Despite their contentious battle for legality, Street Vendors might just be LA’s saving grace post COVID-19

By Erin Sweeney

If you ask any nativo Angeleno about what makes their city so vibrant, you’ll hear everything from its international film industry to the beautiful coastline. However, there is one particular occupation that, while under recognised, is essential to Los Angeles culture: Street vendors. It is impossible to walk more than a few blocks without encountering a stand that could sell anything from fresh fruit to hand sewn garments. This week, I took to the streets to explore what these entrepreneurs had to offer.

After a healthy 20 minute jaunt from my apartment, I stumbled upon a food truck called Taco Tamix parked on Hoover Street, right next to the freeway exit. Before I even approached the truck, I could see groups of workers sitting and enjoying their lunch break. After breaking a sweat on my walk over, I was ecstatic to see the offering of tortas, mulitas, fajitas, quesadillas, and more. I decided to order a burrito with all the fixins – cheese, pinto beans, onion, and carne asada. The smell of the trompo rotating and roasting in the truck told me that I was in for a treat – and I was not disappointed. 

When I visited Taco Tamix, there were only two people running the truck. As it was their lunch rush, I didn’t want to take up too much of their time. However, after a short conversation I learned that this was actually just one of a multitude of their trucks parked throughout LA. They have become a city favorite for authentic Mexican street food. Although I tasted their succulent carne asada, Taco Tamix is also a contender in the battle for LA’s best al pastor. They have become a quintessential example of the popularity of street vending in this city.

In a country that was created by the traditions and skills of immigrants, it may be surprising to learn that the United States is one of the strictest countries for street vendors. Furthermore, Los Angeles – which is home to thousands of these workers – has had an extremely contentious history with their legality. As immigrants – largely, though not exclusively, from Mexico and Central America – flooded Los Angeles in the early 20th century, so came their long held culture of street markets. Tamale vendors were particularly popular early on. Unfortunately, this did not go without acquiring negative stereotypes of being lower-class and unsanitary. However, sidewalk vending remained legal in Los Angeles until 1980 when the ban was first enacted, even as Latinx immigrants continued arriving in search of work and familiar culture.

Since the ban, there have been grassroots efforts to overturn the ruling, which has slowly and steadily gained more formal support. It wasn’t until 2017 that they received their first official victory – the decriminalization of sidewalk vending. However, despite this win, many vendors are still unable to afford city requirements to stay in business. Nidia Bautista explains in her article that “under the current permit program, street vendors must obtain a business license, a state seller’s permit, both free of cost, a county health permit that requires food vendors obtain expensive food carts, a street vending permit costing $541 annually and pay commissary.” This is combined with the unattainable standard for carts in order to satisfy the Department of Public Health, which “must include a handwashing sink, a three-compartment sink for kitchen wares, and substantial refrigeration and storage space.” (Portnoy) Even though these workers are part of the informal economy (which includes any business neither taxed nor protected by its government), they still provide an incredible service to their city, adding more than $100 million in income for the LA economy each year.

Of course, the Covid-19 pandemic has forced every business to reexamine how to keep themselves afloat and street vendors are no exception. In addition to not receiving the same economic relief benefits as traditional restaurants, many vendors remain undocumented, which leaves them vulnerable and without any stimulus funds. But despite these inequities, sidewalk vendors and food trucks have continued to provide important access to fresh and culturally appropriate foods for low income and minority communities. Additionally, these businesses are essential to the thriving social scene that LA is famous for. In her article, Sarah Portnoy points out that “more than 100 vendors work downtown on weekends in the area known as the Piñata District — or the Mercado Olympic, as it’s informally known [and] by noon on a Sunday, the sidewalks are teeming with people shopping, eating and socializing.” At a time where interacting outside has become one of the only means of socialization, what could be better than a plethora of delicious meals offered to you right on your sidewalk?

This past week led me down a history that I was previously ignorant of. Street vending has been an essential part of Los Angeles life and culture for over a century, yet they are continuously marginalized by their government. To protect this important practice, we all have to recognize the value these vendors add to the city. Personally, I know that my respect for these workers has soared throughout this investigation and L.A. can only benefit from embracing this tradition.

Bibliography

Bautista, Nidia. “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit.” Food & Wine, 24 July 2020, http://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic. 

Portnoy, Sarah. “L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization.” LA Weekly, 22 May 2019, http://www.laweekly.com/l-a-s-street-vendors-arent-giving-up-the-fight-for-food-cart-legalization/. 

Portnoy, Sarah. “She Used to Dodge Police. Now She Can Make Puebla-Style Food and Run a Business While Speaking up for Other Vendors.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 15 June 2018, http://www.latimes.com/food/dailydish/la-fo-re-merced-sanchez-20180615-story.html. 

Villafana, Janette, and Jack Ross. “Fines and Confiscation: Explaining L.A.’s Arbitrary Street Food Cart Law the County Uses to Criminalize Street Vendors ~ L.A. TACO.” L.A. TACO, 17 Mar. 2021, http://www.lataco.com/carts-street-food/.

Con la inseguridad alimentaria en aumento, José Andrés es un faro de luz en la comunidad de restaurantes

por Erin Sweeney

Parte I: JUSTICIA ALIMENTARIA y PRIVILEGIO BLANCO

Por todo el progreso que la sociedad ha hecho en el último siglo, todavía tenemos que resolver uno de los fenómenos más persistentes y peligrosos: Inseguridad alimentaria. Para muchos estadounidenses, la realidad es que no es fácil encontrar acceso a comida saludable y de buen precio. Además, necesitamos enfrentar que este problema está relacionado intrínsecamente con la existencia de racismo y prejuicios en el país. En su articulo para Food First, Ana Galvis revela que “de los 50 millones de personas que sufren inseguridad alimentaria en los Estados Unidos 10.6% son blancos, 26.1% son negros, 23.7% son latinos y 23% son indígenas americanos.” Irónicamente, “los trabajadores de restaurantes—una ocupación dominada por la gente de color … sufren el doble de inseguridad alimentaria comparada con el promedio nacional.” La fea verdad es que este sistema es intencional. Galvis explique que “funciona precisamente como el sistema alimentario capitalista siempre ha funcionado; concentrando el poder en manos de una minoría privilegiada y distribuyendo desproporcionadamente las ‘externalidades’ sociales y ambientales a grupos raciales estigmatizados.” Con esto en mente, es importante entender que no podemos separar las cuestiones de inseguridad alimentaria y racismo sistémico.

Para mi, es difícil contribuir a la conversación sin reconocer mi propio privilegio blanco. Como leímos en el artículo de Norberto Paredes para BBC, el privilegio blanco es un término bastante controversial. Originalmente fue en concepto de W.E.B. Du Bois – un sociólogo y activista afroamericano – que explique “los ‘beneficios psicológicos y económicos’ del racismo para las personas reconocidas como blancas por el sistema segregacionista.” Después, el término fue acuñado por Peggy McIntosh, un activista feminsta y antirracista. Desde entonces, la frase ha sido el sujeto de muchos discursos polémicos. En mi opinión, es un fenómeno muy real. Claro, como dice Paredes, “esto no significa que no hayan tenido dificultades a lo largo de su existencia ni que les sea imposible tener una vida difícil, sino que el color de su piel no es un factor que la haya hecho aún más difícil.” No tengo que preocuparme por cómo el color de mi piel afectará mi salud o seguridad. Pero, para muchas personas, eso es la realidad.

Parte II: COVID y ACCESO A COMIDA DURANTE LA PANDEMIA

No es una sorpresa que la pandemia ha exacerbado muchos problemas de inequidad, incluido el acceso a alimentos asequibles. En un podcast por la Escuela de Sanidad Pública en la Universidad de Michigan, Susan Aaronson y Cindy Leung hablan sobre las formas en que COVID-19 ha impactado a las comunidades de bajos ingresos. Dicen que, debido a la pandemia, la inseguridad alimentaria se ha más que triplicado. La gente no solo está perdiendo trabajos e ingresos, sino que los suministros de alimentos son escasos. Y las comunidades de color se ven afectadas de manera desproporcionada. Pero, como explica Kirsten Bibbins-Domingo, presidenta del Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Universidad de California en San Francisco, “Las causas aquí no son genéticas [sino] están sobrerrepresentados en la fuerza laboral esencial de bajos salarios, en la atención médica, en la producción y distribución de alimentos, y en otros tipos de ocupaciones que han sido esenciales para mantener limpias nuestras calles y hospitales y conservar nuestro medio ambiente seguro.” Confiamos en estos trabajadores para nuestras necesidades y conveniencias, pero no implementamos medidas para protegerlos.

Las pandemias explotan las inequidades existentes en la sociedad, imponiendo una mayor carga económica y de salud a las comunidades que ya enfrentan desventajas estructurales como la desigualdad de ingresos, condiciones de vivienda abarrotadas, racismo sistémico y discriminación

Dr. Grant Colfax, director de salud pública de San Francisco (LATimes)

Sin embargo, en un momento en que muchos están luchando, hay personas importantes que trabajan arduamente para ayudar a sus comunidades. José Andrés, un reconocido chef hispanoamericano, es un ejemplo perfecto de alguien que cree en el poder de la comida para curar una sociedad. Su organización socorro, World Central Kitchen, ha servido millones de comidas en más de cien ciudades de EEUU. En su entrevista con Anderson Cooper, enfatizó la importancia de la urgencia: “When you talk about food and water people don’t want a solution one week from now, one month from now. The solution has to be now. The urgency of now is yesterday.” Además de animar a la comunidad de restaurantes a que se ayuden mutuamente, Andrés presiona para el apoyo del gobierno. Dice que “[the] Government has to protect the restaurants because every dollar goes into a restaurant when you dine out, trickles down across the economy in a way no other business does. We are able to pay the farmers, pay the fishermen, and pay the people that do the delivery. And we are able to pay obviously our cooks and our waiters and bartenders.” Incluso cuando las cosas parecen estar en su peor momento, podemos ver la fuerza de la comunidad alimentaria uniéndose.

Bibliografía

Aaronson, Susan, and Cindy Leung. “Coronavirus and Food Access: How the Pandemic Impacts Food Insecurity: Coronavirus: Population Healthy Podcast: University of Michigan School of Public Health.” Coronavirus | Population Healthy Podcast | University of Michigan School of Public Health, University of Michigan School of Public Health, 7 May 2020, sph.umich.edu/podcast/coronavirus/coronavirus-and-food-access.html. 

Cooper, Anderson. “Addressing the Strain the Coronavirus Has Put on America’s Food Supply Chain with José Andrés.” CBS News, CBS Interactive, 19 Apr. 2020, http://www.cbsnews.com/news/jose-andres-chef-feeding-coronavirus-impact-60-minutes-2020-04-19/. 

Galvis, Ana. “Desmantelando El Racismo Del Sistema Alimentario.” Food First, 18 Mar. 2016, foodfirst.org/desmantelando-el-racismo-del-sistema-alimentario/. 

Lin II, Rong-Gong. “Los Residentes Latinos y Negros De California Se Ven Más Afectados Por El Coronavirus.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 29 June 2020, http://www.latimes.com/espanol/california/articulo/2020-06-28/los-residentes-latinos-y-negros-de-california-se-ven-mas-afectados-por-el-coronavirus. 

Paredes, Norberto. “Racismo: Cómo Surgió El Polémico Concepto De ‘Privilegio Blanco’ y Por Qué Despierta Tantas Pasiones.” BBC News Mundo, BBC, 25 Junio 2020, http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53169564.

Desde India hasta México: ¿Representa IndiMex Eats la globalización de comida en Los Ángeles?

por Erin Sweeney

Tema I: Fusion Fun!

¡Hola lecturas! No puedo esperar a compartir mi experiencia con la comida fusión esta semana. Actualmente estoy viviendo en Los Ángeles, una ciudad creada por inmigrantes y la interacción de culturas globales. ¿Qué mejor lugar para probar nuevos tipos de comida?

Este fin de semana pasado, mis compañeros de piso y yo estábamos diciendo dónde pedir la cena. Aproveché la oportunidad para probar algo nuevo con mis amigas. Decidimos elegir un restaurante se llama IndiMex Eats. Como indica su nombre, se especializa en la fusión de la comida india y la comida mexicana. Es un restaurante pequeño y bastante nuevo, así que no hay mucha información sobre el restaurante en línea. Sin embargo, su menú extenso habla por sí mismo. Como dice Farley Elliot en su reseña de IndiMex Eats, el menú “doesn’t skew to the Indian side in some places or the Mexican side in others. It’s an almost down-the-middle blend of the two, where the only options for tacos are a curried tofu, or chicken/beef/lamb/shrimp tikka.”

Cada de mis amigas pidió algo diferente. En total probamos tres platos: La quesadilla de pollo tikka, el burrito de camarones, y las samosas de vegetales y pollo. La quesadilla fue simple, con tortilla de harina y mozzarella. Pero el pollo tikka – pollo deshuesado con especias que se originó en lo que ahora es India – le dio suficiente sabor para hacerla memorable. Tambien, el burrito tuvo rasgos mexicano – tortilla (tambien de harina), arroz, y frijoles negros – y el elemento indio fue las especias de los camaerones. Las samosas fueron la menos interesante porque no tiene muchas elementas de la cocina mexicana. La samosa es un hojaldre frito que es muy popular en muchas partes del mundo, pero es posible que la versión india (servido con chutney) en lo más popular en los EEUU. A pesar de la falta de mucha influencia mexicana, la corteza crujiente con un relleno de papas y pollo picado fue una combinación apetecible.

Bueno, ¿cómo representa esta comida el proceso de globalización? Creo que es seguro decir que la fusión de dos cocinas de continentes completamente diferentes es un ejemplo increíble de la “creolización” de comida que menciona Allison James en la lectura Identity and the Global Stew. La cuarta tendencia en sus cuatros tendencias de comida se llama “Food Creolization.” Esta tendencia “acknowledges the gradual creolization of food, the mixing of cuisines as of cultures, redolent in the idea of curried pasta, lasagne with chips and vegetarian haggis” (James 377). Básicamente, apoya el desarrollo de nuevas cocinas y el cosmopolitismo creciente de comida. Un ejemplo muy popular es TexMex – una fusión de la comida mexicana y texana. Creo que IndiMex Eats tiene el mismo efecto: Dos culturas interactuando para crear algo nuevo. ¿Es posible que “IndiMex” sea el próximo “TexMex?”

Tema II: Gentrificación de comida

En el segundo parte de este blog, quiero discutir un poco sobre el tema de gentrificación. Específicamente, quiero analizar cómo se relaciona a la comida. Con la introducción de muchos cafés y galerías lujosas en barrios como Boyle Heights, trae la pregunta: ¿Estas empresas ayudan o dañan a la comunidad?

En primer lugar, es importante recordar que la comida tiene una conexión fuerte a la identidad de una persona o lugar. Por eso, cuando la cultura (o precios) de comida cambia en una comunidad, muchas veces es una versión previa de la cambia de la comunidad entero. Como dice en la artículo por The Conversation, estas cafes e restaurantes inasequible “prepare neighborhoods for development, because food is a ubiquitous commodity and cultural cue…They add to the cultural capital of their new neighborhoods, create cool new jobs and drive up adjacent land values and housing costs.” Aunque parece que hay beneficios, en realidad puede ser muy dañino para las residentes de bajos ingresos que han vivido en el barrio para generaciones. Muchas veces, las familias no pueden solventar la renta de su casa o tienda.

Adicionalmente, cuando no hay opciones asequibles para comida fresca y saludable, causa problemas muy graves a la salud de la comunidad. Personas que no pueden solventar los precios de los mercados gourmet pueden encontrarse en un desierto alimentario – un lugar sin acceso fácil a comida sana y de buen precio. Desafortunadamente, “más de diez millones de estadounidenses viven en estas áreas donde es difícil para las personas acceder a comida sana y, por lo general, fresca.” (Peñas).

Por lo tanto, aunque hay beneficios con la introducción de nuevas empresas, los emprendedores necesitan tener en cuenta las necesidades de la comunidad y escuchar a las voces de los residentes. Y la garantía de comida económica, sana, y accesible es el primer paso.

Bibliografia

Elliott, Farley. “This Clever Indian-Mexican Mashup Serves at a Hollywood Car Wash.” Eater LA, Eater LA, 24 May 2017, la.eater.com/2017/5/24/15683868/indimex-eats-hollywood-open-photos-indian-mexican. 

James, Allison. “Identity and the Global Stew.” The Taste Culture Reader: Experiencing Food and Drink. Oxford: Berg, 2005.

Peñas, Esther. “La ‘Gourmetización’ De Las Ciudades.” Ethic, 11 Feb. 2019, ethic.es/2019/02/gentrificacion-alimentaria-gourmetizacion-ciudades/.

Sbicca, Joshua, et al. “In Changing Urban Neighborhoods, New Food Offerings Can Set the Table for Gentrification.” The Conversation, 5 Jan. 2021, theconversation.com/in-changing-urban-neighborhoods-new-food-offerings-can-set-the-table-for-gentrification-131538. 

“Si eres lo que comes, quiero ser un bagel … o un taco” – Una exploración de identidad y comida

Por Erin Sweeney

¡Hola mis compañeros y lectores! Me llamo Erin Sweeney y estoy tan emocionada por esta clase. Mi especialidad es teatro, pero este curso es el final de mi minor de español. No puedo esperar para aprender más sobre las comidas y culturas diferentes de mis compañeros de clase.

Parte I

Nací y crecí en Arlington, Virginia – cinco minutos de Washington, DC. Aunque Virginia es considerado un estado del sur de los Estados Unidos, nunca me he sentido conectada con la comida tradicional del sur. Mis padres son de Nueva York y por eso no tengo muchas raíces del sur. Para mi familia, una comida que es importante es el bagel. En una mañana de domingo, me encanta disfrutar un bagel (tostado a perfección) que es cubierto con queso crema. ¡No hay nada mejor!

En mi condado, hay una panadería muy popular que se llama “Chesapeake Bagel Bakery.” ¡Es muy común visitar con amigos antes de escuela o trabajo para desayunar y beber su café! 

Para mi, un bagel es un símbolo de mi familia. Es una comida casera que siempre me recuerda de mi niñez. Como dice Lisa Heldke, “No doubt the symbolic power of flavor to demarcate cultures derives in part from the strong connections linking taste and smell, on the one hand, and memory and nostalgia, on the other.” (Heldke, 387) Cuando huelo el tostado del pan o siento la rica cremosidad del queso, se me hace agua la boca. El impacto de la comida en nuestra visión del mundo es increíble. Y es una parte crucial de la creación de una comunidad. 

Otra cosa que me fascina es el lenguaje de comida y cómo podemos usarla para cruzar las fronteras. Por ejemplo, en el programa Ugly Delicious, vemos que la popularidad del pollo frito no es exclusivo a los Americas. Es una comida querida en muchas partes de Asia. David Chang explique, “The reason that KFC crushes it in China is that they need to have a hamburger explained to them. When they see a bucket of fried chicken… That’s Chinese food. It’s communal.” (David Chang, Ugly Delicious) Aunque una comida no es tradicional de un país o región, puede ser una herramienta para conectar culturas diferentes.

Parte II

Esta semana, elegí probar el restaurante se llama Chichen Itza, una propiedad familiar que ha servido comida típica de la región Yucatán a la comunidad de Los Ángeles durante los últimos veinte años. Muy cerca del campus de la Universidad del Sur de California, es un establecimiento favorito de muchas estudiantes y familias del barrio. Por alguna razón, nunca he visitado el restaurante en mis cuatros años de vivir aquí. Pero, después de esta experiencia, ¡estoy confiada que voy a volver!

El menú ofrece una variedad buena de comidas tradicionales de Yucatán: tortas, tamales, tacos, etcétera. Decidí pedir dos platos: la tostada de ceviche y dos tacos de cochinita pibil. Para el ceviche, la tostada crujiente marida perfectamente con pollo blanco, cebolla fresca, tomate jugoso, y aguacate maduro. ¡Es el mejor ceviche que he probado desde que fui a Perú!

Y los tacos… ¿que puedo decir sobre los tacos? Cochinita pibil es un tipo de taco de la región de Yucatán. Incluye cerdo asado lento con cebolleta en vinagre. En Chichen Itza, se envuelven en una tortilla de hojas de plátano. Los ingredientes son simples, pero juntos crean una melodía de sabores que es indiscutible.

Bueno, ¿es la comida auténtica ? A decir verdad, yo no se. Principalmente, no soy de Yucatán. Es más, el concepto de autenticidad es impreciso. Para determinar la autenticidad de la comida, se necesita contestar la pregunta: ¿Qué significa autenticidad? Depende completamente de su persepctiva. Puede ser influido por su ninez, educacion, o clase social.

Como dice Sarah Portnoy en su articulo Good Food and the Problematic Search for Authenticity, “Authenticity is not a quality inherent to food: it is one that is socially and personally constructed. It varies depending on available ingredients, changes in technology, social class and the influences of trade and travel.” (Portnoy) Para mi, considero Chichen Itza un restaurante auténtico. Representa no solo la comida tradicional de Yucatán, sino también el estatus de su cultura en Los Ángeles. Las culturas (y, por eso, la comida) pueden cambiar por el tiempo o contactos con culturas diferentes. En ninguna parte eso es más cierto que en esta ciudad. Y estoy agradecida por la oportunidad de compartir eso con esta clase y más allá.

Works Cited

Chang, David. “Ugly Delicious.” Season 1, episode 6, Netflix, 2018.

Heldke, Lisa. “But Is It Authentic: Culinary Travel and the Search for the ‘Genuine Article.” The Taste Culture Reader, 2005, pp. 385–394.

Portnoy, Sarah. “Good Food and the Problematic Search for Authenticity.” KCET, 19 Jan. 2021, http://www.kcet.org/shows/the-migrant-kitchen/good-food-and-the-problematic-search-for-authenticity.