Turismo Culinario y Reflexión por Rachel M

El turismo culinario es una forma del turismo en que los viajeros van a diferentes países o regiones de un país para disfrutar de la cocina local. Actividades del turismo culinario incluye visitas a restaurantes, ferias alimentarias o festivales de comida y clases de cocinar. Había un gran aumento en el turismo culinario en los últimos años. En el artículo, El Turismo Culinario y las redes sociales, Cuando la comida Influye en la Elección de tu destino, Manu Balanzino dijo que, “Cada vez más usuarios opinan que la comida es una parte esencial de su experiencia viajera, especialmente para quienes se encuentran al extranjero: al igual que otras formas artísticas, la cocina refleja la cultura local y por eso hay que dedicarle una atención particular.”

Cuando yo estaba estudiando en Madrid y durante nos clase en Los Ángeles, yo fue una turista culinaria. En Madrid y en muchas otras ciudades europeas yo fui a lugares diferentes para probar la comida. En Madrid, yo fui a Chocolatería San Ginés y Cebo, un restaurante con un Michelin Star. En Cinque Terre, yo traté de encontrar el mejor cannoli. En París, para almuerzo yo fui a Chez Hanna para probar comida israelí y después yo fui a La Droguerie para probar crepes. Estos restaurantes están en un barrio llamado Le Marais. Yo no sé si hubiera ido a este barrio si estos restaurantes no estaban allí. Como he sido un turista culinario, no puedo decir que todo sea negativo. Hay partes negativos y positivos del turismo culinario.

Primero, voy a hablar de los aspectos positivos del turismo culinario. En general, el turismo estimula las economías y crea empleos. Específicamente, el turismo culinario estimula la industria de restaurantes y crea empleos en esta industria. También el turismo culinario puede crear un aprecio y respeto a la cultura del país o región. Además, las turistas pueden aprender sobre la cultura y la comida.

Aunque hay estos aspectos positivos, también hay aspectos negativos del turismo culinario. Si hay demasiado turistas, lo va a tener un impacto negativo en el ambiente de la región. También el turismo puede cambiar la comida de la cultura para acomodar los deseos de las turistas. También ese tipo de turismo interrumpe las vidas de los locales.

Con el turismo en general y el turismo culinario las turistas pueden minimizar los impactos negativos del turismo si estan responsable. Algunas cosas que viajeros deberían seguir son, respeta a la cultura, trata a aprender sobre la cultura, promueve el crecimiento del región, y minimiza el impacto ambiental negativo. Es muy importante que las turistas son consciente de sus impactos negativos y positivos. Durante nos clase, nosotros teníamos mucha respeta a las culturas de los restaurantes que nos visitemos. En el artículo, Balanzino dijo que,

“El creciente interés de los jóvenes millenials por las rutas enogastronómicas han crecido considerablemente en los últimos años y ha hecho que muchos destinos turísticos se hayan adaptado ofreciendo a los turistas comidas tradicionales locales, con el intento de atraer a los turistas y aumentar las visitas.”

En la clase, mi parte favorito fue durante las visitas a restaurantes, cuando hablaba con los cocineros y dueños. Durante nos visita a Guerrilla Tacos, Wes Avila hablaba con nosotros y decía la inspiración de su comida. Todavía yo recuerdo su idea que Guerilla Tacos no es auténtica a México pero es auténtica a su experiencia en Los Ángeles. Me encanta esta idea que al autenticidad puede depender en personas y sus experiencias individuales. Durante nos visita a Mexicano en Crenshaw los cocineros hablaron con nosotros por mucho tiempo sobre el una al otra y sobre su comida y los sabores. Chef Lorena describe los dos cocineros Jaime y Ramiro como Yin y Yang porque ellos son tan diferente pero sus estilos de cocina combinan muy bien. Pude escuchar su pasión por la comida en sus voces y también pude probar su pasión en su comida también.

Mi otra parte favorita de la clase fue conocer a tanta gente nueva de todo el campus y establecer relaciones con ellos a través de comida increíble. Creo que la comida es uno de los puentes culturales más importantes para unir a las personas y creo que esta clase hizo eso para nosotros. Visité a restaurantes con compañeros para escribir los blogs y para completer la presentación y con toda la clase para las excursiones. Pasé mucho tiempo este semestre con estudiantes en este clase. Gracias Profe y gracias clase por una experiencia inolvidable!

The Importance of Recognizing Whiteness in Order to Avoid Cultural Appropriation in Food and Beyond – Por Rachel

It’s an interesting question. Who has the right to profit from food that does not represent their culture? Who has the right to cook food that they did not know growing up and call it their own? Chef Rick Bayless and Professor Krishnendu Ray, chair of NYU’s Food Studies Department and author of The Ethnic Restaurateur talk about this on Dan Pashman’s Podcast, The Sporkful. Professor Ray says that in order to be a chef of another culture’s food you have to educate yourself about the food and the culture, becoming a student of the culture. While I agree with this statement, I believe there is more to profiting from another culture’s recipes and food culture than just learning about their culture.

Between different cultures and cuisines and the way they are viewed throughout the world there are many complexities. One of the main complexities is the hierarchy of cultures and the racial implications. Chef Rick Bayless is a white man from Oklahoma who serves upscale Mexican food in his world-renowned restaurants. Bayless has received both commendations and criticism for his restaurants. Bayless expressed in Dan’s podcast that he has a passion and love for the culture of Mexico and Mexican food. He talks about falling in love with Mexico when he was 14, taking annual trips to Mexico with his family and learning important, valuable life lessons from the people in Mexico. While all of this makes him a student of the culture of Mexico, I am not completely sure his restaurants are still not appropriating Mexican culture to make a profit. Professor Ray explains at the beginning of the podcast that a white person can make food from another culture and succeed while non-whites do not have this same opportunity. When Bayless is asked in the podcast if his whiteness has helped him in any way to succeed, he responded that he had never thought about it before and then he sighted all of his hard work and how difficult it is for restaurants to succeed. While I don’t doubt that Bayless is hardworking or that he is a respectful student of Mexican culture, I think it is impossible not to appropriate another culture if one is not willing to recognize their own whiteness and the way it has in some ways helped them succeed. In a society where there is a such an evident racial hierarchy and constant color-blind racism, Chef Bayless is adding to these major societal issues by not recognizing his own whiteness and the ways it has helped him succeed.

Chef Bayless believes that he is “translating” the food and culture of Mexico to an audience in America in a way that they can understand. Opposingly, Professor Ray says that all translation is a loss of some sort. I believe that both are in some way true. All translation is a loss but if we were never willing to translate anything, cultures would never intermingle, people would never communicate and the world would be a much more disconnected and disunited place. In Los Angeles, we get to see the way that fusing two different kinds of cuisine can be mind-blowingly good. In this fusion, yes we are losing some of the original taste and culture of each of the originals but we are als gaining and incredible new dish that may be appealing to a wider range of people.

Guerila Tacos, Wes Avila’s brick and mortar taco shop in the Art’s District is an example of fusion food. Tacos originated in Mexico but Avila is serving them in ways that are completely different from the way tacos are served and made in Mexico. This being said, Wes Avila does not call his food Mexican food and he is not trying to be “authentic” to Mexican food and culture. Wes Avila described to us on our class visit to his shop that his food is “authentic” to his Los Angeles experience. His fusion tacos encapsulate his Los Angeles upbringing, culinary school experience and passion for food. In this case, fusion food is not taking away from its Mexican roots because it is not trying to be Mexican food. It is trying to be its own individual type of taco and it has been a huge success.

Comida: La Globalización y La Fusión en Los Angeles por Rachel

Los Ángeles es una ciudad global. Hay casi 4 millones de personas en la ciudad. Puedes ver a través de la comida en Los Ángeles que hay muchas culturas diferentes aquí. En lugares como Grand Central Market, puedes ver una celebración de diferentes comidas y culturas. Grand Central Market tiene vendedores como Sarita’s Pupuseria que sirve comida salvadoreña y también tiene vendedores como Eggslut que es muy al día. Grand Central Market es popular entre turistas y locales porque tiene muchas opciones y diferentes puntos de precio. El Mercadito en Boyle Heights es muy diferente que Grand Central Market. La primera cosa que noté en el mercado fueron las señales que decían “No fotos”. Parte de la razón que turistas visitan a Grand Central Market es para sacar fotos. En El Mercadito, no escuché Inglés y había muchas vendedores que no tienes señales o cartas en Ingles. El mercadito no quiere una clientela más global mientras Grand Central Market está captando a una clientela más global.

Según Pilcher y Portnoy, el turismo culinario está ganando popularidad en todo el mundo pero en Los Ángeles, aunque hay más oportunidades para inmigrante que antes, la industria de restaurantes sigue teniendo un mercado laboral de dos niveles. En este sistema no hay muchas oportunidades para los trabajadores migrantes.

Transculturación es el idea que el intercambio de culturas siempre tiene dos lados. Los conquistadores tiene un gran efecto en los conquistados pero también los conquistados tiene un efecto en los conquistadores. Según Pilcher y Portnoy, la comida es una de las primeras introducciones que personas tienen a nuevas culturas.

Because food is ingested daily and literally becomes part of the body, cuisine is a powerful metaphor for identity, particularly in moments of cultural encounter

Portnoy y Pilcher

En el artículo de Esther Cepeda, ella escribí sobre como estamos perdiendo culturas a través de los intercambios de culturas. Ella dice, “la evolución de la manera en que comemos es un hecho real. Pero negociar la herencia cultural gastronómico de todos los países (incluyendo el nuestro) en nombre de mejorar el comercio, no es un trato que muchos harían si estuvieran conscientes de lo que está en juego.”


Yo visité a un restaurante fusión en Koreatown en Los Angeles. Koreatown tiene mucha comida increíble. Yo probé Biergarten LA. Este restaurante fusiona comida alemana de bar y comida coreana. El propietario es un hombre coreano-estadounidense que creció en Los Ángeles. Se le ocurrió la idea de incorporar un “beer garden” alemán con sabores coreanos mientras viajaba por Europa. La carta tiene platos como “Kimchi Fried Rice” y hamburguesas.

Mi amigo y yo decidimos dividir “the Korean Fried Chicken” y “the Elote Corn Cheese Dip.” Me encanta dividir mi comida con un amigo porque me gusta probar tantas cosas nuevas sea posible. The Korean Fried Chicken era crujiente por fuera y suave y húmedo por dentro. Fue frito y vino con ensalada de col, daikon en escabeche y jalapeõs de salsa de soja en escabeche. No probé los jalapeños porque tenía miedo de que fueran demasiado picantes para mí. Mi amigo los probó y casi comenzó a llorar de la especia, pero luego no pudo dejar de comerlos porque sabían muy bien con el pollo. El Elote Corn Cheese Dip era similar a un queso que puedes encontrar en un restaurante Tex-Mex. No pudo sentir el maíz porque los sabores de la mozzarella y el queso cotija eran muy fuerte pero el maíz le agregó una gran textura a la salsa.

La Importancia de la Comida Judía en Mi Vida y Sarita’s Pupuseria

Hay muchas partes diferentes de mi identidad. Mis padres, mis abuelos y mis bisabuelos son de California pero la cocina de California no es parte de mi familia y cultura. En mi familia, nosotros comemos la comida judía. Aunque judaísmo es una religión, también es una cultura. No me considero muy religiosa pero me siento muy conectado con el judaísmo a través de la comida, la cultura y mi familia.

Mi tío tiene un restaurante en Beverly Hills. El restaurante es un Jewish diner que se llama The Nosh of Beverly Hills. Su especialidad es bagels. Toda mi familia les gusta comer en el restaurante y también nosotros comimos bagels y lox durante cada reunión familiar. Cuando como bagels con queso crema, salmón ahumado y pepinos, pienso en mi familia. Me encanta la mezcla de sabores con un gran capa de queso crema, el sabor del salmón y el crujido de los pepinos. También, cuando estoy enferma, solo quiero comer matzo ball soup de The Nosh. Cuando como matzo ball soup del Nosh, me siento cariñosa y consolada como estoy con mi mama en el casa donde yo crecí.  Soy parcial pero yo creo que el matzo ball soup de The Nosh es el mejor en Los Ángeles. Me encanta pedir latkes con mi sopa. Latkes son tortitas hechas de papas, harina, huevos, cebolla y condimentos. Mi familia siempre come latkes durante nos celebración de Hanukkah y Passover.

Cuando yo entro por la puerta en el Nosh, yo conozco a cada camarero y mozo. Siempre envió un mensaje de texto a mi tío que yo estoy en el restaurante. Normalmente, él es en su oficina en el segundo piso. Mi tío me acompaña y come conmigo y nosotros hablamos sobre nos vidas y la familia. A veces, cuando yo vengo al Nosh, mi abuela, mi hermano, otros tíos o mis padres coincidentemente están en el restaurante. Otras veces nosotros planeamos a reunirnos en el restaurante. Nosotros celebramos cumpleaños, graduaciones y otros eventos importantes en el Nosh. The Nosh y la comida judía significan familia en mi vida.

Mi abuela y yo en el Nosh of Beverly Hills

En Los Ángeles, hay muchos diferentes restaurantes que hacen comida que es importante en la identidad y cultura de muchas personas. Como una clase, nosotros visitamos a Sarita’s Pupuseria, situado en Grand Central Market. Pupusas son una especialidad desde El Salvador. Tradicionalmente, pupusas son tortilla de maíz rellena de queso, chicharrón hecho pasta, frijoles refritos, ayote y queso y loroco. En Sarita’s Pupuseria puedes llenar la masa con muchas ingredientes diferentes. Hay frijoles, chicharrón, queso, pollo, carne asada, camaron, ajo, nopal y mas. Pero lo más típico es la pupusa revuelto que tiene chicharrón, frijol y queso. Yo decidí pedir la pupusa revuelta porque es lo más típico y quería una experiencia auténtico a El Salvador. Las pupusas en Sarita’s son basado en recetas de la familia de la propietaria, Sara Clark. Sara Clark crecía en El Salvador y algunas años después de su inmigración a Los Ángeles, en 1998, ella comenzó su restaurante en Grand Central Market. El objeto de Sara cuando ella comenzó el restaurante y hoy en día es traer un sabor de su país de origen a los salvadoreños en Los Ángeles.  

“the greatest harm to one could do to a hungry cook would be to force her to adhere to a fixed standard of authenticity.”

La pupusa revuelta con salsa era deliciosa. El sabor y la textura de la salsa mezclada con la suave y cálida pupusa es la combinación perfecta. La primera vez que yo visité a Sarita’s yo comí la pupusa sin salsa porque tenía miedo que la salsa va a ser picante pero la segunda vez, con la clase yo comí la pupusa con la salsa. Sin la salsa, la pupusa fue un poco insípida pero con la salsa la pupusa fue muy interesante y rico. El menú de Sarita’s incorpora las pupusas tradicional como la pupusa revuelta pero también incorpora ingredientes que no son tradicional como ajo y brócoli. Algunas personas dirían que están quitando la autenticidad de la comida, pero Pilcher dice en su libro que “the greatest harm to one could do to a hungry cook would be to force her to adhere to a fixed standard of authenticity.” Sarita’s puedes traer un sabor de El Salvador a Los Ángeles y al mismo tiempo ser creativa con las recetas y las creaciones.

La Autenticidad en Calle Olvera y Cielito Lindo

Cuándo yo caminé por la Calle Olvera por primera vez, me sentí como si fuera transportado a un mundo diferente. Este sentimiento es muy interesante porque aunque me sentí que estaba en un mundo diferente, no sentí que estaba en un país en particular. Pienso que la idea es que cuando caminas por Calle Olvera, debes sentir como si estuvieras en México pero no sentí como si estuvieras en México.

Yo creo que Calle Olvera es una representación perfecta de “whitewashed.” Calle Olvera cuenta la pequeña historia de incorporar la cultura mexicana en Los Ángeles sin contar la historia más amplia de los mexicanos oprimidos en Los Angeles. Yo asistí a la escuela pública en Los Angeles y no recuerdo haber aprendido nunca sobre la historia de los mexicanos en Los Ángeles. Según el libro Whitewashed Adobe, por William Deverell, “LA matured by covering up these unsavory stories of racial discrimination.” Los Ángeles fue construido alrededor de “whitewashing” y los ideas de privilegio racial y étnico.

La definición de auténtico es acreditado como cierto y verdadero por sus características. El problema con la palabra auténtico es que la definición y los ejemplos de eso son subjetivos. Algo puede ser auténtico a Los Angeles mientras no es auténtico a México. Yo pienso que este es el caso con Calle Olvera. Calle Olvera se representa como una auténtica recreación de México. En la realidad, la comida y las tienditas en Calle Olvera no son los mismos que en México. Calle Olvera es más popular entre los turistas que los locales o los angelinos de México. En el libro, Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, por Sarah Portnory, Portnoy explica que “While Olvera Street is a symbol of the city’s long history of whitewashing its Mexican past, it also has a dual life is a symbol of the city’s long history of whitewashing its Mexican past, but it also has a dual life. Christine Sterling, a wealthy Anglo woman, designed it as an “authentic” Mexican marketplace in 1929.”

Cuándo estaba en Calle Olvera con la clase, yo comí en el restaurante Cielito Lindo. El menú estaba compuesto por solo taquitos, tamales, burritos, fajitas. Probé los taquitos porque Cielito Lindo es conocido por sus taquitos. Calle Olvera y Cielito Lindo quieren representarse a sí mismos como auténticos a México. En realidad, taquitos fueron inventada en San Diego, no en México. También cuándo yo estaba caminando por Calle Olvera, no escuché español. Solo escuché inglés y otras idiomas de las turistas. También yo vi a muchas turistas pero no vi a muchas personas de Los Angeles. Los precios de la comida y las cosas en las pequeñas tiendas eran muy carro. Dos semanas después de mi visita a Calle Olvera, nosotros fuimos a El Mercadito en Boyle Heights. Casi todo sobre El Mercadito era diferente que Calle Olvera y Cielito Lindo. El Mercadito tenía muchas pequeñas tiendas con pimientos, mole, maíz, elote, pasteles y más. En el mercado, no vi a un turista y solo escuché español cuándo estaba allí. Pero una cosa muy interesante sobre el Mercadito es que lo tenía cosas como pimientos y mole que son especialidades para los mexicanos y los americanos de México mientras también tenía cosas como Hot Cheetos con Nacho Cheese. Ferrero expliqué este concepto en su libro, Food Nations, Selling Taste in Consumer Societies. Él dijo que en los restaurantes Mexicanos, hay “a ‘dual life’ of Mexican food: standardized food for Anglos, and specialties for Mexican-Americans and Mexicans.” Esto es el caso en muchos restaurantes Mexicanos en Los Angeles. Hay una sección del menú que tiene comida de una region especifica en México y también hay una sección con los burritos y quesadillas. 


El Sabor de Oaxaca en Koreatown, Los Angeles. (Por Rachel Magnin)

El estado de Oaxaca está localizado en la región sur oeste del pacifico mexicano. Oaxaca es conocido por su comida increíble, específicamente el mole. Hay mucha variedad en la comida de Oaxaca porque hay muchas climas y culturas. El estado tiene zonas costeras con mariscos, en la región del Valle Central crece muchas verduras y en el área cerca de Veracruz hay muchas diferentes frutas tropicales. También Oaxaca tiene diecisiete grupos indigenas y por eso, hay muchas diferentes tradiciones y culturas.

Aunque la realidad que muchas de las residentes de Los Angeles piensan en burritos y quesadillas cuando están pensando en comida mexicana, la comida de Oaxaca es un poco diferente. La historia del mole se remonta a la época prehispánica. Se narra que los aztecas preparaban para los grandes señores un platillo complejo llamado “molli.”

En el día de la celebración de Martin Luther King, yo fui a un restaurante de comida de Oaxaca para almuerzo. El restaurante se encuentra en 8th st. Entre Ardmore y Irolo. El nombre es Sabores Oaxaqueños. Al otro lado de la calle, hay un mercado que se llama Jons y la calle que lo rodea es muy gris. Puedes ver en la foto que la fachada del restaurante es muy colorido y vibrante. En la calle, la fachada destaca por sus alrededores. Cuándo entré en el restaurante, me di cuenta que hay una tiendita en el frente con pequeñas baratijas y dulces. Pasé por la tienda y hablé con la anfitriona que solo hablaba español. Los manteles eran coloridos y estampados de flores y había arcos de ladrillo que separan las diferentes partes del restaurante y había pequeños adornos como velas y plumas por todo el restaurante. La música en el restaurante estaba mariachi y otros tipos de música tradicional de México. Todas los patrones en el restaurante estaban hablando español.

El restaurante fue iniciado por dos hermanos, Germán Grana y Valentín Grana. Germán estaba en el restaurante cuando yo estaba allí y él me explicó cómo él y su hermano comenzaron el restaurante en la ubicación pasada de Guelaguetza Restaurante.

El servidor sacó chips y 2 salsas tan pronto como nos sentamos. Me encantaba la salsa suave pero yo no puedo comer comida picante y por eso, no me gustaba la salsa picante. En el menú, hay secciones para Botanas, Anafres y Molcajetes, Desayunos, Caldos, Ensaladas, Mariscos, Autentica Comida Oaxaqueño, Moles, y Platillos Mexicanos. La sección de “Platillos Mexicanos” tiene comida como burritos, tacos y quesadillas; la comida que mucha gente de Norte América piensa es la comida de México. El restaurante siente un poco menos autentica a través de este sección. Yo decidí que debería pedir algo de la sección de Autentica Comida Oaxaqueño o de la sección de Moles. Le dije a mi servidor que estaba allí para una clase y le pregunté cual plato mejor encapsulado la comida de Oaxaca. El servidor me dijo que debía probar el mole y me ofreció probar los 3 tipos de mole que ofrecen antes de decidir cuál plato quería pedir. Yo probé mole negro, mole rojo y mole coloradito y me encantaba el mole coloradito. El mole coloradito tiene chiles, nueces, semillas, especias y chocolate Oaxacan. Pedí el mole coloradito con pollo y arroz. Mi amigo pedió un burrito y no tomé fotos del burrito porque no era especial. Él no es muy aventurero con la comida.

Mientras esperábamos nuestra comida, Germán sacó un pequeño plato con grillos y me dijo que los probara. Me gusta probar comida nueva pero GRILLOS, no gracias. Tenía mucho miedo, pero fui valiente y probé un grillo. El grillo estaba crujiente y salado. No quiero comerlos otra vez. Después de casi 10 minutos el servidor trajo la comida. El pollo estaba perfectamente húmedo y sabroso. Es difícil describir el mole porque nunca he probado algo así. El mole estaba dulce a la vez que también estar sabroso. Podía conocer los pimientos, el chocolate y las nueces a la vez, pero nada estaba abrumador. Cuando vi el arroz, se veía un poco simple y mediocre, pero cuando lo probé con el pollo y el mole, fue la adición perfecta. Sabía mucho mejor de lo que parecía.