Inseguridad Alimentaria en South LA (por Hannah Thomas)

En el USC Village, hay un restaurante en que puedes comprar una botella de jugo por diez dólares. Sunlife Organics sirve comida saludable, pero la gran mayoría de residentes de South LA, el área alrededor de Sunlife, no pueden pagar sus precios altos. Solo un pequeñito numero de personas, principalmente estudiantes ricos de USC, tienen los recursos de comer en Sunlife.

Inseguridad alimentaria es un problema masivo en South LA. El área es un desierto alimentario, con mucha comida chatarra y pocos opciones saludables con precios razonables. La falta de comida saludable y económica afecta muchos de los residentes de South LA, y estudiantes no son excepciones. Según el College and University Food Bank Alliance, la mitad de estudiantes estadounidenses tienen dificultad poner comida en la mesa.

Si yo fuera un estudiante con un inseguridad alimentaria, vivir en South LA sería muy difícil. En la situación hipotética, mis acceso a supermercados y comida saludable es muy limitado. El supermercado más cerca de mi casa es Trader Joes, pero Smart and Final es más barata. Los dos son menos de una milla de mi casa, pero es difícil llevar comestibles sin coche. Además, tomo 18 unidades cada semestre y trabajo 20 horas cada semana. No tengo mucho tiempo para preparar comida saludable. Como resulto, como mucho comida chatarra de los restaurantes en la calle Figueroa. Una hamburguesa de McDonald’s es más barata que comida saludable de Trader Joes. Por Suerte, hay recursos para estudiantes que experimentan inseguridad alimentaria. Por ejemplo, cada semestre, estas estudiantes pueden obtener un crédito de 25 dólares de Trader Joes.

 

Claramente, hay problemas con nuestro sistema alimentario. Y mientras inseguridad alimentaria es un problema para estudiantes, ellos no son los únicos que sufren. Minoridades, especialmente latinos en Los Ángeles, sufren desproporcionadamente de inseguridad alimentaria. Autor Ana Galvis argumenta que “[el sistema] no está roto—funciona precisamente como el sistema alimentario capitalista siempre ha funcionado; concentrando el poder en manos de una minoría privilegiada y distribuyendo desproporcionadamente las “externalidades” sociales y ambientales a grupos raciales estigmatizados.”

El racismo estructural existe no solo en el sistema alimentaria, sino también en otras partes de la vida. Por ejemplo, USC tiene una historia larga del racismo. El Von KleinSmid Center, un edificio icónico de USC, tiene el nombre de un simpatizante de la supremacía blanca. En 2015, unos estudiantes gritaron insultos raciales a la presidente de estudiantes, Rini Sampath. El racismo estructural no es aceptable, y necesitamos implementar soluciones. Necesitamos dedicar tiempo y dinero al problema para crear un ambiento más inclusivo y sano para todos.

 

Fuentes

https://www.facebook.com/USCUSG/videos/10155946264722698/

https://dornsife.usc.edu/news/stories/2537/virtual-food-pantry-helps-ensure-all-usc-students-get-enough-to/

http://www.uschomelessinitiative.org/index.html

https://foodfirst.org/desmantelando-el-racismo-del-sistema-alimentario/

https://dailytrojan.com/2016/01/26/in-light-of-its-unsavory-history-rename-von-kleinsmid-center/

Cultural Appropriation and Cuisine: The need for respect and understanding (by Hannah Thomas)

The Cambridge English Dictionary defines cultural appropriation as:

“the act of taking or using things from a culture that is not your own, especially without showing that you understand or respect this culture”

Defining cultural appropriation becomes difficult when discussing food. When a white chef prepares pad thai is it necessarily appropriation? Who has the right to prepare food from a given culture? In this blog, I’ll discuss a few examples of cultural appropriation in the food world.

Oberlin College

A few years back, students at Oberlin College attracted media attention by claiming that the university’s dining hall food was appropriative. Students were outraged when the dining hall served ciabatta bread topped with pulled pork and coleslaw and called the dish Bahn Mi. Similarly, the university served poorly prepared sushi with subpar ingredients, causing Japanese students to cry cultural appropriation. Perhaps the most stunning example of Oberlin’s thoughtless preparation of Asian cuisine occurred on Diwali, a Hindu holiday. The school served an Indian tandoori made with beef, which many Hindi people choose not to eat for religious reasons.

Are these examples appropriation? Based on the definition above, it seems so. Oberlin took culinary practices from a different culture without showing any understanding or respect for the culture. One student described how the school “[modified] the recipes without respect for certain Asian countries’ cuisines.” In the case of the Bahn Mi, ingredients were substituted so thoughtlessly that none of the ingredients of a traditional Bahn Mi remained. The development of the Indian tandoori dish was so removed from Hindi culture that Hindi students might have had to abstain from eating the dish for religious reasons. As Tomoyo Josi put it, “So if people not from that heritage take food, modify it and serve it as ‘authentic,’ it is appropriative.”

 

 

Elotegate

In 2015, author Lucas Peterson wrote an article entitled “Meet the Man Who’s Peddled LA’s Best Street Corn for 27 Years.” In the article, Peterson brought attention and business to the subject of the article, a Lincoln Heights street vendor. However, the article also gave the vendors name and location, causing many food writers to cry “columbusing.” Columbusing, as Peterson defines it, is “the act of reckless and throughtless appropriation (typically by rich white people) of a thing that has been around for years or decades.” Though Peterson is indeed white, it’s controversial whether or not this article was acceptable. Some critics argue that Peterson put the elotero at risk by revealing his location, but Peterson argues that the vendor gave informed consent to the article publication and has experienced positive business effects.

So was this article appropriative? Peterson did not take something from a culture; he displayed it with understanding and consent from the elotero. Peterson’s article did not diminish or disregard Mexican culture, nor did it present elote without any cultural context. Perhaps the article did bring the elotero more white customers, but the vendor certainly did not seem upset by the extra business. I believe that it is possible for a non-latino person to write about latino culture, as long as they do so from a place of understanding of the culture and as long as they don’t take or use aspects of the culture for personal gain.

Elote

 

Rick Bayless

Rick Bayless is a famous (or perhaps infamous) chef who specializes in Mexican food. He’s a white chef from Oklahoma, and though he has spent years learning about Mexican culture and cuisine, he’s been known to glaze over the culture associated with Mexican food. In her book Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, professor Sarah Portnoy describes a 2010 controversy when Bayless stated that he was opening a restaurant in LA because he was interested in “how the true flavors of Mexico, from central and southern Mexico, would play out in Southern California.” Portnoy points out the absurdity of this statement considering that Southern California was once a part of Mexico and contains massive numbers of Mexican immigrants. Furthermore, who is Bayless (a white boy from Oklahoma) to determine what dishes represent the “true flavors of Mexico”?

Are Bayless’s restaurants appropriative? On the one hand, the Oklahoman has certainly put in the time and effort to understand Mexico and Mexican cuisine. He’s bilingual in Spanish and has spent years studying regional Mexican cuisine. On the other, Bayless is certainly using aspects of another culture for his own gain. Bayless’s business efforts are frequently described as an “empire,” indicating the way that this white man dominants Mexican cuisine. In a podcast on Sporkful, Bayless discusses how he “translates” Mexican food for consumption by other (white) customers. In doing so, Bayless, is removing the product from it’s culture, and I believe this comprises appropriation. Furthermore, though Bayless certainly knows plenty about Mexican culture, his words and actions do not convey this. This is demonstrated by his failure to acknowledge Mexico’s influence on Southern California during the 2010 controversy. So while Bayless may understand Mexican culture, the lack of respect he shows when taking cultural elements may very well comprise appropriation.

Wes Avila

Wes Avila is a Mexican-American Chef famous for his high quality creations at Guerilla Tacos. He uses ingredients not commonly associated with Mexican food, such as fresh ahi tuna, sweet potatoes, and spices from all over the world. He draws ingredients and techniques from all kinds of cultures, so is Avila’s food appropriative? While Avila does draw from cultures besides his own, he always treats his food with respect. He uses the highest quality ingredients and prepares them in ways that best bring out their unique flavors. When my class had the opportunity to meet Avila, he could trace the origins of each ingredient in the chicken tacos, and he talked about the influence of Armenian food on his tacos because of his home in Glendale. He wasn’t slapping together pork and bread and calling it Bahn Mi like the dining hall at Oberlin College, and he wasn’t commodifying another culture to build an empire like Bayless. So while Avila combines elements from many different cultures, he demonstrates respect and understanding for said cultures. And I believe respect and understanding can go long way in preventing cultural appropriation.

 

Tacos mexicanos, vino griego, y ingredientes californianos: comida fusión en Los Ángeles (Por Hannah Thomas)

La ciudad de Los Ángeles está llena de restaurantes fusiones, de tacos rellenos de barbacoa coreana hasta burritos de sushi. Comida fusión, el resultado de las intersecciones culinarias de distintas culturas, se ha vuelto muy popular en los últimos años. La comida fusión en Los Ángeles es más que la combinación de ingredientes de cocinas distintas. Según Jonathan Gold, un periodista famoso de comida, comidas fusiones en Los Ángeles son “edible symbols of L.A.’s famous cross-cultural inclusiveness, dripping plates of food drawn straight from the city’s recombinant DNA.”

El gran número de restaurantes fusiones en Los Ángeles muestra la importancia de globalización en la cultura culinaria de la ciudad. ¿Pero por qué existe tanta comida con influencia asiática en esta ciudad? Según profesora Sarah Portnoy y profesor Jeffrey Pilcher “The Pacific fusion moment in Los Angeles arose at the intersection of consumer desire for a particular form of exoticism, the skilled labor and entrepreneurship of chefs … and a culinary infrastructure that brought together these dreams, aspirations, and tastes.”

La semana pasada, decidí probar unos tacos con influencias globales en las calles de Los Ángeles. Específicamente, probé dos tacos, un taquito, y una tostada del luxe-lonchera Guerilla Tacos. No uso el termino “comida fusión” para describir la comida de Guerilla Tacos porque el dueño y cocinero Wes Avila no usa el termino para describir su comida. Según Avila, su comida tiene muchas influencias, pero no intencionalmente combina elementos específicos de culturas diferentes. Él simplemente usa ingredientes frescos para cocinar comida que lo inspira.

Cuando primero mordí el taco de pollo, también estaba inspirada. Pollo suave y picante, con el amarillo distinto de cúrcuma. El taquito de cangrejo era igual de bueno, con un relleno delicado, una cáscara crujiente, un aderezo de salsa verde fresquito, y cebolla en escabeche para un toque de rosado en la parte superior. Comí estos platos el martes durante el día en DTLA con mi clase de español. Nosotros estábamos muy contentos con la comida deliciosa, el sol brillante, y las mesas al aire libre de Dock Street.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Me disfruté tanto Guerilla tacos que regresé dos días después para comer más. Con unos amigos, fui a Silverlake Wines para su maridaje de tacos y vino. La lonchera estaba estacionada al frente de la tienda, con una línea de diez minutos. Comimos los tacos en la tienda con un muestreo (sampling) de vino. Probé el taco de repollitos de Bruselas, la tostada de atún, y una copa de vino blanco. La tienda ofrecía una selección de vinos griegos esta noche, y el mesero recomendó el Xiropotamos para acompañar mi tostada de atún. El vino era seco y ligero, con un color dorado. El atún era tan tierno que parecía disolverse en mi boca. Y la mezcla de los dos era como un viaje breve al cielo.

Para mi, comida como la de Guerilla tacos representa globalización y modernización. Avila usa ingredientes y técnicas de todo el mundo para crear productos súper deliciosos. Comida como esta define Los Ángeles porque muestra las intersecciones culinarias de las muchas culturas que viven aquí.

 

Fuentes:

Portnoy-Pilcher, “Roy Choi, Ricardo Zárate, and Pacific Fusion Cuisine in Los Angeles”

“Loncheras and Luxe-Loncheras: The Evolution of L.A.’s Mobile Street Food.” Food, Health and Culture in Latino Los Angeles, p. 67-84

https://www.smithsonianmag.com/travel/how-america-became-a-food-truck-nation-99979799/

Tamales, Hamburguesas, y Moles: la Comida y la Identidad por Hannah

Cuando alguien me pregunta sobre mi ascendencia, siempre digo que soy “wonderbread.” Es claro que soy blanca, pero no sé más detalles sobre mi origen. Lo que sí sé es que vengo de varias generaciones de Wyomingites – la gente del estado de Wyoming. Wyoming es un lugar interesante, lleno de vaqueros literales, niños de granja, y republicanos. Además del ambiente estereotípico de “wild west,” el estado tiene un excelente sistema de educación pública, el parque nacional más viejo del país, y cuatro escaleras mecánicas.

 

 

 

 

Hay varios factores que caracterizan la cultura de Wyoming. Manejamos camiones grandes, bebemos cerveza fría, y comemos carne roja. Específicamente, hamburguesas tienen una significado especial en la cultura de esta parte del país. De niña, recuerdo mi padre pisando fuerte por un metro de nieve para encender la parrilla. No había suficiente nieve en el mundo para detener la noche de la hamburguesa.

La hamburguesa en mi cultura cumple un propósito similar al tamal en la cultura mexicana, como describe el autor Jeffrey Pilcher. En su libro Que Vivan los Tamales, Pilcher describe que el tamal ha sido aclamado como ícono de la nación mexicana. Similarmente, Josh Ozersky, escritor de alimentos y historiador cultural, afirma que la hamburguesa tiene gran significado como un ícono americano. Además, los dos tienen puestos de honor en celebraciones nacionales. Pilcher describe los tamales como centrales a los festivales precolombinos en México, y la hamburguesa tiene una historia larga en las barbacoas del Día de Independencia en los Estados Unidos. Los dos son comidas de las masas, sin la pretensión que viene con “haute cuisine.” Según Pilcher comida como tamales “inspired within the elite an ambivalent mixture of nostalgic love and aristocratic scorn.” Similarmente, la clase alta en mi cultura frecuentemente desprecia la hamburguesa humilde a favor del filet mignon.

burger.jpg

 

 

En Oaxaca, una región ubicada en el sur de México, mole tiene un papel similar a la hamburguesa en Wyoming. Según profesora Sarah Portnoy, “mole represents the pinnacle of the Mexican cooking tradition and is considered by many to be Mexico’s national dish.” Oaxaca, a veces conocido como “la tierra de los siete moles,” tiene una variedad de moles diferentes con varios ingredientes incluyendo chocolate, pimientos, canela y semillas de calabaza. Este semana, visité el restaurante Chiguacle Sabor Ancestral de Mexico y probé cuatro moles diferentes. 

Selfieqw

El restaurante está ubicada en Calle Olvera, pero es más espacioso que la mayoría de restaurantes en esta área. El ambiente de Chiguacle también es diferente de la mayoridad de la Calle Olvera. En vez de la influencia del “Spanish Fantasy Past,” Chiguacle se enfoca más en las razas ancestrales de Mexico. Hay diseños geométricos como los de la época azteca en las pilares y una mosaico de una serpiente de doble cabeza (un símbolo religioso de las Aztecas) adorna la entrada. Cuando visité, el establecimiento estaba menos llena que el resto de Calle Olvera, y los patrones eran más viejos que los patrones en el mercado.

 

 

Chiguacle sirve comida de 4 regiones diferentes de México: Puebla, Michaocán, Yucatán y Oaxaca. Además de los moles, mi novio y yo probamos el ceviche verde y los panuchos yucatecos (ambos de origen yucateco). El ceviche tenía una perfecta mezcla de lima, sal, y pescado tierno, pero no recomiendo los panuchos.

 

 

Después de los aperitivos, probamos la degustación de cuatro moles. Seleccionamos el “Oaxaca mole” (mole negro), el “pipian verde,” el “Chiguacle mole,” y el “mole de tequila.” El verde era mi favorito. Estaba más fresca y ligero que los otros. Mi novio amaba el mole de Tequila por el aceite de la lima. El Chiguacle mole y el Oaxaca mole parecían similares por el sabor ahumado y la textura espesa. Comimos todos los moles con tortillas frescas. Las tortillas de Chiguacle estaban más gruesas que normal porque tenían nopal, un tipo de cactus mexicano.

Mole.jpg
Moles de arriba hacia abajo: tequila, verde, Oaxaca, y Chiguacle

La existencia de restaurantes como Chiguacle que sirven mole es un ejemplo de la difusión de los “foodways.” En su Libro Everyone Eats, E.N. Anderson describe la dificultad de definir fronteras culinarias. Ingredientes, recetas, y técnicas de cocina se propagan fácilmente a través de las fronteras nacionales. Anderson también argumenta que el “core” de una región tiene los “foodways” más elaboradora y prestigiosa de la región. Oaxaca tiene características del “core” a pesar de su ubicación lejos de la capital mexicana. La comida (particularmente mole) tiene prestigio y complejidad. Mole ha extendido a través de la frontera americana, y está respetada por eruditos de alimentos y comensales casuales. También, las ingredientes y técnicas de mole tienen la complejidad de comida del “core.”

En mi opinión, Chiguacle es un restaurante auténtico. Las raíces ancestrales de la comida están enfatizadas, pero yo creo que las decoraciones aztecas son un homenaje del pasado y no el “staged authenticity” descrito por Sylvia Ferrero. No soy experta en el sabor de moles, pero me disfruté los tipos diferentes y el mole negro era muy similar a moles negros que he probado en el pasado. Recomendaría este restaurante a cualquiera que visite la Calle Olvera.

Fuentes:

http://www.ladowntownnews.com/chiguacle-sabor-ancestral-de-mexico/article_34099ed4-156f-11e7-848f-035090d7a453.html

The Hamburger by Josh Ozersky

Qué vivan los tamales by Jeffrey Pilcher

Food, Health and Culture in Latino Los Angeles by Sarah Portnoy

Comida Sin Par by Sylvia Ferrero

http://www.bbc.co.uk/ahistoryoftheworld/objects/1laQMhiDSRmss-MwRUNVlQ

Everyone Eats by E.N. Anderson

El “Spanish Fantasy Past” en Instituciones Angelinos (por Hannah Thomas)

Cuando pienso en el Los Angeles County Museum of Art (LACMA), imagino esculturas raras y las farolas famosas de Instagram. No pienso en exposiciones sobre culturas especificas o diagramas de arquitectura histórica. Sin embargo, la semana pasada aprendí que LACMA tiene todo esto cuando visité el museo para investigar el concepto del “Spanish fantasy past.”

Según Profesora Sarah Portnoy, la fama del libro Ramona escrito por Helen Hunt Jackson “awakened an interest in the decaying, neglected Spanish missions and their history and led to the Anglos fascination with the early Californios, an interest that emphasized a Spanish past and whitewashed the Mexican one.” Esta romantización de un pasado español está reflejada en la exposición de LACMA llamada “Found in Translation: Design in California and Mexico, 1915–1985.” La exposición exhibe muchos ejemplos del “Spanish fantasy past” incluyendo un póster de una adaptación cinematográfica del libro Ramona.

Poster.jpg
Póster, Sam Hyde Harris, 1931

 

Además de crear una afluencia (influx) de turistas en California en el siglo veinte, aprendí que el libro inspiró la creación de varias películas que usaron imágenes del “Spanish fantasy past” para atraer a espectadores. Esta fascinación con el “Spanish fantasy past” no existía solo en Hollywood, sino también extendía al mundo académico. Por ejemplo, vi una cáliz mexicana que estaba identificada erróneamente como cáliz española. Según la descripción, “scholars frequently blurred the distinction between Spanish and Mexican provenances in the early twentieth century.”

 

Chalice
Cáliz, 1575-78

 

La influencia del “Spanish fantasy past” también se extiende a la arquitectura. El diseño de “Union Station,” otro ejemplo de una institución Angelino, también demuestra elementos españoles. En el libro Los Angeles Union Station, Marlyn Musicant describe “by the time the railroads agreed to build Los Angeles’s union station, a fascination with California’s Spanish past was so widespread that it had given rise to melodramatic literature, festive pageants, and a mission nostalgia that resulted in countless examples of mission revival architectural feats and follies.”

 

Union Station
Diseño, Edward Warren Hoak

También se puede ver ejemplos de “mission revival architecture” en Los Angeles hoy en día. Por ejemplo, Calle Olvera tiene muchos edificios en este estilo. En la foto de abajo, se puede ver el techo de tejas rojas y los aleros expuestos que son típicos del estilo “mission revival.”

Sign 

Calle Olvera tiene mucho restaurantes históricos, incluyendo el famoso restaurante Cielito Lindo. Calle Olvera ofrece una versión de México muy exagerada y estereotípica para los turistas. La calle y también Cielito Lindo se representan como viejo y histórico. La arquitectura, las decoraciones, y los productos de Calle Olvera parecen creados para el espectador anglo, y no reflejan la realidad de la cultura mexicana.

 

Es verdad que Cielito Lindo tiene un pasado histórico. El restaurante se abrió en 1934, y ha servido sus taquitos por casi 100 años. En los primeros años, el restaurante no tenía agua corriente, así la dueña cocinaba la comida en casa y la traía al restaurante en tranvía. Ahora, el restaurante ha evolucionado en un lugar de fantasía histórica. Es un ubicación en que turistas y Angelinos por igual pueden visitar para experimentar una versión idílica de México. Una versión de México con rótulos lindos en colores brillantes y empleados animados. Cielito Lindo ha capitalizado en su pasado histórico para obtener clientes. El sitio de web del restaurante alardea de la autenticidad de la comida y la historia del restaurante, y la estrategia funciona porque cuando visité el restaurante había muchos clientes. La mayoría de los clientes eran jóvenes y anglos, pero también hay clientes mexicano-americanos.

Aunque hay una presencia mexicana en Calle Olvera, especialmente durante las fiestas mexicanas, también hay muchas influencias que no son mexicanas. En los 1930s, una mujer anglo llamada Christine Sterling presionó la ciudad de convertir una comunidad históricamente mexicana a una atracción para las turistas para salvar la Avila Adobe. De esta manera, Calle Olvera representa el blanqueo de la cultura mexicana en Los Angeles. Por un lado, el comportamiento de Sterling era muy inteligente. Su idea salvó una pieza importante de la historia mexicana en Los Ángeles. Por el otro lado, Sterling perpetuó dinámicas raciales desiguales. No importa si sus intenciones eran buenas, ella usó su privilegio como mujer blanca para imponer sus creencias en un comunidad de que ella no pertenecía. Ella actuó como una salvadora blanca, como si la comunidad no tenía la capacidad de actuar en su mejor interés. Porque Sterling actuó sin la participación significativa de los miembros de la comunidad, ella estaba imponiendo sus propias creencias en la comunidad. El producto era un “mercado mexicano” que reflejaba la creencia de lo que una mujer blanca creía que debería ser un “mercado mexicano.”

Dinámicas raciales desiguales también se puede ver en las pinturas castas en exhibición en LACMA. Estas pinturas de siglo 18 representan percepciones de razas diferentes en esa época y la tendencia de elevar un grupo sobre otro. Las personas en las pinturas son pintadas con una mirada blanca, similar a la mirada blanca que creó Calle Olvera.

 

 

Casta
“Rendering of a Mulatta” de Manuel de Arellano

Con respeto a la “autenticidad” que Cielito Lindo se jacta, no creo que este restaurante es el mejor lugar para experimentar cultura mexicana autentica. Sin embargo, no quiero insinuar que Calle Olvera no tiene su propio valor. El restaurante proporciona trabajo a varios individuos, y la comida es buena. No más ni menos. Los taquitos eran secos pero la salsa de aguacate era refrescante y deliciosa. Los frijoles con queso eran perfectamente salados. Sin embargo, los platos combinaciones no son una opción en México. La presencia de platos combinaciones en Cielito Lindo es un buen ejemplo de la “vida dual” de comida mexicana que Sylvia Ferrero discute en su libro Comida Sin Par. Según Ferrero, “The “dual life” of Mexican food can be seen in the distinction between the food for non-Mexican diners, adapted according to their expectations and their experiences of eating ethnic food, on the one hand, and Mexican food for Mexican diners, on the other.” Los platos combinaciones representan una adaptación de la comida para comensales que quieren platos grandes para satisfacer un apetito americano. Mientras Cielito Lindo no sirve su comida en la misma manera que restaurantes en México, no creo que el restaurante es inauténtico. En su libro, Profesora Sarah Portnoy argumenta que “authenticity is not a quality inherent to certain foods; it is one that is socially constructed.” Así, Cielito Lindo no es una experiencia autentica a la realidad de comida en México, pero tiene su propia autenticidad que está influido por su historia larga, su ubicación en Los Ángeles, y los mexicano-americanos que trabajan y comen allá.

food
Taquitos de Cielito Lindo

Fuentes:

http://www.aljazeera.com/indepth/features/2017/03/mexican-la-history-culture-resistance-170328114429756.html

http://www.laweekly.com/arts/christine-sterling-was-the-maternalistic-problematic-mother-of-olvera-street-8407020

Mission Revival

Los Angeles Union Station edited by Marlyn Musicant

Comida Sin Par. Consumption of Mexican Food in Los Angeles: Foodscapes in a Transnational Consumer Society.” by Sylvia Ferrero

Food Health and Culture in Latino Los Angeles by Sarah Portnoy

El Colmao: Comida Cubana en Calle Pico (Por Hannah Thomas)

No hay muchos situaciones en que luces de neón, música de piano, corazones cubiertos de brillantina, y frijoles negros aparecen juntos. Antes del jueves pasado, no mezclaría estos elementos, pero cada uno tiene un papel integral en la identidad del restaurante El Colmao en Calle Pico.

IMG_3526

Llegué a El Colmao con mis amigos Tayana y Lypheng a las 7. El restaurante estaba entremedio una lavandería y una tienda de alcohol, y luces verdes brillaban en todo la plaza. Un mural estiraba a través de dos edificios en el otro lado de la calle, y la mayoría de las señales estaban escritos en español y no en ingles. El barrio estaba tranquilo, y el restaurante estaba prácticamente vacío.

Cunado entramos, un canción en español sonaba suavemente. Durante la cena, una selección de canciones clásicas reemplazaban la música española. Jugadores de béisbol nos sonreían de sus puestos en la pared y decoraciones del día de San Valentín giraban lentamente del techo. No era lo que había anticipada del restaurante cubano.

 

Lo que el restaurante faltaba en ambiente, compensaba en comida. Primero comimos las croquetas. Eran el color de arena con un olor de chorizo chamuscado. La piel era crujiente y el relleno se desmenuzó suavemente en la boca. Las croquetas, como todo la cena, eran llenos de sabores creoles. Después de la croquetas, comimos los platos principales: boliche mechado, pollo “el colmao,” rabo, moros y cristianos (arroz y frijoles mezclados y cocinado con cerdo), y plátanos fritos. El “perfil de sabor,” según lo definido de Ken Albala, de la comida cubana en El Colmao consiste de ajo, tomate, olivo, y cebolla.

El favorito de la mesa fue el rabo por la textura delicada y la salsa suave. El boliche mechado fue servido con “salchicha española” y referencias de la influencia española en comida cubana fueron rociados en todo el menú. Esto es interesante porque los primeros restaurantes latinos en Los Angeles también ponía un énfasis en un patrimonio español porque comidas europeas tenían un mejor percepción que comidas latinas. Sarah Portnoy discute esto en su libro Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles. Comida cubana tiene raíces creoles y españoles, asi no es sorprendente que el menú discute una influencia español. Sin embargo, hay un posibilidad significante que el énfasis en España sirve el propósito de hacer el Colmao más deseable a comensales anglos.

En total, me disfruté mucho la comida cubana. Los sabores fueron sutil pero rico, y la búsqueda por comida buena guíame a un parte de Los Angeles que no he experimentado antes.

IMG_7891

Fuentes:

Sarah Portnoy, Food, Health and Culture in Latino Los Angeles

Ken Albala, Three World Cuisines