Blog #6: La exploración de culturas diferentes a través de la comida

Por: Camille Stafford

¡Me encanta este clase!  Mi momento favorita durante el semestre fue el proyecto sobre Oaxaca.  Las aventuras con Emily y Lucy eran muy divertidas y chistosas.  Tuvimos un tiempo excelente recogiendo información sobre las restaurantes oaxaqueños en Los Angeles.  La experiencia en El Valle Oaxaqueño era algo muy emotiva para yo.  Me encanta la historia del dueño, Arturo Aguilar.  Abrí mis ojos de la comunidad especial donde estoy viviendo y la importancia de las relaciones personales. 

Emily, Lucy, Arturo Aguilar y yo en El Valle Oaxaqueño

Aprendí sobre una comunidad y en una manera fue un tipo del turismo cultural.  Yo visite a restaurantes con Lucy y Emily y nosotras probamos comida de Oaxaca para aprender más sobre la cultura y practicas culinarias.  Yo pienso que el turismo culinario es algo positivo.  Provee la oportunidad para comunidades locales y turistas a compartir ideas, lenguas y por supuesto comida con uno a otro.  Con buenas intenciones, sería algo invaluable para hacer estos conexiones entre personas.    

La comida es un vehículo para llevan a las personas. En un mundo más global la industria turística aumenta al economías y vendedores locales. Personas de alrededor del mundo viajen para probar comida de regiones específicos.  Por ejemplo, personas viajen a Italia para la pizza.  La salsa de tomate en una pizza solo está posible porque los españoles trajeron la salsa de México a Italia.  La comida es algo global y el turismo culinario apoyan a la celebración de regiones y sus ingredientes únicos. Comparten la cultura y alimentos básicos de un lugar con grupos de personas de otras partes del mundo con el resultado de la difusión de culturas. 

Comida de fusión como la fusion de este tenedor y cuchara

Mi experiencia personal con el turismo cultural fue unos años atrás cuando mi mejor amiga y yo viajemos a Francia.  Para nosotras, la comida fue un parte de la experiencia holística.  Nosotras querremos probar la comida tradicional como los caracoles, curassán, y mostachones pero donde y de cual restaurante no importamos. También queríamos el vino porque nosotras no somos legales para tomar en los Estados Unidos

Mi mejor amiga y yo tomamos vino blanca en Francia

Algo que me recuerda para el futuro es la importancia de hacer y explorar algo nuevo.  Los Angeles es un ciudad diverso con joyas escondidos.  Pienso que a través de este clase yo encuentro algunos de las joyas y quería aprender y visitar más.  De la clase aprendí mucha sobre la cultura latino americano en Los Angeles a través de la comida.  La comida es un elemento esencial de la vida y tenga el poder para educar uno a otros sobre las diversidades del mundo.  Estoy muy entusiasmada para continuar mi educación de la comida durante el resto de mi tiempo en Los Angeles.

¡Gracias clase para una experiencia maravillosa!

Blog #5 – Glass half full or half empty?

By: Camille Stafford

“Food is one of the purest and most intimate forms of culture”

– Brad Japhe (Munchies, 2017)

Our world has become so interconnected and cultures are constantly being diffused and shared as a result of globalization.  I believe that people should have the opportunity to represent the food of a culture or country.  Restricting the opportunity to cook food from a certain region based on race and heritage is limiting the potential of an individual and robbing society of a new culinary perspective.  It creates divisions in a world that is becoming increasingly codependent.  It is possible for a chef to prepare food and learn from a culture that is different than their own.  For example, Ricardo Zárate and Rick Bayless are both extremely successful chefs creating incredible food.  Zárate trained in England under a Japanese sushi chef and is responsible for creating dishes that incorporate his native Peruvian heritage with his Japanese style training.  Bayless, is a white American from Oklahoma who studied and traveled extensively in Mexico learning the cuisine to create and celebrate what he considered to be “the greatest cuisine on the planet.”

First – Ricado Zárate….Second – Rick Bayless…..Third – Wes Aliva

The art of cooking is a form of creative expression making it difficult to label someone’s individual perspective as appropriative.  For example, is Wes Avila’s modern, “Angelino” twist on the traditional taco an insult to Mexican culture or is it a young chef’s opportunistic ingenuity?  The answer to this question depends on the perspective of the reader and whether or not they see they world as glass half full or half empty.  The perspective of half full can see the opportunity in chefs from different backgrounds preparing different foods and “translating” food to expand culinary horizons.  Avila has translated the meaning of the taco from his personal Angelino perspective creating a unique and popular style of food.  Whereas, the glass half empty perspective has difficult seeing past traditional food being prepared by people of that ethnicity and when translated, the food loses its authenticity.

Un plato de Wes Aliva’s tacos de camote

Personally, it does not matter who is making the food. Good food is good food is good food.  In my hometown there is a deli, which is generally an establishment associated with American or Jewish families that is owned by an Asian couple.  They serve traditional “deli food” such as cold cuts, egg and tuna salads, sandwiches, and in addition, they have more traditional Asian food options such as teriyaki chicken that can be added or substituted with other menu items.  Their ability to make an excellent tuna salad sandwich is based on their ability to include ingredients in the proper ratio, not how American they are.  

El dueño de Promised Deli

This manner of thinking also translated into my perception of dining hall food at USC.  My expectations were relatively low considered it is a dining hall that is feeding an extremely large student population.  To my surprise it included a variety of options. Being from an Italian family I grew up with the staples of homemade sauces, meatball, and pasta, which were all offered as options at the USC dining halls. With that said, the quality and overall taste of the food was subpar compared to my mothers food, nonetheless I appreciated the effort the USC dining hall staff put forth to make sure students of different backgrounds were accounted for.  For this reason after reading the Atlantic article about students complaint with their ethnic food options, I’m sympathetic, however it is unfair to discredit the effort of the staff and university to try and provide for their students. 

Parte del menu para el USC Village Dining Hall
Un imagen del interior del USC Village Dining Hall

One staff member at Oberlin was quote saying, “I had never even heard or seen a chickpea before I started working here,” but she learned about the food because of her job.  Without anything more than a chickpea, this staff member learned something about a different culture.  Whether consciously or subconsciously, this worker made a small connection to another culture through food.  Food as a global commodity is a powerful unifier. Rather than criticize the inappropriate use of an ingredient, see it as an opportunity to teach other and share a piece of the world.  Whether or not dining halls are successful in their efforts to provide ethnic food is dependent on many factors and students should continue to voice their opinions with the understanding that universities are operating with a budget not dedicated entirely to food.

“I had never even heard or seen a chickpea before I started working here”

Member of the Oberlin College Staff

The practice of different food reaching an increasingly global market is present in restaurants all across Los Angeles.  For example, Grand Central Market in DTLA is home to a variety of ethnic and traditional American food.  A new fruit stand is expected to open in Grand Central Market that is an adaptation of the tradition fruit stands seen on the corner of many streets in Los Angeles.  This particular booth may be subject to “columbusing” because of the amount of media and attention that is already centered around the extremely popular market.  The attention is all of sudden being paid to a concept that has been a commonplace of Los Angeles street food for decades.  It is appropriated because street vendors are generally unacknowledged or less respected as a result of their location.  The new fruit stand has the potential to depreciate the value of fruit sold on the street corner because it will be catering to a majority of white patrons.  With that being said, I think the concept of food appropriation is about the mindset of the consumer.  I choose to say that there is a lot I have to learn about other culture’s customs, practices, idea, etc. and I accept it as a challenge to grow as a persona and contribute to our global society. 

Los Angeles – la ciudad del tercero mundo

Por: Camille Stafford

La globalización es un proceso cuando influencias internacionales empiezan a interactuar. Se refleja en practicas culturales como vestidos, idiomas, y la comida.  Los Angeles se define por la inmigración y se considera como el capital del tercero mundo.  Como Los Angeles tiene tantos inmigrantes, la economía depende en su labor.  Un buen ejemplo de la globalización en Los Angeles es Grand Central Market.  Hay puestos de comida de todos partes del mundo.  Para clase visite a Sarita’s Pupuseria, Valeria’s, y Villa Moreliana.  También hay puestos de helado, barbacoa, pollo frito, y bocadillos de mantequilla de cacahuete y mermelada. 

Un letrero en Grand Central Market

En contraste, el ambiente en Boyle Heights fue totalmente hispano.  Todos hablaron español y vendieron productos asociados con la cultura latina.  Las personas en los dos mercados eran muy diferentes.  En Boyle Heights el Mercadito era llena de personas y cosas latinas, pero en Grand Central Market había puestos más global y los consumidores latinos fueron la minoría.  Los letreros en Boyle Heights están pintados en la pared contra los letreros electrónicos con colores fluorescentes del Mercado Grand Central.  El Mercado de Grand Central sirvió una audiencia multicultural como el demográfico diverso de DTLA.  El Mercadito de Boyle Heights es menos conocido al publico afuera de la comunidad latina. 

Letrero afuera del Mercadito

Según el articulo de Portnoy-Pilcher, la comida fusión es el movimiento de influencias culinarias entre circuitos de cocinas.  En países que comparten una frontera la difusión de la cultura ocurre a través de los nuevos inmigrantes.  Específicamente en Los Angeles, la comida fusión tiene éxito porque ocurre en una comunidad del mundo.  Los coreanos, mexicanos, y salvadoreños viven cerca de uno a otro durante un tiempo de crisis económica.  Consumidores querían una alternativa a la comida caro.  El estatus de Los Angeles como una ciudad global es integrado en un circuito de migración, el mercado para restaurantes transnacionales y vecindarios con diferentes modos de cocinar. 

El martes pasado, visite el taco truck de Kogi en el campus de USC con nuestra compañera de clase, Lucy. Es un ejemplo de la comida fusión en Los Angeles.  Dueño y cocinero, Roy Choi reconoció la oportunidad para mezclar dos culturas a través de la comida.  La comida mexicana es comida cómoda para Angelinos creyó una fusión increíble con sus sabores nativos de coreano.  Yo probé un taco de short rib y un taco de tofu con kimchi.  Los tacos eran una explosión de sabores – picante y amargo envuelto en una tortilla de maíz.

“The tortilla was our stage and our canvas. We filled it with our own voice and our own perspective.”

– Roy Choi

Solo está en frente del USC Village a las horas de 10 de la noche hasta las once.  En la primera vista se veía un poco sospechoso porque fue un truco completamente blanca sin nombre.  Los trabajadores hablaron español y hicieron la comida muy rápido. Mezcla lo exótico y orígenes diferentes con la inspiración de comida de la calle.  Usa los alimentos básicos de la comida mexicana como un vehículo para apoya a  la comida coreana.  Es similar a la cultura de Los Angeles que fue construido encima de una cultura mexicana.  Con los años, y la inmigración de otras personas a Los Angeles ha cambiado a un lugar global.  El ambiente de los taco trucks, una demanda de los consumidores, y un movimiento económico apoyaron a Choi y su sueño para una oportunidad segunda en la vida. 

La importancia de la tradición

Por: Camille Stafford

Yo nací en los Estados Unidos, pero mis antepasados son de Europa. Yo soy de Italia, Inglaterra, Irlanda, Polonia, Alemania, y España. De los seis países, culturas y cocinas mi familia identifica más como italiana. La comida de Nápoles es más importante para mi familia porque celebra la memoria de mi abuela.  Mi abuela vino a los Estados Unidos cuando tenía ocho años y antes de falleció compartir sus recetes con mi mamá. 

El gnocchi  con una salsa de tomates

Su gnocchi distintivo es un alimento básico en la cocina de Nápoles.  Es un tipo de pasta ha hecho con trigo, patatas, y huevos.   Cuando su familia vino a los Estados Unidos trató a asimilar en una familia “Americano.”  Pero en la cocina, su familia mantuvo tradiciones que viven hasta hoy. Sirvió el gnocchi para cena durante la semana o como un primer curso durante las festividades.  Cada año, las mujeres de mi familia – mi mama, mi hermana y yo hacemos el gnocchi con la recete de mi abuela.

En las palabras de autor Jeffery M. Plicher, un tamal es un “cornhuck-wrapped dumpling.”  Se describo como “una comida para la masa” y parte de la identidad cultural de México. Los tamales de maíz sobrevivieron contra la influencia de los Españoles y su trigo.  El gnocchi y el tamal se representa la misma cosa – la importancia de tradición en la cocina.  Ha hecho los dos platos con ingredientes simples con un significado complejo.  La comida representa de quien y donde es.  Para los mexicanos, los tamales de maíz son una conexión a los antepasados y sus tradiciones.  En el misma manera el gnocchi es una conexión a mi abuela y su herencia italiana.

La izquierda es un tamal de El Valle Oaxaqueño y la derecha es un tamal de un puesto en Smorgasboard LA

También, la comida enfoque en la importancia de la mujer.  Las mujeres fueron responsables para la comida. Como un producto secundario, ellas creyeron una identidad nacional.  Las mujeres indígenas establecieron la importancia de maíz en la cocina mexicano.  Mi abuela continuó sus tradiciones italianos con mi mamá. Anderson dijo que la comida es un “living fossil” para los que han desaparecido. 

La comida es una manera de preservar “fossils” de la tradición.  Un ejemplo de una tradición es Poncho’s Tlayudas en el sur de Los Ángeles.  Poncho, el dueño y cocinero principal vino a los Estados Unidos y trajo la recete de su abuela para una tlayuda.  La tlayuda es una tortilla de maíz llena de frijoles negros, repollo, queso y diferentes carnes nativos a Oaxaca, México.

Yo he visitado a Poncho’s una vez en Smorgasboard LA y hablé con el cocinero sobre la historia de sus tlayudas.  Después de probar una tlayuda de moronga, una morcilla famosa en Oaxaca, él me dio una de sus tarjetas de presentación con una nota sobre el “Viernes de Tlayuda.” Yo visite el evento este fin de semana. 

Pienso que fue una experiencia muy auténtica.  El evento fue debajo de una carpa en el patio del fondo de una casa en Los Ángeles.  El cocinero me reconoció como “Nueva York” y hablemos por algunos minutos.  La atmósfera fue muy amable y enfoque en la comunidad. Había una pared de madera con diseños geométricos y arte de cucharas plásticos.  En el área designado para los comedores, las personas hablaron y disfrutaron la compañía. Yo probé la tlayuda de chorizo.  El chorizo no se originó en Oaxaca como la moronga, pero quería probar algo nueva. 

Una tlayuda de chorizo

Los Españoles trajeron el chorizo a México.  Los mexicanos se adaptaron el chorizo con sus especias nativos, pero el concepto es algo española.  El movimiento de personas motivaron las difusiones de culturas y ingredientes.  Autor, E.N. Anderson habló sobre la influencia entre los países y sus vecinos. Están intercambiando y usando ideas constantemente de los vecinos.  Por ejemplo, Anderson escribió, “the first tomato-sauce recipe surviving from Italy is in fact a Mexican salsa recipe – so it appears that Mexico’s indigenous people inspired modern Italian cuisine, via Spanish intermediaries.”  Tres culturas, personas, y cocinas de diferentes lugares son responsable para solo una comida.   

También,  Anderson habló sobre el concepto del “core” y “periphery” en relación de un lugar y su comida.  Por ejemplo, en Italia las ciudades como Florence, Venice, y Roma son conocidas por sus cocinas.  Anderson’s definición de “core” es “typically the most elaborate foodways with sophistication and elaboration.  It can also be a land of corruption, hypocrisy, and degeneration.”  El “periphery” es definido como el “land that guards the age-old virtues of courage, loyalty, equality, and fairness.”  El punto principal es que el “core” representa el lugar donde la comida es un espectáculo para los comedores.  El “periphery” representa la comida en el forma más cera a la comida y lugar de donde se originó.   

Poncho’s Tlayudas en Smorgasboard cada domingo es el “core” y Tlayuda Viernes representa el concepto de “periphery.”  Tlayuda Viernes existe antes de Poncho’s puesto en Smorgasboard. Cuando visité este viernes, yo podría sentir el orgullo y la pasión para la comida y la tradición. La experiencia de Smorgasboard es impersonal porque las personas son interesadas en la fotografía de la comida más que la historia.  En Smorgasboard LA, Poncho’s tenía un póster con la descripción de una tlayuda y las carnes.  Pero en Tlayuda Viernes no había un menú, los regulares ya sabían que van a pedir.  En relación a mi experiencia con Poncho’s Tlayudas en

Blog #2: ¿Qué es la autenticidad?

Por: Camille Stafford

Yo fui a El Cholo la semana pasada con unos amigos para probar el restaurante famoso.  El restaurante fue un edificio con una techa Española.  El rótulo dijo “El Cholo Spanish Café.”  El restaurante sirvió comida mexicana pero su nombre hizo una referencia a tres diferentes lugares.  “El Cholo” es un nombre para mexicanos que trabajan en los campesinos.  “Spanish” y “Café” trabaja como una manera de elevar el estado del restaurante a algo Europeo y sofisticado.  Es una manera de disociar con los origines mexicanos.

Después de leer el libro por Profesor Portnoy, aprendí sobre la connotación negativo de la comida mexicana.  Es como un tipo de comida menos de cocina de Europa.  Tenía el estigma de comida barato y poco saludable.  Refleja el concepto de William Deverell que se llama “whitewashing.”  Es el proceso de cubrir lugares, personas, y historias que fueron un perturbador al costumbres de las personas en poder– los anglos.  Es una manera de creer distancia entre los anglos y los mexicanos.  Él escribió sobre “Los Angeles, once a part of Mexico, appropriated, absorbed, and obliterated the region’s connection to Mexican places and people.” Es una definición agresivo para El Cholo, pero la idea principal es lo mismo.  El Cholo creyó un restaurante mexicano en los parámetros de un restaurante anglo.  En cualquier caso yo estaba emocionada para probar la comida. 

Cuando entré el restaurante, había decoraciones para el día de san Valentín.  En una caja expositora tenía la expresión, “Love You More” en rojo con tres corazones.  Fue impresionado con el tamaño de el restaurante.  Había tres diferentes comedores.  Nuestra camarera mostró la mesa y yo miré alrededor el restaurante.  Tenía fotografías de diferentes personas famosas, patrones normales, y jugadores de fútbol americano de USC.  Una mezcla interesantes pero la mayoría fue asociada con costumbres americanos.  Creyó más distancia de la historia Mexicana.  

No había muchas personas en la restaurante, pero todos fueron anglo.  La mesera fue vestido en ropa tradicional.  El restaurante se abrió en 1923 y es el segundo más viejo restaurante mexicano en los Estados Unidos.  El menú incluyo las fechas cuando creyeron los platos.  Por ejemplo, el menú ofreció “Carmen’s Nachos” que promovió como un plato que Carmen Rocha hizo en su ciudad natal de San Antonio.  El menú promocionó que los nachos hubo creído por Rocha en 1959 pero, “según a Plicher, nachos fueron inventado en la frontera de México y los Estados Unidos en los 1940s” (Portnoy, 2017).     

“Carmen’s Nachos”

Después de leer el parte sobre El Cholo en el libro de Profe, yo supe que necesitara probar los nachos.  Cuando llegó los nachos, inmediatamente piensa en una de las lecturas por clase de escritora Sylvia Ferrero.  En su lectura,  yo leí sobre su concepto de “staged authenticity” como la idea de presentar algo que parecía real para una audiencia.  Los nachos fueron papas fritas con queso del estilo mexicano.  Yo pensé que fue de una bolsa con el queso de cheddar, queso de colby, y queso de pepperjack.  Fui positiva que uso queso de cheddar, yo reconocí el sabor. 

Yo pienso que El Cholo fue una representación autentica de las expectativas americanos sobre la comida mexicana.  Los americanos tienen unas ideas sobre la comida mexicana y El Cholo perfeccionado ese concepto.  Los dueños de El Cholo miraron a un nicho y explotaron para tener éxito excelente.  No es algo malo, solo refleja la comercialización de los Estados Unidos. 

Para yo, la autenticidad es más sobre la experiencia que la comida.  Cuando visité El Cholo, solo interactué con la mesera algunos veces y no supe quien es el dueño o cocinero.  La experiencia fue muy impersonal. Al otro lado, cuando visité Mariscos Jalisco, encontré el dueño, Raúl Ortega.  Él habló sobre su comida y yo estaba conmovida por su manera cortés.  Es un hombre muy famoso y le agradeció a nosotros para probar su comida. 

También, en El Mercado Mariachi yo hablé con una vendedora sobre la importancia de las cosas caseras.  Tuve una conversación para casi cinco minutos totalmente en español sobre su hogar.  Yo sentía inmersa en su comunidad.  Yo miré la vista de gratitud cuando hablé en español y tomé un interés en sus productos y historia. En El Cholo yo sentía como una extranjera.  El mercado tenía un elemento personal y yo interactué con los diferentes vendedores.  Fue algo bella para compartir algo genuino con ellos.

La tienda de la vendedora

La tercera lugar que he visitado en Boyle Heights fue La Milpa Grille que enfoque en la comida de Mesoamérica.  La dueña habla sobre las inspiraciones para el restaurante y las dificultades con el aburguesamiento de el área.  Es un tópico muy relevante a todo de Los Angeles, pero especialmente en Boyle Heights.  Predominantemente un lugar mexicana, nuevos negocios que satisfacer personas de una clase socioeconómico más alta.  Cuando ocurrió, es difícil para permitirse las costas creciente.  El aburguesamiento es un forma de “whitewashing,” para expulsar a los residentes y sus sustentos para personas generalmente, anglo.  La dueña habló sobre su restaurante como un lugar tratando a preservar la cultura y comunidad de Cesar Chávez Blvd., mientras sobrevivo el proceso de aburguesamiento. 

Para yo, el significado de la autenticidad enfoque en la idea de la comercialización frente la comunidad.  El Cholo está más preocupado con la cantidad de la calidad de sus productos.  El restaurante funciona como una línea de montaje, cada parte y personas podría ser reemplazado.  Pero, sin Raúl Ortega no hay un Mariscos Jalisco y sin las mujeres entregando un poco de la comida de su puesto no hay el Mercado Mariachi.  También, La Milpa Grille y las hermanas que creyeron la idea representa algo de su propio misma a través de la comida.  Las personas y costumbres del Boyle Heights son partes indispensable de la comunidad y experiencia – algo autentico. 

Una bebida, un taco, y un postre – un pequeño sabor de la cocina Yucatán (Por Camille Stafford)

El Mercado de la Paloma es un vecindario multicultural que celebra la diversidad de la comunidad angelina.  La comunidad angelina es compuesto de personas de todos regiones del mundo.  Cocinero Gilberto Cetina Sr. quería reproducir comida tradicional de su nativo Yucatán en su nuevo hogar de Los Ángeles.  En 2001, él abrió su restaurante Yucateca – Chichen Itzá.  Yucatán es una región sudeste del México, conocida por su cocina única.  La comida de la región incorpora ingredientes y estilos de los españoles, las mayas, y los libaneses. Desde 2001, Chichen Itzá se ha convertido a un nombre conocido en el mundo culinaria de Los Ángeles.  Han recibido muchos premios y reconocimientos de publicaciones como LA Weekly, Los Ángeles Times, y GQ Magazine. 

Yo leí sobre Chichen Itzá en el Internet y en el libro de mi profesora de español.  Pedí a mi amiga, Sophia, a venir conmigo para disfrutar el mercado y comida rica.  Solo pasa diez segundos antes que ella aceptó la invitación.  Nosotros caminamos por el campus de USC hasta Grand Street y 37th.  Después de caminar debajo de una estación del metro pudimos ver un mural grande.

Alrededor del mercado fue un departamento de motor vehículos, un depósito publico, y un mecánico certificado en “smog”.  Cuando entramos en el mercado, yo miré algo diferente que el mural afuera.  No había puestos de comidas frescas o plantas grandes.  Aun así, el mercado tenía una personalidad y un sentimiento comunal.  El edificio era un almacén renovado.  Estaba decorado con azulejos intrincados y colores vibrantes.

El mercado tenía lugares autentica y comerciales.  Una tienda vendido figuras y ropa tradicionales.  Otra tienda estaba vendiendo camisetas por los New England Patriots.  Había un restaurante de comida etíope, tailandés, y por supuesto, méxicano.  El restaurante que nosotros queríamos probar fue el icónico – Chichen Itzá. 

Al primer vistazo, miró como una cocina de comida rápida.  Había un menú grande sobre el mostrador principal.  La mayoría de las personas fueron latino americanos.  Ellos sonrieron, hablaron en español y miraron como visitaron el mercado frecuentemente.   El otro quince porcentaje de las personas, miraron como descubrieron sobre el mercado en Yelp ese mañana.  Con la presentación modesta yo soy asombrado por la calidad y exquisitez de la comida. 

Después de diez personas, pedí tres cosas para Sophia y yo – café maya, tacos de pac chuc, y plátanos fritos con crema. Mientras yo pedí, Sophia eligió una mesa. Nuestra mesa fue decorado con azulejos intricados.  En la mitad había las palabras “La Paloma” con una figura de una paloma blanca.

Solo uno minuto pasó y nuestras bebidas llegaron. El café maya es un café mexicana con canela, calvo, y anís. Pude mirar el vapor subiendo con el aroma de café y especias.  Tomé mi primer sorbo y inmediatamente estaba sorprendido por la esencia floral.  El uso del anís acortar el amargo del café.  El anís originarse del Oriente Medio y es comparable a regaliz. Terminó con la dulce especia de la canela y picante del clavo. El café era una presagia entre las capas de sabores en la otra de la comida.    

El primer plato de comida que probamos Sophia y yo fue un taco de poc chuc.  Los tacos tenían: cerdo adobado con un puré de frijoles negros, lechuga, cebollas asada, y tomates asado por fuego.  En un plato blanco, había los dos tacos coloridos.

El carne era llena de sabor – al principio fue un poco agrio como un lima y terminó con el picante de una pimienta habanero.  La textura era una tierna perfecto.  Cada morder era una explosión de sabores frescos. El suave aguacate trabajó en equilibrio con el picante del carne.  Las tortillas han hecho con maíz orgánico sin GMOs.  Las tortillas eran robustas y blandas para contener los ingredientes.  Las capas de sabores construyeron un taco que activar las papilas gustativas. 

Posiblemente el plato mas dinámico de la tarde fue los plátanos fritos con crema.  Su presentación era un engaño gravemente.  En un plato blanco había dos rebanadas de plátanos fritos con un tazón pequeño llena de una crema de la misa sombra blanca.

El plátano frito tenía un sabor afrutado con un sabor a nuez.  Cuando añadí la crema con el plátano, elevó el postre a otro nivel.  La crema tenía la viscosidad de chocolate fundido.

El postre tenía tres capas jugosas.  Primero fue la crema fresco.  La crema cubrió totalmente el exterior del plátano.  Segundo fue, la tibia del plátano frito. Tercera fue el dulce de la fruta deleitable. Con la textura de pudín, completaba una experiencia celestial.  Sophia y yo fuimos fascinado con la complejidad de un plato tan simple.   

En general, la experiencia fue muy agradable.  Yo quería probar comida autentica porque mi único experiencia con la comida mexicana hasta esto tiempo fue de La Barca en Vermont. La comida es decente pero falta los sabores maduros de Chichen Itzá.  Yo pude distinguir los ingredientes y las especias tradicionales del Yucatán.  Fue un lugar llena de personas y colores vibrantes.  Los trabajadores fueron profesional y amable.  Durante nuestra comida, el mesero vino muchas veces para hablar y rellenar las bebidas.  Fue un lugar cómodo con comida deliciosa y económica. Yo recomiendo Chichen Itzá para todos en el vecindario de USC.