Blog #8: Una clase con sabor (por Olivia D.)

Antes de tomar la clase, ya era una fanática de la comida mexicana y de otras países latinoamericana, y la clase me dio más conocimiento de la historia asociada con la comida y que podemos aprender de la comida étnica en general. Voy a pensar en lo que he aprendido durante la clase en el futuro, porque los tópicos quedarán relevantes a mi vida viviendo en California y comiendo comidas étnicas y de fusión en un “foodscape” que todavía está evolucionando constantemente. Ya he pensado en tópicos de la clase afuera del contexto de la clase durante el semestre, y por esa razón pienso que la clase tiene mucho valor.

 

Por supuesto, mi parte favorito de la clase era probar la comida. Específicamente, a mi me gustaba probar la comida que trajeron los grupos para las presentaciones, por ejemplo las paletas y los postres guatemaltecos, porque tenía la oportunidad de comer algunas cosas que posiblemente no tendría afuera de la clase. Sí he comido las paletas antes de la presentación, pero probé muchos sabores nuevos como el mamey de que nunca sabía, y cuando fui a México durante las vacaciones de la primavera, pedí unas paletas de sabores exóticos – y también podía apreciar la manera en que se hacen – debido a la presentación en clase. También probé el huitlacoche, de que nunca he oido antes de la clase pero que a mi me gustaba mucho.

IMG_4921
Amanda y yo probando la comida de Cielito Lindo
IMG_1072.jpg
También disfruté trabajar en el jardín y conectar la clase con la otra clase que tomé con Profesora Portnoy

También disfruté mucho nuestras discusiones sobre la apropriación cultural de la comida, y es algo en que pienso mucho afuera de la clase. Casi toda de la comida que como puede ser un ejemplo de apropriación culinaria en una manera o otra, y ahora tengo mejor conocimiento de todo lo que es importante notar cuando tengo una experiencia con comida étnica o fusión. Ya he tenido discusiones intereses afuera de la clase con mis amigos y familia sobre conceptos que hemos discutido como quien tiene el derecho de cocinar comida étnica, como definir la autenticidad, y la importancia de la comida en todos aspectos de la vida. En general, he disfrutado mucho la clase y sé que todo lo que he aprendido quedará en mi mente en el futuro!

El arte y la comida: cómo se cruzan y qué nos revelan sobre una cultura (por Olivia D.)

El arte de una cultura revela mucho y puede servir como un portal a través de cual podemos entender más de la historia de la cultura. La comida también puede revelar las tradiciones y los valores de una cultura. Pues, podemos ganar conocimiento de una cultura histórica por el arte y la comida del época, y a muchos tiempos el arte enfoca en la comida o nos dice algo sobre la comida o las tradiciones culinarios.

Por ejemplo, en el museo LACMA vimos algunos vasos que se usaban en la cultura maya para el chocolate. Los vasos nos enseñan sobre la cultura maya de donde vienen en algunas maneras: primero, están cubiertos en pinturas de arboles de cacao y dioses, y otras que demuestran cómo bebían el chocolate. El arte afuera de los vasos significa que el chocolate es algo divino en la cultura maya, porque se asocia el chocolate con los dioses y la realeza. Segundo, el hecho de que los vasos cerámicos obviamente son objetos en que alguien puso mucho trabajo nos dice que tienen importancia. Por estudiar los vasos, aprendemos que el chocolate es una comida de muy alta reputación, cómo los mayas preparaban y tomaban el chocolate, y cómo usaban el arte para representar sus tradiciones culinarias. Además, en uno de los vasos hay una pintura de tamales con mole, que también representa otras maneras en que se usaban el chocolate y que demográfico de la población típicamente puede comer el mole y el chocolate en general (la clase alta).

Figure 5.jpg
Una foto del red de uno de los vasos, en que hay una pintura de tamales con mole y un hombre preparando el chocolate
Screen Shot 2016-10-25 at 11.15.51 AM.png
Otra foto de la red de otro vaso, que demuestra la calidad divina del chocolate por los imágenes de dioses
IMG_1224.jpg
Los vasos en LACMA

 

Cuando pienso en el arte que representa la comida, pienso en la pintura de “Campbell’s soup” por Andy Warhol. Aunque es una obra de los años 1960s, todavía parece contemporáneo y relevante. Esta obra es famosa porque empezó el estilo de “pop art,” pero también podemos verla como una representación de la cultura culinaria en los Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo 20. Durante el siglo 20, la comida fue industrializada y comercializada mucho más que antes y la industria de comida cambió significativamente. Pues, la obra de Warhol refleja la manera en que el consumo de comida cambió y las actitudes sobre la comida durante este tiempo en historia. No es tan didáctica como los vasos de la cultura maya, pero sí nos da conocimiento sobre la cultura de comida y el consumo en general.

Unknown.jpeg
La obra de Warhol

Blog #6: Los retos de vivir en un desierto alimentario (un blog creativo por Olivia D.)

Soy una inmigrante de la región de Oaxaca, México, y he vivido en Los Ángeles hace 15 años. Tengo dos hijos de 14 y 7 años que nacieron aquí en Los Ángeles, y quiero que tengan la oportunidad de vivir unas vidas saludables, pero puede ser difícil encontrar comida saludable y fresca en el área cerca de mi casa en South LA, y no tengo mucho tiempo para viajar muy lejos para buscar mejores opciones porque trabajo todos los días.

Hace algunas meses, el doctor le dijo a mi esposo que tiene el diabetes tipo 2. Él trabaja muchas horas y usualmente no regresa a la casa hasta muy tarde, pues a veces maneja por un “drive-thru” en vez de comer una cena nutritiva porque es más fácil. Desde el diagnóstico, he estado más preocupada que antes con la dieta de mi familia y especialmente de mis hijos. No quiero que desarrollen el diabetes tipo 2 o que sean obesos, que es un problema de muchos niños en nuestra comunidad. En Los Ángeles, 13.5% de latinos son obesos, una tasa más alta que todas otras etnicidades (Portnoy p.113). Me preocupo que mis hijos se convertirán en parte de este porcentaje.

El área en que vivimos es un ejemplo de un “desierto alimentario” – un área en que hay más tienditas convenientes, licorerías, y restaurantes de comida rápida que supermercados (Portnoy p.109). Intento a evitar a esas tienditas, pero a veces son las opciones más económicas y más convenientes, aunque no hay muchos opciones frescas y saludables. Además, mis hijos siempre me piden ir a los restaurantes de comida rápida como McDonald’s y Burger King, porque ven los anuncios en la televisión y quieren los juguetes que vienen con la comida! Me frustra mucho que los restaurantes de comida rápida se dirigen los anuncios a los niños porque quiero que mis hijos sean felices pero también que sean saludables.

IMG_5040.JPG.jpeg
Los restaurantes en mi vecindario
IMG_5050.JPG.jpeg
Una licorería cerca de mi casa

Además, dependo en la escuela para alimentar a mis hijos durante el día en la escuela, pero la comida en la escuela típicamente no incorpora frutas o verduras frescas y me preocupo que mis hijos no comen suficientemente. Pero, mi hijo menor asiste al 24th Elementary School, y en la escuela hay un jardín grande con frutas y verduras y los niños trabajan y juegan en el jardín durante la clase! Me encanta que mi hijo aprende sobre cómo crecen las cultivas, y que también proba las cultivas durante su tiempo en el jardín. Un día después de jugar en el jardín, regresó a la casa y me pidió espinaca – fue muy sorprendida! También, las familias de la escuela pueden tomar a la casa algunas de las cultivas a veces. Aprecio mucho que tengo la oportunidad de obtener frutas y verduras frescas del jardín, pero a veces no sé cómo cocinar un ingrediente porque no es un ingrediente con que estoy familiarizada.

IMG_5342.JPG
Algunas cultivas en el jardín de la escuela – hay guisantes y algunos tipos de lechuga que no conocía antes!

Otra mamá en la escuela me dijo que su hijo también quería las verduras debido a la influencia del jardín, y me contó sobre un programa que se llama “Groceryships.” Es un programa con clases que tienen lugar en la escuela donde asiste mi otro hijo, pues es muy conveniente para mi, y allí aprendo sobre recetas fáciles y saludables y comparto mis experiencias con otras madres en situaciones similares. Debido a mi participación en Groceryships, tengo más conocimiento de cómo cocinar ingredientes como kale y quinoa, que no comía o cocinaba en México. Todavía es difícil encontrar el tiempo para hacer todo, pero sé que necesito priorizar la salud de mi familia.

IMG_5351.JPG
Lista para trabajar en el jardín

Blog #4: La comida fusión

Comí en Revolucionario, un restaurante pequeños cerca del campus de USC que sirve tacos con ingredientes inspirados por la comida de las regiones del norte de África. Según la lectura de Portnoy-Pilcher, la comida fusión es única en que represente dos culturas distintas en vez de ser una representación “autentica” de una cultura o de una comida específicamente. La comida de Revolucionario es un ejemplo de este concepto, porque combina las tortillas, que son definitivamente mexicana, con ingredientes y platos típicos del norte de África como los garbanzos y los frijoles de ojos negros. El menú ofrece platos como el “tagine” y el “falafel” y cualquier relleno puede ser en un taco o en un burrito. El restaurante también ofrece una variedad de salsas típicos de la comida norte africano y de la comida mexicana, como el “harissa” y el pico de gallo. Debido al hecho de que la cosa más importante que identifica la comida como mexicana es la tortilla, es un ejemplo perfecto de la idea del taco como un vehículo para la creatividad que menciona Profesora Portnoy en el capitulo de su libro.

Yo comí un taco de garbanzos y un de un “tagine” de calabaza. Los rellenos eran como unos guisados, y por eso pensaba en los tacos del restaurante Guisados. Pero, algo que no funciona en Revolucionario es que las tortillas no son muy gruesas pues los dos se rompieron debido a los rellenos guisados y tenía que comerlos con un tenedor y muchas servilletas. Pienso que el chef del restaurante enfoca más en los rellenos que en las tortillas, porque es apasionante de la comida norte africano, y por eso tenemos que perdonar un poco el hecho de que las tortillas no son tan ricas que las en un restaurante mexicana que enfoca más en las tortillas. A pesar de eso, creo que funciona bien esta fusión porque creo que no hay nada que no se puede poner en una tortilla, y porque los rellenos eran ricos. ¡Estaba feliz también que había muchas opciones vegetarianas! También toda la comida que probé era picosa, y a mi me gusta la comida picosa. Creo que la comida fusión representa la idea de que Los Ángeles es un “melting pot” cultural en vez de una ensalada, pues es posible que demuestre los dos lados de este conceptos en maneras diferentes. En cualquier caso, a mi me gusta lo que Jonathan Gold dice en su articulo sobre “the city’s recombinant DNA” – pienso que es una descripción que enfatiza el hecho de que Los Ángeles es una ciudad hecho de muchas partes únicas que forman un todo.

Además, cuando estaba pensando en la comida fusión y en los tacos como vehículos para la creatividad, pensaba en la comida que yo cocino. Cuando cocino, generalmente uso influencias diversas para crear platos creativos. A veces cocino un curry y lo pongo en una tortilla porque es lo que tiene en la casa, o a veces pongo la espinaca o el brócoli en una quesadilla. No típicamente uso las recetas estrictamente, pero incorporo lo que tengo en la casa y uso mi creatividad para crear platos nuevos. Nunca había pensado en el hecho de que estoy cocinando la comida fusión, pero pienso que es un ejemplo de lo que dice el articulo de Portnoy-Pilcher sobre la comida como una metáfora para la identidad – mi identidad culinaria incluye influencias de muchas culturas.

Las otras personas en el restaurante cuando fui eran jóvenes y de etnicidades diferentes. Parece que la mayoría de los clientes son “hip” y quieren probar algo nuevo y único. El ambiente del restaurante es muy casual y parece que el menú cambia a veces dependiente en lo que hay en cualquier día o semana. Algo que me confundió un poquito era que había kimchi en el bar de cubiertos, porque kimchi es una comida distintamente coreana y no había nada más de ni una referencia a la comida o la cultura coreana. A pesar de eso, a mi me gustaba mi experiencia y aprecio que haya esta opción única cerca del campus.

Blog #3: Las comidas que representan mi identidad

Yo soy de San Francisco y siempre he vivido allí, pero mis padres son de Sudáfrica y he pasado mucho tiempo allí y pienso que ha influido mucho a mi identidad. También soy judía, que también influye a mi identidad. Creo que todos estos partes de me identidad – San Francisco, Sudáfrica, y que crecí con las influencias del judaísmo – han influido a las comidas que típicamente como. San Francisco, como Los Ángeles, es una ciudad muy diversa y con una población grande de latinos. En toda mi vida, he tenido acceso muy fácil a muchas comidas diferentes y a vecindarios que representan culturas diversas. Debido a eso, siempre me han gustado las comidas étnicas, y la comida mexicana siempre ha sido mi comida favorita. Por eso, aunque no soy latina, pienso que la comida mexicana (o quizás la representación en California de la comida mexicana) puede ser un parte de las comidas que considero como un parte de mi identidad. La lectura de Anderson discute la idea de que los inmigrantes cambia la escena culinaria de los lugares a donde vayan, y pienso que eso es muy evidente en San Francisco y también en Los Ángeles.

 
Probé una pupusa de Sarita’s Pupuseria en Grand Central Market y también probé una del Mercado Olympic. Hay atmosferas muy diferentes en estos dos lugares. El Grand Central Market es un lugar muy divertido y también representa una mezcla de culturas. Sarita’s ha ocupado una caseta en el mercado por muchos años, y sirven una variedad de tipos de pupusas (de carnes diferentes y vegetarianas). Yo comí una pupusa de queso y una verdura verde que se llama loroco. La pupusa representa la cultura salvadoreña, como el tamal representa la cultura mexicana. El Mercado Olympic no es un mercado formal como Grand Central; los vendedores cocinan y sirven pupusas y quesadillas en las aceras y se puede añadir sus propias cubiertas. Comí una pupusa de queso con frijoles encima. La cubierta especial se llama el curtido, que es un poco parecido a “cole slaw” pero sin la mayonesa y con un sabor más fresco. Pienso que las diferencias en las atmosferas de estos dos lugares influye a la percepción de la autenticidad de la comida. La pupusa que comí en el Mercado Olympic parecía más autentica a mi porque son menos comerciales y la mayoría de los consumidores son latinos mientras en Grand Central Market los consumidores son más de una mezcla y definitivamente hay muchos más consumidores Anglos que quieren tener una experiencia de comer comida latina. Pues pienso que mientras la comida en el Mercado Olympic es totalmente auténtico, las pupusas de Grand Central sirven como una representación auténtica de la evolución de la comida latina para una audiencia más anglo.

img_0299
Mi pupusa del Mercado Olympic con queso, frijoles, más queso, curtido, y cilantro

Para hablar sobre la comida de mi cultura y mi familia, necesito hablar sobre las comidas típicas de Sudáfrica y del judaísmo. Sudáfrica también es muy diverso, pues la comida típica tiene influencias de las culturas africanas y también de las culturas de los colonizadores de Europa. Hay algunas comidas de carne que sirven como los platos nacionales del país, pero yo no como carne pues no los como pero a mi familia les gustan mucho. Estos platos se llaman biltong y boerewors. El biltong es un tipo de carne seca, como un jerky pero menos seca, que típicamente viene del carne de los springbok pero también puede ser de vaca o algún otro animal. Es muy difícil encontrarlo afuera de Sudáfrica, y es ilegal llevarlo a los Estados Unidos, pues mi padre ha inventado una manera para hacer el biltong en nuestra casa. No usa el carne de springbok porque no es disponible aquí, pero funciona y él es muy orgulloso de su caja de biltong y le gusta compartirlo con sus amigos. El otra plato, boerewors, es una salchicha, típicamente de carne de vaca pero también puede incluir otros tipos. Una cosa muy importante de estos dos platos es el uso de los especies, y Anderson habla de eso en su artículo – el hecho de que las comidas nacionales se puede definir por los especies distintivos. El especie más importante del biltong y del boerewors es el cilantro (en forma de especie no de hierba). Estos platos son también una manera en que la historia del intercambio cultural se refleja en la comida, como dice Anderson, porque son influidos por las culturas africanos y también las culturas de las personas Afrikaans. Aparte de estos platos, la comida típica incluye frutas y verduras frescas, y también algunos productos británicos como el marmite (es como una salsa de la levadura) y el chocolate de cadbury.

img_0646
La caja de biltong — está secando con una bombilla
img_0647
Mi padre con su caja (muy orgulloso!)

Mi familia no es muy religioso, pero celebramos las fiestas judías y durante estas celebraciones comimos algunas comidas tradicionales. Una comida típica es el matzo y también la sopa de la bola del matzo. Es un pan que es más como una galleta, y es simbólico de un cuento de la historia judía. La sopa típicamente es sopa de pollo, pero mi madre tiene su propia receta que es una sopa de verduras. Esta receta es como una adaptación de una receta tradicional, usando verduras como la calabaza y las zanahorias para crear una comida que tiene influencias tradicionales y también modernos y de la comida de California. La lectura de Pilcher habla de los tamales como un parte de las celebraciones culturales, pues creo que hay un paralelo. También, pienso que hay una similitud entre la significativa de los tamales y del matzo y la sopa porque los dos representan como las mujeres han influido a una identidad como discute Pilcher. Aunque el judaísmo no es una nacionalidad, pienso que también apoya el punto de Pilcher que las mujeres y las clases más bajas han influido mucho la comida y la identidad, y eso es parecido a la situación de los tamales en México según Pilcher.

img_0644
Mi madre haciendo las bolas de matzo para la sopa
img_0645
La sopa de matzo (muy deliciosa!)

Blog #2: ¿Como se define la autenticidad?

El concepto de la autenticidad es algo que es muy difícil para definir definitivamente porque es muy subjetivo y depende mucho en el punto de vista de la persona quien está evaluando la autenticidad de la comida. Cuando Bill Esparza habló con nuestra clase, nos dijo que él típicamente evalúa la autenticidad de un restaurante por los ingredientes y los métodos de cocinar que el restaurante se usa, y también que un restaurante generalmente es más autentica si especializa en la comida de una región. Usando esto criterio para evaluar la autenticidad de la comida en la Calle Olvera, no parece que sería muy autentica. He visitado la Calle Olvera algunas veces, pero nunca había probado la comida de Cielito Lindo antes de nuestra visita. Comí dos tamales de queso y espinaca porque no como carne y eso es la única opción vegetariana que hay en el menú. Encima de los tamales había una salsa roja y más queso. Estaba sorprendido con el tipo que queso que había dentro de los tamales; es un tipo de queso que es duro y en la forma de un cubo (parecía un poco como tofu) y también es soso. El tipo de queso encima de los tamales parece como el queso que hay en el supermercado que típicamente dice “shredded mexican” pero que no se relaciona con la comida auténticamente mexicana. También probé un churro de Mr. Churro y pensaba que estaba así así. Pienso que la comida y el ambiente de la Calle Olvera es un ejemplo de la idea de “staged authencity” que Ferrero discute en su artículo, pero que también es una representación autentica de cómo ha cambiado la comida mexicana para ser atractiva a los Anglos y de la evolución de la comida mexicana-americana. Como dice Profesora Portnoy en su artículo sobre la autenticidad, un plato o una comida puede ser autentica sin ser tradicional, y pienso que es el caso de la comida en la Calle Olvera porque es una representación autentica de la evolución de la comida mexicana en los Estados Unidos, aunque no es tradicional.

IMG_4921.JPG
Amanda y yo con nuestros platos (ella comió taquitos de carne)
IMG_0374.jpg
Cielito Lindo en la Calle Olvera y mis tamales
img_0375
Otra foto de mis tamales con mucho queso

El artículo de Ferrero habla mucho de los “foodscapes” y de las economías que desarrollan sobra las comidas étnicas, y pienso que este concepto se aplica mucho en los Estados Unidos particularmente debido al hecho de que es una nación diversa de inmigrantes. Yo siempre he vivido en ciudades donde hay una influencia latina – San Francisco y Los Ángeles – y pienso que los “foodscapes” latinos son muy evidentes en las dos ciudades y que contribuyen mucho a las culturas de las ciudades. Ferrero también habla de la distinción entre comida mexicana para consumidores mexicanos y para consumidores que no son mexicanos (podemos decir que es un ejemplo de “whitewashing”), y pienso que esta idea puede explicar las dinámicas de la Calle Olvera. Deverell discute la idea de que los empresarios en Los Ángeles se apropiaron de las tradiciones y la comida mexicana y pienso que la Calle Olvera servía como un punto de inspiración para muchas de esas situaciones. Fue el primer lugar donde los inmigrantes mexicanos trataban de atraer a consumidores Anglos, pues necesitaban servir comida que sería atractivo a eso demográfico. Ferrero también dice que “the search for authenticity through food consumption reconfigures class distinction” y esa idea me interesa mucho. Cuando leí esa, pensaba en el vecindario de la Misión en San Francisco, que ahora está en el proceso de gentrificación, posiblemente debido en parte a eso fenómeno. Yo disfruto la comida de las taquerías en la Misión y parecen autenticas a mi – pero la Misión es diferente de la Calle Olvera porque pienso que el público meta es más de un demográfico latino, y ahora las personas jóvenes quieren sentir esa autenticidad. Pero, su presencia baja la autenticidad porque ahora hay muchos restaurantes “hip” y caros, y la gentrificación también puede ser un ejemplo de “whitewashing.”

Además, fui a Tijuana el sábado con mi padre y pienso que la comida y el ambiente allí me daba un punto de comparación en términos de la autenticidad. Primero, fuimos a una calle muy turística y me sentía que la comida fue creado con consumidores no latinos en mente. Muchos de los restaurantes ofrecían platos de combinaciones, que no son típicos de la comida auténticamente mexicana, pero son típicos de la comida mexicana que está adaptada para consumidores no latinos (según el artículo de Profesora Portnoy). También el ambiente fue muy parecido a la Calle Olvera con banderas de muchos colores y tienditas. Pero cuando fuimos a una taquería más lejos de las calles turísticas, los tacos que probé fue mucho mejor con ingredientes más frescos y con sabores mucho más ricos! Las tortillas fueron muy diferentes – más finas. Esa experiencia enfatiza la idea que el concepto de la autenticidad es muy subjetivo y también muy relativo!

img_0521
Una foto de una quesadilla que comí en Tijuana, para comparación

Blog #1: Comida tradicional de Oaxaca en Guelaguetza

Amanda y yo fuimos al restaurante Guelaguetza en Koreatown. Es un restaurante de comida tradicional de la región de Oaxaca. Hay un menú extensivo con una variedad de platos, y también un menú largo de bebidas de tequila y de mezcal. La comida oaxaqueña utiliza frijoles, maíz, y un tipo de queso oaxaqueño que es blanco y fibroso y me recuerda a “string cheese” que comía cuando era niña. La región de Oaxaca está al sur de México, pues imagino que la comida y los estilos de cocinar tienen algunos aspectos en común con los de Guatemala, por ejemplo, debido a la proximidad (pero no sé porque pienso que nunca he comido la comida guatemalteca). Antes de comer en Guelaguetza, nunca he oído de una tlayuda, que es un plato muy típico de Oaxaca. Una tlayuda es similar a una pizza, pero con ingredientes más tradicional de la región como frijoles, queso oaxaqueño, chorizo, y mole. Mole también es muy típico de Oaxaca, y Guelaguetza ofrezca algunos tipos diferentes de mole. Pienso que mole es muy interesante porque se puede saborear muchas influencias diferentes por los sabores ricos y distintos. En su articulo que leemos, Pilcher discute la evolución de la comida latina y el hecho de que representa una gran mezcla de culturas debido a la conquista, la importación de esclavos africanos, y también las influencias árabes. Pienso que esta mezcla es evidente en los sabores de los moles.

Cuando nos sentamos, el mesero nos trajo un plato de totopos con mole coloradito y un poco queso. El mole fue rojo, calentita, y un poco dulce. También probé una margarita de mezcal con sabores de pepino y melón. He probado una bebida de mezcal una vez en el pasado y pensé que el sabor del mezcal dominó todos los otros sabores, pero esta bebida fue muy dulce pues el sabor del mezcal no era el sabor dominante y me gustaba la bebida. Después de los totopos, Amanda y yo probamos las chalupas. Son tortilla crujientes con verduras adobadas y una salsa de tomates, servidas con guacamole. Algo en las chalupas tenía un sabor picante que me gustaba. Había muchos sabores y texturas diferentes en las chalupas. Para el plato principal, yo probé las “enfrijoladas” que están en la sección de “traditional Oaxacan entrees” en el menú. Son tortillas blandas con una salsa de frijoles negros, y con un montón de queso oaxaqueño en la cima. El queso no es salado como algunos otros quesos; es un poquito soso pero tiene una textura que añade al plato. El plato no fue muy sazonado pero fue doble y apetitoso. Después de comer los platos principales, no teníamos mucho espacio en nuestros estómagos (as porciones son muy grandes) pero decidimos que necesitábamos probar algunos postres. Probé el champurrado, una bebida de chocolate y maíz. Al principio fue un poco curioso del hecho de que hay maíz en la bebida, pero fue muy deliciosa, espesa, y rica. Me recordaba de las bebidas de chocolate que tenía cuando era en España. También probamos algunos postres diferentes incluyendo los plátanos y el flan, pero no los terminamos porque había demasiada comida.

El restaurante es muy grande con muchos colores. Hay música en vivo durante la noche, pero estábamos allí más temprano que la música. En total, creo que la comida oaxaqueña es muy reconfortante y me gustaba el ambiente del restaurante.