Cultural Appropriation: A Complicated Issue by Brandon Towers

The idea that the United States is a “melting pot” of cultures and peoples is something that I, and many others, were taught as kids. The melting pot is a result of many different types of people coming together, mixing, becoming, and adding to the culture of the United States. While this sounds great in theory, I learned a few years ago that this actually is not a great metaphor for how immigrants have assimilated into the U.S. It was brought to my attention that the cultures in the U.S. combine more like a salad rather than a melting pot. Salads have many distinct pieces that form the whole dish. It is not a homogenous soup like a melting pot, and I believe this is a better reflection of the U.S. as a whole. The different groups of people all contribute to the whole in different ways. If the melting pot metaphor was correct, I’m not sure cultural appropriation would exist because we’d all be just further contributing to the same larger culture that we make up. In a theoretical melting pot, any American could represent the food or culture of another group because that group would have contributed to the larger American culture. Would that not give them the right to speak about another groups culture?

As far as who has the right to represent the food and culture of a country, I think the right to decide who gets to belongs to those people. This doesn’t mean only those people do represent their country/culture in that way, just that they also get to decide whether or not those who are from the outside can also do so. For example, my opinion on who should or should not be able to cook Korean food should not really matter. However, if it were about a cuisine that was more closely linked to my family history then my opinion should hold more weight. Of course it is still possible for a chef to cook food from a culinary background that is not their own, it just has to be done in the right way. This sentiment is shared by Han Ly Hwang, a Korean chef who said in an interview with Vice “Realmente no me interesa si preparas comida coreana sin ser coreano, pero hazlo con respeto y que sepa bien. Conozco chefs que hacen comida coreana maravillosa y no son coreanos. Pero se distinguen por haber realizado investigaciones sobre esta gastronomía, respetan los sabores y saben lo que están haciendo.” A chef has to treat the food with respect, and spend time really getting to know flavors and ingredients and different pieces of the cuisine that make up the larger culture. And it’s not always easy to know when someone does that. It’s much easier and faster to look at someone and say “what could this white dude know about Korean food?” than to look up someone’s backstory and figure out why they are cooking that type of food.

I don’t think that a chef cooking food from a different ethnic background is necessarily cultural appropriation, but I also don’t fully agree with the alternate given in the article from the Atlantic. Someone commented on the Oberlin college controversy by saying “Mixing and matching and intermingling and borrowing and stealing and creating new traditions out of whole cloth is what America does, and in my view, it is the encapsulation of what is best about this country …” I agree that mixing and borrowing and stealing is what America does, but I don’t think it necessarily is what makes this country great (in this case). Of course the mixing of the many unique cultures in America has given rise to fantastic fusion food as well as many other great things. But it’s not like these people had the right or duty to take things from other cultures and “improve” on them. And only a few of the people that do sort of co-opt food from outside of their background do actually impact the greater culture. We all would have been just fine without the newest take on pho or whatever dish is the next “big thing.”


Some chips and salsa from my meal at Frontera Grill in Chicago

I’m huge a fan of Rick Bayless’s food. His restaurants in Chicago are some of my favorites to go to. There is a Frontera Grill in the Chicago O’Hare airport, and it is legitimately my favorite part about traveling. I haven’t eaten anywhere else in O’Hare in years. I wasn’t previously aware of some of his insensitive comments. It seems like saying dumb things must run in the family, because his brother, sportscaster Skip Bayless, has made a living uttering some of the most ridiculous and inflammatory sports takes on national television (I could write a whole different blog on him). That point aside, I do think Rick Bayless has the right to cook mexican food. Going back to what I mentioned earlier, I know he truly and deeply appreciates Mexican culture and food. It’s not like he saw some emerging trend in Mexican food and decided to capitalize on it. He lived in Mexico, he speaks Spanish. He’s not pretending to be Mexican or fronting as if the culture is his own, and he’s taken the time to learn about it and learn from it.

I do agree that Bayless is translating this food for an American audience, but I do also believe that “all translation is a loss.” It is impossible to take food from a different part of the world and bring it someone far away and still preserve the exact same flavors and sentiments. For one part, you are literally losing the terroir of that region when transporting the food (either through preserving it while it is shipped or cultivating it somewhere else). You can translate some dishes really well, but it won’t ever come across the exact same way. I more or less agree with everything in Professor Portnoy’s book about Bayless as well. He has made some dumb and insensitive comments, but he has contributed a lot to mexican food and culture status in America and his food is amazing in my opinion. I don’t believe that some of the criticism against him is a form of racism. I think it is more due to his privileged attitude and the insensitive and unaware comments he makes. The fact that he had not previously thought about how being white could have given him some advantages in his career (from the podcast) is telling about the kind of person he is.  For me, the background of the chef cooking my food is not that important. So while I don’t agree with some of the stuff Rick Bayless has said, I will probably continue to eat at Frontera Grill every time I am at the Chicago airport.

One of the three Frontera Grill restaurants in Chicago O’Hare airport

To quote an article from NPR, “ Columbusing is when you “discover” something that’s existed forever. Just that it’s existed outside your own culture, nationality, race or even, say, your neighborhood.” I couldn’t think of a better way to say it myself. I wish I had more context for Petersen’s article, but it did not seem like columbusing to me. I absolutely think it is possible for a non-latino to write about latino food. They just have to do it in the right way. It is very similar to what was mentioned earlier about how chefs have to approach food from outside of their background. The writer should not frame the food as some “new trend” or use different terms for the foods instead of the original ones (translating or using new and traditional terms together is fine). Just pay homage to the culture that creates the food, and don’t sensationalize it.

I can relate to the banh mi situation, but from the reverse perspective. The first time I tried banh mi was in the Cafe 84 dining hall. It was soggy bread with a gross vegetable slaw. It was not good, and I did not like it at all. A couple years later I visited Vietnam during my semester abroad. I was apprehensive to try banh mi, but it only took one bite for me to realize what I had at USC was not banh mi at all. I had one or two a day for the remainder of my trip there. I do agree with the student from Oberlin. It is wrong to take modified heritage food and label it as authentic. I don’t have any issue with modifying the food, but presenting it as authentic is disingenuous and wrong. It goes back to how the chefs have to treat the food and culture with respect, and in that case they did not do that.

At least in my experience, the fusion food I have encountered does not seem like a product of racism but it might be a form of cultural appropriation. I haven’t done the necessary background research on the chefs or owners to determine if they are culturally appropriating, but my gut feeling is probably a few of them are just exploiting the current popular food trends for a quick buck. They might not be as invested in the culture and history of the food and just want to profit off of it. On the other hand, Taco Bell seems like a better example of cultural appropriation. I don’t think it’s a product of racism, but after learning the founder’s story in this class I definitely think it’s borderline appropriating. To me, Glen Bell’s story seems similar to that of the girls from Kooks Burritos. He got some Mexican chefs to show him how they made their tortillas, and then he took that idea and started his own restaurant in a predominantly white area of Los Angeles. According to Professor Portnoy’s book he then “constructed his restaurants with a Mexican “theme park image using faux adobe walls” and a “mission-style bell tower” that gave its customers a sense of the restaurant’s authenticity.” So he took the tortilla, added his own fillings, and then passed it off to consumers as authentic Mexican food. It seems like cultural appropriation to me, and the food has only been further altered as time has gone on. And I’m sure his restaurants inspired a whole new generation who believed they “columbused” tacos as well. This doesn’t mean I don’t eat at Taco Bell, or that I’ll never go there again. But going forward I’ll probably be more conscious of where I’m eating and the culinary history of the food and chefs as well.

Los cambios de globalización por Brandon Towers

He visitado Grand Central Market muchas veces con amigos o familia para probar muchos tipos de comida. Creo que es la mejor representación en Los Ángeles de la globalización de comida que he encontrado. El mercado contiene comerciantes y comidas que representan mucho del mundo. Hay comida latina, japonesa, china, italiana, alemana, judia, y más. Pienso que los lugares que visitamos son una mezcla de cosas tradicionales con influencia de clientela y un sistema de comida más global.

Los productos diferentes de Grand Central Market

El sitio de web de Sarita’s Pupuseria dice “based on family recipes from owner Sara Clark.” Creo que esto es la verdad. Sí, hay pupusas en el menú que son de la familia de Sara, pero también el menú contiene ingredientes que son tradicionales de El Salvador. En el sitio de web el menú de pupusas tiene dos partes: “tradicional pupusas” y “nuestras creaciones pupusas.” La mayoría de las pupusas en Sarita’s Pupusas literalmente no son “tradicional pupusas.” En mi opinión es posible que un restaurante pueda ser tradicional y todavía tenga algunas cosas en el menú que no sean tradicionales a esa cultura.  Para permanecer en el negocio necesitas acomodar clientes de muchos fondos. Los clientes en Los Ángeles son de lugares por todo el mundo. Ahora los restaurantes necesitan reflejar la globalización de comida. Y creo que este añade a la cultura de comida. Tomas Martinez, el dueño de Ana María’s y Tacos Tumbras (él es un legacy tenant), dijo que “before we had maybe 80% Hispanic people, and now, it’s maybe 20 to 25 percent. We see a lot more people from all over.” Los clientes reflejan los cambios de la globalización de Los Ángeles.

El ambiente en el Mercadito en Boyle Heights es completamente diferente en comparación con Grand Central Market. El Mercadito se compone de muchos pedazos de una cultura latina. Grand Central Market representa muchas culturas diferentes. El Mercadito es de latinos y para latinos. La mayoría de los clientes y los empresarios son latino y se venden productos que son auténticamente latino. Hay muchas diferencias entre los dos mercados.

Para este blog fui a Revolutionario North African Tacos. Su sitio de web dice que “we are the first and only North African Taco Restaurant in the world.” Probé tres tacos diferentes. Tuve un taco con falafel de guisantes de ojo negro. No pude distinguir ese falafel de uno normal, pero me gusta mucho. También no pude distinguir algo diferente de la tortilla negra. Todas las tortillas están hechas de maíz (una influencia mexicana). Pero me encanta el sabor y el crujido de falafel y esta versión era buena. Mis otros tacos eran pollo. El de abajo de la foto es pollo con una marinada de yogur de cilantro. El pollo era suculento y todo era buena sobre el taco, pero la estrella de mi comida fue el taco con tagine de pollo. Tagine es un tipo de estofado de África del Norte. El restaurante usa limón y olivas. Este taco estaba celestial en mi opinión. Seguramente, voy a volver al restaurante para comer más tacos de tagine.

Izquierda: taco de falafel
Centro: taco de pollo de yogur de cilantro
Derecho: taco de tagine de pollo

El artículo sobre la comida fusión pacífica por Portnoy y Pilcher dice que el movimiento de comida fusión en Los Ángeles “arose at the intersection of consumer desire for a particular form of exoticism, the skilled labor and entrepreneurship of chefs.” Revolutionario tacos viene de este sentimiento. Zadi entrenó y enseñó en Le Cordon Bleu en Francia y su estilo de cocinar es una mezcla de la cultura francés y africana y es muy exótico.  En una entrevista con La Weekly, el dueño de Revolutionario Farid Zadi dijo que “when Spanish explorers set sail for the New World, they introduced to Mexico things like cattle, rice and cheese. In turn, Mexican ingredients made their way back to the Old World where North African cooking incorporated vegetables such as tomatoes, chiles and corn.” La fusión de estos tipos de comida era inevitable. Esto es un ejemplo de “transculturation.” Transculturation es el proceso de compartir cosas entre el grupo de conquistadores y conquistados en una cultura (Portnoy-Pilcher). El intercambio y influencia de las dos culturas en la comida representa la globalización de nuestro sistema de comida y la cultura de comida en Los Ángeles.

El dueño Farid Zadi en frente de su restaurante

Ojalá que el tipo de fusión como tacos africanos tuviere éxito.  Cuando visité al restaurante, yo era el único cliente por casi 30 minutos. También leí que el restaurante ha tenido muchos problemos financieros. Ahora es el único restaurante en el mundo con tacos de áfrica norte, pero el dueño tiene planes para abrir dos más lugares. Si el cocinero incentiva a alguien es posible que viéremos más restaurantes con este estilo en el futuro.

Una mezcla de comida, sabores y culturas – por Brandon Towers

Siempre estaba fascinado sobre la historia de mi familia.  Tres de cuatro de mis abuelos son inmigrantes y creo que es importante para conocer tus raíces. Mis antepasados vienen de Inglaterra, Italia y México. Unos pocos meses antes de que yo naciera, un primo de mi padre escribió un libro llamado “Descending the Towers” (hay un juego de palabras sobre mi apellido).  ¡El libro contiene toda la historia de la familia de mi padre desde el año 1600! He leído el libro muchas veces y tiene documentos como certificados de nacimiento, boletas de calificaciones, registros de inmigración y más. Estoy muy agradecido de que mi familia tenga este libro.

El libro tiene la cimera de mi familia en el forro

Ahora, la mayoría de mi familia extendida viven en California. Crecí en Huntington Beach, California pero cuando tenía diez años mis padres y yo (no tengo hermanos) nos mudamos a Wisconsin.  Y ocho años después volví a California para asistir a USC. La cultura y el estilo de vida es muy diferente en California suburbana comparado con un pequeño pueblo rural en Wisconsin.

Creo que la comida más impactante durante mi vida es, por supuesto, el tamal.  Cada año mi familia se reúne unas pocas veces para preparar tamales para una fiesta, un cumpleaños, o Navidad.  Es una tradición muy importante en mi familia. Tengo muchos recuerdos felices sobre los días que pasaba preparando tamales con mi abuelita, mis tíos y mis primos.  Mi parte favorita del proceso es que la familia cotillea sobre los miembros de la familia que no están allí. Ellos hablaban sobre muchos buenos secretos.

Yo con mi abuelita (derecho), mi madre (izquierda) y nuestra amiga de El Salvador (más izquierda). En las manos tenemos hojas de maíz con masa.

Cuando era niño mi abuelita y su hermana mayor decidieron que ellas ya no querían preparar la masa a mano.  Ahora ellas compran masa en Los Cincos Puntos, una cocina mexicana en Los Ángeles. Todavía ellas cocinan la carne y el chile para los tamales.  Mi abuelita me dijo que ella usa chile seco de norte y chile seco de Nueva México. Después de la preparación de los chiles, ella combine la mixtura con harina, grasa y el aceite de la carne cocida.  Ella hierve la mezcla a fuego lento y añade sal, ajo y comino. Por la carne ella usa una mezcla de cerdo y carne de res cocinada con cebolla, zanahoria y apio.

Normalmente, mi papel en el proceso es durante el montaje de los tamales. Unto la masa en las hojas de maíz y agrego el chile, la carne y una oliva para la buena suerte.  Después doblo y envuelvo el tamal y lo pongo en la olla para cocer al vapor. Me gusta mucho el proceso de cocinar los tamales y es una tradición importante en mi familia.

En ¡Que vivan los tamales! el autor Pilcher dice que “The study of national cuisines, in Mexico and elsewhere, offers new perspectives on the roles of gender, class, and geography in forging nations.”  Esta cita me interesa porque puedo ver los papeles de género en el proceso de preparación de los tamales en mi familia. Los trabajos de las mujeres y los hombres son distintos.  Normalmente soy el único hombre que trabaja con las mujeres porque mi abuelita no tiene nietas para enseñar. Las mujeres preparan y ensamblan los tamales y los hombres limpian la casa, ponen la mesa y compran bebidas y otras cosas a la tienda.    

Chichen Itza

Para este blog fui a Chichen Itza, un restaurante yucateco en el Mercado La Paloma cerca de USC.  Chichen Itza tiene muchos platos tradicionales de Yucatán. E.N. Anderson dice que en el mundo de comida hay dos grupos: “core” y “periphery.” El “core” es las culturas más fuertes que dominan y influyen el resto del mundo.  Y el “periphery” es “the various areas that are economically deprived or marginalized; often they are dependent or politically weak.” Creo que Yucatán es una parte de los dos grupos. México es considerado una parte de “the core” pero la comida de Yucatán es muy distinto del centro de la cultura de comida mexicana en la Ciudad de México.  Porque Yucatán está lejos de la Ciudad de México, no tiene la misma influencia de España. Muchos de los platos yucatecos todavía están basados en raíces mayas. En Yucatán parte de la cultura maya sobrevivió la conquista de España. También Yucatán tiene influencia de los inmigrantes libaneses (como al pastor). Anderson dice que “a vanished world-system geography is preserved in a modern culinary one.” Creo que esta cita aplica a Yucatán. Los mayas no controlan México ahora pero su influencia vive en la comida de Yucatán. Es posible que Yucatán sea en el “periphery” del “core” de la cultura de comida en México.

En Chichen Itza probé dos tacos de poc chuc, un tamal colado y un agua de jamaica.  Los tacos de poc chuc son una preparación de cerdo que es común en Yucatán. Los tacos tuvieron cebolla, aguacate y una salsa de tomate.  Me gusta los sabores cítricos en el cerdo y la combinación del aguacate cremoso con la salsa era delicioso. Las tortillas de maíz eran grandes y suaves.  El tamal colado fue llenado con pollo achiote con mucha salsa. El tamal venía envuelto en una hoja de plátano. En mi opinion, la masa era demasiado suave.  Prefiero un tamal más duro. Pero el pollo tuvo un sabor maduro que me gustó mucho. El origen de mi familia latina es más cerca del “core” de México que Yucatan. Esto podría ser una razón para las diferencias entre el tamal de mi familia y el tamal típico de Chichen Itza. También bebí un agua de Jamaica.  He probado este tipo de agua antes y me gusta mucho el sabor agrio que trabaja en combinación con el sabor dulce. Según mis investigaciones, creo que Chichen Itza es una representación auténtica de la comida de Yucatán. Su menú tiene muchos platos que son de Yucatán como huevos motuleños, cochinita pibil, poc chuc y más. Definitivamente voy a volver a Chichen Itza y al Mercado La Paloma para probar otra comida.   

Mis opiniones sobre autenticidad – por Brandon Towers

Antes de este clase, había visitado la calle Olvera muchas veces durante mi niñez.  He comido a Cielito Lindo y muchas de las otras tiendas en la calle. Para mi, la calle Olvera siempre fue auténtico.  Era un lugar donde mis padres me decían que tenía muy buena comida mexicana. Mi abuelita (ella es de San Luis Potosí, México) visita con frecuencia para comer taquitos. Sabía que la calle Olvera no era la misma cosa como una calle normal en México. Pero siempre pensaba que la calle era una parte de Los Ángeles que era una representación auténtica de Latinos.

Mi abuelita y yo en la calle Olvera en 2009

Cuando supe que Cielito Lindo no hace sus tortillas al restaurante y que las hace en una fábrica antes, no sabía qué decir.  No puedo decir a mi abuelita, porque no quiero arruinar el restaurante por ella. No puedo explicar que “hard-shell” tacos (una de sus comidas favoritas) son populares porque el dueño de Taco Bell tomó la idea de Mitla Café para venderlos a personas blancas. Este blog me hizo pensar sobre la historia de mi familia latina y las cosas que consideramos auténtica, como comida, tradiciones, y más. ¿Por qué comemos algunos alimentos? ¿Y son estas cosas similares a mis antepasados en México? Ahora, no sé las respuestas a estas preguntas.  Es una travesía para mi familia y yo en el futuro.

Cielito Lindo

Es cierto que Cielito Lindo ha tenido un impacto en la cocina mexicana en los Estados Unidos porque el restaurante popularizaba los taquitos.  ¿Pero, debemos considerarlo auténtico? Cielito Lindo y la mayoría de las otras tiendas en la calle Olvera se presentan como auténticas. Cuando he visitado la calle, observé que había una mezcla de clientes latinos y personas blancas.  Pero hay una historia de “whitewashing” en la calle Olvera también. El mural de Siqueiros es una manifestación física de “whitewashing” en la cultura de latinos de Los Ángeles. En Whitewashed Adobe William Deverell escribe “Los Angeles became a self-conscious “City of the Future” by whitewashing an adobe past, even an adobe present and adobe future.”  Una parte de esto “whitewashing” ocurre en la calle Olvera. Si no hay interferencia de otras personas, ¿sería la calle Olvera un centro de cultura latina completamente auténtica? No sé, pero creo que la calle sería diferente.

Estoy de acuerdo con la opinión de Jonathan Gold sobre la autenticidad.  En una entrevista de radio, Gold dijo que “he did not consider these places [Tito’s Tacos y El Cholo] to be inauthentic. Instead, he argued that they are authentic representations of what Mexican food has evolved into over centuries of Mexican presence in Southern California. In fact, Gold went as far as to say that he considers Southern California to be a region of Mexico unto itself,” (Good Food and the Problematic Search for Authenticity). Creo que esta idea sobre autenticidad funciona mejor. Él admite que la comida mexicana en Los Ángeles tiene diferencias pero esta región era una parte de México en el pasado y la comida de hoy es una evolución de la comida original. Por ejemplo, muchos restaurantes como Cielito Lindo usan queso cheddar encima de los frijoles en vez de queso fresco. El libro Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles explica las razones por esta situación.  Lo dice que “Mexican queso fresco and fresh lettuce was readily available. Chefs and home cooks adapted their dishes to the ingredients available in the United States.”  La opción para usar queso cheddar en los frijoles venía de la falta de ingredientes tradicionales de México en los Estados Unidos. Es por esta razón considero esta tipa de comida ser auténtica.  Yo sé que no es la misma cosa que personas comen en Mexico, pero es una recreacion y representación honesta de una tipa de comida mexicana.

Los taquitos con la salsa de aguacate de Cielito Lindo

El viaje a Boyle Heights empezó con Mariscos Jalisco.  Mis sentimientos están mezclados sobre la autenticidad de un taco frito de camarón.  La preparación de los camarones y la idea de un taco de camarón podría ser auténtica, pero creo que un taco frito no es comida normal de San Juan de los Lagos, Jalisco (la ciudad de origen de las recetas de Mariscos Jalisco).

Nuestro conversación con el dueño, Raul Ortega, fue agradable. Y era obvio que se preocupa por la comida y sus clientes.  La historia de su lonchera y las recetas de sus platos son cosas que son muy importantes a él. Me gusta mucho su comida. El taco de camarón tuvo muchos texturas interesantes.  Debería haber usado menos salsa de habanero porque era muy picante. El sabor picante abrumó el resto del plato, pero la combinación del taco frito y duro con los camarones blandos era fantástico.

El taco de camarón de Mariscos Jalisco

En mi opinión, la comparación entre la calle Olvera y el Mercadito de Boyle Heights es muy interesante.  Profesora Portnoy dice en su libro que “Olvera Street has a number of Mexican restaurants, stalls, and tourists shops that sell souvenirs and kitsch that ranges from lucha libre masks to tacky T-shirts and children’s guitars.”  En el primer piso, el Mercadito tuvo muchas de las mismas cosas en la calle Olvera. Hay preguntas sobre la autenticidad de la calle Olvera, pero nadie diría que el Mercadito no es auténtico. El segundo piso del Mercadito era muy diferente.  Hay muchos tipos de comida mexicana como moles, quesos, pan dulce, y más. El Mercadito está en un nivel diferente. La experiencia en el Mercadito se siente más auténtico de la calle Olvera, pero es difícil para expresar por qué.  La atmósfera del Mercadito es diferente. Las tiendas son para clientes latinos y no atiende a las necesidades de personas blancas.  Probé algunas cosas (como chapulines) que ellos no venden a la calle Olvera. Compré tres tipos de pan dulce para compartir con mis compañeros de piso.

Una tienda en el Mercadito

Creo que es imposible para decir que la comida de Milpa Grill no es auténtica.  Todo de los platos son prehispánicos. La ventana enfrente del restaurante dice “est. 5000 BC.”  La comida está basada en las tres hermanas: el frijol, la calabaza, y el maíz. Es un restaurante mexicano muy raro porque no sirve arroz.  La comida era saludable y fresca. La combinación de los frijoles negros y las verduras a la parrilla era muy deleitable. Era obvio que los ingredientes fueron frescas.  El elote también era muy sabroso. Elote es una de mis comidas favoritas. Me gusta mucho la textura del queso con el chili y los granos de maíz. Todo fue cocinado bien.

El libro de Profesora Portnoy dice que “I came to understand that authenticity is something dynamic that changes according to time and place.”  Tengo un punto de vista similar a este. Es posible que los dos tipos de alimentos, comida típica mexicana en Los Ángeles y la comida tradicional de México, puedan ser auténtico.  También el libro dice que “authenticity is not a quality inherent to certain foods.” Creo que esto es la verdad. Autenticidad no pertenece a comida de una parte del mundo. La comida de Los Ángeles es diferente pero esto no significa que no es auténtico.       

Un trozo de Oaxaca dentro Koreatown: el mole de Guelaguetza – por Brandon Towers

Guelaguetza es la casa de muchos moles.   El restaurante tiene comida oaxaqueña. Oaxaca es un estado (y ciudad también) en el sureste de México.  Creo que la comida de esta región más conocido en los Estados Unidos es el mole pero hay muchos alimentos distintos de Oaxaca como tipos de tasajo, mezcal y chapulines.  

Una pared de Guelaguetza

Guelaguetza está situado en el barrio coreano de Los Ángeles.  El exterior del edificio es una mezcla del barrio coreano circundante y la cultura mexicano que vive adentro.  El techo es similar a una pagoda y tiene un estilo asiático. Pero las paredes tienen murales de mexicanos con pájaros.  El interior del edificio contiene una tienda pequeña con productos como ropa tradicional de México, dulces, salsas y otras cosas.  No compré nada pero quizás volveré para comprar un regalito por un amigo.

La tiendita

El ambiente del restaurante es similar a otros lugares que he visitado.  Cuando llegamos había música de la radio, pero durante nuestro comida una banda comenzó a tocar música.  No era música de mariachi como es común en muchos restaurantes en Los Ángeles. La banda tocó música de latino rock.  Ellos llevaron un uniforme normal de jeans y un polo negro. Usan instrumentos como una guitarra, tambores, bongos y un teclado.  Detrás del escenario hay un mural de color negro de un niño con un acordeón. Al la izquierda del escenario hay la cocina. Enfrente hay vidrio así que los clientes pueden mirar a los cocineros.  Cuando llegamos había casi nadie en el restaurante pero cuando salimos del restaurante estaba lleno. Creo que había una mezcla de clientes pero la mayoría eran latinos.

La banda

Antes de Guelaguetza, comí mole unas veces a uno de los restaurantes del cocinero famoso Rick Bayless en Chicago.  Pero esas experiencias no me prepara por la experiencia oaxaqueña que tuve en el restaurante. El menú tiene 6 tipos de mole y ellos venden mole al restaurante y en la red. Por supuesto su sitio de web es ilovemole.com.

La cena empieza con chips y queso fresco con mole coloradito.  Es posible que fuere el mejor combinación de chips y salsa o otras coberturas que yo he comido.  Era obvio que los chips fueron hechos frescos. El sabor salado de los chips con la dulzura del mole fue muy deleitable.  También la blandura del queso creaba una combinación apetitosa. Comimos dos platos antes que recibimos nuestro plato principal.  

Chips y mole con queso fresco

Pedí mole estofado con muslo de pollo.  Lo elegí porque el camarero me dijo que lo es el más picante mole y comida picante es mi favorita.  Mi plato llegó y era un mar de mole con un continente de pollo. Con unos acompañamientos de arroz, frijoles negros y seis tortillas también. El mole fue tan sabroso que quise beberlo con un popote.  Estuve un poco desilusionado porque no había bastante picante para mi, todavía era muy aromático y el mole tuve un sabor maduro. El pollo fue cocinado perfectamente. Adentro tenía un color blanco y estaba jugoso y gustoso.  La piel estaba tierna y suave y la carne separaba del hueso muy fácilmente. También los aderezos del pollo funcionan con el mole para crear un sabor multifacético.

Pollo con mole estofado y arroz

Mi plato vino con arroz blanco y frijoles negros.  El arroz estaba blando y pegajoso. Inmediatamente, mezclé con el mole por lo que absorbería el sabor.  Los frijoles estaban un poco acuoso. El arroz y los frijoles eran buenos pero no había nada especial o distinto sobre esta parte del plato.

Frijoles negros

Guelaguetza sirve tortillas tlayudas.  No he encontrado tortillas tlayudas antes que mi visita.  Una tlayuda es una tortilla de maíz que es muy fina. Normalmente tlayuda es un tentempié con frijoles y otros condimentos como una pizza.  Lo es una comida tradicional de Oaxaca. Estas tortillas en Guelaguetza estaban un poco pegajosas. No sé si eso es extraño o no. En las tortillas mezclé el pollo, mole, frijoles y arroz para crear un taco.  Creo que esta combinación de comidas no es tradicional en un taco en México pero me gustaba combinar todos los elementos del plato en una tortilla.

La tortilla tlayuda
El taco que yo hice

Me comí toda la comida en el plato.  Creo que la comida en Guelaguetza es auténtico por la mayoría pero tiene influencia de los Estados Unidos.  No hay comida como fajitas o una chimichanga en el menú y usan tortillas tlayudas en vez de tortillas de harina. No sé exactamente si la comida es completamente auténtica pero pienso que la intención es para servir comida auténtica y los empleados creen que lo es. En cualquier caso, voy a volver a Guelaguetza para comer más mole.