Addressing the “Jaula de Oro”

por Jonah Vroegop

Working as a frutero in Los Angeles is anything but sweet – these workers endure the beating sun and heat to serve a constantly changing, unpredictable public. Fruteros and other street vendors often lack permits and the bureaucratic paperwork required by the city to serve their products and until 2017, this was a criminal offense. These stands are iconic in Los Angeles – after sporting events at the Coliseum or Dodger Stadium, on the corners near Metro stops or bus stations, and even just in regular neighborhoods and on city streets. They are happy to serve the public and are often happy to chat and joke with those who visit their stands. Most commonly, these “vendedores ambulantes” serve fruit with chile or tajin, hot dogs, aguas frescas like horchata, or flowers either single or in bouquets. Many of these vendors work as street vendors because they lack documentation and lack fluency with English, therefore not only limiting their ability to belong to a regulated workplace with benefits but also forcing them to work, accepting the risk of interaction with the police, which could mean arrest or deportation for many. These threats, in my opinion, are undeserved. In our class chat with Merced Sanchez, she said “Those of us who come to the United States are just like you but we don’t know the language – we are good people, we have good intentions, we also love good food and cervezas, and we are not all dangerous like you hear.”

The city of Los Angeles makes it extremely difficult for vendors to sell their goods, requiring high-performing new grills and materials to suffice the health code, requiring annual permits for about 300$ (500+ after July 1), and cart inspection for over 700$ (LA Taco). This makes it so that almost none (about 1%) of the street vendors in Los Angeles can afford to do business with proper permits and paperwork. This makes them easy to harass, prohibit, and prevent from selling first because of their lack of permits and also due to immigration and mistrust of government officials. “We work to get by day to day, to raise our children, feed them, pay rent, for the clothes on our backs because it’s our job. According to the article from Nidia Bautista about the Cortez family – a citation for vending on the street wouldn’t just hurt her savings – because of the low earnings of this type of job, a citation would cause her family to go without. Not only do these workers do anything they can to support their families, they are often unappreciated and harassed by the people they aim to serve as well as the government that should be helping them. The barriers to receiving justice in this regard are many, including cultural appreciation of these vendors, bureaucratic processes like licensing, lack of documentation for many, and fostering a culture of appreciation and respect for hard workers who earn little. 

Fruta fresca con Tajin del frutero

In my conversation with a frutero near USC named Humberto, the sales and ability to attract people to buy fruit have been extremely low since the outbreak of the pandemic. Not only are people confined to indoor or socially distanced places, but there are also fewer students to buy his fruit and more people looking to cause trouble. According to Humberto, getting robbed or harassed by locals and homeless individuals is not uncommon to see or hear about. Unfortunately, the robberies aren’t always committed by individuals. The California Department of Public Health (DPH) has been “confiscating” and withholding the carts seized from street vendors throughout the pandemic, even in cases where citations were not issued (LA Taco). This blatant thievery of a hard-worker’s way of life has further increased distrust and tension between the people and the City of Los Angeles. According to Merced Sanchez, there are often “no vending zones” that pop-up on a moment’s notice in some of the busiest areas of the city including Hollywood, Culver City, and other popular tourist/high traffic areas. There is no reason for the city’s harassment beyond a means to control the vulnerable populations and the street vendors in Los Angeles contribute a vital piece of Southern California culture. Street vending has been a part of Latino culture since the time of Cortez’ conquest of Mesoamerica in the early 1500’s (Portnoy). 

By allowing the persecution of fruteros and other street vendors in Los Angeles, we’re furthering the idea of living in an “ethnic cage” for many and alienating those willing to work hard serving the rest of us for low wages and in poor conditions. Really, we should be praising the hard work of these vendors and fostering avenues for entrepreneurial endeavors in this arena. To allow street vendors (decriminalization in 2017 was a step in the right direction) to sell without citation, overpriced permits, or unrealistic expectations for equipment and sanitation would be to recognize the hard work and dedication it takes to feed a family in Los Angeles as an immigrant. In this way we can address the “jaula de oro” situation and more so focus on fostering community and addressing the other disparities within our communities. 

Bautista, Nidia. “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit.” Food & Wine, 24 July 2020, http://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic.

Villafana, Janette, and Jack Ross. “Fines and Confiscation: Explaining L.A.s Arbitrary Street Food Cart Law the County Uses to Criminalize Street Vendors ~ L.A. TACO.” L.A. TACO, 17 Mar. 2021, www.lataco.com/carts-street-food/.

Portnoy, Sarah. “L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization.” LA Weekly, 25 Jan. 2017, http://www.laweekly.com/l-a-s-street-vendors-arent-giving-up-the-fight-for-food-cart-legalization/. 

Portnoy, Sarah. “She Used to Dodge Police. Now She Can Make Puebla-Style Food and Run a Business While Speaking up for Other Vendors.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 14 June 2018, http://www.latimes.com/food/dailydish/la-fo-re-merced-sanchez-20180615-story.html.

¿Qué causa el acceso desigual actual a alimentos saludables?

por Jonah Vroegop

Hoy en día, hay muchos en los Estados Unidos que sufren de falta de alimentos nutritivos y productos frescos. Según La Vanguardia, ese número ha aumentado a 1 de cada 8 durante la pandemia. Muchas personas viven en áreas que se llaman “desiertos alimentarios” debido a la falta de fácil acceso a alimentos frescos y nutritivos. Estas personas y familias deben comer alimentos enlatados o congelados y la mayoría son trabajadores de bajos ingresos. Muchas de las personas que viven en los desiertos alimentarios son personas de color. Los desiertos alimentarios y la falta de acceso seguro a alimentos frescos y saludables a menudo surgen como resultado de políticas y prácticas sistemáticamente racistas como “redlining” o la supresión de votantes. En general, el acceso a alimentos saludables se está disminuyendo por el trabajo en empleos de bajos salarios, el horario de trabajo variable, la vida en áreas baratas de la ciudad y la indocumentación. Los niños de familias de bajos ingresos tienen que depender de las escuelas y los bancos de alimentos para comer, mientras que las familias más favorecidas no necesitan estos programas.

Al principio en marzo de 2020, los negocios que dependían de trabajadores por horas se vieron obligados a cerrar, despidiendo temporalmente o permanentemente a una gran parte de la fuerza laboral. La mayoría de las empresas que se vieron obligadas a cerrar o despedir empleados se encontraban en las industrias de restaurante y reparto. Debido a la pandemia y al cierre de la mayoría de los lugares públicos, hubo menos trabajo para las personas de bajos ingresos en viajes compartidos (Uber) y hospitalidad, de cuales muchos son minorías. También se dictó un curfew, lo que disminuyó la capacidad de los empleados del trabajo de noche y de los autónomos. Estos trabajos del sector público están muy ocupados por personas de color debido a las barreras sistemáticas para obtener un empleo mejor compensada. Por lo tanto, la pandemia restringió los ingresos de las personas de nuestras comunidades que ya ganan menos. Los trabajos bien compensados son difíciles de conseguir para las minorías porque la mayoría requiere una licenciatura universitaria. Las universidades y corporaciones por lo tanto contribuyen al racismo sistémico en que causan la desigualdad de ingresos de pedir precios altos, admitir y contratar a menos minorías y requerir grados universitarios para los puestos más básicos. Una forma de disminuir la disparidad en la riqueza sería ofrecer matrícula universitaria gratuita o préstamos sin intereses a todos los residentes permanentes. Las personas de bajos ingresos tendrían una mayor movilidad social, un mayor acceso a la riqueza y el capital cultural, y un mayor acceso a resultados de salud positivos como resultado de una mejor alimentación y atención médica.

Durante tiempos difíciles como COVID, cuando las horas de trabajo, el acceso a la escuela y los programas públicos dejan de estar disponibles, las desigualdades en el acceso a los alimentos se amplifican, según Susan Aaronson de la Universidad de Michigan. Ella dice, “COVID is magnifying any food-related disparities that are already in our communities”. En Los Ángeles, la mega distribución de alimentos a más de 7,500 familias en the Forum por parte del Los Angeles Regional Food Bank fue fundamental para negar la inseguridad alimentaria en nuestra comunidad. A través del programa, se estima que 22,000 personas recibieron fruta fresca, pollo y una gran cantidad de “meal kits” que contenían una variedad de alimentos no perecederos. Sin embargo, los bancos de alimentos como este solo son accesibles para las personas con coches, excluyendo sistemáticamente a las personas con ingresos más bajos que no pueden permitirse manejar.

Gente en linea para obtener comida de The Forum, Los Angeles

Durante el coronavirus, muchos han tenido menos acceso a alimentos frescos y saludables debido a su salud, otro resultado determinado por su riqueza y estado de ciudadanía. Para ellos con enfermedades crónicas como resultado de vivir en desiertos alimentarios, faltar atención médica y una vida entera de trabajo sin vacaciones o tiempo libre, ir de compras es una actividad de riesgo. Es posible que estas personas tengan que depender de bancos de alimentos o servicios de entrega como World Central Kitchen, dirigido por José Andrés. Organizaciones como World Central Kitchen reciben dinero a través de donaciones para preparar comidas para personas mayores, personas sin hogar y con inseguridad alimentaria. Según el documental de 60 Minutes, Andrés también está presionando a los legisladores para tratar de superar el racismo sistémico que ha llevado a este desigual acceso a alimentos.

Muchas de las personas desfavorecidas que provienen de bajos ingresos también fueron despedidas durante la pandemia, lo que provocó una mayor inseguridad alimentaria. Para aquellos que continúan trabajando durante la pandemia en la agricultura, el servicio de alimentos o la atención médica (trabajadores de primera línea), ¿quién alimenta a los niños mientras asisten a la escuela de hogar? Además, aquellos que se preocupan por el acceso a los alimentos o que restrictan sus alimentos en orden que dure el suministro no solo faltan de nutrición, sino que su salud mental también se está afectada. Preocuparse por alimentarse o su familia provoca una tensión extrema en la salud mental y un estrés no necesario.

Las minorías y los trabajadores de bajos ingresos también están afectados por la pandemia en términos de las acciones de otros. Cuando las personas con altos ingresos viajan largas distancias para obtener alimentos y recursos como papel de baño para retener (hoard), esos artículos dejan de estar disponibles para los lugareños que no pueden permitirse retener o viajar a otras tiendas. La retención de recursos también reduce el acceso a alimentos básicos baratos como arroz, pan, huevos, productos enlatados y otros productos no perecederos. Por lo tanto, las personas que ya luchan por pagar alimentos saludables están obligadas a comprar productos más caros que durarán menos tiempo. Los trabajadores de bajos ingresos, que con frecuencia son minorías, en restaurantes y tiendas atienden a personas de altos ingresos o personas que trabajan desde casa. Esta desigualdad expone a los trabajadores a los riesgos de COVID-19 y afecta aún más a los desfavorecidos.

CITAS:

Aaronson, S., University of Michigan School of Public Health, & Leung, C. (2020, May 07). Coronavirus and Food Access: How the PANDEMIC impacts FOOD Insecurity: CORONAVIRUS: Population HEALTHY Podcast: University of Michigan School of public health. Retrieved March 17, 2021, from https://sph.umich.edu/podcast/coronavirus/coronavirus-and-food-access.html

Addressing the strain the Coronavirus has put on America’s food supply chain with José Andrés. (2020, April 19). Retrieved March 17, 2021, from https://www.cbsnews.com/news/jose-andres-chef-feeding-coronavirus-impact-60-minutes-2020-04-19/

Barros, L., & Lozano, A. S. (2020, December 02). Millones en EEUU ABOCADOS a LA caridad para LLENAR su DESPENSA en la pandemia. Retrieved March 17, 2021, from https://www.lavanguardia.com/vida/20201202/49852986513/millones-en-eeuu-abocados-a-la-caridad-para-llenar-su-despensa-en-la-pandemia.html

Racismo: Cómo surgió EL POLÉMICO concepto De “privilegio blanco” y por Qué Despierta TANTAS PASIONES. (2020, June 25). Retrieved March 17, 2021, from https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53169564

Special distribution at the FORUM: LA regional food bank. (2020, April 17). Retrieved March 17, 2021, from https://www.lafoodbank.org/stories/the-forum-food-distribution-coronavirus/

El mejor taco no auténtico de mi vida.

Por Jonah Vroegop

A medida que han aparecido grupos de inmigrantes en Los Ángeles, cada uno ha contribuido con una identidad nacional. Esto incluye su comida: sus sabores, ingredientes y métodos de preparación. Como hemos visto en Ugly Delicious (S1E2, Tacos), casi todos los grupos del mundo tienen una versión del taco – una rellena envuelta de un manto de ingredientes locales. Y por eso, el taco es el vehículo ideal para la comida fusión (Ugly Delicious, Netflix). En el caso de Los Ángeles y la cocina Mexicana, comemos tortillas de maíz.

Por lo tanto, podemos ver la comida de fusión no solo como dos cocinas separadas que contribuyen a una experiencia culinaria, sino también como dos cocinas que destacan partes de sí mismas para combinar mejor entre sí. Esta comprensión de qué partes de una cocina coincidiría con otra es el resultado de la globalización de los alimentos. Ahora que la comida se ha extendido como indicador de cultura, la división entre culturas se disuelve más fácilmente. Veo loncheras/troques y restaurantes como Kogi como resultado de que dos o más culturas se familiaricen con la cocina de la otra lo suficiente como para hacer una hibridación. De esta manera, el nuevo alimento híbrido toma las culturas del mundo que alguna vez estuvieron aisladas y las ubica en un contexto local, donde esas culturas ya no están aisladas. Los Angeles es un lugar perfecto para esta localización de la comida global debido a la diversidad de culturas y la falta de un sentido de comida “normal” o aceptada. Como leemos de Allison James, probar nuevos alimentos implica una comparación de esos alimentos con lo que aceptamos como normal y nuestra propia identidad (James, 2007). En Los Ángeles, creo que la identidad culinaria a menudo es lo suficientemente ambigua como para permitir la aceptación de la fusión de muchas cocinas.

Kogi es un famoso grupo de troques en Los Ángeles que sirven comida bajo el mando del chef Roy Choi, un estadounidense nacido en Corea que fusiona la comida coreana con la comida específicamente de Los Ángeles. El chef Choi es conocido por su espíritu empresarial en la comida de calle y su historia de traspasar los límites de la accesibilidad culinaria.

Esta idea de fusión desafía la idea tradicional de autenticidad en el sentido de que la comida adquiere una nueva forma. Sin embargo, para aquellos que puedan decir que se ha abandonado la forma tradicional, yo diría lo contrario. Yo diría que las cocinas que se fusionan siguen siendo lo suficientemente distintas como para complementarse y brillar individualmente sin dejar de ser tradicionales. Tome el taco de pork rib de Kogi Taqueria, por ejemplo. La tortilla de maíz tradicional se reconoce fácilmente como mexicana. Pero el pork rib, la ensalada de repollo y las semillas de sésamo tienen un sabor claramente coreano. Juntos, son incomparables. La rica tortilla de maíz se corta con el sabor a nuez de sésamo y el repollo. La suave textura de la tortilla y el cerdo combinan perfectamente con el crujido de la ensalada de col coreana. Estos elementos se complementan muy bien, pero su combinación única le recuerda que se trata de una fusión claramente coreana y claramente mexicana. Este fue el mejor taco que he comido en mi vida. También de acuerdo con Ugly Delicious y los requisitos para ser un buen vendedor de tacos, Kogi ofrece una variedad de salsas picantes, tanto mexicanas como asiáticas.

Al visitar Kogi con un amigo, tuve la suerte de probar más de su menú, incluso el burrito de pork rib y la blackjack quesadilla. El burrito de pork rib también aportó una sensación similar a la del taco. La carne de cerdo blanda combinó bien con el repollo crujiente, pero hubo algunos otros elementos distintos. Yo diría que el burrito de pork rib empuja los límites de la “autenticidad” mediante el uso de una tortilla de harina. El burrito también tenía arroz mexicano y estaba delicioso con la salsa picante mexicana. Muchos angelinos comen burritos con frecuencia y los consideran un elemento básico de la cocina mexicano-estadounidense. Kogi abrazó esta aceptación de lo no tradicional y produjo un burrito que combina con éxito las dos culturas. Por último, pero no menos importante, la quesadilla de blackjack. Diría que de los tres platillos que probé, la quesadilla fue la más mexicana. Aunque hubo indicios de los sabores coreanos como el aceite de sésamo y los chiles, fueron superados por la cebolla, el cilantro y el queso. La quesadilla se preparó con pollo en lugar de cerdo y se sirvió con una deliciosa salsa verde de cítricos / jalapeños / ajo.

Ahora, sabiendo que los burritos y las quesadillas no pertenecen tanto a la tradición culinaria mexicana como a la cocina mexicoamericana, me parece relevante hablar de la creolización de la comida. Como hombre blanco de ascendencia europea, no tengo ninguna base para juzgar la cocina como auténtica o no, pero en este caso, mi identidad culinaria funciona a mi favor. Todas estas cocinas me son ajenas y, por lo tanto, el umbral de autenticidad no existe. Los burritos y las quesadillas son en sí mismos una creolización de la cocina mexicana para el paladar americano y su aparición en los menús de toda la ciudad muestra la aceptación de esa criolla en Los Ángeles. Donde la creolización a veces se ve como un abaratamiento de una comida tradicional para que otra cultura la disfrute, en este caso veo lo contrario. Cuando la gente va a un lugar como Kogi que sirve versiones creolizadas de comida, también es más probable que prueben versiones no creolizadas de la misma cocina. Y combinado con la fusión, alguien a quien le gusten las comidas mexicanas criollas (burritos y quesadillas) podría terminar probando su primer sabor de la cocina coreana, aunque no en su forma tradicional. La creolización de los alimentos de esta manera muestra que la fusión no tiene por qué ser dicotómica. Puede fusionar coreano, mexicano, mexicano-estadounidense y cualquier cosa intermedia.

Works Cited:

Chang, D. (Writer). (n.d.). Ugly Delicious, Tacos [Television series episode]. In Ugly Delicious. Los Angeles, CA: Netflix.

Korsmeyer, C., & James, A. (2007). The taste culture reader: Experiencing food and drink. Oxford: Berg.

Chichen Itza: Se quedaron sin cochinita pibil!

Por Jonah Vroegop

¡Hola a todos! Me llamo Jonah y soy del cuarto año de un programa de neurociencias y espanol. Mi país de origen es Holanda – soy Holandés (si alguien se gustaría practicar su holandés, dígame).

Es extraño ver el yo, no?

En todos los lugares que he vivido, comida del estilo latina como los tamales, loncheras, etc. no habían disponible con frecuencia. La comida de la calle Holandés es también barata, sencilla, y de ingredientes europeos tradicionales como salchicha, pescado, papa, y salsa. Hay algunas similitudes entre los platos de Holanda y la comida latina, pero por el gran parte son muy diferentes. Sin embargo, es esencial notar que la comida está preparada con ideología similar – sirven ingredientes locales y los preparan rápido. No utilizan nunca maíz, masa, o ingredientes indígenas de América y sirven un paladar europeo. Los que prueban la multitud de comidas Holandés vienen a entender los sabores de Europa del Oeste en dos formas. Primero, la comida sana – sabores de pescado, res, caballo, y cerdo con especial “nederlandse kruiden”( especias de Holanda), sirve con puré de papa o verduras de temporada. Y otro, la comida dulce. Dulces son las comidas más “holandés” y son de abundancia. Hay pasteles y rosquillas famosas de Holanda y los sabores son distintos del resto del mundo. Algún tiempo pruebo esos sabores, imagino la lluvia ligera y cielo nublado, los canales, y la gente Holandés. Esas sabores son más que solo comida – son una representación de la gente que los preparan y una forma de expresión y orgullo. Los sabores son poderosos para recordar la historia, especialmente de un país con historia de imperialismo como Holanda. Es probable que los sabores que asocio de mi país paternal sean de otro origen mundial. De esta manera, comer comida Holandés es también probar comida de Escandinavia, Africa, Alemania, y Asia del sur. La historia de la comida y cómo la gente la come nos muestra cómo la comida global adopta una forma regional y que “autenticidad” no tiene umbral rígido. 

Diría que el tamal de Holanda es “Hollandse nieuwe”. Es un arenque fresco que está comida sin calentar o cocinar y con cebolla cruda picada. El pescado se captura localmente en una determinada época del año y se sirve fresco – un trozo de pan es opcional. Cuando uno se come ‘hollandse nieuwe’, no usan platos o utensilios – solo levanta el pescado por encima de la cabeza y da un mordisco hacia arriba. Es posible que comer pescado de esta manera sea más extraño a los extranjeros que comer chapulines. Estoy de acuerdo con Heldke sobre los sabores fuertes y que a veces dan un sentimiento abrumador de extrañeza. Dijo “evidence suggests that the terrors and delights of the tongue affect [foreigners] so dramatically that their memories remain sharp even years later”. Comer “Hollandse nieuwe” en la manera tradicional sin utensilios podría sorprender a un turista de regreso a su hotel. Aunque es experiencia única y extraño, es importante recoger el papel de la comida tradicional como la puerta a una cultura nueva. 

Sin embargo, la experiencia es lo más importante en la cultura Holandés tambien. Es oportunidad para pararse en frente de un vendedor y comer un bocadillo o almuerzo con amigo o compañero de trabajo. En una manera similar a Los Ángeles, hay muchos turistas que están probando las comidas extranjeras. Aun para ellos como para los holandeses, es oportunidad de comer por menos y disfrutar los alimentos locales. La extraña experiencia de comerse un pescado entero une a las personas y me hace sonreír cuando veo a los turistas comiendo comidas extrañas holandés porque muestra su respeto por nuestra cultura. 

Para probar una comida nueva, compre algunos platos de Chichen Itzá Restaurant. Los sabores de Chichen Itzá representan el Yucatán y la costa de México del sur. Las ingredientes comunes del menú son tortillas de maíz, frijoles negros, y carnes de pollo, pavo, y cerda. Sus tamales y tacos brillan en el menú con una variedad de opciones por relleno, salsa, y estilo. También venden su propia salsa picante de pimiento habanero que parece muy popular. Una sorpresa para mí era encontrar un queso famoso holandés en su menú que se llama edam. Sorprendido de todas las opciones del menú, me pedí un plato de tacos de cochinita pibil y una torta de pollo. A mi sorpresa, el restaurante se quedó sin tacos de cochinita pibil y tuve que pedirme pollo en los dos – la cochinita pibil debe ser buena! Los tacos eran muy buenos con sabor fuerte del pollo y sazonado muy bien. El pollo no estaba sobrecocido o duro y ofreció un sabor bien redondeado en combinación con el aguacate y las cebollas en vinagre. Y el tesoro del plato – las tortillas. Son hechos de maíz y les parecen frescos. Cuando pienso en la “autenticidad”, la tortilla parece la parte del taco más esencial y esos estarían a la altura de cualquier umbral. Y solo probar una variedad del menú, me pedí una torta de pollo también. Incluso fresco “pan francés” cubierto con pollo asado, frijol negro, aguacate, cebolla asada, y especial “chiltomate” salsa. En comparación a los tacos, esta pollo fue un poco más gruesa (no picada o destrozada) y por eso más difícil cocinar perfectamente. Los sabores del aguacate y frijol se llevaron bien y las cebollas picadas asadas añadieron un buen “crunch” a la torta. La comí sin parte del pan arriba en estilo “open-faced”. Una ración de ensalada de papa y chips de tortilla acompañó a la torta y tambien sabían bien. 

Torta de pollo asado y tacos el mismo

Aunque fue una experiencia con un “culinary other” para mí, de la comida no recibí una sensación de “staged authenticity” como escribe Profe Portnoy. La comida fue sencilla, rica con sabor, y no pretendía ser otra comida. Por eso, diría que eran platos “auténticos” pero como hemos leído, no significa nada. Para un yucateca, es posible que esa experiencia provocaría un sentimiento diferente. Como escribió Heldke, encima del poder de sabor es una comprensión del yo y cómo el yo siempre será diferente de los otros. Comiendo esa comida rica me hace pensar en la cultura de que viene y provoca una apreciación por la cultura de dónde viene esos platos. 

Heldke, Lisa. “But Is It Authentic: Culinary Travel and the Search for the ‘Genuine Article.” The Taste Culture Reader, 2005, pp. 385–394.

Korsmeyer, C. (2017). The taste culture reader: Experiencing food and drink. London: Bloomsbury Academic, an imprint of Bloomsbury Publishing PIc.

Portnoy, S. (2015). Authenticity of cuisines. The SAGE Encyclopedia of Food Issues. doi:10.4135/9781483346304.n35