Blog Final por Brooke

Turismo culinario es un tema problemático pero pienso que como todos los problemas que hemos discutido, es un problema de respeto. Cuando hablemos de quién puede cocinar que la comida, pienso que la respuesta es: ¿Tienen respeto a la cultura, o no? En mi experiencia el turismo culinario puede ser muy negativo si la gente no tiene respeto a la cultura y las experiencias de otra comida. Puede ser un espectáculo por Instagram, una manera de contar cuentas de experiencias o algo de fama. En el artículo de New York Times, Pete Wells dijo que, “At this point in his career, Mr. Redzepi could sell out a weenie roast in Death Valley.” Pienso que esto es muy interesante, porque implica que su “pop-up” no es experimentar la cultura a través de la comida, pero es experimentar un chef que ha alcanzado una posición de celebridad en el mundo de comida.

Ahora, hay 7,645 posts de Noma México. Creo que el mundo está cambiando con las redes sociales, pero pienso que esto es ridículo. Experimentar otra cultura de su comida es algo y esto pop-up es algo completamente diferente. Muchas de las comidas que sirven son creaciones locas que nadie en México comen, pero es una forma de culinaria “high brow”.

“At this point in his career, Mr. Redzepi could sell out a weenie roast in Death Valley.”

En mis propias experiencias, aunque la comida no es la razón para viajar, es una parte integral de viajar y experimentar otra cultura. Por ejemplo, en el colegio por las vacaciones de primavera mi iglesia iba a Tijuana para construir casas. Nuestro propósito era trabajar y ayudar, pero comimos mucha comida mexicana auténtica. Mi experiencia no era ir a restaurantes increíbles y pedir algo con influencias de comida mexicana pero me costaba $100, fuimos a vendedores ambulantes con tacos y churros, y comimos en la casa de nuestra “familia”. Los vendedores ambulantes nos cocinaban tacos de carne asada con guacamole, pico de gallo y otras salsas. Eran pequeños con tortillas de maíz y con tres ingredientes simples. Eran increíbles y muy baratos también. Los churros eran hechos de mano enfrente de mis ojos y después ponían en azúcar y canela. Esto era una experiencia culinaria muy auténtica. Era una experiencia de turista culinario porque no soy de México, pero más era una parte de mi viaje y parte integral de mi entendimiento de su cultura.

churros hecho de mano

También comimos una cena de la mamá de la casa que construimos. Había mucho arroz, pollo, frijoles, tortillas y Coca-Cola. Lloremos antes de la cena y eran como una familia en la mesa. Tenía la oportunidad de experimentar una cena actual de las familias en Tijuana, México y esto era una forma muy positiva de turista culinaria. Experimentaba no sólo la comida de su cultura, pero también sus costumbres y sus conversaciones alrededor de una mesa de cena.

Reflexión

Este semestre ha sido increíble. Todos los excursiones eran muy divertidos y aprendí mucho de los vendedores y cocineros que nos hablaban. Pienso que mi tema favorito era la apropiación cultural. Esto es un tema de muchas conversaciones en la Uni, especialmente sobre la ropa. Mis padres son los dueños de una compañía de ropa y por esto hay muchas conversaciones de apropiación cultural en su negocio. Pienso que era muy interesante de ver este tema en la luz de comida, porque antes creyó que toda la gente pudo cocinar cualquier comida que quieren. Hay una diferencia de tener influencia y de robar una cultura de alguien y ahora voy a ser más vigilante de esto. Pienso que los mercados, Grand Central y en Boyle Heights eran muy interesantes. Los dos son muy diferentes y me gustaba ver los semejantes y desemejanzas. Los dos tienen mucha cultura, pero Grant Central es más nuevo, más “hip” y tiene una mezcla de culturas, aunque Boyle Heights es más auténtica, “old school” y tiene más gente específicamente hispánica.

Para mí el proyecto grupo era algo muy divertido. Mi grupo, Brandon y Tejas y yo fuimos a restaurantes de explorar la comida de Yucatán. Aunque disfruté la comida que comí, me gustaba mucho pasar tiempo con mis amigos nuevos. No hablaba mucho a Tejas y Brandon antes, pero en nuestro proyecto me di cuenta de que tenemos mucho en común y me gusta pasar tiempo con ellos. Pienso que esta clase es algo de explorar otras culturas y perspectivas y creo que sólo de hablar con Brandon y Tejas aprendí de otras perspectivas, culturas y vidas. ¡También me encanta los pasteles de Yucatan ahora!!

Food Appropriation por Brooke F

While white people have a multitude of privileges, one aspect of white culture that is lacking is the actual culture. Because white people, especially in America, believe that our culture is a melting pot and one where we take a little from each culture. This phenomenon is well explained in Professor Portnoy’s book with the term “columbusing”, which is “the act of reckless and thoughtless appropriation (typically by rich white people) of a thing that has been around for years or decades (a thing that usually belongs to non-white people).” This idea is sewn into the fabric of our country, quite literally. It is everywhere, food, fashion, home decor, and most times people don’t even realize what they are doing. An example that is frequently in the news is Urban Outfitters, the poster child for cultural appropriation. They are constantly under fire for stealing designs and idea from Mexican cultures, prints from Indigenous tribes, amongst countless other call outs. Urban Outfitters benefits from stealing the bits and pieces from other cultures, producing them cheaply and selling them for exorbitant prices, and paying no respect or gratitude to those cultures while passing them off as their own. While this is extremely evident in fashion and unfortunately many Halloween costumes, this is also seen in food and in the culinary world.

Urban Outfitters cultural appropriation
Rick Bayless

Food is something of tradition, a foundation for every culture in the world, while fashion is something that is innovated and created everyday from scratch. So in the case of food, it almost seems as if you are without a rich cultural background, you are without the ability to cook. This often results in borrowing of other cultures, fusing your American culture with the culture one attempts to emulate or pay homage to. When white people cook Vietnamese food or sushi, are they committing the same act as Urban Outfitters? Are white people only allowed to grill up cheeseburgers and hot dogs as their American tradition calls for? For chef Rick Bayless, a white man from Oklahoma and incredible chef of Mexican cuisine, he thinks no. Rick speaks on his experience as a white man exploring Mexican culture and food, talking on his “deep understanding” of the culture. Rick speaks fluent Spanish, has travelled extensively through Mexico, and attempts to bring his own twist to Mexican food, while maintaining the tradition. Is a deep understanding enough, or does it need to be a part of your blood, your heritage? In my opinion, I think if someone genuinely takes the time to learn a language, travel, talk with people and explore another culture they have the right to share their experiences in a culinary manner. But of course, I am coming from a perspective of a white woman who has no idea what it’s like to have someone rob and appropriate my culture. That being said, I think it is easy to diminish one’s culture to a Chipotle or Baja Fresh, but I believe Rick Bayless is a different case, as well as many other white American chefs who do an excellent job communicating another culture’s cuisine to Americans who otherwise would not experience it without traveling long distances. Food brings us together, and when done in a respectful and understanding manner, white Americans can show other Americans of all races a new or familiar cuisine we can all enjoy.

Another example of white men cooking other culture’s food is a good family friend of ours, Jeremy Umland, who found the Japanese restaurant Ozumo, which has locations in San Francisco, Oakland and Santa Monica. Jeremy is a New York native, and happened to be an incredible baseball player, incredible enough to live in Japan and play internationally for several years. He became fluent in Japanese, played baseball with Japanese locals, and fell in love with the cuisine, so much so that when he returned, had a dream to open up his own Japanese restaurant. Ozumo serves traditional dishes such as sashimi, sushi, and higher end and more experimental Japanese dishes. All the chefs and staff are of Japanese descent and communicate with Jeremy in Japanese. They are able to bring their culinary arts and culture to California because Jeremy was able to experience another culture and be inspired to bring it to us. The food is not only authentic, but delicious. Most ingredients I am unfamiliar with, but through my experiences at Ozumo I was able to get out of my comfort zone and try all these exciting flavors authentic to Japan, and gain a new respect and understanding for a culture I have yet to experience through a visit, all because of our friend Jeremy who lived in Japan to play baseball.

Ozumo

My experience with food at USC is that it is either at a dining hall and gross, or average and extremely overpriced. So for the culinary appropriation study, I decided to go to SunLife Organics, which is a health food company based out of Malibu with overpriced juices, smoothies and acai bowls amongst other treats. Most of the employees are Lululemon’s target customers and they are all fit, fun and on the run. The walls have bible verses carved into them, and that paired with the inspiring novels on the wall scream white culture. There is a smoothie sold for $32 dollars and I bet it doesn’t even taste good. I have searched and searched for an authentic Brazilian açai bowl time and time again, and the only time I truly feel like I succeeded was at the farmer’s market I used to go to in San Diego. My friend would speak in Portuegese with them and give us deals on the most delicious and fresh açai bowls I’ve ever had. SunLife Organics, amongst the multitude of other white health brands attempting to recreate the açai bowl have given no homage or respect to the Brazilian dish. The base, “açai”, is a watered down smoothie that only sometimes contains açai, and an American serving of granola and fruit doused in coconut shavings. The açai bowl as been repurposed and up sold under the brand of “health foods” and stripped of it’s original cultural intention. The açai puree was originally intended for martial artists in the Amazon, but none of the culture or history has remained in tact. SunLife organics is columbusing this dish in order to turn profits in the wealthiest parts of the country. While I understand this is a fusion of white/American culture and Brazilian, it feels extremely whitewashed and not at all a fusion. I believe many people do not know the origin of açai bowls, but they will always remind me of my Portuguese speaking friends, cold and meticulously prepared açai, fresh fruit, granola, and drizzled honey.

Comida Auténtica a Los Angeles por Brooke

Guerrilla Tacos

Comida de fusión

Pocas semanas en el pasado fuimos a Grand Central Market que refleja la mezcla de culturas y comida que tenemos en Los Angeles. Los Estados Unidos, especialmente Los Angeles, es un “melting pot” de gente, culturas, la comida y experiencias. Esto es muy evidente cuando fuimos a Grand Central Market. Hay restaurantes y vendedores que son post moderna mezclas de culturas como una fusión y también lugares viejos que son muy tradicionales, como los “legacy tenants”. De mi experiencia, los lugares menos tradicionales son populares con la gente joven como otros estudiantes de los Unis y los lugares más tradicionales son más populares con la gente más vieja que comparte la cultura de estos lugares. Los “legacy tenants” me parece más como el Mercadito en Boyle Heights, que estaba llena de gente indígena a las culturas que eran representadas en el mercado. Estas personas quieren conectar con su propia cultura de una manera pura que no siempre es representado en Grand Central Market. Grand Central Market también tiene muchas artistas y gente joven que quieren ir a “Eggslut” para recibir una foto para Instagram.

Wes Avila

Wes Avila, dueño, creador y cocinero dijo que quiere “bring gourmet to the street and do something good” con su restaurante Guerrilla Tacos. Guerrilla Tacos es una fusión de cultura mexicana, angelino y un poco de otras culturas. Wes dijo que su comida es auténtica, no es auténtica a México, pero auténtica a Los Angeles, de dónde es. Él tiene influencia de muchas culturas diferentes, ha estudiado en Francia y California con muchos cocineros fantásticos y encontró su propio estilo cuando estaba en su ciudad natal, Pico Rivera, cuando se dio cuenta de su visión por Guerrilla Tacos, “gourmet to the street”. Wes empezó como un vendedor ambulante, después de un “food truck” y ahora tiene su restaurante en el distrito de arte. Su comida es una fusión de comida mexicana y comida angelina, una fusión verdad porque es una mezcla de culturas populares e identidad local.

Mi comida era fantástica. He ido a Guerrilla Tacos una vez con nuestra clase, pero sólo comí un taco de batata. Era muy deliciosa, por esto decidí volver. Mi amiga Audrey y yo fuimos el sábado para el almuerzo y estaba llena de gente charlando y comiendo. La gente más vieja que nosotras, en sus 30s imagino que era muy chido. Los camareros no son mexicanos, nuestra camarera era una chica de raza mixta mezcla que tenía el pelo verde y era muy simpática, pero hablemos en inglés. ¡Pedí un taco de bistec y un taco de cordero porque era el especial y nunca he comido un taco de cordero! Mi amiga pidió los taquitos de papa y un taco de cerdo. Nos sentamos en una cabina cerca del bar. Mi amiga Audrey ha comido tacos en muchos lugares en LA, ella es un conocedor gourmet especialmente por los tacos. Pero ella me dijo que Guerrilla Tacos es su favorita. Su menú es muy interesante porque tienen opciones como ahi atunado que es una comida típica hawaiana. También, su taco de cordero era como un taco greco. Tenía humus, cebolla y pepino como una comida de pan de pita. ¡Era muy deliciosa pero un poco difícil de comer a causa de muchos ingredientes! El taco de bistec era más clásico, con dos tipos de salsa, bistec y queso. Me gustaba pero era un poco aburrido en comparación con taco de cordero. Como mucha comida mexicana y por esto me gustaba la idea de usar comidas mexicanas como un vehículo para otras culturas en una fusión como mi taco greco.

También los taquitos de papa eran increíbles. El queso era muy fresco, la salsa no era muy picante y la papa dentro de los taquitos eran calurosos. Pienso que esta es una opción perfecta para los vegetarianos y los veganos si pides sin queso. Tenía una buena experiencia en Guerrilla Tacos y me sentí muy auténtico a Los Angeles y nuestra comida, especialmente en el distrito de arte dónde hay muchas innovaciones alimentarias y comida de fusión. Muchas gracias por leer, te recomiendo Guerrilla Tacos, especialmente el taco de cordero! Adios.

Una Mezcla de Identidades

Cada de nosotros tenemos muchas identidades y todos son diferentes. Aunque ambos de mis padres son de los Estados Unidos, tengo una mezcla de identidades culturales. Soy de Lafayette, California que está cerca de San Francisco y Berkeley, dónde hay una mezcla grande de culturas e identidades. En mi juventud, mi familia iríamos a muchos restaurantes de culturas diferentes en el Mission, Chinatown, Japantown en San Francisco y en Berkeley y Oakland dónde cada cultura tiene representación e influencia. Aunque mi familia había experimentado todas las culturas, no tuvimos mucha cultura en mi casa en consideración de comida. A mis padres no les gustaba cocinar mucho pero cuando comíamos en casa teníamos la misma comida: pollo a la parrilla, maíz con mantequilla y ensalada con aceite de oliva y vinagreta balsámica. Mis hermanos y yo nos quejaban de la comida porque era deliciosa pero muy aburrida. Mi familia vive en Lafayette porque mi padre y su familia viven allí, pero mi mamá es de Georgia y toda su familia vive en Georgia, Alabama y Florida. Toda esta familia es muy cristiana y sureño y la mayoría de personas en sus vecinos son blancos. Hay mucha gente afro-americanos pero los dos grupos son distintos y no mezclan mucho, es como una cápsula del tiempo. Los dos están separados, pero muchas de sus comidas son muy similares. Mi abuela cocina mucho y cocina increíblemente bien (y con mucha mantequilla) y la comida de ella que es mi favorita es pastel de pollo (chicken pot pie).

Pastel de Pollo
Comida típica en el sur de los Estados Unidos en Georgia

Usualmente mi familia come el pastel de pollo cuando todos estamos juntos, cuando mis abuelas nos visitan o cuando mi familia visita a mis abuelos en Atlanta. Es una cazuela, por esto, es creado por una familia grande. Tengo tres hermanos y muchos primos que todos les gusta el pastel de pollo. Es servido con té dulce y bizcocho por un postre. Hay una cantidad de mantequilla ridículo en toda la comida sureña y no es muy saludable. Es muy deliciosa, pero prefiero comer la comida saludable como en California, incluso si es aburrida.

Tamales Lilianas

Para descubrir otra cultura, fui a Tamales Lilianas, un restaurante mexicano que tiene tamales y otras comidas auténticas en México. Tamales tiene origines en Mesoamerica en los 8000s B.C. y ahora están en las calles de Los Angeles. Tamales Lilianas empezó como camión de comida pero ahora hay dos restaurantes. Identifica como mexicana, no hay una ninguna región específica. Celebran sus tamales y las implicaciones culturales especialmente cerca de la Navidad. Cada noche buena mucha gente hacer una cola a 2 ó 3 de la mañana para el abierto a las 7 de la mañana para comer tamales en la Navidad. Tamales Lilianes está abierta cada Navidad de 7 de la mañana a las 6 de la noche para servir tamales a todos sus vecinos mexicanos y otras personas que aprecian las tamales.

Como E.N. Anderson dijo, los restaurantes cambian su imagen de autenticidad y mexicana según sus clientes anglos. Fui a East L.A. para recibir una experiencia más auténtica, dónde toda la gente aquí era hispana y por esto, la imagen de la identidad mexicana no era manipulada por la gente anglo. La comida mexicana es muy diferente en East L.A. y en Santa Monica a causa del nivel de riqueza, locación, población de gente anglo e hispana y otros factores. Pienso que mi experiencia en Tamales Lilianes era muy auténtica.

Por mi comida, comí tamales de pollo con arroz y frijoles y champurrado. Champurrado es como bebida de postre porque es como beber chocolate, pero es muy deliciosa y casi toda la gente en el restaurante lo pidió. Mis tamales eran deliciosas también, eran un poco húmedos y cálidos y por esto yo sé que eran frescas. Cada tamale es creado con tiempo y amor, es muy evidente en los sabores y en su servicio. Era un poco difícil encontrar un lugar de tamales porque muchas no existen, especialmente cerca de USC porque mucha gente le encantan a tacos y El Cholo. Tacos son auténticas en México, pero muchas “hipsters” intentan de cocinar tacos en su propia manera que no es auténtica en México, pero es auténtico a Los Angeles.

El Cholo: ¿Auténtica o no?

El viernes mis amigos y yo fuimos al restaurante mexicano clásico cerca de USC: El Cholo. He visitado El Cholo antes, pero esta vez era diferente porque tenía lentes diferentes, lentes de conocimiento.

Cuando entremos, la anfitriona nos dijo “Welcome! How many?” en inglés. Muchas personas en el restaurante eran hispanas, pero también había muchos estudiantes: un grupo de hombres en un fraternity, un grupo de mujeres en vestidos, antes de un baile o algo. Hay una mezcla de clientes en El Cholo siempre y pienso que esto puede ser atractivo a personas de antecedentes diferentes. Pienso que personas pueden verlo de “whitewashing” pero pienso que es más de un mezcla de culturas y personas, que es muy demostrativo del población en Los Angeles. Autenticidad es perdido con la mezcla entre hispano y anglo cultura. Los anglos quieren tener la cultura de mexicanas pero no quieren entenderlo completamente y esto es la razón por la popularidad de El Cholo.

la gente en El Cholo

El Cholo se representa como una restaurante mexicana por todos, un lugar donde podemos disfrutar la cultura de Mexico. Hay muchas decoraciones y es posible que la cultura es hiperbolizado, pero ayuda con el marketing y el novedad por clientes quienes no son hispanos. El Cholo tiene raíces puros en la cultura, comida y personas de Mexico, pero es muy probable que todo era simplificado desde años. Algo que es muy común en restaurantes mexicanas como El Cholo es el menu tiene muchas cosas similares. Enchiladas, burritos, quesadillas, margaritas, etc. Todas estas comidas son comidas muy conocidas a todos. No pienso que hay muchas creaciones únicas mexicanas ni algunas comidas tradicionales de Mexico como tamales. Tamales son un forma de arte en Mexico y es un proceso largo pero muchas madres en Mexico tienen orgullo en su trabajo con tamales. ¿Por qué no son en los menús? Es posible que los restaurantes mexicanos quieren simplificar sus menús para ser conocidos y rápidos para crear para todas las personas que entran las puertas.

patatas fritas, salsa y margaritas enormes de fresa

Comida

Para nuestra comida, perdí las fajitas de camarón y margaritas de fresa. Todo era increíble. Los margaritas no tenían mucha tequila, eran como un slurpee, pero todavía me gustaba. Pienso que en un margarita auténtica, debemos disfrutar el sabor del tequila y como trabaja con otros sabores.

Lo que me gustaba de las fajitas era todos los vegetales. Usualmente con fajitas, recibo mucha arroz y frijoles, pero con estas fajitas no había arroz, solo frijoles, camarones y muchas verduras como cebollas, maíz, tomates, calabacín, etc. Pude enfocar en las sabores del verduras y camarones en lugar de llenar mi estómago con arroz. Las camarones eran jugosos y un poco picante, pero no extremamente picante. El sabor era perfecto para mí. Las verduras eran salteado a perfección y el guacamole era un toque final perfecto con mis tortillas.

Aunque mi comida y mi bebida era deliciosa, no pienso que El Cholo es un lugar auténtica. Por supuesto todos tienen el derecho de tener su propia idea de autenticidad, pero todo en El Cholo es como espectáculo. Las camareros son hispanos pero hablan todavía en inglés y se llevan en ropa estereotípica de Mexico. Los margaritas son increíblemente grande, también las patatas fritas y salsa. Porciones grandes, beber mucho alcohol, gastar mucho dinero todos son ideales de anglos y de los Estados Unidos. En mi opinión esto no es una mezcla buena para los restaurantes mexicanas. No sirven horchata ni mole ni muchas comida que no saben los anglos. Aunque disfruto la comida, no es autentica, es la idea americana de lo que puede ser comida mexicana.

En comparación de Boyle Heights, El Cholo es extremamente “whitewashed”. Boyle Heights tenían muchas vendedores que tiene cosas auténticas: postres típicos de Mexico como pan de muerte, botas de vaquero, mortero y pestal para cocinar, una prensas de tortillas y muchas comidas conocidos y desconocidos a mi. No había margaritas de fresa grandes ni cuencos masivos de pico de gallo y salsa. Probé queso mexicano, no como Tex Mex pero queso actual! También probé mole y saltamontes! Pienso que para experimentar una cultura realmente, necesitas salir de su zona de confort. En El Cholo estoy completamente en mi zona de confort, mucha gente anglo hablando inglés, margaritas flacas, salsa templado y el carne más extraño es camarones. Si quieres autenticidad, no puedes mezclar culturas porque muchas veces la mezcla de cultura toma los partes menos increíbles de ambos y esto es lo que formaba El Cholo.

Comida Salvadoreña

La Numero Uno en Hollywood

por Brooke Finegold

En un lunes con más sol que ha anticipado, encontré un restaurante salvadoreña durante mi hora de almuerzo se llama La Numero Uno. Aparqué mi coche al otro lado de Vine y crucé al lado de El Pollo Loco, una yuxtaposición grande de mi experiencia en el futuro cerca. Entre el restaurante y huele como horchata y me sentía muy cómoda inmediatamente. La camarera me saludó y me sentí en una mesita sola. Las paredes eran verdes lima y un grupo grande de hombres blancos en sus 50s estaban charlando, comiendo y sonriendo. Me sentía y perdí una horchata porque quise entender completamente que era este huele increíble. La horchata sabía como gallitas graham, era deliciosa. Las camareras eran salvadoreñas, era muy evidente. Su piel era oscura y sus acentos sonaban como mi amiga Sylvia quien es de El Salvador. Las camareras hablan español con la gente hispánica y en inglés con la gente blanca. Perdí mi comida en español para mostrar que puedo hablar español y por el resto de la comida hablábamos en español.

Vi en el menú y la primera página era toda comida salvadoreña típica, como pupusas. Mi amiga Sylvia siempre dice como le encantan las pupusas pero nunca he comido una. Perdí la pupusa de queso y chicharrón y mi camarera me trajo salsa de tomates (como kétchup hispánico) y repollo para poner en mi pupusa. Mi pupusa era increíble. Estaba muy caliente, pero después se enfrió la cubrí en salsa de tomates y repollo y lo comí con las manos. Las pupusas son bastante simples: queso, chicarron y pan, pero pude saber mucho más. Algo que me apreció mucho es que la comida, el restaurante y la gente me parece muy autentica pero todas las personas pero apreciarlo. Incluso la música era auténtica, la canción “Me Gustas Tú” por Manu Chao soñaba y la letra “me gusta comer, me gustas tú” era algo perfecto para este momento.

Pupusas

Cuando estaba comiendo, tres mujeres jóvenes en ropa muy de moda entré y perdí horchata y pupusas también y enviaban mensajes de textos y charlaban mucho en inglés. Estaba curiosa de porque no estaban en la escuela, pero LA es muy extraña. Cuando estaba comiendo mi pupusa, dos mujeres hispánicas entraron y otra camarera las saludó como amiga. Estas mujeres que probablemente tiene 60 años no vieron a sus menús y perdí pupusas, té con mucho azúcar y algo que no sé que es. Mucha de la comida viene como el arroz, pollo, salsa de tomates y repollo. Las mujeres hablaban de su visita al DMV y sus nietos en español. Una mujer estornudó y me dio “salud” pero la mujer me dio “thank you. I have allergies”, porque soy blanca imagino. Estas mujeres eran amigas íntimas, era muy evidente y en este momento quise estar con una amiga íntima también. Pienso que comer es algo que personas deben hacer juntos, para disfrutar las cosas más agradables de la vida juntos.      

Cuando estaba comiendo, tres mujeres jóvenes en ropa muy de moda entré y perdí horchata y pupusas también y enviaban mensajes de textos y charlaban mucho en inglés. Estaba curiosa de porque no estaban en la escuela, pero LA es muy extraña. Cuando estaba comiendo mi pupusa, dos mujeres hispánicas entraron y otra camarera las saludó como amiga. Estas mujeres que probablemente tiene 60 años no vieron a sus menús y perdí pupusas, té con mucho azúcar y algo que no sé que es. Mucha de la comida viene como el arroz, pollo, salsa de tomates y repollo. Las mujeres hablaban de su visita al DMV y sus nietos en español. Una mujer estornudó y me dio “salud” pero la mujer me dio “thank you. I have allergies”, porque soy blanca imagino. Estas mujeres eran amigas íntimas, era muy evidente y en este momento quise estar con una amiga íntima también. Pienso que comer es algo que personas deben hacer juntos, para disfrutar las cosas más agradables de la vida juntos.           


Después de mis pupusas, me perdí yuca con chicharrón frito. No me gustó tan como las pupusas, pero era muy interesante. La yuca es como patatas fritas muy grandes y también tenía tomates y pepinos frescos que era bien emparejado con la comida frita. La pupusa era muy grande y por esto me traje mucho de mi yuca en una caja para comer durante la cena. El chicarrón era seco con la ausencia del queso fundido pero la salsa de tomates me ayudé mucho. La yuca era muy deliciosa y una textura interesante.

Cuando salí de La Numero Uno, “Canción de Mariachis” por Los Lobos tocaba y las camareras me dieron “adiós”, mi estómago estaba lleno.