La búsqueda de autenticidad: dos barrios y cuatro restaurantes (Jenna Mazza)

Cuando fui a la calle Olvera hace tres semanas, estaba emocionada para caminar por la calle que pasé cada día en mi camino al trabajo el verano pasado. La calle Olvera tenía muchos colores vivos, con casetas y vendedores en toda la calle que no tenía coches. Las casetas tenían juguetes para los niños y cosas cotidianas, como tazones pintados y cestas. La mayoría de los vendedores parecían vendían cosas para turistas—faldas tradicionales, pero con tela barata, sombreros, y platos pequeños. Muchos vendedores tenían carteles que decían “no toques,” que es algo que puede ver en un lugar con muchos turistas.

Las casetas de la calle Olvera venden muchas cosas diferentes.

Los restaurantes en la calle Olvera incluían Cielito Lindo y La Luz Del Día. La Luz es un lugar donde los anglos comen y creen que tienen una experiencia auténtica. Esto es porque los menús tenían imágenes grandes de cada plato, y no creo que restaurantes auténticos necesiten usar fotos para que los clientes puedan comprender el menú. En este sentido, La Luz Del Día parecía whitewashed. La definición técnica de whitewashed por Deverell es el encubrimiento del adobe con la pintura blanca. Esto demuestra la actitud negativa de los anglos hacia los mexicanos. También significa la distancia entre los anglos y el pasado mexicano de Los Ángeles, que demostraba el restaurante porque era demasiado turístico (y los turistas eran anglos).

A picture containing building, table, indoor

Description automatically generated
Una tienda que vende platos y baratijas por los turistas.

Al otro mano, probé una enchilada en Cielito Lindo, y invocaba la autenticidad de una manera diferente. Mientras tenían clientes y trabajadores que solamente hablaban español, creo que la calle Olvera y Cielito Lindo representan el concepto de staged authenticity. Según Ferrero, staged authenticity es la versión ideal o romántica de una cultura que parece ser exótico y agradable al consumidor. Creo que la pintura en el área con las sillas y las paredes revestidas de azulejos son ejemplos de staged authenticity en Cielito Lindo. También creo que los vendedores son ejemplos de la staged authenticity de la calle Olvera—parecía que solamente vendían cosas que comprarían los turistas para llevar a casa como regalos. Mientras se considera la calle Olvera como “lugar de nacimiento de Los Ángeles” por su influencia histórica en la ciudad, no parecía como un lugar donde caminaban muchos latinos locales para comprar cosas cotidianas de las tiendas. Este fenómeno es interesante porque muchos mexicanos/locales vienen a la calle Olvera para días festivos, como Día de los Muertos.

A close up of a sign

Description automatically generated
A close up of food on a table

Description automatically generated
Afuera de Cielito Lindo y mi enchilada. La pintura de la señal muestra la staged authenticity de Cielito Lindo.

Cuando comparo el viaje a la calle Olvera con el viaje a Boyle Heights, que incluyó Mariscos Jaliscos, el Mercadito, y Milpa Grille, comprendo la autenticidad en una manera diferente. En un sentido general, el barrio de Boyle Heights parecía “auténtica” porque no había muchos turistas y fuimos a los mismos lugares que visitan los locales diariamente.

En Mariscos Jaliscos, un camión de comida muy popular, probé un taco de camarón. ¡Fue increíble! Pienso que el camión es un ejemplo de la autenticidad en Los Ángeles según la profesora Portnoy en su libro. Ella dice que “authenticity is not a quality inherent to certain foods… it is something dynamic that varies depending on available ingredients, changes in technology, social class, and the influences of trade and travel.” Cuando se aplica a Mariscos Jaliscos, la comida del camión parece auténtica porque enfoca en los mariscos, que es un enfoque en Jalisco. El propietario usa mariscos que puede obtener en California, y por esto, el camión enfoque en comida con camarón.

A bowl of food on a plate

Description automatically generated
El mejor taco que he probado– es de camarón a Mariscos Jaliscos.

Luego, fuimos al Mercadito, que parecía muy auténtico porque tenía muchos vendedores con alimentos y artículos de ropa. Vi muchas personas que compraron queso, pan, o mole de los vendedores como parte de la lista de compras. Muchos clientes también eran amables con los vendedores, y solamente oí conversaciones en español. Sentí que típicamente los anglos no visitan el Mercadito porque recibí muchas miradas de los vendedores.

A bunch of items that are on display in a store

Description automatically generated
A box filled with different types of food

Description automatically generated
Las personas de Boyle Heights pueden comprar cosas cotidianas al Mercadito, como camisas, chapulines, y mole.

Finalmente, visitamos Milpa Grille, que se enfoca en la dieta prehispánica. Esta alimentación incluye muchos granos enteros y verduras. Me gusté que usaba ingredientes más saludables y no se enfocaba en carne, especialmente porque soy pescetariana. Era mi restaurante favorito entre la Calle Olvera y Boyle Heights porque los ingredientes parecían ser muy frescos y añadían mucho sabor a los taquitos de patata. No creo que el restaurante tenga un enfoque vegano específicamente, pero el resultado de usar alimentos prehispánicos es que los vegetarianos y veganos pueden comer allí.

A close up of food on a wooden table

Description automatically generated
El taquito de papas, que muestra el enfoque de Milpa Grille (y los mesoamericanos) en carbohidratos complejos desde la tierra.

La propietaria Deysi Serrano habló de la gentrificación en Boyle Heights, y me gustó su posición que cualquier negocio nuevo en el barrio es un buen negocio. Creo que esta posición viene de su experiencia como propietario de un pequeño negocio, porque ella comprende que nuevos negocios traen nuevos clientes, y nuevos clientes traen dinero al barrio. Comprendo el argumento de residentes de Boyle Heights, quienes se sienten expulsados cuando nuevos negocios, como cafés, vienen al barrio y aumentan el alquiler. Esto puede representar gentrificación porque puede parecer como los nuevos negocios están reemplazando los viejos negocios. La percepción de gentrificación depende en la persona—otras piensen que gentrificación revitaliza el barrio cuando personas de una clase económica más alta que los residentes inviertan su tiempo en el barrio.

No creo que los nuevos negocios, con los hípsters, cambien la autenticidad de Boyle Heights—puede ser una mezcla de negocios y propietarios que sirven clientes diferentes, y por lo tanto, no compiten directamente (a menos que los dueños aumenten el alquiler). Las experiencias del propietario de Weird Wave Coffee Shop eran tristes porque él estaba intimidado por tratar de ganarse la vida. Todas las personas tienen el derecho ser dueño de negocios, y con esto escoger donde tener su negocio.

Mi opinión de la autenticidad y gentrificación ha cambiado después de los dos viajes a los barrios diferentes. No creo que cada plato “mexicano” necesite ser completamente auténtico—La Luz en la calle Olvera no es inauténtico solamente porque sirve la versión de la comida mexicana que los clientes quieren comer. Sin ver la gentrificación y diferentes platos “auténticos,” no entendería los matices de cada asunto.

La Flor Buena y La Autenticidad de la Comida Salvadoreña (Jenna Mazza)

Por Jenna Mazza

Para mi primer viaje para SPAN 385, fui al restaurante La Flor Buena con mis amigos. Nunca he probado la comida salvadoreña, y por eso, no sabía lo que era una pupusa. Cuando investigué la gastronomía de El Salvador, aprendí que la comida es una mezcla de ingredientes indígenas y españoles. Se ve la influencia indígena en el uso de arroz, frijoles, yuca (cassava), carne, pescado, y frutas y verduras.

Cuando mis amigos y yo llegamos a La Flor Buena, solamente uno de mis amigos había probado una pupusa. Situado en un strip mall en el bulevar Jefferson, el restaurante está muy cerca—solo tres cuadras de mi apartamento. Está en una ubicación modesta, al lado de una lavandería y un restaurant hindú. Fuimos a las doce de la tarde, y habían muchos salvadoreños entrando y saliendo del restaurante.

Afuera del restaurante en el strip mall

Mientras esperábamos a ordenar, observé las decoraciones del restaurante. Habían cuadros de un lago y de las montañas que cubren una pared, y estos, en combinación con las mesas azules, crean un ambiente muy azul. Era obvio que el entorno no era la atracción del restaurante, pero creaba un sentido familiar y hogareño.

El mural de un lago en la pared

Cuando miré el menú, yo sabía que necesitaba probar una pupusa. Las pupusas son el plato más popular del país, y se preparan las pupusas con harina de maíz o de arroz y se rellenan con queso, frijoles, o chicharrón (pork). Se fríen rápidamente y se sirven fresco. Mis amigos y yo ordenamos cuatro tipos diferentes: la de revuelta (queso, chicharrón, y frijoles), chicharrón, frijoles y queso, y queso. Salieron de la cocina demasiado calientes para comer después de estar fritas pocos segundos antes. Solamente probé la de queso porque soy vegetariana, pero todos mis amigos disfrutaban de las pupusas. Parecía como un primo de la quesadilla (uno de mis platos mexicanos favoritos) porque las dos son hechos con maíz y queso. Sin embargo, pensé que la pupusa tenía una textura más gruesa.


Ordenamos nueve pupusas ente los cinco de nosotros

El menú tenía un par de páginas, y no solamente ordenamos las pupusas. Ordenamos y compartimos una empanada de plátano, un tamal de gallina, y una horchata, que también son platos populares en El Salvador. También sirvieron estos platos muy calientes. Éramos demasiado llenos para comer las empanadas, pero yo las probé. Las empanadas parecían como si fuera dos patatas, pero cuando las abrí, parecían muy extrañas. Parecían dulces y densas. Pedimos por una caja para llevar, y mi amiga las comió por el desayuno el próximo día. Mi otra amiga disfrutaba el tamal, pero dijo que la combinación de pupusas y tamal era muy densa. Cuando probé la horchata de mi amiga, pensé que tenía un fuerte, pero buen, sabor de canela en comparación con otra horchata que había probado antes.

El tamal de gallina

En clase las dos semanas primeras, hemos discutido la cuestión de la autenticidad. Porque este es un término muy subjetivo, creo que este viaje a un restaurante salvadoreño era una buena oportunidad para pensar en mis creencias sobre la autenticidad. Para mi, la autenticidad de una comida es cuando la invoca un sentido fuerte de la región. Es cuando se usa los mismos ingredientes típicamente usados en la región y cuando la comida del restaurante es el mismo que los salvadoreños comen en sus hogares. Cuando visité La Flor Blanca, parecía que se usan los mismos ingredientes que mencionan mis investigaciones sobre la comida salvadoreña. Sin embargo, lo más importante para mí era que muchos lugareños comían allí. La mayoría de los clientes eran salvadoreños y parecían familiares al camarero. Esto me sugiere que el restaurante tiene comida muy buena.

Las empanadas de plátano

Para mí, la autenticidad también implica que la comida es hecho por los salvadoreños y no necesariamente por los anglos. Es la comida hecho por salvadoreños para salvadoreños. La comida “auténtica” no cambia las recetas para trata de apelar a otras personas—es orgullosa de los ingredientes y métodos de cocinar tradicionales. Creo que La Flor Buena es auténtica porque hacen las pupusas a mano y ofrece opciones tradicionales, como pupusas con harina de maíz o arroz.

Por mi primera vez comer la comida salvadoreña, aprendí mucho sobre la comida del país centroamericana y probé un restaurante que por otra parte no hubiera probado. No tengo mucho con que comparar este restaurante, pero era una experiencia buena. No sé si volvería—creo que quiero probar otros restaurantes salvadoreños antes de regresar. 

Mis amigas estaban muy emocionadas tratar las pupusas

Jenna Mazza

¡Hola! Soy Jenna y estoy en mi último semestre de USC. Estudio las relaciones internacionales y español. Me gusta leer, caminar con mi perro, viajar, cocinar, y probar nuevas restaurantes. Estoy muy emocionada tomar esta clase porque estoy muy interesada en la nutrición y la dicotomía entre comer la comida “auténtica” y “saludable” en diferentes comidas.