Cultura que transciende fronteras: Reflexiones de Olvera Street y Boyle Heights (por Tasfia)

Los Ángeles tiene una historia rica y culturalmente diversa. Exploramos una parte de esta historia en clase, a través de nuestra excursión a la calle Olvera.  Olvera Street es considerada el mercado mexicano más popular de la ciudad.

Este mercado mexicano recrea un romántico “Viejo Los Angeles” con su calle larga y estrecha, sombreada con arboles. Mientras caminábamos por el camino de Olvera, vimos muchos vendedores, tiendas, cafeterías, y restaurantes. Las tiendas y los puestos vendían arte tradicional mexicano, cerámicas coloridas, instrumentos musicales, disfraces, artículos de cuero, sombreros y baratijas. Era una calle llena de color.

También hay múltiples opciones para comer. Cuando visité la calle Olvera por primera vez, comí en la Casa la Golondrina Café. En este restaurante, mi pedido de mole de pollo se combinó con entretenimiento de Mariachi. Con mi clase, fui a un pequeño lugar se llama El Cielito Lindo hace unas semanas. Ellos especializan en taquitos fritos de carne desmenuzada con salsa de aguacate – son consideradas una “must-try”. El menú de El Cielito Lindo también incluye burritos y chile rellenos. Aunque la comida era deliciosa, no era la mejor comida mexicana que yo había probado. Los taquitos fritos estaban crujientes, pero aún tenían un poco de suavidad por dentro. La carne estaba un poco seca, pero la salsa de aguacate era cremosa y agregaba humedad a cada bocado. Sin la salsa, los taquitos se habría sentido incompleta, y demasiado secos para comer. La Dra. Portnoy también afirma esto en su libro, Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles:

I always find that they taste as if they have been cooked ahead of time and quickly reheated, a suspicion substantied by an NPR interview in which current co-owner Diana Guerrero Robertson says that the taquitos “start at our warehouse in Lincoln Heights, where we make our tortillas fresh.

Cielito Lindo en Olvera Street

Durante mis viajes a Olvera Street, se hizo evidente que este camino era un lugar comercializado para turistas. Según Dra. Portnoy, la calle Olvera fue desarrollada principalmente para visitantes Anglos. Actualmente, estoy tomando una otra clase sobre la historia mexicoamericana, donde habíamos leído mucho sobre Olvera Street. Según un artículo de Phoebe Kropp en Radical History Review, los anglos describieron Olvera Street como, “A Mexican Street of Yesterday in a City of Today.” Kropp argumenta que “a street of yesterday” se refería a la comunidad mexicana en un sentido histórico, mientras que “a city of today” se refería a una ciudad que era la propiedad de anglos. Una mujer rica y anglo que se llamó Christine Sterling desarolló esta calle “auténtica” para reflejar una sensación de nostalgia y una fantasía romántica española que existió en el pasado. Para mí, parece que los anglos intentaban implicar que el único lugar para la cultura mexicana en la ciudad moderna de Los Ángeles era en este espacio limitado, y en el pasado. Pero, según Dra. Portnoy, la calle Olvera se transformó en el epicentro de la cultura mexicana en la ciudad. Los mexicanos y los mexicanoamericanos usan la calle Olvera, y no solo como empleados en disfraces. De hecho, utilizaron la memoria Anglo y el espacio para empezar negocios. El Día de los Muertos y el Día de la Independencia de México se celebran en Olvera Street todos los años. En otros días, la música mexicana da vida a la plaza y mantiene la “autenticidad” de la calle.

¿Pero podemos llamar a la calle Olvera auténtica? Aunque la calle Olvera representa hoy las adaptaciones culturales de la comunidad mexicoamericana, también refleja una historia de “white washing”. La calle es una colorida fantasía española construida originalmente para los anglos, por los anglos. Según el historiador Deverrell:

“Even in its expressions of institutional and infrastructural growth, [Los Angeles] adhered to patterns of racial privilege and ethnocentrism.”

Sin embargo, mis observaciones de la calle Olvera recientemente también me demostrado que ambos las comunidades de anglos y mexicanas utilizan este romántico fantasía española para sus propios objetivos.

La calle Olvera todavía tiene un papel en la vida de muchas comunidades hoy en día, y también cuenta una historia importante de la marginación de una comunidad que no debemos olvidar. Por lo tanto, es difícil describir el lugar como “no auténtico”. La fusión y convergencia de culturas entre el colonizador y el colonizado (llamada transculturación en las lecturas) representa una parte importante de la historia mexicana que transcienda las fronteras de hoy. Refleja la idea de un “Gran México”, como se discute en el artículo de Dra. Portnoy, “Good Food and the Problematic Search for Authenticity.”

‘Greater Mexico’: the idea that Mexico and its culture doesn’t stop at the border.

Según Dra Portnoy, la idea de autenticidad se construye socialmente y personalmente. Además, creo que descartar este “auténtico” representación de “white washing” en Olvera Street nos hará descartar la historia de la comunidad mexicana que esta calle impactó.

Olvera Street

Otros lugares que visité, como Mercadito y Mariscos Jalisco, pueden parecer más “auténticos” en las primeras impresiones. Eso es porque estos lugares parecen ser mexicanos en su esencia. El Mercadito es similar a los mercados comunitarios que visité en Oaxaca. El barrio donde reside este mercado ha sido principalmente latino. Algunas partes de Boyle Heights están gentrificadas, pero los precios y la estética del Mercadito reflejan que la “influencia de hípsters” que caracteriza una gran parte de Los Ángeles no había llegado al mercadito. El mercado es animado y ruidoso, y sus sonidos y olores provocan una sensación familiar de México. Disfruté caminando e ir a las tiendas muy diversas que venden ropa, artículos de cocina, bocadillos y limones de coco rellenos. Parece que podría satisfacer todas de las necesidades de las familias.

En Boyle Heights, también probé los mejores tacos que he comido en mi vida. Los tacos de camarones es una sabrosa mezcla de camarones en una tortilla de maíz blanco, bajo una salsa de tomate y repollo, con aguacate en rodajas. Son una excelente yuxtaposición: el crujido de la tortilla complementa la suavidad del relleno de puré de papa. La riqueza de todo taco el taco contrasta con el ácido de la salsa. El umami de los camarones funciona bien con la frescura de las verduras de salsa. También comí unos bocados del aguachile, que consistía en camarones limpios en un sabroso líquido parecido al ceviche, en una tortilla crujiente. La salsa del aguachile es muy picante – ¡es importante tener cuidado! Disfruté especialmente el sabor picante de la salsa porque me recordó el sabor picante y cítrico del marisco bengalí de mi país natal. Aunque no estoy familiarizado con los mariscos mexicanos, era evidente que esta lonchera trae la frescura del mar a las calles de Boyle Heights. Es difícil reclamar Mariscos Jaliscos como “no auténtico” porque es icónico en sí mismo.

Parece que Mariscos Jalisco recibe algunos de los beneficios económicos de la gentrificación de Boyle Heights. La atracción e el respeto que ha obtenido a través de su reconocimiento y premios, debido a los críticos, y los “influencers” y “hípsters” de Los Ángeles, ayudaron Mariscos Jalisco a expandir su audiencia y obtener ganancias. Sin embargo, no podemos hacer este reclamo para todo del gente y empresas locales en Boyle Heights. Cuándo más y más personas ocupan un área, es importante recordar las comunidades que definen este espacio. La gentrificación y la genteficación pueden ser similares al “white-washing” si desplazan a las comunidades y borra la cultura que prosperó en estas áreas.  Por lo tanto, aprendí que Olvera Street, Mercadito, y Mariscos Jalisco son auténticos a sus propios maneras – todos representan diferentes piezas de la cultura e historia latinoamericano.  

"En el corazón de Puebla": El Cemitero Poblano

Para mi primera excursión para esta clase, fui al Cemitero Poblano en East LA para probar la icónica cemita poblana. Según su sitio web, “¡En el corazón de Puebla se encuentra El Cemitero Poblano!”

Puebla es un estado in México con múltiples regiones étnicas. Por eso, su cocina tiene mucha profundidad y diversidad. La comida de Puebla es el resultado de una mezcla de comida prehispánica y española. Además, la comida poblana mezcla ingredientes locales de la región (como maíz, chile, frijoles, tomate y pavo) con ingredientes del extranjero (como aceite de oliva, cebolla y ajo, entre otras cosas). Cocineros poblanos toman comidas extraños, como la pita del Medio Oriente y la cultura del pan con influencia francesa, y los hacen suyos. Por eso, puedes saborear muchas regiones del mundo por la comida poblano, pero el sabor este mundo es filtrado por la cocina mexicana.

Por lo tanto, la comida poblana refleja mucho de la “influencia y prestado constante” que discute nuestra profesora en su artículo, “Good Food and the Problematic Search for Authenticity.” Además, la influencia mixta de la comida prehispánica y española en la cocina poblana es un ejemplo del papel de la transculturación que se menciona en el artículo: la fusión y convergencia de culturas, que ocurre entre el colonizador y el colonizado.

En camino a el Cemitero Poblano, vi partes del vecindario del East LA. Es evidente que East LA es un barrio viejo, y su cultura e influencia Chicana se refleja en las tiendas, los negocios, la comunidad, y murales vibrantes. Cuando llegué a mi destino, estaba en una plaza/complexo donde todas de las señales de las tiendas y restaurantes estaban en español. Yo tenía más de un restaurante poblano como mis opciones, pero decidí ir al restaurante en que yo originalmente quería probar la cemita.

Cuando entré, yo era la única visitante, pero una familia hablando español llegó un poco después. El restaurante solo tenía una mesera que solo habla en español, y ella también estaba cocinando y administrando la caja registradora. Aunque no tenía ventanas, el restaurante estaba bien iluminado. Solo había cuatro visitantes durante mi tiempo en el restaurante, pero la música latina estaba sonando en la radio y el lugar parecía lleno de vida.

El Cemitero Poblano tiene una gran selección de platos para elegir para mi almuerzo. Entre los platos típicos de poblano había:

  • Mole poblana: una rica salsa de un color rojo oscuro hecha de una larga lista de ingredientes, incluidos chiles secos y chocolate, servido con pavo o pollo.
  • Chalupas: tortillas de maíz ligeramente fritas y cubiertas con salsa, cebolla, y pollo o carne deshebrada (shredded).
  • Tacos Árabes: Una mezcla entre pan de pita relleno y un taco. La carne de cerdo se sirve en pan de pita con una salsa especial de chipotle y un poco de jugo de limón
  • Molotes: Una masa de maíz rellena con queso, puré de papa, huitlacoche, o tingo (pollo deshebrada en salsa de tomate y chipotle), antes de freírse y servirse con salsa.
  • Pelonas: Un rollo frito crujiente relleno de lechuga, frijoles, salsa y carne deshebrada como un sándwich mexicano.

Además, hay una variedad de pan y galletas – una cantidad suficiente para que restaurante fuera una panadería también.

Ya había decidido antemano que quería una cemita después de haber leído el artículo muy interesante de Jonathan Gold en LA Weekly, después de aprender sobre él en clase. La cemita no es una torta habitual – y lo disfruté cada parte. El tierno pan tostado con semillas de sésamo. Los rellenos de carne asada que se desbordan (overflow) de los bollos. El queso que me recordaba a Oaxaca, en parte derretido por el suave y cálido relleno de carne. Los chipotles ahumados. El intenso aroma de un poco de la hierba mexicana llamada pápalo. La gruesa capa de aguacate. Y las jugosas rodajas de tomate, y crujiente sonido de la lechuga “iceberg”. Porque era mi primera vez que probaba una cemita, me sentí abrumado por los múltiples sabores, texturas, y olores que yo estaba recibiendo de solo un sándwich. Finalmente entendí lo que significa probar una comida usando todos de mis sentidos, como discutimos en clase. Finalmente entendí lo que Gold quería decir cuando dijo “Cuidado con la cemita peligrosa.”

Tasfia Jahangir

¡Hola a todos! 
Mi nombre es Tasfia, y estoy en mi cuarto año en USC.
Estudio psicología, y mis menores son en Español y salud pública. 

Me encanta leer y escribir sobre los papeles de cultura, experiencias históricas, y el entorno social en nuestros compartimento y salud mental. 

¡Estoy emocionado de volver a estar en la clase del Sra. Portnoy!