Why I care about my neighborhood frutero ﹣ and why you should, too…

By Jude Veerman

The first time I saw Gil Garcia was about two months ago. He was selling fruit from his tiny pushcart to the mostly Latino workers on a job site across from my house. This was an unfamiliar sight to me﹣I had never seen a street vendor in a residential neighborhood before. I assumed they made their money in busier parts of the city.

That Saturday, Garcia returned to the job site. But this time there was no crew to sell to. I decided to buy from him since the workers were gone that day. He charged me a measly $5 for a heaping cup of watermelon, orange, and mango. We thanked each other and went our separate ways. Little did I know, this transaction was illegal.

 How could Garcia’s modest fruit cart break the law? His predicament is no different than that of other food vendors here in Los Angeles. Like Sarah Portnoy says in her article, “L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization,”  Latino vendors have suffered years of discrimination and fines from law enforcement. It seems ridiculous that vendors like Garcia should have to worry about the legality of selling fruit in a plastic cup, but there is a good reason behind this.

The Department of Public Health (DPH) is the biggest roadblock Los Angeles street vendors face in their path to legalization. Although the DPH’s job is to uphold sanitary guidelines for the safe handling of food, their standards for unassuming vendors like Garcia are wildly unattainable. “Even if vendors can afford the expensive permits they need to sell legally, they still cannot get their carts approved by the Department of Public Health because the county’s health code was written for brick-and-mortar restaurants,” according to Janette Villafana and Jack Ross. 

The decriminalization of street-vending in 2017 was a big step foward, but the DPH’s health standards keep folks like Garcia fighting an uphill battle. Many mobile vendors simply cannot meet the strict requirements the DPH demands of them. “For prepared-food vendors to receive permits, their carts must include a handwashing sink, a three-compartment sink for kitchen wares, and substantial refrigeration and storage space (Villafana and Ross).” It is difficult to imagine a small pushcart equipped with four sinks let alone hauling it from one street corner to another. Moreover, the cost of such features far outweighs the humble prices that many vendors like Garcia charge. 

I met with Gil Garcia for a chat to hear his perspective on these issues. He frequents my neighborhood, so finding him wasn’t hard, and he was more than happy to answer my questions while allowing me to practice my Español.

I asked him about his business during the pandemic, and he said he had stopped for a short while out of fear of COVID. Garcia is a freelance mechanic, so his fruit cart only supplements his family’s income. But he recognizes that vendors like Juana Dominguez in Nidia Bautista’s article, “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit,” had it worse off when they shutdown and faced financial uncertainties as a consequence.

What interests me is how Garcia never relied on his fruit cart as a primary source of income. He is a legal citizen and makes most of his money from mechanic work. In other words, Garcia doesn’t fit into Rocío Rosales’ characterization of many fruteros as illegal immigrants with limited employment opportunities. He told me he began selling out of his pushcart after seeing other Latinos doing it. Much like the paisano network that Rosales describes in Chapter 1 of Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Communities in Los Angeles, Garcia got started with the help of other fruteros he came to know. He said he continues to this day because he likes it.

Garcia could not speak much to the harassment that many street vendors in Los Angeles experience. He attributes this to selling in a neighborhood with a lot of Latinos and not many police snooping around. Moreover, it is safe to say our neighborhood has heard the bell on his pushcart enough to know who he is and what he sells.

Gil Garcia’s fruit cart is akin to the neighborhood lemonade stand. The only difference is that a lemonade stand doesn’t need four portable sinks to be able to sell lemonade in L.A. county. As long as health regulations continue to discriminate against food vendors like Garcia, many Latinos in Los Angeles will be deprived of economic opportunity. More important, we risk losing the street-food culture that makes this city a capital of Latin culture and cuisine.

Gil Garcia y yo

Bautista, Nidia, “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit,” Food and Wine​, 24 Jul. 2020, 

Portnoy, Sarah,​ ​“L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization.” ​LA Weekly,​ 25 Jan. 2017

Rosales, Rocío, Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Community in Los Angeles, University of California Press, 2020, pp. 1–19. 

Villafana, Jannette, and Ross, Jack, “FINES AND CONFISCATION: EXPLAINING L.A.’S ARBITRARY STREET FOOD CART LAW THE COUNTY USES TO CRIMINALIZE STREET VENDORS.” L.A. Taco, 15 Mar. 2021

La Pandemia de 2020: cómo el coronavirus destaca la injusticia alimentaria y las desigualdades raciales en los Estados Unidos

Por Jude Veerman

La pandemia ha enfrentado a millones de estadounidenses con la pregunta: ¿Cómo te alimentarás? Para los que han perdido sus trabajos debido al coronavirus, hay ambigüedad acerca de cuestiones como dónde y cuándo se pueden alimentar a sí mismos y a su familia. Como dice el podcast, “Coronavirus and Food Access: How the Pandemic Affects Food Insecurity,” dentro de casas a través del país muchos adultos comen cada dos días para salvar la comida que tienen para sus hijos ﹣ y muchas de estas familias ahora dependen de los bancos de alimentos. Pero menciona Anderson Cooper en 60 minutes que “Food banks are overwhelmed. When one in San Antonio announced an emergency food distribution earlier this month, more than 10,000 people showed up, their cars filled an enormous parking lot.” 

El problema que muchos sin trabajo tienen dificultades de comer nos provee una imagen de altas tasas de desempleo y una fuerza laboral reducida. Pero esta no es la situación completa. La realidad es que el acceso a comida durante la pandemia ha empeorado por casi todos. Según La Vanguardia, “la escasez de alimentos y productos básicos sucede no solo en familias cuyos integrantes se hayan quedado sin trabajo a causa de la pandemia, sino también en otras cuyos miembros sí cuentan con un empleo.” Los empleos mal pagados y la volatilidad salarial ya perjudican a muchas personas de poder pagar alimentos, pero la pandemia ha revelado y enfatizado fácilmente estos factores.

Aunque podemos decir que la pandemia afecta al acceso de comida para la clase media y baja, lo que es más espantoso es su efecto en latinos y negros ﹣ groupos raciales que ya pertenecen a estas clases sociales. Parece que cada década las minorías en este país progresan en términos de igualdad de derechos y oportunidades, pero la pandemia está destacando el racismo estructural en los Estados Unidos que persiste. Como dice Ana Galvis, nuestro sistema alimentario “funciona precisamente como el sistema alimentario capitalista siempre ha funcionado; concentrando el poder en manos de una minoría privilegiada y distribuyendo desproporcionadamente las “externalidades” sociales y ambientales a grupos raciales estigmatizados.” La idea de Galvis sobre un sistema alimentario capitalista es algo que también podemos aplicar a los con trabajos mal pagados y a los sin trabajo durante la pandemia que ya hemos mencionado. 

La mayoría de las personas con estos trabajos mal pagados son latinos y afroamericanos. Además, ellos constan de muchos de los ‘trabajos esenciales’ ﹣ un término que ha dominado las noticias de la pandemia. “Los residentes negros y latinos laboran desproporcionadamente en empleos en los que deben abandonar su hogar para recibir un pago,” según Rong-Gong Lin II de Los Angeles Times. En otras palabras, muchos de ellos son los trabajadores de primera línea para el resto del país. 

New York City's Frontline Workers : Office of the New York City Comptroller  Scott M. Stringer
Porcentajes raciales de trabajadores de primera línea en Nueva York
https://comptroller.nyc.gov/reports/new-york-citys-frontline-workers/

Junto con su mayor riesgo de la exposición a coronavirus, los latinos y afroamericanos ya han estado experimentando el sistema alimentario capitalista de Galvis antes de comenzó la pandemia. Como hemos discutido en esta clase, no vas a encontrar supermercados como Whole Foods en muchas partes de Los Ángeles fuera de Westwood o Beverly Hills. En partes de Los Ángeles al sur, donde viven muchos afroamericanos y latinos, el acceso deficiente a alimentos saludables es algo que ya se ha documentado. El hecho de que los latinos y negros pertenecen desproporcionadamente a trabajos de bajo pago y ya tienen dificultades para pagar por los alimentos es inaceptable especialmente durante la pandemia cuando tanto de la la población depende de ellos para trabajar. Es irónico que muchos trabajadores agrícolas de los que hemos dependido durante la pandemia también son inmigrantes indocumentados. Dice Craig Fugateit en 60 minutes que “it finally took a pandemic to make people realize without foreign-born workers much of our economy doesn’t work.” 

José Andrés, quien no es estadounidense, también se da cuenta de que la pandemia subraya nuestras desigualdades aquí en los Estados Unidos. “If we don’t have a big explosion of empathy in this country or around the world I don’t know when we will,” dice él. Es fácil reconocer que los estadounidenses mejor pagados son típicamente blancos y tienen el lujo de trabajar en casa y no se preocupan de dónde vendrá su próximo plato de comida. Lo difícil es preguntarnos ¿qué podemos hacer para apoyar a personas que no pueden trabajar en casa y que son víctimas de la injusticia alimentaria durante la pandemia? Después de presenciar los efectos de la pandemia en las minorías y las personas que pertenecen a la clase media y baja, creo que es difícil no tener la empatía que Andrés menciona. 

Aunque en el programa de 60 minutos vemos que Andrés utiliza algunos de sus restaurantes para dar comida gratis a los necesitados, gente común no necesitan tener los recursos de él para ayudar. La mejor manera de apoyar a las poblaciones vulnerables es ser voluntario. Como dice Andrés, “throwing money at the problem” no va a funcionar. Una manera clara de ayudar inmediatamente es ser voluntario en su banco de alimentos local. Como ciudadanos, no podemos depender completamente de las organizaciones como World Central Kitchen para suministrar el dinero o los recursos a restaurantes para alimentar a la gente del país. Además, si reconocemos que las minorías como los afroamericanos y los latinos asumen ‘trabajos esenciales’ pero sufren de cosas como la injusticia alimentaria y racismo estructural durante la pandemia, personas como yo y los demás ﹣ con privilegios y certezas sobre nuestro futuro ﹣ deben ayudar a ellos y a las comunidades desesperadas durante estos tiempos. Al fin y al cabo, la comida no es un privilegio sino un derecho para latinos, afroamericanos, blancos, y el resto del país. 

      

AEG Partners with Los Angeles Regional Food Bank to Host...
Voluntarios en el Los Angeles Regional Food Bank

 Fuentes

Barros, L., & Lozano, A. S. (2020, December 02). Millones en EEUU ABOCADOS a LA caridad para LLENAR su DESPENSA en la pandemia. Retrieved March 17, 2021, from https://www.lavanguardia.com/vida/20201202/49852986513/millones-en-eeuu-abocados-a-la-caridad-para-llenar-su-despensa-en-la-pandemia.html

Cooper, Anderson. “Addressing the Strain the Coronavirus Has Put on America’s Food Supply Chain with José Andrés.” CBS News, CBS Interactive, 19 Apr. 2020, http://www.cbsnews.com/news/jose-andres-chef-feeding-coronavirus-impact-60-minutes-2020-04-19/.

Galvis, Ana. “Desmantelando El Racismo Del Sistema Alimentario.” Food First, 18 Mar. 2016, foodfirst.org/desmantelando-el-racismo-del-sistema-alimentario/.

Lin II, R. (2020, June 29). Los residentes latinos y NEGROS De California se ven Más Afectados por el coronavirus. Retrieved March 18, 2021, from https://www.latimes.com/espanol/california/articulo/2020-06-28/los-residentes-latinos-y-negros-de-california-se-ven-mas-afectados-por-el-coronavirus

University of Michigan School of Public Health. (2020, May 07). Coronavirus and Food Access: How the PANDEMIC impacts FOOD Insecurity: CORONAVIRUS: Population HEALTHY Podcast: University of Michigan School of public health. Retrieved March 18, 2021, from https://sph.umich.edu/podcast/coronavirus/coronavirus-and-food-access.html

23rd Street Cafe: donde la comida hindú pertenece a la tortilla

Por Jude Veerman

India y México son un mundo aparte, pero sus cocinas se encuentran en el 23rd Street Cafe Indian Restaurant cerca de USC. Aunque lleva el nombre de un café, los clientes no suelen venir aquí para el café. En cambio, la fusión de comida india y mexicana que sirve es lo que atrae a la mayoría de la gente. Las porciones enormes, precios baratos, y el atractivo de creaciones como el burrito de tikka masala gana la atención de muchos estudiantes universitarios en la zona.

Para ser justo, un restaurante de fusión no debe tener que sucumbir a una etiqueta como el indio o el mexicano, pero el 23rd Street Cafe tiene problemas para decidir qué tipo de establecimiento quiere ser. Este restaurante dice que es indio, y su menú consiste principalmente en platos de pollo, cordero y verduras que son específicos de la cocina india. Pero aparte de la gran selección de platos indios, hay varios tipos de hamburguesas americanas, sándwiches, y algunos platos mexicanos simples como tacos, quesadillas y burritos. No quiero decir que los cocineros aquí no sepan cómo hacer una hamburguesa o un taco, pero parece que los platos americanos y mexicanos en el menú atienden a personas que no sólo buscan comida india.

Es ordinario que algunos restaurantes sirvan más de una cocina. Al fin y al cabo, las críticas de un restaurante deben ser sobre la comida en vez de la diversidad del menú. Dicho esto, la cocina del 23rd Street Cafe me sorprendió. Pedí un burrito de tikka masala de pollo ﹣ una opción en su menú de “Indian and Mexican fusion food.” Por nueve dólares no anticipé un festín, así que me sorprendió cuando recibí un burrito del tamaño de mi brazo. Se llenó con arroz español amarillo, frijoles pintos, cebolla y pollo marinado. Aunque el tikka masala de pollo es un plato de curry, yo tuve curiosidad por no encontrar curry en el burrito. Debido a la falta de este ingrediente ﹣ un componente esencial del tikka masala ﹣ los frijoles pintos y el arroz español amarillo dominaron el burrito ya que el pollo estaba escaso.

Sobre todo, diría que este burrito representa una versión globalizada de tikka masala. Aunque pensé que el burrito era bueno, no me pareció que fuera increíble  ﹣ esta fusión particular entre la cocina india y mexicana no me sorprendió como el restaurante Kogi ha hecho con sus combinaciones coreanas y mexicanas. Este burrito es como un plato indio parcial dentro de una tortilla de harina, así que no fue el esfuerzo más impresionante para demostrar una fusión entre la cocina india y mexicana. Sin embargo, como dice Roy Choy que Kogi no es coreano ni mexicano sino Kogi, este burrito no parecía totalmente latino ni indio (“Ugly Delicious: Tacos”). Aunque los frijoles pintos, el arroz, y la tortilla hicieron que el plato pareciera mexicano, el tikka masala de pollo introdujo un perfil de sabores que me hizo pensar lo contrario. De eso se trata la globalización de las cocinas. Sabía que el burrito había logrado mezclar la cocina mexicana e india porque aunque no hubo curry, todavía no tenía la confianza de decir que yo estaba comiendo un plato totalmente latino. Como dice Allison James en “Identity and the Global Stew,” dentro de ciertos platos hay imágenes de identidad esperando ser consumidas (377). Pero pensando de lo que implica Roy Choy sobre la fusión de alimentos, este burrito no me ofreció una identidad cultural con la que asociarse.

Lo más importante es reconocer que este plato es una manera divertida de fusionar la cocina latina, no de gentrificarla. El 23rd Street Cafe no trata de reinventar la cocina latina con su menú de fusión, y el burrito de tikka masala que comí no me pareció pretencioso. El precio de nueve dólares también demuestra que este plato es asequible para todos en lugar de una demografía particular. Al fin y al cabo, este plato combina dos cocinas diferentes usando sólo cinco ingredientes y no busca glorificación.

Aunque este burrito de tikka masala no es una fusión pintoresca entre la cocina india y mexicana, yo felicito el coraje de este restaurante para poner un plato indio dentro de una tortilla y llamarlo un burrito. El 23rd Street Cafe demuestra que uno puede ser modesto en su intento de fusionar la comida latina con otra cocina.

James, Allison. “Identity and the Global Stew.” The Taste Culture Reader: Experiencing Food and Drink, edited by Carolyn Korsmeyer, Berg, 2005, pp. 373–383. 

“Ugly Delicious: Tacos.” Season 1, episode 2.

La Birria de Res: La Próxima Héroe de la Comida Mexicana en Los Ángeles

Por Jude Veerman

Yo vengo de South Dakota ﹣un lugar que algunos consideran un desierto culinario. ¿Hay una escena alimentaria? Sí. De hecho, hay una cantidad decente de talento culinario que uno puede encontrar en el centro de mi ciudad, Sioux Falls. Pero la mayoría de la gente en South Dakota no tiene paladares que buscan una dieta diversa o ingredientes interesantes, por lo tanto no hay demanda de restaurantes únicos o variados.

Afortunadamente, crecí con dos padres que han viajado por todo el mundo y que me han presentado una variedad de cocinas internacionales. Aunque me encanta explorar la comida de Los Ángeles con la sabiduría culinaria que me regalaron, hay dos alimentos de casa que todavía no he encontrado aquí.

El faisán y el búfalo son alimentos básicos en South Dakota. Son un reflejo de las amplias praderas y vastas tierras abiertas en mi estado porque ahí es donde viven. Son magros, nutritivos, sabrosos y faisán tiene una dulzura distinta que no se puede encontrar en otros aves. A mi familia le gusta el faisán ahumado y el búfalo en una hamburguesa. El búfalo es algo que se puede comprar en la tienda, pero el faisán es algo que tienes que cazar. Aunque no soy el que caza para mi familia, me gusta pensar que parte de mi identidad culinaria viene de la necesidad de trabajar por lo que comemos.

Estos alimentos son sustanciosos y representan a la gente rural de mi estado, así que no puedo imaginar ninguno de estos alimentos como un plato caro en un restaurante lujoso, pero tal vez algún día la gente fuera del Medio Oeste se dará cuenta del potencial culinario detrás de ellos. Como dice Sarah Portnoy sobre la comida mexicana a principios en Los Ángeles, “Unlike the global cuisine for which Los Angeles is known today, at the time the city’s Anglo community did not embrace outside culinary influences” (15). Sin embargo, la comida mexicana de hoy en Los Ángeles tiene el foco culinario. Pero similar a cómo el faisán y el búfalo todavía tienen que ser abrazados por un público más grande, aquí en Los Ángeles la birria está empezando a salir lentamente de la sombra de platos como carne asada y al pastor. Teddy’s Red Tacos lo demuestra.

Birria de res es un plato que viene de Jalisco, México. Es un guiso picante que se hace con chivo y varios chiles secos. Normalmente, es reservado para celebraciones como bautizos o bodas, pero si no tienes ninguna de estas ocasiones en tu calendario, Teddy’s Red Tacos en Venice Beach te servirá birria al estilo Tijuana sin preguntarte. Decidí visitar Teddy’s Red Tacos después de descubrir la reciente explosión de atención a este establecimiento en las redes sociales. 

Pedí el “Deluxe Plate” ﹣ una mulita, quesadilla, tostada, el estofado, y un taco ﹣ que es el “#1 Seller” y es lo que vi tanto en Instagram. Me recordó los comentarios de Portnoy sobre el nacimiento de grandes platos de alimentos como este. “Chefs and home cooks adapted their dishes to the ingredients available in the United States and to the Anglo appetite for large plates of food with the creation of the combo plate” (21 Portnoy). Sin embargo, el “Deluxe Plate” no se sentía como si estuviera diseñado para satisfacer mi apetito anglo porque había otros latinos en el restaurante disfrutando de la montaña de birria que contiene este plato. 

Las tortillas se empapan en una mezcla de chiles, tomates y birria que les da el color rojo. Aunque el restaurante lleva el nombre del color de las tortillas, la carne es la estrella del plato. La birria, que es carne de vaca aquí en lugar de chivo, se derrite en la boca y el consomé salado y picante perdura en su lengua después de cada mordedura. El guiso sirve como acompañamiento. Sumergí el taco en el guiso y luego bebí el resto. 

El papel del guiso me confundió. Sobre todo, el nombre birria de res implica que el plato es un guiso con carne. Determiné que “Tijuana Style” ﹣ como dice en el letrero ﹣ debe significar que la birria puede funcionar como un taco o mulita o lo que sea. Pero tal vez la birria en forma de taco es una manera para que Teddy’s Red Tacos atraiga a un público más grande. Como dice Lisa Heldke, “we might valorize the gesture of a cook who recognizes the limited familiarity of her (non-native) diners, and cooks to them in a way that enables an interaction to develop” (390). Con este pensamiento en mente, creo que es justo decir que la popularidad del taco en Los Angeles dominaría Teddy’s Red Tacos si sólo sirviera el guiso.

Quizás el “Deluxe Plate” o el taco de birria de este restaurante no son tan auténticos como el método tradicional de consumirla en un guiso, pero representa la evolución de la birria y su esfuerzo por competir con otros establecimientos y taquerías aquí en Los Ángeles. Teddy’s Red Tacos es un héroe para la birria, y si el guiso es o no es el punto culminante de este restaurante, la birria demuestra ser una nueva y versátil jugadora para la comida mexicana en Los Ángeles.

Portnoy, Sarah J. Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles. Rowman & Littlefield Publishers, 2016.

Heldke, Lisa. “But Is It Authentic? Culinary Travel and the Search for the “Genuine Article”.” The Taste Culture Reader, 2005, 385–94.

Introducción – Jude Veerman

Mi perrita y yo

Hola, me llamo Jude y soy estudiante de segundo año aquí en USC. Estudio las relaciones internacionales y el español. Soy de South Dakota pero estoy en Los Ángeles este semestre para evitar el clima frío allí. Me gusta cocinar, explorar las cocinas del mundo, y probar nuevos restaurantes. ¡Estoy emocionado de aprender más sobre la comida hispana de los Ángeles a través de esta clase con ustedes!