Chencho’s Tacos: Una experiencia típica de Los Ángeles por Erica

Cuando llegue a la ubicación de Chencho’s Tacos no había mucha gente. En realidad, fui la única cliente. Había bastante carne en la parrilla y el olor fue muy fuerte. Fueron las seis de la tarde y los taqueros estaban preparando la primera tanda de carne. Me dijeron que iban a ser veinte minutos hasta que los tacos estuvieran listos. 

No me importó. Aproveché la oportunidad para hablar con los taqueros y aprender sobre su negocio. Chencho’s Tacos ha sido ubicado en la misma ubicación por dieciséis años, fuera de un mercado y una lavandería. Está en la calle San Pedro en el barrio South Central, a diez minutos en coche de USC. Es una área con una población latina muy grande, y Chencho’s es muy establecido en esa comunidad. Había muchas personas y coches en la calle, con mucha gente que estaba saliendo de trabajo. Pero, para los hombres de Chencho’s, el trabajo del día acababa de empezar. 

Cuando se visite a Chencho’s es claro que es parte de la cultura de la comunidad. Cómo Prof. Portnoy describe en su artículo, “The value of people congregating around a cart on a sidewalk while stopping to buy fruit or a taco as they walk home from work can be easily overlooked, but in low-income Latino neighborhoods these scenes are a vital part of everyday life. Vendors often create a vibrant street culture.” Esta cita describe perfectamente la escena de Chencho’s. La calle de San Pedro es muy grande y muy animada, y por muchas personas Chencho’s es su lugar para una cena después del trabajo. 

Hablé con el fundador de Chencho’s sobre su experiencia como vendedor ambulante. Él me dijo que le encanta hacer tacos y servir a la comunidad. Mencionó que a veces tenía problemas con la ciudad y la policía, pero no es frecuente y es menos frecuente en los años recientes. En total, para él, la comunidad de South Central es un buen lugar para operar su negocio ambulante. 

Cuando pregunté sobre cómo el virus ha afectado su negocio, el fundador me dijo que ha afectado sus ventas como todos los negocios. Él vende menos tacos durante la pandemia, pero solo un poco menos. Tiene suerte que pueda operar y cocinar en casi la misma manera, pero ahora llevan las máscaras. En el caso del coronavirus, el estilo del vendedor ambulante (está al aire libre y muchas personas se piden para llevar) es un beneficio grande. 

Pero, como menciona el artículo de Nidia Bautista, “street vendors have also been mostly shut out of economic relief packages. Federal stimulus payments excluded undocumented immigrants, which make up a large part of LA’s street vendor population.” Entonces, para los taqueros es muy difícil recuperar el perdido de ganancias, aunque es un perdido pequeño como en el caso de Chencho’s.

Cuando la carne estaba lista, le pedí dos tacos al pastor. La carne estaba deliciosa, pero mi parte favorita fueron las salsas. Escogí una salsa de aguacate y otra de tomatillo. Prefiero la de tomatillo, pero las dos eran muy ricas. Comí los tacos muy rápido. La próxima vez que vaya a Chencho’s querría probar los tacos de tripa. 

¡Mis tacos!

La experiencia de pedir algo por un vendedor ambulante es muy personal. Se puede ver el proceso de preparar la comida. Se tiene la oportunidad de personalizar su comida con salsas y verduras. Tuve suerte de poder hablar con el taquero. Los vendedores ambulantes, especialmente los vendedores latinos, influyen la cultura de Los Ángeles. Los “street tacos” son parte de la vida cotidiana en LA. De verdad, la ciudad declaró que los tacos son la comida oficial. Con todo ese reconocimiento de la importancia de los tacos, necesitamos respetar y apoyar los vendedores ambulantes, como los de Chencho’s, que dan vida a los tacos y a las calles de Los Ángeles. 

Un foto de Google (antes de la pandemia)

Citas

Bautista, Nidia, “Los Angeles Street Vendors Already Had It Tough. Then the Pandemic Hit,” Food and Wine​, 24 Jul. 2020, https://www.foodandwine.com/news/la-street-vendors-on-the-toll-of-the-pandemic

Portnoy, Sarah,​ ​“L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization.” ​LA Weekly,​ 25 Jan. 2017, ​L.A.’s Street Vendors Aren’t Giving Up the Fight for Food Cart Legalization


El acceso de comida durante una pandemia: una cuestión de vida o muerte por Erica N.

Después de un año de la pandemia de COVID-19, es claro que muchos de nuestros sistemas en que nosotros dependemos no son adecuados. Hemos visto problemas con el alojamiento, la educación, el transporte, y (el enfoque de este post) la alimentación. Las desigualdades que ya existían antes de la pandemia hoy en día son más pronunciadas. Por ejemplo, muchas familias no tienen acceso a la comida, especialmente la comida sana. Este post va a enfocarse en cómo la pandemia impacta los ciudadanos de los “desiertos alimentarios”, especialmente los ciudadanos más jóvenes. 

Según el Food Empowerment Project, “Los desiertos alimentarios se pueden describir como aquellas áreas geográficas en las que sus habitantes tienen poca o ninguna disponibilidad de opciones alimentarias asequibles y saludables (especialmente frutas y verduras frescas) debido a la ausencia de tiendas de abarrotes a una distancia de viaje conveniente.” Una parte esencial de esa definición es la distancia de los supermercados. Durante la pandemia, se limita la capacidad de muchas formas de transporte. Además, muchas personas no pueden salir de sus casas por causa del virus, creciendo la inaccesibilidad de la comida saludable. 

En combinación con la limitación del transporte, la inestabilidad de la cadena de suministro, y los riesgos de salir de la casa, las escuelas cerradas también tiene que ver con la inaccesibilidad de la comida durante la pandemia. Antes de COVID-19, más de 30 millones de jóvenes recibían comida gratis o de bajo precio en la escuela (NPR). La comida gratis de la escuela es una parte fundamental del sistema de alimentación en los Estados Unidos. Con la cancelación de la escuela en persona, esos jóvenes están susceptibles a la inestabilidad alimentaria. Muchas de sus familias no pueden apoyarse durante la continuación de esas circunstancias. 

“Among low-income households with children who qualify for free or reduced-price school meals, only about 15% have been getting those meals,” 

  -Lauren Bauer, researcher at the Brookings Institution.

No puedo escribir sobre el acceso a la comida y los desiertos alimentarios sin mencionar el impacto del racismo estructural. Todos los factores que ya mencioné tienen un impacto desproporcionado en los vecindarios de minorías y las familias en la pobreza. También, muchas de esas comunidades tienen una probabilidad más alta de contratar el coronavirus. Muchas personas que no tienen acceso a la comida saludable son trabajadores “esenciales”. Nosotros, como sociedad, necesitamos hacer más para apoyar y proteger esas personas vulnerables. 

¿Pero, qué? 

A nivel federal, el Congreso aprobó un aumento en los fondos para EBT (NPR), del que dependen muchas familias de bajos ingresos. Según La Opinión, “los investigadores resaltaron el impacto que pueden tener los programas de asistencia del Gobierno al crear incentivos que ayuden a los beneficiarios a elegir opciones saludables”. Unos distritos de educación están trabajando para repartir la comida directamente a las casas de sus estudiantes. 

Las activistas y organizadores de la comunidad también están luchando contra la inaccesibilidad de la comida. Organizaciones como LA Community Fridges y la Hollywood Food Coalition proveen comida gratis para los que necesitan. Muchas personas están donando su tiempo y comida para ayudar a los demás. 

via Instagram @lacommunityfridges
via Instagram @hollywoodfoodco

La crisis de COVID-19 crea muchos desafíos para nuestras comunidades. Pero también, provee un momento perfecto para pensar en los problemas estructurales del racismo y desigualdad en nuestros sistemas. Espero que, con la terminación de la pandemia, podamos evaluar cómo funciona la sociedad y luchar por sistemas más justos. 

Citas:

“Desiertos alimentarios,” https://foodispower.org/es/acceso-salud/desiertos-alimentarios/#:~:text=Los%20desiertos%20ali mentarios%20se%20pueden,una%20distancia%20de%20viaje%20conveniente​.

“Es difícil para latinos comer alimentos saludables,” https://laopinion.com/2015/12/10/es-dificil-para-latinos-comer-alimentos-saludables/

“‘Children Are Going Hungry’: Why Schools Are Struggling To Feed Students” https://www.npr.org/2020/09/08/908442609/children-are-going-hungry-why-schools-are-struggling-to-feed-students

El “short rib taco” de Kogi y la identidad global de Los Ángeles por Erica

Tema 1: Globalización

De vez en cuando buscamos algo que cambia nuestra percepción del mundo. Ese fenómeno es lo que pasó cuando fui al camión de Kogi en Culver City. Una fusión entre la comida mexicana y la comedia coreana, Kogi es la obra de Roy Choi, el hijo de inmigrantes coreanos, nacido en Seúl y criado en Los Ángeles. La comida de Kogi representa esa crianza en una manera que es definitivamente “angelena”. Salí de Kogi con un entendimiento nuevo de la identidad de mi ciudad y la influencia de las comunidades inmigrantes en nuestra cultura. 

En su video Bill Esperanza enfatiza que, “Los Angeles has always been an immigrant economy”. Es verdad. Muchas de las instituciones de comida de Los Ángeles son productos de inmigrantes. Kogi no es una excepción. De verdad, Kogi es una colaboración entre dos comunidades inmigrantes, los mexicanos y los coreanos. Ambos grupos tienen una larga historia en Los Ángeles, y no se puede subestimar el impacto de ambos grupos en la cultura y economía angelena. La comida de Kogi es una celebración de esas comunidades y la relación simbiótica que existe entre las personas diversas de Los Ángeles. 

Desde 2008, el camión de Kogi ha servido una variedad de platos mezclados como una quesadilla de kimchi y un burrito de cerdo picante. Pero, la estrella del show en Kogi es el taco de short rib. Short rib, también conocido como “kalbi”, es un corto y preparación de carne típica de Corea. El taco incluye la carne, cebollas, cilantro, y una ensalada de repollo (parecido a kimchi). La combinación de sabores desde el primer bocado es como una sinfonía. Obviamente, la base del taco es el short rib, y hay mucho en cada taco. La magia ocurre cuando el short rib combina con el ácido del repollo. En total, fue uno de los mejores tacos que he probado. 

Le pedí una mulita “blue moon” y un taco de short rib 

Para suplementar el taco, le pedí una mulita “blue moon” que contiene pollo y queso, como una quesadilla. Ese plato no tiene la novedad del short rib tacos, pero fue una versión perfecta de un plato clásico. El pollo fue tierno y el queso fue fundido y rico. También la salsa fue una adición excepcional. Kogi tiene cuatro salsas signaturas como una de KBBQ y otra de ajo picado. Todas fueron deliciosas; le pedí extras para mi casa. 

James describe como, “Creolized food appears in many guises, providing for the consumer a global experience of consumption often within a single meal if not a single plate,” (p.382). El taco de short rib de Kogi es un ejemplo perfecto de ese tipo de plato. Es imposible hablar sobre la comida de Kogi sin mencionar la influencia de la globalización. La visión del chef Choi es un resultado del intercambio de personas, costumbres, y comida entre países diferentes. Sus tacos representan un reconocimiento de la comida coreana de su familia y la comida mexicana que es parte del alma de Los Ángeles. Son una interacción entre ambas culturas que se transportan de un continente a otro. 

Pero, aunque Kogi es un producto de la globalización y parte de una cultura fusión, la experiencia de comer en Kogi es participar en la cultura singular de Los Ángeles. James habla sobre eso cuando dice, “Global food has therefore yielded subtly different experiences and outcomes.  It has simultaneously encouraged the expression of sameness and difference, universalism and particularism.” (p.379). No se puede encontrar un taco de short rib en ninguna ciudad fuera de Los Ángeles; es particular a nuestra cultura global. Aunque es comida de fusión y hay un aspecto universal, la comida de Kogi es angeleno, una expresión de la heterogeneidad de la ciudad. 

El camión de Kogi y mi compañero, Leo 

Tema 2: Gentrificación 

Es obvio que con el crecimiento de la comida globalizada, como Kogi, en Los Ángeles, hay oportunidades para aprovechar el nuevo “trend” de fusión. Y, como nos muestra la historia, la posibilidad de ganancias puede inspirar las malas intenciones que resultan en la gentrificación de una cultura. La gentrificación es cuando una área (o comida o cultura) que históricamente es “pobre” o marginada tiene un crecimiento de inversiones, alojamiento, y habitantes afluentes. Aunque parece algo bueno, la gentrificación resulta en el desplazamiento de los residentes originales y la apropiación del carácter y cultura de la área. 

Los Ángeles tiene muchos ejemplos de la gentrificación como Inglewood, Boyle Heights, y Culver City, donde está ubicado Kogi. La gentrificación es un tema con dos lados. Por un lado, el crecimiento de inversiones puede revitalizar un área para crear un nuevo centro económico. Puede introducir la cultura singular de un barrio al “mainstream”. Por otro lado, la gentrificación puede remover las personas de sus casas y sus negocios. Puede corromper una cultura por las ganancias. En casi todas las instancias de gentrificación, no son los habitantes originales los que ven los beneficios de la gentrificación. Los ganadores son los inversores o habitantes nuevos que ya tienen dinero. 

Entonces, ¿es Kogi un ejemplo de la gentrificación o un ejemplo de la apropiación de la comida mexicana? Pienso que no. Kogi es muy trendy y un lugar favorito de las personas afluentes. Pero sus orígenes son modestos, empezó en las calles como camión y por las redes sociales. Y también Kogi es accesible. En total, mi comida cuesta diez dólares. No es como otros lugares en Los Ángeles donde dos tacos “auténticos” y una bebida son veinte dólares. 

Pero, la idea más importante sobre Kogi y la apropiación es el concepto de un intercambio o conversación entre dos culturas. Como escribe Gustavo Arellano, “Mexico underwent the convulsions that occur when one people supplant another…Instead of fully embracing two way fusion” (p.17). En ese cita, Arellano está hablando sobre la conquista española de la comida indigena de México. El caso de Kogi es el opuesto. No es una conquista. No es la suplantación de la cultura mexicana por la comida coreana. Es una colaboración, una conversación, un ejemplo de “two-way fusion”. Esa no es la apropiación. Es una oda a las culturas inmigrantes que forman el alma y el pilar de nuestra ciudad.

Referencias

“Globalization impacts cuisine” https://www.kcet.org/shows/the-migrant-kitchen/bill-esparza-globalization-impacts-cuisine 

James, Allison. “Identity and the Global Stew.” The Taste Culture Reader,pp. 372–84.

Taco USA, Arellano, Intro and Ch. 1

Burritos, poc chuc, y “autenticidad”: Sobre la comida culinaria de California (Erica Noll)

¡Hola a todxs! Me llamo Erica y soy una estudiante en mi cuarto año en la Universidad de Southern California. Estudio la filosofía, la política, y la ley con especialidades en la literatura inglesa y el español. Soy de Los Ángeles, específicamente Manhattan Beach en la Bahía Sur, pero ahora estoy viviendo en el centro de la ciudad. Gracias por eso, tengo acceso a toda la comida tremenda de Los Ángeles. Me encanta probar restaurantes nuevos y estoy emocionada por compartir mis experiencias culinarias con ustedes. 

¡Mucho gusto!

Ambos de mis padres son de California, y unos de mis antepasados vivían aquí desde la reina española. Entonces, entiendo lo que es “californiano”; la mezcla de culturas que es un resultado del pasado colonial. En su artículo, Jeffery Pilcher describe ese intercambio de comida y costumbres como “mestizaje” (p.5). La comida de mi niñez demuestra ese mestizaje. A mi mamá le gustaba cocinar platos mexicano-americanos como las enchiladas suizas o una “torta” de tamales, platos que incluyen la influencia de ambas culturas. Para mi, hay una distinción clara entre la que es la comida californiana y la comida mexicana. 

El plato esencial de California Sur para mi es el burrito de desayuno. Con huevos, papas, y (en unas instancias) panceta, un burrito de desayuno es delicioso a cualquier tiempo del día. ¡Y son baratos también! Después de una mañana de yoga o surfing, no hay nada como un burrito de desayuno. Como mucha de la comida de California, el burrito de desayuno representa la mezcla de la cultura mexicana con la cultura anglo-americana. 

Pero, para este blog, me voy a enfocar en un restaurante que es definitivamente mexicano. Aunque, “authenticity is not a quality inherent to certain foods but rather one that is socially constructed,” (Portnoy, 2015, p.3) no hay duda que la comida de Chichen Itza sea auténtica a la península Yucatán. Chichen Itza está a dentro del Mercado la Paloma, un centro cultural mexicano muy cerca de USC. Es uno de mis restaurantes favoritos y he ido muchas veces. Usualmente le pido unos tacos de poc chuc con arroz, frijoles, y una jamaica. Siempre son fantásticos. 

Esa vez, quería probar algo diferente. Escogí el plato de cochinita pibil y unos plátanos fritos  con un agua de chaya. El plato fue grande, una fortuna para unas personas pero un desafío para mí. El sabor del cerdo fue muy rico, con una consistencia tierna y perfecta. Definitivamente, es la estrella del show. Pero, el cerdo tiene competencia en la forma de la salsa signatura de Chichen Itza. Con su color distinto, la salsa es la combinación perfecta de dulce y picante. De verdad, la salsa es rica con todas las carnes de Chichen Itza, pero especialmente la cochinita pibil.

Un plato de cochinita pibil de Chichen Itza

Me sorprendió el agua de chaya. Fue muy refrescante con un sabor sutil de las frutas. Aunque la jamaica todavía es mi bebida favorita de Chichen Itza, voy a pedir agua de chaya en el futuro. Imagino que es la bebida ideal para un día en el verano cuando hace mucho calor. Los plátanos fritos eran suaves y dulces, un plato pequeño perfecto para el fin del almuerzo. La verdad es que no me gustan los plátanos fritos en general, pero esos de Chichen Itza fueron una excepción. Los recomiendo si quiere algo en adición a un plato o unos tacos. 

Una taza de agua de chaya. ¡Que refrescante!

En total, esa experiencia con Chichen Itza fue excepcional, como todas mis experiencias con Chichen Itza. Si la autenticidad es “the idea that certain ingredients and cooking methods are true to a given time and place,” (Albala, 2012, p.11), Chichen Itza es uno de los restaurantes yucatanes más auténticos de Los Ángeles. Es el lugar esencial para probar ese tipo de comida tan delicioso. 

Fuentes

Albala, Ken. “Introduction: A Theory of Gastronomy”, Three World Cuisines: Italian, Mexican, and Chinese, Ken Albala, AltaMira Press, 2012, pp. 1-28. 

Pilcher, Jeffery M. “Coming Home to Salsa: Latino Roots of American Food”, The Making of the United States: American Latino Theme Study. 

Portnoy, Sarah. “The Authenticity of Cuisines”, The SAGE Encyclopedia of Food Issues, edited by Ken Albala, SAGE Publications Inc., 2015, pp.84-87.