En Momentos Como Este…

Por Victoria Friend

En su entrevista para 60 Minutes, el cocinero José Andrés dice que “in moments like this, inequalities manifest themselves exponentially”. Según él, hay un montón de problemas que ha manifestado durante este tiempo de pandemia, pero uno de lo mas importante es la falta de recursos y comida por la gente marginalizada o la gente viviendo en pobreza. El sistema de suministro de alimentos funciona como una línea de domino – si hay un problema en parte de la línea, este crea un problema por toda la línea. Sin la función de los restaurantes, no hay demanda por los granjeros y agricultores. Sin la función de los granjeros y agricultores, hay problemas de suministro por los supermercados. En todos casos hay problemas por la gente marginalizado porque no tiene el privilegio o recursos suficiente (que Anderson Cooper describe como un “social safety net”) para sobrevivir sin trabajo o buen suministro de alimentos. Esta idea de desigualdad se repite en el enlace “El Racismo en el Sistema Alimentario” – dice que el sistema capitalista funciona con el propósito de “concentr[ar] el poder en manos de una minoría privilegiada y distrib[uir] desproporcionadamente las ‘externalidades’ sociales y ambientales a grupos raciales estigmatizados.” ¡Aun más verdad en este tiempo de pandemia! Para bien o para mal, esta pandemia está revelando los problemas con nuestro sistema. Para mal porque hay millones de personas que está sufriendo, especialmente por gente de color, y especialmente con la pierda de trabajos en la industria de los restaurantes. Regresando al enlace del racismo en el sistema alimentario, dice que “la pobreza provoca altos niveles de inseguridad alimentaria en la gente de color” y también que el trabajo en restaurantes es “dominada por la gente de color [que] sufren el doble de inseguridad alimentaria comparad con el promedio nacional”.  Para bien, porque hay gente como José Andrés que está lista para ayudar en cualquier manera posible.

JOSE

Su programa de World Central Kitchen está trabajando para proporcionar comida por miles de personas, con la capacidad de expandir si es necesario. Él dice que “restaurants… are the DNA of a functioning America”, y su plan de revitalizar la industria de restaurantes y provenir mas comida por la gente hambre es algo muy inspiradora. Como dice, “You don’t have to reinvent the wheel, you only have to change the way you think” y realmente estoy de acuerdo. Su idea de usar el apoyo de gobierno y la infraestructura de los restaurantes para crear trabajo y producir comida bueno me parece como genio. Pero por supuesto, es más fácil decir algo que hacerlo de verdad. También, es muy importante hace trabajo en las situaciones locales y aquí en Seattle hay muchos programas que ha apoyado a la gente vulnerable. The Seattle Times tiene un pagina web con una lista de enlaces con diferentes programas y organizaciones benéficas donde la gente puede donar su tiempo o su dinero. Me interesa mucho el programa de FareStart, que es similar al programa de World Central Kitchen. FareStart cocina y distribuye case 50,000 comidas cada día para gente vulnerable. En tiempos normales, funciona con un restaurante y escuela culinaria, pero en este tiempo se mueve sus trabajadores del restaurante a la producción de comidas de emergencia.

farestart banner

Para hablar un poquitito de nuestro semestre – por supuesto, desearía que hubiera sido diferente. Extraño a la universidad y la ciudad de LA y su comida tan fantástica. Pero hay que recordar las memorias buenas que pasó. Para mí, el proyecto de explorar todas las panaderías posibles con Carolyn y Danielle fue mi parte favorita de esta clase. Fue como una aventura, o más una búsqueda del tesoro. Todavía recuerdo a los dulces fantásticos de La Flor de Yucatán. En realidad, sus dulces cambiaron mi vida y mi idea de pasteles. Cuando regresa a Los Ángeles (espero que en el futuro cercano), voy a explorar más – quiero visitar a todos los restaurantes y mercados que he echados durante este tiempo de cuarentena.

cute!

 

Fuentes:

60 Minutes: https://www.cbsnews.com/news/jose-andres-chef-feeding-coronavirus-impact-60-minutes-2020-04-19/

“El racism en el sistema alimentario (al final del mensaje)

The Seattle Times: https://www.seattletimes.com/seattle-news/want-to-donate-to-coronavirus-causes-in-seattle-heres-how-to-help/#food

FareStart: https://www.farestart.org/responding-covid-19

Apropiación: una idea en traducción

Por Victoria Friend

En la parte superior de mi estantería, tengo todos mis libros favoritos. Uno de los libros es Cien Años de Soledad, escrito por Gabriel García Márquez y traducido por Gregory Rabassa. Recuerdo que en el primer día que comenzamos a leerlo, mi profesora dice que Cien Años de Soledad tiene unas de las primeras líneas más famosos en el canon literaria: “Many years later, as he faced the firing squad, Colonel Aueraliano Buendia was to remember that distant afternoon when his father took him to discover ice”. había solo un problema: esa no es la línea primera que escribió Márquez. Es muy bonita, claro, y una línea primera fantástica, pero también es una línea en traducción. Tal es el problema con la traducción, ambos con la literatura, la moda, la cultura y la comida: en verdad, no es lo mismo como el original.

 

Por supuesto, hay gran similitudes y diferencias entre la traducción de la literatura y la traducción de la comida. Yo diría que los dos son ejemplos de apropiación cultural. Como define Devyn Springer en su artículo de Medium “Resources On What ‘Cultural Appropriation’ Is and Isn’t”, la apropiación cultural ocurre cuando “members of one culture (outsiders) take for their own, or for their own use, ítems produced by a member or members of another culture (insiders)”. Para mí, eso es el parte simple. Quiero comparar el ejemplo de Rabassa (traductor de Marquez) y otro ejemplo del cocinero Rick Bayless. Bayless fue descrito en el artículo de NPR “When Chefs Become Famous Cooking Other Cultures’ Food” como “one of America’s premier experts on Mexican food” y también como “a white guy from Oklahoma”.

rickbayless
Rick Bayless, “white guy from Oklahoma” y cocinero famoso de comida mexicana

Ambos Rabassa y Bayless están facilitando el uso de cosas (libros y comida, respectivamente) que son tradicionalmente de Colombia y Mexico, por el uso de otra cultura en los Estados Unidos.  Creo que la diferencia entre Rabassa y Bayless y sus propios métodos de traducción son en el “power dynamic” que describe Springer. Para mí, la traducción del Cien Años de Soledad es más como un ejemplo de “unobjectionable object appropriation” – sí, hay un cambio de la lengua, pero el nombre de Márquez todavía está en el libro. La idea es que el traductor es más o menos invisible, y no afirma las palabras y la cuenta de Márquez como suyo. En contraste, el trabajo de Rick Bayless con su comida mexicana y su restaurante Frontera es un ejemplo de “cultural misappropriation” que ocurre cuando “a cultural fixture of a marginalized culture/community is copied, mimicked, or recreated by the dominant culture against the will of the original community and, above all else, commodified”. O, para ser mas breve,  Bayless dice en Sporkful que esta “translating classic Mexican food for an American audience”, pero también está mercantilizando la cultura mexicana para ganar dinero de la gente americano y especialmente la gente blanca que no tiene experiencia con comida mexicana. Está traduciendo, pero no da el crédito necesario. También, como dice el profesor Ray en el mismo artículo de Sporkful, en el acto de traducción “you also lose some of the vernacular things that can’t be translated”. En un libro traducido, el lector sabe que hay una diferencia marcada – es imposible tiene una traducción perfecta. En mi opinión, Bayless no reconoce esta diferencia y tampoco reconoce los efectos negativos de su apropiación. Tiene un privilegio como cocinero blanco en los Estados Unidos que no tienen los cocineros mexicanos trabajando en la misma situación. También, creo que es posible que Bayless (no sé si saberlo o sin saberlo) está alentando lo que describe Prof. Portnoy en su libro como “columbising”, o “the act of reckless and thougtless appropriation (typically by rich White people) of a thing that has been around for years or decades (a thing that usually belongs to non-white people” (106). Está alentando un problema con sus traducciones

También con la traducción en términos de la comida, hay el problema de la comida fusión. Puede argumentar que restaurantes como X’Tiosu Kitchen, Kogi, o Revolutionario Tacos son ejemplos de traducción en varias formas. Para mí, esto es un tema más difícil que el caso de Gabriel Garcia Marquez o Rick Bayless. Como dije en mi último blog, hay una línea muy fina entre el uso de comida por la fusión y el uso de comida por la apropiación. En realidad, no sé dónde esta línea está – en mi opinión, es más probable que el lugar del línea cambie caso por caso. Lo más importante en un restaurante fusión – por lo menos, en mi opinión – es la creación de algo completamente diferente, que todavía respeta a sus orígenes. Puede probar las influencias mexicana y libanesa en la comida de X’Tiosu Kitchen y el mismo es la verdad por Revolutionario (no puede decir por Kogi). En estos casos, creo que es menos el caso de traducción y más como la creación de una lengua completamente nueva. Puede oír (o probar) las influencias originales, pero el producto es completamente único.

Fuentes:

Godoy, Maria, and Kat Chow. “When Chefs Become Famous Cooking Other Cultures’ Food.” NPR, NPR, 22 Mar. 2016, http://www.npr.org/sections/thesalt/2016/03/22/471309991/when-chefs-become-famous-cooking-other-cultures-food.

Márquez, Gabriel García. One Hundred Years of Solitude. Traducido por Gregory Rabassa, Harper Perennial, 2006.

Noyes Saini, Anne. “Other People’s Food Pt. 1: White Chef, Mexican Food.” The Sporkful, 21 Mar. 2016, http://www.sporkful.com/other-peoples-food-part-1-rick-bayless-white-chef-mexican-food/.

Portnoy, Sarah J. Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles . Rowman & Littlefield, 2017.

Springer, Devyn. “Resources On What ‘Cultural Appropriation’ Is and Isn’t.” Medium, Medium, 11 Sept. 2018, medium.com/@DevynSpringer/resources-on-what-cultural-appropriation-is-and-isn-t-7c0af483a837.

El Taco Todopoderoso: Globalización y Alimentos de Fusión

Por Victoria Friend

La comida es la cultura. O, por lo menos, la comida simboliza y refleja un gran parte de la cultura – eso es el tema que hemos investigado durante la clase y en nuestros vidas personales cuando estamos explorando la ciudad de Los ángeles y sus variaciones de comida. Con la globalización, la idea de la comida como significador de la cultura es un poco más complejo – hay comida tradicional, comida nueva, comida fusión. Hay una cuestión muy grande en este tiempo de comida global sobre la representación de la comida como parte de la cultura, y en muchas veces podemos ver esta ambigüedad de cultura en restaurantes y comidas fusión. En su artículo “Identity and The Global Stew”, Allison James describe un tipo de comida fusión como comida criolla. Ella dice que “creolized food appears in many guises, providing for the consumer a global experience of consumption often with a single meal if not on a single plate” (382). Por eso, una persona puede experimentar con muchas culturas en un restaurante. Un buen ejemplo de este fenómeno en realidad es el restaurant Revolutionario Tacos, muy cerca de USC en la calle Jefferson. La primera vez que visité a Revolutionario, probé tacos de falafel – tuvo falafel, frijoles de ojo negro y salsas tradicionales con limón. Nunca he encontrado algo similar en todo mi tiempo en Los ángeles. En el sitio web de Revolutionario, dice “North African Tacos Sin Fronteras” – claramente, están anunciando una combinación de comida y cultura del norte de Africa, America Latina, y los Estados Unidos. Como describe DuPuis, Garcia and Mitchell en Food Across Borders, “our cuisine reflect[s] not just where we come from but where we are going” (6). Creo que Revolutionario logra esta idea con su fusión de comidas, que representa la combinación del sabor del norte de Africa con el estilo de Los Angeles.

revol

Otro ejemplo de comida fusión en Los ángeles es el restaurante X’Tiosu Kitchen, que sirve unos tacos de shwarma, y hummus con frijoles negros. X’Tiosu Kitchen representa la combinación de comidas y culturas oaxaqueña y libanesa y el producto final es completamente delicioso. Me encanta particularmente los tacos de shwarma que hemos probado cuando visitamos como clase. Me interesa mucho también que en ambos X’Tiosu Kitchen y Revolutionario (y también en restaurantes como Kogi que son partes de la tendencia de fusión) el factor común es siempre el taco. En todas las veces, hay una combinación de cualquier otro tipo de comida – norte de africa, libanesa, coreano o más – con el taco. Por una vez, es posible que el taco tenga un elemento universal y por eso todos los restaurantes quieren usarlo en su comida. Pero en mi opinión, es más como una expresión de la moda de comida en este tiempo. Portnoy y Pilcher dice en su ensayo que “Pacific fusion has become fashionable in Los Angeles and other cities around the world precisely because of its exotic, mixed origins and its street food image” y creo que la misma idea aplica a los tacos fusión (3). Pienso que hay una línea muy fina entre el uso de comida por la fusión y el uso de comida por la apropiación. Necesitamos reconocer cuando hablamos de la mezcla de culturas y comidas, que cada ingrediente tiene su significa en su cultura o comida original ambos con su significa en su cultura o comida nueva. No quiero decir que no podemos mezclar la comida – como dice en Food Across Borders, “[our pasts are] not absolute and pure”. No quiero que todas las culturas solo usan sus ingredientes tradicionales – unas de las influencias más positivas de la globalización es la evolución de comida.   Pero con la misma idea, los ingredientes no existen en un vacío. Tienen su propia historia que necesitamos respetar también. En muchas veces – incluso X’Tiosu Kitchen y Revolutionario – la combinación de comidas y culturas actúa como una celebración de los dos culturas y el descubrimiento de una cultura o identidad nueva en la mezcla de los dos. Regresando a Food Across Borders, nuestra comida refleja “where we are going”, con suerte a una cultura fuerte, con respeto por su nuestro pasado y esperanzo por nuestro futuro.

 

 

 

Works Cited:

DuPuis, M.E., Garcia, M., & Mitchell, D. “Food Across Borders—An Introduction.” Chapter 1
James, Allison. Identity and the Global Stew.

 

Portnoy, S., & Pilcher, J. Roy Choi, Ricardo Zárate, and Pacific Fusion Cuisine in Los Angeles.

Como Definimos La Identidad?

Por Victoria Friend

Cuando alguien me pregunta sobre mi identidad, no tengo una respuesta muy buena. La verdad es que no tengo una identidad cultural muy fuerte. Mis bisabuelos son de Alemania, de cultura y religión judío askenazi, pero ellos se convirtieron a cristianismo cuando se mudaron a los Estados Unidos en el primer parte de siglo veinte. Ellos vivieron en Nueva York por el resto de su vida y asimilaron rápidamente a la cultura de los Estados Unidos. Yo soy cuarta generación americano y no tengo ningunas tradiciones de mis bisabuelos y su cultura en mi vida cotidiana. Mi cultura es más como el estereotipo de vida americano. Adicionalmente, mi ciudad de origen es un poco complicado. Nací en la ciudad de Washington DC, pero los primeros diez anos de mi vida viví en Atlanta, Georgia. Después, viví por cuatros anos en San Francisco, cuatros anos en Seattle y ahora esto viviendo por casi tres anos en Los Ángeles. Cuando alguien pregunta a mí, “De dónde eres?” no sé la respuesta correcta. Usualmente, digo Seattle porque mis padres y mi hermana menor viven aquí, pero en realidad no soy de solo una ciudad. El efecto de todo eso es que no tengo una identidad relacionado a una cultura o una ciudad. Por eso, mi cultura empieza y termina con mi familia. Somos una familia de seis: mis padres, mi hermano mayor Charlie, mi gemelo Owen y mi hermana menor Eliza (y yo, por supuesto). En todas las ciudades donde vivimos, en todos los cambios de casa y escuela y estado, siempre tenemos mis padres y mis hermanos. Tenemos unas tradiciones relacionado a la comida que son únicos a nuestra familia. Por ejemplo, cada navidad comemos una cena de espagueti. También, por el día de gracias siempre comemos un guiso de maíz que mi madre cocina. Es la receta de sus padres y una tradición en su familia para celebrar. Solo podemos comerlo un día del ano porque ella lo cocina con un montón de mantequilla. Entonces, la comida es un gran parte de mi vida y mi familia, pero la comida que comemos no relaciona directamente de una identidad cultural, sino a nuestra familia en particular.

fam
Mis hermanos y yo – Charlie, Eliza y Owen

A pesar de esto, sé que la tradición de mi familia es la excepción en ves de la regla. Por muchas personas, la cultura y la comida son entrelazadas. También, la comida puede crear relaciones entre culturas diferentes y crear identidades nuevas. Como dicen los autores Portnoy y Pilcher en su artículo “Roy Choi, Ricardo Zarate, and Pacific Fusion Cuisine in Los Angeles,” “culinary encounters have historically helped to forge relationships that crossed lines of race, class, ethnicity and nationality through the sharing of ingredients, techniques, and dishes”. Para mi blog esta semana, quiero probar algo muy diferente a mi experiencia con comida como reflexión de identidad – para mí, la comida es de nivel de la familia, pero los tamales son de nivel da país y cultura. Por eso, fui al mercado en McCarthy Quad el miércoles para probar los tamales que sirven allí. El cartel encima del puesto dice “Gourmet Tamales” y inmediatamente abajo “Original recipe from Puerto Vallarta, Jalisco, Mexico”. Compré dos tamales de pollo, con salsa roja. Nunca he probado los tamales del mercado y estuve muy emocionada para probarlos. Fue bien – nada muy especial, pero sabroso y sencillo. La salsa roja tuvo más sabor y picante que los tamales. Por su precio y su lugar entre la universidad, fue fantástico.

De hecho, la idea de vender tamales en medio de la universidad es muy interesante a mí. Me parece que hay una relación entre los “tamale carts” o loncheras que mencionan Portnoy y Pilcher, y esta tienda que sirve a los estudiantes. Similar a las loncheras, ellos son accesible y asequible, pero creo que es muy importante notar el lugar donde está vendiendo sus tamales. No está en medio de Boyle Heights o Downtown LA – está aquí, vendiendo a una población que por la mayoría no es latino. Es posible que pueda aplicar los ideas de “core” y “periphery” que EN Anderson utiliza en su lectura, describiendo el “core” en términos de USC y el “periphery” de la tienda con sus tamales. Pero creo que usando estos términos es un método de simplificación excesiva. La verdad es que la cultura, comida y identidad mexicana que representan los vendedores de tamales – ambos en la universidad y en la comunidad en general – es central de la ciudad de Los ángeles, y yo creo que es más como un parte “core” que un parte “periphery”. EN Anderson nota esta importancia de la cultura mexicana en su artículo, describiendo la comunidad como “tenacious” en su fidelidad a sus comidas y culturas. Por eso, vendiendo los tamales en cualquier parte de la ciudad es una afirmación de la cultura mexicana y su importancia a la identidad de la ciudad de Los Angeles.

 

References:

Anderson, Eugene N. Everyone Eats: Understanding Food and Culture. New York University Press, 2014.

 

Portnoy, Sarah, and Jeffrey M. Pilcher. “Roy Choi, Ricardo Zárate, and Pacific Fusion Cuisine in Los Angeles.” Global Latin America (2016): 1-22.

Un Ejercicio de Autenticidad: Calle Olvera, el Mercadito y Boyle Heights

Por Victoria Friend

¿En que constituye la autenticidad? Esta es una pregunta que hemos discutido mucho en las semanas pasadas, pero quiero redefinir nuestra discusión de la autenticidad con tres ejemplos muy diferentes: calle Olvera, el Mercadito y el barrio de Boyle Heights.

Empezamos con la calle Olvera, que hemos visitado como clase casi tres semanas antes de ahora. Calle Olvera funciona como un mercado, con las tiendas arreglados en grupos por toda la calle. Algo que observaba cuando estuve caminando en la calle era que muchas de las tiendas estuvieron vendiendo cosas como sombreros, guitaras y camisas con la bandera de México. Esto me recordó de una parte en el artículo “Comida Sin Par” por Sylvia Ferrero. Ella describe “the construction of the mythology of the Spanish missions” y “the rural ancestry of Mexican culture” (Ferrero 200). En particular, menciona los sombreros y banderas de México como una estrategia para comercializar la cultura por las turistas que visiten, y pienso que muchos de las tiendas entre calle Olvera observe las mismas estrategias. También, muchas de las tiendas tenían noticias que dijo “!No se toma fotos!” al lado de sus cosas, que interpreté como otro significador de la presencia e importancia de turistas por estas tiendas. En términos de la comida, probé los taquitos famosos de Cielito Lindo con salsa de aguacate. Estaban bien, pero en comparación con las otras comidas que hemos probado por esta clase (especialmente la comida de Marisco Jalisco), estaban sencillo y no tenían mucho sabor. Me parece muy interesante que en su sitio web, Cielito Lindo dice “follow the smell of taquitos muy auténticas at this LA institution” y en otro parte describe su menú como “small but authentic”. Claramente los vendedores de Cielito Lindo quieren aparecer auténticos, pero no sé si son exitosos en su misión. Regresando a Ferroro, ella dice que la comida mexicana tiene un “dual life” en que hay una distinción entre “the food for non-Mexican diners, adapted according to their expectations” y “Mexican food for Mexican diners”. En mi opinión, calle Olvera y Cielito Lindo son parte del primer grupo: tiene una variación de autenticidad, pero existen principalmente por turistas y “non-Mexican diners”.

olvera 2
Las tiendas de calle Olvera
olvera
Calle Olvera, detrás de un autobus turistica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En contraste, tenemos el ejemplo del Mercadito. En algunos casos, es muy similar a calle Olvera: los dos son mercados, con partes para comprar y partes para comer. Pero hay muchas diferencias que quiero explorar. Por ejemplo, cuando visitaba el Mercadito, no observé las mismas cosas como sombreros o guitaras en las tiendas. En cambio, la gente estaba vendiendo zapatos, ropa, pinturas religiosas y otras cosas cotidianas. Me pareció que los vendedores no estaban realizando una versión exagerado de su cultura como en la calle Olvera. La misma estaba la verdad también con la comida – había restaurantes, pero también había un supermercado y una panadería. Mucha de la gente que nos pasaron estaban comprando sus comestibles por la semana, o comiendo con su familia.  En las palabras de Ferrero, eso era un ejemplo de “Mexican food for Mexican diners”, un espacio de la comunidad mexicana por la comunidad mexicana. Como dice la profesora Portnoy en su ensayo, “authenticity is not a quality inherent to certain foods, but rather one that is socially constructed”. En este caso, me pareció que el Mercadito funciona muy bien por su comunidad y sociedad, y por eso es auténtica a su comunidad.  A la cuestión de comida, me gustó mucho probar el mole y también el queso con dulce de membrillo. No he probado algo como esto antes, y por eso estuvo una experiencia muy única y deliciosa. Siendo honesta, me sentí un poco incomoda cuando estábamos probando la comida, porque me sentí que nosotros estábamos turistas en un espacio que no eran nuestros – especialmente cuando estábamos todo en el mismo lugar, ocupamos mucho espacio y bloqueamos accidentalmente a las personas que estaban tratando de comprar algo. Tengo miedo que en nuestros viajes, interrumpimos a la gente aunque tengamos buenas intenciones. Creo que cuando visitamos lugares como el Mercadito, necesitamos que respetar a la comunidad que estábamos visitando.

mercadito
Un restaurante en el Mercadito
mercadito 2
Imagenes religosos e indigenas en el Mercadito

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalmente, necesitamos discutir el caso de Boyle Heights y el problema de gentrificación. Creo que la cuestión de la gentrificación es, en parte, una cuestión de autenticidad: ¿son los restaurantes que quieren vender en Boyle Heights auténticos de la comunidad? Muy importante a esta cuestión es el ejemplo del Weird Wave Coffee Shop que visitamos en la última clase. Para mí, el parte más interesante de nuestra visita era la conversación que tenemos con el hombre de Weird Wave Coffee Shop. Él quiso defender su tienda y dijo que tuvo un parte de la comunidad. Dijo también que todos los que estaban protestando su café eran extranjeros y muy groseros. Desde su punto de vista, él es auténtico a la comunidad, y los que están protestando son inauténticas. Pero según el articulo “Who’s Winning and Losing in the Boyle Heights Gentrification War” en LA Weekly, el opuesto es la verdad. El articulo dice que los manifestantes son “a group of Friends trying to inform the community the best [they] can”. Por eso, ellos tienen el mismo argumento: que son auténticos a la comunidad y Weird Wave es inauténtico. ¿Quién debemos cree? Para mí, pienso que los manifestantes tienen mejor derecho – la verdad es que Weird Wave no sirve ni representa la comunidad de Boyle Heights, y por eso no es auténtico, sino un parte de gentrificación.

Para concluir: los temas de autenticidad y gentrificación son muy complejos y no podemos definirlos sencillamente. En el caso de los tres ejemplos que he mencionado – calle Olvera, el Mercadito, y Boyle Heights – podemos decidir que la definición de autenticidad depende en la comunidad y su estructura. En este caso, lo más autentico es lo que mas representa a su comunidad.

Sencillo: una experiencia en Chichen Itzá

Por Victoria Friend

Por mi primera expedición a la comida en Los Ángeles, sabía que necesitaba ir a Chichen Itzá. Este restaurante es muy cerca de USC en el Mercado de Paloma, a menos de quince minutos a pie del campus. Adicionalmente, Chichen Itzá fue reconocido por Jonathan Gold en su articulo sobre “99 Restaurantes Esenciales” en 2011 y más reciente en un artículo del LA Times, “101 Restaurantes Mejores 2019”. La especialidad del Chichen Itzá es en comida yucateca, definido por sus influencia española y maya. De hecho, incluso el nombre Chichen Itzá refiere a la ruina maya en México. Con la recomendación de Jonathan Gold y muchos amigos que han visitado Chichen Itzá en años pasados, parecía el lugar ideal para comenzar.

IMG-1020

Cuando fui a la Mercado de Paloma para visitar Chichen Itzá, me di cuenta inmediatamente que el escenario fue muy sencillo. Las paredes fueron pintadas en colores brillantes, pero no había mucha decoración. Lo único en las paredes eran carteles que explicaban la misión del mercado, en español y ingles. Las mesas y las sillas eran igualmente sencillas y cómodas, configurado para parecerse casi a una mesa familiar en una casa. En el día que visité, yo fue el único alumno allí – todos los otros fueron familias. Pensé que era interestante que muchas de las familias fuero intergeneracionales – había abuelos, padres, y niños en la misma mesa. Creo que esta es una nota cultural interesante, pero también podría ser porque estuve allí muy temprano – eran pasadas las cuatro de la tarde.

Decidí ordenar los tacos de cochinita pibil y también una horchata. Elegí la cochinita pibil porque la cochinita pibil es una carne tradicional del Yucatán y quería probar algo mas tradicional. También, fue recomendado por la camarera. Mirando hacia atrás, creo que estaba buscando por una experiencia autentica de comida yucateca – pero como hemos leído en el artículo “Three World Cuisines” por Ken Albala, la autenticidad es muy difícil definir. Él dice que la autenticidad es “food as it is prepared and eaten in its original form”, pero como hemos discutido en clase, es completamente imposible decidir definitivamente que es auténtica y que inauténtica. En algunos casos unas personas pueden decir que los tacos de Chichen Itzá son más autentica que los de Taco Bell, mientras que algunas pueden decir los dos son auténticas. El termino “autentico” en este caso, depende de su perspectivo. Por eso, no puedo decir que la comida de Chichen Itzá es auténtica o no, pero puedo decir una cosa: fue delicioso.

IMG-1015
Los tacos

Los tacos de cochinita pibil fueron sencillo y elegante, con solo tres ingredientes: tortillas de maíz, cebollas en vinagre, y la carne del cerdo. Puede parecer básico, pero fue la perfección absoluta. Las cebollas eran brillantes y agrias, casi como el sabor de limón, pero con un poco mas de la picadura. La carne del cerdo era suave y sabroso, la oscuridad a la luz de las cebollas. Y la tortilla – el recipiente perfecto para combinar los dos ingredientes. Fue una tortilla de maíz – como nota Pilcher en su artículo “Coming Home to Salsa,” esta es un símbolo de autenticidad a la comida mexicana en comparación con la tortilla de harina, que es mas asociado con comida americana. También hay una salsa picante de habaneros que era muy fuerte, pero una adición bienvenida. La horchata era fantástica también – dulce como canela, y un poco arenoso. No he probado cochinita pibil antes, pero he probado muchas horchatas durante mi tiempo en USC. Puedo decir, sin reservaciones, que esto fue lo mejor que he tenido.

IMG-1014
Horchata y salsa

Una frase que sigue llegando a la mente sobre mi experiencia en Chichen Itzá es eso: sencillo. En términos de la cultura de comida que existe entre Chichen Itzá y el Mercado de Paloma, creo que eso es lo mas honesta y verdadero. En mi opinión, Chichen Itzá no está realizando algo falso – no hay una experiencia del sueño española cuando visite. Creo que Chichen Itzá actúa muy parecido a un espacio de la comunidad, así como un restaurante. Su cultura de comido no tiene adornos ni pretensión – solo tiene comida buena en un ambiente buena y cómoda. Y creo que eso es lo máximo que puedes esperar en un restaurante como eso. Espero volver a Chichen Itzá muchas veces.

Victoria Friend

v.friend

!Hola a todos! Me llamo Victoria Friend y soy de Seattle, Washington. Estoy estudiando la literature inglesa y espanol. Estoy muy emocionada por este clase, especialmente el proceso de explorar las culturas y comidas diferentes.