The Essence of Los Angeles Culture lies in the Work of Food Vendors

By: Audrey Zhao

Street food vending is essential to Los Angeles for two reasons. First, markets have been a part of culture in Mesoamerica, dating back to even earlier, as “Bernal Díaz del Castillo, a soldier in the army of Hernán Cortés, observed in 1519” (Portnoy 2017). The other reason that it can be considered essential is that it provides the only source of income for many immigrant families.

For immigrants who come to Los Angeles with nothing, and especially those who are undocumented,  street vending is their only option. Street vending is a large portion of informal economy, which provides income and employment to all people. Limited education and undocumented status greatly limit their employment opportunities, so they do their best with what they know how to do, which often includes cooking. Food brings people together in all cultures, so it’s not surprising that selling food from a stand on the street brings communities together too. Stands lining the streets in Latino neighborhoods evoke memories of home and provide a place for people to gather and share their experiences. Many vendors are left out of many aspects of society because they are undocumented, and Portnoy mentions that, “street vending allows them to participate in the public sphere… has given them a sense that they have a voice in their community” (2017).

However, this association between Latino immigrants and street vending has contributed to the difficulties they have faced. A history of discrimination from law enforcement and pushback from neighboring businesses makes it even more difficult for vendors to make a living. Being on the street and having no brick-and-mortar location also means vendors have to face weather and crime in a way that other establishments do not, while also being held to the same or unrealistic standards in other ways. Vendors that can afford an expensive permit cannot get “an affordable code-compliant vending cart”, leaving only “around 1% of street vendors selling food in L.A. County are permitted” (Villafana 2021). This cycle perpetuates, as vendors continue to deal with crime, residents associate vendors with crime, and law enforcement cracks down, taking hard earned money and leaving them in the same place they started.

Fruteros

Fruteros are street vendors who specifically sell fruit and vegetables, which they often sell in salads or smoothies. They are particularly noteworthy because they are commonly the entry into street vending for immigrants who have only been here for a few days, and they have a distinct social network that sets the stage for their relationships not only with other fruteros but with the city in general. These hometown ties, or paisano, influence their work and personal lives in the United States, but they are not always positive sources of support because “they can also be overwhelmed by the economic poverty of their members and by the hostile context of reception in which they exist” (Rosales 5). The complex nature of better opportunity and simultaneous loss of freedom for immigrants to the United States is referred to as the “ethnic cage”.

The ethnic cage is different for each person and within different contexts in the life of each person because the relationships and situations involved are dynamic and changing. It seems that those who understand the plight of individuals are those best poised to help and exploit them. A cage can both corral and protect those inside while also trapping and depriving them. The duality of the nature of this concept is illustrated in the ways that communities can support each other and also take advantage of those who are newcomers or unfamiliar with the situations they face.

For fruteros, this concept was omnipresent because they were entering an environment that rejected their presence and their work. Living with the knowledge that law enforcement could take away everything at any moment greatly affected vendors’ lives and relationships. Even their presence or recruitment to Los Angeles began with the assumption that they would work for little to no pay at the beginning (Rosales 12).

Hotdog at Exposition Park.

Street Vendors during COVID-19

Street vendors have not only struggled historically, but their marginalization also contributes to their increased troubles during a time where everyone is struggling. The onset of the COVID-19 pandemic only worsened the fears vendors have always had of citations from the county health department. Many vendors found themselves without income because they were unable to work on the streets while also not receiving economic relief from the government.

Just down the street from my apartment, I remembered that I had often seen vendors with colorful umbrellas set up in Exposition Park. I have only lived in this area during the pandemic, so while I was used to seeing street vendors in upscale, trendy environments, it had been easy to forget about the people who set up their stands each day just to get by.

I tried to calm my nerves before approaching the stand of a middle-aged couple. When they saw me, they greeted me quickly before waiting for me to speak. The moment I greeted them in Spanish, they looked delighted and smiled widely at me. I explained that I was studying street vendors in my class at USC, and they agreed to answer my questions.

I learned that this couple had been selling food in this spot, on the corner of the rose garden and museum center, for seven years. They told me business had been very bad for the past year and that things had been very difficult. Despite the fact that people were spending some time outdoors, they lost the business they normally would have gotten from foot traffic, as the museums had been closed for some time.

I ordered a hotdog, and as the woman warmed the bun on the cart’s grill, her husband asked me if I had gotten the COVID-19 vaccine. He smiled when I told him I had gotten a headache from my first dose and told me they had both received two doses already. We spoke about how we hoped things would look up soon as more people received the vaccine, and I thanked them for their time as they handed me the hotdog.

This was my first time trying to engage in conversation with a food vendor in Spanish rather than simply order, and it was a completely different experience from all the times I had spoken English. Rather than merely transactional , our conversation felt natural and our interaction had been much more meaningful and warm because I had spoken to them in their native language.

I did the most reflecting I have ever done while eating a hotdog, and I realized I had never thought about how the museum closures had been affecting the street vendors nearby and those in similar situations all over the city. While I had always viewed street vendors as hardworking people trying to provide for themselves and their families, I learned firsthand about difficult it is to make a living with work the city both benefits from and simultaneously rejects. For a city that loves its culture of street food, I hope that Los Angeles works towards showing more appreciation for those who bring this culture to life and rely on it for their own lives.

Sources

Portnoy, Sarah. “L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization.” LA Weekly, 25 Jan. 2017, http://www.laweekly.com/l-a-s-street-vendors-arent-giving-up-the-fight-for-food-cart-legalization/. 

Rosales, Rocío. “Chapter 1.” Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Communities in Los Angeles, pp. 1–19. 

Villafana, Janette, and Jack Ross. “Fines and Confiscation: Explaining L.A.’s Arbitrary Street Food Cart Law the County Uses to Criminalize Street Vendors ~ L.A. TACO.” L.A. TACO, 15 Mar. 2021, http://www.lataco.com/carts-street-food/. 

Todo está conectado: La intersección de la comida, la raza, y la salud

Por Audrey Zhao

Racismo Estructural

El racismo estructural es omnipresente en todas partes de nuestra sociedad en todas las instituciones. Los ejemplos de racismo estructural son evidentes en la gentrificación de comida y apropiación cultural. En cada situación, el sistema se beneficia del grupo dominante a menudo a expensas de otros.  Cuando el grupo dominante mercantiliza símbolos y artefactos culturales, ellos reproducen las desigualdades existentes (Springer 2018). Las cosas como estilos de cabello o ropa están de moda cuando los blancos las usan, pero se ven como de menor valor que cuando se asocian con personas de color. El mismo problema es presente en la evolución de comida, donde blancos pueden añadir una gira a comida tradicional de otras culturas y pueden beneficiarse mucho más que un inmigrante o persona de la cultura a la que pertenece. Racismo estructural pone menos valor a cualquier cosa hecha por las minorías, lo cual causa desventajas económicas.

Otro ejemplo que viene a la mente es el proceso de solicitud de universidad. Grupos minoritarios, especialmente latinos y negros, enfrentan dificultades económicas, y sus estudiantes a menudo están en desventaja. Hay muchas oportunidades no disponibles como servicios de preparación de pruebas, consejeros universitarios, y aún el tiempo libre por hacer actividades extracurriculares. Los esfuerzos para igualar las oportunidades para los estudiantes minoritarios han aumentado a medida que las universidades se centran en considerar los antecedentes de los estudiantes en sus solicitudes. Mientras estos esfuerzos son pasos pequeños, el efecto va a aumentar con el tiempo para cerrar la brecha educativa. La falta de acceso a educación para los latinos está íntimamente conectada con salud, principalmente a través de alimentos, conocimiento de medidas preventivas, y sobre todo acceso a la atención de salud.

Los efectos de COVID-19

Disparidades de salud preexistentes, son más claras que antes debido a la pandemia. Mientras “de cada 100.000 residentes latinos del condado de Los Ángeles, 38 han muerto por COVID-19”, este es el doble que el número de blancos que han muerto de COVID-19 (Lin 2020). Una de las razones para esta diferencia es que mucha de la gente latina trabaja en trabajos esenciales, aumentando su exposición a COVID-19 y el riesgo de infección. Adicionalmente, los efectos de racismo sirven como un “‘estrés crónico que puede conducir al estrés tóxico a nivel biológico'”, afectando negativamente la salud desde la infancia (Lin 2020).  Los niveles de estrés acumulan a lo largo de la vida y manifiestan en condiciones crónicas como la presión alta o la diabetes. La falta de acceso a alimentos saludables y la inseguridad alimentaria contribuyen enormemente a la mala salud. Una dieta pobre conduce una variedad de problemas de salud que no se puede arreglar más adelante en la vida, y según Galvis “La raza, la pobreza y la inseguridad alimentaria se correlacionan estrechamente con la obesidad y las enfermedades relacionadas con la dieta (Galvis 2016)”. Más que no poder pagar costosos productos frescos, muchos residentes en áreas de menores ingresos ni siquiera son capaces de viajar fácilmente a supermercados con opciones de salud.

Por muchos años, se ha sabido que la inseguridad alimentaria no se debió a la escasez de alimentos, sino al despilfarro y la ineficiencia. Los alimentos desperdiciados han aumentado como resultado de la pandemia porque los restaurantes están cerrados y nadie está comprando productos lácteos o frutas y verduras frescas. Una organización que está abordando este problema es Foodcycle LA, a través de un programa que organiza voluntarios para entregar alimentos que de otra manera habrían sido tirados. Además de guardar los alimentos, una solución o modelo que parece más prometedor implica que el gobierno federal pague restaurantes para abrir, contratar trabajadores y alimentar a los hambrientos. Organizaciones como World Central Kitchen no están esperando al gobierno y están dando donaciones a los restaurantes en muchas ciudades. Según Andrés “every dollar goes into a restaurant when you dine out, trickles down across the economy” y agricultores, pescadores, cocineros, repartidores reciben apoyo financiero (Cooper 2020). Estas personas de la industria alimenticia son trabajadores esenciales olvidados y sin ellos, realmente habrá una escasez de alimentos. La ironía de la situación es que “roughly half of hired crop farmworkers are undocumented immigrants” y ellos son lo más vulnerable a la pandemia porque no sólo tienen una mayor exposición al virus, sino también son menos propensos a tener acceso a la atención o incluso buscar atención por miedo (Cooper 2020). Aunque se tomó algo tan desafortunado como una pandemia, mucha gente finalmente se está dando cuenta de lo que aportan los inmigrantes a la economía. Ahora que la sociedad se ha visto obligada a enfrentar la desigualdad, hay esperanza de un futuro más justo.

Fuentes

Cooper, Anderson. “Addressing the Strain the Coronavirus Has Put on America’s Food Supply Chain with José Andrés.” CBS News, CBS Interactive, 19 Apr. 2020, http://www.cbsnews.com/news/jose-andres-chef-feeding-coronavirus-impact-60-minutes-2020-04-19/.

Galvis, Ana. “Desmantelando El Racismo Del Sistema Alimentario.” Food First, 16 Mar. 2016, foodfirst.org/desmantelando-el-racismo-del-sistema-alimentario/.

Lin II, Rong-Gong. “Los Residentes Latinos y Negros De California Se Ven Más Afectados Por El Coronavirus.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 28 June 2020, http://www.latimes.com/espanol/california/articulo/2020-06-28/los-residentes-latinos-y-negros-de-california-se-ven-mas-afectados-por-el-coronavirus.

Springer, Devyn. “Resources On What ‘Cultural Appropriation’ Is and Isn’t.” Medium, Medium, 11 Sept. 2018, medium.com/@DevynSpringer/resources-on-what-cultural-appropriation-is-and-isn-t-7c0af483a837.

El que Inició la Revolución de las Loncheras en Los Ángeles: Kogi

Por Audrey Zhao

Kogi refleja el concepto de globalización por su mezcla innovadora de cocina coreana y mexicana. Sin globalización, las dos cocinas nunca se habrían conocido. Los sabores de Kogi encarnar la movilización de la comida de la cultura a la cultura. Algunos podrían decir la mezcla se pierde la autenticidad de cada cocina, pero es importante reconocer al mismo tiempo esta innovación también representa la ganancia de algo nuevo. Los sabores no existían en otros lugares y Kogi creó los métodos de preparación originales, así que en su manera nueva, la comida es auténtico a Los Ángeles.

La comida representa las conexiones a las personas con una influencia global porque es un símbolo de la historia de la gente de la región. Como dice James, “historically there has been a constant interchange between cultures in relation to food consumption” (James 374). Maíz en regiones de África y pizza y pasta en todo el mundo son ejemplos del intercambio cultural. Ya es difícil reconocer que maíz no es indígena de África y que pizza no tiene orígenes en cocina americana.

¿Qué es Kogi?

Cuando tú escuchas fusión coreano y mexicana, la comida que piensas en que es exactamente que sirve Kogi. Famosa barbacoa coreana es transportada por el sabor y versatilidad de una tortilla. La lonchera es famosa por su costilla corta, que sirve como un taco o burrito. También se ofrecen otras opciones de carne con un giro como cerdo picante, un “Kogi Dog”, un taco del calamar, y aún “sliders”. El número de opciones ofrecidas fue perfecto para tener una variedad de sabores sin ser abrumador.

Hoy en día en Los Ángeles loncheras están en cada calle, pero en 2008, cuando Kogi empezó servir comida a los residentes de la ciudad, esta idea fue casi loco. El web era joven y la gente no estaban acostumbradas a seguir los alimentos y las tendencias en un feed en vivo. Kogi se disparó al éxito a través conducir por la ciudad y servir comida única a un precio inmejorable. Una noche, la lonchera se conoció Twitter, y su popularidad se extendió como los incendios forestales (LaPorte). Kogi no sólo empezó la fascinación con comida fusión sino también creó una escena que fomentó un diálogo real entre la comida y la tecnología. De repente, personas podrían encontrar y compartir nuevos lugares con facilidad, y popularidad de blogs sobre la vida y comida aumentaba como nunca se había visto antes.

Barbacoa coreana es uno de los sabores más distintos del mundo, con su carne jugosa, dulce y sabroso. Tiene todo el sentido usarlo como relleno para la carne que normalmente se encuentra en quesadillas, tacos, y burritos.

Fui a la Taquería Kogi con mis compañeras de cuarto, y entre nosotras tres podemos probar la mayoría de los platos famosos del menú. Mis amigas pidieron el taco con “short rib”, el taco con calamar, y la quesadilla con Kimchi. Yo pedí un burrito con “short rib” y la quesadilla “blackjack” porque había estado muriendo de hambre todo el día.

Sólo puedo describir el sabor como una rebelión contra las expectativas. Después de comer muchos burritos de todos tipos en mi vida, naturalmente, esperaba una cierta mezcla salada y cremosa. Mi burrito fue casi el opuesto. El relleno fue sabroso debido a costilla corta, pero los otros ingredientes eran muy frescas y agridulces. El repollo especialmente se destacó para mí como un sabor muy coreano. Esta mezcla de cocinas simplemente tiene sentido. La existencia de una salsa roja mostró la posibilidad de una fusión perfectamente balanceada de los sabores coreanos y mexicanos y sus tipos de sus respectivos chiles.

La quesadilla “blackjack” fue un triángulo de pura felicidad. El cerdo fue tierno y mezclaba sin esfuerzo con los quesos cheddar y jack. Sin embargo, el ultimo toque fue la salsa verde incluida porque el sabor del cítrico cortó a través de la grasa. Cada bocado fue como una otra explosión de sabor. Me hacía conscientemente comer más lento para saborear cada bocado. No es una sorpresa que Kogi inició un movimiento porque aún, más de diez años después, casi nunca he probado una combinación tan distinta de cocinas de lugares diferentes.

¿El movimiento alimentario siempre es bueno?

Muchas veces, la globalización de la comida es conectada a la gentrificación porque “restaurants and cafes are especially likely to exploit the ‘rent gap’ “(Sbicca et al). Los restaurantes y cafés operan en márgenes de beneficio estrechos, significando que hay muy poca diferencia entre el costo de producir algo y el precio que se vende. En estos casos, los dueños se benefician de los precios bajos de la renta. El papel de la comida como un marcador de cultura y un elemento básico de la comunidad contribuye a la manera en que prepara el escenario para la gentrificación. Los recién llegados a menudo toman los platos locales y los transforman con ingredientes más caros que atraen a los consumidores más ricos. Un ejemplo de esta transformación es la sustitución de los locales que “vivían de la pesca y habitaban edificios modestos” con marisquerías al aire libre que sirven ingredientes importados de puertos extranjeros (Peñas).

Se describe como una señal que “their neighborhoods are no longer for them, creating a cultural disconnection and displacement that can precede their physical eviction” (Sbicca et al). Las dos son relacionadas también porque la comida que se toma pertenece a las comunidades de color quienes son las víctimas de décadas de racismo y segregación residencial.

El asunto de la segregación residencial también es un recordatorio de la existencia de desiertos alimentarios. Según a Peña, “si tiene una tienda de alimentos orgánicos debajo de su casa, pero le resulta demasiado cara para su bolsillo”, sí vives en un desierto alimentario. La gentrificación de la comida cambia el paisaje alimentario porque la presencia de opciones más caros por restaurantes y cafés les ayudan la llegada de supermercados más lujos, contribuyendo a la expansión de desiertos alimentarios como los residentes no pueden comprar la comida ofrecida en estos lugares. Mientras algunas personas ahora pueden probar cocinas nuevas y experimentar con sabores sorprendentes, otras están perdiendo su acceso a los alimentos.

Es difícil evitar la gentrificación siempre que ocurre cualquier tipo de desarrollo, pero ser consciente del problema puede hacer una gran diferencia en cómo proceder. La fusión de alimentos y nuevos lugares no tienen que significar aprovechar las culturas de los demás. Es importante tener en cuenta cómo cambios en una región afectan todos de los grupos de residentes, no sólo la gente con las carteras más grandes. Todo merece el derecho a vivir sus vidas en paz, con necesidades básicas.

Fuentes

James, Allison. “Identity and the Global Stew.” The Taste Culture Reader,pp. 372–84.

LaPorte, Nicole. “How Roy Choi Built An Empire From One Beat-Up Taco Truck.” Fast Company, Fast Company, 18 Nov. 2014, http://www.fastcompany.com/3038398/how-roy-choi-built-a-food-empire-from-one-beat-up-taco-truck.

Peñas, Esther. “La ‘Gourmetización’ De Las Ciudades.” Ethic, 11 Feb. 2019, ethic.es/2019/02/gentrificacion-alimentaria-gourmetizacion-ciudades/#:~:text=Es%20decir%2C%20la%20gentrificación%20alimentaria,la%20salud%20de%20muchos%20ciudadanos.

Sbicca , Joshua, et al. “In Changing Urban Neighborhoods, New Food Offerings Can Set the Table for Gentrification.” The Conversation, 10 July 2020, theconversation.com/in-changing-urban-neighborhoods-new-food-offerings-can-set-the-table-for-gentrification-131538.

Explorando Cerca de mi Casa: Bandeja Paisa en Houston

por Audrey Zhao

¡Hola a todos! Me llamo Audrey y soy una estudiante de tercer año en USC. Estoy persiguiendo un grado de Neurociencias y un menor en español. Soy de Houston, pero mis padres son de China. Al crecer, comía comida china que mi madre cocinaba, típicamente platos de verduras salteadas, tiras de carne, y arroz. Debido a que los alimentos que traje a la escuela eran diferentes de los alimentos que otros niños trajeron, estoy familiarizado con cómo otros reaccionan a la falta de familiaridad en algo tan familiar como la comida. Como dice Heldke, el poder del sabor incluye “an understanding of selves as discrete units defined in terms of our differences from each other” (Heldke 386). Debido a que nací aquí, e hizo muchas de las actividades que los otros niños hicieron, la comida fue una de las primeras cosas que noté que me separó de otros niños. Por suerte, siempre tenía una conexión fuerte tanto con mi herencia como con la cultura en la que crecí, y me enorgullecía cada vez más de mi tolerancia a los alimentos picantes y los platos “extraños”.

Un foto de yo en Barcelona con mi gelato.

La comida es importante en la cultura china, y cada vez que visitamos a la familia en China, nuestros amigos y familiares nos llevan a restaurantes extravagantes, donde todo se sienta en una mesa enorme con una parte superior giratoria. Todos compartimos veinte platos diferentes mientras nos reímos y nos ponemos al día.

Mi plato favorito de China es Peking duck. La carne es jugosa, la piel es crujiente, y la salsa de ciruela es dulce y salada. No hay nada que no le guste. Porque nuestro lugar favorito está lejos de donde vivimos, lo comemos solo para ocasiones especiales. No cabe duda de que sabe incluso mejor cuando estamos celebrando cumpleaños o simplemente tener a toda la familia juntos de nuevo. Aunque parece que Peking duck es lo único que volveré a comer, desde que puedo recordar, siempre también he apreciado la comida de otras culturas como gyros griegos y pho vietnamita. Debido a mi interés de probar comida de diferentes culturas y mi propia experiencia con comida china, no es una sorpresa que tenía muchos pensamientos sobre “autenticidad”. Cuando buscando por “el mejor” de cualquier comida, yo creía que el más auténtico el mejor. Autenticidad, para mí, significaba lo más cerca posible de la preparación original y los ingredientes.

Peking Duck por Curious Cuisiniere. https://www.curiouscuisiniere.com/wp-content/uploads/2018/10/Peking-Duck-7206-1.jpg

Crecía comparando los platos de mi mamá con los disponibles en los restaurantes chinos y aun las opciones en la línea del almuerzo en mi escuela. ¡Pensé que ellos lo estaban haciendo todo mal! Nosotros no llamamos fideos “chow mein” y mi mamá nunca nos hizo pollo naranja. Esta mentalidad se transfería en alimentos de otras culturas también. Todavía disfrutaba la comida que consideraba “no auténtica” pero subconscientemente los consideraba inferiores.

Sin embargo, Portnoy tiene una buena observación sobre “A dish can be prepared one way in one region and use different ingredients in another. When people immigrate to a new country, however, they may have to use different ingredients” (Portnoy). Este me hizo pensar que si los mismos platos se hacen diferentemente en las partes diferentes de su país donde se originaron, deberían poder usar ingredientes y métodos diferentes cuando preparado en un país diferente. También me di cuenta de que gran parte de la comida que había estado “trending” o que la gente estaba haciendo cola durante horas para comer no siempre era auténtica en el sentido tradicional. A pesar de que muchos de estos alimentos de fusión fueron giros en los sabores tradicionales, su origen reciente y creatividad se celebraron. ¡Tampoco eran menos sabrosos que los platos tradicionales!

Si comida se cambia para atraer a diferentes gustos, pero el cocinero es un inmigrante trayendo su cultura a nuevo país, puede ser un caso de “es permitido romper las reglas, pero para poder hacerlo, es necesario primero conocerlas” (J. Peña T.). No es posible entrar en detalles con todos los restaurantes y todos los platos, así que tal vez esto sea una señal de que nos estamos concentrando en las cosas equivocadas cuando se trata de comida.

Si acaso, las fusiones de diferentes sabores de diferentes culturas son las más auténticamente americanas, porque solo aquí, en un país tan diverso como los Estados Unidos, estas ideas se juntarían.


Palma de Cera: ¿Palmeras en Tejas?

Después de buscar por algunos restaurantes a pocos kilómetros de mi casa (porque ya estaba muriendo de hambre), descubrí Palma de Cera, un restaurante colombiano. La palma de cera es el nombre de un tipo distinto de palma nativa a los bosques de Colombia y también el árbol nacional.

Antes de esta clase, no he pensado en probar comida colombiana específicamente, pero la cantidad de buenas críticas me llamó la atención y este fue la oportunidad perfecta probar algo nuevo. No pude encontrar mucha información sobre este restaurante, pero la descripción en su página de Facebook dice que tiene “a wide array of handpicked authentic Latin American (Colombian, Cuban, Brrazilian, Chilean) dishes made from only the freshest and highest quality ingredients”. El menú incluye una variedad de platos como tilapia peruana, bistec encebollado, y aun ropa vieja de Cuba. Porque fue designado un restaurante colombiano en Yelp (y el plato tenía una estrella al lado de su nombre en el menú), escogí Bandeja Paisa, el plato más famoso de Colombia.

La comida de Palma de Cera. Imágenes de empanadas, salchichas, y Bandeja Paisa.

Bandeja Paisa

La historia de este plato se origina en su creación como una fuente de combustible de altas calorías para proporcionar a los trabajadores de campo con un día completo de energía. ¿Quién podría comer tanto? Y, ahh…eso tiene un sentido completo, fueron mis dos primeros pensamientos como miraba abajo en el plato abundante delante de mí.

Los componentes del plato incluyen frijoles rojos, plátanos, arroz, carne de res, aguacate, un huevo frito, y una enorme rebanada de vientre de cerdo frito. Como forastera sin experiencia con la comida colombiana, es difícil hablar con la “autenticidad” de la comida, pero puedo describir la combinación de sabores de este plato que voy a usar para comparar experiencias futuras.

Primero, empecé con la empanada de ternera y patata. El exterior era crujiente y más delicado que otras empanadas que había intentado en el pasado. Le faltaban los bordes retorcidos que normalmente adornan empanadas, pero de alguna manera la forma simple me dijo que hablaba en serio. No me decepcionó el relleno suave y jugoso que fusionó los sabores de carne y patata en uno.

La primera parte de la Bandeja Paisa que probé fue el chicharrón. La presentación de esta gran tira parcialmente cortada en cubos era magnífica. Se parecía a una rebanada grande de tocino, pero sabía cien veces mejor. La carne grasa estaba llena de sabor y una capa crujiente de piel se dejó encima de capas de carne. Mi siguiente bocado del plátano proporcionó una dulzura para equilibrar los sabores salados. La salchicha y los frijoles también se destacaron para mí. Los frijoles sabían como lo que todos los demás frijoles que había antes aspiraban a ser.  Había una complejidad en su sabor que me resulta difícil de describir. Muchas de las partes tenían mucha grasa, pero de alguna manera la suculencia no era abrumadora en sabor. De hecho, la combinación de sabores de cada componente del plato fue una experiencia única y a diferencia de cualquier cosa que había probado antes.

Por ahora, tengo muchas ganas de las experiencias culinarias que me esperan. No puedo hablar de la autenticidad de Palma de Cera, ya que había información limitada disponible sobre este restaurante de propiedad familiar, pero tal vez perseguir la autenticidad significa pasar por alto las nuevas experiencias que la comida crea y las nuevas historias familiares que se cuentan por su creación.

Fuentes

“Bandeja Paisa.” Discover Colombia RSS, discovercolombia.com/bandeja-paisa/.

de J. Peña T. , Israel. “¿La Autenticidad Está Sobrevalorada En La Comida?” BRIKI MAG, 1 Apr. 2020, brikimagazine.com/2020/03/28/que-significa-lo-autentico-cuando-hablamos-de-comida/.

Heldke, Lisa. “But Is It Authentic? Culinary Travel and the Search for the “Genuine Article”.” The Taste Culture Reader, 2005, 385–94.

Portnoy, Sarah. “Good Food and the Problematic Search for Authenticity.” KCET, 6 Nov. 2017, http://www.kcet.org/shows/the-migrant-kitchen/good-food-and-the-problematic-search-for-authenticity.