Un Desierto Alimentario en Nuestro Propio Vecindario

Hola, me llamo Maria. Mi familia y yo hemos vivido en Los Ángeles desde que era una niña, cuando inmigró a los Estados Unidos de El Salvador. Mi marido trabaja horas largas en el distrito textil, y yo trabajo como costurera en mi vecindario. Él tiene cardiopatía a causa de su obesidad, pero no tenemos el dinero para recibir el mejor medicina porque es demasiado cara sin seguro. Nuestros tres niños todos tienen menos de diez años, y ya tienen problemas con sobrepeso también. Porque mi marido y yo estamos trabajando, es difícil a encontrar tiempo a escuchar a nuestro médico de familia y hacer ejercicio. A fuera de escuela, mis niños no tienen espacio seguro para jugar y correr en nuestro vecindario. También, no hay un supermercado barato muy cerca de mi casa,  y por eso es más fácil a simplemente comprar comida rápida que es cerca de mi casa y alimentar mi familia por menos de quince dólares. Esta solución no es sostenible, y tengo miedo de la salud de mis niños y calidad de vida cuando desarrollan cardiopatía o diabetes eventualmente.

shrineIMG_6121

Por eso, recientemente yo ha tratando a encontrar opciones alternativos saludable y a buen precio. Mis opciones a salvar la salud de mi familia, como un jardín comunitario y el restaurante “Everytable”, demandan un camino de veinte minutos ir y volver, y por eso no puedo trabajar tanto. Nuestro presupuesto ya es tenso, pero es necesario a redistribuir fondos a enfocar en salud como prioridad último. El restaurante Everytable es un buen opción para mejorar las vidas de mis amores, porque a pesar de que las comidas son casi cinco dólares, los beneficios saludables son más importante para mi ahora. Los sacrificios necesito hacer para la salud de mi familia son difícil, pero con suerte encontraré una manera en que puedo cocinar mis recetas de familia por un precio razonable con ingredientes saludable.everytable-e1523985523465.jpg

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Racismo estructural hoy existe en muchos sectores, y las diferencias en experiencias entre las razas afectan la sistema alimentaria y la salud de las poblaciones. Por ejemplo, las minorías como latinoamericanos y afroamericanos reciben menos sueldo en promedio, que afectan sus presupuestos domésticos, y por eso sus salud también. Central del sur de Los Ángeles es un desierto alimentario, que es un barrio sin acceso a comida saludable o económica para los residentes. Problemas del población de bajo ingresos afectan barrios de minorías desproporcionadamente, un afecto de racismo estructural en que no hay oportunidad igual a tener éxito en su situación y ser saludable en vida.

wagegap

Con el estrés de pruebas, tarea, y trabaja en campus, no puedo entender la dificultad de miedo de inseguridad alimentaria encima de todo. Racismo estructural de mi punto de vista ocurre más obviamente en mi propio campus, con la problema de inseguridad alimentaria. Casi la mitad de estudiantes en una investigación declarado inseguridad alimentaria en el mes pasado, y las poblaciones más afectados son estudiantes de color. La universidad está tratando a combatir estas problemas con intervenciones de programas nuevas, como una despensa virtual que da tarjetas de regalos a estudiantes que las necesitan. Estoy orgullosa de mi universidad y los movimientos en la dirección cambiar la problema de inseguridad alimentaria, pero programas como CAL fresh y despensa virtual solo da fondos mínimos, por ejemplo solo puede recibir tres $25 tarjetas de regalo a Ralph’s cada semestre. En mi opinión es importante para la universidad a redistribuir fondos a ampliar las programas en contra de inseguridad alimentaria, y enfoque más en por qué estas problemas ocurren más con estudiantes de color. Ahora, las opciones a comer en campus más baratas también son las menos saludables, y por eso la salud de estudiantes con inseguridad alimentaria es peor en todo. Una idea a mejorar vidas de estudiantes  es para implementar una programa similar a Everytable, en que estudiantes solo necesitan pagar proporcionalmente que puede pagar para comida en campus, y finalmente tendrán acceso a comida saludable y económico.

 

Culinary Appropriation: Not in good taste (by Erin Silliman)

Rick Bayless

It was difficult to develop my personal stance regarding the culinary appropriation claims held against Rick Bayless, as I can see strength in the arguments from either side. Bayless’s classic move, “taking Mexican food and bringing it to the U.S. and in some ways, adapting it and translating it to a white, American audience” (NPR clip) can be seen as simultaneously helpful and offensive to Mexican Culture here in the U.S. To expand on that idea, the concept of “translation” when it comes to ethnic foods can be seen in a positive light, as a way to introduce incredible new flavors and ideas to populations that may have previously held limited perspectives on their culture. The downside of this would be the authenticity and integrity that finds itself lost in each act of translation. With both of these arguments in mind I find myself favoring the idea that Rick Bayless has every right to cook Mexican Cuisine, however his white, American-born privilege holds him at a great advantage over Mexican and Mexican-American people fighting for the same coveted investors and opportunities in the restaurant game. If Bayless decides to recognize his privileges and tone down the claims that he has made his food “his own”, rather than just a translation of a culture he respects, I will wish him all the best in his future culinary endeavors. After taking this course, I find myself using both my hunger and my conscience to make decisions and form opinions on restaurants. A latino chef cooking hibachi style at Beni Hana strikes me just as oddly as a white restauranteur from Oklahoma whipping up whitehouse-worthy Mexican food. Although both have trained extensively in the hopes of honoring the culture, in the end it seems like Bayless is performing Mexican culture in calling it his own, which I see as culinary appropriation.

Elotegate

elote
Elote seen in the popular movie Nacho Libre

In the “Elotegate” scandal, the publicity of the Mexican street corn “Elote” spread far past the street vendor community, to the audiences of anglo food blogger Lucas Peterson and beyond. After Peterson published his article about a single elotero who had been selling the same product at the same corner for 27 years, the vendor’s business was booming: yet the blogger faced the fiery wrath of other writers accusing him of “columbusing”. This term could easily apply to this situation, in that Peterson may have appropriated the culture surrounding elote and street vending, reaping the benefits of a commodity that has existed for a long time without acknowledging that it was not his for the taking. I argue that Peterson did not intentionally appropriate the eloteros or street vending culture, as I can still see the integrity and good intentions of his post to promote business for the star of his piece (successfully, might I add). Writing about foods of a different culture than your own, when done tastefully and respectfully, is a positive way for growth and understanding of diversity in cities like Los Angeles.

Oberlin College

When university dining halls try to accommodate the diets and cravings of students from countries around the world,all while on a tight budget, the end result will usually look something like appropriation. Theme nights and ethnic food options do their best to provide and honor traditional meals of different cultures, but students should lower their expectations if they choose to realize the limitations the kitchen staff face when given limited, low-quality ingredients and intensifying demands of a diverse and often politically motivated student body. However, for domestic students, dining hall versions of traditional ethnic dishes are not fair representations of that culture. Yet, for some students this may sadly be as close as they get to experiencing a new cuisine of a foreign country or region. With regards to these challenges, I would hope if universities were to work within their restrictions to include classic cultural meals without sacrificing the integrity of the dish, by possibly reducing frequency or quantity put out, accusations of appropriation may be avoided.

Cultural Appropriation’s Bad Aftertaste

benihana

I found many instances of cultural appropriation in Benihana, a popular hibachi-style Japanese Steakhouse that draws in crowds of anglo families for dinner and a show: including knives, flames, and flying shrimp. The evidence of orientalism, or the exotification and objectification of all things Asian, is used to create the whole package, from the kimono wearing wait-staff to the flashy, loosely-interpreted show of traditional Japanese Hibachi. Here these families pay a high price for an exotic experience as they eat, which I see as appropriation of Japanese cuisine and culture. After going here for years with my own family, it is hard to not look forward to the volcano made of onions, the salty meal cooked before your eyes, even the new and exciting cadence in which the staff sings you happy birthday. Coming back as a college student to the same restaurant, I opened my gaze to all the ways in which the experience distracts you from the obvious commodification of Japanese culture, hiding orientalism in plain site.

28378649_1573704869349615_8368495833063811751_n
Most recent trip to Benihana

In a time where we are quick to point fingers and find fault with any slight instance of cultural insensitivity, I will continue to cook my versions of burritos, curries, and stir fries and post #aesthetic pictures of my ramen, soup dumplings and street tacos even as an anglo woman (sans training/qualifications to cook/critique these ethnic foods). If you remain aware of how the food you are eating contributes or avoids cultural appropriation, you may find yourself leaving the restaurant, food truck, or street vendor much more satisfied.

 

 

Fusión Culinaria: Comida sin Fronteras (por Erin Silliman)

Hola Comida Indio, Conoce el Burrito.

Fue una experiencia distinta probar un fusión de estilos culinarios tan diferente como India y Mexico. Después de investigación, mi grupo usual reunimos a 23rd St. Cafe por una cena temprana. Cuando llegamos, encontramos una atmósfera casual con clientes Indio y Joven, y unas pocas familias. Su menu es diverso, con opciones Indio, Mexicano, y Americano, pues sus precios son un poquito caro. También, fue difícil a navegar el menu por platos sin lactosa, y por eso pedí el aloo gobi burrito. Este opción vegana contenía aspectos mexicanos, como arroz española, frijoles pinto, cilantro, y cebollas; pero el sabor principal vino de las papas y coliflor con curry. Afortunadamente, este riesgo de fusión valió la pena, y ¡por supuesto regresaré en el futuro a causa del proximidad a USC!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

L.A. Fusión

En Los Ángeles ahora, no es difícil a encontrar restaurantes o loncheras de Fusión. Cada día oigo sobre un lugar nuevo, y mucho del tiempo es un mezcla nueva de dos o más tipos de comida diferente, porque L.A. y ciudades todo alrededor de los Estados Unidos están combinando sabores y ingredientes de culturas extraños y locales. Los Ángeles en particular es un medioambiente perfecto a crear fusión, a causa de muchas culturas diferentes han estado compartiendo tierra por siglos. En proximidad de gente extraño o diferente de su propio, fue común a compartir técnicas y ingredientes característico de sus países. Fue interesante a leer la lectura “Roy Choi, Ricardo Zárate, and Pacific Fusion Cuisine in Los Angeles” por Sarah Portnoy y Jeffrey M. Pilcher y su comentario sobre la mezcla de comida en L.A. “If ethnic cuisines mixed easily across the neighborhoods of Los Angeles, the diverse peoples often came into conflict” (p.10). Por eso fue fácil a realizar la historia complicada de relaciones entre grupos étnicos diferentes en Los Ángeles, pero es inspiradora que comida es un factor que está uniendo Angelanos. Los Ángeles es único en su proximidad a Latinoamerica, y también la variedad de areas y barios de clases socioeconómicos muy estratificado. Con ingredientes nativos de California en combinación con comida único al país nativo del cocinero, los sabores en L.A. continuará a multiplicar a combinaciones de fusión más y más fascinante.

También en la lectura de Portnoy y Pilcher, el trabajo de los cocineros Roy Choi y Ricardo Zárate estaba discutido en detalle. Más específicamente en que ellos “demonstrate the ability of immigrant and ethnic entrepreneurs to shape the contemporary gastronomic field through their labor and taste”, en areas diferentes. Roy Choi usa la combinación de entrenamiento alta, recetas clásicos coreanos, y la experiencia de muchos años comiendo comida latinoamericano en L.A a forma su propio fusión, una lonchera se llama “Kogi” que vende tacos coreanos. Para mi la idea de Kogi es uno de trabajo duro y suerte, porque después de una recesión, fue un riesgo grande abrir cualquier cosa nueva. Kogi ahora representa los sueños de mucho gente extraño, con un cocinero exitoso coreano de orígenes humildes que está combinando sabores de que él le gusta con que él conoce. Kogi también sirve los deseos de Angelanos en esta tiempo, usa las redes sociales como twitter a recoger un multitud de “foodies” jóvenes.

Una lonchera similar en éxito a Kogi, se llama Guerilla Tacos, usa sabores diferentes a crear tacos extraños del cocinero Wes Avila. Cuando estaba discutiendo su misión, usó el frase “comida sin fronteras” en lugar de “fusión”, porque sus ingredientes y sabores únicos combinan países y regiones exóticos, y sus tacos no son representativos de solo dos o tres. Por ejemplo, mi tostada de Ahi usa la tostada de mesoamérica, poke crudo del estilo Hawaiano, uvas crespas de Europa, y un flor comestible local por un resulto increíble.  Con uso de redes sociales y comida de calidad alta, los dos loncheras pueden sobrevivir y también abrir sus propios restaurantes.

Por fin, fue un aspecto de este proyecto muy divertido, y recordaré mi experiencia con sonrisas porque yo pude probar muchas comidas nuevas, sin el miedo de mis alergias a comidas comunes. Comida fusión está un gran aspecto de mi propia vida en Los Ángeles, y ¡estoy entusiasmada a probar más y más después de leer estos blogs!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cena Californiana del Jardín y Pupusas del plazo comercial (Por Erin Silliman)

Crecer con gastronomía Californiana

La identidad de mi familia es modesta, con énfasis en la idea de humildad y simplicidad. Mi niñez fue tranquilo y saludable en un barrio residencial en California del Norte, una media hora fuera de San Francisco. Estos atributos y lugar son muy importante en el estilo de cocina en casa cuando era niña, hasta hoy.

IMG_5884
Salmón con arroz y una salsa de aguacates, cilantro, cebolla roja y limón.

No conocía el término de gastronomía “Californiana” hasta hace uno o dos años, pero la definición describe mi dieta natural perfectamente cuando estaba viviendo en California todo mi vida. El estilo de cocina Californiano se concentra en ingredientes frescas y locales, como verduras, frutas, pesca y carne ligera del central y la costa de California. En mi casa, fue importante a usar todos los beneficios de nuestro jardín estacional en nuestro patio. En el jardín tenemos maíz, guisantes, tomates de cada color y tamaño, calabacines, calabazas, melones, y pimientas. También en nuestro patio tenemos árboles de limón, aguacate, pera, manzana, y melocotón. Cada verano, en tardes agradables, fue tradición asar comida del jardín a la parrilla y cenar a fuera. Un plato típico de esas noches sería salmon o pollo con verduras asadas, como maíz tierno, y una ensalada fresca solo de nuestros ingredientes naturales. Fueron combinaciones infinitas, pero mi favorito tiene salmón con salsa de aguacates y arroz. Para el postre, fue común a coger frutas bajas de nuestros árboles o hacer un pastel con frutas también.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuestro jardín fue un aspecto central de mi familia, y fue común a encontrar mis padres allí para escapar el ruido de la calle entre las paredes de girasoles gigantes, o mis hermanas buscando por guisantes para aperitivos. Por unos años, dejamos tres pollos en el jardín para fertilizar y atender a la tierra, y fue común para mis gatos a jugar y cazar allí también. En el fin de verano, fue un tradición a conservar salsa de tomatillos para durar las estaciones más frío lo que vendrá. Diferente del tamale en la lectura de Pilcher, nuestra tradición no tiene una receta exacta, pero el ritual de tiempo, lugar, y uso de ingredientes solo del jardín son similar a la idea fuerte de tradición y valor de familia.

En busca de autenticidad a La Flor Blanca

Antes de mi viaje a La Flor Blanca, no conocía mucho de la cultura o gastronomía de El Salvador. Es difícil ahora a verificar la autenticidad de un restaurante Salvadoreña o Pupuseria sin conocimientos de recetas y ingredientes originales. Cuando visitamos La Flor Blanca, un restaurante Salvadoreño en un plazo comercial cerca de USC, fue obvio que necesitábamos pedir ayuda. El menu es grande con opciones

IMG_0462
decisiones, decisiones…

diversos, un poco familiar y otros que yo no conocía eran de El Salvador. Un parte muy fuerte de la cultura Salvadoreña es de la cocina, y muchas de las recetas buscado aquí reflejan aspectos significante de la historia de le gente Salvadoreña en los Estados Unidos. Primero, la pupusa es un tortilla de maíz o harina de trigo, rellena con carne, frijoles, verduras, queso o una revuelta. Un crujiente exterior con un interior derretido de hacer un plato reconfortante y satisfactorio, conjunto con curtido fresco y salsa para un gran finale de cada bocado. También tiene plátanos fritos, tamales, y sopas de pesca que son populares con la gente salvadoreña local.

La practica de hacerlos de mano conjunto con recetas simples es un factor en la preservación de autenticidad fuerte de pupusas, a pesar de la inmigración de gente y recetas originales. El artículo de E.N. Anderson discute la idea de una frontera, y el “core” y “periphery” adjuntos. Estos términos refieren a la fuerza económico de una tradición o receta, en que el “core” se refuerza por la economía central y el “periphery” es más dependiente en el clase bajo. A causa de un Guerra Civil en El Salvador después de decenios de disturbios politicos y confusión económico, no fue una asimilación fácil para los inmigrantes salvadoreños. Sin la ayuda de un país con economía “core”, recetas simples y baratas como la pupusa utilizaron métodos en la “periphery” para traer tradiciones y su cultura a través de fronteras internacionales. Pienso que la autenticidad de cocina de El Salvador está preservada en la forma de pupusa, y a causa de esa ahora todos pueden encontrar aspectos puros de cultura en muchos lugares en los Estados Unidos y Canadá, también.

IMG_1008
Pupusas, tamal, y plátanos fritos. Un jarro de curtido y salsa también está allí.

Chichén Itzá: Una Degustación Colorido de Yucatán, México. (Por Erin Silliman)

Por mi primer blog, decidió a volver a visitar un lugar local y menos conocido por mis amigas, Chichén Itzá. Nuestra grupo de chicas comenzamos nuestra tradición de citas de comida durante nuestra tiempo en la Programa de USC en Madrid este verano pasado. Este clase es un evento special para nosotras a reunirnos, y deleitar en nuestra pasión por comida exótica. Dentro a Mercado la Paloma, este mostrador de almuerzo ofrece un variedad grande de comidas autenticas de Yucatán, México. Después de solo cinco minutos en coche con mis compañeras (Courtney, Dani, y nuestra conductor confiable Katie), llegamos al Mercado la Paloma y inmediatamente comenzamos a explorar.

IMG_0245
Nuestra camina, ¡estábamos emocionada después de la estacionamiento fácil!
IMG_5249
La mayoridad de grupos que estaban comiendo fueron familias, posiblemente a causa del tiempo, solo cinco de la noche.

Mercado la Paloma es un mercado cooperativo interior que ofrece comida, mercancía, y servicios, de la comunidad y culturas extranjeras. Aquí podíamos encontrar comida autentica de calidad alta, sin la atmósfera ostentosa de otras restaurantes famosas en Los Ángeles. Además de Chichén Itzá,  hay comida etíope y tailandesa, y también tiendas de ropa y regalos. El aspecto cooperativo incluye adiestramiento laboral y consultoría por empresas pequeñas, como Chichén Itzá que abrió en 2001 por chef Gilberto Cetina Sr., un inmigrante de México. La gente fue una mezcla de residentes locales, familias, y estudiantes de USC; ellos fueron buscando por sabor a un descuento.  Pienso que Mercado la Paloma es una ventaja increíble por nuestro comunidad; fue capaz de unir grupos diversos en la misma ciudad con el uso y expresión de cocina.

IMG_0256
Mi éxito del día, la pronunciación correcta de “Tikin Xic” (una palabra de las Mayas, en mi primer intento… con suerte)
IMG_5248
El menu diverso, con palabras en inglés, español, y yucateca indígena
chichen itza
Las Ruinas de Chichén Itzá

Los opciones de menu representan comida tradicional de Yucatán, con influencia histórica de Español, las Mayas y Libanés. El nombre, Chichén Itzá, es de el símbolo más reconocible del imperio del Maya, y es un ciudad antigua con monumentos y un templo que existía antes de la influencia española. Ahora, el mostrador de almuerzo Chichén Itzá es un lugar popular y el mejor comida tradicional de Yucatán fuera de México, según a críticos como Jonathon Gold. Gold ya declaró Chichén Itzá uno de su cien y uno restaurantes mejores, y el restaurante muestra una placa certificada mostrando su orgullo. Cuando abrió en 2001, la mayoridad de los clientes fueron Yucatecos locales. La popularidad de este restaurante, con la publicidad de Gold y también respuestas de Yelp, es buena para la microeconomía del Mercado la Paloma y también la divulgación de la cultura rica de la Yucateca y ahora es común a ver un multitud de “foodies” allí.

IMG_5245
Tikin Xic
IMG_5243
De la izquierda a la derecha: Ensalada de fruta y jicama con tortillas de maíz, frijoles negros y arroz, Tikin Xic, Cochinita Pibil, Bistec a la Yucateca, y Poc Chuc.
IMG_5246
Prueba de satisfacción 

Mi elección de comida, después de minutos de deliberación, fue la Tikin Xic. Este plato tenía una pesca blanca con textura divina y casi sin peso. Después del adobo cítrico, la pesca fue asado para darle un sabor ahumado y robusto. Servido flotante en salsa ligera encima de arroz esponjoso, este plato tenía bastante sustancia a satisfacer mi apetito generosamente (ver el imagen final para la prueba de mi satisfacción!). Encima de la pesca fue un porción de pico de gallo, que ofrecía trozos frescos con cada bocado. Aparte de mi plato principal, la ensalada de frutas como naranjas y jicama aderezado con lima y cilantro agregó un aspecto fresco y saludable muy importante a la armonía del plato en total.

Después de nuestra programa y viajes en y alrededor de Madrid este verano pasado, Courtney, Dani, Katie y yo estábamos acostumbradas a compartir comida en la forma de Tapas. Por eso, fue fácil a preguntar las otras a probar sus platos para recibir una experiencia más completa de Chichén Itzá con el sistema de “bocado por un bocado”. Mi plato favorito, además de mi propio, fue Poc Chuc. Este cerdo asado tenía sabores gustosos y sazonado a perfección, pero fue demasiado rico por mi gusto y solo necesitaba una muestra. Por supuesto fue necesario a probar la salsa habanero, famoso en este lugar (es posible a comprar por la botella!), pero fue, como de costumbre de mi, demasiado picante.

Por fin, es importante a recordar que sin duda, puedes confiar en Jonathan Gold 🙂