Translations or Tainting? (Por Emily Stallings)

It is difficult to determine who has the right to represent another culture or country’s food, especially if that person is not from the same origin as the food. On the one hand, I believe that someone can replicate another ethnicity’s food if that individual respects the culture, is knowledgeable about the culture, and has good intentions. Rick Bayless, for example, is native to Oklahoma, and yet, he has become “one of America’s primer experts on Mexican food”. For Bayless, his deep understanding and research into Mexican culture has allowed him to produce “authentic” Mexican food. While Bayless replicated Mexican food out of his admiration for the culture, I do also understand the other side of the argument. From the NPR article, the authors made a comparison that I think is worthwhile. The authors equated the question of “who gets to cook other people’s foods” with “who gets to tell other people’s stories”. Food has always had a tight link to cultural identity and history, and as a result, ethnic individuals tend to be experts in their ethnic cuisine. With this being said, I think people not of the ethnicity can represent the country or ethnicity’s food if they have previously been immersed in the culture and are well-versed in the cultural norms and traditions.

The kitchen at Guerilla Tacos.
Los Angeles is an epicenter for the fusion of cultures and innovation.

America is a product of its multicultural population. In addition, America was built on imports and trading. In relation to the Atlantic article, I do agree that in general America is a country of “mixing and matching and intermingling and borrowing and stealing and creating new traditions out of whole cloth”. These fusions and combinations create uniqueness and represent innovation, but it is important not to blur the lines between the original product and its altered counterparts. As Bayless would say, these “translations”, or interpretations, create recognition for the food and culture. In the podcast, “Bayless translated classic Mexican food for an American audience, tweaking it to make it more accessible, more familiar, while still preserving the soul of it”. Critics of Bayless’s translations acknowledge the increase of sophistication, but highlight the loss of vernacular. From this point of view, “all translation is not a colonizing act”, however, translation can still be a loss because it is deviating from the tradition and antiquity of the original product.

“An American-born chef is more likely than an immigrant to have the connections and the means to grab investors or news media attention — even more so if the chef came up through a prestigious restaurant or culinary school or is quick with a witty quote” — Francis Lam, New York Times

https://www.npr.org/sections/thesalt/2016/03/22/471309991/when-chefs-become-famous-cooking-other-cultures-food

From the article “Apropiación cultural, o la usurpación de elementos étnicos: ¿un problema real?”, cultural appropriation refers to the commodification of marginalized cultural aspects that have been introduced by Western, white culture. Based on this definition, I do think chefs, like Rick Bayless, are demonstrations of cultural appropriation; their “status” as white chefs allows them to have a platform to share their re-creations of ethnic food. Another example of cultural appropriation is Taco Bell; Taco Bell is a Mexican-American restaurant that serves less-than-authentic food with a lack of high quality ingredients. This fast food chain has normalized hard shell tacos with ground beef, iceberg lettuce, and sour cream. I, personally, would not consider the “Crunch Wrap Supreme” to be Mexican food.

In my opinion, I think there is more to the definition of cultural appropriation than given in the article previously mentioned; cultural appropriation also includes inappropriate or unacknowledged adaptations of the culture’s customs. Through this perspective, I do not think Bayless’s restaurant and food is an example of cultural appropriation. Along these lines, Gregory Gourdet, a chef of Asian cuisine, said in the Kooks Burritos article, “Creo en la inmersión cultural respetuosa, construir una relación con las personas, honrar y apoyar sus creencias”. When chefs of different ethnicities respect and admire the other ethnicity, there is nothing inappropriate about it.

“La cocina es por mucho el ejemplo más puro e íntimo de expresión cultural y por lo general el quién puede cocinar qué se convierte en una batalla más amplia que afecta a la sociedad.”

https://munchies.vice.com/es/article/59mxvn/portland-chefs-discuss-cultural-appropriation-amid-burrito-stand-closure

 “Columbusing” is defined by Peterson as “‘the act of reckless and thoughtless appropriation (typically by rich white people) of a thing that has been around for years or decades (a thing that usually belongs to non-white people).’” The key word in this situation is “thoughtless”; Peterson was not knowledgeable enough to realize the possible consequences of his words. For one, he described the delectable toppings of sweet corn as a “mountain of unhealthy toppings”. He also gave the location of the elotero, which could be used by the police and FDA to shut down the stand. Nevertheless, I do think non-Latino writers can write about Latin American cuisine; they just have to do be well informed about the culture and its cuisine. For example, chef and owner of Petty Cash taqueria, Walter Manzke, grew up in San Diego but took frequent childhood trips to Tijuana where he fell in love with Mexican food and culture. Only after extensive research into flavors, ingredients, and techniques did Manzke open up his restaurant.

In regards to the article, “A Food Fight at Oberlin College”, I agree with the student’s statement that “if people not from that heritage take food, modify it and serve it as ‘authentic,’ it is appropriative.” I believe that when someone creates the dish, they are also representing the meaning of the culture and the stories behind it. At Oberlin College, the dining hall should not have labeled their ethnic food as “authentic”, knowing that there dishes did not fully resemble the traditional versions. On the other hand, college campuses don’t always have access to the best ingredients and, therefore, it can be difficult to recreate dishes with accuracy. The lack of ingredients and lack of knowledge about the culture fostered the student’s negative attitudes towards the dining hall dishes.

At ethnic restaurants, I do not have a preference about who cooks and prepares my dishes. As long as the chefs are well-versed in the culinary history and tendencies of that ethnicity, have the proper skills and training, and have a story to tell, I am more than willing to eat the food.

Globalización: comida sin fronteras (Por Emily Stallings)

El interior de Grand Central Market

La globalización de comida en Los Ángeles representa la diversidad de gente que vive en la ciudad. Grand Central Market específicamente trata de atraer la diversidad de la población. Este mercado tiene una amplia variedad de lugares para comer. Entonces, Grand Central Market tiene una audiencia mas diverso y global. Pienso que vistamos lugares que puedes describir como tradicional. ¿Pero, que significa tradicional? En GCM, hay “legacy tenants” que han estado en negocio por mas de cien años y todavía usan sus recetas y técnicas originales. Generación después de generación, legacy tenants han sobrevivido la comercialización y la modernización del mercado.

Visitamos Sarita’s Pupuseria y Villa Morelliana. Los dos lugares ofrecen opciones frescas y razonables. Pienso que Sarita’s Pupuseria era un lugar tradicional y popular, mientras Villa Morelliana era muy tradicional y no tenía muchas opciones para una clientela mas global. Pienso que ambos lugares tienen un enfoque en los consumidores latinos, sin embargo, porque los lugares están ubicando en El Grand Central Market, ellos están expuestos a una clientela mas grande.

Mientras Grand Central Market y El Mercadito sirven la comunidad, ambos lugares están muy diferentes. En El Mercadito de Boyle Heights, los vendedores sirven una audiencia latina y se enfocan en especialidades mexicanas. A diferencia de Grand Central Market, El Mercadito no tiene nuevas tiendas de moda. El Mercadito es similar al Mercado Olímpico, unos de los Mercaditos tradicionales en Los Ángeles. Estos mercados representan la economía de inmigración y la preservación de una cultura específicamente. Entonces, no tiene gentrificación porque no quiere manchar la identidad de la cultura.

Según el articulo de Portnoy y Pilcher, fusión es la combinación de un deseo para exotismo, las habilidades de labor y negocios y una infraestructura culinaria para crecer sabores. Además, el video de Migrant Kitchen describe como globalización afecta la cocina; “immigration shapes our cuisine”. Cuando gente inmigra a los Estados Unidos, ellos traen sus técnicas, ideas y culturas. Entonces, como los inmigrantes mezclan con los residentes, la comida de los grupos diferentes mezclan también. Esta fusión es imprescindible al crecimiento de la innovación de comida.

Revolucionario Taco es una fusión de Norte de África y México. Al principio, pensé que esta combinación era inesperada pero después de visitar el restaurante la mezcla de las dos culturas es increíble. La comida era fenomenal. Pedí un taco de vegetales quemados, un taco de coliflor y un taco de falafel. Tengo normas altas para coliflor y me encantaba el coliflor en este restaurante. Para el coliflor, usaban “ras el hanout”, una especia muy común en el Norte de África y esta especia fue usado con precisión; había una cantidad perfecta de especia. El taco de vegetales quemados tenían maíz, calabaza y zanahorias pero pensaba que el taco era demasiado salado. El taco de falafel fue la cosa favorita que pedí. Nunca he probado un falafel, pero descubrí que los falafeles de Revolucionario Tacos eran excelentes. Tenían un exterior crujiente, mientras el interior era esponjoso y sabroso.

Globalización crea oportunidades culinarias. El intercambio de especias crea nuevas sabores y platos. En total, globalización eliminar las fronteras de comida.

Tejas, Tamales y Tacos (Por Emily Stallings)

Mis antepasados son de Inglaterra, Alemania y Irlanda pero no tengo muchas conexiones a estas raíces. Por ejemplo, no practico tradiciones de estos países o sé mucho de las culturas. Según mi madre, mis antepasados han vivido en Los Estados Unidos por muchos siglos. Como resultado, soy estadounidense. Crecí en Dallas, Tejas. Mi familia participan en tradiciones estadounidenses como el Día de Acción de Gracias, el Día de Brujas y mirando el Super Bowl. Todos estos ejemplos de tradiciones estadounidenses tienen una relación con comida. Los caramelos son central al Día de Bruja, mientras el pavo son la comida básica del Día de Acción de Gracias. Para el Super Bowl y otros partidos de futbol americano, estadounidenses pasan el día cocinando, comiendo y bebiendo. En mi región especifica, el sur de los Estados Unidos, es muy común para asar hamburguesas y bistec: “BBQ”.

“BBQ” de Tejas. (Google Imagenes)

“BBQ” tiene muchas complexidades incluyendo los condimentos, las especias, el carne y el método de cocinando. Cocineros de la barbacoa sienten orgullosos en sus creaciones de barbacoa porque necesitan producir comida para un grupo. La barbacoa no es solo carne, es una reunión; la comida es una manera a congregarse para amigos y familias. La comida se junta con celebraciones alegres y es central a “tailgating”. Aficionados de futbol americano dedican sus mañanas a preparando el carne con las especias. De manera similar, en la cultura de México las mujeres preparan las tamales todo el día para una celebración o un festival. Según el artículo de Pilcher, los tamales son un icono de la nación de México (Pilcher, 1). Los tamales “held pride of place in pre-Colombian banquets” (Pilcher, 1). Además, las mujeres aztecas sentían orgullosas en sus tamales a causa del papel que las tamales tenían en la historia y la identidad de la comida de México. Las mujeres aztecas hacían sus comida “high and sophisticated art” (Pilcher, 5).

La comida callejera en Tijuana, México. (Google Imagenes)

Taquerías han estado un parte integral de la comida callejera de México. La comida en taquerías típicamente está barata y puede cocinar muy rápido. Al restaurante Petty Cash, el dueño y cocinero Walter Manzke está cambiando la percepción de comida callejera y tacos baratos. Walter considera su restaurante como un “semi-autentic” taquería. Encontré este interesante porque generalmente restaurantes están auténticos o no. Entonces, qué es “semi-autentic”? Primero, para el dueño, el restaurante fue una inspiración por un amor de música y sus memorias de Tijuana. Walter querría crear un restaurante que le recordaba de Tijuana y música. De hecho, el nombre del restaurante representa la combinación de los cantadores americanos Tom Petty y Johnny Cash. Entonces la tema del restaurante es un parte mexicano y otro estadounidense.  

Además, los cocineros de Petty Cash usan técnicas tradicionales para preparar la interpretación de Walter sobre la comida callejera clásica. El restaurante usa ingredientes locales y estacionales. También, las tortillas están hecho a mano y están cocinado a pedido para mantener la frescura. Visité el restaurante con un amigo y decidimos pedir “munchies” antes de nuestros platos principales. Pedimos el guacamole y los repollitos de Bruselas. El guacamole era fenomenal. ¡No podía comer bastante! Los repollitos de Bruselas son mis vegetales favoritos, entonces cuando los vi en el menú, no podía resistirlos. Mientras los repollitos de Bruselas típicamente no están en el mismo menú de tacos y ceviche, los repollitos de Bruselas cocinaba a excelencia. Por nuestros platos principales, pedí los tacos dorados y mi amigo probó un taco de camarones y un taco de carne asada. Mis tacos eran similar a taquitos porque las tortillas eran crujientes. Las tortillas metían con el camote y tenía una salsa de aguacate. ¡Que sabrosas! En mi plato y los platos de mi amigo, la comida tenía una presentación elegante y sofisticado. Walter transformaba algo tan simple como un taco en una obra de arte magnifica.  

Michael Freeman, un historiador, creía que las ciudades son el centro de innovación gastronómica (Pilcher 5); las ciudades fomentan creatividad y originalidad. También, ciudades grandes están conocidos por alta cocina. Sin embargo, los restaurantes en estas ciudades tenían un fundamento. Según John François Revel, “peasant traditions served as indispensable raw materials for the creation of haute cuisine” (Pilcher, 5). Para Petty Cash, los taquerías de Tijuana son el fundamento. Basado en la accesibilidad de tacos baratos, Walter ha añadido sabores, ingredientes y técnicas para crear una taquería más avanzada. Como dicen Diana Kennedy, una autora, y Craig Claiborne, un critico de comida, la comida de México es “peasant food raised to the level of high and sophisticated art” (Pilcher, 5). Después de visité Petty Cash, era obvio que el restaurante demostraba esta idea de Kennedy y Claiborne. Por consiguiente, el restaurante necesita cobrar más dinero por su comida. Con respeto al artículo de Javier Cabral, “In Defense of the $5 Taco”, si Petty Cash usa ingredientes de buen calidad no puede vender su tacos por un dólar; no ganaría dinero. Como resultado, Petty Cash es un restaurante caro en comparación a comida callejera clásica; cada taco de Petty Cash cuestan $8.

Según el articulo de Anderson, “Food and foodways have been internationalizing for centuries, and have been defined on a world scale” (Anderson, 208). Este concepto era evidente en el restaurante de Petty Cash. El restaurante es una combinación de culturas e ideas, pero el producto final no podría el mismo sin el otro. Petty Cash apoya el “core” y “periphery”. Mientras el “core” y “periphery” siempre están cambiado, el restaurante reconoce la comida elaborada y sutil de México que hace tiempo fue el “core” en Centroamérica (Anderson, 198).

El interior del restaurante

Además, cuando crecía, los restaurantes únicos que servían la comida de México eran “Tex-Mex”. Entonces, pensaba que sabía comida de México auténtica, pero he encontrado que no es el caso. Incluso un restaurante “semi-authentic” como Petty Cash, la comida saborea mas frescura y auténtica que alguno restaurante he visitado antes. Otro parte de Petty Cash que me encantaba era el ambiente. El restaurante tenía mesas para picnic que me recordaba del hogar y “BBQ”.

Autenticidad: la comida debe hablar por si misma

En el 22 de enero, un día soleado, a las dos y media de la tarde, la calle de Olvera era más o menos vacía. Era anticipada que la calle estaría llenado con gente comprando los necesidades y había muchas tiendas de comida. A mi sorpresa, las tiendas estaban derramado con juguetes y baratijas como si la fue una regalería. La calle de Olvera asegura que la es unas de las calles mas viejas en Los Ángeles, pero la no parece tan vieja. Para una comunidad que venera si misma por su autenticidad y celebración de la cultura, no parece que la calle sirve la población local. La calle es una atracción; Según Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, la calle de Olvera atiende a los visitantes Anglos. La calle tratan atracar grupos diversos y por resultado, aspectos de la calle están americanizados. A modo de ilustración, cuando llegue a la calle, la primera cosa que vi era un anuncio por Mr. Churro; un restaurante que sirve hamburguesas, burritos, y helado. ¿Hamburguesas? Fui a la calle con una expectación que la calle representa la historia, cultura y autenticidad de México. Entonces, era una sorpresa a ver una carta que contiene comida americana.

Aunque, el calle tiene intenciones buenos. Su meta es “to preserve and present the customs and trades of early California”. Para celebraciones el calle es un lugar perfecto para recoger, platicar y comer. La calle de Olvera está en el parte más viejo de Los Ángeles. En sus años más tempranos, sirvió como un área de activismo político. Durante este tiempo, el calle fue descuidado y en descomposición. Christine Sterling tenía un fervor por historia y quería guardar la calle de Olvera en 1926. A pesar de los planes para demoler los edificios en la calle, ella hizo una campaña para conservar la calle y su historia. Afortunadamente, tuvo éxito.

La primera hotel en la ciudad.

Por el contrario, Boyle Heights representa la rutina de la vida cotidiana. No tiene museos para recordar la historia; la gente de Boyle Heights está haciendo la historia hoy en día. Según el artículo de NPR, Boyle Heights ha tenido un historia de protesta, empezando con el movimiento de Derechos Humanos Chicanos en los 1960s. Además, la área de Los Ángeles no es rica. De hecho, “about a third of its 90,000 residents [live] below the poverty line”. Como resulto, la población de Boyle Heights se resiste a la gentrificación. La área de Boyle Heights tiene tierra valiosa y atractiva. Entonces, forasteros quieren interrumpir la comunidad para sacar provecho. Un manifestante, quien dijo que su nombre era “anónimo” a LA Weekly, cree que el gentrificación es “urban colonialism. They move in, we move out beacuse of the rising prices here in the local economy”. También, él hizo un poster que dije “Boyle Heights No Se Vende”.

Los restos de La América Tropical

Este lucha de “artwashing” en Boyle Heights es una forma de “whitewashing” y es muy similar a la discriminación de la calle de Olvera muchos años pasados. Pintor, David Alfaro Siqueiros, ayudaba establecer el movimiento de murales mexicanos durante los 1930s cuando pintó Tropical America (La América Tropical) en la calle de Olvera. La obra representa la lucha contra imperialismo. Desafortunadamente, en un año toda la obra fue repintado blanca. Los Anglos del tiempo demostraban una supremacía blanca y mantenía barrios estrictos de privilegio racial y étnico (Deverell, 19). Como puede ver en el mural de Siqueiros, los Anglos con poder querían olvidarse de las cuentas, las culturas y las memorias de grupos que los Anglos encontraban perturbadores. Según el autor de Whitewashed Adobe, “the whitewashing was imperfectly, even crudely, accomplished…but it was nonetheless a way by which White Angelenos created distance (cultural or personal) between themselves and the Mexican past and the Mexican people in their midst” ( Ferrero, 21). Sin embargo, como el mural muestra, la cultura mexicana sobrevivía y está vivo hoy en día.

La palabra “autenticidad” contribuye a una percepción que algo es correcto o equivocado. Por ejemplo, si algo no es auténtico, no es bueno. Besha Rodell, una crítica de comida, ha observado que el término autenticidad se volvía a algo competitivo. Autenticidad está usado como un estrategia de marketing. Creo que la comida debe hablar por si misma; no necesite un título de “autenticidad”. Mientras tanto, autenticidad está “socially constructed”(Portnoy, 3). Es algo subjetivo y abierto de interpretación. ¿Cómo determina que es original? Wes Avila, dueño y chef de Guerrilla Tacos, cree que su comida es “autentico para mi”. Me encanta la definición de autenticad por el cocinero Rick Bayless: “authentic cooking means using traditional ingredients and techniques that express ‘the spirit of a particular people’”(Portnoy 4). Además, la comida es una forma de comunicación y un símbolo de identidad. Según Sylvia Ferrero, “ethnic food is also a vehicle for understanding the practices of ‘home cooking’, where food practices represent a symbolic and cultural connection with the homeland” (Ferrero, 194).

Cielito Lindo, un restaurante famoso por sus taquitos, es el icono de la calle de Olvera. No es posible evitar este restaurante: los colores brillantes, el sonido de crujido, el olor de carne y tortillas. Pienso que una consigna del restaurante es “simple”. Tiene un menú simple. La presentación de la comida es simple. En este caso, simple es bueno. No querría desmerecer los sabores y la historia de los platos. Hace las tortillas de materias primas y usa aguacates maduros por su salsa de aguacate famoso. Cielito Lindo ha continuado usar la misma receta desde el restaurante abrió en la calle de Olvera. Este práctica reitera las palabras de Ferrero. No pudo probar los taquitos, así que pedí el burrito de soyrizo y papas.

Cuando visité Boyle Heights, fui a dos restaurantes: Marisco Jalisco y Milpa Grille. Los dos son muy diferentes pero tienen una semejanza subyacente. La comunidad y la gente son el punto de fuga. Para Mariscos Jaliscos, el dueño, Raul Ortega, se apega a sus raíces mexicanos y sirve marisco delicioso en una manera tradicional pero no convencional. En el artículo “How America Beacme A Food Truck Nation”, Ortega dijo “we do the shrimp tacos the way we did them in San Juan de los Lagos. Everybody associates seafood with the ocean, but my hometown is not by a beach. I’m going to keep the recipe in the family, with my daughters”. A primera vista, la lonchera modesta no parece especial; sin embargo, Mariscos Jalisco da sus clientes una experiencia. El servicio de atención al cliente era buena y la comida era fenomenal. Pedí el cajero si tienen opciones veganas y me recomendó algo que no estaba en el menú. Comí una tostada cubierto de aguacate fresco y un pegote de su salsa de taco famosa. La aguacate suave felicita a la tostada crujiente y la salsa añade sabores dulces y picantes. Por no hablar de la frescura del cilantro era increíble. La frescura elevaba el plato.

¡ La tostada magnífica!

Milpa Grille, también, no es convencional pero mantiene raíces firmas en la historia de comida mexicana. El restaurante está en el calle de Cesar Chávez, el corazón de Boyle Heights. Milpa Grille enfoque en una versión de comida de México precolombina. El menú presenta ingredientes conocido como “tres hermanas”. Maíz, frijoles y calabacita eran las comidas principales para los mesoamericanos. No tenían arroz, cual volvía un parte grande de la comida de México hoy. Entonces, es un poco extraño se acostumbra. La dueña Deysi Serrana insiste en sirviendo platos deliciosos y saludables a la comunidad. Además, quería sus clientes proba la historia. Cuando visité, Deysi hizo un tazol pequeño vegana para mí. Lo me recordé de la cena que cocino típicamente, pero con más sabores por supuesto. El maíz y la calabacita eran chamuscados y tenían un sabor ahumado. Espolvoreado con zanahorias y pimientos, los frijoles negros eran encantadores. Para completar el plato, habían cebollas de vinagre. ¡Regresaré indudablemente!

El Hogar Es Donde La Comida Está: Cómo Chichen Itzá Hace Ambos Mexicanos y Visitantes Sentirse En Casa (Por Emily Stallings)

Si mi acento sureño no era obvio, soy de Dallas, Tejas. He estado exponer a comida Mexicana todo de mi vida; o así que pensé. Fue acostumbrado a “los platos combos” a los restaurantes “Tex-Mex” que aseguraban a crear comida tradicional de México. Mientras no pienso que mentían sobre la calidad de sus comida, la no fue tan pura a sus raíces de México como podría ser; pero en ese entonces, no sabía nada mejor. La cocina de México que había probado era simplemente una recreación estadounidense y no ya había descubierto el gusto verdadero de la gastronomía de México.

Chichen Itzá está ubicado en El Mercado de la Paloma, en próximo de USC. El Mercado de la Paloma contiene varios restaurantes de diferentes antecedentes culturales. Hay una mezcla de culturas que forma una ambiente de bienvenida. A las cuatro de la tarde, el mercado no era muy ocupado pero todavía había gente disfrutando la comida y el ambiente. Cuando entré el mercado, a primera lo era muy tranquilo, pero en el fondo oía parloteo bajo y los sonidos de una cocina: ruido metálico y estufas chisporroteantes. Con raíces en la región de Yucatán, Chichen Itzá tiene un menú que emula la cultura de la región. Unas de las temas del restaurante es asegurar que tener los ingredientes mejores así que puede aumentar la calidad de su comida. Generalmente cuando restaurantes o supermercados usan ingredientes frescos y de buena calidad, ellos cobran mucho dinero por sus productos. A Chichen Itzá, sin embargo, ofrece precios razonables y baratos, relativamente, por comida apetitosa y fresca.

“Tradicional, autentico y hecho en casa” son las palabras que Chichen Itzá sigue religiosamente en orden producir sus clientes con una experiencia de comida especifica y única. Desde el momento que caminé encime del Mercado de la Paloma, sabía que encontraría comida con sabores increíbles y una historia rica. Una manera en que el restaurante preserva su identidad cultural es por recibiendo ingredientes directo de México y haciendo otros de materias primas cada día. La frescura de los ingredientes es excepionalmente evidente en su tortillas. Algo tan simple como una tortilla de maiz tiene capas. Estas tortillas tienen una textura fenomenal; no rancio y no empapado. No es posible que sus tortillas se queda sentado por mucho tiempo; la frescura está encima del gusto. Además, el arroz tenía una frescura increible. Parece que muchos resturantes no ponen mucho tiempo en sus platos acompañimientos. Por ejemplo, el arroz típicamente está seco y recocido. A Chichen Itza, los cocineros tienen cuidado en todos sus platos, como si los sean familia. Ellos no ignoran ningún plato; todos son importantes.

En total, mi amigo y yo pedimos los panuchos, dos tacos de pollo asado, la ensalada de jicima y naranja, frijoles negros y arroz.

A mi sorpresa, la comida fue mas allá de todas mis expectativas. Platos tradicionales de Yucatán incluyen panuchos, huevos motuleos y pibil. Típicamente, estos platos tienen carne como pavo y pollo, además de huevos. Como una vegana, era desafortunada que no podía probar muchos de los platos. Por suerte, Chichen Itzá ofrece opciones veganas! ¡Que chévere! Entonces, podía probar los panuchos sin el pavo. ¡Dios mío, era contenta que la cajera me los recomendara! Nunca olvidaría mi primero panucho. Mi boca está salivando como pienso sobre lo: los bordes tostados de las tortillas, rellena con los frijoles negros refritos y espolvoreada con capas de repollo muy dulce y jugoso y cebolleta de vinagre que añade una golpe de picante que no fue detectable hasta el bocado segundo. Y si ese no fue bastante, la tira de aguacate era como una cereza encima de la copa helada.

La enslada jugosa

Dado el región aislado de Yucatán, la cocina Yucatán fue influido por los europeos y tiene raíces profundas de la cultura Maya. De los europeos, la cocina Yucatán adopta sabores cítricos. Este puede ser visto a Chichen Itzá en su ensalada de jícama y naranja: lechuga mojada cubierto con una colina de jícama, naranjas sensuales que dejan jugo goteo abajo tu mentón, y un sutil aderezo de lima que trae el plato junto. Como si ese fuera poco, hay pimienta de cayena espolvorean sobre la ensalada, dando el cliente la cantidad perfecta de especia para felicitar a los naranjas dulces.

Autenticidad es una palabra complicada y delicada. Como dice Ken Albala, el autor de Three World Cuisines, “To claim a single “correct” form of any dish is to suggest stopping evolution; it is to destroy the very process that brought the dish into being in the first place”. De esta manera, mientras Chichen Itzá dice que sirve la cocina de México autentico, cocinero y dueño Gilberto Cetina usa un toque de su propio singularidad con recetas tradicionales para producir una experiencia que los clientes no puedan encontrar en otro lugar. Además, Chichen Itzá ofrece servicio amable y respetuoso. Después de pidiendo a la caja registradora, saqué mi número y elegí mi propia mesa. Fue sorprendido cuando una camarera me trajo servilletas y cubertería. Como agradecía a ella, me sentía que estaba en la casa de una amiga.

Chichen Itzá significa la boca del pozo en la lengua de Maya. En la península del este de México, Chichen Itzá es un monumento religioso que representa la cultura y los logros de los Maya. Había ríos debajo el monumento que lo mas probable producen un fuente de agua para la ciudad. Como resultado, el sitio de Chichen Itzá era una manera para los Maya se congregaban. El restaurante de Chichen Itzá tiene un papel similar. En Los Ángeles, donde 4.9 millones latinos viven y 78 por ciento son de México, es importante que los individuos mantengan una conexión con sus raíces (Portnoy, 3). Chichen Itzá permite Latinos viviendo en Los Ángeles a dar una muestra del hogar.

Estómagos satisfechos!

No puedo esperar para encontrar otras gemas escondidas en Los Ángeles que esperan pacientemente sus descubrimiento!