Fairness on the sidewalks: working towards equitability for L.A.’s street vendors

By Isabel Hanewicz

Coming from a mid-sized city in Florida, my only experience with anything similar to street vendors was the food trucks and food carts found at upscale food truck rallies and farmer’s markets. To me, street food seemed like something hip and new (save for New York City’s hot dog stands). Moving to LA, I was introduced to a vibrant and longstanding street food culture unlike that of my hometown – fresh fruit from vendors in the Jewelry District or South LA taco stands I drove past on my way to work. Despite its recent popularization, street vending has been in LA since the late 19th century, where tamale carts sold a booming migrant population a cheap meal (Portnoy 2017). 

However, through a class I took Spring 2018 (Spanish 316) on food justice in Los Angeles, as well as this class, I’ve learned that this longstanding tradition has also faced longstanding discrimination. Despite providing part of the city’s character – as well as feeding its residents – street vendors are seen as “criminals” and accused of increasing crime in the area (Portnoy 2017). In 316, I visited Leadership for Urban Renewal Network (LURN) – now called Inclusive Action for the City – that helped fight for legalization of street vending in Los Angeles. During this chat, I was able to hear from street vendor Merced Sanchez who helped lead the movement for legalization. Merced notes in a L.A. Times article “Our work is just as dignified as a desk job”, as well as her love for preparing her traditional food (Portnoy 2018). 

A street vendor in Los Angeles, from LURN’s website.

Despite being in a country that champions self-preservation and entrepreneurship, prior to the legalization of street vending, vendors could face fines up to $2,000 for selling on the street (Portnoy 2017), despite making as little as $10,000 a year (Villafana and Ross). This just continues the hardships that immigrants face. Vendor Caridad Vásquez notes that “all [I] knew how to do was be a street vendor” (Portnoy 2017) when she came to the US, a job that gave her economic mobility and the ability to be an entrepreneur. Rocío Rosales estimates that many of the ~50,000 street vendors in Los Angeles, many are immigrants, likely drawn to street vending because it is one of their only options to make a living. Some may have even come to the US with the expectation they work as street vendors (Rosales 12). While this compatoritism, or paisanaje, amongst groups of street vendors can provide new immigrants with a social network and support system, but also facilitate exploitation and mistreatment that is hard to escape, a so-called “ethnic cage” (Rosales 12). Outside of their circle, vendors can face threats of violent robbers – or police looking to fine them for relatively small infractions (Villafana and Ross). 

A newly permitted street vendor in LA, however, the mere existence of a permit system did not mean it was simple to follow or obtain for vendors.

With the recent legalization of street vending in Los Angeles, one might think a lot of these issues have disappeared. Unfortunately, this is far from the case. In order to be completely “legal”, a vendor must buy pricey permits – $241 for an annual city permit, plus $746 to inspect their cart. Their cart also must meet Department of Public Health regulations, which is unrealistic for most (Villafana and Ross). Only about 1% of the street vendors in L.A. County have all their permits, meaning most risk fines and confiscation of their equipment to sell. 

The COVID-19 pandemic has only increased these inequities, as street vendors who are undocumented cannot get federal stimulus, nor have they received other forms of financial aid from California or LA (Bautista). Despite this, vendors are still selling, offering benefits to a community that doesn’t always reciprocate. Dr. John Short, a public policy professor, gives three reasons street vending is beneficial for a city trying to reopen after the shutdowns (Short):

  • Street vending can reduce the pandemic’s economic hardship
  • It’s simpler to meet social distancing requirements with street vendors, as opposed to in shopping malls
  • Initiatives to create traffic-free streets, like Culver City in LA, are a natural match for street vending 

As we approach (maybe) the end of the pandemic, we should take a stronger look at supporting members of the informal economy – those who work in industries without regulation or government protection – who help make our cities vibrant. While legalizing street vending helps, if the regulatory requirements are too expensive or unreasonable for most street vendors to reach, as suggested by L.A. Taco’s article, the environment for vendors will not change much. If we like the fruit stands, the paletas, and the taco shacks, and believe they make L.A. L.A., we should fight to ensure the vendors have a safer occupation with a more livable wage.  

Works Cited

Bautista, Nidia. “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit.” Food & Wine, 24 July 2020, http://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic.

Portnoy, Sarah. “L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization.” LA Weekly, 25 January 2017, http://www.laweekly.com/l-a-s-street-vendors-arent-giving-up-the-fight-for-food-cart-legalization/.

Portnoy, Sarah. “She Used to Dodge Police. Now She Can Make Puebla-Style Food and Run a Business While Speaking up for Other Vendors.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 14 June 2018, http://www.latimes.com/food/dailydish/la-fo-re-merced-sanchez-20180615-story.html.

Rosales, Rocío, Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Community in Los Angeles, University of California Press, 2020, pp. 1–19. 

Short, John Rennie. “La Venta Callejera Hace Más Vivas, Seguras y Justas Las Ciudades, Por Eso Pertenece a La Escena Urbana Post-COVID-19.” The Conversation, 26 Jan. 2021, theconversation.com/la-venta-callejera-hace-mas-vivas-seguras-y-justas-las-ciudades-por-eso-pertenece-a-la-escena-urbana-post-covid-19-143869

Villafana, Janette, and Jack Ross. “Fines and Confiscation: Explaining L.A.s Arbitrary Street Food Cart Law the County Uses to Criminalize Street Vendors ~ L.A. TACO.” L.A. TACO, 17 Mar. 2021, www.lataco.com/carts-street-food/.

Desigualdad e inaccesibilidad en nuestro sistema alimentario durante la pandemia

Por Isa Hanewicz

Después de un año de la pandemia, la desigualdad en el sistema alimentario es evidente. Por supuesto, es importante entender que el sistema alimentario no funcionó antes de la pandemia. Según Galvis, “el sistema alimentario es injusto e insostenible, pero no está roto” (Galvis). En otras palabras, el sistema alimentario funciona como parte del sistema capitalista, pero no es un sistema equitativo para todos. Por ejemplo, en lugares como el Sur de Los Ángeles, donde ubica USC, no hay muchos supermercados (fuera de la universidad) para la comunidad, que es mayoritariamente no anglo. Además, por parte del racismo estructural, no había movimientos de abrir más supermercados en esta zona, porque la gente no era anglo y no tenía mucho dinero ni poder político. Hay Whole Foods, Trader Joes, Erewhon, y más en vecindarios como Venice o Santa Monica, pero no en zonas más diversas económicamente y racialmente.

Ejemplo del problema de acceso a comida: el aumento de “dollar stores” que aceptan SNAP, aunque no hay mucha comida fresca/saludable en estas tiendas

Hace dos años, trabajé como asistente de investigación para un proyecto sobre el acceso de comida y la salud en una comunidad de viviendas asequibles, e hice entrevistas con la gente allí sobre sus hábitos alimenticios y su salud. La mayoridad de la gente eran latino o de raza negra y tenían que tomar un bus para ir al supermercado; no era tan fácil como Trader Joe’s en USC. Algunas veces, los entrevistados me dijeron que solamente tenían el dinero para comer una vez por día – entonces, comieron comida rápida que es barata pero tiene muchas calorías. Era una experiencia fundamental para mi comprensión sobre la conexión entre la enfermedad, como diabetes tipo 2, y la hambre en los EEUU hoy en día. Antes de la universidad, cuando pienso en hambre, pienso en niños tan delgados, no en la obesidad. Por mi privilegio, tenía el lujo de no pensar en el hambre mucho, una forma de privilegio blanco según la definición de Paredes (Paredes). 

Dear LAist: What's Going On With The Jordan Downs Redevelopment?: LAist
Una foto de Jordan Downs, el vecindario donde hice mi trabajo.

Entonces, durante la pandemia, las familias que han sufrido más son las familias no anglos, que todavía tenían inseguridad alimentaria. Susan Aaronson dijo que los cinco dominios en la salud son la estabilidad económica, la educación, la salud, el vecindario, y su contexto social (University of Michigan School of Public Health). Todos ellos pueden relacionarse con el acceso de la comida durante la pandemia también. Por ejemplo, en la económica, mucho de la gente que trabajó para los salarios pequeños (en los supermercados o restaurantes) han perdido su trabajo en la pandemia o sus horas de trabajo son más cortos. Entonces, hay menos dinero para la comida, durante un tiempo cuando es más difícil encontrar la comida. El acceso es especialmente problemático para la gente de bajos recursos y las minorías porque típicamente no tienen supermercados muy cerca de sus casas, por parte del racismo y “redlining” en los 90s.  Además, muchos trabajadores latinos que trabajan en trabajos esenciales no tienen el “lujo de refugiarse en casa”, según la Dra. Dayna Long (Lin), entonces están más expuestos a COVID. Está expuesto afecta a los latinos más porque los latinos están más dispuestos a tener diabetes, una “condición preexistente” para COVID (Galvis).

Para ayudar a este problema, hay organizaciones que trabajan para disminuir la desigualdad durante la pandemia. Por ejemplo, World Central Kitchen, fundado por el chef José Andrés, ha servido más de 2 mil platos de comida en un mes durante la pandemia (Cooper). Cuando trabajé como “contact tracer” en Utah durante la pandemia, el gobierno de Utah había empleado trabajadores sociales para ayudar familias con bajos recursos que tenían COVID o tenían que ponerse en cuarentena. Utah Food Bank, una organización sin fines de lucro, ha creado “Mobile Pantries” para distribuir alimentos sin peligro durante la pandemia (Utah Food Bank).

Una fota de un “Mobile Pantry” en Utah (Utah Food Bank).

Creo que no hay una solución sola para resolver los problemas de inseguridad en la comida y el racismo en la comida. Creo que necesitamos más apoyo del gobierno, como programas de expandir el acceso a la comida saludable con dinero para las familias e incentivos para los supermercados que abren en nuevos vecindarios. También, un salario justo para todos los trabajadores – un “salario digno” – es importante; creo que es loco que alguien pueda recibir $7.25/hora donde casi nadie puede sobrevivir con este salario. Finalmente, necesitamos reconocer la presencia del privilegio blanco y racismo en la sociedad, una tarea no fácil pero necesaria.

Works Cited

Cooper, Anderson. “Addressing the Strain the Coronavirus Has Put on America’s Food Supply Chain with José Andrés.” CBS News, CBS Interactive, 19 Apr. 2020, http://www.cbsnews.com/news/jose-andres-chef-feeding-coronavirus-impact-60-minutes-2020-04-19/.

Galvis, Ana. “Desmantelando El Racismo Del Sistema Alimentario.” Food First, 18 Mar. 2016, foodfirst.org/desmantelando-el-racismo-del-sistema-alimentario/.

Lin, Rong-Gong. “Los Residentes Latinos y Negros De California Se Ven Más Afectados Por El Coronavirus.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 29 June 2020, http://www.latimes.com/espanol/california/articulo/2020-06-28/los-residentes-latinos-y-negros-de-california-se-ven-mas-afectados-por-el-coronavirus.

Paredes, Norberto. “Racismo: Cómo Surgió El Polémico Concepto De ‘Privilegio Blanco’ y Por Qué Despierta Tantas Pasiones.” BBC News Mundo, BBC, 25 June 2020, http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53169564.

University of Michigan School of Public Health. “Coronavirus and Food Access: How the Pandemic Impacts Food Insecurity: Coronavirus: Population Healthy Podcast: University of Michigan School of Public Health.” Coronavirus | Population Healthy Podcast | University of Michigan School of Public Health, University of Michigan School of Public Health, 7 May 2020, sph.umich.edu/podcast/coronavirus/coronavirus-and-food-access.html.“Utah Food Bank’s COVID-19 Response.” Utah Food Bank, https://Www.utahfoodbank.org/Covidresponse/, http://www.utahfoodbank.org/covidresponse/.

¿Poké mexicana? La comida fusión en Utah

Por Isa Hanewicz

Cuando busqué un restaurante fusión en Salt Lake, Sobe Eats era el primer resultado. Es  un autoservicio, en una calle ocupada cerca de una carretera. Sirve la comida mexicana, con una influencia de los sabores japoneses y americanos. Sirve boles de arroz y burritos, y creo que los dos representan una creolización de la comida (de Japón y México) en los E.E.U.U. Para los ingredientes, hay 5 opiniones diferentes, algunos más mexicanos, algunos menos. Por ejemplo, hay birria, un plato de Jalisco, México que es tradicionalmente un estofado de cabra (TasteAtlas), pero esta birria es de costillas de res. 

El menú de Sobe Eats. Es mexicano, pero con sabores japoneses (como Matcha Horchata) y dirigido a los gustos de los americanos (como las galletas).

Yo y mi novio, Adam, decidimos ordenar un bol más méxicano, un bol más japonés. Adam ordenó un bol de tinga de pollo, un plato de Pueblo, México, tradicionalmente con pollo deshebrado en una salsa de chipotles, tomates, y cebollas (Felipe’s). Ordené un bol de poke de atún, un plato originalmente de la gente polinesia de las islas de Hawai (A Brief History of Poke in Hawaii ⋆ Hawaii Ocean Project). En una manera tradicional japonesa/hawaiana, había arroz glutinoso en ambos bols, un ejemplo claro de la fusión de las dos culturas. 

Mi bol de poke. Comimos nuestra comida mexicana-japonesa en un estacionamiento de una iglesia mormona – algo solo ocurriría en Utah.

Aparte del arroz, el bol de Adam tenía sabores mexicanos, como queso cotija, una crema deliciosa, y cilantro. Mi bol era más diferente – había guacamole y maíz, sabores más mexicanos, pero también había ponzu y salsa de anguila, sabores japoneses. La más rica era una combinación de especies de togarashi, un chile japonés, y tajín, una especie desde México de chile, lima y sal. El atún no era tan fresco que el atún en Hawai, pero todavía era rico, y también, me gustaba el uso del guacamole en poké. 

Para mi, este poké representa la globalización de la comida porque había sabores de Hawai, Japón, y México en el mismo plato, servido en Utah donde tradicionalmente no hay mucha gente de estas tres culturas. No creo que sea una evolución natural del tiempo; probablemente, es el resultado de los antecedentes culinarios de los tres hermanos y cocineros de Sobe Eats. James dice que la comida es “literally for thinking (Korsmeyer), y creo que la comida de Sobe Eats representa la identidad de sus dueños.

Además, Sobe Eats puede representar la conexión entre la globalización de la comida y la gentrificación. Aunque los cocineros parecen mexicanos, la ubicación del restaurante es un suburbio de Salt Lake con muchas familias de clase media-alta o alta. Por supuesto, la habilidad de combinar estos sabores globales en un restaurante es algo bueno para la identidad culinaria de Salt Lake y sus residentes. Al mismo tiempo, es claro que algunos de estos cambios son por parte de la población – es más fácil vender el res que la cabra aquí, y las galletas con chispas de chocolate son totalmente americanas. En algunos casos, la gentrificación es totalmente mala, por ejemplo, Borda usaba “yuppies” para describir a los gentrificadores en Boyle Heights, Los Ángeles (McGahan). Sobe Eats no tiene dueños “yuppies”, y en alguna manera, me gusta que hay un restaurante de fusión mexicano en un suburbio – es una introducción a la comida de dos culturas.

Nuestra comida. Puedes ver la influencia de globalización – la mexicana, la japonesa, y el estilo “hipster” americana.

También, es importante pensar en la (falta de) accesibilidad donde hay gentrificación. En el ejemplo de Boyle Heights, “#gentrificaciónalimentaria” es el resultado de restaurantes nuevos de los “gentrifiers”, con los sabores de la comunidad vieja, pero con precios para la comunidad nueva. Los restaurantes de la comunidad (con precios razonables) son sustituidos con restaurantes que pueden pagar la renta más alta. Este fenómeno es representado en el episodio 1 de “Gentefied”, donde la familia no puede pagar la renta para Mama Fina’s y el arrendador trae un hombre anglo que quiere alquilar el restaurante (Lemus). 

Una escena desde “Gentefied”, donde Roberto, el arrendador de Mama Fina’s, le traje un anglo (rico) que quiere alquilar el restaurante.

En el caso de Sobe Eats, creo que los precios son una representación de la gentrificación alimentaria. Dos boles, chips de tortilla con salsa, y dos refrescos eran más de $30, aunque el salario mínimo en Salt Lake es $7.25. El menú dijo: “Upon Request: Gluten-Free, Keto, Vegan”, dietas normalmente encontradas en las clases altas. No creo que Sobe Eats sea un mal restaurante, que amenaza los restaurantes mexicanos más tradicionales en Salt Lake. Al mismo tiempo, si todos los restaurantes fueran como Sobe Eats – una fusión, dirigida a gente anglo – sería una pérdida para la cultura culinaria en Salt Lake. Necesitamos una variedad de estilos culinarias – comida global, comida de fusión, comida más local – a una variedad de precios para que todos puedan comer la comida que quieren (de su cultura, región, etc.) al precio razonable. 

Works Cited

 “A Brief History of Poke in Hawaii ⋆ Hawaii Ocean Project.” Hawaii Ocean Project, Hawaii Ocean Project, 20 Mar. 2019, hawaiioceanproject.com/a-brief-history-of-poke-in-hawaii/.

Korsmeyer, C., & James, A. (2007). The taste culture reader: Experiencing food and drink. Oxford: Berg.

Lemus, Marvin, and Linda Yvette Chávez. “Casimiro.” Gentefied, season 1, episode 1.

McGahan, Jason. “Who’s Winning and Losing in the Boyle Heights Gentrification War.” LA Weekly, LA Weekly, 22 May 2019, http://www.laweekly.com/whos-winning-and-losing-in-the-boyle-heights-gentrification-war/.

Posted on April 25, 2016 by Felipe’s. “History of Cinco De Mayo.” Felipe’s Taqueria, 25 Apr. 2016, http://www.felipestaqueria.com/history-cinco-de-mayo/.TasteAtlas. “Birria: Traditional Stew From Jalisco: TasteAtlas.” World Food Atlas: Discover 11,062 Local Dishes & Ingredients, 8 June 2016, http://www.tasteatlas.com/birria#:~:text=Birria%20is%20a%20traditional%2C%20slow,the%20meat%20is%20extremely%20tender.

Salmon enchiladas, autenticidad, y la búsqueda de comida mexicana en Salt Lake City

Por Isa Hanewicz

Una pregunta que recibo frecuentemente es “¿qué eres?”. Soy estadounidense, una mezcla de culturas, pero la pequeña diferencia en mi tono de piel siempre provoca preguntas. Mi madre es japonesa y judía, mi padre es libanés y europea. Además, mi madrastra es cubana. Entonces, fui criado con una “fusión” de culturas, especialmente en la comida. En la casa de mi madre, comimos gyoza relleno de carne de cerdo molida y cebolletas. En la casa de mi padre y mi madrastra, frijoles negros y arroz blanco – o moros y cristianos – eran normales. Albala dijo comer es “an act of self-expression” (Albala 9). Mis decisiones sobre mi comida reflejan mi crianza y la imagen que quería presentar, de una persona “culta”, quien sabe que comida es “auténtica”. 

Cuando estaba en Los Ángeles, me encantó la gran variedad de comida. Cuando me mudé a Salt Lake City, fue un gran cambio. Durante los primeros tres meses, cada día vi a un letrero prometiendo las mejores enchiladas de salmón. ¿Salmón en mis enchiladas? No. No quería ser una persona comiendo cosas más americanas que mexicanas, pensando que son “auténticas”. Entonces, para esta clase, buscaba en Yelp un restaurante no tanto dirigido a los clientes anglos, y allí encontré a TACOnTENTO, una lonchera, estacionada en el estacionamiento de una lavandería.

El menú de TACOnTENTO es simple – una variedad de carne en la forma que quieras, como un taco o burrito. No parece a un lugar específico de México – hay tacos al cochinita pibil, desde el Yucatán, tacos al pastor, desde Puebla, y tacos de carne asada, el clásico. La descripción en Yelp simplemente dice: “We sell tacos and other Mexican specialties”. Es un restaurante familiar – un niño de ~10 años trabaja el registro, y su padre cocina. 

Yo y mi novio, Adam, ordenamos 7 tacos y un Jarritos naranja, y el niño les dijo que el precio sería $10.75. Inmediatamente, pensaba en los estereotipos de la comida mexicana como inferior. Daniel Snukal dijo: “People will pay four times more for a bowl of pasta than they will for a good taco” (Portnoy 60). TACOnTENTO sirve buenos tacos, pero 3 tacos son más baratos que un latté en un café cercano. Salt Lake es mayoría anglo, y posiblemente, es la razón por los precios baratos – la gente anglo no va a pagar $3/taco. Dimos una propina grande, pero todavía me sentí mal. Sentí que Adam y yo éramos, en la vista de Heldke, “culinary travelers” (Heldke 390), comiendo comida que no era dirigida a nosotros y aprovechando los bajos precios.

El menú del TACOnTENTO.

En fin, centrémonos en la comida. Los tacos están servidos en platos de papel, una presentación simple, con repollo y salsa encima. Manejamos al parque y comenzamos a comer. Los tacos de asada fueron lo primero – trozos de carne, con el sabor de ajo y cebolla. Los tacos de pastor eran mis favoritos; aunque el pastor estaba en trozos también, el sabor del tomate con la salsa verde me picaron mis labios, y estaba agradecida por el repollo. A Adam le gusta más el chorizo con la salsa roja, el taco más picante. Mientras casi nunca tomo refrescos, el Jarritos fue un complemento refrescante. Comimos todo en dos o tres minutos, muy satisfechos.

En términos de autenticidad, creo que TACOnTENTO es la más auténtico posible. El restaurante no parecía servir un “unusual, unfamiliar, exotic Other” (Hedlke 385). El menú es simple sin cosas más “americanos”, y TACOnTENTO no anuncia su autenticidad al clientes. Posiblemente, el hecho de sea una lonchera en un estacionamiento de una lavandería es exótico, pero no creo que esta sea la intención de la ubicación. 

Los ingredientes no son muy frescos. No es la culpa de TACOnTENTO que las tortillas – de maíz blanco – no fueron recién hechas. No usa un asador para el pastor, pero ¿cómo podrían ellas? No tiene el espacio ni los precios caros para comprar un asador. Israel de J. Peña T. dice: “la comida no necesita estar hecha de ingredientes originales para ser auténtica” (de J. Peña T.). TACOnTENTO es un ejemplo perfecto, porque los tacos no tienen los ingredientes más auténticos, pero todavía son auténticos.

La descripción de TACOnTENTO por el dueño en Google Reviews. Parece auténtico en mi opinion.

Seguramente volveré a TACOnTENTO, para los tacos ricos y para apoyar un restaurante familiar. Y, para mi primera impresión de comida mexicana en Utah, ¿la enchilada de salmón? Posiblemente, es una representación de la comida “mexicana” en los ojos de unos anglos, no auténtica pero con algún tipo de valor, para servir como introducción a la comida mexicana … pero no voy a comerla.

Fuentes

Albala, Ken. Three World Cuisines: Italian, Mexican, Chinese. AltaMira Press, 2012.

de J. Peña T, Israel. “¿La Autenticidad Está Sobrevalorada En La Comida?” BRIKI MAG, 1 Apr. 2020, brikimagazine.com/2020/03/28/que-significa-lo-autentico-cuando-hablamos-de-comida/.

Heldke, Lisa. “But Is It Authentic? Culinary Travel and the Search for the “Genuine Article”.” The Taste Culture Reader, 2005, 385–94.

Portnoy, Sarah J. Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles. Rowman & Littlefield, 2017.“TACOnTENTO – Sugar House – Salt Lake City, UT.” Yelp, http://www.yelp.com/biz/tacontento-salt-lake-city.

“TACOnTENTO – Sugar House – Salt Lake City, UT.” Yelp, http://www.yelp.com/biz/tacontento-salt-lake-city.

Introducción – Isabel Hanewicz

Mi perro y yo en la cima de una montaña

¡Hola! Me llamo Isabel Hanewicz, y soy estudiante en mi año final de la universidad. Estudio economía/matemáticas y español. Originalmente soy de Tampa, Florida, pero ahorma mismo vivo en Salt Lake City, Utah. Tengo un perro, Cass, y camino mucho con él. Me gusta cocinar y tratar nuevas restaurantes, y ¡estoy emocionada a hacer los dos para este clase!