Mis opiniones sobre autenticidad – por Brandon Towers

Antes de este clase, había visitado la calle Olvera muchas veces durante mi niñez.  He comido a Cielito Lindo y muchas de las otras tiendas en la calle. Para mi, la calle Olvera siempre fue auténtico.  Era un lugar donde mis padres me decían que tenía muy buena comida mexicana. Mi abuelita (ella es de San Luis Potosí, México) visita con frecuencia para comer taquitos. Sabía que la calle Olvera no era la misma cosa como una calle normal en México. Pero siempre pensaba que la calle era una parte de Los Ángeles que era una representación auténtica de Latinos.

Mi abuelita y yo en la calle Olvera en 2009

Cuando supe que Cielito Lindo no hace sus tortillas al restaurante y que las hace en una fábrica antes, no sabía qué decir.  No puedo decir a mi abuelita, porque no quiero arruinar el restaurante por ella. No puedo explicar que “hard-shell” tacos (una de sus comidas favoritas) son populares porque el dueño de Taco Bell tomó la idea de Mitla Café para venderlos a personas blancas. Este blog me hizo pensar sobre la historia de mi familia latina y las cosas que consideramos auténtica, como comida, tradiciones, y más. ¿Por qué comemos algunos alimentos? ¿Y son estas cosas similares a mis antepasados en México? Ahora, no sé las respuestas a estas preguntas.  Es una travesía para mi familia y yo en el futuro.

Cielito Lindo

Es cierto que Cielito Lindo ha tenido un impacto en la cocina mexicana en los Estados Unidos porque el restaurante popularizaba los taquitos.  ¿Pero, debemos considerarlo auténtico? Cielito Lindo y la mayoría de las otras tiendas en la calle Olvera se presentan como auténticas. Cuando he visitado la calle, observé que había una mezcla de clientes latinos y personas blancas.  Pero hay una historia de “whitewashing” en la calle Olvera también. El mural de Siqueiros es una manifestación física de “whitewashing” en la cultura de latinos de Los Ángeles. En Whitewashed Adobe William Deverell escribe “Los Angeles became a self-conscious “City of the Future” by whitewashing an adobe past, even an adobe present and adobe future.”  Una parte de esto “whitewashing” ocurre en la calle Olvera. Si no hay interferencia de otras personas, ¿sería la calle Olvera un centro de cultura latina completamente auténtica? No sé, pero creo que la calle sería diferente.

Estoy de acuerdo con la opinión de Jonathan Gold sobre la autenticidad.  En una entrevista de radio, Gold dijo que “he did not consider these places [Tito’s Tacos y El Cholo] to be inauthentic. Instead, he argued that they are authentic representations of what Mexican food has evolved into over centuries of Mexican presence in Southern California. In fact, Gold went as far as to say that he considers Southern California to be a region of Mexico unto itself,” (Good Food and the Problematic Search for Authenticity). Creo que esta idea sobre autenticidad funciona mejor. Él admite que la comida mexicana en Los Ángeles tiene diferencias pero esta región era una parte de México en el pasado y la comida de hoy es una evolución de la comida original. Por ejemplo, muchos restaurantes como Cielito Lindo usan queso cheddar encima de los frijoles en vez de queso fresco. El libro Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles explica las razones por esta situación.  Lo dice que “Mexican queso fresco and fresh lettuce was readily available. Chefs and home cooks adapted their dishes to the ingredients available in the United States.”  La opción para usar queso cheddar en los frijoles venía de la falta de ingredientes tradicionales de México en los Estados Unidos. Es por esta razón considero esta tipa de comida ser auténtica.  Yo sé que no es la misma cosa que personas comen en Mexico, pero es una recreacion y representación honesta de una tipa de comida mexicana.

Los taquitos con la salsa de aguacate de Cielito Lindo

El viaje a Boyle Heights empezó con Mariscos Jalisco.  Mis sentimientos están mezclados sobre la autenticidad de un taco frito de camarón.  La preparación de los camarones y la idea de un taco de camarón podría ser auténtica, pero creo que un taco frito no es comida normal de San Juan de los Lagos, Jalisco (la ciudad de origen de las recetas de Mariscos Jalisco).

Nuestro conversación con el dueño, Raul Ortega, fue agradable. Y era obvio que se preocupa por la comida y sus clientes.  La historia de su lonchera y las recetas de sus platos son cosas que son muy importantes a él. Me gusta mucho su comida. El taco de camarón tuvo muchos texturas interesantes.  Debería haber usado menos salsa de habanero porque era muy picante. El sabor picante abrumó el resto del plato, pero la combinación del taco frito y duro con los camarones blandos era fantástico.

El taco de camarón de Mariscos Jalisco

En mi opinión, la comparación entre la calle Olvera y el Mercadito de Boyle Heights es muy interesante.  Profesora Portnoy dice en su libro que “Olvera Street has a number of Mexican restaurants, stalls, and tourists shops that sell souvenirs and kitsch that ranges from lucha libre masks to tacky T-shirts and children’s guitars.”  En el primer piso, el Mercadito tuvo muchas de las mismas cosas en la calle Olvera. Hay preguntas sobre la autenticidad de la calle Olvera, pero nadie diría que el Mercadito no es auténtico. El segundo piso del Mercadito era muy diferente.  Hay muchos tipos de comida mexicana como moles, quesos, pan dulce, y más. El Mercadito está en un nivel diferente. La experiencia en el Mercadito se siente más auténtico de la calle Olvera, pero es difícil para expresar por qué.  La atmósfera del Mercadito es diferente. Las tiendas son para clientes latinos y no atiende a las necesidades de personas blancas.  Probé algunas cosas (como chapulines) que ellos no venden a la calle Olvera. Compré tres tipos de pan dulce para compartir con mis compañeros de piso.

Una tienda en el Mercadito

Creo que es imposible para decir que la comida de Milpa Grill no es auténtica.  Todo de los platos son prehispánicos. La ventana enfrente del restaurante dice “est. 5000 BC.”  La comida está basada en las tres hermanas: el frijol, la calabaza, y el maíz. Es un restaurante mexicano muy raro porque no sirve arroz.  La comida era saludable y fresca. La combinación de los frijoles negros y las verduras a la parrilla era muy deleitable. Era obvio que los ingredientes fueron frescas.  El elote también era muy sabroso. Elote es una de mis comidas favoritas. Me gusta mucho la textura del queso con el chili y los granos de maíz. Todo fue cocinado bien.

El libro de Profesora Portnoy dice que “I came to understand that authenticity is something dynamic that changes according to time and place.”  Tengo un punto de vista similar a este. Es posible que los dos tipos de alimentos, comida típica mexicana en Los Ángeles y la comida tradicional de México, puedan ser auténtico.  También el libro dice que “authenticity is not a quality inherent to certain foods.” Creo que esto es la verdad. Autenticidad no pertenece a comida de una parte del mundo. La comida de Los Ángeles es diferente pero esto no significa que no es auténtico.       

Un trozo de Oaxaca dentro Koreatown: el mole de Guelaguetza – por Brandon Towers

Guelaguetza es la casa de muchos moles.   El restaurante tiene comida oaxaqueña. Oaxaca es un estado (y ciudad también) en el sureste de México.  Creo que la comida de esta región más conocido en los Estados Unidos es el mole pero hay muchos alimentos distintos de Oaxaca como tipos de tasajo, mezcal y chapulines.  

Una pared de Guelaguetza

Guelaguetza está situado en el barrio coreano de Los Ángeles.  El exterior del edificio es una mezcla del barrio coreano circundante y la cultura mexicano que vive adentro.  El techo es similar a una pagoda y tiene un estilo asiático. Pero las paredes tienen murales de mexicanos con pájaros.  El interior del edificio contiene una tienda pequeña con productos como ropa tradicional de México, dulces, salsas y otras cosas.  No compré nada pero quizás volveré para comprar un regalito por un amigo.

La tiendita

El ambiente del restaurante es similar a otros lugares que he visitado.  Cuando llegamos había música de la radio, pero durante nuestro comida una banda comenzó a tocar música.  No era música de mariachi como es común en muchos restaurantes en Los Ángeles. La banda tocó música de latino rock.  Ellos llevaron un uniforme normal de jeans y un polo negro. Usan instrumentos como una guitarra, tambores, bongos y un teclado.  Detrás del escenario hay un mural de color negro de un niño con un acordeón. Al la izquierda del escenario hay la cocina. Enfrente hay vidrio así que los clientes pueden mirar a los cocineros.  Cuando llegamos había casi nadie en el restaurante pero cuando salimos del restaurante estaba lleno. Creo que había una mezcla de clientes pero la mayoría eran latinos.

La banda

Antes de Guelaguetza, comí mole unas veces a uno de los restaurantes del cocinero famoso Rick Bayless en Chicago.  Pero esas experiencias no me prepara por la experiencia oaxaqueña que tuve en el restaurante. El menú tiene 6 tipos de mole y ellos venden mole al restaurante y en la red. Por supuesto su sitio de web es ilovemole.com.

La cena empieza con chips y queso fresco con mole coloradito.  Es posible que fuere el mejor combinación de chips y salsa o otras coberturas que yo he comido.  Era obvio que los chips fueron hechos frescos. El sabor salado de los chips con la dulzura del mole fue muy deleitable.  También la blandura del queso creaba una combinación apetitosa. Comimos dos platos antes que recibimos nuestro plato principal.  

Chips y mole con queso fresco

Pedí mole estofado con muslo de pollo.  Lo elegí porque el camarero me dijo que lo es el más picante mole y comida picante es mi favorita.  Mi plato llegó y era un mar de mole con un continente de pollo. Con unos acompañamientos de arroz, frijoles negros y seis tortillas también. El mole fue tan sabroso que quise beberlo con un popote.  Estuve un poco desilusionado porque no había bastante picante para mi, todavía era muy aromático y el mole tuve un sabor maduro. El pollo fue cocinado perfectamente. Adentro tenía un color blanco y estaba jugoso y gustoso.  La piel estaba tierna y suave y la carne separaba del hueso muy fácilmente. También los aderezos del pollo funcionan con el mole para crear un sabor multifacético.

Pollo con mole estofado y arroz

Mi plato vino con arroz blanco y frijoles negros.  El arroz estaba blando y pegajoso. Inmediatamente, mezclé con el mole por lo que absorbería el sabor.  Los frijoles estaban un poco acuoso. El arroz y los frijoles eran buenos pero no había nada especial o distinto sobre esta parte del plato.

Frijoles negros

Guelaguetza sirve tortillas tlayudas.  No he encontrado tortillas tlayudas antes que mi visita.  Una tlayuda es una tortilla de maíz que es muy fina. Normalmente tlayuda es un tentempié con frijoles y otros condimentos como una pizza.  Lo es una comida tradicional de Oaxaca. Estas tortillas en Guelaguetza estaban un poco pegajosas. No sé si eso es extraño o no. En las tortillas mezclé el pollo, mole, frijoles y arroz para crear un taco.  Creo que esta combinación de comidas no es tradicional en un taco en México pero me gustaba combinar todos los elementos del plato en una tortilla.

La tortilla tlayuda
El taco que yo hice

Me comí toda la comida en el plato.  Creo que la comida en Guelaguetza es auténtico por la mayoría pero tiene influencia de los Estados Unidos.  No hay comida como fajitas o una chimichanga en el menú y usan tortillas tlayudas en vez de tortillas de harina. No sé exactamente si la comida es completamente auténtica pero pienso que la intención es para servir comida auténtica y los empleados creen que lo es. En cualquier caso, voy a volver a Guelaguetza para comer más mole.