Blog 8: Una reflexión de un semestre divertido

Cuando era en mi año segundo de la universidad, mi amiga me dijo sobre esta clase e inmediatamente, supe que quise tomar esta clase. Ha sido un semestre divertido y agradable y estoy alegre que he tomado esta clase. Nosotros hemos disfrutado muchas cosas juntas en cuatros meses, incluso presentaciones de los críticos gastronómicos Bill Esparza y Gustavo Arellano, un viaje al Garden School Foundation, y una exploración de la relación entre comida y arte a LACMA, por algunos ejemplos.

Mi cosa favorita era nuestra experiencia con la comida en general. En el principio del semestre, dije que siempre quería un blog de comida. Pienso que la comida es hermosa y se merece a ser apreciada, como en una fota, un blog, o en un libro. En adición, siempre me interesa la comida de américa latina. Por ejemplo, mi madre, mi hermana y yo nos encanta cocinar los tamales cada año. En la clase, aprendí sobre la historia y la cultura increíbles de la comida de américa latina. También, después del viaje a Grand Central Market, tengo un aprecio grande para los chefs y la historia del mercado. Era una oportunidad fantástica a hablar con el chef de Sarita’s Pupuseria, por ejemplo. En adición, los tacos y el ceviche de Mariscos Jaliscos eran uno de mis comidas favoritas de este año, y a causa de esta clase, podemos hablar con el fundador Raúl Ortega. La mayoría de gente solo puede comer la comida, pero nosotros podemos aprender sobre la fundación y la gente detrás la culinaria y aprendimos sobre la historia.

IMG_8185

Mi sujeto favorito en esta clase era la apropiación cultural, un tema que voy a hablar más en mi proyecto final. Antes de leer las lecturas, no supe que Rick Bayless era un imbécil. Nuestra discusión con Gustavo Arellano, quien es muy cómico, me dio un entendimiento de la apropiación culinaria y como yo pude evitar a ser ofensiva. Este tema es muy universal, y desafortunadamente la culinaria no es la solo cosa donde algunas personas han ganado dinero por robando elementos de otra cultura.

Durante este semestre, probé platos nuevos, visité lugares desconocidos y aprendí mucho sobre países como El Salvador y Colombia. También, tendré mis quince minutos de la fama cuando Erik y yo fueron presentados en la revista de Dornsife. En el proceso de mi proyecto de grupo, hablé con personas interesantes y comí mi peso corporal en las pupusas, lo que no fue una cosa mala. Tengo una apreciación nueva para la cultura latina en Los Ángeles y quiero continuar mis aventuras culinarias en California.  

IMG_7639

Blog #7: El arte alimentario (Maddy H)

La comida es un parte de vida esencial. Cada día, necesitamos comer y todos nuestros antepasados habían hecho el mismo. Los objetos de arte ayudan a asegurar la comida y protegerla, a servirla y almacenarla. También, las obras de arte reflejan como nuestros antepasados vivían, comían y qué comían. El alimento ha sido una fuente de placer y sustento desde el principio del tiempo. Para comer, es necesario conservar la comida y sostener el suministro. En el pasado, antes de que los refrigeradores, el arte jugó un papel en este proceso. Las imágenes del alimento capturan la riqueza y la fertilidad de la tierra con imágenes de jardines y agricultura. En adición, el alimento es hermoso – nos da la fuerza y los nutrientes necesitamos para vivir. Imágenes de la comida también muestran la cultura de cocinar y preparar la comida. El alimento nos provee con una interacción social y el arte puede mostrarla con representaciones de cocinar.

El “Tripod Vessel with Supernatural Palace Scene and Cacao Tree” tiene muchas imágenes de cocinar, la comida, y elementos de los alimentos importantes. Esta vasija es de las mayas, un mobiliario que tiene la capacidad para alimentos en la vida futura. En la vasija, hay una imágen de una mujer prepara el chocolate y un hombre está ofreciendo un tamale a ella. También, hay una imágen de el dio K’awali, un dio que representa el maíz. Hay un árbol de cacao que está creciendo de la espalda de un hombre en la vasija. Este árbol representa el nacimiento del árbol de cacao primero de un hombre supernatural. Esta vasija representa los alimentos importantes a la cultura maya, con representaciones del maíz, cacao y los tamales. Esta vasija también muestra la significancia y la historia de uno de los ingredientes más importantes en la cultura maya.

IMG_8816
Hay muchos ejemplos de la intersección entre la comida y el arte, pero en particular pienso que el mural afuera del Mercado La Paloma es un ejemplo bueno. Este mural muestra el aspecto social de la comida, con su representación de muchas familias y gente juntos con alimentos. Este mural muestra que cuando comemos, nos reunimos, y en mi opinión, el mural muestra que el alimento es más solo alimento. Similar a la vasija maya, el mural muestra la significancia de la religión a la comida. La vasija representa el nacimiento de un ingrediente importante, pero el mural muestra una reunión social. En adición, los dos tienen una abundancia de la comida en sus representaciones.

mercadomural1

Blog #6: Justicia Alimentaria (Maddy H)

Hola, me llamo Magdalena y vivo con mi familia en el sur de Los Ángeles, en la calle 23 entre la calle Magnolia y la calle Hoover. Es la verdad que Los Ángeles tiene una cultura de los coches – la transportación pública en mi ciudad es muy mal y ineficiente. Quiero que mis niños coman comida saludable, pero la verdad es que la gasolinera Arco es la tienda más cerca de mi casa. Aqui, no se venden frutas o verduras frescas pero hay muchas opciones de patatas fritas como los Cheetos y Doritos. Ser honesta, algunas veces tengo mieda para mis niños y sus salud. Sé que la comida rápida (como el Papa Johns cerca de mi casa) y los “Takis” no son suficientes para la nutrición y la dieta para mi familia. Sin embargo, los Takis son baratos y convenientes, pero no quiero que mis niños tengan la diabetes un día.  Porque no tengo un coche, cuando voy de compras mis provisiones cada semana, siempre necesita ayuda porque las provisiones son demasiados pesados por una mujer. Soy Magdalena y vivo en un food desert.

Esta pintura es grave y, para mí, dismal. Cada día, cuando tomo el autobús a mi trabajo en el oeste de Los Ángeles, veo la falta de tiendas de alcohol o personas obesas en ciudades como Beverly Hills o Santa Mónica. En vez de una tienda de alcohol en cada esquina de la calle, veo Whole Foods, Sprouts, Trader Joe’s, o el mercado del Grove. Me doy cuenta de el sur de Los Ángeles y el oeste de Los Ángeles a veces parecen como países diferentes. No me parece justo que en barrios como mío, 30% de las tiendas son de comidas rápidas y 22% son tiendas o tiendas de alcohol, con menos de 2% son supermercados (Portnoy 121). He léido que: “According to the Health Atlas for the city of Los Angeles, children born in South L.A. live ten years less, on average, than children born in the wealthy neighborhoods on the west side of the city, such as Pacific Palisades or Beverly Hills” (Portnoy). ¡Qué una lastima! Es claro a mi que necesito hacer cambios para mi familia y yo.

En los últimos años, dos organizaciones han mejorado mi barrio. Tengo suerte porque vivo cerca de la escuela de 24th Street Elementary y mis niños han disfrutado los beneficios del jardín. Este jardín y su movimiento a “beet the asphalt” ha cambiado la vida de mi familia y yo para el mejor. A mis niños les encanta andar la bicicleta licuadora para crear pesto, un “Super Smoothie” o sopa de frijoles negros. Pienso que cuando sabes de donde eres tu comida, tienes una apreciación fresca y entendimiento nuevo del poder de comer limpio.

Antes del jardín, no pensé que me gustó la col rizada. Pero, cuando fui al día de la comunidad en el jardín, vio pura felicidad en las caras de mis niños cuando ellos me mostraron la col rizada y probaron un guisante fresca. Ahora, mi familia y yo tenemos una perspectiva refrescado sobre nuestra relación a la comida. Cuando comemos verduras frescas y orgánicas más, los Takis y Cheetos proban como basura. Tengo confianza en este proyecto y espero que el jardín puede mejorar las dietas y las vidas de familias como yo que viven en los desiertos de alimentos.

FullSizeRender (19)
El Garden School Foundation.

El otoño pasado, el restaurante Everytable abrió muy cerca de mi casa. Everytable es una organización que está tratando a proveer comida saludable y barata a los desiertos alimentos. A Everytable, puedo comprar una comida apetecible, como una ensalada cesar con col rizada, por menos que $4.00. La injusticia todavía existe, pero espero que mis niños y sus niños pueden disfrutar el acceso a una vida saludable. 

Blog #5: ¿Apreciación o apropiación?

La apropiación cultural es un problema que tiene relevancia en cada parte de la cultura popular. Por ejemplo, cada año al festival de música de Coachella, algunos asistentes se visten ropa ofensiva como un tocado de los nativos americanos o un dashiki (ejemplos). Estos asistentes apropian estas culturas porque les faltan el respeto y el entendimiento de la significancia de los artículos de ropa que se visten para la moda. El problema asociada con la comida étnica es que dónde está la línea entre apropiación y apreciación. Este es un sujeto con mucha discusión, como el podcast Sporkful y sus series de episodios se llaman “Other People’s Food”.

FullSizeRender (15)
Comida “mexicana”… en Copenhague, Dinamarca.

El chef Rick Bayless es muy controversial por su tratamiento y su actitud sobre la comida mexicana en los E.E. U.U. Bayless es de Oklahoma, pero es más o menos el chef más famoso en los E.E. U.U. por la comida mexicana con sus restaurante Frontera Grill. No tengo ninguna duda que Bayless tiene el respeto para la cocina, pero pienso que su actitud es el problema. Para Gustavo Arellano, “It’s not that he’s a foreigner cooking the cuisine of another culture—such a thought is an insult to all the mexicanos who make amazing pho, spectacular Neapolitan pizzas, intricate béarnaise sauces and more in Orange County and beyond.” El problema, en las palabras de Arellano es que Bayless es un “thin-skinned diva” quien piensa que él es un demigod. En mi opinión, cuando Bayless echó la culpa a sus críticos de racismo reverso, Bayless cruzó la línea de la apropiación cultural y mostró su privilegio blanco. Pienso que Bayless tiene el derecho a cocinar la comida mexicana pero él no tiene el derecho a decir que su comida es auténtica.

En el podcast de Sporkful, dice que cada traduccion es una perdida con la comida y estoy de acuerda. Por ejemplo, cuando he leído un texto traducido, yo sé que el sentido en inglés es un poco diferente que el original. Es el mismo con la comida. Bayless traduce las descripciones de las ingredientes y los platos para atraer a una audiencia blanca en el medio oeste, pero con sus traducciones y las modificaciones, él apropia la cocina mexicana. Para mí, la cosa más absurda sobre Bayless fue cuando él dijo que él trae los sabores de méxico y Frontera Grill al sur de California, pero California es un estado rico con la cultura latina. En el artículo “A Food Fight at Oberlin”, en el Atlantic, un estudiante explica que, “…iif people not from that heritage take food, modify it and serve it as ‘authentic,’ it is appropriative”. Bayless puede cocinar la comida mexicana, puede hablar español, y puede estudiar la cocina en México, pero él no puede ser mexicano. Por eso, su versión de la comida mexicana siempre va a ser una traducción.

IMG_3327
Comida india en Madrid, España. 

 

Creo que los EE UU es un país donde celebramos la idea de, “Mixing and matching and intermingling and borrowing and stealing and creating new traditions out of whole cloth”. A causa de la globalización del mundo, tenemos acceso a la comida coreana, mexicana, etc más hoy que en el pasado. La innovación de la comida es muy importante, algunos platos como los tacos de Kogi BBQ no pueden ser posibles sin la globalización y la capacidad de tomar prestado las cocinas o las recetas de culturales diferentes. Para evitar apropiación, pienso que es importante a entender de donde son un ingrediente o un estilo de cocina y tener respeto que su traducción de un plato original no puede ser tan delicioso como el original.
He probado muchos platos apetecibles y deliciosos que son de la comida fusión. Pienso que la comida fusión es una cosa maravillosa y uno de mis partes favoritos de vivir en Los Ángeles, donde tengo acceso a culturales varios. Para mi, no tengo una identidad cultural fuerte y por eso, no tengo una conexión a una cocina en particular. La comida fusión me permite experimentar con sabores distintos en platos frescos y nuevos. Si estoy comiendo un burrito de tikka masala de 23rd Street Café o un taco de carne asada de Kogi BBQ, puedo disfrutar una experiencia culinaria nueva y emocionante.

FullSizeRender (14)
Un “baco” del restaurante Baco Mercat en Los Ángeles.

Blog #3: La comida de fusión

Esta semana, fui a la Kogi Taquería para disfrutar los tacos de Roy Choi de Kogi BBQ. Había querido a visitar Kogi después de leer la lectura de Jonathan Gold de Smithsonian.com, donde él describe la comida de Kogi como, “…edible symbols of L.A.’s famous cross-cultural inclusiveness, dripping plates of food drawn straight from the city’s recombinant DNA.” Me gusta Los Ángeles porque hay muchas culturas diferentes aquí y la comida en esta ciudad es un producto de innovación. En Minnesota, donde yo soy, hay diversidad entre la gente y las culturas, pero, en mi opinión, Los Ángeles es una ciudad única.

FullSizeRender (10)
El mostrador a Kogi Taqueria en Palms.

Roy Choi es de Seoul, Corea y llegó en Los Ángeles en los años 1970s cuando era niño. Roy Choi combina su herencia de la cocina coreana con su años de, “…walking the streets of Los Angeles,” (Portnoy and Pilcher). Choi ha describido su comido como, “This is what Los Angeles tastes like.” Su marca es sus tacos de pequeña costilla, en el estilo de barbacoa coreana con un condimento de cilantro-cebolla-limón y una vinagreta de chile-soja. Con su taco, Choi ha combinado los sabores de la barbacoa coreana con el taco de la cocina mexicana y los vende en una versión gentrificada de la lonchera. Hoy, Roy Choi tiene cuatro camiones de Kogi, en adición a sus restaurantes Alibi Room, A-Frame, Pot, y un restaurante de la comida de las camiones de Kogi.

 

Processed with VSCO with hb2 preset
La entrada de Kogi y mi amiga se llama Emma.

En su artículo sobre Kogi de Jonathon Gold, y en la lectura de Portnoy y Pilcher, ellos hablan sobre la existencia de la separación de los raíces con la camión de Kogi. Oliver Wang, un profesor de CSU Long Beach, estudió las rutas de las camiones de Kogi y descubrió que estas camiones de fusión entre Corea y México evitaron barrios típicamente mexicanos como Boyle Heights en East L.A o el sur de Los Ángeles. Su revelación: los clientes generales de Kogi son Anglos y asiáticos. Las divisiones sociales todavía existen en Los Ángeles. Pienso que Roy Choi ha transformado la cultura de la “comida de la calle” en Los Ángeles con su camiones o luxe-loncheras después de la recesión financiera en los E.E. U.U. Sus contribuciones son monumentales, pero también muestran las divisiones que aún existen y el progreso que se va a realizar.  

 

En el restaurante Kogi Taquería, se ofrece los platos originales de Kogi, pero también más opciones. Todos los tacos y burritos pueden ser pedido en el estilo original de Kogi, con el condimento de cilantro, cebolla, y limón, o en la estila taquería. Pedí el combo número dos (tres tacos y una bebida) y yo pedí todos mis tacos en el estilo original de Kogi. Ser honesta, esta decisión fue un error porque no leí el menú antes de pedir. Pero, estaba alegre porque quise probar el taco original que causó a Choi la gloria.

FullSizeRender (12)
¡Qué rico!

Pedí dos tacos de la pequeña costilla y uno de cerdo picante. La comida fue lista rápidamente pero solo recibí tres tacos de la pequeña costilla y nunca de cerdo picante. Fue un error, pero tenía mucho hambre y estaba contenta a comer tres tacos de la pequeña costilla. Fui con tres de mis amigas, y todos probamos platos diferentes. Mi amiga pide tres tacos también, pero en el estilo de taqueria. Para pedir los tacos en este estilo, el nombres son en español. Por ejemplo, carne asada para el “short rib”, aunque el tipo de la carne es el mismo y la marinada es distinta. La guarnición es diferente para estos tacos, con salsa verde, los rábanos, y una salsa de cilantro y cebollas.

 

Me encantó mi comida – la carne era tierna y húmeda. La comida fue lista rápidamente pero en mi opinión, sentí fresca. Las dos tortillas de maíz eran crujientes pero duros al mismo tiempo y eran tibias como si acabaron de partir de la parrilla. Había mucha lechuga encima de los tacos pero yo comí cada último bocado. ¡Qué rica! Después de probar Kogi, entendí la fama y el éxito de Roy Choi.

Blog #2: Taquitos y Tamales a la Calle Olvera

Antes de nuestra visita a la Calle Olvera, había visitado una vez con mi clase de SPAN 261, pero no supe mucho sobre la historia de este sitio historical. Después de leer el primer capítulo de Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, supe que necesite visitar el Cielito Lindo. Mi experiencia con taquitos auténticos es menor… típicamente, los taquitos que yo como son de Trader Joe’s y son congelados. Por eso, tuve interesa en el Cielito Lindo y nuestra visita a la Calle Olvera era el tiempo perfecto para probar taquitos “auténticos”.

fullsizerender-9

Leí en el sitio web de Cielito Lindo sobre el proceso de cocinar los taquitos y también sobre la historia del restaurante. El sitio dice que el Cielito Lindo aún cocina los taquitos con los ingredientes mismos y con la receta misma. Pero, después de probarla, estoy de acuerda con Sarah Portnoy que, “…[the taquitos] taste as if they have been quickly cooked ahead of time and quickly reheated,” porque los taquitos no me parecieron frescas (más comentario sobre mi comida después). Cielito Lindo ha vendido taquitos desde 1934 y originalmente la comida fue cocinado a su casa y trajo a la Calle Olvera cada día por carrito.

En su ensayo, Ferrero describe la dualidad de comida mexicana. Ella escribe que la comida para los comensales que no son mexicanos que, “They adopt different attitudes toward their Mexicanness, play with the images imposed by the American society on their culture, and perform specific cultural traits to satisfy their customers’ expectations.” Pienso que es posible que la Calle Olvera se ha convertido en esta definición, con los vendedores de recuerdos de cosas que son estereotipias de México. La Calle Olvera tiene un ejemplo literal de “whitewashing” con el mural “América Tropical” que fue casi removido.

Había probado los taquitos y tamales, pero siempre he tenido favorito para los tamales porque mi madre, mi hermana y yo han cocinado tamales cuando estamos juntos para las vacaciones como Navidad. Cuando mi hermana era en la escuela primera, asistió una escuela de cocina, y allí, ella aprendió cómo cocinar tamales o adicionales comidas de culturas diferentes. Más o menos dos años en el pasado, un día en el verano, mi madre y mi hermana me invitaron a cocinar los tamales con ellos. Pienso que este es como la lectura de Ferrero, con su definición de comida étnica como un “symbolic marker of identity” donde las fronteras de la identidad étnica y el regionalismo trascienden a formas nuevas de socialidad. Cuando cocino tamales con mi madre y mi hermana, escuchamos a la música de américa-latina tengo el reconocimiento de la historia y los tamales ayudan a acercarnos. Después de leer la lectura de Deverell, entiendo que no es el “whitewashing” que él describe o la insensibilidad de Rick Bayless que el libro de Sarah Portnoy describe también. Por eso, pienso sobre los tamales en el contexto de los primeros tamaleros cerca de la Calle Olvera y mi experiencia.


Pedí el número 2 combo plato de Cielito Lindo, con dos de sus taquitos famosos y una tamale. Mi primera idea fue había mucha salsa aguacates – quizás demasiado salsa. Los taquitos y el tamale eran saturados con la salsa y mi plato también era reposante y yo derramé la salsa a mis zapatos. Yo sé que la salsa es distintiva de Cielito Lindo, pero para mí prefiero menos salsa para disfrutar los sabores de los taquitos y el tamale. Los taquitos eran crujientes y la carne era tierna en contraste. Me gustó el tamale mucho porque me recordó de mi familia pero también el maíz era húmedo. La carne tierna con el maíz suave fueron complementados perfectamente con la salsa. En mi opinión, el sabor era picante, pero la cantidad perfecta antes de causarme incomodidad.

Blog número 1: La comida de Chichen Itza

El domingo pasado, fui al Mercado La Paloma para comer al restaurante Chichen Itza con Erik y Natalie. He asistido USC por 4 años pero no había comido a Chichen Itza y solo había visitado el Mercado de la Paloma una vez para el restaurante Thai Corner. Después de nuestra presentación la semana pasada, quería ir a Chichen Itza. No pensé que había comido comida tradicional de Yucatán y pienso que es muy interesante que el chef usa tecnología nueva como el sous vide pero mantiene a cocinar comida tradicional. En nuestra conversación con Bill Esparza, nos dijo que restaurantes que indican la región en México que es la origen de su comida típicamente son restaurantes auténticos.

Antes de visitar Chichen Itza, leí sobre la comida tradicional de la región del sur de México. Platos como la cochinita pibil, pollo ticul, y el pescado tikin-xic son preparados similares y tienen pasta de annatto, un sabor que me gusta cuando probarlo. Aprendí que la cochinita pibil se desarrolló como una manera de conservar el carné de estropearse y hoy aún, la cochinita pibil es uno de los platos más famosos de la Yucatán. También, estaba emocionada para probar los panuchos – tortillas de maíz rellenan con pasta de frijoles y frito con varias guarniciones.

img_7147
Había mucha gente allí se escondía de la tormenta

Llegué al Mercado La Paloma durante una tormenta grande en Los Ángeles y a causa de la tormenta, no pensaba que el Mercado sería ocupado. Sin embargo, había mucha gente al Mercado, y la mayoría estaba en línea para Chichen Itza. Porque yo fui con dos amigos, probé muchos diferentes comidas. Pedimos los tacos de cochinita, la sopa de lima, los panuchos, el tikin xic, el pollo pibil y horchata para beber. No quise pedir las tortas porque un plato ‘mexicano’ que tiene ensalada de repollo y papitas fritas no me parece como auténtico. Pienso que las tortas reflejan el “white-washing” de comida mexicana y el “Americanized” plato méxicano que Food, Health and Culture in Latino Los Angeles menciona.   

Mi plato favorito era el panucho porque me gustó lo crujiente de la tortilla frita en contraste del pavo tierno, frijoles negros, avocado, tomate y la cebolla adobada. Cada parte del panucho tenía un sabor único y la combinación no era abrumador. También, me gustó la sopa de lima, pero este plato llegó a nuestra mesa antes del resto de nuestra comida y por eso no comemos cuando la sopa era caliente. Me encantó la sopa porque el sabor fresco de lima complementaba el sabor sustancioso del caldo de pavo. La ensalada de naranjas y jícama también me ayudó a limpiar mi paleta entre platos como el Tikin Xic y el pollo pibil.


La presentación del Tikin Xic y el pollo pibil eran apetecibles y coloridos. No quise comer los dos porque me parecieron perfectos. El pollo pibil llegó en un plato combinado, lo que aprendí en Food, Health and Culture in Latino Los Angeles no existe en México. Pienso que este muestra la evolución de comida mexicana en Los ángeles hoy, con la receta tradicional del pollo con la pasta annatto y preparación en las hojas de banana pero también con el arroz y los frijoles negros que significan comida de “altacalifornia” o menos auténtica. El pollo pibil y el tikin xic eran gustosos y me gustó mucho la pasta de annatto. Cuando no pude comer más carne, yo ensopé una tortilla de maíz caliente en la salsa del tikin xic y era un sabor opulento.