Cultural appropriation of the culinary variety (Por Dani Endlich)

Why is cultural appropriation of cuisine an issue?

The question of who can cook cuisines of other cultures and label it as authentic has been a part of an ongoing conversation in the fields of culinary arts and cultural appropriation for several years now, as I believe it should be. While appropriation of cuisine is inevitable, and shouldn’t be completely avoided, as that would be a hindrance on the productivity of cuisine as an art form, the outright appropriation of a culture’s cuisine, on the whole, is wrong for a number of reasons, in my opinion.

One reason why stealing a culture’s cuisine and selling it as authentic is problematic is due to the appropriators themselves. In most cases, those who appropriate are from a more powerful, dominant culture which has a history of subverting the culture from which the cuisine is stolen. When those from dominant cultures steal a culture’s cuisine and then profit from it, this is just another way in which this culture subverts and asserts dominance over the other culture.

Rick Bayless is one of the most controversial examples of appropriative chefs. While he has the best intentions at heart, and while he has done a great deal of research to ensure that his Mexican food is as authentic as it can get, the outcomes of his actions are still much less than ideal. I agree with Gustavo Arellano when he says that Bayless’ success is a result of his privilege, which is much more than many Mexicans or Mexican-Americans could say. It bothers me that Bayless cannot admit that he inherently has this privilege, being a White man from the U.S., and I think that his lack of admittance on any front is disrespectful to the Mexican chefs that he has inadvertently displaced in his colonization of their food.

Another reason why cultural appropriation of cuisine is such an ongoing issue is because of the representation it takes away from the appropriated. When a dominant culture has the power to represent a culture’s cuisine to the rest of the world, it runs the risk of botching the world’s impression of the cuisine and thus the cuisine’s culture, if they do not represent the culture correctly. As we have seen in the false authenticity throughout Mexican restaurants in L.A. that cater to expectant tourists, this is a very real threat to the vulnerable, appropriated communities. When their identities are reduced to a tourist trap run by someone outside of their culture, the appropriated are ultimately seen as much different than they are in reality.

This is the reason why the students at Oberlin College were upset with their dining halls’ appropriative meals. They came to the dining hall expecting the traditional meals of their homelands, but instead, they were met with cheap renditions that still claimed authenticity. As Tomoyo Joshi said…

“When you’re cooking a country’s dish for other people, including ones who have never tried the original dish before, you’re also representing the meaning of the dish as well as its culture…So if people not from that heritage take food, modify it and serve it as ‘authentic,’ it is appropriative.”

My experience with cultural appropriation of cuisine

The majority of my personal experience with appropriated cuisine has hardly been as outright as the example of Rick Bayless, but after learning more about the subtleties of appropriation in the form of translation, fusion and smaller modifications to a cuisine, I have noticed that appropriation is all over.

Translating a cuisine, as Bayless said, is a way of making a foreign dish understood. While I can agree that this is an integral part to encouraging a richer appreciation of a cuisine, I also agree with Professor Ray when he says that in this translation, an aspect of the cuisine’s true meaning and identity is lost. The translating of Mexican food is all too common in the white-washed Mexican restaurants of Los Angeles, such as El Cholo, where their menu items cater directly to Anglo tastes, rather than sticking to true tradition. These traditional recipes have been translated so heavily that they are virtually unrecognizable to Mexicans themselves – a fact which is upsetting considering how their representation via cuisine is surely misleading and/or tarnished.

Fusion restaurants are another, relatively new phenomenon that have joined the conversation on cultural appropriation. Kogi and Guerrilla Tacos are two examples of fusion that I’ve encountered this semester, and while I can see how the idea of fusion can cause controversy, I am certainly not opposed to it outright. As I stated at the beginning, I think that the inspiration and the act of sparingly borrowing from other culture’s cuisine is not necessarily a colonizing act. As long as a chef is not seeking to represent the culture with a recreation of an “authentic” cuisine, I think the harm done to the culture is negligible. In the spirit of cuisine as an ever-evolving form of art, I believe that the inspiration from other cultures is expected and should not be overtly discouraged, otherwise, how can cuisine move forward in new and innovative ways? The culinary geniuses at Kogi and Guerrilla are certainly not occupying the space of an entire culture’s identity, but rather, they are building on their own knowledge, and respectfully gathering practices from other cultures.

With increasing globalization making our world smaller and smaller, appropriation is an unfortunate inevitability, but if it must happen, it must be done in a respectful way, that does not colonize a culture or misrepresent it entirely.

Los Ángeles: La Ciudad de Fusión (Por Dani Endlich)

Fusión en Los Ángeles

En mi propia experiencia, así como también lo que aprendí en esta clase, es muy evidente que Los Ángeles es una ciudad llena de fusión, donde hay una gran mezcla de personas, culturas y comida. En Los Ángeles, la diversidad de estos aspectos y sus interacciones entre ellos aseguran que esta ciudad tenga una gran cantidad de fusión. Hemos visto la mezcla de personas y culturas durante varios siglos en Los Ángeles, pero la fusión en la cocina es un concepto relativamente contemporáneo, y básicamente significa una cocina que incluye aspectos de dos o más cocinas culturales.

Una razón para la culminación de comida de fusión es la globalización, que está muy presente en Los Ángeles, con su gran población de inmigrantes de todos partes del mundo. Según Bill Esparza en el vídeo “Globalization Impacts Cuisine,” estos grupos de inmigrantes están usando ingredientes de California en las recetas de sus culturas, y esta causa la creación de nuevos tipos de cocina.

“We’re seeing this emergence of a new type of cuisine, taking local L.A. products and California cuisine, and they are using the foods from their childhood with new ingredients… And so they’re coming up with better skills, and by doing that they’re actually contributing to the economy, and they’re really contributing to the wonderful dining experience we have in Los Angeles…the people that are coming here, they’re going to become the new leaders of cuisine.” – Bill Esparza

Personalmente, yo no había encontrado comida de fusión hasta que me mudé a Los Ángeles para la universidad hace tres años. No fue una coincidencia que mi primera experiencia con la comida de fusión fue con tacos de fusión asiáticos. Los tacos incluyeron ingredientes como pescado, camarones, y carne cocinado en un estilo asiático, y las coberturas incluyeron ensalada de col y salsas asiáticas, como Sriracha. Después de esta experiencia, yo veía muchas restaurantes que servían comida similar – con una fusión de comida de América Latina y comida de países asiáticos.

Entonces, cuando leí la lectura “Roy Choi, Ricardo Zárate, and Pacific Fusion Cuisine in Los Angeles”, no me sorprendió saber que los primeros ejemplos de restaurantes de fusión comenzaron en Los Ángeles, y que también eran el mismo tipo de fusión. Estos restaurantes, como Kogi y Mo-Chica, tenían las condiciones perfectas para llegar al mundo de cocina por Los Ángeles. Según la lectura, Los Ángeles era un lugar ideal para la culminación de la cocina de fusión:

“…ethnic enclaves of Koreans, Mexicans, and Salvadoreans living in very close proximity and the financial crash and recession of 2008, which inspired residents to search for alternatives to high-end dining—created a unique environment that encouraged Choi and Zárate’s initial success. Equally important for their success was the status of Los Angeles as a global city that was integrated into circuits of migration, transnational restaurant markets, and global culinary fashions.” (pg. 2)

Con todo, la cantidad de diversidad, junto con las condiciones económicas y culturales en eso tiempo, hicieron el ambiente perfecto para los comienzos y la prosperidad de la cocina fusión.

 

Mi Experiencia Personal con Fusión

Para mí, restaurantes fusiones como Kogi y Guerrilla Tacos encarnan Los Ángeles. En la forma de comida, estos restaurantes muestran la diversidad y el intercambio de ideas entre los tipos de personas aquí. En esta manera, la comida fusión, sin duda, define lo que significa vivir en Los Ángeles – la ciudad de la fusión.

Los tacos que Guerrilla servían durante la semana
Visitando Guerrilla Tacos en Silverlake

Para tener más experiencias culinarias con la fusión en Los Ángeles, fui a algunos restaurantes de fusión. El primer restaurante fue Guerrilla Tacos, que es una lonchera que sirve tacos callejeros con ingredientes de alta calidad, que son muy diferentes que los normales. Yo pedí dos tacos, un con el pescado “porgy” y un con camarones, que se llama “shrimp a la diabla”,ambos servidos en tortillas negras. ¡Los tacos fueron algunos de los mejores que yo he comido en mi vida entera! La carne del porgy y camarones fue sazonado perfectamente, y las salsas equilibran el sabor con una buena cantidad de ácido y picante. Con mi agua fresca, la dulzura también ayudó el equilibrio de sabores en la comida. Después de comer los tacos, yo comprendí por que cuestan mucho más que los tacos callejeros normales.

Yo con la comida de Katie, las salsas en la mesa, y nuestras bebidas “lassi”
Mi quesadilla con pollo de tikka masala

También fui a 23rd Street Café, que sirve fusión de México y India. Fue muy interesante ver esta fusión, ya que la comida de estos países es muy diferente y tan lejos en la distancia. Pedí la quesadilla con pollo en el estilo “tikka masala”, además de una bebida que se llama “lassi” (tiene un base de yogur) en el sabor de mango. La quesadilla fue muy rico, particularmente el queso, pero deseo que hubiera habido menos queso y más pollo; el equilibrio de estos ingredientes no fue muy bien. En la mesa, el restaurante ofrece dos salsas. Me parece que una es de México – fue similar a salsa verde que se puede encontrar en restaurantes mexicanos – y la otra es de India porque los sabores asemejaron el “flavor principle” de las comidas mexicanos e indias. La bebida “lassi” fue similar a un batido de frutas, pero con más lácteos. Entonces, no fue muy refrescante junto con el queso. En mi opinión, la comida fue buena, pero la fusión no funciona tan buena como en Guerrilla Tacos.

 

La comida central de nuestras identidades: Houston, Texas versus El Salvador y sus influencias (Por Dani Endlich)

La mezcla de las identidades en la comida de mi familia texana

En cualquier sábado en mi casa en Houston, Texas, se puede encontrar a mis padres cocinando en la cocina por la noche. Con la música de Johnny Cash y Marty Robbins, cantan y bailan juntos mientras preparan la cena para mis hermanas y yo. Mis padres tienen algunas comidas que son sus especialidades, y cuando regreso a casa durante las vacaciones, siempre las hacen para mí. Muchas de estas comidas tienen orígenes en México, pero cada uno tiene un toque de Texas, así como una adición de mis padres. Creo que esta mezcla de sabores es una buena representación de mi familia: tenemos herencia mexicana, de la cual estamos orgullosos, pero nuestra familia ha vivido en Texas durante más de un siglo, así que con mucho gusto abrazamos la cultura de los Estados Unidos y su comida.

Los tacos de carnitas de mi familia

Similar a la descripción de tamales en la cultura Azteca, como describe Pilcher en Qué vivan los tamales, mi familia tiene algunas comidas que comemos para ocasiones especiales. Muchas veces hacemos tacos de carnitas, con queso fresco, cilantro, cebolla, aguacate, salsa mexicana, y jugo de lima. Cocinado en un “slow cooker” con ingredientes inusuales, como una lata de cerveza y el jugo de una naranja, estas carnitas no son auténticamente mexicanas, sino que son auténticamente “Tex-Mex”.

También, tengo recuerdos vívidos de mi papá cantando la canción “El Paso” por Marty Robbins mientras preparando margaritas al lado de mi mamá. Esta canción siempre me recuerdo de mi papá porque él es de El Paso, y porque, como mi papá, la canción tiene influencias de México y el oeste de Texas. La receta de estas margaritas tampoco es una receta mexicana habitual, ya que incluye una botella de Corona, jugo de lima del concentrado y un poco del refresco 7-Up, además de probablemente demasiado tequila.

Recuerdo muchos casos en los que mis padres prepararon los tacos de carnitas y las margaritas para una gran reunión de familiares y amigos. Todos comen en la cocina, con muchas sillas añadidas a nuestra mesa de comedor ya grande. Escuchamos música country antigua mientras nos ponemos al día, hacemos bromas y nos emborrachamos. Comemos más tacos de los que podemos contar, y tenemos que seguir haciendo más rondas de margaritas. Eventualmente, todos bailan y cantan mientras mis tíos tocan la guitarra. Estas imágenes, en mi mente, son el epítome de mi familia, una familia principalmente estadounidense que ama sus raíces mexicanas y la comida mexicana, pero le encanta ser texana más.

 

Pupusas: una comida central a la identidad salvadoreño

Al aprender sobre las cocinas importantes en las culturas hispanas, he notado que cada región y nacionalidad tiene comidas que son similares a la tradición de mi familia de tacos de carnitas y margaritas. Por ejemplo, en El Salvador, las pupusas son muy central a la identidad del país, y se puede encontrar a muchas pupuserías en Los Ángeles, en particular. Un puesto en Grand Central Market, que se llama “Sarita’s Pupuseria” sirve pupusas de muchas variedades. Las pupusas están hechas con gruesas tortillas de maíz, rellenas con un relleno salado. Rellenos tradicionales incluyen el queso, frijoles y carne de cerdo, y el plato se sirve típicamente con una guarnición de ensalada de repollo. Aunque El Salvador es conocido por pupusas hoy en día, no siempre han sido tan notables en la cultura salvadoreña, ni han sido las mismas pupusas que conocemos en la actualidad.

Las fronteras y la cocina de El Salvador y las pupusas

En la lectura “Foods and Borders: Ethnicities, Cuisines, and Border Crossings”, el autor, E.N. Anderson, analiza los diferentes tipos de fronteras que afectan las cocinas de muchas naciones y culturas diferentes. Un tipo de frontera es la frontera temporal, que se refiere al cambio de cocinas a través de la historia debido al comercio y control de tierras, por ejemplo. Otro tipo de frontera es la frontera espacial, que representa el efecto de la geografía en los tipos de cocina.

En el caso de pupusas, los salvadoreños las han comido por aproximadamente dos mil años, pero las pupusas han cambiado mucho. Según el artículo “Historia de la pupusa salvadoreña”, la pupusa precolombina era vegetariana y tenía forma de media luna. En el año 1570 la carne se había incorporado al relleno. Al fin de la década de 1940, las pupusas todavía no estaban extendidas en todo El Salvador, y se localizaban principalmente en las ciudades centrales. No fue sino hasta la década de 1960 que proliferaron las pupusas en todo el país y en las zonas vecinas de Honduras y Guatemala, a veces con variaciones en la forma, el tamaño o el relleno. En la década de 1980, la guerra civil salvadoreña forzó una migración salvadoreña a otros países, principalmente a los Estados Unidos. Los inmigrantes trajeron el plato a la mayoría de las áreas de los Estados Unidos, especialmente a Los Ángeles. El tipo de pupusa que conocemos en Los Ángeles es el tipo que venden en Sarita’s Pupuseria, que se puede ver en las fotos de abajo. Esta evolución de la pupusa muestra cómo las fronteras temporales y espaciales pueden afectar y cambiar las cocinas.

El “core”, “periphery”, y los “world systems”: su relación con las pupusas

Anderson también discute la idea de el “core” y “periphery”, que se relaciona con los “world systems”, que él define así: “a collection of polities that trade and interact enough to form a single network” (194). En su definición, Anderson dice que el “core” consiste de los ricos grupos de entidades políticas que dominan el comercio, mientras el “periphery” consiste de las diversas áreas que están económicamente desfavorecidas o marginadas; a menudo son dependientes o políticamente débiles.

Según esta idea, El Salvador es parte del “periphery” porque no tiene mucho poder en el mundo y tiene una economía débil, entre otras cosas. Sin embargo, desde las pupusas han llegado a los Estados Unidos con inmigrantes salvadoreños, se han vuelto extremadamente populares, que es evidente a través de docenas de pupuserias solo cerca de la USC, así como los cientos de reseñas escritas sobre Sarita’s. Dado que los EE. UU. forman parte del “core”, la presencia de pupusas en los EE. UU. debido a la inmigración muestra el poder y el estilo de vida ideal que EE. UU. ofrece a los inmigrantes.

 

Pensamientos finales

Finalmente, Sarita’s Pupuseria es un ejemplo de una pupuseria salvadoreña generalmente auténtica. Aunque se encuentra en un mercado turístico, las pupusas están hechas en la misma manera como en El Salvador, con los mismos rellenos y coberturas. Sin embargo, estas pupusas de Sarita’s tienen un toque moderno y Angeleno. Por ejemplo, ahora Sarita’s ofrece la adición de albahaca. Considerándolo todo, Sarita’s es un buen ejemplo de un restaurante auténticamente salvadoreño, que representa muchos aspectos de la evolución de la comida por la evolución de El Salvador y sus ciudadanos.

 

La Fantasía del Pasado Español en todos lados de Los Ángeles (Por Dani Endlich)

Cuando fuimos a LACMA, fue muy interesante ver la variedad de ejemplos de los conceptos de las lecturas sobre la fantasía del pasado español en California. Hubo muchos artículos que me impresionaron, pero me gustaría discutir dos obras en particular para demostrar los conceptos.

La primera cosa que voy a discutir es el concepto del renacimiento del diseño y la arquitectura de los Mayas por las obras de Frank Lloyd Wright. Wright era un arquitecto muy famoso durante la primera mitad del siglo 20. Sus obras, como la Casa Ennis y la Casa Hollyhock en Los Ángeles, son ejemplos tempranos de una tendencia de diseño en el estilo Maya, y se puede ver fotos de algunas de sus obras así en LACMA.

Estas obras de Wright y otros en los años veinte y treinta tienen diseños muy comunes de las Mayas, como glifos, líneas, y ángulos en edificios con fachadas apiladas. Por ejemplo, estas obras de Wright se parecen a El Castillo en Chichén Itzá. Estos ejemplos muestran la influencia del “Spanish Fantasy Past” en la arquitectura por la apropiación del estilo Maya porque los apropiadores tenían una idea muy sesgada de los Mayas. Ellos admiraban a los Mayas por su cultura y arte interesante, pero el uso de sus íconos, etc. ignoraba los aspectos más crueles y violentos de la cultura Maya.

El segundo artefacto que se destacó para mí fue el cartel de la Isla Catalina. En el cartel, hay un edificio en el estilo de los misiones, con estuco blanco y un techo rojo. También hay mucho follaje y palmeras – imágenes que se asemejan a la idea exótica de las influencias hispanas en California. Algunas personas en el cartel llevan ropa tradicional y estereotípico de México. Por ejemplo, las mujeres llevan vestidos bordados y vistosos, con flores en el pelo, mientras los hombres llevan sombreros tradicionales y uno de los hombres toca la guitarra. Otras personas en la foto llevan ropa normal de la época, y ellos interactúan con los hispánicos. Fue interesante ver como Catalina estaba anunciado en el pasado porque, hoy en día, no pienso así sobre Catalina. Este cartel es un buen ejemplo de “the Spanish Fantasy Past” porque anuncia una experiencia “español” que no es precisa, pero está idealizada y romantizada.

El cartel de la isla Catalina

Mi experiencia en aprender sobre “the Spanish Fantasy Past” me recordó de los restaurantes y las atracciones históricas en los Estados Unidos que ofrecen experiencias “autenticas”, pero la realidad es que ofrecen experiencias turísticas y estereotípicas. Por ejemplo, la Calle Olvera en el centro de Los Ángeles y el restaurante El Cholo son lugares “mexicanos” muy famosos, y se presentan como auténticamente mexicanos, pero no es el caso.

En la Calle Olvera, hay muchas vendedores vendiendo objetos estereotípicos de México, como las sudaderas de Baja, los letreros con dichos cómicos en español, y la ropa “tradicional” de México. También, los restaurantes en la Calle Olvera tienen aspectos similares: ofrecen comida “autentico”, pero su comida es muy diferente que la comida de México. Por ejemplo, El Cielito Lindo es un puesto de comida en la Calle Olvera que es muy famoso por sus taquitos. Estos taquitos no son de México, sino Los Ángeles, donde los dueños decidieron hacer versiones más pequeñas de flautas. La verdad es que los mercados y los restaurantes típicos en México no tienen cosas así, y por esto, la Calle Olvera es un ejemplo de un lugar que representa “the Spanish Fantasy Past”.

Asimismo, El Cholo se presenta como un restaurante histórico y por lo tanto auténtico. El estilo del restaurante es “tradicional”, con arcos, paredes que se asemejan a estuco, y tejas de techo tradicionales. Los meseros llevan ropa tradicional, y hay fotos nostálgicos en las paredes. Sin embargo, hay aspectos que son más americanos, como el uso de ladrillo. El menú tiene muchas opciones que están americanizado. Por ejemplo, las combinaciones y el chimichanga no son comidas típicas de México.

El Cholo y la Calle Olvera no son auténticos y están blanqueados, que es evidente por su exceso de aspectos estereotípicos de México que no son precisos. Lo que estos lugares ofrecen es una experiencia que sirve a las turistas y americanos que todavía creen en “the Spanish Fantasy Past”. Este es un buen ejemplo de “staged authenticity,” que Sarah Portnoy describe así: “an idealized, romantic version of a particular culture and cuisine that is pleasing and exotic to the consumer, such as wall paintings of a fictionalized landscape or pretty costumes worn by the waitresses.”

Aunque estos lugares empezaron con orígenes verdaderos mexicanos, ambos han cambiado con el tiempo para agradar y atraer a los clientes blancos. Si ellos no han desarrollado para esta razón, ellos habrían tenido problemas para ser aceptados y exitosos en la comunidad. En el artículo “Comida sin Par”, Ferrero dice: “For Anglos, eating and purchasing food in downtown and certain áreas of East Los Angeles often means having to overcome negative conceptions of class and ethnic discrimination.” Esta cita me recuerda de los restaurantes blanqueados porque me parece que tienen que adaptar para asegurar que sus clientes blancos son cómodos.

Creo que estos sentimientos de incomodidad de los Anglos tienen sus raíces en el racismo latente del pasado. Por ejemplo, las pinturas castas en LACMA demuestran la jerarquía de las razas en el Nuevo Mundo en el siglo 18. Las pinturas muestran personas con piel más clara llevando ropa extravagante, rica, y florida, mientras la gente con piel más oscura llevan ropa más simple, y ellos parecen pobres. La conexión entre el color de la piel y el éxito financiero y el respeto en la sociedad está demostrado en esta pinturas, y estas ideas han tenido un impacto en nuestra sociedad, incluso hoy en día, aunque es menos obvio o directamente.

Para concluir, la idea de “the Spanish Fantasy Past” es evidente en todos lados de Los Ángeles, ya sea en arte o en restaurantes. El blanqueo del pasado verdadero ha tenido lugar debido al racismo y el poder de los blancos en los Estados Unidos sobre los mexicanos e indígenas.

 

 

Cocina tradicional Yucateca en el Chichén Itzá de Los Ángeles (Por Dani Endlich)

Solo minutos desde USC, hay un mercadito llena de colores, vendedores graciosos, y comidas increíbles que se llama Mercado La Paloma. Mis amigas y yo decidimos ir allí porque nada de nosotras habían probado la comida desde el restaurante Chichén Itzá, que ofrece comida tradicional desde Yucatán, una región de México en la península. El nombre del restaurante proviene del famoso templo Maya en Yucatán. La comida de Yucatán es distinto de la comida del resto de México porque tiene influencias de las tradiciones mayas, así como del Caribe, España, el norte de África, el Medio Oriente y otras partes de México. Estábamos emocionados de probar esta comida nueva, y nos pusimos de humor para nuestra aventura de comida hispana con nuestra música favorita en español del momento, como las canciones de Natalia Lafourcade y Ana Tijoux.

Mis amigas, Erin, Courtney y Katie entran el Mercado La Paloma.

 

Al llegar fuera del mercado, me alegré de ver que pudimos estacionar nuestro coche fácilmente. Estacionar un automóvil en Los Ángeles es un problema que me estresa constantemente, así que me alegré de que nuestro viaje al mercado no se había visto afectado por eso. Cuando entramos al mercado, fuimos recibidos por los colores brillantes de las tiendas, las decoraciones de papel picado y los manteles de Chichén Itzá. Un hombre amistoso sentado en una mesa cerca de la entrada sonrió y nos ofreció muestras de pastel de queso mascarpone. Dimos un paseo por el mercado antes de entrar en la fila en el restaurante, y nos encantó por los hermosos artículos para la venta y la variedad de la cocina.

Los colores brillantes del mercado.

Aunque mis amigos y yo visitamos el mercado a una hora inusual para comer, ya había muchos clientes comiendo en las mesas y esperando en la fila – esto me aseguró que la comida era deliciosa. Todos los clientes eran diferentes tipos de personas de diferentes grupos demográficos, y noté esta diversidad, que el propietario, Gilberto Cetina, dijo que proviene de la combinación de yucatecos, mexicanos y anglos, principalmente de USC.

La fila en Chichén Itzá.

Nos unimos rápidamente a la fila y comenzamos a leer el largo menú. Pedí primero, y escogí el “Poc Chuc” de la parte “Platos Fuertes” del menú, donde la comida se describe así: “Rebanadas finas de hombro de cerdo, cocidas sobre carbón de mezquite, marinado con jugo de naranja agria servido con cebolla roja asada, salsa de tomate asado, aguacate, puré de frijoles negros, tortillas de maíz y chorizo de longaniza hecho en casa.” Leí sobre este plato en la Red, y aprendí que el nombre del plato está compuesto por dos palabras mayas: “poc” significa tostar y “chuc” significa carbón. Debido a esto, esperaba que la carne tuviera un sabor ahumado. También pedí una bebida que se llama Jamaica, que es un tipo de té hecho con la flor hibisco, y es muy popular en México. El cajero fue muy amable y me felicitó por la correcta pronunciación de mi pedido.

El menú de Chichén Itzá.

Mis amigas pidieron después, y todas escogieron algo diferente para que pudiéramos probar muchos platos diferentes a la vez. Katie pidió la “Cochinita Pibil”, que es cerdo marinado al horno sazonado con achiote, jugo de naranja amarga y otras especias, tradicionalmente horneado en un hoyo, en hojas de plátano. Según el chef Gilberto Cetina, él imita el proceso de cocinar la carne en un hoyo en esta manera: él marina el cerdo por 24 a 36 horas, y luego pone la carne en un horno frío durante 10 horas con una bandeja de cenizas calientes debajo. Creo que es muy interesante y impresionante cuando los chefs pueden recrear platos tradicionales usando diferentes procesos de cocción.

Luego buscamos una mesa, y finalmente escogimos una mesa larga que compartimos con múltiples grupos de personas. Me encantó la idea de compartir una mesa con otros porque parece que todos compartimos una experiencia, aunque somos extraños. Entonces, un mesero me trajo mi bebida y comida muy rápido, y yo quedé impresionado de inmediato por la presentación, los olores y la frescura de los ingredientes en el plato.

Pedí el “Poc Chuc”.

Incapaz de esperar a que mis amigos reciben su comida, probé mi primer bocado, que yo compuse cuidadosamente para incluir la cantidad máxima de sabores. Una explosión de sabor ocurrió en mi boca: el cerdo estaba perfectamente sazonado, salado con un acabado ácido, equilibrado por el puré de frijoles negros y la salsa de tomate. En mi próximo bocado, incluí todos los ingredientes en una tortilla recién hecha y muy caliente, y la calidez de la carne y la tortilla, así como la picante del chorizo fueron poderosas, pero también se desvanecieron con la frescura del aguacate y las cebollas. El equilibrio en sabores, temperaturas y texturas fue perfecto.

Por supuesto, también probé la famosa salsa habanero, que salió de la botella muy lentamente – cuando me di cuenta de esto, supe que el calor de esta salsa era serio. La salsa era muy picante, y bebí mi jamaica más rápido de lo que esperaba, así que tuve que tomar una taza extra de agua para terminar mi comida. Aun así, la salsa era deliciosa y complementó muy bien la carne.

Erin y yo con mi comida y la famosa salsa habanero.

Después de mi visita a Chichén Itzá, yo estaba muy satisfecho y lleno, y no me sentía cansado o débil en absoluto. En general, ¡la comida fue increíble y ya no puedo esperar para llevar a mis amigos de vuelta para comer más deliciosa comida yucateca!

Toda de nuestra comida, incluyendo la Cochinita Pibil y el Tikin-Xic.