Recetas Familiares: de Gyoza a Enchiladas

PARTE I

¡Hola a mis amigos de SPAN 385! Me llamo Lindsey, y soy un estudiante de relaciones internacionales, español, y programación en mi último año aquí en USC. Soy de San Francisco, donde nací y crecí por diez y ocho años antes de la universidad. También soy de un hogar multicultural y multilingual; Mi madre es de Tokyo, Japón, mi padre es de Pennsylvania, y mi hermana y yo hemos tenido el privilegio de tener tradiciones y costumbres de ambos.

¡soy yo!

No hay mucho frijoles ni quesos en comida japonesa, así que es difícil para mí pensar en algo que me recuerda al tamal mexicano. Dicho esto, al tratar de pensar en una comparación justa, pensé en gyoza. Gyoza son la variación japonesa de las albóndigas (dumplings) chinas originales llamadas Jiaozi. Gyoza son al vapor pero también fritos, y consisten en carne molida o verduras envueltas en masa circular y muy delgada. Se sumergen en salsa de soja y se comen con palillos (chopsticks), y son increíblemente comunes; Si vas a comer en un restaurante japonés, es mucho más probable que Gyoza se ofrezca como aperitivo en el menú. Como los tamales, Gyoza a menudo son servido con arroz y salsa, pero en este caso, es salsa de soja o ponzu (algo similar a salsa de soja, pero con el sabor cítrico de yuzu).

Gyoza: un poco feo porque todavía no soy muy talentoso con la presentación

El sabor de Gyoza, especialmente después del proceso de cocinarlos, es totalmente una parte de mi identidad. Estoy de acuerdo con lo que dice Lisa Heldke, que el sabor es de hecho un sentido muy íntimo, porque cuando estoy lejos de mi familia y me estoy extrañando el hogar, son comidas simples y nostálgicas como Gyoza que son reconfortantes sobre todo. Porque Gyoza simboliza no sólo un sabor de mi crianza, sino también un sabor de la crianza de mi madre. Como Profe Portnoy dice en su artículo, “to those who have uprooted their lives to reside in a different country, food often provides a much-needed and very literal taste of home.” (Portnoy, Good Food and the Problematic Search for Authenticity). El hecho de que mi madre no solo me haya pasado la receta de Gyoza, sino también el vínculo con el hogar y la familia que representa la comida, moldea mi identidad como americana de primera generación de su lado de la familia. No crecí en Japón, sino que viví su cultura recontextualizada para ajustarse a mi vida en California. Cuando fui por primera vez a comprar ingredientes para Gyoza en el Trader Joe’s, que era conveniente para mí, en lugar del mercado Asiático, que estaba un poco más lejos, lo hice con el entendimiento de que esto no era en absoluto auténtico para el original. Pero, sin duda era auténtica para la experiencia de hacerlos mi primera vez sin la ayuda de mi familia, queriendo tener un sabor de casa y necesitando trabajar con lo que estaba a mi alrededor en USC. Cómo es mencionado en el artículo de Portnoy, “As Los Angeles-based Japanese chef Sonoko Sakai says, ‘If I find an ingredient that is not something that exists in Japan, that’s ok because I live here.’” (Portnoy, Good Food)

PART II

Durante la semana pasada no tuve la oportunidad de comprar comida para llevar, pero mi compañero de cuarto cocinó enchiladas para mi apartamento y quiero escribir sobre esto. Aunque enchiladas originalmente son de México, el práctico de poner comida en un tortilla enrollada tiene raíces en tiempos aztecas. Había comido enchiladas de un restaurante, pero esta fue mi primera vez comiéndolas caseras.

Tati con las enchiladas que hizo

Para hacerlas, Tati (mi amiga) usó pollo asado, tortillas de maíz, arroz, crema agria, y salsa verde de Las Palmas. Fue un encuentro con “Otherness” porque aunque he disfrutado mucho la comida mexicana, rara vez he sido capaz de ver cómo se hizo. Con paciencia, Tati me explicó cada paso, al igual que un miembro de la familia pasaría una receta.
¿Era auténtico? Realmente, yo no sería capaz de juzgar si es auténtico a cualquier original en que la recete fue basado. Pero como Heldke menciona en su artículo, “What we identify as authentic in that culture is often simply what is new to us” (Heldke, But is it authentic?), y porque esta fue la primera vez que vi a alguien cocinar enchiladas de una receta que se transmitió de la familia, es mi punto de referencia para la autenticidad. Más aún, fue un vistazo a la comprensión de cómo los ingredientes y recetas pasan a los americanos de primera generación en otras familias y culturas.

Heldke, Lisa. “But Is It Authentic: Culinary Travel and the Search for the ‘Genuine Article.” The Taste Culture Reader, 2005, pp. 385–394.

Portnoy, Sarah. “The Authenticity of Cuisines.” The Sage Encyclopedia of Food Issues, 2015.