Un Ejercicio de Autenticidad: Calle Olvera, el Mercadito y Boyle Heights

Por Victoria Friend

¿En que constituye la autenticidad? Esta es una pregunta que hemos discutido mucho en las semanas pasadas, pero quiero redefinir nuestra discusión de la autenticidad con tres ejemplos muy diferentes: calle Olvera, el Mercadito y el barrio de Boyle Heights.

Empezamos con la calle Olvera, que hemos visitado como clase casi tres semanas antes de ahora. Calle Olvera funciona como un mercado, con las tiendas arreglados en grupos por toda la calle. Algo que observaba cuando estuve caminando en la calle era que muchas de las tiendas estuvieron vendiendo cosas como sombreros, guitaras y camisas con la bandera de México. Esto me recordó de una parte en el artículo “Comida Sin Par” por Sylvia Ferrero. Ella describe “the construction of the mythology of the Spanish missions” y “the rural ancestry of Mexican culture” (Ferrero 200). En particular, menciona los sombreros y banderas de México como una estrategia para comercializar la cultura por las turistas que visiten, y pienso que muchos de las tiendas entre calle Olvera observe las mismas estrategias. También, muchas de las tiendas tenían noticias que dijo “!No se toma fotos!” al lado de sus cosas, que interpreté como otro significador de la presencia e importancia de turistas por estas tiendas. En términos de la comida, probé los taquitos famosos de Cielito Lindo con salsa de aguacate. Estaban bien, pero en comparación con las otras comidas que hemos probado por esta clase (especialmente la comida de Marisco Jalisco), estaban sencillo y no tenían mucho sabor. Me parece muy interesante que en su sitio web, Cielito Lindo dice “follow the smell of taquitos muy auténticas at this LA institution” y en otro parte describe su menú como “small but authentic”. Claramente los vendedores de Cielito Lindo quieren aparecer auténticos, pero no sé si son exitosos en su misión. Regresando a Ferroro, ella dice que la comida mexicana tiene un “dual life” en que hay una distinción entre “the food for non-Mexican diners, adapted according to their expectations” y “Mexican food for Mexican diners”. En mi opinión, calle Olvera y Cielito Lindo son parte del primer grupo: tiene una variación de autenticidad, pero existen principalmente por turistas y “non-Mexican diners”.

olvera 2
Las tiendas de calle Olvera
olvera
Calle Olvera, detrás de un autobus turistica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En contraste, tenemos el ejemplo del Mercadito. En algunos casos, es muy similar a calle Olvera: los dos son mercados, con partes para comprar y partes para comer. Pero hay muchas diferencias que quiero explorar. Por ejemplo, cuando visitaba el Mercadito, no observé las mismas cosas como sombreros o guitaras en las tiendas. En cambio, la gente estaba vendiendo zapatos, ropa, pinturas religiosas y otras cosas cotidianas. Me pareció que los vendedores no estaban realizando una versión exagerado de su cultura como en la calle Olvera. La misma estaba la verdad también con la comida – había restaurantes, pero también había un supermercado y una panadería. Mucha de la gente que nos pasaron estaban comprando sus comestibles por la semana, o comiendo con su familia.  En las palabras de Ferrero, eso era un ejemplo de “Mexican food for Mexican diners”, un espacio de la comunidad mexicana por la comunidad mexicana. Como dice la profesora Portnoy en su ensayo, “authenticity is not a quality inherent to certain foods, but rather one that is socially constructed”. En este caso, me pareció que el Mercadito funciona muy bien por su comunidad y sociedad, y por eso es auténtica a su comunidad.  A la cuestión de comida, me gustó mucho probar el mole y también el queso con dulce de membrillo. No he probado algo como esto antes, y por eso estuvo una experiencia muy única y deliciosa. Siendo honesta, me sentí un poco incomoda cuando estábamos probando la comida, porque me sentí que nosotros estábamos turistas en un espacio que no eran nuestros – especialmente cuando estábamos todo en el mismo lugar, ocupamos mucho espacio y bloqueamos accidentalmente a las personas que estaban tratando de comprar algo. Tengo miedo que en nuestros viajes, interrumpimos a la gente aunque tengamos buenas intenciones. Creo que cuando visitamos lugares como el Mercadito, necesitamos que respetar a la comunidad que estábamos visitando.

mercadito
Un restaurante en el Mercadito
mercadito 2
Imagenes religosos e indigenas en el Mercadito

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalmente, necesitamos discutir el caso de Boyle Heights y el problema de gentrificación. Creo que la cuestión de la gentrificación es, en parte, una cuestión de autenticidad: ¿son los restaurantes que quieren vender en Boyle Heights auténticos de la comunidad? Muy importante a esta cuestión es el ejemplo del Weird Wave Coffee Shop que visitamos en la última clase. Para mí, el parte más interesante de nuestra visita era la conversación que tenemos con el hombre de Weird Wave Coffee Shop. Él quiso defender su tienda y dijo que tuvo un parte de la comunidad. Dijo también que todos los que estaban protestando su café eran extranjeros y muy groseros. Desde su punto de vista, él es auténtico a la comunidad, y los que están protestando son inauténticas. Pero según el articulo “Who’s Winning and Losing in the Boyle Heights Gentrification War” en LA Weekly, el opuesto es la verdad. El articulo dice que los manifestantes son “a group of Friends trying to inform the community the best [they] can”. Por eso, ellos tienen el mismo argumento: que son auténticos a la comunidad y Weird Wave es inauténtico. ¿Quién debemos cree? Para mí, pienso que los manifestantes tienen mejor derecho – la verdad es que Weird Wave no sirve ni representa la comunidad de Boyle Heights, y por eso no es auténtico, sino un parte de gentrificación.

Para concluir: los temas de autenticidad y gentrificación son muy complejos y no podemos definirlos sencillamente. En el caso de los tres ejemplos que he mencionado – calle Olvera, el Mercadito, y Boyle Heights – podemos decidir que la definición de autenticidad depende en la comunidad y su estructura. En este caso, lo más autentico es lo que mas representa a su comunidad.

Sencillo: una experiencia en Chichen Itzá

Por Victoria Friend

Por mi primera expedición a la comida en Los Ángeles, sabía que necesitaba ir a Chichen Itzá. Este restaurante es muy cerca de USC en el Mercado de Paloma, a menos de quince minutos a pie del campus. Adicionalmente, Chichen Itzá fue reconocido por Jonathan Gold en su articulo sobre “99 Restaurantes Esenciales” en 2011 y más reciente en un artículo del LA Times, “101 Restaurantes Mejores 2019”. La especialidad del Chichen Itzá es en comida yucateca, definido por sus influencia española y maya. De hecho, incluso el nombre Chichen Itzá refiere a la ruina maya en México. Con la recomendación de Jonathan Gold y muchos amigos que han visitado Chichen Itzá en años pasados, parecía el lugar ideal para comenzar.

IMG-1020

Cuando fui a la Mercado de Paloma para visitar Chichen Itzá, me di cuenta inmediatamente que el escenario fue muy sencillo. Las paredes fueron pintadas en colores brillantes, pero no había mucha decoración. Lo único en las paredes eran carteles que explicaban la misión del mercado, en español y ingles. Las mesas y las sillas eran igualmente sencillas y cómodas, configurado para parecerse casi a una mesa familiar en una casa. En el día que visité, yo fue el único alumno allí – todos los otros fueron familias. Pensé que era interestante que muchas de las familias fuero intergeneracionales – había abuelos, padres, y niños en la misma mesa. Creo que esta es una nota cultural interesante, pero también podría ser porque estuve allí muy temprano – eran pasadas las cuatro de la tarde.

Decidí ordenar los tacos de cochinita pibil y también una horchata. Elegí la cochinita pibil porque la cochinita pibil es una carne tradicional del Yucatán y quería probar algo mas tradicional. También, fue recomendado por la camarera. Mirando hacia atrás, creo que estaba buscando por una experiencia autentica de comida yucateca – pero como hemos leído en el artículo “Three World Cuisines” por Ken Albala, la autenticidad es muy difícil definir. Él dice que la autenticidad es “food as it is prepared and eaten in its original form”, pero como hemos discutido en clase, es completamente imposible decidir definitivamente que es auténtica y que inauténtica. En algunos casos unas personas pueden decir que los tacos de Chichen Itzá son más autentica que los de Taco Bell, mientras que algunas pueden decir los dos son auténticas. El termino “autentico” en este caso, depende de su perspectivo. Por eso, no puedo decir que la comida de Chichen Itzá es auténtica o no, pero puedo decir una cosa: fue delicioso.

IMG-1015
Los tacos

Los tacos de cochinita pibil fueron sencillo y elegante, con solo tres ingredientes: tortillas de maíz, cebollas en vinagre, y la carne del cerdo. Puede parecer básico, pero fue la perfección absoluta. Las cebollas eran brillantes y agrias, casi como el sabor de limón, pero con un poco mas de la picadura. La carne del cerdo era suave y sabroso, la oscuridad a la luz de las cebollas. Y la tortilla – el recipiente perfecto para combinar los dos ingredientes. Fue una tortilla de maíz – como nota Pilcher en su artículo “Coming Home to Salsa,” esta es un símbolo de autenticidad a la comida mexicana en comparación con la tortilla de harina, que es mas asociado con comida americana. También hay una salsa picante de habaneros que era muy fuerte, pero una adición bienvenida. La horchata era fantástica también – dulce como canela, y un poco arenoso. No he probado cochinita pibil antes, pero he probado muchas horchatas durante mi tiempo en USC. Puedo decir, sin reservaciones, que esto fue lo mejor que he tenido.

IMG-1014
Horchata y salsa

Una frase que sigue llegando a la mente sobre mi experiencia en Chichen Itzá es eso: sencillo. En términos de la cultura de comida que existe entre Chichen Itzá y el Mercado de Paloma, creo que eso es lo mas honesta y verdadero. En mi opinión, Chichen Itzá no está realizando algo falso – no hay una experiencia del sueño española cuando visite. Creo que Chichen Itzá actúa muy parecido a un espacio de la comunidad, así como un restaurante. Su cultura de comido no tiene adornos ni pretensión – solo tiene comida buena en un ambiente buena y cómoda. Y creo que eso es lo máximo que puedes esperar en un restaurante como eso. Espero volver a Chichen Itzá muchas veces.

Victoria Friend

v.friend

!Hola a todos! Me llamo Victoria Friend y soy de Seattle, Washington. Estoy estudiando la literature inglesa y espanol. Estoy muy emocionada por este clase, especialmente el proceso de explorar las culturas y comidas diferentes.