana de entrega y esperé pacientemente cuando vi que el arte de la pupusa se desarrollaba ante mis ojos. Vi a la señora trabajando detrás del mostrador rellenando cada pupusa con queso y todos los adornos, aunque solo pedí la mía con queso. Vi cómo se calentaban las pupusas en la parrilla cuando el queso comenzó a explotar desde dentro. Después de crujir y casi caramelizar las pupusas, me sirvieron ambas con un lado de curtido.  El fuerte contraste del vinagre con el sabor graso y sabroso del queso crea un equilibrio único que nunca perderá su singularidad. Me senté y disfruté de lo que fue una comida reconfortante para mi, mientras los demás clientes que estaban a mi lado se enamoraron de su primera pupusa. Este momento me hizo reflexionar sobre la lectura de E.N. Anderson con respecto a la comida que trasciende a los internos. Las recetas viajan con la gente y es más fácil introducir alimentos en nuevas regiones que en otras partes de una cultura.  La mayor habilidad para mezclar la cultura se puede encontrar en la cocina. Creo que se consideraría que Sarita está en el lugar perfecto debido a su ubicación en Grand Central Market. El local no solo está ubicado en una de las ciudades más pobladas, sino que se encuentra en una región que, aunque tiene clientes de bajos ingresos, también recibe visitas de los miembros más adinerados del área de Los Ángeles. Creo que para ser clasificado como periférico, la ubicación estaría más alejada de una ciudad o en un lugar con menos acceso a alimentos.

Finalmente, como con todos los restaurantes que hemos discutido este año, me enfrento a la cuestión de su autenticidad. Anteriormente había definido la autenticidad en mi primera publicación de blog y la segunda publicación de blog como algo intangible que se crea social y personalmente. Seguiría calificando el respeto por la cultura y la tradición del plato para que sea más importante que recrear la receta exacta en términos de autenticidad. A la luz de esta definición, sin duda calificaría a Sarita’s Pupuseria como auténtica. No solo mantienen un respeto por la cultura de El Salvador, sino que también mantienen su lealtad a los ingredientes y al proceso de creación de pupusas como una forma de arte.


Mesa Para Dos: La Autenticidad y La Gente

Por Victoria Martinez

Ante el desafío de cuestionar mi definición de autenticidad, salí para mi segunda publicación de blog.  Elegí ir a “El Cholo” original en Western Ave y tomarme un tiempo para analizar dónde se encuentra este restaurante en el espectro.  Nunca había visitado este lugar y estaba interesada en compararlo con las otras ubicaciones de la cadena. Mi amigo y yo llegamos al restaurante y al entrar lo primero que encontramos fue una vitrina con varios artículos.  Se podían ver pequeños sombreros, platos de “estilo tradicional” de México, maracas, un bailarín folclórico y algunos de los productos que el restaurante vende con su logotipo, como camisetas y gafas. Fue como si me presentaron lo que El Cholo consideraba como una de las piezas más representativas del restaurante.  El restaurante había decidido que estas piezas servirían para darle al visitante una pequeña visión general de la cultura mexicana. Evidentemente, mi análisis de la autenticidad comenzó antes de lo esperado. Empecé a mirar a mi alrededor y observé que las paredes estaban cubiertas con fotos antiguas de chefs, miembros del personal anteriores, famosos que habían comido en el restaurante, y un cartel que narraba la historia del establecimiento, así como las seis generaciones de familiares que el restaurante tiene. La pieza más impresionante fue la lista de empleados que habían trabajado allí durante más de 20 años (17 personas). Sentí como si me estuvieran vendiendo la experiencia de autenticidad antes de sentarme y mirar el menú.

Mientras caminaba por las cabinas hacia mi mesa, vi a una multitud muy diversa. Una audiencia más madura que de la que una estudiante universitaria promedio está acostumbrada a encontrar. Me pareció interesante notar que muchas de las personas que comían no parecían ser de descendencia hispana. Finalmente, después de estar sentados, se nos presentó el menú, y después de cada plato enumeraba la fecha en que el plato se agregó al menú. Pensé que era una táctica interesante del restaurante–sugiriendo la edad del  “Spanish Café” para convencer al cliente de la autenticidad. Decidí seguir el juego y ordenar uno de los platos más antiguos del menú, el “Chile con Carne” instituido en 1923 y descrito como “tender beef, traditional chile sauce, tortillas, and guacamole.” También pedí una tortilla hecha a mano que en el menú solo estaba disponible para tortillas de harina. Cuando finalmente salió mi plato, me di cuenta de la proporción que tendría dos comidas debido al tamaño del plato. La mayoría de las piezas de carne eran muy tiernas y la salsa de chile era muy sabrosa. La tortilla era tan grande como mi plato y era fácil decir que la tortilla estaba fresca. Creo que la edad de la lista en el menú había creado mis expectativas sobre el sabor, sin embargo, lo vi como simplemente una comida bien hecha. Mientras esperaba el cheque, no pude evitar notar una señal en nuestra mesa que denota “Don’t say ‘I don’t care for Mexican food” until you’ve tried the finest. There IS a difference.”  Esto me hizo pensar en mi tarea actual, definiendo la autenticidad.

Comenzando con el concepto de Deverell de blanquear en “adobe blanqueado,”  me pregunté si los restaurantes como El Cholo estaban siendo blanqueados o si eran restaurantes como El Cholo que blanquean la cocina mexicana. Esta es una pregunta difícil de responder. Como describe Deverell, “by the late 1920s, Americans had “leveled” Los Angeles, manipulating the Mexican past and the Mexican population in countless ways.” Si bien creo que la familia que inició El Cholo comenzó con la pura intención de servir buena comida mexicana durante el desarrollo de la ciudad Los Ángeles. Sin embargo, creo que se vieron obligados en algunos puntos del negocio a cambiar su imagen para que se ajustara a una demografía más blanca como evidencia en el nombre “café español” para un restaurante mexicano. Este restaurante se estableció en un momento en que los mexicanos estaban siendo silenciados, por lo que intentaron reunirse en el medio. Algunas de las recetas e ingredientes fueron adaptadas para cumplir las expectativas de la zona de ubicación y los nuevos clientes.

Teniendo en cuenta que este restaurante fue creado en un momento de blanqueo, ahora me tocó discernir su autenticidad. Recordando el artículo de la profesora Portnoy, “Good Food and the Problematic Search for Authenticity,” anteriormente había definido la autenticidad en mi primera publicación del blog como algo intangible que se crea social y personalmente. Calificaría que el respeto por la cultura y la tradición del plato sea más importante que recrear la receta exacta en términos de autenticidad. Además, Ferroro discute en “Comida Sin Par. Consumption of Mexican Food in Los Angeles: Foodscapes in a Transnational Consumer Society” un concepto que me parece extremadamente interesante. Ella discute ciertos restaurantes mexicanos de Los Ángeles que “patricipate in the construction of the mythology of Spanish missions, the Mexican revolution, or the rural ancestry of Mexican culture and invent a tradition that becomes a symbol of cultural voyeurism.”

Este concepto se describe como “staged authenticity” y creo que se aplica perfectamente a El Cholo. Cambiaron “su identidad cultural y étnica” para adaptarse al paisaje de Los Ángeles. No me atrevería a decir que El Cholo es un auténtico restaurante mexicano, pero diría que El Cholo es una auténtica representación  de la cultura de Los Ángeles en el momento en que fue establecido.

Ahora, por supuesto, no podríamos ver restaurantes como El Cholo o Cielito Lindo de forma independiente, porque los tiempos han cambiado así como lo que se considera auténtico a Los Ángeles. Comencé a reflexionar sobre el tiempo que pasé en Mariscos Jalisco y El Mercadito de Los Ángeles. Todos estos lugares se encuentran en la misma ciudad, sin embargo, representan la cultura de maneras diferentes. Los comerciantes en El Mercadito de Los Ángeles no estaban tratando de vender una “experiencia auténtica mexicana.” Estas personas estaban vendiendo cosas que hicieron bien y que son importantes para ellos. Pienso en la mujer en la panadería que vende sus productos horneados con orgullo porque ella misma los hizo. También pienso en el propietario de Mariscos Jalisco que dio la bienvenida a nuestra clase como si fuéramos parte de su familia. Son estas interacciones genuinas de personas conectadas a través de la comida lo que hacen la autenticidad. Ese es quizás el mejor uso de la palabra, no solamente una descripción de una cocina, que pueda ser  “auténtica” para Los Ángeles, aunque no tenga el mismo significado en México. La conversación de autenticidad debe centrarse en los motivos genuinos para servir a las personas con buena comida, con respeto, y con orgullo.

Una Aventura Local: “Ven conmigo al Mexicano”

Por Victoria Martinez

El sábado pasado por la noche, convencí a dos de mis mejores amigas que me  acompañaran en una aventura nueva en un lugar desconocido, pero cerca de un lugar familiar, el Baldwin Hills Cinemark.  Esta aventura tuvo lugar en el “Mexicano,” establecido por los Chefs Jaime y Ramiro. Habíamos pasado por este restaurante tantas veces en el pasado y finalmente decidimos investigar después de un suave empujón por la necesidad de elegir un lugar cerca de la USC para mi primera publicación en el blog.

Al llegar, parecía que este restaurante era un sorprendente y marcado contraste con las tiendas vecinas en el centro comercial.  Sentí como si estuviera caminando en una hermosa casa más que en un restaurante. Recibidos por una fuente de jardin y un anfitrión amable, nos sentamos y nos rodeamos rápidamente con hermosas e interesantes decoraciones que promovieron la sensación de un hogar elegante más que un puesto de comida informal o un restaurante formal y rígido.  El mesero era muy atento, sin embargo, no tenía mucho conocimiento de la cocina que él estaba tan orgulloso de servirnos. Sirvió el aperitivo en la mesa de totopos decorados con frijoles y jalapeños y zanahorias picantes en escabeche. Compartió con nuestra mesa que estos platos estaban inspirados de platos de Guadalajara y nos hizo recomendaciones sobre platos populares, no necesariamente tradicionales.  Por lo general, suelo ordenar algo familiar en el menú, pero quería hacer el esfuerzo de probar algo nuevo.

Luego de tomarme un tiempo para revisar las opciones, elegí el chamorro adobado que se describió en el menú como “Beef shank, slow-cooked with guajillo marinade. Served with seasoned beans, white rice, and spicy onion and herb sauce.”  Pedí un lado de tortillas y el mesero me aseguró que estaban “hechas en casa.” Para obtener más información sobre la cocina en la que nos servían, investigué algunos de los platos tradicionales de Guadelajara. Aprendí sobre birria, que tradicionalmente se prepara con cordero o cabra con los sabores de los tomates y especias mexicanas.  También es popular en Guadalajara la “carne en su jugo,” caldo hecho con pequeños trozos de carne jugosa. Me quedó claro que el estado de Jalisco es famoso por la carne cocida a fuego lento con marinadas extremadamente jugosas y me alegro de haber conseguido una pequeña muestra de esta tradición.

Cuando llegó mi plato, el escabeche roja brillante que vestía la carne capturo mi atención inmediatamente.  Llamó la atención de la mesa debido al atrevimiento que sugería de todo el plato. Recogí con entusiasmo mi tenedor y cuchillo para comenzar a construir tacos con las tortillas y me sorprendió lo que descubrí.  Al rebanar la carne, descubrí que simplemente se deshizo, como lo hace la carne asada a la perfección. La carne de res cayó del hueso en mi plato ante de mis ojos mientras me preparaba para dar mi primer bocado.  Lo que vino a seguir fue sorpresa atrás de sorpresa. Como mi nariz había detectado, la carne no era picante como había sugerido el menú. En cambio, me recibió un cálido bocado extremadamente sabroso y jugoso. La marinada que cubre el plato sirvió como un excelente aderezo para un taco improvisado que preparé.  El arroz con el que venía el plato me sorprendió, ya que no era el “arroz mexicano anaranjado” que estaba tan acostumbrado a ser presentado en otros restaurantes mexicanos. Los frijoles del lado tampoco eran como lo había imaginado con una consistencia más acuosa de lo esperado, sin embargo, eran deliciosos.

En los términos de autenticidad, hay un plato mexicano preexistente llamado chamorro adobado.  El plato que se sirve en “Mexicano” utiliza ingredientes mexicanos tradicionales y, según la mayoría de las cuentas, se encuentra en la categoría de auténtico.  Sin embargo, como se explica en “Good Food and the Problematic Search for Authenticity,” Profesora Portnoy describe los intangibles de la autenticidad. La autenticidad es creada social y personalmente. Entonces, aunque el restaurante está en un área más comercial, creo que los chefs se proponen honrar el plato, así como la tradición y la cultura de Jalisco. En mi opinión, el respeto por el plato y la cultura es más importante que duplicar una receta exactamente. La comida junto con el ambiente y la música del restaurante hicieron que la experiencia fuera auténtica.

Mis amigas ordenaron las enchiladas de pollo y flautas.  Mi amiga que ordenó las enchiladas de pollo dijo que eran una de las mejores que ella ha probado, mientras que mi amiga que pidió las flautas deseaba que tuvieran una salsa más picante que ofrecer.  Para el postre, pedimos el flan de tres quesos según la recomendación del mesero, que tenía una consistencia más espesa que un flan tradicional y mucho más cremoso. Al final de la comida, estaba tan llena con mi plato principal que me quedaba poco espacio para el postre.  Todo lo que podía hacer era reflexionar sobre una noche especial con amigos y la nueva comida que había encontrado. Sin duda recomendaría este restaurante para noches especiales debido al precio, pero asegúrate de llevar tu apetito.